SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número2El dialoguismo sexo - genérico en la crítica feminista latinoamericanaDónde estamos: Enfoque crítico de la Comunidad Sudamericana de Naciones índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Universum (Talca)

versión On-line ISSN 0718-2376

Universum v.22 n.2 Talca  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-23762007000200017 

 

Revista Universum Nº 22 Vol.2: 254-274, 2007

ARTICULOS

Muralismo en Cile: texto y contexto de su doscurso estético

 

Pedro Emilio Zamorano Pérez (*), Claudio Cortés López (**)

(*) Dr. en Historia del Arte. Académico del Instituto de Estudios Humanísticos Juan Ignacio Molina, Universidad de Talca.
(**) Magíster en Teoría e Historia del Arte. Académico de la Universidad de Chile.

Correos electrónicos: pzamoper@utalca.cl, claudiocortes@hotmail.com


RESUMEN

La pintura mural ha sido muy relevante en la historia de las artes visuales en América latina durante el siglo XX. El principal foco de este movimiento ha estado en México, en donde destacan artistas de la talla de Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros. Estos pintores plantean un arte de espacio público, principalmente en edificios, en donde conjugan diversos elementos, tales como ideales políticos progresistas, la historia revolucionaria reciente del país y aspectos sociales de la cultura local, todo ello sin renunciar a un discurso de elevada jerarquía estética. Este movimiento tiene una proyección importante en la pintura chilena. Primero, por la presencia en 1940 de David Alfaro Siqueiros en Chillán, en donde realizó, junto a un grupo importante de artistas chilenos, el mural "Muerte del invasor", en la Escuela México de la ciudad. Después, en la década de los sesenta, con la presencia en Concepción del muralista azteca Jorge González Camarena, quien realiza el importante mural "Presencia de América latina", en la Casa del Arte de la Universidad de Concepción. Estos antecedentes motivan la aparición de un interesante movimiento de pintura muralista en el país.

Palabras claves: Muralismo en Chile - Influencia mexicana - Artistas nacionales - Principales obras.

ABSTRACT

Mural painting has been very relevant to the history of the visual arts in Latin America in the Twentieth century.The focal point of this movement has been in Mexico where great artists such as Diego Rivera, José Clemente Orozco and David Alfaro Siqueiros have stood out.These painters put forward an art for public places, mainly in buildings, where diverse elements such as avant-garde political ideals, the country's recent revolutionary history, and social aspects of the local culture are brought together without relinquishing an elevated level of aesthetic discourse.This movement has had a great influence on Chilean painting;first, due to the presence of David Alfaro Siqueiros in Chillán in 1940 , where he produced, along with large group of Chilean artists, the mural "Muerte del invasor" (Death of the invader) in the Escuela México in Chillán; and later, in the seventies, with the presence in Concepción of the Aztec muralist Jorge González Camarena who produced the important mural "Presencia de América Latina (In the presence of Latin America) located in the Casa del Arte of the Universidad de Concepción.These records motivate the beginning of an interesting movement for mural painting in this country.

Key words: Mural painting in Chile - Mexican influence - National artists - Main works


ANTECEDENTES

El realismo artístico distingue, grosso modo, dos significaciones que es preciso acotar. Una primera connotación establece una relación entre arte y naturaleza, determinando entre ellos patrones de supeditación y correspondencia. A decir de Théophile Thoré, el arte como un resultadode la impresión que la naturaleza produce en el hombre. En este caso la realidad externa, visual, impone sus términos al arte, estableciendo un contexto y unos parámetros para el juicio estético. Los bodegones, desde Zurbarán hasta los hiperrealistas contemporáneos, son valorados, precisamente, por los niveles de homologación que logran entre el modelo y la obra. Worringer1 sueñalaba en los inicios del siglo XX que existen dos tendencias en el arte que buscan el enajenamiento del yo. De una parte la abstracción, aquella constrcción estético-teórica que no tiene relación alguna con la naturaleza y frente a la cual el juicio estético adquiere un carácter refractario; de otra parte está la realidad, aquello que promueve un auto goce objetivado -empatía- que se relaciona con lo conocido y lo racional. La elaboración de un texto estético a partir de un lenguaje y un modelo conocido permite una coparticipación más directa del espectador con su discurso. De ahí la aceptación masiva con que actualmente cuentan las corrientes hiperrealistas. De todas formas es preciso señalar que la obra de arte es una creación como la naturaleza, pero sin nexo con ella, porque no está dentro de lo visible, sino en un espacio de subjetividad, de imaginación y fantasías.

Otra acepción, distinta al realismo mimético, releva la contextualidad de la obra por sobre su construcción estética. Se trata de un realismo que impregna un juicio ético-valórico y que evidencia un compromiso sensible de sus autores con su medio y circunstancia. Los pintores realistas franceses del siglo XIX, a modo de ejemplo, concilian en sus obras fundamentos estéticos con una racionalidad de tipo social. Ellos, de partida, contradicen la tradicional jerarquía temática impuesta por el neoclasicismo y el romanticismo, que oscilaba entre los temas históricos y mitológicos, para generar desde su pintura una reflexión sobre sus circunstancias de vida y la sociedad de su momento. La atención que prestaron estos artistas al paisaje, a los tipos populares y a los temas costumbristas, tiene su correlato en Madame (Emma) Bovery, de Gustave Flaubert, en las ideas positivistas de la sociedad francesa decimonónica, en el protagonismo creciente de las clases populares y en un compromiso político más activo de los artistas e intelectuales. La vinculación con los temas sociales, con la pobreza y el campesinado, definió, a modo de ejemplo, el arte de Jean Francoise Millet, en tanto que el debate político y las ideas de izquierda inspiraron a Gustave Courbet.

Chile ha tenido, con distintos niveles de sincronía y profundidad ideológica, una relación muy estrecha con las escuelas artísticas europeas, especialmente durante la segunda mitad del siglo XIX y primera mitad del XX. Nuestra pintura dieciochesca, tan fuertemente direccionada por "oficialidad cultural del país", conoce dos antecedentes que dicen relación con un realismo de trasfondo social. Juan Mauricio Rugendas2 -considerado como uno de los precursores de la pintura nacional-, fue durante la primera mitad del siglo XIX el pintor del mundo popular chileno. Retrató escenas, paisajes, personajes populares, costumbres y tradiciones, dejando un testimonio visual y estético casi exclusivo de la sociedad chilena de ese entonces. Otro artista, al cual nuestra historiografía ha prestado menos atención y que tuvo una relación directa con el realismo francés, fue Giovanni Mochi3, tercer Director de la Escuela de Bellas Artes. En esa entidad Mochi fue un profesor innovador, que dio a sus alumnos la posibilidad de apartarse de los viejos dogmas académicos. La parte más significativa de su obra realizada en Chile aborda la geografía de nuestra cultura rural: escenas, personajes y paisajes campesinos.

En Chile, si bien es cierto que las condiciones políticas, sociales y culturales han sido distintas a las europeas, encontramos, sin embargo, ciertas similitudes contextuales que ayudan a entender la aparición de una pintura de trasfondos sociales. Con la llegada del siglo XX se producen cambios significativos en la sociedad chilena, que impactan en el terreno cultural. Comienzan a tener mayor protagonismo ciertos sectores de la sociedad, tales como grupos obreros, sindicales y estudiantiles. Algunos liderazgos del mundo político e intelectual comienzan a agitar sus banderas y comienza a desarrollarse una expresión cultural de disidencia, que en el terreno de la literatura encabezan Luis Orrego Luco, Alejandro Venegas Carus y Tancredo Pinochet Le Brun.

Por esta época encontramos otras propuestas artísticas permeadas por ideas revisionistas. Un ejemplo de ello son los pintores de 1913, en quienes se observan ya algunas modificaciones importantes, no sólo en los temas que abordan -costumbres y tradiciones-, sino que también en la forma de concebir a la pintura como lenguaje expresivo. Estos artistas se habían formado con el español Fernando Álvarez de Sotomayor4. El cambio que proponen, por cierto todavía no radical, tiene una cierta inmanencia cultural y por lo tanto un acento más local. De ahí la explicación de las nuevas vertientes temáticas que cultivan, de raíz más popular. Estos artistas caracterizan su producción en una pintura que podríamos considerar como costumbrista, que centra su mirada tanto en los temas urbanos como rurales. Como se ha señalado, quizá haya influido en ello el origen social de muchos de estos artistas, más cercano a la clase media e incluso baja y, en algunos casos, a los sectores campesinos del país5.

La crítica de arte se diversificó en nuestro país hacia 1920 con la aparición de la Revista del grupo Los Diez (1916-17), la revista Juventud (1911-12 y 1918-21) y la revista Claridad (1920-21), desde donde se objetan las normas académicas, a la vez que se valoran las tendencias emergentes. Se produce entonces un claro antagonismo entre los academicistas, identificados con el Consejo y la Escuela de Bellas Artes y con la crítica conservadora; y los vanguardistas, liderados por Juan Francisco González, quienes se agrupan en la Sociedad de Bellas Artes, creada en 1918, cuyo signo contestatario la transforma en alternativa de los esquemas académicos decimonónicos6. La confrontación entre académicos y vanguardistas tensionó fuertemente el escenario estético nacional y situó la reflexión artística, las más de las veces, fuera de la esfera propiamente estética. Textos de Juan Francisco González, quien escribió en la prensa con el seudónimo de "Araucano", estuvieron significados más por la coyuntura y el debate, que porintenciones teóricas en torno al arte7.

Una vez debilitado el modelo clásico en las primeras décadas del siglo XX, aparecen en el terreno de la crítica otras figuras y movimientos, muchos de ellos vinculados a la literatura, que adhieren a las opciones vanguardistas8. Coparticipan de un cierto deber de innovación, de una nueva conciencia de modernidad. Para ellos, a decir de Ana Pizarro9, "La modernidad es un fenómeno que va adquiriendo un valor absoluto -ser moderno será un modo de existir por excelencia- y para los viejos sectores oligárquicos significa el peligro de perder su espacio social, económico, cultural, frente a los nuevos grupos que la propician: las burguesías impulsoras de la industrialización del país".

Hay una cierta correspondencia entre la aparición del fenómeno vanguardista y los procesos sociales y políticos que experimentó el país. La vanguardia es también un fenómeno reivindicativo, fuertemente mediatizado por las dinámicas históricas y culturales. De todas formas es preciso señalar que el compromiso ideológico-político que ha tenido la pintura en otros países, especialmente en México, no ha sido un sello caracterizador en la pintura nacional10, tampoco una prioridad en la reflexión estética. El trasfondo costumbrista de los pintores de 1913 no estuvo imperado por vindicaciones políticas; ello no fue parte sustantiva de su discurso ni de su ideología. Para el grupo Montparnasse, por su parte, hubo siempre un predominio de la "razón plástica"11. La fuerte agitación social de los años veinte, con la aparición de los idearios socialista y comunista y con el peso que comienzan a adquirir las organizaciones gremiales y sindicalistas, no alcanzó a impregnar el discurso de los artistas plásticos nacionales, ello, al menos, con el necesario valor significativo como para dar un sello caracterizador a la estética de esa época.

En el resto de Latinoamérica los comienzos formales del modernismo12 deben situarse hacia la década de 1920. Este fenómeno vanguardista tiene un alto nivel de coincidencia -y quizá de determinación- con algunos procesos de cambios sociales que se manifiestan en Latinoamérica. Algunos acontecimientos sociales importantes que impactan en la escena artística fueron la Revolución Mexicana, iniciada en 1910; las reformas laborales del segundo periodo (1911-15) de Beatlle Ordóñez en Uruguay; las luchas de Brasil durante los años veinte hasta la implantación de la dictadura nacionalista (1930-45) de Getulio Vargas; la resistencia de Sandino en Nicaragua y la reforma universitaria iniciada en Córdoba en 1918. Estos acontecimientos guardan relación e impactan, con más o menos fuerza, en el plano estético. Es así como, entre 1920 a 1930, encontramos varios movimientos artísticos cuyos planteamientos dicen relación con revisiones estéticas, con demandas y planteamientos sociales y, dependiendo del lugar, con más o menos fuerza, con la búsqueda de una identidad estética americanista. Entre ellos tenemos al movimiento muralista mexicano, con su Manifiesto del Sindicato de Artistas Revolucionarios, elaborado en 1929 por David Alfaro Siqueiros13; el grupo que promovió, actuó y se constituyó a partir de la Semana de Arte Moderno de San Pablo, en 192214; el movimiento martinfierrista, aglutinado alrededor de la RevistaMartín Fierro, publicada en Buenos Aires, a partir de 1924; el grupo Montparnasse, en Chile, cuya primera exposición de 1923 recoge el influjo de las vanguardias europeas de principio de siglo; y otros movimientos generados en Cuba, Argentina y Uruguay. El fortalecimiento de la escena artística latinoamericana conjuga una doble mirada: una, hacia la búsqueda de una identidad americanista; de otra parte, sintonizar su discurso estético con los procesos vanguardistas europeos. A todo ello debemos agregar un fuerte compromiso ideológico de muchos de los artistas con la realidad social y con su momento histórico. Son ellos, en ocasiones antes que los líderes políticos, quienes gozan de la credibilidad pública y de la estima social. El caso de Diego Rivera en México es un buen ejemplo de lo antes señalado.

EL MURALISMO MEXICANO

Entre el fenómeno estético, la irrupción de las vanguardias, los ideales revolucionarios, las nociones de progreso y los avances tecnológicos se dio una fuerte imbricación, que influyó en los procesos artísticos latinoamericanos, durante la primera mitad del siglo XX. Junto a ello debemos señalar otro aspecto cultural que impactó decisivamente en la construcción ideológica y en la estética de varios países, como fue la ideología marxista. La lucha de clases fue su bandera: el proletariado debía alzar su voz frente a los sistemas de dominación y opresión; tomar conciencia de su protagonismo histórico.

Aunque los teóricos del marxismo poco se ocuparon de la cuestión estética, esto no impidió que se prefiguraran una idea en torno al "deber ser" del arte. Desde este punto de vista, el arte se planteaba como un reflejo de la realidad; una realidad que se ofrecía al artista como un "pretexto" o como un trasfondo simbólico para su discurso estético. Sin dudas que esta condicionalidad exógena introduce un fuerte determinismo en la obra artística. Se plantea a partir de ello la idea de un arte comprometido, solidario e inspirado en la realidad de los individuos; un arte de realismo social, que también pudiera intervenir en esa realidad y cuyo destinatario era, por tanto, la masa.

Estos valores se expandieron con fuerza en esta parte del mundo e influyeron, sobre todo, en el muralismo mexicano y en toda una pintura marcada por un trasfondo ideológico15 . El muralismo mexicano fue promovido por José Vasconcelos, Ministro de Educación pública durante el mandato de Álvaro Obregón, finalizando la década de 1920, y fue ese ministro quien puso a la disposición de los artistas el espacio mural de los edificios públicos, como parte de una política de educación popular en pro de reforzar el conocimiento de la historia revolucionaria. Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros, fueron los principales impulsores de esta nueva estética militante16. Esta nueva forma de expresión, que concilia la construcción estética con un discurso ideológico, se plantea como un arte de masas e intenta fortalecer ideales nacionalistas y revolucionarios.

Llama la atención que este movimiento -aun cuando estuvo supeditado a un objetivo de propaganda política- haya sido capaz de crear un código estético particular que recoge, de una parte, el contacto de sus cultores con la escuelas europeas, de otra, un arte comprometido con la realidad social y con los altos valores de la plástica. Sus códigos temáticos se centraron en la vida del mexicano común, en sus valores, costumbres y, claro está, en la lucha social17. La imagen visual se convierte, de este modo, en el nexo entre el pueblo y la contingencia. Una voz que se plasma en los muros.

EL MURAL: ¿UNA PREGUNTA ESPISTEMOLÓGICA?

Hoy, más que nunca, es necesario interrogarse acerca del discurso formal e iconográfico del mural. Las estaciones del Metro en Santiago nos muestran la dispersión ideológica que ha rondado en las decisiones a este respecto. Cuadros grandes, ampliaciones digitales y fotográficas, reproducciones en cerámicas, relieves en cobre, óleos sobre tela, telas sobre muros, todo ello reclama una orientación conceptual. La arquitectura del espacio: ¿impone sus términos semiológicos, o sólo es concebida sólo como un soporte? El concepto de espacialidad de una galería de arte parece, en muchos casos, ser un criterio orientador.

NEGAR EL MURO/ACEPTAR EL MURO

Enfrentarse a una obra mural plantea, desde sus inicios, un problema doble. El primero tiene que ver con su magnitud, en tanto que el segundo dice relación con el soporte (contenedor arquitectónico) en donde la obra artística será emplazada. La realización de un mural importa también conocer el oficio técnico pictórico para componer en grandes formatos; ello va desde pensar el soporte, emplazar las formas, colorear los espacios y terminar la obra asegurando su estabilidad en el tiempo. Estas consideraciones son importantes ya que en algunos casos, especialmente en algunos proyectos contemporáneos, estos fundamentos de espacialidad arquitectónica y monumentalidad no son controlados, o bien son transgredidos intencionalmente, de modo que no se establece una relación simbólica y una justificación estética entre ambos elementos, apreciándose las obras como pinturas de caballete, de gran formato, dispuestas en los muros.

La pintura mural es una de las manifestaciones estéticas más antiguas de la humanidad. Lo "parietal" abre un espacio para la creatividad, pero también impone sus condicionantes y posibilidades. La existencia de un mural plantea un diálogo entre la obra y el lugar de su emplazamiento. De acuerdo a ello las condiciones espaciales del "topos" propician un sostén de ubicación, que determinará la lógica compositiva (perímetros) que contendrá la inter e intrafiguralidad de la imagen. A partir de ello se organiza la composición, pudiendo la imagen aceptar la planitud del muro o negarla, según sean las condiciones establecidas por el autor. La pintura de gran formato demanda conocimientos, capacidades y habilidades especiales del artista. Ello, además de las posibilidades técnicas y biomecánicas que se deben considerar a la hora de realizar una obra de estas características. De acuerdo a lo anterior, lo que el artista sabe y lo que puede hacer son asuntos que van juntos en el proceso pictórico.

Magnitud y monumentalidad son dos conceptos importantes, aunque no coincidentes, en la pintura mural. La amplitud material, escénica, y la monumentalidad no siempre se concilian en una obra de este tipo. La vastedad de las dimensiones de una obra no conduce necesariamente al monumentalismo de la imagen. Cuando un pintor muralista agrega a la magnitud material de la obra un "ethos de grandeza, de poder y de majestuosidad"18, a través de técnicas escogidas para la configuración de la imagen, une su obra a una concepción de monumentalidad.

En el caso de un cuadro la situación es diferente. La pintura de caballete condiciona la imagen a su estructura bidimensional. El mural nos ofrece un espacio más complejo, multidimensional y polisémico. Muro, espacio y obra forman parte y condicionan un solo discurso estético, en donde los códigos morfológicos y cromáticos normalmente se concilian. El mural en nuestro país ha tenido, las más de las veces, que adaptarse a un espacio ajeno19, ya construido y predeterminado. Como obra "allegada" el mural tiene que aceptar las condiciones arquitectónicas originales. Algunos autores han aceptado la estructura impuesta, en tanto que otros, como Siqueiros en Chillán, han realizado modificaciones importantes, en arreglo a los argumentos estéticos y simbólicos de la obra. Aceptar o negar el muro tiene que ver con la forma como el autor se hace parte, o no, de la estructura original. Las eventuales modificaciones pueden ser realizadas por vía de una intervención material del espacio, o a través de una modulación ideológica del mismo, inmanente al discurso estético. La negación del muro, de este modo, puede se entendida como aquella actividad pictórica que sugiere, mediante el tratamiento de figuras, la existencia ilusoria de perspectivas, esencialmente entendidas desde lo lineal, las cuales, acompañadas por ciertas atmosferizaciones que apoyan a las anteriores, crean una apariencia en el muro que permite una interpretación de espacialidad. La presencia de volúmenes tratados a manera de sólidos angulados en diferentes posiciones espaciales constituye la forma más frecuente de "negar el muro"20. Negar el muro significa, entonces, generar espacios ilusorios, planos y niveles de profundidad fácilmente decodificables por un intérprete. También se asocia con la inserción de gradientes texturales sobre sólidos geométricos que faciliten el entendimiento del "adelante" y el "atrás", gradientes que incrementan el tamaño de la figuración en la medida que dicha figura se supone más cerca del espectador. Por el contrario, se decrementa el fenómeno textural en el entendido que la figura se aleja de él.Esta situación en la cual el muro es "expandido" mediante este artificio, que comprende romper con su planitud y naturaleza de masa horizontal y vertical, requiere de otras situaciones inter e intrafigurales que colaboren en este acto de negación. La articulación de otras manifestaciones visuales que actuarán como indicios para esta sugerencia de tridimensionalidad, en algunos casos exacerbada, tiene que ver con la instalación de objetos presentados bajo las leyes de la geometría euclidiana21.

Los objetos y figuras representadas en un mural se adaptan al soporte bidimensional. La profundidad, como se ha señalado, puede ser sugerida por la organización interna de la obra, por la distribución de luces y colores y también por medio de escorzos y otras diagonales o ejes de profundidad (perspectiva). A modo de ejemplo, en la pintura de bóvedas fue de común uso, especialmente en algunas escuelas barrocas europeas, la perspectiva de sotto insú, que suspendía a los personajes en el espacio celestial.

David Alfaro Siqueiros en su libro Como se pinta un mural22 aconseja una serie de procedimientos a la hora de ejecutar una obra, con el propósito de conseguir la "expansión" del muro, llevando la pintura más allá de su extensión bidimensional. La visión en un muro, en donde el arriba y el abajo, derecha e izquierda, se constituyen como coordenadas gestálticas23 sobre las cuales el artista emplaza su texto pictórico, plantea un tipo de problema diferente a cuando dicha obra debe someterse a un emplazamiento en donde la techumbre, bóvedas u otros elementos tales como pechinas o enjutas forman el soporte del discurso plástico. En otras palabras, pintar considerando una continuidad textual en superficies verticales (muros), superficies superiores (techos y bóvedas), consiguiendo con ello una polidimensionalidad en la narrativa pictórica, sin que los ángulos actúen como interfases, constituye un gran desafío en el diseño de una obra cuyas magnitudes no sólo radican en sus dimensiones físicas, sino también en una parte sustancial en el programa iconográfico de la imagen pictórica que se instaura sobre esos soportes.

Otro aspecto, también consignado en el texto de Siqueiros, tiene que ver con el color como "valor espacial"24. Las topografías pictóricas para el artista mexicano tienen que ver con las diversas relaciones existentes entre los colores dispuestos en el plano. En su libro encontramos una curiosa coincidencia entre sus ideas en torno al color y cómo éste es percibido en relación a los colores que existen en su entorno, con las propuestas de Joseph Albers en relación a este mismo fenómeno.

LA SUJECIÓN A LO NARRATIVO

En la historia del mural es fácil advertir la hegemonía del tema. El mural es más que un elemento de contemplación estética: subyace en él una discursividad temática, "oratoria pictórica", como señala Siqueiros. Es incuestionable que la pintura mural tiene un sentido muy distinto al de la pintura de caballete. Además de sus divergencias semiológicas, la pintura mural está destinada a un público masivo y heterogéneo. Es cierto que un mural, como toda obra espacial, nos muestra sus elementos simultáneamente. Sin embargo, dada su naturaleza discursiva, cobra significación el elemento temporal. Un mural narra historias. En las iglesias es posible diferenciar un cuadro, no importando su tamaño, respecto de una bóveda pintada, por ejemplo de Lucas Jordán. La técnica, la composición, los temas, la perspectiva, la factura e incluso los colores son esencialmente distintos: se trata de cosas diferentes. El tránsito del caballete al muro impone otras lógicas. Los muralistas mediatizan su discurso plástico a partir de un texto que se desea coparticipar masivamente. El contenido puede ser diverso y normalmente "pesa" más que la forma. La historia del muralismo en nuestro país, excluyendo los proyectos más contemporáneos cuyo análisis es una tarea pendiente, evidencia una primacía del discurso narrativo por sobre la construcción estética.

LA PINTURA MURAL EN CHILE

A modo de antecedente, resulta interesante señalar que Chile es un país sísmico, que ha sufrido terremotos, por ejemplo, en el siglo pasado con una intermitencia aproximada de veinte años25. Por esta razónson contados los edificios que han quedado en pie de la época de la Colonia -del siglo XVI, a modo de ejemplo, se cuenta sólo el Convento de San Francisco- al igual que las construcciones del siglo XIX. Las demoliciones, sustituciones y reciclajes son temas frecuentes en nuestro medio y forman parte en la cultura de un país que se está permanentemente reconstruyendo. De este modo, a la natural fragilidad que presenta un mural -que está expuesto en un espacio público y que, normalmente, ha sido concebido con pocas precauciones respecto de su estabilidad y conservación- es preciso agregar la inseguridad del soporte. Muchos son los casos de murales que han desaparecido por este tipo de circunstancias, amén otros cuya pérdida es imputable a razones ideológicas o derechamente a una lamentable insensibilidad patrimonial. Las limitaciones e inseguridades de la arquitectura han desplazado la técnica de la pintura al fresco hacia una pintura hecha sobre tela y bastidor, que permite reciclar o redestinar de mejor manera las obras. Esta situación, por cierto, ha modificado conceptos técnicos importantes de la pintura mural, entre ellos: la fluidez gestual, las transparencias de luces y colores y los repertorios cromáticos. Aun cuando hay en nuestro país un desplazamiento del caballete al muro, el caballete sigue imponiendo sus prerrogativas y conceptos. Ello, entre otras cosas, porque los pintores que han realizado este tipo de obras, contadas excepciones, no han sido muralistas, sino pintores de cuadros. De este modo la presencia del muralismo en Chile ha sido más bien escasa e intermitente; una corta historia. La causa; quizá por el desamparo gregario de los muralistas al no estar integrados en grupos, generaciones o escuelas, como es de común uso y circunstancia en nuestra comunidad cultural; quizá por lo esquivo de las oportunidades de venta y difusión de estas obras. Lo más probable, por no haber en el país una tradición en este tipo de expresión, como ha sido el caso, a modo de ejemplo, de la escuela mexicana. Consta, eso sí, alguna intención del Estado por impulsar la pintura mural en el país. En el excéntrico y duro cierre de la Escuela de Bellas Artes, durante el gobierno del general Carlos Ibáñez del Campo, en 1928, se acuerda enviar a veintiséis alumnos y algunos profesores a continuar sus estudios en el extranjero, principalmente Europa26. El decreto encomienda expresamente realizar estudios de pintura mural a tres artistas: Isaías Cabezón (1891-1963), Graciela Aranis y Laureano Guevara. De ellos, sólo el último desarrolló a su regreso proyectos creativos y docentes de significación, vinculados a esta expresión artística. Un par de iniciativas más impulsan el desarrollo de la pintura mural en el país. Hacia 1945 el Ministerio de Educación encargó a un equipo de artistas desarrollar varias obras murales en distintos colegios. Participaron en esta iniciativa, bajo la asesoría de Laureano Guevara, los pintores Fernando Marcos, Orlando Silva y Osvaldo Reyes27. Otro antecedente importante fue el Manifiesto de Integración Plástica28, suscrito con motivo del Congreso de la Cultura, realizado en Santiago en noviembre de 1952. Participaron en la elaboración del documento, que también suscribió Diego Rivera, los muralistas chilenos Fernando Marcos y Osvaldo Reyes. Hasta ese momento el país exhibía exiguos testimonios de pintura mural. Entre los exponentes criollos de mayor significación se contaba en las primeras décadas del siglo XX a Pedro Subercaseaux29 y Pedro Lira30. De otra parte tenemos a Arturo Gordon y Laureano Guevara, pintores básicamente de caballete, especialmente Gordon, que habían incursionado en la pintura mural. Ambos artistas realizaron para el Pabellón Nacional de Chile, para la Exposición Internacional de Sevilla de 192931, una serie de obras, pintadas sobre lienzos, con escenas que hacen un recorrido social del país; el trabajo, los tipos humanos, el paisaje del norte, el centro y el sur de Chile. Se trata de una mirada del Chile étnico, del país popular: mineros, pescadores, campesinos, indígenas, tejedoras, en sus labores cotidianas y en su paisaje geográfico. Ese mismo año, Gordon había pintado dos murales de gran formato para la Biblioteca Nacional32.

El impulso más significativo de la pintura mural en el país se debe a la presencia de algunos artistas mexicanos importantes, quienes llevan el muralismo a mejores niveles de validación y consolidación. La venida, primero, de David Alfaro Siqueiros y Jorge González Camarena, después, estimula a varios autores nacionales en la pintura mural. Entre ellos, Gregorio de la Fuente, Julio Escámez, José Venturelli, Fernando Marcos, Fernando Daza y Pedro Olmos. A todo esto es preciso sumar la obra muralista realizada por varios autores contemporáneos. De este modo, la historia del muralismo en Chile conoce dos etapas. La primera, fundacional, con un escaso registro, apenas engrosado por la presencia de los muralistas mejicanos; una segunda, contemporánea, fuertemente dinamizada por una demanda de encargos institucionales y por una necesidad de poblamiento estético de las estaciones del Metro y de edificios públicos y privados.

Hacia el ecuador del siglo XX, la pintura mural realizada en el país comienza a apartarse de los procedimientos tradicionales, para incorporar otras técnicas que, además de facilitar el trabajo, permiten una mayor rapidez en la ejecución33. Es común homologar la pintura mural con la técnica de la pintura al fresco. Dicha técnica demanda de parte del artista una habilidad especial, tanto en la preparación del mortero como en la operación pictórica que realiza sobre dicho mortero. La pintura al fresco, cátedra que deja de funcionar en la Universidad de Chile en la primera mitad de los años setenta, demanda del artista una habilidad de oficio y un conocimiento especial. La técnica no permite errores o deja márgenes muy escasos para corregirlos.

EL INFLUJO MEJICANO

Cuando se analiza el panorama de las artes visuales en Latinoamérica encontramos distintos escenarios y realidades, que evidencian la heterogeneidad geográfica, cultural y étnica de esta parte del mundo. La ordenación epistemológica que hace Marta Traba (1930-1983) del discurso estético latinoamericano distingue dos grandes espacios culturales. Uno, lo que ella llama "áreas cerradas", en donde agrupa a un conjunto de países fuertemente conectados con sus tradiciones y culturas ancestrales y que, en cierto modo, presentan un mayor grado de refracción a las corrientes internacionales34. De otra parte distingue una categoría de "áreas abiertas", integrada por países más permeables a influjos externos y más proclives a las vanguardias europeas y norteamericanas35.

La situación del arte en México durante la primera mitad del siglo XX es particular y del todo interesante y, en cierto modo, se aparta de las categorías de Traba. Sus principales muralistas, a modo de ejemplo, se formaron en Europa en contacto con las vanguardias parisinas -analícese, a modo de ejemplo, la etapa en que Diego Rivera estuvo vinculado al cubismo-. El polimorfismo del discurso visual de estos artistas concilia elementos de una estética internacional asociado a imágenes de la cultura local. El indigenismo, la mirada crítica a la conquista española y, sobre todo, las vindicaciones sociales se instalan como ejes simbólicos en sus obras. No hay dudas que el muralismo mexicano señala un capítulo importante en la historia de las artes visuales en Latinoamérica. Su proyección en el resto del continente puede ser vista desde una doble perspectiva: como un hecho estético en sí mismo y como una forma de apoyar la difusión de un proyecto ideológico, en el cual confluyen aspectos étnicos y sociales.

En la historia del muralismo en Chile resulta relevante estudiar la influencia de los artistas mejicanos. Sin dudas que las corrientes indigenistas y la sensibilidad político-socialista que representan Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros36 y, posteriormente, Jorge González Camarena producen un fuerte impacto en algunos artistas locales. En el caso de estos dos últimos autores, el conexo es muy directo, por el mural "Muerte del invasor" de la Escuela México, en la ciudad de Chillán, pintado por Siqueiros, y el mural "Presencia de América Latina", pintado por González Camarena, en la Casa del Arte de la Universidad de Concepción.

SIQUEIROS EN CHILLÁN

La vinculación de este muralista con la ciudad tiene distintas connotaciones. Chillán fue semidestruido en 1939 por un gran terremoto. Esta situación hizo propicia la presencia de David Alfaro Siqueros en la ciudad, quien pinta entre 1941 y 1942 un importante mural en la Escuela México37. La obra tiene la impronta de los trabajos más conocidos de este artista, esto es un mensaje ideológico potente, perspectivas exageradamente dramáticas, figuras robustas, uso audaz de color y frecuente surrealismo. Se trata del quinto mural que Siqueiros produce en el extranjero38. Para realizar la obra, el artista modificó las esquinas de la biblioteca con tabiques y madera para curvar los ángulos rectos. El mural quedó sobre dos muros rectangulares, uno frente a otro, los cuales forman una unidad arquitectónica y pictórica mediante un plafón, lo cual suma 160 metros cuadrados de pintura. La obra despliega en forma simultánea una síntesis de la historia de Chile, en el sector sur39, y de México en el sector norte40.

"Mi propósito temático fue el siguiente: Hacer un canto plástico a las figuras más prominentes de las luchas populares de Chile y México... quería pintar las...bases o fundamentos en los que se sustenta la historia de las luchas de ambos pueblos, pues ambos son pueblos de la América Latina. Su insurgencia contra el colonialismo español se inicia casi exactamente al mismo tiempo y termina exactamente al mismo tiempo...Sus luchas posteriores, lo que pudiéramos llamar la Reforma, tienen exactamente las mismas características... su Juárez es Galvarino y nuestro Galvarino es Juárez", comenta el autor en 1943.

En el trabajo participó un equipo de colaboradores, entre los cuales se cuenta a los artistas chilenos Laureano Guevara, Gregorio de la Fuente, Camilo Mori, Luis Vargas Rosas, el fotógrafo Antonio Quintana, el alemán Erwin Werner y el colombiano Alipio Jaramillo. La Escuela cuenta, además, con otros interesantes frescos realizados por el mexicano Xavier Guerrero41. A decir de Ernesto Eslava, "Las pinturas de la Escuela México han constituido el primer contacto objetivo del movimiento muralista mexicano moderno con el ambiente artístico chileno, y el primer esfuerzo por el arte público en nuestro país"42.

A Siqueiros se le debe entender en una doble perspectiva: como pintor muralista y como un actor político, fuertemente comprometido con la causa social y las reivindicaciones americanistas. La vitalidad de su compromiso social le hizo abrazar con pasión distintas causas sindicales y políticas43. Su presencia en Chile marca el inicio de una pintura muralista centrada en un discurso más ideológico y en vindicaciones de tipo social.

JORGE GONZÁLEZ CAMARENA:ARQUITECTURA DE OBJETOS PICTÓRICOS Y ESCULTÓRICOS

Jorge González Camarena44, pintor y escultor jaliciense, forma parte de una segunda generación de muralistas mexicanos, que buscó una forma de expresión más personal, distinta a sus antecesores. Este discípulo del Dr. Atl45, inventó un sistema de composición artística al que dio el nombre de "cuadratismo", que consistía en una forma particular de organizar los objetos en un cuadro de caballete o una pintura mural, basada en una estructuración geométrica. En 1963 realiza un primer viaje a Chile para conocer el lugar de emplazamiento del mural "Presencia de América latina", Casa del Arte, Universidad de Concepción. Habiendo realizado el proyecto en México, regresa a nuestro país para comenzar el trabajo definitivo en 1964. La obra fue ejecutada en un plazo de cinco meses y contó con la ayuda de los pintores mexicanos Manuel Guillén46, Salvador Almaraz47 y Javier Arévalo48, y de los pintores chilenos Eugenio Brito y Albino Echevarría. Se trata de una obra de grandes dimensiones49, en donde se despliegan imágenes relacionadas con la teogonía y la cosmogonía del mundo americano, realizada a partir de una composición cuidadosamente establecida, estructurada desde una concepción geométrica.

Según Mauricio Gómez Mayorga, González Camarena es un pintor clásico, cuya fe en la geometría y en la forma, es decir en el espacio y en la materia, hacen de él un constructor, "Un fincador de planos y masas, un arquitecto y un escultor"50. La relación del artista con la arquitectura y con la escultura no es episódica. En su país, además de las varias esculturas que realizó, trabajo con algunos arquitectos importantes, entre ellos Carlos Obregón Santacilia51, en obras de integración plástica, que conciliaban el arte del espacio con el mundo del color. "Como enamorado del espacio, encarnado en la materia (y ésta, expresada en las calidades y las texturas, y modeladas por el claroscuro) González Camarena administra los ámbitos de sus cuadros y lienzos con rigor de arquitecto, y dentro de esos espacios, a los que él da escultórica profundidad, con un finísimo sentido del peso y de la masa, coloca, ubica, engrana sus formas; sus rotundas y poderosas formas densas y cálidamente texturazas, exquisitamente coloreadas; claroscuradas con un certero y noble sentido de la materialidad y densidad de las cosas, hasta lograr, desde sus primeras obras hasta el grandioso mural del Seguro Social, una composición construiday precisa; pensada y resuelta; proporcionada, valorada, justa y significativa: arquitectura de objetos pictóricos y escultóricos obedeciendo a las leyes de la geometría, de la perspectiva, de la construcción y de la gravitación"52. Pero González Camarena no sólo es devoción por la estructura; el artista manifiesta en su obra, especialmente en el mural penquista, una sensibilidad por lo cósmico y lo biológico, por la historia, por la identidad y por la magia de la vida. De ahí su empleo de símbolos cosmogónicos, teológicos y mitológicos. El encuentro estético con la historia del pintor tapatío tiene un tinte menos expresionista que Siqueiros, a la vez que un compromiso con lo político bastante más atenuado.

ALGUNOS EXPONENTES NACIONALES

Laureano Ladrón de Guevara Romero (1889-1968)53. Pintor generacional e ideológicamente vinculado a los pintores de 1913, fue el creador de la cátedra de pintura mural en la Escuela de Bellas Artes. Sus murales, como los realizados para la Exposición Internacional de Sevilla -obras que se encuentran desde 2001 en la Universidad de Talca-, dignifican la cultura campesina y el mundo popular. Su obra destaca por la fuerza de su dibujo, por la recreación de ambientes populares, por los colores pasteles y terrosos y por su concepción de monumentalidad. Guevara formó parte de los pintores becados en 1929 por el gobierno del General Ibáñez, con expresa indicación que debía realizar estudios de pintura mural. Después de 4 años de estadía en el viejo continente, principalmente en Dinamarca, retornó en 1932 a Chile siendo contratado en la Escuela de Bellas Artes como profesor. Ahí instauró y desarrolló la cátedra de pintura mural, desempeñándose como profesor de la especialidad por más de 30 años. No es raro, entonces, advertir en la biografía de la mayoría de los muralistas nacionales su influencia formadora. Guevara ha sido probablemente el maestro nacional que más ascendiente ha dejado en el capítulo del muralismo chileno del siglo XX.

Gregorio de la Fuente (1910-1999)54. Junto a Laureano Guevara, es uno de los primeros muralistas chilenos de significación. En 1942 había participado en la elaboración del mural de la Escuela de México de Chillán55, trabajo que le pone en contacto con Xavier Guerrero y David Alfaro Siqueiros. El desarrollo del muralismo en Chile dice relación, por una parte, con la presencia de estos artistas mexicanos; de otra, con la sensibilidad y mayor compromiso social que se manifiesta en algunos artistas locales. Así lo expresó alguna vez Gregorio de la Fuente: "es innegable que un mural, por su ubicación, es una cosa pública, que está en directa relación con la gente. En ese sentido puede servir para instruir o inspirar intereses sociales en las personas. Yo creo que un mural no implica un compromiso político, sino social". Uno de sus murales más importantes fue el que realizó para la Estación de Ferrocarriles de Concepción56. En abril de 1943 había ganado un concurso público para decorar el interior de este recinto, hoy declarado Monumento Nacional. Entre 1943 y 1946 trabaja en la referida obra, titulada Historia de Concepción", que realizó junto a Sergio Sotomayor y Julio Escámez. El mural, pintado al fresco, cubre aproximadamente 258 metros cuadrados y ocupa un friso continuo, perimetral, en todo el segundo nivel del recinto57. "Las escenas de destrucción y muerte se disuelven en la paz y el aparente estatismo de la figura mayor, erguida frente al lento fluir de las aguas, la fusión del río con el cielo, la apacible silueta de las colinas a la distancia. Esta figura es un símbolo mayor y una presencia de alta significación, apoyada su diestra en el escudo de la ciudad, indicando con la siniestra motivos, valores, actitudes y actividades de la tierra y el medio pencopolitanos, conformados por la circunstancia y la cultura del medio siglo"58.

Otro artista importante fue Fernando Marcos (1919), alumno del maestro Laureano Guevara. Siguió también estudios artísticos en México, en donde llega a ser ayudante de Diego Rivera. Este pintor formó parte de los artistas que se dedicaron a pintar murales en planteles educacionales. Su temática está inspirada en la conquista y personajes autóctonos, además de representaciones de juegos y escenas infantiles. Ubicado dentro del género figurativo se caracteriza por insertar sus creaciones en un mensaje social, que lo sitúa en un realismo social-humanista.

Menos conocida ha sido la obra muralista de Pedro Olmos Muñoz (1911-1991)59. La pintura de este artista, incluida su obra de caballete, tiene una vinculación ideológica con la pintura mural. Sus temas muestran una clara inclinación por lo popular, por los temas campesinos y por el costumbrismo criollo. De otra parte, el lenguaje de sus obras, incluso las de pequeño formato, manejan cierta expresión de monumentalidad. Figuras de formas rotundas, de perfiles gruesos, coloridos vivos, que nos recuerdan la obra de Siqueiros, las pinturas del brasileño Cándido Portinari y los argentinos Antonio Berni y Lino Spilimbergo. Las obras de Olmos se orientan hacia una representación realista de tipos y escenas populares. En algunas de sus pinturas ese realismo es superado por cierto afán decorativista. Probablemente la faceta menos conocida en la obra de este artista sea la de su pintura mural60. A Olmos se le reconoce, sobre todo, por el acento folclórico que manifiestan sus obras, por sus repertorios culinarios y por sus escenas religiosas contextualizadas en ambientes campesinos.

Osvaldo Reyes Herrera (1919)61, radicado largos años fuera del país, en Canadá, nos muestra una obra de trazos fuertes, colores intensos, todo ello bajo una concepción de monumentalidad. Su paso por la escuela mexicana y su contacto con los grandes muralistas aztecas, además de su vinculación con Laureano Guevara, modelan y dan carácter a su obra. Se hace parte de la realidad social chilena y latinoamericana, como quedó de manifiesto en las obras que exhibió en la exposición que realizara en el Museo de Arte Contemporáneo, el año 2004. Reyes es autor en Chile del mural "La ronda", inspirado en el poema homónimo de Gabriela Mistral, ubicado en la Escuela de la Ciudad del Niño.

Pedro Lobos (1918-1968) realizó sólo cuatro murales en Chile62. Gran parte de su actividad artística estuvo concentrada en el extranjero. Sus estudios iniciales los realiza en la Escuela de Artes Aplicadas. Luego se incorpora al taller de Laureano Guevara, en la Escuela de Bellas Artes. Una beca lo lleva a México en la década de los treinta, país por ese entonces considerado la capital del muralismo mundial. Allí conoce la obra de los grandes muralistas y comienza a definir un estilo y un colorido fuertemente influenciado por las temáticas populares y campesinas. Su formación continuó luego en Brasil, en contacto con Portinari, pintor y muralista cuyo estilo le impacta definitivamente. El maestro carioca influye en la depuración de su estilo, incorporando a la figura humana en sus motivos con mayor soltura y simplicidad, pero siempre bajo una connotación de robustez y monumentalidad. La obra de Pedro Lobos se asocia al muralismo más por la concepción de la forma que por lo abundante de su producción en este tipo de pintura. Los detalles anatómicos de sus figuras se abultan exageradamente, buscando la monumentalidad y acentuando el efecto dramático. Sus cuecas, niños pobres y figuras campesinas tienen este sello. "Estiliza y distorsiona la forma humana, para acentuar la sordidez de la existencia popular", señala Luis Oyarzún63. Si embargo, en este empeño se advierte un acercamiento peligroso al lenguaje de la caricatura.

En la medianía del siglo XX el muralismo se percibe como una expresión singular y caracterizadora del arte en Latinoamérica. Por esta época también deja de ser un fenómeno exclusivamente mexicano, para proyectarse en otros países del continente. Portinari, Antonio Berni, Spilimbergo, entre otros artistas de su época, expresan también en su obra un testimonio ético, de connotación social, cuyo rostro son los hombres y mujeres anónimos de sus pueblos. Dignifican al hombre, al trabajo, a los utensilios domésticos, al paisaje, a las costumbres, tradiciones y los sectores sociales marginados. De otra parte, estos artistas incorporan en su trabajo el conocimiento de las primeras vanguardias del siglo XX. Sus obras equilibran la reflexión social y la innovación estética. Portinari en una conferencia titulada "Sentido social del arte" (1947) señala: "Los pintores que desean hacer arte social y que aman la belleza de la pintura en sí misma, son los que no olvidan que están en este mundo lleno de injusticias para formar filas al lado del pueblo, auscultando los anhelos en que éste se debate. El pintor social cree ser el intérprete del pueblo, el mensajero de sus sentimientos. Es aquél que desea la paz, la justicia y la libertad. Es aquél que cree que los hombres pueden participar de los placeres del universo".

Otro importante exponente del muralismo nacional ha sido Julio Escámez (1926)64, artista que trabajó con Gregorio De la Fuente en el mural "Historia de Concepción". Luego de haber conocido las propuestas de Siqueiros y Rivera, se inclinó por el muralismo. También para este pintor el mural tiene una explicitación ideológica. Señala, "el mural expresa una mirada del tiempo que al artista le toca vivir, el mural no puede ser enteramente decorativo, tiene que reflejar ideas". Una de sus obras más importantes fue el mural realizado para la Farmacia Maluje, en Concepción, pintado en 1957, en donde desarrolla la historia de la medicina en Chile. Sus murales no presentan figuras monumentales, los cuerpos tienden hacia un estilo ingenuo. Desde 1974 es profesor de la Universidad Nacional de Costa Rica, en donde imparte la asignatura de Estética y un curso de Técnicas Gráficas.

Fernando Daza (1930) ingresó a la Escuela de Bellas Artes en 1951, en donde fue alumno de Gregorio de la Fuente, Pablo Burchard y Marta Colvin. Daza es conocido en Chile como un muralista importante y como el autor de la obra "Homenaje a Gabriela Mistral"65, pintado en 1971 sobre piezas cerámicas y ubicado a un costado del Cerro Santa Lucía que da hacia la Alameda Bernardo O'Higgins en Santiago. Sus obras murales, de características épicas y monumentales, están influenciadas por el movimiento mexicano, especialmente por la obra de Jorge González Camarena. El simbolismo de su obra recoge la cosmogonía y la teogonía americanista, todo ello unido a una visión de las formas y el paisaje, construidos desde una mirada surrealista. En 1976 se auto exilia en Venezuela, país en donde continuó su carrera de pintor, para establecerse años más tarde en Miami, Florida. Es una época en que su obra comienza a evidenciar un lenguaje cada vez más expresionista, con visos de elucubraciones oníricas. Sitúa sus temas en un espacio subjetivo, de gran vastedad, con colores intensos que resaltan intenciones dramáticas. Posee un gran dominio del dibujo, técnica que desarrolló con fecundidad en su amplia carrera de ilustrador y caricaturista. En obras posteriores, luego de radicarse en Miami, abordó el tema de la guerra, recurriendo a la figura de la mujer y el niño como símbolos sufridos e inocentes. Ha realizado murales con la técnica al fresco en los Estados Unidos, Canadá, Venezuela y Chile66.

José Venturelli (1924-1988). Alumno de Laureano Guevara en la Escuela de Bellas Artes. Hijo de un exiliado italiano, profesó claras convicciones ideológicas relacionadas con posiciones anti fascistas. En 1943 fue becado a Brasil, por entonces convertido en un espacio importante en los procesos vanguardistas latinoamericanos. En la década del cincuenta realiza viajes por Latinoamérica, Europa y China. Su pintura estuvo marcada por un fuerte compromiso social y con las demandas de los más necesitados. Tuvo una posición coincidente, en lo político y lo estético, con los muralistas mexicanos, en especial con Siqueiros, con quien tuvo un cierto nivel de acercamiento y amistad. Su obra suscribió un lenguaje figurativo y un sello americanista, cuestión que se aprecia tanto en los rasgos de sus personajes, cuanto en las intenciones narrativas de su discurso. El propio autor señaló alguna vez: "la creación artística es una forma de combate en la transformación de nuestros materiales, de nuestras ideas, de nosotros mismos. Es una forma de luchar". Sus pinturas y sus grabados recogen la fuerza de un mensaje americanista y, quizá en forma más dramática, potentes gritos reivindicativos acerca de la injusticia y la marginalidad. En el mural realizado para la Librería Universitaria, de la Universidad de Chile, resalta la agresividad de la figura humana, con grandes extremidades y acentuados contrastes de color. Su obra recuerda a Portinari, a Siqueiros y al ecuatoriano Oswaldo Guayasamín. Su trabajo muralista marcó un momento de gran actividad en la plástica local, culminando con el Manifiesto de Integración Plástica de 1952, en torno al cual se reunió un importante grupo de muralistas nacionales. En este documento se plantea la necesidad de que la creación artística nazca desde el sufrimiento del pueblo. Venturelli incursionó también en la creación de escenografías y vestuarios para el Teatro Experimental de la Universidad de Chile y para el Ballet Nacional.

A MODO DE CONCLUSIÓN

Este trabajo se inscribe en un doble contexto. De una parte, un proyecto de investigación que estudia las influencias foráneas en las artes visuales del país, entre 1920 y 1960 (Fondecyt N° 1040858); de otra, un concepto que incorpora a autores que concentran su producción en ese periodo y que desarrollan una propuesta artística significada por coordenadas estéticas y simbólicas afines. Hay hitos, presencias foráneas, obras, inquietudes estéticas y actores locales que han logrado dar forma a un capítulo de importancia no menor en la escena estética nacional del siglo XX. Como parte de un "área abierta", a decir de Marta Traba, los muralistas chilenos se hacen parte de un discurso mediatizado por factores exógenos. Sin dudas que el muralismo mexicano, con la presencia en el país, primero, de David Alfaro Siqueiros y Xavier Guerrero, en los murales de la Escuela México de Chillán y, luego, Jorge González Camarena, en Concepción, generan argumentos y entusiasmos frente a una expresión artística hasta ese momento de presencia bastante menguada en el país. La posibilidad de dar una connotación de masividad a un texto estético, imbricado las más de las veces con un discurso social, permite un escalamiento no poco significativo de la pintura mural en el país, ello especialmente en la década de los años cuarenta al sesenta. Con todo, el muralismo en el país tiene una presencia puntual y muy acotada en el panorama de las artes visuales. Quizá haya faltado aquí la fuerza de la sangre, para transformar a esta interesante expresión artística en un fenómeno más trascendente en nuestro discurso estético. El proyecto al cual responde este trabajo marca fronteras que excluyen una reflexión sobre obras y autores contemporáneos. Trabajo pendiente, que se hace necesario a la luz del poblamiento, cada día más acelerado y contradictorio, con obras murales de nuestro espacio público.

 

ALGUNAS REFERENCIAS

Bellange, Ebe, El mural como reflejo de la realidad social en Chile, Ediciones Chile América SESOC y LOM Ediciones, Santiago de Chile, 1995.        [ Links ]

Eslava, Ernesto, Pintura mural, Escuela México de Chillán, Imprime Escuela Nacional de Artes Gráficas, Santiago de Chile, 1943.        [ Links ]

Glusberg, Jorge, Retórica del arte latinoamericano, Ediciones Nueva Visión, Buenos Aires, 1978.        [ Links ]

Gómez Mayorga, Mauricio, Jorge González Camarena, Ediciones Mexicanas, México D. F., primera edición 1951.        [ Links ]

Lucie-Smith, Edward, Arte latinoamericano del siglo XX, Ediciones Destino, Barcelona, 2000.        [ Links ]

Mural "Presencia de América latina", de Jorge González Camarena, Casa del Arte, Universidad de Concepción, Chile, septiembre de 1965.        [ Links ]

Pizarro, Ana, Huidobro y las vanguardias, Editorial Universidad de Santiago, Instituto de Estudios Avanzados, 1994.        [ Links ]

Siqueiros, David A., Como se pinta un mural, Ediciones de la Universidad de Concepción, marzo de 1966.        [ Links ]

Sourieau, Etienne, Diccionario de estética, Edición Akal, S.A. 1998, Madrid.        [ Links ]

Artículo recibido el 14 de junio de 2007. Aceptado por el Comité Editorial el 18 de julio de 2007.

Este trabajo corresponde al proyecto "Asedio exógeno a la pintura chilena 1920-1960" (Fondecyt N° 1040858).

1 Wilhem Worringer (1881-1965)publica en 1908 la tesis doctoral Abstraktion und Einfühlung. El texto, publicado en varias ediciones, se había convertido en un texto fundamental para muchos artistas alemanes que estaban buscando nuevos medios de expresión.

2 Johann Moritz Rugendas nació en Augsburgo, Alemania, el 29 de marzo de 1802 y murió en Weilheim, Alemania, el 19 de mayo de 1858.

3 Giovanni Mochi Pinx, pintor italiano, conocido en Chile como Juan Mochi. Nació en Florencia, Italia, en 1831 y falleció en Santiago de Chile, en 1892. Inició sus estudios artísticos en Florencia, después de la guerra franco-alemana permaneció en París. Se interesó por los temas grecolatinos, medievales y renacentistas. Luego se trasladó a Roma donde conoció al chileno, Ángel Custodio Gallo, quien lo trajo a Chile. Fue el Ministro de Chile en París, Alberto Blest-Gana, quien lo contrató para desempeñarse como Profesor de Pintura y Dibujo enla Academia de Pintura. Entre 1875 y 1883 se desempeñó como el tercer Director de la entidad. Su contrato fue renovado en seis oportunidades y posteriormente se le encomendó la docencia en Pintura hasta el año 1891.

4 Fernando Álvarez de Sotomayor (1875, El Ferrol - 1960, Madrid, España). Vino a Chile en 1908 a dictar la cátedra de Dibujo, Colorido y Composición en la Escuela de Bellas Artes, donde, con posterioridad, fue nombrado como Director. Estuvo en el país hasta 1913.

5 Agustín Abarca (1882-1953) pintó escenas sociales y, sobre todo, paisajes; Arturo Gordon (1883-1944) va a los temas populares urbanos y campesinos; Ezequiel Plaza (1892-1946), autor del retrato "El pintor bohemio", puso un tinte psicológico a sus retratos; Pedro Luna (1896-1956), aborda los escenarios del mundo urbano y rural con mucho expresionismo y mayor modernidad; Alfredo Lobos (1890-1917), procedente de una modesta familia provinciana, aborda el retrato y el paisaje. Los restantes integrantes no difieren esencialmente de este marco ideológico.

6 En la misma línea aparece luego, hacia 1923, el grupo Montparnasse. Detrás de estas inquietudes innovadoras está la figura de Vicente Huidobro; su manifiesto Non Serviam, de 1914, puede ser considerado como pieza clave para la vanguardia latinoamericana.

7 A modo de ejemplo, de Richon Brunet, también pintor, González comentaba que pintaba "miriñaques y bordaditos", en tanto que el crítico francés replicaba, reprochando a González el hecho de dejar "inconcluso sus cuadros". Otras frases tales como "pordioseros de alabanzas", - proferida en contra de un detractor por Juan Francisco González - dan cuenta de cierto clima de intolerancia que afectó a nuestros artistas y críticos.

8 Otras instancias que alientan el debate cultural en el país por esta época son el Grupo Los Diez, la Colonia Tolstoyana y el Grupo La Mandrágora, entre otros. Quizá de estos grupos el más interesante sean Los Diez. A pesar de su nombre, los integrantes de este grupo no fueron necesariamente diez. El núcleo fundamental está constituido por: Pedro Prado, Manuel Magallanes Moure, Juan Francisco González, Armando Donoso, Julio Bertrand Vidal (arquitecto fallecido muy joven y que fue reemplazado en la hermandad por Eduardo Barrios), Alberto García Guerrero, Alberto Ried, Acario Cotapos, Ernesto Guzmán, Augusto D'Almar y Alfonso Leng.

9 Pizarro, Ana, Huidobro y las vanguardias, Editorial Universidad de Santiago, Instituto de Estudios Avanzados, 1994, p. 37.

10 Como excepción a lo comentado podría citarse la obra de algunos muralistas nacionales. Entre ellos Gregorio de la Fuente, Julio Escámez, Pedro Olmos. Más cercano a nuestros días los artistas informalistas, vinculados al grupo "signo" y, por cierto, gran parte de la estética desarrollada con posterioridad al golpe militar de 1973.

11 El discurso artístico del grupo Montparnasse, expresado en las voces de Álvaro Yáñez Bianchi (Jean Emar), Camilo Mori, entre otros, tuvo un carácter inmanente a la obra y al fenómeno estético.

12 Modernismo en los términos como lo entiende Edward Lucie-Smith, Arte Latinoamericano del siglo XX, Ediciones El mundo del Arte, p. 13.

13 A partir de 1922 surgió en México la Escuela Muralista, con el propósito de colaborar con el Gobierno desarrollando la "Revolución de la educación, organización y cultura de las masas a través de la pintura mural".

14 Que incorpora a varios artistas, tales como Anita Malfatti (1896-1964), Emiliano di Cavalcanti (1897-1976) y Vicente do Rego Monteiro (1899-1970).

15 Tanto la experiencia de la revolución mexicana durante el mandato de Porfirio Díaz -la primera revolución del siglo XX-, así como la expansión de los ideales de la revolución rusa en 1917, fungieron como inspiradores, en un primer momento, de esta "revolución estética" porque "la tierra es de quien la trabaja" y porque "ya basta de academicismos", ya basta de mirar a Europa. Los muralistas mexicanos se volvieron hacia sí mismos, hacia su propia tierra, aun cuando algunos de ellos se formaron también en las escuelas europeas. Fue a partir de la revolución mexicana de 1910, en contra del régimen de Porfirio Díaz, cuando el movimiento plástico del país azteca comienza a despertar del letargo academicista en que se hallaba sumido, demandando una verdadera escuela de arte. Sin embargo, es sólo en la dictadura de Victoriano Huerta cuando comienza a despertarse este proceso de cambio en la plástica mexicana con el nombramiento del pintor Alfredo Ramos Martínez como director de la Escuela de Nacional de Artes Plásticas en 1913, quien dio impulso a la reforma. Posteriormente, fue Gerardo Murillo -mejor conocido como Dr. Atl- quien, al suceder a Ramos en el cargo, inculcó en los nuevos artistas una manera distinta de crear: "El Dr. Atl no estuvo contento únicamente con alimentar la imaginación de los estudiantes, así que quiso transformar el academicismo del arte mexicano por uno real y revolucionario". Así, el movimiento pictórico mexicano estuvo influenciado por los valores que el Dr. Atl impartiera al negarse a continuar con la tradición plástica europea, siendo él, justamente, quien retomara los temas relativos a la mexicanidad.

16 Así, David Alfaro Siquieros, verdadero activista, junto con Diego Rivera, José Clemente Orozco y otros artitas de esta tendencia, organizados políticamente en la Unión de Trabajadores Técnicos, Pintores y Escultores, declararían en un manifiesto publicado en el órgano divulgativo El Machete: "Repudiamos la llamada pintura de caballete y todo el arte de los círculos ultraintelectuales porque es aristocrático, y glorificamos la expresión de arte monumental porque es de dominio público".La nómina de muralistas fue extensa. Integró, además, a artistas consagrados, como Gerardo Murillo (Dr. Atl), Director de la Escuela de Bellas Artes en 1914; Roberto Montenegro, Jorge Enciso, Carlos Mérida y Adolfo Best Maugard, que ejercían en el país; Fernando Leal, Ramón Alba de la Canal, Fermín Revueltas, Jean Charlot y Emilio García Cahero, artistas jóvenes que comenzaban su carrera. Xavier Guerrero, se incorpora a este movimiento posteriormente.

17 Pero la contienda no fue sólo por la causa del "pueblo", en el sentido estricto de la palabra. Fue también la contienda por la libertad de expresión y de creación, contienda por la práctica pública, abierta y clara, de los valores en los que estos artistas depositaron su fe. El "Manifiesto por la libertad de un arte revolucionario", proclamado por Bretón, Trotsky y Rivera, así lo demostraría. Pero sin duda en algo fue absolutamente único este movimiento: el muralismo mexicano pudo ser, al fin, la puerta de la independencia estética de México con respecto a Europa, la sublimación de un pensamiento en el cual cada latinoamericano se observa a sí mismo. Más allá de las posiciones políticas de los artistas -o quizá a causa de ellas-, el muralismo mexicano fue la voz de América Latina, la materialización de un sueño común: el de la verdadera libertad.

18 Sourieau, Etienne, Diccionario de estética, Edición Akal, S.A. 1998, Madrid, p. 797.

19 Los recintos en los cuales se realizan las pinturas murales pueden tener volumetrías reales que el artista a veces puede utilizar. Sirva como ejemplo para este caso el mural que realizó Jorge González Camarena en la Casa del Arte de la Universidad de Concepción, en donde el pintor mejicano no solo ocupó el muro de fondo que recibe al visitante, sino que también cubrió con imágenes los tramos ortogonales encontrados que dan forma a la escala de acceso a las salas de exhibición ubicadas en la segunda planta.

20 Fernando Daza en su mural "Homenaje a Gabriela Mistral", ubicado en el Cerro Santa Lucía, deja ver importantes emplazamientos de este tipo. Cuestión similar ocurre con el mural de Jorge González Camarena, "Presencia de América latina" (iniciado en noviembre de 1964 y concluido un año después) en donde deja ver la presencia de arquitecturas y sólidos de grandes volumetrías en grandes tamaños, las cuales "abren el muro" y proceden a oponerse a su planitud.

21 Sirvan como ejemplo los seccionales dados en las siguientes obras:

a. Las representaciones ubicadas en el lado izquierdo espectador en el mural de González Camarena. Ellas muestran elementos constructivos arquitectonizados en ascensoy se dividen en dos discursos: el primero deja ver formas poliangulares de paramentos diagonales. Inmediatamente, al lado y tras la figura femenina, se encuentran algunas fusiones de arquitectura provenientes de tradiciones culturales diferentes, las cuales, además de cumplir una función simbólica, colaboran ostensiblemente al fenómeno de la contradicción del muro. La pirámide maquinista que se yergue a partir de geometrías glípticas ubicadas en el seccional derecho del mural, contiene elementos fitomorfos y pétreos que se combinan para crear una mixión espacial en donde el "atrás" se encuentra dado por un paramento frontal, sugerencia ascendente y, al mismo tiempo, de fuerte diagonalidad. Lo interesante de todo ellos se muestra por el aprisionamiento que efectúan estos dos seccionales al encerrar en su centro una serie de rostros que, además de simbolizar las diferentes etnias americanas, se encuentran tratados plásticamente de una manera diferente. Ellos aceptan el muro sin desafiar la lisura y la planitud de los ejes que lo definen.

b. Fernando Daza también se involucra con este fenómeno en el mural dedicado a Gabriela Mistral. Una serie de "sólidos geométricos arquitectonizados" se encuentran conjugados en algunos seccionales de la obra. Lo mismo ocurre con el mural que realizó para el Club de La República, en Santiago. El muro que recibe al usuario (poniente) muestra una fuerte presencia de formas que además de su geometría son tectonizados para crear la apariencia rupturista con el llano de la superficie.

c. David Alfaro Siqueiros en su mural "Muerte del invasor", ubicado en la Escuela México de la ciudad de Chillán, busca este fenómeno por medio de elementos mixtos involucrados con la presencia del escorzo. Este artista se preocupó, especialmente, de los efectos ocasionados por ilusiones preceptuales, las cuales se ponen de manifiesto según sean los puntos de vista en donde se ubica el espectador. En este sentido la imagen creada por Siqueiros se nos torna más complejadada su "fenomenotecnia" constructiva. La geometría de Siqueiros, de acuerdo a su intención y voluntad plástica, es orientada hacia la representación bidimensional.

d. Xavier Guerrero realizó los murales que se encuentran en la entrada de la Escuela México, en la ciudad de Chillán, al igual que el mural de la techumbre de la caja escala que da acceso al segundo piso de dicho inmueble. La evidencia pictórica de estas obras muestran más bien una adhesión al muro que su negación. Sin dejar de lado los elementos propios de la simulación de espacio, el pintor acepta la planitud de la superficie, en donde los emplazamientos figurales se encuentran asociados a un fuerte frontalismo.

22 Siqueiros, David A., Como se pinta un mural, Ediciones de la Universidad de Concepción, marzo de 1966. Esta obra fue publicada por primera vez en 1951 y le siguieron otras ediciones en junio de 1977 y una tercera en 1979. La reimpresión autorizada realizada por la Universidad de Concepción fue prologada por Antonio Fernández Vilches, por ese entonces Director de la Pinacoteca de la Universidad.

23 Aun cuando ya han pasado más de nueve décadasdel nacimiento de las leyes de la Gestalt, no se puede desconocer que sus postulados son, en la actualidad, referentes importantes en lo que significa la percepción visual. Max Wertheimer, W. Koelher y K. Kofka se preocuparon, a partir de la primera década del siglo XX, de experimentar y formular argumentos acerca de lo que significa la percepción de la forma y el color en una situación espacial determinada. Los productos intelectuales de esta "escuela" se pueden apreciar hasta hoy en investigadores más recientes tales como Rudolf Arnheim y Ronald Forgus.

24 Siqueiros, David A., Como se pinta un mural, p. 191.

25 Los últimos grandes terremotos han sido en 1906 (Valparaíso), 1928 (Talca), 1939 (Chillán), 1960 (Valdivia) y 1985, zona central.

26 El decreto de cierre es el N° 6140, del 31 de diciembre de 1928 y lleva la firma del Ministro de Instrucción Pública, don Pablo Ramírez. Otro decreto, N° 00549, del 5 de marzo de 1929, establece las condiciones y destinos de estudio para veintiséis alumnos y profesores que deberán cursar estudios en el extranjero.

27 La primera obra se alcanzó a realizar en 1946, en el Liceo de la Ciudad de Niño, Presidente Juan Antonio Ríos, con los murales "Danza del niño chileno", a cargo de Osvaldo Reyes; "Exaltación de la pareja de trabajadores", de Laureano Guevara; "Los trabajadores del campo", de Osvaldo Silva y "Homenaje a Gabriela Mistral y a los trabajadores del salitre", de Fernando Marcos. Referencia, Ebe Bellange, El mural como reflejo de la realidad social en Chile, Ediciones Chile América CESOC, primera edición 1995, p. 25.

28 Según Ebe Vellange, los planteamientos de este movimiento artístico coinciden en Chile con el momento en que se trata de conseguir del Gobierno un proyecto de ley destinado a proporcionar fondos para la decoración de edificios públicos y municipales. Como objetivo, se trataba de que los artistas contribuyeran a divulgar la cultura con un arte al alcance de todos. Esto se materializa cuando el Presidente de la República, Pedro Aguirre Cerda, solicitara a las organizaciones de artistas proyectos destinados a la producción de obras de arte. Referencia, Ebe Bellange, El mural como reflejo de la realidad social en Chile, Ediciones Chile América CESOC, primera edición 1995, p. 22.

29 Pedro Subercaseaux (1885-1955). Por encargo del Gobierno de Chile ejecutó en 1913 el mural "El descubrimiento de Chile" para el Salón de Honor del antiguo Congreso Nacional. La obra representa a Diego de Almagro, que ha cruzado el Paso de San Francisco, frente a Copiapó, divisando por primera vez el nuevo territorio que incorporará a la Corona.

30 Pedro Lira (1845-1912) pintó en 1906 la obra "Cristo sanando enfermos", para el altar mayor de la Capilla del Hospital Psiquiátrico. En el mural de 7 metros de alto, por 3 metros de ancho, en una superficie cóncava, el artista utilizó el óleo a la manera de una pintura tradicional, con veladuras y empastes irregulares. La pintura está ubicada actualmente en la Iglesia de la Vicaría General Castrense, en la comuna de Providencia.

31 El Pabellón de Chile fue realizado por el arquitecto Juan Martínez y decorado por los pintores Arturo Gordon(1883-1944) y Laureano Guevara (1889-1968). Los murales son, en la actualidad, patrimonio de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Muesos (DIBAM) y, parte de ellas, han sido entregadas en comodato a la Universidad de Talca, que tiene cuatro paneles (tres de Guevara y uno de Gordon) y otro panel al Museo de Rancagua.

32 Las obras muestran dos alegorías: la música y la literatura y están concebidos a partir de una mirada académica y un texto estético que revivía ciertas claves neoclásicas. Euterpe y las musas no guardaban ninguna relación ideológica con los lienzos hechos para Sevilla.

33 Reemplazan a la pintura al fresco otras técnicas, tales como la pintura industrial (esmalte y piroxilina), acrilatos y acrílicos, cerámicas, etc.

34 Marta Traba señala en esta categoría a Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Costa Rica, Nicaragua y Guatemala.

35 Se trata de los países del Cono Sur: Argentina, Brasil, Uruguay y Chile, además de Venezuela.

36 David Alfaro Siqueiros (1896-1974). Después de haber participado el 24 de mayo de 1940 en el atentado contra el estadista soviético León Trotsky, asilado en México, Siqueiros es encarcelado cinco meses en la penitenciaría de Lecumberri. Recibe la sugerencia de abandonar por un tiempo el país y gracias a las gestiones del entonces Cónsul General de Chile en México, Pablo Neruda, viaja a Santiago donde por intervención de Octavio Reyes Espíndola, Embajador de México en ese país, es confinado a la provincia de Chillán para ejecutar un mural en la Escuela México.

37 El presidente mexicano, General Lázaro Cárdenas, apoya una ayuda a la ciudad de Chillán acogiendo una solicitud de realizar "un albergue espiritual a la niñez chillaneja" presentado por el presidente chileno Pedro Aguirre Cerda. De este modo en abril de 1940, el arquitecto Eduardo Carrasco puso la primera piedra de la futura Escuela México en la ciudad de Chillán. Cuando el proyecto arquitectónico se encontraba en plena ejecución, Siqueiros estaba encarcelado cumpliendo una condena por su presunta participación en el atentado contra el ideólogo marxista León Trotski, ocurrido en mayo de 1940. Las gestiones realizadas por el entonces cónsul chileno en Ciudad de México, Pablo Neruda, y el Embajador Octavio Reyes Espínola ante las autoridades mexicanas hacen posible la conmutación de su castigo carcelario por el exilio en Chile, en donde deberá decorar los muros de la escuela en Chillán.

En el frontis principal de la Escuela se representa el escudo mexicano con su serpiente y águilas aztecas, el chileno con su huemul y cóndor.

38 Junto al mural de la Escuela México, Siqueiros hizo otras obras en el extranjero. En  los Estados Unidos, en 1931, realizó en Los Ángeles, California, tres murales: "Mitín obrero" (destruido), "América tropical"y "Retrato actual de México". Las imágenes plasmadas por Siqueiros en esos murales representaban la visión de un artista latinoamericano ante el racismo, el segregacionismo y el desprecio hacia los migrantes hispanos ilegales. En Buenos Aires, el artista realizó en 1932 el mural "Ejercicio plástico", en el domicilio particular de Natalio Botana, dueño del periódico Crítica, en el que Siqueiros fue colaborador.

39 En el costado sur se muestra la historia de Chile. Al centro, saliéndose del muro aparece Galvarino, con sus brazos cortados. Junto a él Francisco de Bilbao, el Toqui Caupolicán , Lautaro, Bernardo O´Higgins, José Manuel Balmaceda y Luis Emilio Recabarren, protagonizan las distintas etapas de esta historia gráfica del país.

40 En el muro del lado norte se muestran párrafos de la historia de México. El centro de interés es la figura de un indígena poderoso y expresivo, subiendo pirámides precortesianas, mientras ataca al invasor con flechas que suben por la vertical del muro, continuando su trayectoria en el cielo raso. A ambos lados de la figura central aparecen los héroes máximos de la independencia mexicana. "El cura Hidalgo, revolucionario y organizador de un nuevo gobierno y enunciador del célebre "Grito de Dolores"; el cura Morelos, estratega militar, quien convoca el primer Congreso Mexicano de 1813, en el cual se gestó la Constitución de Apatzingán". Ernesto Eslava, Pintura mural, Escuela México de Chillán, Imprime Escuela Nacional de Artes Gráficas, Santiago de Chile, 1943, p. 21.

41 Su obra la encontramos al traspasar la puerta principal donde se destaca la figura de una mujer abrazada a un niño chillanejo herido, vendado y lo conduce hasta las puertas de la escuela, además incorpora el paisaje de México y de Chile. En el muro norte "manos del pueblo": a la entrada se alzan inmensas manos que ofrecen una vasija de agua clara. En el mismo muro aparece desplegada una figura de mujer en actitud vigilante y dinámica, que sostiene dos compases en su mano derecha que simbolizan el trabajo y la constante preocupación de la juventud por los problemas de la sociedad; en la mano izquierda sostiene un hilo a plomo y sus ojos se orientan fijos sobre el lomo de una regla métrica. A poca distancia se ve una mano que escribe : "LA SOCIEDAD ORGANIZADA SERA CAPAZ DE ACABAR CON EL DESORDEN DE LOS ELEMENTOS NATURALES EN PROVECHO DE LA HUMANIDAD". Al fondo de la escalera que nos lleva al 2º piso, se elevan dos motivos: un hombre y mujer campesinos mexicanos que sostienen una cesta en sus manos y las une una leyenda "1939, México a Chile, 1942".Al final de la escala aparecen 2 niñitas mexicanas y un niño chileno; este último lleva un cartel en sus manos que dice: "GOBERNAR ES EDUCAR". Se caracterizan estos murales de Xavier Guerrero por sus mensajes escritos incorporados en las composiciones murales.

42 Ernesto Eslava, Pintura mural, Escuela México de Chillán, Imprime Escuela Nacional de Artes Gráficas, Santiago de Chile, 1943.

43 Siqueiros a mediado de los años veinte se dedica casi por completo a asuntos políticos y sindicalistas. Redacta manifiestos, dinamiza el Sindicato de Pintores y Escultores, llegando a ser Secretario del Partido Comunista de México y Presidente de la Federación Nacional de Mineros. Participa, además y de lado de la República, en la Guerra Civil española. Reintegrado en su país dirigió en fallido intento de asesinar al exiliado Trotski, entre muchos otros avatares políticos.

44 Jorge González Camarena (Guadalajara, México, 1908-México D. F. 1980), pintor y escultor jaliciense. Trabajó diferentes técnicas de pintura, tales como el fresco, el temple o el aceite sobre tejidos especiales. El color y la textura son elementos muy importantes en sus obras. Recibió el Premio Nacional de Arte en 1970. Integra una generación de muralistas posterior a los llamados "tres grandes" (Rivera, Orozco y Siqueiros). Estudió desde muy joven en la Academia de San Carlos. Su obra más conocida en México son los murales que pintara para el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México, en 1964.

45 Gerardo Murillo (1875-1964), pintor y muralista mexicano conocido como el Dr. Alt.

46 Pintor mexicano, nacido en 1927 en México D. F. Pintor, profesor y muralista, estudió en la Academia de Pintura y Escultura de México.

47 Salvador Almaraz, pintor mexicano nacido en 1931 en Guanajuato. Estudió en la Academia de Pintura y Escultura de México. Pintor de caballete y muralista.

48 Javier Arévalo, nacido en 1937 en Guadalajara. Estudió en la Academia de San Carlos, en México D.F. Pintor de caballete y muralista.

49 La técnica utilizada fue pintura de acrilatos sobre un estuco de superficie ligeramente áspera. La pared destinada al mural tiene un panel central de 20 por 6 mts., más 2 paños laterales en posición oblicua de 7,60 por 6 mts. cada uno. En total, una superficie libre de 211,20 mts. cuadrados. Sus murales forman parte de colecciones públicas como la biblioteca del Instituto Tecnológico de Monterrey, México ("El historiador Sahagún"), el edificio principal del Instituto Mexicano del Seguro Social en México, D. F. ("Pintura Mural"), Museo Nacional de Antropología en la ciudad de México ("Las razas y la cultura"), Palacio de Bellas Artes ("Liberación"), edificio del Senado mexicano ("Las dos revoluciones"), El Banco de México, en Veracruz, el Museo de Arte Moderno, y el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, en la ciudad de México.

50 Gómez Mayorga, Mauricio, Jorge González Camarena, Ediciones Mexicanas, México D. F., primera edición 1951, p. 9.

51 Carlos Obregón Santacilia (1922 a 1960), arquitecto mexicano que realizó cerca de 150 obras importantes.

52 Gómez Mayorga, Mauricio, Jorge González Camarena, p. 12.

53 Laureano Guevara, pintor y muralista cuyo verdadero nombre era Laureano Ladrón de Guevara. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, donde fue discípulo de Fernando Álvarez de Sotomayor, Ricardo Richon Brunet y Alfredo Valenzuela Llanos. En 1927, de regreso de su primer viaje a Europa, se le asignó la cátedra de grabado en la Escuela de Bellas Artes, pero al año siguiente regresó al Viejo Continente. Fue becado en 1929 para estudiar muralismo en Europa. El decreto respectivo señala Francia, Italia y Dinamarca. Ese mismo año, se le encomienda junto a Arturo Gordon y Abelardo Bustamante la decoración del Pabellón Chileno en la Feria Internacional de Sevilla. En 1933 es nombrado profesor de mural en la Escuela de Bellas Artes, y entre 1934 y 1935 es profesor del Liceo Experimental Artístico. En 1967 recibió el Premio Nacional de Arte.

54 En 1927 ingresó a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, donde permaneció hasta su cierre, en marzo de 1929. Allí fue alumno de Manuel Núñez y Carlos Isamitt. Continuó sus estudios en la academia particular del pintor Juan Francisco González y en 1931 se reincorporó a la Escuela, entidad dirigida en la época por Julio FossaCalderón. En 1937 fue alumno y ayudante del curso de Pintura Mural al Fresco, del profesor Laureano Guevara. Realiza su primer viaje a Argentina en 1943, luego se marchó a Europa y en 1945 ganó una beca del gobierno francés. Allí estudió pintura al fresco. Fue profesor de la Cátedra de Dibujo en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, de 1946 hasta 1948. Cinco años más tarde fue nombrado profesor de cátedra de Pintura Mural, cargo que ocupó hasta su jubilación. Como producto de sus inquietudes intelectuales crea el grupo artístico Escafandra, junto a Camilo Mori, Mireya de la Fuente y Carlos Sotomayor.

55 En el mural, Gregorio pintaría los medallones de los 21 próceres americanos, donde pinta los retratos de José Martí, Vicente Rocafuerte, José Artigas y Alejandro Petión, entre otros.

56 Realiza también otros murales en 1952, en la Estación de Ferrocarril de La Serena. Allí realizó también el mural para la Caja de Crédito Minero, actualmente Empresa Nacional de Minería y realizaría varios murales más: en la estación de Los Andes (1953) y en el hall central de la Caja de Empleados Municipales de Santiago de Chile (1957). Murales todos en los que pone de manifiesto su pensamiento, sentimiento e ideología de compromiso con el pueblo chileno.

57 "El paño mural se inicia con la vida aborigen y paradisíaca de la Araucanía, que comienza en la otra ribera del Bío Bío. La fusión de las razas araucana y española dará cuenta de nuestro origen mestizo. Se describe el espíritu del guerrero, la vinculación con la tierra y la familia, asociado al arquetipo de lo femenino. A continuación, el muro central muestra el desigual encuentro del indígena desnudo con el acorazado español", El mural en Chile, Colección Philips, 1999, p. 8.

58 Meissner, Eduardo, catálogo exposición retrospectiva de Gregorio de la Fuente, Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago, 1994.

59 Pedro Olmos, junto a su esposa Emma Jauch, vivió entre 1938 y 1946 en Buenos Aires, desarrollando una importante labor como pintor e ilustrador de libros y revistas. Allí tuvo vinculaciones con los artistas trasandinos más importantes de esa época.

60 Olmos realizó varias obras en esta técnica. En 1950 ejecutó en Buenos Aires un mural de 33 metros cuadrados, con un mapa ilustrado de nuestro país, en el local de Lan Chile. Otro mural suyo, realizado en 1969, decora la tumba del Abate Molina ubicada en la Parroquia de Villa Alegre, en la región del Maule. En la ciudad de Linares, en la cual estuvo radicado por largos años, realizó importantes obras. Entre ellas la obra "Canto a Linares" (1968), ejecutada en tres paneles. En 1976, en el Salón de Honor de la Municipalidad de esa ciudad pinta su "Homenaje a Linares", una especie de retrato corporativo que integra a personajes relevantes relacionados con la historia local. En 1985 realizó, quizá, su obra más importante en esta técnica. En el hall central del hospital de la Fusat (Fundación de Salud de El Teniente) en Rancagua realizó "La diosa de la salud" (70 metros cuadrados), trabajo que contó con la ayuda de su esposa Emma Jauch. Su último mural lo realizó en 1990 y adorna la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia de la Universidad de Concepción.

61 Osvaldo Reyes (1919), hasta 1973 fue director de la Escuela Experimental Artística en Chile. Posteriormente se desempeñó durante 10 años en la Academia San Carlos de la Universidad Nacional Autónoma de México. En 1988, se trasladó a Canadá donde reside actualmente. Ha expuesto en la Sala de Arte Moderno y en la Escuela de Bachilleres de México, en la Galería de Arte de Ontario y en la Universidad de York, de Toronto. Sus obras se han exhibido en países de Latinoamérica, Europa y América del Norte. Trabajos suyos se encuentran en colecciones privadas y en museos de Canadá, Chile, Estados Unidos, Francia, Japón y México. Además, ha realizado una vasta labor académica y docente en Chile, México y Canadá.

62 Estas obras se ubican en el Teatro Metro, de Valparaíso, Hotel La Frontera, de Temuco, Socometal en Santiago, y otra obra en Valdivia.

63 Luis Oyarzún Peña, Exposición de Pedro Lobos, Diario La Nación, 17 de noviembre de 1953.

64 Oriundo de Concepción, estudia pintura en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile siendo alumno de Gregorio de la Fuente, Israel Roa y Marco Bontá. También realizó estudios en el extranjero: en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú; en la Academia de Bellas Artes de Florencia, Italia, y en la Academia de Dusseldorf, Alemania. Fue profesor de grabado y mural en la Academia Vespertina de Concepción, y desde 1953 enseñó pintura de caballete, cerámica, grabado, dibujo y mural en la Universidad de Concepción.

65 El mural mide 10 metros de ancho, por 5,5 de alto. La obra está realizada sobre cerámica refractaria y vitrificada.

66 Otro mural es la "Búsqueda", ejecutado entre 1972 y 1973, con pintura acrílica, sobre los muros del vestíbulo del Club La República.