SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número2Brasil: dos décadas de democraciaColombia 2008: éxitos, peligros y desaciertos de la política de seguridad democrática de la administración uribe índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista de ciencia política (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-090X

Rev. cienc. polít. (Santiago) v.29 n.2 Santiago  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2009000200004 

REVISTA DE CIENCIA POLÍTICA / VOLUMEN 29 / N° 2 / 2009 / 301 - 326

 

Chile: segundo tiempo*

Chile: Half-time

 

 

ROBERT L. FUNK

Instituto de Asuntos Públicos-Universidad de Chile


RESUMEN

El artículo examina el año político chileno, ofreciendo un análisis crítico del concepto de 'segundo tiempo' autoimpuesto por la presidenta Michelle Bachelet a comienzos del 2008. Resumiendo algunas de las políticas implementadas, el trabajo cuestiona si se logró marcar una linea y dejar atrás los dos primeros y difíciles años del cuarto gobierno de la Concertación. Analizando las medidas tomadas y las encuestas de opinión pública, se encuentra que el reenfoque de las prioridades del gobierno y una complicada coyuntura externa ayudó a levantar los niveles de apoyo de la presidenta y su gobierno.

Palabras clave: Michelle Bachelet, elecciones municipales, política chilena, crisis económica.


ABSTRACT

The article examines the political year in Chile, offering a critical analysis of the concept of 'Second Period' which President Michelle Bachelet defined at the beginning of 2008. Summarising some of the policies implemented, the piece asks whether the government was able to draw a line, leaving behind the first, difficult two years of the Concertación s fourth government. Analyzing the measures taken and public opinion polls, the paper finds that a re-focussing of the government's priorities together with a complicated external environment helped to raise support for the president as well as her government.

Key words: Michelle Bachelet, local elections, Chilean politics, economic crisis.


 

I. INTRODUCCIÓN

Cuando la presidenta Michelle Bachelet anunció un cambio de gabinete en los primeros días del 2008, acudió a un término futbolístico para describir lo que estaba haciendo. La Presidenta sostuvo que estaba armando su equipo para el 'segundo tiempo' de su gobierno, intentando así demarcar una línea y dejar atrás los difíciles dos primeros años de su gestión.1 Esos dos años -el 'primer tiempo'- se habían destacado por dos crisis que impactaron fuertemente en la agenda programática del gobierno de Bachelet, y precipitaron caídas en los niveles de apoyo presidencial. Este trabajo cuestiona si el gobierno de Bachelet logró efectivamente, a través de esa primera medida del año y todos los siguientes, revertir una tendencia complicada y poco auspiciosa.

Primero se resume brevemente lo que fueron los primeros dos años del gobierno, dado que el objeto aquí es comparar el 'segundo tiempo' con el primero, y dado que la continuidad de las políticas y desafíos era algo que iba a impactar en los esfuerzos de dar vuelta la hoja. Luego, se emprende un análisis selectivo de algunos hitos y políticas del tercer año de Bachelet, en que se destacan las elecciones municipales, las relaciones con y entre los partidos políticos, la Ley de Transparencia, las relaciones con algunos países vecinos y temas coyunturales como la así llamada pildora del día después.

a. El 'primer tiempo': 2006 y 2007

La elección de Michelle Bachelet en enero de 2006 fue notable desde varios puntos de vista.2 La elección de la primera presidenta en la historia de Chile representó un hito importante en la cultura política chilena, tradicionalmente jerárquica y machista. La superación de esta barrera significó un paso significativo hacia la igualdad de género en el país, y no solamente en términos simbólicos o sicológicos (Franceschet 2006; Valenzuela y Dammert 2006; Ríos Tobar 2008). El género de la candidata de la Concertación tuvo claras implicancias electorales, pues en una contienda tan estrecha como la de 2005/2006, los altos niveles de 'solidaridad de género' fueron un factor importante en el eventual triunfo de Bachelet (Morales 2008).

Pero Michelle Bachelet simbolizaba más que simplemente su género. Su surgimiento como candidata a la presidencia fue basado en gran medida en su aparición y auge en encuestas de opinión pública durante su desempeño como ministra de Estado, de manera que su levantamiento como candidata no se realizó de la tradicional forma concertacionista. Michelle Bachelet no fue la candidata de la élite de la coalición gobernante, habiendo carecido de una larga trayectoria dentro de las bizantinas maquinarias partidistas. Bachelet, hija de un general de la Fuerza Aérea de Chile, era demasiado joven y geográficamente alejada como para actuar de protagonista en la renovación socialista. Regresando a Chile retomó sus estudios médicos y se dedicó a una carrera profesional, de manera que no fue un personaje político hasta que fuera elegida al Comité Central del Partido Socialista en 1995. El año siguiente se presentó en una fallida campaña a concejal del adinerado suburbio de Santiago, Las Condes. El magro resultado de esa elección contra el candidato de la Unión Democrática Independiente (UDI), Joaquín Lavín, no hizo más que confirmar su estatus como outsider político.

Sin embargo, los líderes de la Concertación rápidamente entendieron que el recambio que representaba Michelle Bachelet, no solamente en cuanto a género sino que en términos generacionales, le presentaba a la coalición una buena oportunidad para intentar una cuarta victoria consecutiva en una elección presidencial. El personaje político de la candidata Bachelet, y su programa electoral, se construyeron sobre la base de la imagen de recambio y renovación, ideas que se tradujeron en dos ejes de su programa de gobierno: por un lado hablaba de un 'gobierno ciudadano' y, por el otro, prometía la paridad de género en los nombramientos y que respecto a su eventual gabinete, 'nadie se repetiría el plato' (se designarían personas que no habían servido en cargos ministeriales previamente).

Ambas ambiciones eran problemáticas. Patricio Navia los ha llamado 'errores no forzados' (Navia 2007: 7). El concepto de gobierno ciudadano carecía de una definición precisa y se entendió como un esfuerzo por parte del nuevo gobierno de crear o ampliar los espacios de discusión de manera de que se pudieran presentar demandas que no habían sido recogidas anteriormente. A la vez, la idea hacía alusión a la capacidad comunicacional de la candidata, surgiendo de su natural informalidad y simpatía así como de su cercanía a la gente; un estilo de liderazgo muy distinto al de su antecesor. Sin embargo, la política de gobierno ciudadano sufrió un golpe duro e irreversible cuando miles de jóvenes manifestaron en contra del sistema educacional en mayo y junio de 2006, en un movimiento conocido como la Revolución Pingüina.3

El segundo concepto clave -el de regeneración de élites a través de recambio generacional y de género- no sufría de la misma falta de definición que el concepto de gobierno ciudadano. Las necesidades de la campaña electoral junto con la historia personal de la presidenta y sus instintos políticos, la llevaban a reconocer que si bien el país estaba dispuesto una vez más a apoyar a la Concertación en las urnas, también reclamaban por el cambio. De ahí el concepto de renovación de las élites políticas.

Pero a pesar de que esta política probablemente fue un fiel reflejo de los deseos de la ciudadanía, también le causó problemas al nuevo gobierno. Primero, porque las élites políticas tradicionales, y especialmente los partidos políticos, no desaparecieron. Y segundo, porque la irrupción del movimiento estudiantil, la débil reacción del gobierno y especialmente la del Ministro de Educación Martín Zilic resultaron en un adelantado cambio de gabinete, el primero del gobierno de Bachelet, mediante el cual se reemplazó a los ministros de Educación, Interior y Economía, manteniendo la política de paridad de género. Pero con el regreso de Belisario Velasco a la cartera de Interior, el "nadie se repite el plato" fue abandonado.

 

b. Transantiago

Tal vez uno de las aspectos que más influyó en el deseo de trazar una línea entre el primer y segundo tiempo del gobierno de Bachelet fue Transantiago, que luego de ser inaugurado el 10 de febrero de 2007 dominó la agenda política y noticiosa durante ese año. Aparte del desafío técnico y financiero que implicaba mejorar el servicio de transporte, durante 2007 Transantiago tuvo el efecto político de tensionar las relaciones entre la Presidenta Bachelet y el ex Presidente Lagos.

Si bien no se superaron completamente los problemas de diseño e implementación de la reforma del sistema de transporte público de Santiago, durante el 2008 la discusión se formuló en torno al asunto de financiamiento, que desde los primeros meses de su funcionamiento se encontró en un estado de déficit. Las discusiones parlamentarias durante el 2007, enfocadas en aumentar el aporte fiscal a Transantiago tuvo, entre otros, el efecto de profundizar divisiones políticas que llevaron a la expulsión del senador Adolfo Zaldívar del PDC, como se detalla más adelante.

 

II. EL AÑO POLÍTICO

Nunca en la historia de Chile ha gobernado una coalición política por dos décadas, y la Concertacion, que asumió el poder en marzo de 1990, es uno de los gobiernos democráticos más duraderos del mundo. No obstante -o tal vez por ello- durante el 2008 quedó en evidencia por varios flancos el desgaste político de la coalición gobernante.

a. Elecciones Municipales

En acorde con el Artículo 106 de la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades (N° 18695) se celebraron elecciones el 26 de octubre de 2008 en las 345 comunas de Chile. Estas elecciones fueron marcadas por dos aspectos novedosos. Primero, en la campaña, la Concertacion presentó candidatos a través de dos listas. Por un lado se creó una lista llamada Concertacion Democrática, que incluía el PDC y el PS y, por el otro, la Concertacion Progresista, en que participaron el PRSD y el PPD. Y, segundo, por primera vez desde el retorno a la democracia la Alianza superó a la Concertacion en el número de alcaldes. En números absolutos se eligieron 43 alcaldes más de la Alianza que de la Concertacion, entregándole a la coalición de derecha, por lo menos según los medios de comunicación, un significativo triunfo. Incluso los comentarios de algunos políticos de la Concertacion demostraron una preocupación por los resultados. El ex Presidente Ricardo Lagos declaró que 'hay que escuchar el mensaje'.4

Sin embargo, un análisis más detallado revela que en términos de porcentaje, la votación combinada que recibió la Concertacion (Concertacion Democrática más Concertacion Progresista) en la votación de alcaldes fue casi igual al de la Alianza, un 38,4% comparado con 40,6%. Lo que hace que la votación conseguida por la Concertacion fuera vista como un problema es la comparación con el voto conseguido en las municipales de 2005, cuando logró un 44,8% del voto, y que perdió alcaldías emblemáticas como Santiago, Valparaíso y Cerro Navia. Algunos alcaldes de la Alianza, como Virginia Regina to (Viña del Mar, UDI), José Ossandón (Puente Alto, RN), Jacqueline van Rysselberghe (Concepción, UDI), y Francisco de la Maza (Las Condes, UDI) aumentaron significativamente su apoyo popular, pero también lo hicieron Claudio Orrego (Peñalolén, PDC), Jaime Pavez (La Pintana, PPD) y Julio Palestro (San Miguel, PS).

A la vez, en la votación de concejales, que algunos consideran como un indicador más fino del apoyo de los partidos y sectores políticos, la Concertación mantuvo su dominación por sobre la Alianza, con un 45,2% del voto versus un 37,7%. Sin embargo, ambas coaliciones bajaron en su votación en comparación con las elecciones municipales del 2004, indicando un aumento en la votación para partidos, pactos y candidatos extra-coalicionales como Por un Chile Limpio, que obtuvo más de 7% de los concejales, y señalando un desencanto por la política y los políticos tradicionales.

Sería importante, pues, reconsiderar la narrativa convencional de que la Concertación perdió las elecciones municipales, pero a la vez notar que dos estrategias electorales -la de dos listas y la del pacto por omisión con Juntos Podemos Más- no lograron aumentar significativamente los resultados para la Concertación.5 Ni Juntos Podemos Más ni los independientes pudieron declarar la victoria tampoco. A pesar de que la prensa nacional presentó el resultado del PRI y su pacto electoral como tal, ni ese partido ni su líder Adolfo Zaldívar lograron mantener el momentum.6

No existe suficiente evidencia para sumarnos a las afirmaciones que plantean que la Concertación perdió estas elecciones frente a la Alianza, pero sin duda estos resultados son un llamado de atención hacia el conglomerado oficialista, ya que por primera vez obtuvieron menos ediles que el pacto derechista. Con todo, el pacto opositor tampoco suma un evidente mayor apoyo ciudadano, según lo que nos indican los resultados de concejales. La decisión de participar en los comicios municipales en listas separadas no tuvo un mayor impacto dentro del electorado, que a pesar de tener el doble de candidatos concertacionistas, no multiplicó de la misma manera su adhesión a este pacto.

Los resultados de las elecciones municipales, entonces, nos indican que el apoyo hacia la presidenta no es transferible a sus correligionarios que participan en elecciones locales. Los incentivos que determinan el voto en las elecciones locales parecen ser diferentes a aquellos que definen las elecciones presidenciales, sobre todo si consideramos los resultados de las elecciones a alcaldes, donde la Concertación obtiene peores resultados que el pacto opositor. Es posible que en estos comicios la gente elija a sus representantes por atributos individuales o emitan un voto de castigo hacia la presidenta, pero no ocurre lo mismo para las elecciones de cargos menores.

b. El Congreso

Si bien no se celebraron elecciones parlamentarias durante el 2008, el año resultó ser uno de bastante inestabilidad respecto a los equilibrios de poder dentro del Poder Legislativo. En diciembre de 2007 el Partido Demócrata Cristiano bajo la presidencia de Soledad Alvear llevó al senador Adolfo Zaldívar a su Tribunal Supremo, en lo que fue el acto culminante de un período de conflicto entre el senador y su propio partido (o por lo menos su directiva). Durante gran parte del 2007 el senador Zaldívar se dedicó a repetidamente provocar la ira de la mesa directiva de su partido y del resto de la Concertación, acusándolos de una 'crisis ética' y un anhelo por el poder.7 Cabe mencionar que la relación entre Zaldívar y el marido de Soledad Alvear, Gutenberg Martínez, tenía una historia de larga data, sufriendo su primer golpe en la década de 1960 cuando Martínez favorecía la Izquierda Cristiana, mientras que Zaldívar apoyaba la oposición más tradicional democratacristiana al gobierno de Salvador Allende.8

El 27 de ese mes el Tribunal Supremo decidió expulsar del partido al senador, en reacción a repetidos votos en contra de financiamiento adicional para Transantiago, a pesar de la postura oficial partidaria de apoyar dichos planes. El 8 de enero lo siguieron los así llamados 'colorines', los diputados Jaime Mulet, Eduardo Díaz, Carlos Olivares, (formando el Partido Regionalista Independiente), Alejandra Sepúlveda y Pedro Araya (como independientes). Así, la Concertación perdió la mayoría absoluta en ambas cámaras que había conseguido por primera vez desde el retorno a la democracia, complicando las perspectivas para su plan legislativo.

Zaldívar supo sacarle partido a su estatus como senador tránsfugo para llegar a la presidencia de la Cámara Alta, negociando un acuerdo entre el PRI y la Alianza en que Zaldívar reemplazaría a Eduardo Frei Ruiz-Tagle como presidente, pero después de un período de un año (la mitad del período legislativo) daría paso a un senador de la Alianza. Así, el 12 de marzo, Adolfo Zaldívar asume la presidencia del Senado, con Baldo Prokurica (RN) de vicepresidente.

En la Cámara de Diputados el año comenzó con Patricio Walker (PDC) como presidente y Marcelo Díaz (PS) como vicepresidente, pero el 13 de marzo Juan Bustos (PS) asume la presidencia, con Guillermo Ceroni (PPD) asumiendo la vicepresidencia. Sin embargo Bustos, diputado por el distrito 12, no logra terminar su período, falleciendo el 7 de agosto a causa de un cáncer hepático, siendo reemplazado por Marcelo Schilling. Francisco Encina (PS) es nombrado para reemplazar a Bustos en la presidencia de la Cámara Baja.

Cuando el 30 de septiembre fallece el diputado Pedro Salamanca (RN), su partido nombra a Lily Pérez, Secretaria General de Renovación Nacional, como su reemplazante.

A partir de estos acontecimientos, la composición de la Cámara de Diputados ha cambiado sustancialmente entre las elecciones parlamentarias de 2005 y 2008 (ver tabla 1).

En el Senado la situación fue menos dramática. Sin embargo, entre diciembre de 2007 y diciembre de 2008, dos senadores -Adolfo Zaldívar (PDC) y Alejandro Navarro (PS)-dejan de representar partidos de la Concertación, asumiendo como senadores del PRI e independiente, respectivamente. Cabe recordar que en noviembre de 2008 el senador Carlos Cantero renunció a Renovación Nacional.

En cuanto a producción legislativa, el Senado sesionó 94 veces durante el año 2008, período durante el cual se introdujeron 151 mociones a trámite, y trataron 31 acuerdos internacionales. Por su parte, la Cámara Baja sesionó 130 veces, en que se trataron 326 proyectos de ley. La Cámara de Diputados tuvo un promedio de asistencia del 92,7%, mientras que el 90% de los senadores asistieron las sesiones realizadas en esa Cámara.9

Entre las leyes más importantes aprobadas se encuentra la Ley Sobre Acceso a la Información Pública (N° 20.295), que crea el Consejo para la Transparencia. En octubre el Senado aprueba el nombramiento de Alejandro Ferreiro, Roberto Guerrero, Juan Pablo Oliendo y Raúl Urrutia a dicho Consejo. La Ley de Transparencia entraría en vigencia en abril de 2009, afirmando el principio de que toda información que posee el Estado se considera pública, a menos que por ley se le dé otro estatus, por lo que todos los chilenos tendrían el derecho de solicitar -y recibir- dicha información. Adicionalmente, esta información debe entregarse en el estado más completo posible, dentro de plazos razonables y de forma gratuita.

c. Destitución de la ministra Provoste

Uno de los casos que demuestra el débil manejo político del gobierno fue la votación que desaforó a la ministra de Educación Yasna Provoste el 16 de abril, por una votación de 20 a favor y 18 en contra.10 La ministra fue removida luego que se dieran a conocer irregularidades en el pago de subvenciones en el sistema de educación pública.11 Así, la destitución no se produjo a raíz de delitos específicos de la ministra, sino como reacción a la mala administración del Ministerio como tal.

El caso de la ministra Provoste es indicativo en varios aspectos, haciéndolo tal vez uno de los hitos más ilustrativos no solamente del gobierno de Bachelet, sino de la época. Primero, los hechos mismos revelaron la mala gestión e incluso corrupción que se ha instalado en el sector público luego de veinte años en el poder. Segundo, la reacción de Yasna Provoste a las acusaciones fue bastante típica de un gobierno que llevaba meses, si no años, en un estado de sitio, en que ceder en el argumento equivale a ceder terreno político. En este caso, el gobierno no le exigió la renuncia, y en vez de asumir sus responsabilidades políticas y entregar su renuncia, la ministra se victimizó, declarando que la estaban atacando por ser mujer, y de origen humilde e indígena.12 Luego, se auto-aisló en un centro religioso y declaró que 'Dios tampoco perdona las injusticias'.13 La doble reacción gobierno-ministra no hizo más que dejar la impresión que no se estaba tomando en serio el tema de fondo, que decía relación con malversación de fondos.

Finalmente, tal como en las votaciones de financiamiento de Transantiago, el caso Provoste demostró que las deserciones de un número reducido de parlamentarios y la resultante pérdida de la mayoría parlamentaria, si bien no implicaron en sí la descomposición de la Concertación ni implicó la instalación de un régimen semiparlamentario (como lo habían sostenido algunos observadores),14 sí agravaron la indisciplina dentro del Poder Legislativo. En lo concreto, la destitución de Yasna Provoste fue una advertencia respecto a la nueva dinámica parlamentaria, una dinámica en que la tradicional lógica de la transición -el clivaje democrático-autoritario- deja de ser destacada. Si hace diez años hubiera sido impensable que un parlamentario pro Concertación, incluso uno expulsado de su colectividad, negociara con la oposición para conseguir un beneficio personal, o para destituir a un ministro de Estado, en el 2008 hubo evidencia de que esa lógica de 'equipos' opositores dejó de existir.

d. Campaña presidencial

Si bien pareciera extremadamente temprano para tratar la carrera presidencial de 2009 cuando recién comenzaba el 'segundo tiempo', la realidad de la política chilena actual es que la competencia presidencial hoy por hoy es casi una constante. Dado que el sistema político chileno no contempla un mecanismo fijo para elegir un candidato (por ejemplo, primarias abiertas, cerradas, etc.), los precandidatos se encuentran en un proceso constante de posicionamiento ante los miembros de sus partidos y la opinión pública.

En la Alianza, mientras que aún no se oficializaba, la candidatura presidencial de Sebastián Pinera -quien había logrado pasar a la segunda vuelta en los comicios del 2005 obteniendo un 46,5%- estaba efectivamente establecida, por lo que la carrera presidencial durante el 2008 fue una que se dio entre precandidaturas de personajes de la Concertacion. A fines del 2007, Pinera obtenía un 28,1% de las preferencias, cifra que subió a un 25,4 a fines del año siguiente. Su contrincante más cercano, el ex candidato presidencial de la UDI, Joaquín Lavín, no lograba superar un 4% de apoyo en 2007 o 2008.15

Es un indicador de los problemas de renovación de liderazgos que sufre la Concertacion que los tres principales precandidatos de la coalición eran todos hombres, todos ex ministros, y que dos habían ya pasado por la Presidencia de la República. Además durante el 2008 cumplían 65 (José Miguel Insulza), 66 (Eduardo Frei Ruiz-Tagle) y 70 (Ricardo Lagos) años de edad.

La competencia más interesante se dio entre José Miguel Insulza y el ex presidente Lagos, dado que ambos provienen del mundo socialista, y que Insulza estaba radicado en Washington, desempeñándose como Secretario General de la Organización de Estados Americanos. Este hecho se transformó en constante signo de interrogación respecto a su candidatura: ¿Cuándo volvería Insulza a lanzar su candidatura? En los hechos, y a pesar de repetidas visitas al país, Insulza no logró crear el apoyo necesario en la opinión pública para lanzar una candidatura seria. De hecho, desde el 2007 al 2008, su apoyo casi no mostró movimiento, cayendo de un 4,9% a un 4,3%.16 Presionado, a fines de 2008, por su propio partido a definirse, Insulza decidió permanecer en Washington y no competir.

Por su parte, Ricardo Lagos sí demostró un leve incremento en apoyo popular durante el año, aumentando de un 9,7% a un 14,8%. Sin embargo, como ex presidente, Lagos consideraba algo indecoroso tener que someterse a una campaña interna, lo que lo dejaba como un candidato salvador al que la Concertacion podría acudir en caso de emergencia. Cuando las otras opciones no se bajaron, y cuando las cifras indicaban un tibio apoyo a su candidatura, Lagos anunció que no se presentaría.

Por esto, Eduardo Frei quedó como el candidato principal dispuesto a competir en primarias, que se fijaron para abril del 2009. Si bien a fines de 2008 las encuestas de opinión pública no señalaban un gran apoyo popular para Frei, en la primera mitad del 2009, habiéndose despejado la cancha de candidatos de la Concertacion, Frei comenzó a despegar, casi alcanzando a Sebastián Pinera.

Es notable que cuando a los encuestados se les preguntaba sobre sus preferencias, el número que contestaba 'Ninguno'o 'No sabe' superaba el apoyo que gozaba cualquiera de los candidatos, de ambas coaliciones, subiendo de un 26,7% en el 2007 a un 38,9% el año siguiente.

III. POLÍTICAS PÚBLICAS

A pesar del alto nivel de interés mediático en el caso de Yasna Provoste, una vez que la ministra fue destituida y reemplazada por Mónica Jiménez, ex rectora de la Universidad Católica de Temuco, el caso desaparece casi instantáneamente del radar de opinión pública. Esto se debió menos a una estrategia política o comunicacional por parte del Gobierno que a la casi simultánea aparición de dos hitos que desplazaron al caso Provoste de los noticiarios.

A mediados de abril el alcalde de la Región del Maule, perteneciente a Renovación Nacional, reveló que un hospital que la presidenta Michelle Bachelet había inaugurado el 29 febrero en la ciudad de Curepto aún no se encontraba en condiciones de apertura, y que los pacientes que la presidenta había visitado estaban fingiendo sus enfermedades. El caso resultó en la remoción del Intendente de la Región del Maule, Alexis Sepúlveda, y en expresiones públicas de 'indignación' por parte de la Presidenta.17

El 'engaño' de la Presidenta Bachelet en el hospital de Curepto pudo haber sido un escándalo mayor -especialmente después de que se diera a conocer la existencia de correos electrónicos entre las autoridades locales y el equipo de avanzada presidencial en que se reconocían las condiciones inadecuadas para una inauguración en la presencia de la Presidenta-18 si no se hubiera topado con el caso de Yasna Provoste.

A la vez, el 18 de abril el Tribunal Constitucional prohibió la entrega del anticonceptivo de emergencia, conocido como la "pildora del día después", como parte de la política de salud pública del país, asunto que, a diferencia de los dos anteriores, tenía la capacidad de afectar directamente a muchos más chilenos (y chilenas).

Sin embargo, el fármaco no se declaró ilegal, por lo que el fallo tuvo el efecto de permitirle acceso a aquellos con los medios para comprarlo, pero quitándoselo a los que dependían del sistema público. Esto le permitió al gobierno montar una reacción de doble filo. Por un lado, argumentó el aspecto de salud pública. La Subsecretaría de Salud Pública, Jeannette Vega, declaró que "cuando se iniciaron los programas de control de natalidad en la década del 60 teníamos un total de muertes maternas de alrededor de 300 mujeres al año, un tercio de ellas era por abortos provocados. Hoy en día tenemos tres muertes al año."19

Por el otro lado, el gobierno no dudó en llamar la atención al aspecto socialmente discriminatorio del fallo, que se interpretó como diferenciando políticas de salud reproductiva sobre la base de la clase económica y social. Esto le permitió al gobierno presentarse ante la opinión pública como el defensor de los más vulnerables, recogiendo una narrativa ya establecida por el gobierno de Michelle Bachelet a través de sus políticas previsionales, de salud, de educación parvularia, que priorizaba políticas de protección social.

a.    Reforma Previsional

En enero se aprobó, y en marzo la Presidenta Michelle Bachelet firmó la Ley N° 20.255 que estableció la reforma previsional, poniéndose en marcha en julio de 2008 una de las políticas más emblemáticas de su gobierno.20

La nueva ley concentra las pensiones solidarias en el 40% de los chilenos más pobres, subiendo en el tiempo hacia el 60%. La ley tiene como objetivo, además, beneficiar a las mujeres de menores ingresos, ofreciéndoles bonos reconociendo el aporte que han hecho mujeres que han trabajado en el hogar, desligando las pensiones de las mujeres de las de sus maridos, y facilitando la división de las pensiones en caso de divorcio. También se implementaron medidas para ayudar a que los trabajadores jóvenes puedan cotizar.

La reforma regulariza la inclusión de los trabajadores independientes en el sistema público, y establece cambios al sistema privado con el fin de regular algunas prácticas de las AFP, facilitando los retiros y transferencias, y flexibilizando las posibilidades para invertir en el exterior. A la vez se flexibilizaron las opciones para los Ahorros Previsionales Voluntarios.

b.   Transantiago

Durante el 2008 el debate político respecto al Transantiago -la polémica reforma del sistema de transporte público de Santiago- se dio menos en torno a asuntos de culpabilidad o diseño, y más en relación a cuestiones de financiamiento, partiendo a fines de 2007 por el rechazo del Senado de entregar US$ 90 milllones. Notable en esa oportunidad fueron los votos en contra de los senadores Adolfo Zaldívar, que aún pertenecía al PDC, y Fernando Flores, ex PPD. Sin embargo, los problemas de financiamiento estaban, por lo menos en parte, relacionados con diseño, como señaló el ministro de Transporte Rene Cortázar a fines de 2007, cuando dijo que los altos niveles de evasión estaban jugando en contra del diseño económico.21

Sumando pérdidas de unos US$ 30 millones mensuales, en los primeros días del 2008 la presidenta solicitó un crédito del BancoEstado por US$ 160 millones, solicitud que la oposición impugnó ante el Tribunal Constitucional. A fines de mayo esta entidad rechazó el recurso de la Alianza.

A fines de abril el Banco Interamericano de Desarrollo aprobó un préstamo adicional de US$ 400 millones, pero en junio un grupo de 16 senadores de la Alianza nuevamente acudió al Tribunal Constitucional, reclamando que el mecanismo legal utilizado por el gobierno no era el adecuado. En septiembre el Tribunal Constitucional falló a favor de la impugnación.22

Para seguir financiando el sistema de transporte, el 5 de septiembre todos los ministros se reunieron para poner en marcha un instrumento de emergencia estipulado en el Artículo 32 de la Constitución, a saber:

El Presidente de la República, con la firma de todos los Ministros de Estado, podrá decretar pagos no autorizados por ley para atender necesidades impostergables derivadas de calamidades públicas, de agresión exterior, de conmoción interna, de grave daño o peligro para la seguridad nacional o del agotamiento de los recursos destinados a mantener servicios que no puedan paralizarse sin serio perjuicio para el país. El total de los giros que se hagan con estos objetos no podrá exceder anualmente el dos por ciento (2%) del monto de los gastos que autorice la Ley de Presupuestos.

Aparte de los problemas de financiamiento, el Ministerio de Transporte continuó modificando el plan mismo, ampliando y agregando rutas, negociando con los operadores e implementando reglas para operadores que no cumplían con sus obligaciones.23Sin embargo los chilenos continuaron descontando los esfuerzos del gobierno en esta materia, evaluando, según una encuesta, que el desempeño del gobierno para mejorar los problemas de transporte público merecían una nota de 3,6.24

IV. LA COYUNTURA INTERNACIONAL

La presidenta Michelle Bachelet realizó varios viajes internacionales durante el 2008, entre los cuales se encuentran visitas a Canadá, Estados Unidos, Inglaterra y China. Los niveles de apoyo político doméstico, demostrado por encuestas de opinión pública, no reflejaban la popularidad internacional de la presidenta. En 2008 la revista estadounidense Forbes ubicó a Michelle Bachelet en el puesto 25 entre las 100 mujeres más influyentes del mundo.25

En julio se firmó un tratado de libre comercio con Australia, favoreciendo en particular al sector minero, en el cual Australia tiene importantes intereses. El acuerdo eliminó casi la totalidad de los aranceles entre los dos países, y para el año 2015 llegaría a eliminar el 100% de las tarifas.26

a. Tensiones con los vecinos

Tres fueron los puntos de tensión con países latinoamericanos durante el 2008.

El 29 de mayo fallece el General director de Carabineros de Chile, general José Alejandro Bernales, junto con su esposa y otros pasajeros chilenos y panameños, en un accidente aéreo mientras visitaban Panamá. Luego del retorno de los restos y los homenajes rendidos, comenzaron los cuestionamientos respecto el estado del helicóptero SAN-100 en que viajaba el general. Algunos informes iniciales señalaban que el gobierno de Panamá había rechazado una propuesta de una empresa israelí para mantener varios helicópteros del Servicio Aéreo Nacional. Sin embargo, el informe final sostuvo que el accidente se produjo a causa de un error humano.27 Posteriormente, el general Eduardo Gordon fue elegido para reemplazar a Bernales.

En septiembre Venezuela expulsó al director chileno de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, luego que se diera a conocer el informe "Intolerancia política y oportunidades perdidas para el progreso de los derechos humanos en Venezuela", en que ese organismo critica al gobierno del Presidente Hugo Chávez por haber "debilitado las instituciones democráticas y las garantías de derechos humanos en Venezuela".28

La postura oficialista venezolana sostuvo que la evaluación que hiciera Human Rights Watch estaba vinculada al estado de relaciones entre Estados Unidos y Venezuela, y la reciente expulsión de Caracas del embajador estadounidense. En los ojos de un diputado chavista, no era "casualidad que después de la expulsión del embajador, EE.UU. comienza a atacarnos con los dos temas centrales para descalificar al gobierno: narcotráfico y derechos humanos".29 Para el gobierno chileno, el acto venezolano en contra de un chileno fue "desproporcionado", y el subsecretario de Relaciones Exteriores, Alberto van Klaveren, pidió "explicaciones". 30 Sin embargo, la cancillería venezolana sostuvo que "no tolerará intromisión ni injerencia alguna en sus asuntos internos de parte de extranjeros".31

En noviembre se publicó un video grabado en 2006 en el cual el Comandante en Jefe del las Fuerzas Armadas del Perú, general Edwin Donayre, aparece declarando, "chileno que entra ya no sale. Y si sale, saldrá en cajón, y si no hay suficientes cajones, saldrán en bolsas de plástico".32 Las autoridades chilenas, y especialmente el ministro de Relaciones Exteriores, Alejandro Foxley, reaccionaron con indignación, pidiendo el retiro inmediato del general, que estaba ad portas de dejar su cargo. Sin embargo, la opinión pública tomó las declaraciones de Foxley como un intento de interferir en asuntos internos, cosa que le abrió espacios al presidente peruano, Alan García, a marcar una equivalencia entre las expresiones "poco felices" de Donayre, y las expresiones "poco felices de un ministro extranjero".33 Sin embargo, García se disculpó personalmente con la presidenta, negándose a la vez a destituir al general. El 4 de diciembre, con un discurso desafiante en que declaró que no se arrepentía de nada, el general Donayre pasó a retiro.

A pesar de estos puntos de tensión, la opinión pública tuvo una evaluación positiva del desempeño de la presidenta en materia de Relaciones Exteriores, y a fines del 2008 el ministro de Relaciones Exteriores, Alejandro Foxley, era el ministro mejor evaluado.34

V. LA COYUNTURA ECONÓMICA

Durante el 2008 la economía sufrió un ataque de bipolaridad, en que los problemas y desafíos a comienzos y mediados del año fueron casi los opuestos a los que se enfrentaron ad portas del 2009. El fuerte aumento en los costos de energía, y en el precio internacional del petróleo en particular, significaron que la inflación fuera la preocupación principal en materia económica durante gran parte del 2008. Sin embargo, a fines de año el precio del petróleo caía, las bolsas internacionales mostraban tendencias negativas, algunos grandes bancos estadounidenses se encontraban insolventes y la preocupación de los bancos centrales era de hacer todo lo posible -inyectar liquidez en el sistema, bajar tasas de interés- para evitar la deflación.

El año comienza en Chile con una tendencia hacia la desaceleración que había comenzado anteriormente, de manera que la tasa de crecimiento sólo alcanza a llegar a un 3,2%, 1,5% menos que el desempeño económico del año anterior.35 Esta cifra es bastante mayor a la de 0,1% que, según el Fondo Monetario Internacional, se puede esperar para 2009, en un contexto de recesión internacional.36 A la vez la tasa de desocupación de 7,8% mostró un leve aumento de 0,3% en comparación con el año 2007.37 Contrastando estas cifras con el índice de Precios al Consumidor, que llegó a un 8,7% en 2008, se demuestran algunas señales del bajo rendimiento de la economía nacional.38

Este complicado escenario económico fue el que enfrentaba el Ministro de Hacienda a mediados de 2008, cuando el precio del cobre aún permanecía elevado, y así también la tasa de inflación, de modo que la mayoría de las voces políticas velaban por un recorte en el gasto fiscal.39 Sin embargo, Chile terminó el año con un superávit fiscal de 5,2% del PIB.40

a. Crisis

Mientras las primeras olas de la crisis financiera internacional se hacían sentir, los chilenos se sentían protegidos de los efectos más agudos. En julio, el ministro de Hacienda, Andrés Velasco, declaró que "Quiero ser claro y tajante. En la economía internacional hay una crisis, en la economía chilena, no la hay, ni la va a haber". El ministro basó su evaluación predictiva en el hecho que Chile no tenía los déficits que había sufrido en épocas anteriores, por lo que estaban bien sentadas las bases para enfrentar la situación económica internacional.41 Algo habrá influido un concepto que circulaba por la prensa internacional conocido como 'decoupling', postulando que la interconectividad de las economías globales era de tal magnitud que ninguna crisis en un país individual, incluyendo una tan vital como la de los Estados Unidos, iba a tener mayores efectos en la actividad económica mundial. Los problemas estadounidenses, se pensaba, eran domésticos, se relacionaban con sus problemas financieros y regulatorios y en la sobrevaloración en su mercado inmobiliario. En otras palabras, en vez de consolidar el poder estadounidense, la globalización había hecho todo lo contrario.

Por un lado, para Chile el argumento pareciera tener alguna validez. China se pelea con Estados Unidos para ocupar el lugar número uno como destino de exportaciones chilenas. La rerregulación que el mercado financiero estadounidense tendrá que implementar se experimentó en Chile en la década de los 80, de modo que la industria bancaria no se expuso a una lógica de sobredeuda y (por la misma razón) el mercado inmobiliario doméstico no vivió un 'boom' similar al de Estados Unidos.

Sin embargo, contra la tesis de 'decoupling', la integración económica internacional significa que las economías mundiales no solamente están ligadas una a la otra, sino que directa e indirectamente a Estados Unidos.

Y segundo, si bien las cifras fundamentales de la economía chilena eran alentadoras, la estructura de la economía chilena es tal que tarde o temprano le iba a afectar una recesión mundial. La caída del dólar en relación al peso chileno de casi un 20% tendría un efecto probable en las exportaciones, como también la reducción en las tasas de crecimiento en China. En efecto, durante el 2008 el precio del cobre en los mercados internacionales cayó casi por la mitad, de US$ 3,20 a US$ 1,39 la libra, en parte por la desaceleración de la economía mundial y de China en particular, cuyo producto interno bruto cayó de 13% en 2007 a 9% en 2008, y que junto con Estados Unidos representan los dos mayores destinatarios de las exportaciones nacionales.42 Las exportaciones chilenas a Estados Unidos disminuyeron un 8,4% en comparación con 2007, mientras que las exportaciones a Asia también registraron una caída de un 2,9%.43

A pesar de las declaraciones de Andrés Velasco a mitad de año, después de la crisis de la bolsa el ministro anunció un paquete para contrarrestar los efectos de la crisis. En su mayoría, el paquete de US$ 850 millones consistía de medidas para disponer de créditos para las PYMEs y el sector exportador. En noviembre se anunció un paquete adicional de US$ 1.150 millones, nuevamente facilitando créditos a través de CORFO y el BancoEstado, pero a la vez destinando fondos para apoyar a la clase media, enfatizando el sector vivienda.

Velasco, que durante gran parte del gobierno de Bachelet había sido criticado por tener poca habilidad política y por ser demasiado conservador y poco imaginativo en el gasto público, se transformó en el ministro mejor evaluado del gobierno, subiendo de un nivel de aprobación de 31,4% en agosto a 46,1% a fines de 2008. En los primeros meses de 2009 la aprobación del Ministro de Hacienda continuaba su ascenso.44

VI. EVALUACIÓN DE GOBIERNO

Durante los primeros meses de su gobierno, la aprobación a la Presidenta Michelle Bachelet alcanzó niveles muy elevados. Sin embargo, luego de la Revolución Pingüina, la presidenta sufrió una caída en los niveles de aprobación, y el año siguiente la implementación de Transantiago precipitó un período extendido con una tendencia a la baja. A pesar de un leve repunte a fines de 2007, el deseo de declarar un 'segundo tiempo' se debía en parte a ese difícil año. Sin embargo, durante gran parte de 2008 los niveles de aprobación se mantuvieron en un rango de 40-46%, hasta que en septiembre comienzan a repuntar, aumento que continuó en los primeres meses de 2009, cuando la aprobación de la presidenta superó el 60%.

Contrastando estos resultados con el ambiente político del país, no se nota ningún cambio significativo que justificara el cambio en las tendencias de aprobación. Pero, a fines del 2008, casi exactamente al mismo tiempo que los niveles de aprobación de Bachelet comenzaron a subir, irrumpe en el escenario internacional un shock en las bolsas globales y una crisis financiera internacional. Es notable que junto con el repunte en aprobación presidencial, subieran dramáticamente el porcentaje de ciudadanos que consideraban que la presidenta tenía las cualidades para manejar una crisis y, como se ha señalado anteriormente, aumentan también los niveles de aprobación del ministro de Hacienda Andrés Velasco.45

Aunque también experimentó un repunte en la segunda mitad del año, la aprobación del gobierno ha sido consistentemente menor que la de la presidenta.46 Esto se puede explicar, por lo menos en parte, por las actitudes de los chilenos respecto los partidos políticos. La diferencia de 12,6% entre la aprobación que registró la Presidenta Bachelet (52,7%) y la de su gobierno (40,1%) a fines del 2008, y las cualidades positivas que los votantes le atribuyen a la presidenta, contrastan dramáticamente con lo que se puede identificar en cuanto a las opiniones acerca de los partidos políticos. Si bien los encuestados parecen confiar en la presidenta, creen que los partidos políticos no la apoyan en el momento de llevar a cabo una agenda de reformas.47 Esta opinión negativa de los partidos se aplica a todos los sectores, con la Concertación y la Alianza registrando bajísimos niveles de aprobación (26,8% y 20,4%, respectivamente).48 Es notable que a pesar de la pésima evaluación de la coalición oficialista, la oposición no logró capturar el apoyo de los desafectados, registrando aún peores niveles de aprobación.

Aunque nunca es aconsejable llegar a conclusiones causales, la paradoja del aumento en los niveles de aprobación en el contexto de un escenario económico cada vez más complicado merece más estudio, particularmente en vista de la amplia literatura sobre 'pocketbook voting', es decir, la relación entre aprobación y desempeño económico. Sin embargo, existen algunas variables dentro de este fenómeno. La relación entre el entorno económico y apoyo presidencial no es igual en una encuesta de desempeño, que en el momento de votación (voto de castigo), en que pueden entrar muchas otras variables como la credibilidad de los candidatos y la incertidumbre acerca de sus promesas políticas (Harrington 1993). A la vez, existe un debate de cuan egoísta es el votante; si la evaluación se basa en la condición personal o la condición general de la economía nacional (Kinder 1981; Sigelmen, Sigelman y Bullock 1991). Pero, a modo de hipótesis, es posible que la narrativa de protección social que surgió como línea conductora en el gobierno de Bachelet, especialmente una vez dejada de lado la narrativa de gobierno ciudadano, haya tenido un impacto positivo en las evaluaciones, tanto egoístas como sociotrópicas de los chilenos.

VII. CONCLUSIÓN

Resumiendo algunos de los hitos principales de lo que fue el 2008 en Chile y para el gobierno de Michelle Bachelet, este trabajo pareciera tener una visión bastante crítica. El primer tiempo de la Presidenta Bachelet -sus primeros dos años- estuvo dedicado a encontrar un camino a través del cual se pudieran implementar algunas de las políticas e ideas emblemáticas de su campaña mientras se hacía cargo de algunos de los problemas heredados del gobierno anterior. Es probable que la capacidad de enfrentar estos problemas fuera afectada negativamente por las mismas políticas emblemáticas que la presidenta hubiera querido que fueran el sello de sus años en el poder. Es probable que dado el sistema político chileno, ni un primer tiempo de dos años ni los cuatro años enteros que durará este gobierno son suficientes para lograr el tipo de renovación de la cultura política que implicaban el 'gobierno ciudadano' y 'nadie se repite el plato'.

Sin embargo, en la medida que avanzó el segundo tiempo, comenzaron a aparecer señales -brotes- de un cambio no menor en el desempeño del gobierno y en la reacción de la ciudadanía a aquello. A pesar de un escenario partidario complicado, con una coalición demostrando claras señales de desgaste y agotamiento, la Concertacion ha logrado aprobar algunas políticas públicas -como la Reforma Previsional- que serán emblemáticas de este gobierno. Dado que Michelle Bachelet consideró necesario marcar una línea entre la primera mitad y la segunda mitad de su gobierno, una pregunta es si lo logrado durante el 2008 tuvo efecto en los niveles de aprobación del gobierno y de la presidenta.

Según la Encuesta Nacional de Opinión Pública de la Universidad Diego Portales,49 a fines del 2007 los niveles de aprobación de la Presidenta Michelle Bachelet alcanzaban un 40,6%, muy por debajo del 57,9% que había logrado un año antes, y un 50,3% desaprobaba su gestión. Un año más tarde, los niveles de aprobación suben a un 52,7%, y niveles de desaprobación bajan a un 37,9%. Cabe mencionar que en ambos años la diferencia en el apoyo que recibió la presidenta de mujeres y hombre no es significativo. En cuanto a la aprobación del desempeño del gobierno, ésta sube de un 31,7% a fines del 2007 a un 40,1% en 2008.

En este sentido, 2008 fue un año positivo para la presidenta y para su gobierno. Pareciera que efectivamente logró dar vuelta la hoja y revertir el momento que los tenía jugando a la defensiva durante los primeros dos años. Pero las encuestas de opinión pública son un instrumento para medir el éxito de un gobierno, mas no el único. Quedará pendiente para el 2009 ver si el cuarto gobierno de la Concertacion ha resultado ser el último, si después de 20 años en el poder la Concertacion le entrega la banda presidencial a un presidente de la oposición.

Sin embargo, también se pueden contrastar los resultados con lo que fueron los compromisos, implícitos y explícitos, de la campaña presidencial. Aquí las conclusiones pueden ser más mixtas. Por una parte, las nobles y elevadas promesas de un gobierno ciudadano, de renovación de élites y de paridad de género parecen haber sido dejados de lado en la medida que desafíos más urgentes aparecieron en la agenda. Sin embargo, en su preocupación por la protección social, en su capacidad de manejar los recursos del Estado de tal manera que se pudieran financiar reformas dirigidas a los más vulnerables, el concepto de gobierno ciudadano ha tomado forma. Eso puede ser lo que se reconoce en las encuestas.

A la vez, el año 2008 fue uno de tremenda turbulencia económica, en que los problemas externos -desde el alto precio del petróleo hasta la crisis de Wall Street- tuvieron un fuerte impacto en el quehacer nacional. En momentos de tal incertidumbre, es natural que los sentimientos de vulnerabilidad y desprotección por parte de los chilenos, ya existentes hace un tiempo, se agudizaran. En este contexto, un gobierno que ha puesto un énfasis precisamente en el área de protección iba a cosechar algún beneficio. Como se ha señalado con anterioridad, lograr aquello no ha sido sólo un asunto de una coincidencia entre un entorno internacional y un discurso político, aunque la suerte y los tiempos siempre juegan un rol en la política. Ha sido, en gran medida, un asunto de gestión fiscal, de modo que si la tendencia del 2008 continúa, y si se entrega la Moneda al candidato oficialista en marzo del 2010, la Concertación sabrá a quién agradecerle.


 

NOTAS

1 http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id=%7B4d304c67-4e40-41cf-b30d-16a235d47cbc%7D accedido el 18 de enero de 2009.

2 Michelle Bachelet fue elegida en segunda vuelta el 15 de enero de 2006.

3 Los estudiantes secundarios son conocidos como 'pingüinos' por sus uniformes escolares, que consisten de camisas blancas y trajes oscuros.

4 http://www.latercera.cl/municipales/contenido/274_66858_9.shtml, accedido el 13 de febrero de 2009.

5 Juntos Podemos Más tampoco obtuvo los resultados deseados, pues bajó su número de concejales elegidos de 89 a 80.

6 Ver, por ejemplo, http://www.latercera.cl/contenido/23_66931_9.shtml, accedido el 20 de mayo de 2009.

7 http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20071013/pags/20071013011537.html>, accedido el 23 de marzo de 2008.

8 http://quepasa.cl/medio/articulo/0/0/38039290_101111581_322212003_3/00.html/ accedido el 28 de abril de 2009.

9 http://www.bcn.cl/de-que-se4iabla/balance4egislativo-2008-camara-de-diputados-senado, accedido el 29 de abril de 2009.

10 http://www.senador.cl/prontus_senado/antialone.html?page=http://www.senador.cl/prontus_senado/site/artic/20080416/pags/20080416200456.html, accedido el 23 de abril de 2009.

11 http://www.quepasa.cl/medio/articulo/0/0/3255_255243945_334883884/00.html/ accedido el 23 de abril de 2009.

12 http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20081229/pags/20081229112431.html, accedido el 23 de abril de 2009.

13 http://www.latercera.cl/contenido/22_3014_9.shtml, accedido el 23 de abril de 2009.

14 Entre otros, el senador Jaime Gazmuri (PS) cuestionó si no se estaba estableciendo un nuevo tipo de régimen político. Ver http://www.emol.com/noticias/nacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=300610 accedido el 23 de abril de 2009.

15 Encuesta Nacional de Opinión Pública UDP, http://www.icso.cl/observatorio-de-opinion-publica/encuesta-nacional-de-opinion-publica-udp, accedido el 2 de mayo de 2009.

16 Encuesta Nacional de Opinión Pública UDP, http://www.icso.cl/observatorio-de-opinion-publica/encuesta-nacional-de-opinion-publica-udp, accedido el 2 de mayo de 2009. La diferencia no es estadísticamente significativa.

17 http://www.emol.com/noticias/nacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=300797 accedido el 25 de abril de 2009.

18 http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id=%7B2095d920-8c47-4a3f-9365-e7ec66fc9ab5%7D accedido el 25 de abril de 2009.

19 http://www.redsalud.gov.cl/noticias/noticias.php?id_n=118&show=4-2008, accedido el 13 de marzo de 2008.

20 Cabe notar que esta iniciativa del gobierno nuevamente no contó con el apoyo de los parlamentarios tránsfugos, incluyendo a Fernando Flores y Adolfo Zaldívar.

21 http://www.cooperativa.cl/cortazar-no-veo-razon-para-que-el-senado-rechace-fondos-a-transantiago/prontus_nots/2007-ll-20/090556.html, accedido el 30 de marzo de 2009.

22 http://www.latercera.cl/contenido/23_46194_9.shtml, accedido el 30 de marzo de 2009.

23 http://www.transantiagoinforma.cl/showNovedadesByIdAction.do?ID=1076/ accedido el 30 de marzo de 2009.

24 Encuesta Nacional de Opinión Pública UDP 208. Ver http://www.icso.cl/observatorio-de-opinion-publica/encuesta-nacional-de-opinion-publica-udp/2008, accedido el 30 de marzo de 2009.

25 http://www.forbes.com/2008/08/27/most-powerful-women-biz-powerwomen08-cz_me_cs_0827intro.html, accedido el 28 de febrero de 2009.

26 http://asiapacifico.bcn.cl/noticias/desafios-tlc-asutralia-auscham/?searchterm=direcon/ accedido el 28 de febrero de 2009.

27 http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20090417/pags/20090417080602.html, accedido el 1 de mayo de 2009.

28 http://www.hrw.org/es/news/2008/09/17/venezuela-derechos-socavados-bajo-ch-vez, accedido el 1 de mayo de 2009.

29 http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_7624000/7624891.stm, accedido el 1 de mayo de 2009.

30 http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20080919/pags/20080919163203.htmh accedido el 1 de mayo de 2009.

31 http://www.latercera.cl/contenido/24_52749_9.shtml, accedido el 1 de mayo de 2009.

32 http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_7749000/7749448.stm, accedido el 1 de mayo de 2009.

33 http://www.lanacion.cl/prontus_noticias_v2/site/artic/20081205/pags/20081205124552.htmh accedido el 24 de abril de 2009.

34 Encuesta Nacional de Opinión Pública UDP 2008, http://www.icso.cl/observatorio-de-opinion-publica/encuesta-nacional-de-opinion-publica-udp/2008; Encuesta Evaluación Gestión del Gobierno, Adimark, diciembre 2008, enero 2009 http://www.adimark.cl, accedido el 30 de marzo de 2009.

35 Banco Central de Chile, http://www.bcentral.cl/publicaciones/estadisticas/informacion-integrada/iei13.htm, accedido el 24 de abril de 2009.

36 FMI. http://www.imf.org/external/country/CHL/index.htm, accedido el 24 de abril de 2009.

37 INE, http://www.ine.cl/canales/chile_estadistico/home.php, accedido el 24 de abril de 2009.

38 Banco Central de Chile. http://si2.bcentral.cl/Basededatoseconomicos/951_455.asp?f=A&s=IPC-B08-%FC12-M, accedido el 24 de abril de 2009.

39 http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id={b18b8dee-b9c2-47d7-aa93-1bf81087f0eb}, accedido el 24 de abril de 2009.

40 http://www.hacienda.cl/ministerio/doc/gestion_transparente/BGI_2008.pdf-2009-04-09, accedido el 24 de abril de 2009.

41 Ver en http://www.latercera.cl/contenido/26_28993_9.shtml, accedido el 24 de abril de 2009.

42 Economist Intelligence Unit. http://www.economist.com/countries/China/index.cfm; Banco Central de Chile, http://www.bcentral.cl/eng/economic-statistics/series-indicators/index_fs.htm, accedido el 24 de abril de 2009.

43 ProChile. http://www.prochile.cl/metropolitana/ver_noticia.php?IdNoticia=657 accedido el 2 de mayo de 2009.

44 Encuesta Evaluación Gestión del Gobierno Adimark, Marzo 2009, http://www.adimark.cl, accedido el 1 de mayo de 2009.

45 Encuesta Evaluación Gestión del Gobierno Adimark, marzo 2009, http://www.adimark.cl, accedido el 1 de mayo de 2009. Durante los primeros meses del 2009 una hija del ministro Velasco sufre un accidente y queda internada por varios días en una clínica de la capital. El episodio resultó en una 'humanización' del ministro de Hacienda, que hasta ese momento había sido visto como muy 'académico' y no muy cercano a la gente.

46 Encuesta Evaluación Gestión del Gobierno Adimark, marzo 2009, http://www.adimark.cl, accedido el 1 de mayo de 2009.

47 Cuarta Encuesta Nacional de Opinión Pública 2008, Universidad Diego Portales, http://www.icso.cl/observatorio-de-opinion-publica/encuesta-nacional-de-opinion-publica-udp.

48 Cuarta Encuesta Nacional de Opinión Pública 2008, Universidad Diego Portales, http://www.icso.cl/observatorio-de-opinion-publica/encuesta-nacional-de-opinion-publica-udp.

49 Las encuestas están disponibles en http://www.icso.cl/observatorio-de-opinion-publica/encuesta-nacional-de-opinion-publica-udp.

 

REFERENCIAS

Franceschet, Susan. 2006. "El triunfo de Bachelet y el ascenso político de las mujeres". Nueva Sociedad 202:13-22.         [ Links ]

Harrington, Jr., Joseph E. 1993. "Economic Policy, Economic Performance, and Elections". The American Economic Review 83 (1): 27-42.         [ Links ]

Kinder, Donald R. 1981. Presidents, Prosperity, and Public Opinion. The Public Opinion Quarterly 45 (1): 1-21.         [ Links ]

Morales Quiroga, Mauricio. 2008. "La primera mujer presidenta de Chile: ¿Qué explicó el triunfo de Michelle Bachelet en las elecciones de 2005-2006?". Latin American Research Review 43 (1): 7-32.         [ Links ]

Navia, Patricio. 2007. "¿Qué le pasó a Bachelet?". Nueva Sociedad 212:4-14. Ríos Tobar, Marcela. 2008. "Seizing a Window of Opportunity: The Election of President Bachelet in Chile". Politics & Gender 4 (3): 509-519.         [ Links ]         [ Links ]

Sehnbruch, Kirsten. 2006. "The Chilean Presidential Elections of 2005-2006: More Continuity than Change". Center for Latin American Studies Working Papers N° 16, University of California at Berkeley.         [ Links ]

Sigelman, Lee, Carol K. Sigelman y David Bullock. 1991. "Reconsidering Pocketbook Voting: An Experimental Approach". Political Behavior 13 (2): 129-149.         [ Links ]

Valenzuela, Arturo and Lucia Dammert. 2006. "Problems of Success in Chile", journal of Democracy 17 (4): 65-79.        [ Links ]

 

ANEXO I

Anexo I: Acronismos

PDC: Partido Demócrata Cristiano

PPD: Partido por la Democracia

PS: Partido Socialista

PRSD: Partido Radical Social Demócrata

RN: Renovación Nacional

UDI: Unión Demócrata Independiente

 

 

 

 

Robert Funk es Subdirector Académico del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile. Es Doctor en ciencia política de la London School of Economics and Political Science, y anteriormente obtuvo un Master en la misma universidad, luego de haber obtenido un BA en Ciencia Política en la University of Toronto, en Canadá. Especialista en política comparada, sus áreas de investigación han sido la democratización, el aprendizaje político, las élites y los partidos políticos.
[E-mail: rofunk@uchile.cl]

*Este artículo es parte de un proyecto de investigación que aparecerá en Silvia Borzutzky y Gregory Weeks, eds.: The Bachelet Government, University Press of Florida, a publicarse en 2010. Agradezco a Juan Andrés Medel y José Saldaña por su colaboración y a los evaluadores anónimos por los comentarios a las versiones preliminares del texto. Cualquier error u omisión, por supuesto, es de exclusiva responsabilidad del autor.