SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.33 número47Morales, José Ricardo: Teatro: "Colón a Toda Costa o el Arte de Marear" y "Edipo Reina o la Planificación". (Universidad Andrés Bello, Red Internacional del Libro, Santiago de Chile, 2000. Estudio preliminar de Eduardo Godoy Gallardo)Varios: El Quijote entre todos (Aache Ediciones, Guadalajara/ Toledo 1999, I Tomo: 340 páginas; II Tomo 458 páginas) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.33 n.47 Valparaíso  2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342000000100017 

Revista Signos 2000, 33(47), 188-190

Nállim, Carlos Orlando: Cervantes en las letras argentinas. (Academia Argentina de Letras, Serie Estudios Académicos, vol. XXXV, Buenos Aires, 1998).

 

Eduardo Godoy Gallardo


 

La huella cervantina se ha dejado sentir en autores y literaturas de diversas lenguas y nacionalidades, mostrando así su tremenda riqueza, tanto en lo temático como en lo técnico. Su influencia ha llegado hasta nuestras tierras, desde México hasta las fronteras del Cono Sur.

Acaba de aparecer un texto importante en el sentido que apuntamos y que genera estas líneas: se trata de Cervantes en las letras argentinas, de que es autor el conocido hispanista y cervantista Carlos Orlando Nállim, catedrático perteneciente a la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina, y miembro de la Academia Argentina de Letras. El selecto recorrido por autores y obras seleccionados por el ensayista certifica la riqueza cervantina anclada en tierras argentinas.

Los tres primero capítulos (pp. 25-80) se estructuran en torno a la relación Cervantes-Borges. Los textos borgianos para establecer tal vinculación son "Un soldado de Urbina", "Parábola de Cervantes y de Quijote" y "Sueña Alonso Quijano".

En el primero (pp. 25-42), el profesor Nállim revisa una serie de circunstancias vitales del autor del Quijote bajo el nombre de Cervantes a la velada luz de un soneto de Borges, teniendo a la vista el soneto de Borges mencionado (incluido en El otro, el mismo, 1964); en el segundo, Cervantes y don Quijote en una parábola de Borges (pp. 43-63), toma como punto de partida el texto borgismo Parábola de Cervantes y de Quijote (incluido en El hacedor, 1960) y determina una serie de alusiones literarias, geográficas y vivenciales encontrables en el texto cervantino, y en el tercero, Borges y Cervantes, don Quijote y Alonso Quijano (pp. 65-80) tiene su referente al poema de Borges Sueña Alonso Quijano (incluido en El oro de los tigres, 1972).

Sabias observaciones, comentarios y deducciones caracterizan estos tres ensayos del profesor Nállim. Con ellas nos adentramos en aspectos relevantes para desentrañar el sentido último del texto cervantino: la importancia de algunos lugares (Esquivias, por ejemplo) , sus vicisitudes laborales y su deseo de venir a América, sus experiencias militares, la presencia de Ariosto, su conocimiento y relación con la Mancha y sus habitantes, la presencia de la muerte y su desenlace fatal, la transformación de un mundo real en poético, la relación íntima entre autor y personajes: El hidalgo fue un sueño de Cervantes/ y don Quijote un sueño del Hidalgo/ El doble sueño los confunde.../

Respecto a este último punto, el profesor Nállim cita el ensayo de Jorge Luis Borges, Análisis del último capítulo del Quijote (Revista de la Universidad de Buenos Aires, quinta época, año 1, número 1, 1956) en que Borges se refiere al simbolismo que encarna el sueño del personaje cervantino y que enmarca su vivir como don Quijote y como Alonso Quijano: "Cervantes, sin duda, pudo haber inventado un suceso singular, pero recurrió en buena hora a algo más convincente y más misterioso: al oscuro proceso del sueño. ¿Qué nos pasa al dormir, de qué mundo desconocido regresamos al despertar? [....] Cualquier otro autor hubiera cedido a la tentación de que don Quijote muriera en su ley, combatiendo con gigantes o paladines alucinatorios, reales para él. (se ha ) reprochado a Cervantes la lucidez agónica de su héroe. A ello podemos contestar que la forma de la novela exige que don Quijote vuelva a la cordura, y también que este regreso a la cordura es más patético que morir loco. Es triste que Alonso Quijano vea en la hora de su muerte que su vida entera ha sido un error y un disparate. El sueño de Alonso Quijano cesa con la cordura y también el sueño general del libro, del que pronto despertaremos. Antes que cerremos el volumen y despertemos de ese sueño del arte, don Quijote se nos adelanta despertando él también y volviendo como nosotros a la nueva y prosaica realidad". (Citado en pp. 60-72).

Hermosas y sabias palabras de Borges para evocar ese momento final del héroe cervantino que lo hace ingresar al mundo de lo eterno.

En los siguientes seis capítulos, el profesor Nállim examina a diferentes autores y a sus respectivas obras centradas en Cervantes. El capítulo cuarto (Un apasionado divulgador del Quijote: Alberto Gerchunoff, pp. 81-96) se centra en la labor fundamentalmente periodística de Gerchunoff y en su texto La jofaina maravillosa Agenda Cervantina, publicado en 1927, en que refiere la afición cervantina del autor; el quinto, Rodolfo Ragucci ante el Quijote de Cervantes (pp. 97-109), estudia las ideas del gramático argentino expuestas en sus obras El habla de mi tierra (1931) y en Cumbres del Idioma (1938) en que se ejemplifica con la prosa cervantina; el capítulo sexto, Cervantes, escudo de Sarmiento, pp. 111-134) revisa la postura del pensador argentino sobre Cervantes; el séptimo, Entre burlas y veras, Alberdi evoca a don Quijote, (pp. 135- 151) entrega la visión de Juan Bautista Alberdi de un imaginario don Quijote en la Patagonia a través de Peregrinación de Luz del Día o Viajes y aventuras de la Verdad en el Nuevo Mundo, 1871; el poema Corro (1820) de Juan Gualberto Godoy es revisado, en cuanto la presencia de personajes y temas cervantinos, en el capítulo octavo, La vis cómica del Quijote en Juan Galberto Godoy, (pp. 153-177), en relación con lo cómico; la novela de Marco Denevi, Rosaura a las diez (1956) es considerada por Nállim en el capítulo noveno, Marco Denevi y la sin par Dulcinea, pp. 179-195, la estima como la obra en que Dulcinea anticipa su presencia en otros relatos del novelista como El precursor de Cervantes (en Parque de diversiones, 1970), Historia cómica (en Falsificasiones, 1969) y El nacimiento de Dulcinea (en El emperador de la China y otros cuentos, 1970).

Los dos últimos capítulos revisan el aporte lingüístico cervantino bajo la órbita de Angel Rosenblat en su texto La lengua del Quijote, publicado en 1971. El profesor Rosenblat estudia, revisa, medita y determina las características fundamentales de la lengua cervantina: en sus cuatro capítulos (Actitud de Cervantes ante la lengua. La Lengua literaria de Cervantes, Las "incorrecciones" del Quijote y sus Conclusiones) diríamos que no deja resquicio lingüístico sin examinar. El análisis realizado por el profesor Nállim se estructura en dos capítulos: Angel Rosenblat y la actitud de Cervantes ante la lengua (pp. 197-214) y Angel Rosenblat y la lengua literaria de Cervantes (pp. 215-235).

El profesor Nállim ha escrito once ensayos claves en torno a la obra cervantina, en cuanto influencia en algunos escritores argentinos. Con ellos demuestra el valor del Quijote en su país, además de revelarnos su profundo conocimiento de la obra clave de Cervantes. Los distintos textos revisados son expuestos con claridad y sus anotaciones son inteligentes, claras y precisas.

Una nota final. El profesor chileno Juan Uribe-Echeverría es autor de un libro básico en relación con el tema que ha generado estas líneas: Cervantes en las letras hispanoamericanas (Ediciones de la Universidad de Chile, 1949). Creemos que es un texto que debe ser revisado y puesto al día.