SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número2Los límites de la gestión: Consideraciones sociológicas sobre la gestión universitaria en Chile y AlemaniaConstruccion de la identidad lesbica en Santiago de Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Universum (Talca)

versión On-line ISSN 0718-2376

Universum v.22 n.2 Talca  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-23762007000200009 

 

Revista Universum Nº 22 Vol.2: 125-150, 2007

ARTICULOS

Analisis teórico del sindicalismo en la región de los Lagos- Chile, desde una perspectiva del género. Situación de la industria salmonera.

 

Francisco A. Ganga Contreras (*), Elizabeth Allendez (**)

(*) Administrador Público, Magíster en Administración de Empresas, DEA en Organización de Empresas, Dr © en Nuevas Tendencias en Dirección de Empresas. Académico de la Universidad de Los Lagos.
(**) Administrador Público y Licenciada en Ciencias Políticas y Administrativasde la Universidad de Los Lagos, experta en temas laborales. Se desempeña actualmente en la Dirección Regional del Trabajo, Décima Región de Los Lagos.

Correo electrónico: fganga@ulagos.cl


RESUMEN

Las empresas, por tratarse de entes complejos, se caracterizan por el nivel de interrelaciones que se dan en sus diversos sistemas y subsistemas. En este orden de cosas, emergen temáticas tan elementales y trascendentes como el rol de las personas en el cumplimiento de las metas organizacionales. Frente a esto, resulta interesante plantearse como objetivo la necesidad de indagar respecto de cuestiones concretas en el ámbito del sindicalismo, de tal forma que se pueda conocer su entorno inmediato y cercano, junto con descubrir el rol de las mujeres en estas instituciones representativas de la fuerza laboral, en el marco de la industria salmonera.

Considerando la realidad descrita previamente, en este trabajo se analiza el contexto nacional del desarrollo sindical en Chile, luego se pasa revista a lo que ocurre a nivel regional. Seguidamente se aborda desde una óptica nacional y regional, las tendencias cuantitativas de la participación de la mujer en el mundo laboral. De esta forma, se aterrizareflexivamente en uno de los sectores productivos más pujantes de la zona, como lo es la industria del salmón. En este último caso, se discute respecto de las externalidades positivas y negativas que tiene esta actividad comercial.

Se finaliza el trabajo, con un análisis comparativo de la situación en la que se encuentran hombres y mujeres, colocando un énfasis especial, en la relevancia e impacto que tiene la dirigencia femenina en sus respectivas organizaciones sindicales.

Palabras claves: Sindicalismo - Género - Industria salmonera

ABSTRACT

Companies are complex entities. They characterize themselves by the different relations that their systems and subsystems can have.The order of these factors can be seen in how different topics can emerge, these topics can have an elementary structure as well as a transcendent view which plays an important part in the fulfillment of the different organizational goals.Facing this can be the result of a very interesting objective which has the necessity of an investigation whose purpose is to investigate realistic facts about syndicalism as well as its immediate surrounding and the role of women who are the main representatives of the working force in the salmon Industry.

Considering what was just said, the object of this paper is to analyze the national context of the syndical development in Chile as well as its regional aspect. Following this topic this paper will approach the quantitative aspects of the participation of women in the working force. By doing this, this paper approaches one of the most productive and forceful environment, like for example the salmon industry.In this last case, this paper discusses the external facts positive or negative as well as their commercial activity.

This paper concludes with an analysis which compares the different situation facing man and women, emphasizing in the impact that women's leadership, as well as their syndical organizations.

Key-words: Syndicalism -Gender -Salmon industry.


INTRODUCCIÓN

El tema de las personas en los actuales escenarios globalizados de las organizaciones, ha representado una preocupación central, durante mucho tiempo, gestándose por lo mismo, profusos estudios; sin embargo, sigue estandoinserto en una atmósfera muy paradójica, dado que por un lado nadie discute la relevancia del talento humano en la generación de ventajas competitivas, y por otro, al analizar aspectos que dicen relación con su importancia (tales como: la capacitación, la higiene y seguridad, la no discriminación y el rol de los sindicatos, por citar algunos), es fácil percatarse que aún en Chile, esto representa una asignaturas pendiente en diversos ámbitos del sector público y privado.

Considerando lo expresado en forma "a priori", se puede afirmar que meditar académicamente respecto de estos tópicos -sobre la base de la información estadística acopiada- resulta absolutamente conveniente y necesaria. Esta es la razón por la cual, en este documento se abordan de manera separada, pero absolutamente interrelacionada y complementada, las temáticas de sindicalismo y genero, en el marco de la industria salmonera.

En el encuadre de esta investigación, es factible suponer que en Chile las relaciones de genero son muy disímiles, dado que las mujeres no acceden en igualdad de condiciones en las diversas posiciones de poder existentes en las organizaciones. En este sentido, es posible que esta relación se extienda a los niveles directivos del ámbito sindical en la industria salmonera de la Región de Los Lagos.

Para lograr los propósitos trazados, en primera instancia se analiza el contexto nacional del desarrollo sindical en Chile, luego se pasa revista a lo que ocurre a nivel regional. Seguidamente se aborda desde una óptica nacional y regional, las tendencias cuantitativas de la participación de la mujer en el mundo laboral. De esta forma, se aterrizareflexivamente en uno de los sectores productivos más pujantes de la zona, como lo es la industria del salmón. En este último caso, se discute respecto de las externalidades positivas y negativas que tiene esta actividad comercial.

Se finaliza el trabajo, con un análisis comparativo de la situación en la que se encuentran hombres y mujeres al interior de este trascendente sector industrial, colocando un énfasis especial, en la relevancia e impacto que tiene la dirigencia femenina en sus respectivas organizaciones sindicales.

Es innegable que estas temáticas representan un verdadero estímulo para poder generar discusiones que puedan ser enriquecidas a futuro, con indagaciones de carácter empírico.

DESARROLLO

1.1.- Tendencia cuantitativa del desarrollo sindical en Chile

1.1.1.- Contexto Nacional

Los Sindicatos han sido el modelo de agrupación laboral que se ha impuesto sobre otras formas de organización, congregando a trabajadores en sus reivindicaciones, ante el Estado, los dueños de los medios de producción, la clase política, los gobiernos y los grupos de poder.

El derecho a sindicalizarse está garantizado por la Constitución Política del Estado en su Artículo 19, Nº 19, así como también por diversos Convenios de la Organización Internacional del Trabajo; entre estos el Convenio 87 relativo a la libertad Sindical y a la protección del derecho de sindicalización; y el Convenio 98 relativo a la aplicación de los principios del derecho de sindicalización y de negociación colectiva,ambos ratificados por Chile1.

En cuanto a la tasa de sindicalización, como puede observarse en el cuadro Nº 1, en el año 2004 se ha alcanzado a nivel nacional una tasa de sindicalización como porcentaje de la fuerza de trabajo asalariada del 13, 3%, lo cual si se compara con la tasa histórica que existía antes del régimen militar, que era aproximadamente el 30% en 19732, resulta evidente que la tasa actual es baja. Sin embargo, mirando en un nuevo contexto, marcado por cambios políticos, económicos y culturales, ésta tasa de sindicalización no se puede tener a menos, por cuanto, esta ha ido aumentando paulatinamente a partir de la vuelta a la democracia, mostrando algunas bajas en periodos de recesión económica, lo cual estadísticamente es normal si se tiene en cuenta que "no es en épocas de recesión cuando las luchas sociales son más fuertes. Al contrario, es en momentos de auge y expansión económica cuando los sindicalizados demuestran poseer los niveles más altos de militancia y combatividad" (Zapata, 2001).

Cuadro Nº 1: Tasa de sindicalización Nacional

Año

PASTI (1)(*)

FTA (1) (*)

TS(3) (Pob. Dependiente / F. T. Asalariada) (*)


1986

332.147

2.700.830

12,3

1987

360.492

2.796.340

12,9

1988

378.750

2.961.740

12,8

1989

433.309

3.050.570

14,2

1990

515.825

3.112.680

16,6

1991

586.716

3.199.030

18,3

1992

602.435

3.367.330

17,9

1993

596.066

3.554.240

16,0

1994

547.862

3.519.060

15,6

1995

518.094

3.592.890

14,4

1996

531.195

3.713.080

14,3

1997

501.386

3.787.620

13,2

1998 489.957 3.758.590 13,0
1999 463.071 3.740.110 12,4
2000 467.835 3.735.950 12,5

2001

466.138

3.759.320

12,4

2002

481.749

3.787.300

12,7

2003

519.687

3.872.630

13,4

2004

533.175

3.996.110

13,3


(1) PASTI= Población Afiliada a Sindicatos de Trabajadores Dependientes.
(2) FTA= Fuerza de Trabajo Asalariada.
(3) TS= Tasa de Sindicalización.
(*) Asalariados + Personal de Servicio

Fuente: Compendio de Series de Estadísticas 1990-2004, Dirección Nacional del Trabajo.

El sindicalismo chileno se ha constituido históricamente por una mayor proporción de sindicatos de empresa como puede verse en el cuadro Nº 2, representando en la actualidad el 61% del total de las organizaciones, siguiendo en importancia los sindicatos de trabajadores independientes con el 28,4%, los sindicatos interempresas con el 6,9% y finalmente el de los trabajadores transitorios con sólo el 3,7%, respecto del año 2004.

Cuadro 2: Número de Sindicatos vigentes a nivel nacional, según tipo de Sindicato.

Año

Tipo de Sindicato

Total


Empresa

Interempresa

Independiente

Transitorio


1990

5.822

676

2.039

324

8.881

1991

6.462

746

2.314

336

9.858

1992

7.037

813

2.560

346

10.756

1993

7.408

861

2.762

358

11.389

1994

7.760

909

3.070

370

12.109

1995

8.083

949

3.307

376

12.715

1996

8.401

975

3.499

383

13.258

1997

8.693

1.004

3.705

393

13.795

1998

8.923

1018

3.927

408

14.276

1999

9.118

1.042

4.077

415

14.652

2000

9.024

1.017

4.246

437

14.724

2001

9.219

1.050

4.445

478

15.192

2002

9.698

1.105

4.686

552

16.310

2003

10.371

1.170

4.876

570

16.987

2004

11.019

2.240

5.130

658

18.047


Fuente: Compendio de Series de Estadísticas 1990-2004, Dirección Nacional del Trabajo.

Si se compara esta distribución desde el año 1990 al 2004, se puede constatar que se ha mantenido el orden de importancia mencionado precedentemente con muy pocas variaciones. Lo cual significa que "el sindicalismo chileno mantiene su perfil tradicional radicado en las empresas formales, mayoritariamente industriales y con trabajadores estables" (Espinosa 1999, 51).

Según ramas de actividad económica "históricamente el sindicalismo es una forma de organización asociada más fuertemente a la industria extractiva y manufacturera y sólo por extensión se fue transformando en un derecho para otras actividades económicas" (Espinosa 1999, 54)3. En la actualidad como puede observarse en el cuadro Nº 3 este perfil se ha mantenido, representando la Industria el 22,2%, le siguen en importancialos sectores de Comercio, Servicios Comunales, sociales y personales, Transporte, Agricultura, Servicios Financieros, Construcción, Electricidad, Gas y Agua.

Cuadro Nº 3: Número de sindicatos vigentes a nivel nacional, por rama de actividad económica, 1990-2004.

Año

Actividad Económica


Agricultura

Minería

Industria

Electricidad

Construcción

Comercio


1990

1.220

368

2.762

94

294

1.286

1991

1.379

392

2.948

102

332

1.467

1992

1.509

411

3.147

108

365

1.664

1993

1.626

425

3.261

114

393

1.820

1994

1.731

441

3.364

119

426

1.934

1995

1.814

448

3.449

123

439

2.030

1996

1.877

454

3.518

127

450

2.126

1997

1.954

468

3.602

129

475

2.208

1998

2.031

473

3.668

135

495

2.302

1999

2.011

480

3.730

134

506

2.364

2000

2.107

473

3.603

141

513

2.338

2001

2.174

485

3.537

151

557

2.475

2002

2.164

479

3.678

151

587

2.528

2003

2.367

508

3.844

163

663

2.788

2004

2.507

515

4.015

164

686

3.023


Cuadro Nº 3: Número de sindicatos vigentes a nivel nacional, por rama de actividad económica, 1990-2004 (Continuación)

Año

Actividad Económica


Transporte

Estudios Financieros

Servicios Comunales

No especificado

Total


1990

1.262

235

1.299

41

08.881

1991

1.437

279

1.479

43

09.858

1992

1560

312

1.635

45

10.756

1993

1.655

331

1.709

55

11.389

1994

1.893

355

1.781

65

12.109

1995

2.003

369

1.839

204

12.715

1996

2.119

394

1.888

305

13.258

1997

2.255

418

1.944

342

13.795

1998

2.370

439

1.983

380

14.276

1999

2.453

456

2.019

499

14.652

2000

2.468

431

2.266

384

14.724

2001

2.542

497

2.394

380

15.192

2002

2.595

580

2.530

1.018

16.310

2003

2.815

667

2.548

624

16.987

2004

2.918

695

2.963

561

18.047


Fuente: Compendio de Series de Estadísticas 1990-2004, Dirección Nacional del Trabajo.

Esta relación se mantiene en proporciones similares respecto de la población afiliada a los sindicatos por rama de actividad económica. Sin embargo, a partir del año 2001 si bien la Industria sigue manteniendo su posición respecto al número de organizaciones sindicales, ésta ha cedido su posición respecto al número de afiliados a sectores como los Servicios Comunales, sociales y personales y a Comercio en el año 2004, como se ve en el cuadro Nº 4.

Cuadro Nº 4: Número de Trabajadores Afiliados a sindicatos vigentes activos anivel nacional, por rama de actividad económica, 1990-2004.

Año

Actividad Económica


Agricultura Minería Industria Electricidad Construcción Comercio

1990

55.501

64.210

166.078

16.942

33.179

77.574

1991

70.859

64.867

179.192

16.685

50.662

94.292

1992

70.492

62.262

185.366

15.885

53.720

100.143

1993

63.065

55.360

181.018

16.549

44.056

99.012

1994

60.308

50.787

175.945

16.249

36.127

96.433

1995

62.365

43.753

153.581

14.711

40.310

95.381

1996

62.812

42.754

153.207

15.464

42.546

98.904

1997

56.474

39.738

146.427

14.041

41.102

93.595

1998

58.803

37.232

139.202

13.830

43.296

93.949

1999

55.712

34.185

122.656

11.197

46.160

87.717

2000

65.281

34.584

114.292

12.083

36.336

90.632

2001

66.447

34.090

105.575

10.470

54.198

92.236

2002

60.874

33.110

103.916

9.908

54.453

91.970

2003

70.205

36.942

112.686

10.490

58.250

104.841

2004

72.110

34.774

108.920

9.484

58.463

111.326


Fuente: Compendio de Series de Estadísticas 1990-2004, Dirección Nacional del Trabajo.

Cuadro Nº 4: Número de trabajadores afiliados a sindicatos vigentes activosa nivel nacional, por rama de actividad económica, 1990-2004. (Continuación)

Año

Actividad Económica


Transporte

Estudios Financieros

Servicios Comunales

No especificado

Total


1990

087.462

29.508

74.552

1.806

606.812

1991

101.636

32.429

87.689

3.044

701.355

1992

105.779

34.416

92.592

3.420

724.065

1993

99.403

33.765

89.268

2.865

684.361

1994

101.135

33.839

89.009

2.134

661.966

1995

092.467

34.533

85.762

14.707

637.570

1996

097.403

34.214

89.415

18.878

655.597

1997

090.614

30.179

85.199

20.392

617.761

1998

095.651

29.546

86.984

13.042

611.535

1999

093.024

28.564

86.496

14.285

579.996

2000

096.699

28.692

103.826

13.070

595.495

2001

084.833

32.118

107.226

12.417

599.610

2002

092.274

32.631

105.628

34.166

618.930

2003

099.754

36.857

117.779

21.703

669.507

2004

099.343

35.139

134.020

16.772

680.351


Fuente: Compendio de Series de Estadísticas 1990-2004, Dirección Nacional del Trabajo.

Por otro lado, tanto en la cantidad de sindicatos vigentes existentes, como la población afiliada a ellos, la mayor parte se concentra en la Región Metropolitana. De hecho el 43,7% de los sindicatos y el 50,5% de la población sindical se encuentran en ésta región, lo que puede explicarse por la alta concentración poblacional y económica de esta región. En tanto, las que le siguen en importancia son las regiones de Valparaíso, Los Lagos y Bio Bio, que como se sabe, son regiones de alta concentración poblacional y desarrollo industrial (Dirección del Trabajo 2004).

Si se observan las tasas de sindicalización actual en relación al año 1990, se puede concluir que las regiones que mayormente han crecido son la región de La Araucanía, Los Lagos y Aysenen las que se presentan diferencias de 0.3, 2.6 y 5.1 puntos porcentuales respectivamente, como muestrael grafico Nº 1.

1.1.2.- Contexto Regional: Décima Región de Los Lagos

Como puede observarse en el gráfico Nº 2, en la Región de Los Lagos la tasa de sindicalización en el año 2004 ha alcanzado un porcentaje del 14,5%, lo que significa un aumento del 2.6 % mayor en relación al año 1990. Además se puede observar que en los últimos cuatro años se ha experimentado un lento, pero sostenido aumento de la tasa de sindicalización. Esto viene a confirmar lo señalado por Zapata, en cuanto a que estadísticamente las tasas de sindicalización aumentan en periodos de auge y expansión económica, como lo ha sido para esta Región en los últimos años.


Respecto de la proporción de sindicatos activos a nivel regional, si bien la mayor parte de éstos son de trabajadores independientes como lo muestra el gráfico Nº 3, hay que considerar que su formación surge con el objetivo principal de acceder a diversos beneficios entregados por instituciones públicas como el FOSIS, el INDAP, PRODEMU, SERNAPESCA entre otros. A diferencia de los Sindicatos de Trabajadores de Empresa que se constituyen con fines reivindicativos tanto laborales como sociales.


Tal como se muestra en el gráfico Nº 4, el sindicalismo de empresa de la Región de Los Lagos está asociado fuertemente al Sector Industrial representando el 46%, siendo los sectores de menor sindicalización la Construcción, la Fabricación de Substancias Químicas Industriales, los Restaurantes, Cafés y Otros Establecimientos que venden Comidas y Bebidas, la Construcción de Materiales de Transporte y las Actividades Silvoagropecuarias4.


No obstante, si bien es cierto, en el Sector Industrial donde se muestra una gran proporción de organizacionessindicales como se observa en el gráfico Nº 5, es importante destacar que dentro de este sector el mayor porcentaje lo representa la Industria Salmonera alcanzando el 67% en el año 2004. Mostrando las organizaciones sindicales de esta Industria un crecimiento directamente proporcional a las exportaciones del sector, como podrá verse en otro punto de esta investigación (gráfico Nº 14).


1.2.- Tendencia cuantitativa de la participación femenina: trabajo ydirigencia sindical

1.2.1.- Contexto Nacional

La mujer chilena ha registrado en los últimos 15 años una lenta, pero sostenida incorporación al mercado laboral, lo cual constituye un fenómeno característico de las sociedades contemporáneas. En la actualidad, laparticipación laboral femenina a nivel nacional ha alcanzado un 37,8 % (Mintrab 2005), representando por lo tanto, al menos un tercio de la fuerza laboral5. Sin embargo, éste esfuerzo de las mujeres está lejos de ser recompensado justamente, puesto que su presencia en el mercado laboral se da en condiciones de desigualdad en relación a los hombres.

Producto de la división sexual del trabajo que caracteriza a las sociedades contemporáneas, la ocupación femenina se concentra principalmente en sectores económicos y en ocupaciones tipificadas como "femeninas" como puede observarse en el gráfico N° 6. Estos sectores u ocupaciones como Servicios Personales, Sociales y Comunales, Establecimientos Financieros y Comercio, se caracterizan por ser empleos de menor calificación, bajas remuneraciones, externalización y mayor inestabilidad. De esta forma, tanto el difícil acceso al empleo, como su baja calidad y sus condiciones laborales y salariales representan duros obstáculos para la incorporación y mantención de las mujeres en el mercado laboral.


Lo anterior, exige a los sindicatos el responsabilizarse de la situación laboral de las mujeres, asumiendo las demandas de éstas como una parte esencial de la defensa de los derechos laborales, y no como un tema secundario, por cuanto, las mujeres como todo trabajador tienen derecho a un trabajo decente.

Sin embargo, así como las mujeres se insertan en un reducido ámbito de actividades económicas, así también éstas se ven fuertemente subrepresentadas en los sindicatos y muy especialmente en sus niveles directivos. En efecto, en el año 1994, el número total de dirigentes era de 18.193 personas, de los cuales, sólo el 14,1% eran mujeres, lo que indica una alta tasa de masculinización de la cúpula sindical. A diez años ese porcentaje es de 20%, lo cual sigue confirmando que el liderazgo de los sindicatos sigue siendo un espacio masculino.

Esta subrepresentación femenina en las organizaciones sindicales, y especialmente en las cúpulas de éstas, es preocupante si se considera que ellas como todos los trabajadores, afrontan desafíos concernientes a los niveles de sueldo, al acceso a la salud, a la capacitación, a la seguridad social, a jornadas laborales, a las condiciones del empleo, servicio de salas cunas, etc. Es justamente en estos aspectos donde se puede observar la discriminación hacia las mujeres: éstas se sitúan mayoritariamente en empleos precarios, de baja protección social y en la mayoría de los casos en la informalidad.A esto se añaden los altos costos en seguridad social y salud6. Por otro lado, las mujeres reciben, en promedio, un salario 30% menor al que perciben los hombres por desempeñar iguales funciones.

Lo anterior, manifiesta la real importancia de revertir las cifras antes expuestas acerca de la participación de las mujeres en el mundo sindical y especialmente en la dirigencia de éstos, ya que los sindicatos necesitan de su participación activa para poder generar cambios específicos, que tienen que ver con ellas y que, por lo tanto, no pueden esperar que sean los hombres quienes los pongan en discusión. Esto por que "aún cuando -como de hecho ha sucedido-sea el movimiento sindical en general el que se preocupe de ciertos temas obvios en relación a las mujeres, se corre el riesgo de que los derechos que las leyes les otorguen y la protección que les den, no constituyan una solución verdaderamente efectiva a sus necesidades" 7

1.2.2.-Contexto Regional: Décima Región de Los Lagos.

En la Décima Región la participación femenina en el mercado laboralde acuerdo al Censo 2002 ha alcanzado un 31,5 % (108.359 personas), lo cual si bien es un porcentaje inferior al promedio nacional éste implica igualmente un crecimiento positivo, doblando lo registrado en el Censo del año 1992 (51.350 personas), registrando un incremento de la participación femenina del 111% aproximadamente.

Este porcentaje de fuerza laboral femenina de la región de Los Lagos se concentra principalmente en los sectores económicos de servicios sociales, comunales, personales e internacionales; en segundo el sector de comercio; y siguiéndole en importancia la industria manufacturera, siendo explotación de minas y calderas,electricidad, gas y agua, y construcción los sectores económicos en que menor concentración femenina se encuentra como se muestra en gráfico Nº 7.


No obstante, el aumento que la participación femenina ha experimentado en el mercado laboral de ésta región, se debe principalmente a la emergencia de actividades ligadas a la Industria 8(procesamiento de pescados y mariscos), acuicultura y otras actividades que emplean mujeres, en especial, actividades relacionadas con la Industria del Salmón, que a propósito de su desarrollo, ha permitido el progreso de otras actividades en la Décima Región.

Es significativo señalar que si bien la mujer muestra una incorporación importante a la Industria Salmonera,no ha acaecido lo mismo respecto de su afiliación a las organizaciones sindicales de este sector, especialmente en sus niveles directivos, manteniendo una subrepresentatividad preocupante. Esto se constata en el gráfico Nº 8, que muestra que la dirigencia sindical femenina en el año 2004 sólo es del 32%, mientras que el mayor porcentaje de ella se concentra en elcargo de Tesorera, siendo la Presidencia un cargo liderada por los hombres con un 77%, tal como puede verse en los gráficos Nº 9 y 10 respectivamente.


 



Por su parte, el cargo de Presidente, en su mayoría (77%) es liderado por individuos del sexo masculino.

1.3.- La industria salmonera: éxito económico y deuda social

El desarrollo de la Industria Salmonera ha representado un evidente éxito económico para Chile, transformando al salmón como el segundo producto de exportación más importante después de las exportaciones de cobre9. El crecimiento de las exportaciones chilenas de esta industria ha logrado posicionar a este país como el segundo productor a nivel mundial, con una participación del mercado del 33%, como se muestra el grafico Nº 10, siendo sus más importantes destinos los países de Estados Unidos, Japón, Europa (Ver gráfico Nº 11).


 

Respecto de las empresas del sector, el 36% de éstas corresponde a capital extranjero y la diferencia se encuentra en manos de capitales nacionales(Pinto & Kremerman 2005), concentrándose más del 85% de éstas en la Décima Región de Los Lagos.

De esta forma, la Industria del Salmón se ha transformado para la Región de Los Lagos en la principal actividad económica, lo cual ha permitidoal sector pesquero adquirir una relevancia cada vez más significativa en el producto interno bruto (PIB) de ésta Región representando en el año 2002 el 27,9% de éste,lo que implica un aumento de 19 puntos porcentuales respecto del año 1991. A su vez, la Décima Región ha visto aumentar su participación sobre el PIB nacional, llegando al año 2002 con una participación del 4,6 %, lo cual la ubica en el quinto lugar entre las regiones con mayor presencia, como lo muestran los cuadros Nº 5 y 6,respectivamente.

Cuadro Nº 5: Distribución del PIB X Región por ramas de actividad económica, años 1991 y 2002 (porcentajes %)

Sector

1991

1992


Agrop.-Silvícola

20,0

12,4

Pesca

09,1

27,9

Minería

00,6

00,3

Industria Manufacturera

12,9

11,8

EGA

03,5

04,0

Construcción

07,6

06,3

Comercio, Rest. Y Hoteles

13,2

13,0

Transporte y Comunicaciones

07,4

08,5

Servicios

25,7

15,8

PIB

100,00

100,00


Fuente: Estudios Dirección Nacional del Trabajo

Cuadro Nº 6: Distribución Regional del PIB, años 1990, 1994, 1998 y 2002 (en Porcentajes %)

Región

1990

1994

1998

2002


Ide Tarapacá

3,3

3,5

3,6

4,2

IIde Antofagasta

7,1

7,0

8,8

8,3

IIIde Atacama

1,8

2,3

2,6

2,3

IVde Coquimbo

2,8

2,7

2,7

2,7

Vde Valparaíso

9,9

9,5

8,4

8,6

Metropolitana de Santiago

44,80

46,80

47,80

47,30

VIdelLibertador Bernardo O’Higgins

5,2

5,1

4,5

4,3

VII del Maule

4,2

4,6

4,0

4,3

VIII de Bio Bio

10,70

9,4

8,4

8,5

IXde la Araucanía

2,5

2,5

2,4

2,3

Xde Los Lagos

4,2

3,9

4,3

4,6

XIde Aysen del General Carlos Ibáñez del Campo

0,5

0,5

0,5

0,5

XII de Magallanes

3,0

2,3

2,0

2,0


Fuente: Estudios Dirección Nacional del Trabajo

En efecto, la industria salmonera genera una cantidad importante de empleos, posicionando a la región entre las que tienen menor tasa de desempleo (5,2%) tal como lo muestra el gráfico Nº 13, incluso ésta es inferior al promedio nacional, que entre Octubre y Diciembre de 2006 fue de un 8,2%.


Además, el desarrollo de este sector ha permitido la incorporación de una gran parte de las mujeres de esta región al mercado laboral, de hecho, de acuerdo a los últimos estudios de la Fundación Terram, aproximadamente el 60% de la fuerza laboral de ésta industria está compuesta por mujeres(Pinto & Kremerman 2005).

Por otro lado, tal como lo diera a conocer la Memoria 2005 de SalmonChile10 como consecuencia de los conocidos resultados del último Censo (2002) respecto del bajo nivel educacional de los habitantes de la Décima Región de Los Lagos, es que desde ese instante la Industria Salmonera ha decidido concentrar sus proyectos sociales en el ámbito de la educación y el desarrollo de la cultura en las ciudades y localidades en las que la industria se encuentra presente. Así, con el fin de contribuir a mejorar la enseñanza de sus habitantes en todas las etapas de su vida, desde la preescolar hasta la laboral, la Industria del Salmón se ha integrado en diversas iniciativas educativas, entre las que cabe mencionar su participación en el Programa Chilecalifica, consolidando durante el año 2005 su proyecto de mejoramiento de la calidad y pertinencia de la educación media técnico profesional, para que esté vinculada a los reales requerimientos del sector productivo.

Junto a lo anterior y con el nítido propósito de contribuir con emprendimientos productivos en las áreas de mayor interés económico regional, la Industria apoyó la iniciativa de una incubadora de negocios establecida bajo el alero de la Universidad de Los Lagos, la cual va dirigida a apoyar iniciativas de pequeños empresarios (SalmonChile, 2005).

Adicionalmente se puede indicar que la Industria Salmonera ha participado en diversas instancias de diálogo tripartitos con entidades públicas como la Direccion Regional del Trabajo y con federaciones de sindicatos de trabajadores del sector con el fin de acercar posiciones y conocer las inquietudes y necesidades de la comunidad ligada a su industria. Entre las últimas instancias de diálogos que se puede mencionar se destaca la Mesa del Sector Salmonero11 donde participaron representantes de los empresarios, de los trabajadores y de los pescadores artesanales los que se reunieron para dar a conocer las distintas falencias que existen en los ámbitos laboral, sindical, social y ambiental12.

Por su parte, específicamente en el ámbito ambiental, La industria del salmón chilena ha sido pionera a nivel nacional e internacional en la aplicación de estándares medioambientales. Esto ha sido fundamental en su éxito exportador, al permitir a las empresas adelantarse a los requerimientos de los mercados. Algunas de esas medidas impulsadas por la industria han sido:

Sistema de Monitoreo Ambiental (desde 1989).
Acuerdos de Producción Limpia (firmados en 2002).
Código de Buenas Prácticas, SIGES (desde 2003).
Sistemas de certificación ISO (9001, 14000) y OHSAS.
Sistema de Vigilancia Permanente de la Normativa Salmonera - VIGÍA (desde 2005).
Programa de Gestión Zonal (desde 2006).

En este sentido, la industria ha tenido la capacidad de crear e implementar sus propios estándares, los que van un paso más adelante de las exigencias sanitarias y medioambientales de nuestro país, con el fin de adaptarse anticipadamente a las necesidades de los mercados más exigentes del mundo (SalmonChile 2007).

Tomando como base los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica (CASEN), del Ministerio de Planificación, de 2000 y 2003, la industria del salmón explica que las comunas salmoneras en la X región, redujeron sus tasas de pobreza e indigencia en 13% y 42%, respectivamente, muy por encima de la reducción a nivel país de 6% y 10%. Asimismo, en dichas comunas el ingreso autónomo de los hogares -es decir, ingresos que no incluyen subsidios ni traspasos del Estado- aumentaron en 17% en términos reales, en cambio a nivel país aumentó en sólo 4% (Cuadro N° 7).

Cuadro N° 7: Evolución Indicadores Sociales Salmoneras/No Salmoneras (2000 vs. 2003)

 

Pobreza

Indigencia

Ingreso autónomo de los hogares


Comunas Salmoneras X Región

-13%

-42%

+15%

Comunas No Salmoneras (rurales)

-6%

-12%

-6%

País

-6%

-10%

+4%


Fuente: SalmonChile 2007

Sin embargo, a pesar del irrefutable éxito que ha tenido este sector, desde el punto de vista económico y de los impactos sociales y medioambientales que se han producido, aún la industria se mantiene cuestionada desde la perspectiva social, por diversas investigaciones, por cuanto, esta región sigue ubicándose entre las zonas más pobres del país de acuerdo a lo establecido por la misma Encuesta Casen 200313.

El cuestionamiento de los reales beneficios que la industria del Salmón aporta a esta región, se deben a que si bien ésta otorga un importante número de empleos, la calidad de éstos está lejos de lo definido por la OIT como trabajo decente, es decir, con una remuneración justa, contrato y cotizaciones previsionales al día. Efectivamente, "las denuncias por malas condiciones laborales en que se desempeñan gran parte de los trabajadores de la Industria del Salmón, han aumentado de manera directamente proporcional a las exportaciones del sector"14, así como también la constitución de Sindicatos de esta Industria como lo muestra el Gráfico Nº 14, mostrando una importante disminución en el año 2004, lo cual puede encontrar respuesta en las prácticas antisindicales de las empresas, entre las hipotéticas causas más determinantes.


Sin duda, uno de los puntos más sensibles y de mayor preocupación para un trabajador o trabajadora tiene que ver con el nivel de ingresos a percibir, ello por cuanto el valor del salario acordado posibilita o impide satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores y sus familias. Por otro lado, como indica Pinto & Kremerman (2005), las formas de pago también resultan definitorias, en la medida que cuando el componente variable es muy importante en la remuneración final, fuerza directa o indirectamente a extender la jornada laboral o a trabajar en condiciones de estrés o presión que atentan con la salud física y mental de los trabajadores.

De acuerdo a uno de los últimos estudios exploratorios realizados por la Dirección del Trabajo a siete empresas del sector salmonero entre ellas empresas chilenas, noruegas, holandesas y japonesas, las remuneraciones de los trabajadores del salmónse componen principalmente de los conceptos: sueldo base, bono de producción, horas extraordinarias y gratificación, siendo la ponderación de éstos conceptos variables de empresa a empresa. Como señala el estudio "En algunas logra mayor relevancia la parte fija de la remuneración, y en otras, parte fija y variable alcanzan un equilibrio mayor" (Diaz 2004).

Respecto del primer concepto que representa más o menos el 48,4% de la remuneración, el estudio de la Dirección del Trabajo concluyó que en algunas empresas de las estudiadas éste es inferior al ingreso mínimo legal. Sin embargo, en la remuneración promedio final todas las empresas del estudio sobrepasaba el ingreso mínimo legal (Ver cuadro Nº 8).

Cuadro 8: Sueldos base y líquidos segúnsexo enempresas salmoneras Región de Los Lagos, 2004.


Empresa

Mujeres

Hombres


Sueldo base

Sueldo líquido

Sueldo base

Sueldo líquido


Empresa 1

$ 162.519

$ 181.409

$ 158.321

$ 183.994

Empresa 2

$ 147.276

$ 198.995

$ 152.497

$ 200.537

Empresa 3

$ 99.004

$ 161.556

$ 98.855

$ 169.127

Empresa 4

$ 107.202

$ 139.511

$ 108.731

$ 140.684

Empresa 5

$ 114.762

$ 185.690

$ 115.222

$ 186.114

Empresa 6

$ 97.461

$ 215.608

$ 101.144

$ 269.745

Empresa 7

$ 88.185

$ 196.214

$ 88.636

$ 195.505

Promedio

$ 116.630

$ 182.712

$ 117.629

$ 192.244


Fuente. Elaboración propia a partir de los datos aportados por el estudio de las remuneraciones de las plantas salmoneras, realizado por la Dirección del Trabajo, 2004.

La remuneración líquida mensual, que si bien sobrepasa el mínimo legal, no implica necesariamente una remuneración que permita la satisfacción de las necesidades de una familia. Ello, fundamentado en estudios realizados por la Fundación Terram que indica que el umbral mínimo de satisfacción para que una persona pueda vivir dignamente en Chile es de $125.767. Por lo cual, si se divide el promedio de las remuneraciones líquidas señaladas en el cuadro Nº 9, tanto de mujeres como de hombres, por cuatro integrantes en una familia, esta remuneración no alcanza para que una familia viva con dignidad, dando un promedio de $46.186 y $ 48.320 per cápita.

El segundo concepto considerado como "la oportunidad"de elevar los escuálidos sueldos y que representa el 27.7% de la remuneración, es condicionado a su asistencia al trabajo, por cuanto, en la mayoría de las empresas se pierde la totalidad del bono de producción15 si el trabajador falta más de dos días en el mes, independientemente que la falta sea o no justificada.

En la Industria Salmonera se presentan altas tasas de ausentismo laboral, alcanzando el 35,2%. Lo más probable, señala la investigación de la Dirección del Trabajo, que en ésta tasa de ausentismo estuvieran incorporadas no sólo el personal ausente por fallas laborales sin fundamento, sino también aquel ausente con licencias médicas por enfermedades comunes, accidentes laborales y/o licencia maternales.

El estudio muestra que son las mujeres las que presentan las mayores tasas de ausentismo alcanzando el 41,5%, situación que se debe a que éstas son empleadas en tareas o actividades tipificadas como femeninas, las cuales requieren mayor rigurosidad, delicadeza y prolijidad, como el "despinado" y "eviscerado", entre otras actividades. Estas actividades no masculinas, están expuestas a dobles jornadas, sobreesfuerzos físicos, problemas postulares, trabajo repetitivo y bajas temperaturas, lo cual, favorece la aparición de patologías como la tendinitis, el síndrome del túnel carpiano, lumbagos, entre otras patologías.Esto significa que son las mujeres las más perjudicadas con la forma de pago que utilizan las salmoneras, por cuanto, debido a ausencias al trabajo producto de lanaturaleza de sus actividades, muchas mujeres no recibirían el bono de producción, esto implica un 27, 7% menos de su remuneración líquida como lo muestra el cuadro Nº 9, porcentajeque mes a mes define la posibilidad de subsistencia de sus hogares.

Cuadro Nº 9: Remuneración líquida aprox. de una trabajadora sin bono de producción, Industria Salmonera.

Empresas

Remuneración Líquida

Bono Producción

Remuneración Líquida
sin Bono


Empresa 1.

$181.409

$62.048

$ 119.361

Empresa 2.Planta 1

$204.377

$42.347

$ 162.030

Empresa 2.Planta 2

$193.613

$41.939

$ 151.674

Empresa 3

$161.556

$60.266

$ 101.290

Empresa 4

$139.511

$06.658

$ 132.853

Empresa 5

$185.690

$47.447

$ 138.243

Empresa 6

$215.608

$117.9270

$0097.681

Empresa 7

$196.214

$109.7450

$0086.469

Promedio

$184.747

$61.047

$ 123.700


Fuente. Elaboración propia a partir de los datos aportados por el estudio de las remuneraciones de las plantas salmoneras, realizado por la Dirección del Trabajo, 2004.

En cuanto al trabajo de sobretiempo en el sector salmonero, éste no sería habitual de acuerdo a los datos estudiados por la Dirección del Trabajo. Sin embargo, si bien las jornadas laborales no se extienden más allá de lo legal, si son jornadas muy intensas, ello producto de la perecibilidad de las materias primas y a las exigencias en volúmenes y calidad puesta por los clientes externos. No obstante, lo señalado por el estudio de la Dirección del Trabajo, investigaciones de la Fundación Terram, indican que los trabajadores tendrían una jornada diaria de 8,3 horas y un promedio semanal de 49,8% mayor a lo legalmente permitido como lo muestra el cuadro Nº 9 . Siendo las mujeres las que tiene la jornada de trabajo más extensa superando el promedio en 0.1%.

Cuadro Nº 9: Duración de la Jornada Laboral de los trabajadores de la Industria del Salmón.

Categoría

Jornada Semanal en horas


Centro de Cultivo

48,3

Planta de Procesamiento

50,3

Hombres

49,7

Mujeres

49,9

Subcontratados

50,5

Contratados

49,9

Empresa Grande Capital Extranjero 1

47,9

Empresa Grande Capital Extranjero 2

49,3

Empresa Grande Capital Extranjero 3

52,7

Empresa Grande Capital Nacional

51,3

Empresa Mediana Capital Nacional

48,0

Quellón

49,7

Quemchi

48,3

Puerto Montt

49,2

Calbuco

55,2

Promedio

49,8


Fuente: Publicaciones Fundación Terram, 2004.

Cabe señalar que las acusaciones por prácticas antisindicales y la tasa de infraccionalidad laboral es una de las peores a nivel nacional, alcanzando este sector el 73% según indica la Fundación Terram.aún cuando la accidentabilidad se ha reducido considerablemente, el sector salmonero sigue presentando las más altas de la región y del país según ha constatado la Dirección Regional del Trabajo.De hecho "en los centros de cultivo, los índices de accidentes llegan al 11,2% y en las plantas de procesos se elevan hasta un 13,9%, aunque estas cifras son rebatidas por los dirigentes sindicales, quienes señalan que muchas de las enfermedades y accidentes no son derivados hacia las mutuales, pues las empresas siempre quieren mantener sus registros de tasas de accidentabilidad en cifras bajas, para no aumentar el dinero que deben cotizar en las Mutuales".

Otro de los tantos problemas que afecta a mujer en la industria Salmonera es el relacionado con el respeto a los derechos maternales. Las denuncias de las afectadas y la organización continua en los últimos meses de diversas capacitaciones llevadas a cabo, tanto por la Dirección Regional del Trabajo, como por el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), para informar y corregir tal situación, son una muestra de lo preocupante de esta situación.

El no respeto del fuero maternal, la falta de salas cunas en las dependencias de las empresas, el no cumplimiento de los horarios de amamantamiento y la baja tendencia a trasladar a las mujeres embarazadas a puestos de trabajo más livianos, son las principales denuncias según da a conocer la Fundación Terram (ver cuadro Nº 10).

Cuadro Nº 10: Porcentaje de incumplimiento para algunos derechos laborales femeninos, Industria Salmonera, por tipo de empresa.

Item

Prom.

EGE1(1)

EGE2(2)

EGE3(3)

EGN(4)

EMN(5)

EQ(6)


Fuero Maternal

15,0

00,0

0,0

71,0

00,0

06,0

23,0

Existencia Sala Cuna

40,0

87,0

0,0

70,0

00,0

06,0

31,0

Entrega de dinero suficiente para acceder a sala cuna externa

43,0

68,0

29,00

64,0

14,0

29,0

33.0

Tiempos de amamantamiento

33,0

52,0

0,0

100,00

00,0

00,0

38,0

Traslado a trabajos más livianos a mujeres embarazadas

34,0

26,0

31,00

75,0

11,0

12,0

69,0


Fuente: Publicaciones Fundación Terram, 2004.

Si la realidad antes expuesta es preocupante, más preocupante es aún la realidad de los trabajadores y trabajadoras que se desempeñan en empresas contratistas o subcontratistas que según información entregada por la vicepresidenta de la Federación de Industrias Pesqueras, más del 50% de los trabajadores del sector están trabajando con contratistas o subcontratistas. Sin embargo, el Inspector Provincial del Trabajo de Chiloé - Castro indica que alrededor del 60% de los trabajadores del salmón prestan servicios a empresas subcontratistas. En estas empresas la situación de los trabajadores y trabajadoras es mucho más precaria que la de aquellos que no trabajan en éstas e incluso en muchos casos no existe subcontratación sino más bien bajo la modalidad ilegal del suministro de trabajadores.

La subcontratación evidentemente es muy favorable a los intereses empresariales, por cuanto, este mecanismo les permite desligarse de la responsabilidad que tienen con el trabajador y reducir sus costos. Sin embargo, sentencian a muchos trabajadores y trabajadoras a sobrellevar condiciones laborales precarias, a trabajar más horas de las permitidas legalmente, recibiendo menor remuneraciones, ausencia de un contrato de trabajo y por ende, de ahorro previsional, de salud y con impedimentos para sindicalizarse.

1.4.- Importancia de la Dirigencia Femenina en los Sindicatos Salmoneros de la Región de Los Lagos

Se debe considerar que existe una baja participación que las mujeres en las organizaciones sindicales del sector salmonero, especialmente en la dirigencia de éstos, por cuanto este espacio está altamente liderado por hombres. En efecto, en el año 2004 el número total de dirigentes era de 167 personas, de los cuales, el 68% son hombres y sólo el 32% restante son mujeres, lo que implica que en los sindicatos salmoneros la dirigencia es un espacio masculino. Esta relación se mantiene en proporciones similares respecto de la población afiliada a los sindicatos salmoneros (Dirección del Trabajo 2004).

La subrepresentación de las mujeres en los sindicatos salmoneros impide la posibilidad de poner en discusión y negociar colectivamente ante el empresariado temas específicos que sólo ellas conocen, que les afectan y que no sólo las beneficiarían a ellas sino a la sociedad en general, en este sentido se pueden enunciar:la composición de sus remuneraciones y forma de pago de las éstas; mejoramiento de losnivelesdesueldo,yaque en la última década han aumentado en sólo un 83, 9%lo cual es ínfimo si se considera que la industria ha crecido en un 540%; la acomodación de la jornada laboral para mujeres embarazadas o con hijos pequeños o mujeres jefas de hogar, sin que ello signifique una disminución en su remuneración; el derecho indistinto de hombres y mujeres de hacer uso de horarios especiales o permisos para cuidar a los niños pequeños o cubrir algunas otras responsabilidades familiares pudiendo recuperar la jornada; prestaciones de dinero, permisos y atención médica en caso de aborto o alumbramiento de la criatura muerta; la creación de comités de la mujer que les capaciten en temas que puedan ser de utilidad no sólo en su vida laboral, sino también familiar, entre otros tantos temas.

CONCLUSIONES

Si bien en la actualidad Chile es un país en el que se ha conseguido la igualdad jurídica entre hombre y mujeres, el reconocimiento de estos derechos y libertades no implica el logro de una ciudadanía plena en donde hombres y mujeres sean tratados con igualdad.

En la sociedad chilena siguen presentándose marcadas relaciones asimétricas entre los sexos,de manera que el hecho de nacer hombre o mujer en este país sigue condicionando las posibilidades de acceder en igualdad de condiciones a los derechos fundamentales como la educación, la salud, el trabajo y el poder. Pese a las grandes diferencias existentes entre las mujeres del mundo, las mujeres chilenas comparten con ellas un elemento común, que es la situación de "no poder" o escaso empoderamiento.

Aunque es un hecho innegable el aumento de la participación femenina en los niveles más bajos e intermedios del mercado laboral, la esfera pública sigue estando dominada por los hombres y el espacio privado/doméstico se sigue beneficiando de la "servidumbre" impuesta al género femenino.

La disminución en la tasa de fecundidad, los altos índices de separaciones que han llevado a la aprobación de la ley de divorcio, la creciente incorporación de las mujeres a las aulas en todos los niveles, el surgimiento de familias monoparentales y la incorporación de las mujeres al mercado laboral, muestran una crisis de los roles y estereotipos de género preescritos tradicionalmente. No obstante, si bien podría pensarse que estos cambios socioeconómicos pudiesen ser una señal de una transformación en los valores patriarcales de la sociedad chilena, los hechos demuestran que éstos no han conseguido romper con las tradicionales relaciones de poder que rigen al mundo, relaciones marcadas por el género.

La situación de "no poder" femenino, también es un hecho que afecta a los niveles directivos de los Sindicatos de la Industria Salmonera de la Décima Región de los Lagos, lo cual resulta de suma preocupación si se considera que son las mujeres las más afectadas con las nuevas modalidades productivas del sector Industrial Salmonero de la Décima Región de Los Lagos. En los sindicatos de la Industria Salmonera, en donde las mujeres son constituyentemente mayoría, despertó el interés por conocer los principales factores que impiden la participación de las mujeres en las cúpulas de los sindicatos salmoneros, especialmente en el cargo de Presidente(a), de manera que la información obtenida sirva de apoyo para que las organizaciones pertinentes pudiesen diseñarestrategias de cambio e intervención que favorezca elempoderamiento femenino en las organizaciones sindicales del sector industrial analizado y de otros a los cuales se podría extender la reflexión realizada.

 

BIBLIOGRAFÍA

Aguilar, Omar. 2003. Encla 2002, Departamento de Estudios, Dirección del Trabajo, Chile.        [ Links ]

Corporación Participa, La Identidad Femenina en situaciones de Poder y Conflicto, 1992, Editorial Andrés Bello, Chile.        [ Links ]

Díaz Andrade, Estrella. 2004. Aporte al Debate Laboral: Estudio de Remuneraciones en Plantas Salmoneras de la Xª Región, Revista Nº 15, Departamento de Estudios, Dirección del Trabajo, Chile.        [ Links ]

Dirección del Trabajo. 1999. Temas Laborales, Revista Nº 13, Departamento de Estudios, Chile.        [ Links ]

Dirección del Trabajo. 2004. Temas Laborales, Revista Nº 22, Departamento de Estudios, Chile.        [ Links ]

Dirección del Trabajo. 2004. Código del Trabajo, Editorial LexisNexis, Boletín Oficial de la Dirección del Trabajo.        [ Links ]

Dirección del Trabajo. 2004. Compendio de series estadísticas 1990-2004. Disponible en Internet: http://www.dt.gob.cl/documentacion/1612/propertyvalue-22778.html        [ Links ]

Dirección del Trabajo. 2005. Observatorio laboral. Disponible en Internet: http://www.mintrab.gob.cl/centro_doc/observatorio/OL_16.pdf        [ Links ]

Dirección del Trabajo. 2005. Observatorio laboral. Disponible en Internet: http://www.mintrab.gob.cl/centro_doc/observatorio/OL_16.pdf        [ Links ]

Espinosa, Malva. 1996. "Cuaderno de Investigación Nº 2: Tendencias Sindicales Análisis de una década", Departamento de Estudios, Dirección del Trabajo, Chile.        [ Links ]

Espinosa, Malva & Damianovic, Ninosk. 2000. Encla 1999, Departamento de Estudios, Dirección del Trabajo, Chile,        [ Links ]

Gasmuri R., Consuelo. 2004. "Aporte al Debate Laboral: Los derechos fundamentales en la Empresa: Algunas perspectivas de género", Revista Nº 14, Departamento de Estudios, Dirección del Trabajo, Chile.        [ Links ]

Hurtado Cruchaga, Alberto S.J. 1950. Sindicalismo: Historia, Teoría y Práctica, Editorial del Pacifico S.A., Chile.        [ Links ]

Instituto Nacional de Estadísticas. 2003. Series estadísticas.Disponible en Internet: http://www.ine.cl/canales/chile_estadistico/mercado_del_trabajo/empleo/series_estadisticas        [ Links ]

Instituto Nacional de Estadísticas. 2006. Series estadísticas        [ Links ]

Ministerio del Trabajo y Previsión Social. 2005. "Participación Laboral Femenina", Observatorio Laboral Nº 16, Ministerio del Trabajo y Previsión Social, Chile.        [ Links ]

Organización Internacional del Trabajo. 2000. "Romper el Techo de Cristal, la mujer en puestos de dirección", Ginebra-Suiza.        [ Links ]

Pinto P., Francisco & Kremerman S., Marco. 2005. "Cultivando la pobreza: Condiciones laborales en la Salmonicultura" mes Abril, Publicaciones Terram.        [ Links ]

Publicaciones Terram. 2004. "Análisis de Coyuntura Salmonicultura: Salmonicultura y Trabajo: Una relación Injusta", Número 4, mes Noviembre, Publicaciones Terram, Chile.        [ Links ]

Publicaciones Terram. 2004. Análisis de Coyuntura Salmonicultura: "Fusiones de empresas en la industria salmonera: Concentrando al riqueza", Número 3, mes Octubre, Publicaciones Terram, Chile.        [ Links ]

Publicaciones Terram. 2004. Análisis de Coyuntura Social: "Funeral del trabajo decente",Número 20, mes Septiembre, Publicaciones Terram, Chile.        [ Links ]

Salmon Chile. 2007. "Industria y medioambiente. La Salmonicultura y su entorno". Disponible en Internet: http://www.salmonchile.cl/frontend/seccion.asp?contid=473&secid=6&secoldid=6&subsecid=141&pag=1        [ Links ]

Tapia Guerrero, Francisco. 2005. Sindicatos en el Derecho Chileno del Trabajo, Editorial LexisNexis, Chile.        [ Links ]

Ulloa, Victor. 2003. "El movimiento sindical chileno del siglo XX hasta nuestros días", Oficina Organización Internacional del Trabajo, Chile.        [ Links ]

Zambrano, Juan Carlos. 2003. "Trabajo y Sindicalismo en los nuevos tiempos", Oficina Organización Internacional del Trabajo, Chile.        [ Links ]

Zapata, Francisco. 2001. "De la democracia representativa a la democracia "protegida". Movimiento obrero y sistema político en Chile", Labouragain Publications.        [ Links ]

Artículo recibido el 30 de marzo de 2007. Aceptado por el Comité Editorial el 18 de julio de 2007.

Los autores agradecen la colaboración, comentarios y sugerencias realizados los distinguidos pares evaluadores anónimos.

1 Ambos ratificados con fecha 01 de Febrero de 1999 y Promulgados mediante Decreto 227 del 17 de Febrero de 1999. Publicados en el Diario Oficial el 12 de Mayo de 1999.

2 Gobierno de Chile, Tendencias Sindicales: análisis de una década, Dirección del Trabajo, Santiago, 1999.

3 En Chile la sindicalización campesina fue tardía, implantándose a mediados de la década de los 60, mientras que el movimiento obrero industrial y minero ya se afirmaba desde principios de siglo XIX. Lo mismo ocurre con la sindicalización de los empleados públicos, que aún sigue estando impedida por ley para constituir sindicatos, aunque en la práctica se organicen con el nombre de "Asociaciones de Funcionarios" a partir del año 1994.

4 Estas se encuentran organizadas en Sindicatos de trabajadores independientes.

5 Sin embargo, esta tasa de participación dista mucho de llegar a los niveles de incorporación femenina de los países desarrollados y aún del promedio de participación laboral femenina de América Latina. A pesar de esto este 37,8% de participación femenina en el mercado laboral, ha sido calificado como positivo por los gobiernos de la Concertación, por cuanto inserción laboral de la mujer ha elevado sus niveles de autonomía personal y económica contribuyendo a sacar a muchos hogares de la condición de pobreza, aportando al crecimiento del país.

6 El monto de las pensiones que obtendrán las mujeres es un factor de preocupación para diversos sectores, debido a que ellas tienen mayor esperanza de vida, pero menores ingresos que los hombres y mayor número de lagunas previsionales, por lo que se puede esperar que las mujeres reciban pensiones inferiores a las de los hombres.

7 Gobierno de Chile, Formación de Dirigentas Sindicales, Sernam, Santiago,2003, p. 24

8 De hecho es en el sector industrial donde emplea una gran parte de las mujeres de ésta región como lo muestra el gráfico Nº 9.

9 El Mercurio, 13 de febrero del 2005

10 www.salmonchile.cl

11 Constituida en el mes de agosto del año 2006 en la ciudad de Ancud, como resultado de un proyecto de acuerdo firmado en la Cámara de Diputados a propósito de una sesión especial de análisis del impacto ambiental y laboral de la Industria Salmonera.

12 Para mayor información respecto de los resultados de esta instancia de diálogo se puede acceder a www.mintrab.cl

13 La Encuesta Casen 2003, indica que más del 60% de la población percibe ingresos inferiores a los $86.000. Esto significa que si bien la industria del salmón no ha repartido en forma equitativa los beneficios que esta ha obtenido a sus trabajadores.

14 Análisis de Coyuntura Salmonicultura, Salmonicultura y Trabajo: Una Relación Injusta, Publicaciones Terram, Santiago de Chile, Edición Nº 4, Noviembre 2004, p. 1.

15 De acuerdo a la investigación exploratoria realizada por la Dirección del Trabajo el bono de producción tiene estrecha relación con los volúmenes de materia prima a procesar, pero también en algunas empresas con la calidad del procesamiento. Como estrategia general, cuando la empresa requiere y busca velocidad en el proceso, como es el caso en algunos puestos específicos de trabajo, se estimula básicamente el rendimiento cuantitativo, es decir, el más alto número de unidades de producto por unidad de tiempo y el incentivo tiende a premiar la rapidez individual. Por el contrario, cuando lo que se busca es preferentemente la calidad, se estimula el buen desempeño grupal, medido según unidades de producto aceptadaso rechazadas y el incentivo en estos casos se orienta a estimular los equipos de trabajo como conjunto.