SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.64 issue5The incorporation of women in Chilean surgeryManejo no operatorio del trauma esplénico author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Revista chilena de cirugía

On-line version ISSN 0718-4026

Rev Chil Cir vol.64 no.5 Santiago Oct. 2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-40262012000500016 

Rev. Chilena de Cirugía. Vol 64 - N° 5, Octubre 2012; pág. 492-493

REVISTA DE REVISTAS

 

Manejo de pacientes con Cáncer de Páncreas: tendencias en selección de pacientes, manejo operatorio y uso de terapia adyuvante. Mayo SC. J Am Coll Surg. 2012;214:33-45.


La única modalidad terapéutica potencialmente curativa del Cáncer de Páncreas (CP) sigue siendo la Cirugía. En las últimas décadas, los avances en la técnica quirúrgica y el cuidado perioperatorio han reducido la mortalidad perioperatoria a menos del 5% en centros de alto volumen, pero persiste una tasa de complicaciones que varía entre un 10 y un 50%. Reportes recientes señalan una sobrevida de entre un 10 y un 20% a 5 años para pacientes resecados con intención curativa y tratados con quimiorradiación (QR) adyuvante. Sin embargo, no están bien definidas las tendencias en cuanto a selección de pacientes, morbilidad perioperatoria y terapia adyuvante.

Los autores, de Johns Hopkins, accedieron al registro de pacientes con CP atendidos por medio de Medicare entre los años 1991 y 2005 y estudiaron las características demográficas de éstos y los detalles de tratamiento y sus complicaciones, analizando la sobrevida de acuerdo a diferentes variables. El registro SEER-Medicare comprende información de 18 centros de cáncer y representa alrededor del 26% de la población norteamericana.

En el período señalado fueron diagnosticados 56.820 pacientes de 65 años o más, con Cáncer de Páncreas, de los cuales sólo el 4,3% (n = 2.461) terminó siendo resecado con intención curativa y son los que forman la población analizada. Se observó a través del tiempo un aumento de la edad promedio de los pacientes, de 72,1 años a 74 años como también un aumento de las condiciones de comorbilidad quirúrgica, existiendo 3 o más de ellas en el 10,4% al comienzo del estudio y también 3 o más en el 26% de los pacientes más recientes. De otra forma, sólo el 24,6% de los pacientes más recientes no tenían comorbilidades. Las condiciones asociadas más frecuentes fueron: hipertensión, diabetes y enfermedad pulmonar crónica. El adenocarcinoma fue el tumor más frecuente y la modalidad diagnóstica más utilizada fue la tomografía axial (CT) y la resonancia, en el 94,3% y 24,7% de los pacientes atendidos entre los años 2003 y 2005. La utilización de la laparoscopia diagnóstica aumentó 5 veces, hasta situarse en un 15% de los casos del período más reciente. El PET-CT fue usado en una minoría (1,8%).

El 79% de los pacientes fue sometido a una pancreatoduodenectomía cefálica (PDC), el 13,5% a una pancreatectomía distal (PD) y un 6,3% a una resección pancreática total (PT). En todo el período permaneció estable la proporción de PDC y PT, pero aumentaron las PD, de un 13,2% entre 1991-1996 a un 15,9% entre 2003-2005. Un promedio de 53% de los pacientes tuvo alguna complicación postoperatoria, siendo similar a través del tiempo (infecciones y hemorragias las principales), pero se observó un significativo aumento del uso de drenaje percutáneo en años recientes. El riesgo de complicaciones se asoció con la comorbilidad, siendo de 54,2% cuando había menos de 3 comorbilidades y 59,8% con 3 o más de ellas. La mortalidad promedio a los 30 y 60 días fue de 4,2% y 11,0%, ambas en descenso a través de los años. La mortalidad a los 30 días descendió de un 5,5% a un 3,0%. Se observó que la mortalidad asociada a PDC fue 4 veces superior a la de la PD.

El 50,5% de los pacientes recibió alguna forma de tratamiento adyuvante; siendo el 40,3% en los años 1991-1996 y 56,1% entre 2003-2005. Sólo el 1,1% recibió quimioterapia preoperatoria; un 33,2% QR adyuvante y el 10,2% quimioterapia adyuvante, subiendo esta proporción de un 6,0% al comienzo del estudio a un 15,6% al final del período. La posibilidad de tener terapia adyuvante se asoció positivamente a una edad menor de 72 años, a la presencia de metástasis ganglionares linfáticas y el no desarrollo de complicaciones postoperatorias. Al analizar si la adyuvancia era sólo quimioterapia o QR, se vio que a mayor edad y mayor comorbilidad, más frecuente era la quimioterapia sola. Por último, la sobrevida global de estos pacientes resecados con intención curativa fue de 14 meses, notándose un incremento desde 12 meses a 16 meses. La sobrevida a 1, 3 y 5 años de 53,2%; 19,7% y 12,6% respectivamente. Corregidas las características clínicas de los pacientes y su comorbilidad, la recepción de terapia adyuvante se asoció a un aumento significativo de la sobrevida; la QR por sí sola y la quimioterapia por sí sola versus no terapia adyuvante se asociaron a una disminución del riesgo de muerte.

Dr. Ricardo Espinoza G.
Universidad de los Andes Santiago, Chile