SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.62 número3Operación de Nuss: Corrección mínimamente invasiva del Pectus excavatum en adultosValor del Índice MELD y otros, en la evaluación del riesgo quirúrgico de pacientes con cirrosis hepática índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de cirugía

versión On-line ISSN 0718-4026

Rev Chil Cir v.62 n.3 Santiago jun. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-40262010000300020 

Rev. Chilena de Cirugía. Vol 62 - Nº 3, Junio 2010; pág. 314-314

REVISTA DE REVISTAS

 

Accordion: sistema de clasificación de gravedad de las complicaciones quirúrgicas. Strasberg SM et al. Ann Surg 2009; 250: 177-86.


 

Tradicionalmente ha existido un vacío en la literatura quirúrgica en cuanto a la estandarizada definición y clasificación de las complicaciones postoperatorias. Eso dificulta tener una medida objetiva que permita comparar resultados. Hoy el tema se vuelve especialmente sensible, cada vez que los prestadores, aseguradores y los mismos pacientes están interesados en conocer los resultados quirúrgicos en cada centro en particular y en manos específicas.

En 1992, los autores propusieron una clasificación de las complicaciones quirúrgicas, clasificación que ha tenido algunas modificaciones, destinadas, todas ellas, a obtener un sistema útil y aceptado universalmente, que permita dar una respuesta a las actuales necesidades. Hoy, se ha pasado a llamar Accordion a este nuevo intento, que sin dudas se acerca al modelo ideal, esperado.

La Clasificación basa su catalogación de gravedad sobre el tratamiento que esta complicación demanda. Así, en su forma abreviada, se reconocen cuatro grados: las leves son aquellas que requieren para su corrección sólo mínimas medidas como medicamentos simples y/o procedimientos al lado de la cama del enfermo. Las de tipo moderado, en cambio, requieren tratamiento farmacológico, incluidos los antibióticos, transfusiones y nutrición parenteral. Las de tipo grave, requieren procedimientos radiológicos o endoscópicos intervencionales, o una reoperación. Están incluidos los casos con falla de uno o más órganos. El cuarto grado corresponde al fallecimiento del paciente.

La forma expandida de la Clasificación subdivide las complicaciones graves en tres subtipos, ya sea requiera o no anestesia general para los procedimientos o exista falla de órganos. Esta forma expandida es más apropiada para estudios con más pacientes y en caso de patologías más complejas.

En esta revisión, los autores han logrado separar lo que se cataloga como complicación que lleva a una alteración de menoscabo permanente, de la definición inicial que hablaba de una complicación con menoscabo permanente. Es decir, se separa lo agudo, que corresponde a la complicación propiamente tal, de la secuela, que se cataloga como un menoscabo definitivo ulterior.

Además, se hace una observación en cuanto a que si bien la gran mayoría de las complicaciones se observan en los primeros 30 días del postoperatorio, la muerte, ligada a tal complicación puede ser muy posterior (largas permanencias en Cuidados Intensivos), por lo que se debiera prolongar el plazo de observación hasta los 100 días después de la cirugía.

Este esquema de Clasificación ha sido validado en numerosos estudios en diferentes centros y está abierto a observaciones. Desde la Universidad de Washington, Saint Louis, se ofrece un sitio interactivo para procesar las complicaciones observadas por distintos grupos y pueda ser presentada en forma estándar para su análisis y publicación.

(http://www.accordionclassification.wustl.edu)

Dr. Ricardo Espinoza G.
Universidad de los Andes