SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número34¿MODERNIDAD HOLOCAUSTO?Espectros de luz: Tecnologías visuales en la literatura latinoamericana índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Alpha (Osorno)

versão On-line ISSN 0718-2201

Alpha  no.34 Osorno jul. 2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22012012000100015 

ALPHA Nº 34 - Julio 2012 (227-228)

RESEÑA

Mario LEVRERO. La novela luminosa. Barcelona: Mondadori, 2008, 567 pp.


Una obra muy original esta novela póstuma del autor uruguayo (1940-2004). Consiste en un diario extenso y en la novela luminosa propiamente dicho. El narrador sexagenario (al igual del autor) ha obtenido una beca de la fundación John Simon Guggenheim, que le permite dedicarse a su quehacer literario durante un año sin tener que preocuparse por su subsistencia. Así escribe una entrada en este diario cada día, desde agosto de 2000 hasta agosto de 2001, revelando su vida de todos los días, sus preocupaciones, sus sueños, sus fobias. La estructura de los temas es circular. Como en un tiovivo los diferentes caballitos surgen, desaparecen y vuelven a aparecer. Los “caballitos” más destacados son el estado de salud del narrador y las medicinas que toma, sus lecturas ––admira sobre todo a Rosa Chacel a pesar de la mala calidad (según él) de sus libros––, su adicción a la computadora y a los juegos en ella, la pornografía en internet, la observación de animales (palomas, hormigas, avispas, arañas), sus comidas monótonas (guisos y milanesas), su fabricación de yogures… De interés especial son sus relaciones con mujeres. Hay que decir que no es un don Juan clásico, al contrario, es más bien un hombre tímido. Después del fracaso de su matrimonio vive solo y tiene relaciones con varias mujeres, que señala con letras o abreviaturas, p.e. “Chl” que fue su amante, pero que le acompaña a través de las páginas del libro como su compañera fiel y que se ocupa de su bienestar, la altiva y bella “G”, que él no ha podido conquistar, la puta (o más bien prostituta) bondadosa “H”, que le confiere algo de calor sentimental al lado de sus servicios pagados, o la muchacha “Q”, que no quería quitarse “un enorme crucifijo, con Cristo y todo, que llevaba colgando del cuello” (535) a la hora de esto, porque para ella, después de todo, Dios era el dios del amor.

Todos los detalles de la vida del narrador se juntan en una imagen general de la vida como algo monótono, aburrido, insulso, este tipo de vida, que Meursault, el héroe de la novela “El extranjero” de Albert Camus podría haber llevado, si hubiera llegado a ser viejo.

Es comprensible que uno que otro lector se salte algunas páginas para llegar más rápidamente a la novela luminosa, que por su estilo (¡qué maravilla p.e.los pasajes de autoironía!) y sobre todo por las ideas tratadas en ella, forma un claro contraste con el diario y puede considerarse como un texto cumbre en la literature hispanoamericana al principio del siglo XXI. Las visiones oníricas de viajes simbólicos en omnibus y trenes (capítulo tercero - cuarto) como metáforas de la vida por cierto salen de la pluma de un gran maestro, también las imágenes de un racimo de uvas (Cfr. 520) o de un abismo (Cfr. 521), que abren horizontes hacia un más allá, del que hoy en día no se suele hablar en una sociedad, que el narrador considera como culpable de todos sus males y de su locura (Cfr. 517). La novela luminosa termina con un capítulo entitulado “Primera comunión”, que aprofundiza las experiencias transcendentales de una manera mística a través de la intervención del personaje Candido, un sacerdote y compañero de ajedrez del narrador.

En síntesis: una aportación muy importante a la novelistica hispanoamericana de hoy. ¡Qué pena que el autor no pudo disfrutar del éxito de su obra!

Ewald Weitzdörfer

Zwanzigerstr. 34, 87435 Kempten (Alemania)
weitzd@web.de