SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.64 número4Lesiones intraorales de glándulas salivales menores índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Revista chilena de cirugía

versão On-line ISSN 0718-4026

Rev Chil Cir vol.64 no.4 Santiago ago. 2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-40262012000400001 

Rev. Chilena de Cirugía. Vol 64 - N" 4, Agosto 2012; pág. 333-334

EDITORIAL

Reflexiones sobre la carencia de especialistas

Considerations regarding the shortage of specialists


 

Recientemente un titular de "El Mercurio " denunciaba que hacen falta 1.700 especialistas en el Sistema Nacional de Servicios de Salud.

Es probable que falten muchos más dado que no todos trabajan jomadas completas y Ias necesidades van en aumento debido al constante progreso de Ia medicina y Ia tecnología y al aumento de edad de Ia población que modifica e incrementa Ias patologías prevalentes.

¿A que se debe este grave problema que se suma a otras carencias importantes en nuestra sociedad, como se ha manifestado recientemente?

Primero, hay mala distribución de médicos ya que no existen adecuados incentivos para atraerlos a Ias regiones en falencia. Estos no son sólo económicos (que es muy importante) sino que de calidad de vida. Lugares donde educar bien a sus hijos, puestos de trabajo para sus cónyuges, nivel de infraestructura tecnológica para ejercer Ia medicina con el grado de desarrollo actual, posibilidades de progreso médico atractivo, entre otros.

También hay falta de cupos en Ios programas de formación acreditados y el costo actual de estos mismos Ios hace dificil de solventarpara muchos médicos que desean postular. La Universidad Católica de Chile es actualmente Ia única institución universitaria acreditada que otorga a todos sus alumnos de postítulo un estipendio que Ies permite tener dedicación exclusiva. Esto es fundamental para obtener una formación adecuada y al mismo tiempo tener una vida de calidad, con tiempo para estudiar, para Ia familia y el normal esparcí-miento. Es cierto que el Servicio de Salud Pública también otorga un sueldo a sus médicos en programas de retomo, e incluso en becas primarias, pero esto es claramente insuficiente. El número de especialistas que logran formarse en es tos cupos no han disminuido Ia brecha de especialis tas que trabajan en el sis tema privado y el público, Io cual se traduce en Ias largas listas de espera para interconsultas especializadas y para procedimientos quirúrgicos complejos como cirugía cardíaca, entre otras. El número de cirugías cardíacas en nuestro país por millón de habitantes es el más bajo de Ios países del OCDE.

Falta estimular a Ias universidades a crear nuevos programas de formación de calidad y acreditables en Ias áreas de falencia. Sin embargo, debemos enfatizar que no sólo interesa el número de especialistas, sino que hay necesidad de reforzar Ia formación ética de Ios cirujanos y de Ios médicos en general. Esto es muy relevante en aquellos que se dedican a realizarprocedimientos invasivos, para que antepongan Ios intereses del paciente por encima de Ios intereses personales o de Ias instituciones donde trabajan. Por otro lado, Ios desafios que plantea Ia sociedad, como el llamado "aborto terapéutico ", Ia eutanasia, Ias terapias génicas, Ios trasplantes de múltiples órganos, entre otros, han gatillado un renovado interés por definir nuevos estándares éticos. Los cirujanos necesitan una fuerte formación moral como base para enfrentar estos desafíos. El Hderazgo que deben ejercer implica guiar a su equipo con el ejemplo. Por eso es tan importante que Ias instituciones que forman a Ios futuros especialistas quirúrgicos tengan Ia complejidad y Ios docentes que Ios guíen en un ambiente donde se estimule el comportamiento ético y se supervise Ia conducta personal y grupal. Esto incluye desde Ia delicada relación médico-paciente, Ias relaciones con el equipo de trabajo y formas de enfrentar el estrés.

Es primordial para el buen desarrollo de nuestra medicina, contar con académicos de experiencia e idoneidad en estos aspectos, que formen parte de Ios docentes de Ios programas de postítulo para así actuar de modelo e inspirar a Ias nuevas generaciones. Esto es esencial que se cumpla para que un programa sea acreditado. No basta con un currículo que incluya Ias materias propias de Ia especialidad. Sólo así caminaremos hacia Ia solución efectiva de Ias carencias de especialistas en el sistema público que nos preocupa.

La experiencia que he adquirido en APICE/Chile me ha señalado que esta falta de académicos calificados es un problema real en Ia actualidad y que debe abordarse con prontitud.

Por otro lado, Ia medicina y en especial Ia cirugía y sus sub especialidades están en constante progreso, nuevos conocimientos en ciencias básicas y aplicadas permiten nuevas operaciones y tratamientos cada vez más complejos que requieren de más especialistas idóneos. Por eso es probable que siempre haya un equilibrio inestable entre oferta y demanda de especialistas, problema que se observa no sólo en Chile, sino que en el resto del mundo aunque con grados diversos de gravedad.

Para ayudar a encontrar soluciones a este problema, propongo que se busque financiamiento para todos Ios alumnos de postítulo entre Ias fundaciones educacionales del país, el ministerio de salud, Ias universidades que deseen contribuir al desarrollo nacional y al mismo tiempo estimular y facilitar Ias donaciones de Ias empresas relacionadas a Ia salud y Ias grandes empresas nacionales.

Apoyo del ministerio de educación y de Ias otras instituciones mencionadas arriba, a Ios centros formadores acreditados para Ia adquisición de infraestructura tecnológica para Ia docencia, como simuladores para ensayarprocedimientos invasivos complejos y de riesgo para Ios pacientes. Laboratorios de cirugía experimental para realizar enseñanza de técnicas complejas y desarrollar nuevas operaciones e investigar nuevos métodos.

Aumento de vacantes de especialidades en falencia e incentivos adecuados para atraer a Ios especialistas que tanto se necesitan en regiones.

Estímulo a Ia creación de nuevos centros de excelencia en regiones y facilitar que Ios pacientes puedan ser atendidos en Ios centrosya existentes que tienen capacidad para elloy no Ios ocupan actualmente. Aprovechar toda Ia infraestructura nacional de salud, ya sean hospitales públicos, universitarios, de Ias FF.AA. o privados.

Se hace necesario un estudio para saber realmente cuantos especialistas se requieren hoy, a cinco, diez y veinte años para planear mejor como obtener recursos humanos médicos y de otros profesionales de Ia salud. Los resultados deben ser difundidos para orientar a Ios alumnos a tomar sus decisiones profesionales conociendo donde se Ies necesitay donde están sus posibilidades de trabajoy desarrollo personal para bien del país.

Prof. Dr. Sergio Morán V.
Pontificia Universidad Católica de Chile
Santiago, Chile
sergio.moranv@gmail.com