SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.34 issue2FINDING OF A “FISHTAIL” POINT IN MAGALLANES, CHILELOS CAZADORES DESPUÉS DEL HIELO author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Magallania (Punta Arenas)

On-line version ISSN 0718-2244

Magallania vol.34 no.2 Punta Arenas Nov. 2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22442006000200012 

 

MAGALLANIA, (Chile), 2006. Vol. 34(2):119-124

DOCUMENTOS INÉDITOS PARA LA HISTORIA DE MAGALLANES

 

EL FALLIDO INTENTO COLONIZADOR EN MUÑOZ GAMERO (1969-1971)

Introducción y notas por Mateo Martinic B.


INTRODUCCIÓN

El sexenio de gobierno regional en Magallanes durante 1964-70 que se corresponde con el período en que el Presidente Eduardo Frei Montalva estuvo al mando de la nación, se caracterizó, entre otros aspectos, por la preocupación manifestada en lo tocante al desequilibrio que al promediar los años de 1960 se advertía entre los centros urbanos y las zonas rurales en materia de desarrollo. En efecto, en lo que a éstas se refería, el subpoblamiento y el infradesarrollo en diferentes aspectos reflejaban a su vez el grado de abandono en el que las mismas se encontraban desde mucho tiempo antes, debido a la tradicional falta de interés de las administraciones territoriales y provinciales respecto de ellas, así como al sistema de colonización y explotación rural puesto en vigencia desde el principio del siglo XX.

Con plena conciencia de esa realidad, el gobierno regional decidió encarar esa situación a través de diferentes acciones que permitieran modificar con sentido de recuperación y progreso sociales ese fenómeno negativo, que cobraron forma durante el sexenio mencionado con el denominado Programa de Desarrollo Demográfico y de Equipamiento de Centros Rurales. Su vigencia permitió en especial la fundación de una serie de poblados a lo largo y ancho de la vertiente oriental de Magallanes, para afirmar y vigorizar el desenvolvimiento de los correspondientes distritos y comarcas en que los mismos se asentaban.

Precisamente, cuando invistiendo la condición titular del gobierno regional retornábamos en febrero de 1969 desde Puerto Edén, en la zona norte del Archipiélago Patagónico, luego de haber fundado la villa de ese nombre, que entre otros objetivos buscaba poner en valor el vasto distrito de la Región de Magallanes situado al occidente de la cordillera de los Andes, en plan de su integración efectiva al resto del territorio económicamente productivo y socialmente desarrollado, mediante diferentes acciones de corto y mediano plazo que hicieran posible terminar o morigerar su marginalidad y promover su desenvolvimiento con carácter progresista renovador, el destructor Serrano, de la Armada de Chile, que nos conducía recaló a nuestro pedido en Puerto Ramírez, costa occidental de la península Muñoz Gamero. La razón de ello estuvo en el interés de hacer una apreciación personal sobre las características del sector para ver la posibilidad de radicar un núcleo de colonización en terrenos fiscales disponibles e iniciar de ese modo la producción económica de ese distrito situado en las fronteras del ecúmene.

Puerto Ramírez había sido el centro de una antigua y fracasada empresa colonizadora en 1899, intentada por Cruz Daniel Ramírez, un esforzado aunque infortunado empresario, con la erección de edificios e instalaciones, y la introducción de ganado mayor para dar forma a un establecimiento de crianza. Tan practicable se estimaba por entonces la actividad económica en el lugar, que el Supremo Gobierno determinó por esa misma época fundar una población estable en dicho punto, situado además ventajosamente sobre la ruta de navegación de los vapores mercantes entre Punta Arenas, Puerto Montt y otros lugares de la costa central de Chile, y viceversa, propósito que sin embargo nunca llegó a materializarse.

La precaria calidad pastoril de los terrenos por razón de lo húmedo del ambiente, con suelos pantanosos y escasos en pastos adecuados e insuficientes para la alimentación del ganado, hicieron que la explotación de Ramírez deviniera un fracaso, forzándolo al abandono del lugar. Allí, entonces, al cabo de un tiempo indeterminado pero breve sólo quedaron construcciones diversas, corrales y un muelle como testimonio de un esfuerzo poblador infructuoso, del que únicamente se conservaría el nombre del pionero en la localidad que fuera el teatro de su fallida experiencia colonizadora. Con posterioridad se habría intentado alguna forma de explotación pastoril sobre la que apenas hay referencia, igualmente concluida sin fruto.

No obstante se tenía noción de lo allí acontecido, la buena apariencia del lugar, con terrenos costeros planos, al parecer pastosos y el hecho de encontrarse en una zona geográfica de pluviometría intermedia entre Puerto Natales, al oriente, y Evangelistas, al occidente, nos condujeron a pensar en la posibilidad de intentar un nuevo emprendimiento colonizador, ahora con mayores recursos y una mejor potencial asistencia para los eventuales pobladores. Encomendamos así la responsabilidad del proyecto al Gobernador de Última Esperanza, Roberto Trincado, que viajaba en nuestra compañía y que participaba de la idea, quien se empeñó en el asunto, interesando a algunas personas, varios de ellos muchachos animosos, para instalarse como colonos, brindándoles los medios y facilidades para el objeto y comprometiendo el apoyo gubernativo en su fase inicial de establecimiento. Poco supimos entonces acerca del curso del proyecto, que suponía un desafío no fácil de enfrentar exitosamente, pero más tarde, pasado 1970, nos enteramos de su fracaso, sin que fuera posible conseguir detalles acerca de lo acontecido.

Así las cosas este intento habría pasado a la historia, virtualmente ignorado en sus detalles, como uno más en el registro de fracasos para colonizar o extender las fronteras del ecúmene, de no haber mediado la circunstancia de ser un alumno nuestro en la cátedra de Historia Regional de Magallanes (Carrera de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales, Universidad de Magallanes), hijo de uno de los protagonistas, quien nos contó de su participación en el suceso. A nuestro requerimiento y por su intermedio, su padre, señor Alfredo Contreras Osorio, accedió a escribir sus recuerdos con una memoria breve sobre lo acontecido.

Este es el documento inédito que se da a conocer bajo el título de “Península Muñoz Gamero”, y que ilustra con algún detalle lo que fuera ese emprendimiento infructuoso, debidamente apostillado con algunas notas complementarias para una mejor y más completa inteligencia de los lectores. En el texto del documento, en cuanto a estilo de redacción, se ha respetado en general la forma adoptada por el informante, con sólo algunas rectificaciones en la ortografía y la sintaxis.

Conozcamos, pues, de fuente directa lo que sucedió con el segundo intento histórico de poblar y colonizar en Puerto Ramírez, península Muñoz Gamero (Provincia de Última Esperanza), devenido al fin un fracaso, pese al entusiasmo y esfuerzo de sus protagonistas, por obra del rigor de la naturaleza comarcana, de la incomprensión y dilaciones de la burocracia administrativa, y de la ausencia de una planificación previa que justificara el gasto y el tiempo empleados en el proyecto, sin fruto alguno.

PENÍNSULA MUÑOZ GAMERO

A raíz de los problemas limítrofes con Argentina el Gobierno Chileno de los años 1966-1970 del D. C. Presidente Eduardo Frei Montalba, confirmar asentamiento humano en las regiones Australes, siendo Intendente de la Provincia de Magallanes el Sr. Mateo Martinic, se crearon los pueblos de: Villa Dorotea, Puerto Edén, Onaisin, Villa Tehuelches, Villa O’Higgins, Cacique Mulato, Villa Renovales. También se le dio más importancia a Puerto Williams, Puerto Eugenia y Puerto Toro. En general la isla Navarino e islas Lennox, Picton y Nueva1.

Se hizo en Puerto Natales un estudio de factibilidad de colonizar la gran Península Muñoz Gamero2.

Siendo Gobernador de Puerto Natales el Sr. Roberto Trincado en una conversación con egresados de la Escuela Agropecuaria Las Mercedes nos ofreció formar una cooperativa de cinco personas con el fin de colonizar la Península Muñoz Gamero3.

Luego de confirmar los dineros en las cámaras conversé con el Padre Esio Brunelli, por la compra de 176 vacas preñadas, animales estos acostumbrados a vivir en zonas de turbas4. Finalmente se compraron dichos vacunos, con estos dineros la Congregación Salesiana terminó el Edificio del actual Colegio Salesiano.

Para semana Santa de fines de 1970 (fines de marzo a comienzo de abril) viajamos en la pequeña embarcación de Don Pocho Mayorga llevando consigo las 2 casas prefabricadas que se hacían en esos años y víveres suficientes para uno año, también viajó L. M. Carmen del Sr. Oyarzún5.

Viajamos en la embarcación: Alfredo Contreras, Floridor Haro y Pedro Millapel, se quedó en Natales por el traslado de los vacunos Juan Hipólito Barrientos y un baqueano don Manuel Alarcón Pérez (Q.E.P.D.) los que afines de abril llevaron los animales en el buque de la Armada la Barcaza Elicura que hizo dos viajes.

Nuestra ubicación en la Península era un puerto natural de una belleza increíble denominado Puerto Ramírez, lugar en donde se encontraba un buque Pontón, en donde se acumulaba carbón que abastecía a los buques de dicho combustible6.

Puerto Ramírez se ubica frente a la Punta Sur de la Isla Larga, hacia el oeste hay varios faros en el canal Smith y hacia el sur se encuentra la Punta Contreras y a media hora de viaje se encuentra la entrada norte al Paso Shoal, cementerio de barcos. Hacia el este como a 15 kms. Aproximadamente se encuentra el volcán Burney, que estuvo en actividad en 19207. La arena de Puerto Ramírez es de piedra pómez y se encuentran vetas bien importantes de magnetita o fierrillos.

Sin darnos cuenta ubicamos las casas a escasos metros de un cementerio, probablemente kawéskar o alacalufe de 12 ó 15 personas entre grandes y chicos. Este cementerio se encuentra dentro del bosque muy escondido a orilla de playa. En la playa encontramos una cruz de una persona fallecida por los años 1892 llamada Eutaquio Falley8.

Levantamos las casas más o menos en un mes de trabajo, terminamos completamente las dos casas.

Los cinco toros Hereford que llevamos fueron de los que se traían por avión desde California9, fueron los únicos animales que lograron sobrevivir en esas condiciones extremas de alimentación puesto que no existen en la Península ni un metro cuadrado de tierra formada ni de pasto alimenticio, solamente hay a orilla de playa un elimus arenarium en poca cantidad y el resto es 90% turba, musgo y helechos. La turba mide 2,5 mts. de profundidad con un subsuelo arenoso, lo que hizo imposible que puedan vivir los caballos que se llevaron, fueron cinco y murieron al mes de estar en la Península10.

La caída pluviométrica es muy abundante calculamos alrededor de 5000 mm. cúbicos anuales muy similares a Puerto Edén11. El clima es marítimo no muy helado, pero muy húmedo y vientos fuertes.

El 24 de junio a las 20 horas nos tocó vivir un temblor que calculamos grado 7 puesto que nos cerró las puertas, cayeron las cosas de la estufa, mesa y estantes, se nos cortó la antena receptora y nos corrió las camas de 20 a 25 cms. De la pared, el mar se retiró en forma extraordinaria, para volver con olas muy grandes que llegó hasta las casas que se encontraban de 6 a 7 mts. sobre el nivel del mar; luego sobrevino una tormenta eléctrica espantosa que duró toda la noche. A raíz de eso tuvimos un incendio muy grande en el galpón habilitado como secadero de leña, en donde teníamos acumulado también combustible. Como a las cinco de la madrugada tuvimos una réplica igual que la anterior. El incendio lo apagamos con agua de mar con baldes12.

Los temblores pero de menos intensidad continuaron hasta casi fin de año. Solamente eran perceptibles estimamos grado 1 a 2.

Según don Reinaldo Caro y Alberto su hijo que nos visitaba por tener trabajadores cortando ciprés en la zona13, nos dice que la noche del 24 de junio vio un fogonazo en el volcán. Don Reinaldo nos había dicho que hacían 50 años ese volcán estuvo en erupción; aquello debe haber sido así por la gran cantidad de rocas volcánicas y piedras pómez que existen en el lugar, que incluso el Gobernador de Natales, trajo muestras de aquello.

Existen aguas termales en los faldeos del volcán. Gran cantidad de pirita y cuarzo incluso cristalizados hacia el sur de Puerto Ramírez por la costa más menos una hora de camino se encuentra otro cementerio indígena de 4 ó 5 personas y más al sur se encuentra una sepultura muy bien cuidada inclusive con velas encendidas casi permanentemente de un grumete de la Baquedano seguramente los marinos que cruzan por la zona se encargan de aquello, lo extraño es la sepultura en ese lugar o bien solamente es un recuerdo de alguien que lo quería mucho.

En el mes de agosto recibimos la visita del buque de la Armada Colo-Colo, a quienes les di a conocer nuestra precaria situación con respecto a la mortandad de animales a consecuencia de la falta de alimentos y empantanamiento en las turbas. No hubo respuestas ni ayuda14.

Los animales al no encontrar pasto nutritivo se metían en la turba en donde había pasto, turba, junco y junquillo muy poco nutritivo.

A mediados de julio comenzó la mortandad de animales criollos, inclusive un toro hereford, que prácticamente se perdieron en la turba, quedando solamente la parte superior fuera de la misma.

Cuando viajaron hacia la Península nuestros socios estaban en Natales, Pedro Millapel e Hipólito Barrientos que eran casados, logré viajar con la misma embarcación a Puerto Natales y de ahí a Punta Arenas. Desgraciadamente en este tiempo fueron las elecciones presidenciales ganando Salvador Allende y por consiguiente la Unidad Popular, de este modo el proyecto de colonización prácticamente no tuvo ningún respaldo. En conversación con el gerente de finanzas de INDAP Sr. Horacio Castro para nuestra salida del sector en forma rápida no dio resultado, puesto que dicho señor nos dijo que no nos sacaba de allí hasta que muriera el último animal. Como yo no estuve de acuerdo, puesto que pensaba colonizar la Península Staines me obligó a renunciar al proyecto.

De este modo siguieron los otros cuatro socios por un año más, logrando sacar luego de múltiples intentos solamente 80 vacunos que se dejaron en custodia en INDAP en la isla Focus15.

Las situaciones vividas en la Península en cuanto a sacrificios, soledad, escasez de víveres y de todas cosas necesarias para el sustento y vivir fueron muy difíciles, puesto que no teníamos ninguna comunicación con Puerto Natales y en aquellos años ni siquiera los pescadores trabajaban por esos sectores e iban solamente a robarnos vacunos por lo que teníamos que correrlos a balazos, de todas maneras lograban su objetivo, lo que supe muchos años después16.

En el campo en donde estaban los animales no había cercos, solamente un atajo de ciprés que hicimos en el sur entre el borde costero y un barranco más o menos de un kilómetro.

En el mes de agosto y aprovechando las bajas mareas construimos un muelle como de 6’ mts. de largo con ciprés.

También construimos una balsa de ciprés y tambores para poder acopiar de este modo leña que se encontraba más lejos.

Hicimos inspecciones periódicas en el campo asignado lo que nos llevó a perdernos en varias oportunidades hasta por doce horas.

Por la balsa fabricada prácticamente nos salvamos de milagro, puesto que se volcó con nosotros arriba y sin saber nadar, Millapel salvó a casi todos.

En octubre enviaron bote con motor fuera de borda de acuerdo a lo conversado con mis ex compañeros que fue de gran utilidad puesto que anteriormente todo lo hacíamos a pie.

Al ir cambiando los animales de lugar en los meses de junio-julio-agosto llegaron a encontrarse prácticamente a diez horas de camino por la costa en busca de alimentos. En septiembre ya los teníamos en la Poza de Muñoz Gamero, que es una pequeña entrada de mar que forma una laguna interior. Inclusive tuve que cruzar el estrecho volteando un árbol para poderlo cruzar y de este modo salvar vacas enterradas al otro lado.

Como se puede ver los riesgos de vida eran muy serios.

La condonación de deudas se logró en el Congreso gracias a don Alfredo Lorca que era el Presidente de la Cámara y del diputado don Tolentino Pérez de la comisión de finanzas17.

Después de lograda la condonación de deudas, los jóvenes trabajamos en Argentina y el Sr. Alarcón volvió a su trabajo habitual de campesino.

Al intentar trabajo en algún organismo del Estado INDAP, CORA, SAG me decían que como deudor del Estado no podía postular.

Como para corroborar la falta de apoyo de la U. P., Hipólito Barrientos me contó después que estuvieron esperando el retiro de los animales dos meses, durmiendo a toda intemperie con una lona y sacos de dormir prácticamente sin víveres, comiendo lo que podían recoger en la playa, mariscos y algún pescado que lograban pescar, si no es por el apoyo de Don Juan Caro (Q.E.P.D.) que viajaba a esos lugares para pescar en la poza antes descrita, quince días antes de ser rescatados por la Barcaza Elicura habrían fallecido por inanición.

Como podrá comprender el esfuerzo, sacrificio, riesgo de vida, peligros y aventuras que se dieron en esa colonización para los jóvenes de escasos veinte años no han sido jamás conocidos por autoridad regional alguna puesto que nunca se dieron las condiciones ni el interés de conocerse, donde cuatro jóvenes y un adulto arriesgaron todo su futuro por un ideal, que si hubiesen sido apoyados en su oportunidad por políticos bien intencionados otro hubiese sido el resultado. A Dios gracias pudimos salir con vida y en casos como el mío después de estar trabajando veinte años en la República Argentina. Hoy en día trabajamos los cuatro en Puerto Natales, en diferentes actividades, don Manuel falleció el año 200318.

Con lo antes expuesto solamente pedimos comprensión que algún día nuestro esfuerzo y sacrificio sea bien valorado a pesar de que nuestro futuro como Técnicos Agrícolas primeramente egresados de la Escuela Agropecuaria Las Mercedes se perdió para siempre19.

Alfredo Contreras Osorio

 

1 La motivación de estas fundaciones ha sido explicada en la presentación que antecede. La controversia limítrofe entre Chile y la República Argentina (caso de las islas del sur del canal Beagle) no fue un factor tenido en consideración especial para la elaboración de la política de gobierno a que se hace referencia, excepto para el caso referido al distrito meridional de la Tierra del Fuego.

2 La península Muñoz Gamero (antigua Tierra del Rey Guillermo IV que comprendía la actual isla Riesco, hasta que en 1904 se descubrió el canal Gajardo que las separa), es una prolongación de la tierra continental de la Patagonia, a la que está unida por un istmo corto a cuya formación concurren las aguas del fiordo Obstrucción, por el norte, y las del mar de Skyring, por el oriente. De forma irregular, se subdivide en varias penínsulas menores que se desprenden de un cuerpo central. Entre sus características fisiográficas cabe mencionar el Gran Campo Nevado, de hielo permanente, en la parte interior meridional y el monte (volcán) Burney en la septentrional, separados por el lago Muñoz Gamero revelado por la fotografía aérea en 1945. De costas generalmente abruptas, aunque con algunos sectores litorales planos hacia el norte y noroeste, por ellas merodearon desde tiempo inmemorial los aborígenes kawéskar.

3 La Escuela Agropecuaria “Las Mercedes” fue fundada en 1960 por la Congregación Salesiana y establecida en las cercanías de Porvenir, Tierra del Fuego, para la formación de técnicos agrícola-ganaderos. Alcanzó un elevado prestigio docente y sus alumnos procedieron desde distintas localidades de Magallanes. Se mantuvo en actividad hasta pasada la mitad de los años de 1970.

4 La Congregación Salesiana recibió del Fisco hacia fines de los años de 1950 dos predios: un lote de terrenos esteparios con aptitud pastoril para hacer posible el funcionamiento de la Escuela Agropecuaria “Las Mercedes”, y otro, de carácter forestal, situado hacia el sur de Puerto Natales, en el paraje conocido como Chorrillo Santo, zona del lago Pinto, para un objetivo docente semejante, aunque orientado de preferencia hacia la economía maderera y la crianza de ganado vacuno, que nunca se materializó. Allí únicamente se estableció una explotación pecuaria para la satisfacción de las necesidades económicas de la mencionada entidad religiosa, sitio en donde los colonos adquirieron la mayor parte de sus animales.

5 Hacia 1965 ó 1966 la Corporación de la Vivienda diseñó y licitó la construcción de un tipo sencillo y económico de vivienda a dos aguas, de madera recubierta por zinc en paredes y techumbre, de 36 metros cuadrados de superficie, con el que se satisfizo parte de la demanda habitacional regional, modelo que se hizo muy popular. A esta clase de vivienda corresponde la mención del informante.

6 En la sección occidental de la península Muñoz Gamero se abre la bahía homónima, en cuya parte norte está Puerto Ramírez, contiguo al cual está el puerto que lleva el mismo nombre de la bahía principal. En éste la Armada de Chile estacionó un antiguo velero inglés, el ex–Country of Puebles, después nombrado Pontón Fiscal N°3, en calidad de depósito flotante de carbón para el abastecimiento de las unidades dependientes del Apostadero Naval de Magallanes. Puesto a cargo de un suboficial, el mismo ejerció por años una autoridad jurisdiccional menor (Alcaldía de Mar).

7 En realidad la última erupción comprobada de este volcán, antes de la que se da cuenta en el documento que se transcribe, se registró hacia 1910.

8 Aunque la presencia de tumbas era conocida desde largo tiempo antes para nutrieros y pescadores, el primer registro sistemático lo hizo Dennos Chevallay en junio del año 2000. Se constató la existencia de dos conjuntos de sepulturas, uno en la costa de Puerto Ramírez y de antigua data, donde se hallaron huellas de tres tumbas, una de ellas de 1922 correspondiente al grumete Humberto Saavedra, de la Armada Nacional, y las otras inidentificables. Al parecer, según los datos del informante Contreras, para 1970 había evidencias de otras tumbas muy antiguas en el sector de Puerto Ramírez, no conocido más tarde por Chevallay. El segundo conjunto de tres sepulturas es más moderno, pues data de principios de los años de 1960 y corresponde a restos de trabajadores (buzos) de la empresa conservera Camelio que se ahogaron en las cercanías.

9 La introducción de ganado ovino de raza Hereford la inició en Magallanes la Ganadera Tierra del Fuego S. A. hacia 1964-65 y que resultó exitosa. Tanto fue así que como consecuencia la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) decidió importar más animales desde los Estados Unidos de América durante los años siguientes para fomentar la crianza de ganado mayor, en especial en los campos de Última Esperanza. A estos animales corresponde la mención hecha por el informante.

10 Las condiciones de suelo en el área occidental de Magallanes han sido muy bien descritas por Edmundo Pisano, botánico del Instituto de la Patagonia en los años de 1970 y 1980. La excesiva humedad ambiente ha imposibilitado el establecimiento de pastos en una densidad semejante a la que se da en otros distritos más orientales de la zona continental de Patagonia. Es así que nueve décimas partes del suelo del sector archipielágico occidental están conformadas comúnmente por especies de sphagnum y otras no aprovechables para la alimentación animal, plantas que en conjunto con restos vegetales fósiles definen la formación conocida como turba o turbera. De tal modo, contrariando cualquier impresión previa de un observador llevado por la apariencia vegetal, el ganado carece prácticamente de pastos.

11 No hay registros pluviométricos para el sector de Puerto Ramírez, pero los antecedentes generales de que se dispone para la gran zona occidental lo sitúan entre las isoyetas de 2.000 y 3.000 mm. anuales.

12 Esta información es muy interesante. La actividad sísmica, así como la volcánica son excepcionales en Magallanes, en especial la segunda, pues los conos activos están situados en zonas aisladas o remotas y despobladas, por tanto de difícil registro. Entre ellos está el monte Burney, en el que se observó una erupción en 1910. Además del dato del movimiento sísmico de gran fuerza sobre el que da cuenta Contreras, la referencia al retiro del mar y su retorno devastador -tsunami- sería la primera que se conoce históricamente para Magallanes, hasta donde sabemos. No deja de ser curiosa, por otra parte, la incidencia del movimiento sísmico con la erupción volcánica del Burney constatada en la misma noche del 24, como se menciona más adelante, y con la tormenta eléctrica. Este es, por tanto, un antecedente que debería interesar a los especialistas (vulcanólogos y geólogos). Es del caso agregar que se revisaron las ediciones del diario “La Prensa Austral” de Punta Arenas entre los días 25 y 30 de junio de 1970, no encontrándose referencia alguna al fenómeno. Por fin cabe señalar que la zona de Puerto Ramírez está situada a unos 50/60 kilómetros de la falla geológica que transcurre paralela al curso occidental del estrecho de Magallanes, a la que se ha atribuido una actividad tectónica.

13 Los hermanos Lindor y Reinaldo Caro fueron de los primeros colonos que se instalaron, hacia 1920, en los sectores septentrionales de la península Muñoz Gamero conocidos como Ancón Sin Salida y fiordo Poca Esperanza, donde mantuvieron por más de cuarenta años una actividad criadora de vacunos, no obstante que precaria, combinada con la extracción de madera y la corta de ciprés para postes de alambrado, productos todos que se comercializaban en Puerto Natales.

14 Al parecer las autoridades locales se encontraban por entonces más preocupadas por la próxima elección presidencial (4 de setiembre de 1970), tenida por entonces como crucial para el destino de la República.

15 La isla Focus, de unas 600 hectáreas de superficie, se ubica en el golfo Almirante Montt, a la vista de Puerto Natales.

16 El abigeato es una práctica delictiva de antigua data en Última Esperanza, en particular en las zonas marginales del ecúmene, y tradicionalmente se ha sindicado a los nutrieros y pescadores como ladrones de ganado.

17 Ambos parlamentarios pertenecían al Partido Demócrata Cristiano que había gobernado el país entre 1964 y 1970 y se caracterizaron por su espíritu de servicio. Pérez, asimismo, había sido el primer Gobernador de Última Esperanza durante la administración del Presidente Frei.

18 En la época de que se trata, como desde mucho tiempo antes, bien en forma temporal o definitiva, fue cosa común la emigración de trabajadores chilenos hacia suelo argentino en procura de ocupaciones que o no se encontraban en el país o, si las había, eran insuficientemente remuneradas.

19 Precisamente una de las causas del cierre definitivo de este establecimiento estuvo en el difícil mercado de trabajo para sus técnicos egresados.