SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 número3Estabilidad de Pigmentos en Frutas Sometidas a Tratamiento con Energía de MicroondasIntegración Óptima en el Sistema de Reciclado de Aguas en Procesos Papeleros índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Información tecnológica

versión On-line ISSN 0718-0764

Inf. tecnol. v.15 n.3 La Serena  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-07642004000300010 

 

Información Tecnológica-Vol. 15 N° 3-2004, págs.: 67-70

ALIMENTOS

Curva de Degradación del Plaguicida Imazalil en Frutos Maduros de Pomelos durante el Almacenamiento en Frio

Imazalil Pesticide Degradation Curve in Mature Grapefruit During LongTerm Storage

 

M.G. Bovi Mitre, N.R. Wierna, Z. Retamozo y M.A. Ruggeri

Univ. Nacional de Jujuy, Fac. de Ingeniería, Gorriti Nº 237, (4600) San Salvador de Jujuy-Argentina


Resumen

Se construyó experimentalmente la curva de degradación del plaguicida de postcosecha Imazalil en frutos de pomelos producidos en la Provincia de Salta (Argentina). Estos frutos fueron conservados refrigerados a 9ºC durante 35 días. Este estudio permite establecer las distintas concentraciones que los frutos contienen mientras son transportados, en condiciones de refrigeración, para su exportación a diferentes destinos internacionales. Se almacenan 100 frutos tratados con Imazalil a 9ºC. Se analizan periódicamente muestras por triplicado, cuantificando los residuos de Imazalil en las cáscaras de los pomelos, mediante la técnica de Tafuri. Los resultados muestran que después de transcurrir 34 días, la concentración de Imazalil en cáscara no supera el límite máximo de residuo reglamentado (LMR=5ppm). Se concluye que este tratamiento postcosecha permite mantener en buenas condiciones fitosanitarias la producción y llegar a destinos internacionales con bajas concentraciones de residuos.


Abstract

An experimental degradation curve for the plaguicide Imazalil was constructed for grapefruit from Salta Province(Argentina) where the fruit was stored under refigeration at 9°C for 35 days. This study allowed determination of the different concentrations of plaguicide contained by the fruit during transport, refrigeration, and exporting to various international destinations. From a sample of 100 Imazalil-treated fruits stored at 9°C, periodic analyses were made in triplicate of the grapefruit skins using the method of Tafuri. The results showed that after 34 days the concentration of Imazalil did not exceed the maximum regulation limit (LMR= 5 ppm). It is concluded that this post-harvest treatment allowed the maintenance of good phytosanitary conditions which allowed this product to reach international destinations with low concentrations of residues.

Keywords: grapefruit, post-harvest treatment, Imazalil plaguicide, degradation curve, fruit transport


 

INTRODUCCIÓN

En el noroeste de Argentina, en las provincias de Salta, Tucumán y Jujuy, existe una importante producción de cítricos. Gran parte de los mismos son exportados a países europeos. Las exigencias en la calidad de los frutos y los estrictos controles internacionales obligan a los productores a ser muy cuidadosos en el empleo de los plaguicidas, en especial de los utilizados en postcosecha.

Los límites máximos permitidos de residuos de plaguicidas son cada vez más bajos en los estados europeos, esto hace muy importante el hecho de conocer las curvas de degradación de los pares plaguicida-alimento que se usan en nuestra región, tanto desde el punto de vista económico como sanitario. De otro modo pueden surgir problemas de rechazo y desprestigio de la mercadería.

Cuando se aplica un producto fitosanitario con el fin de facilitar la conservación del vegetal, la cantidad de residuo que el mismo puede presentar después del tratamiento va a depender no sólo del tipo de plaguicida, siendo algunos más fáciles de metabolizar que otros, sino además de características como: tipo de aplicación, sustrato vegetal y tipo de almacenamiento al que es sometido el producto (Coscolla, 1993).

Los frutos cítricos tiene en su corteza gran densidad de glándulas con aceites esenciales que retienen gran parte de los plaguicidas aplicados, así como en la capa lipofílica de la piel. La degradación de los residuos de plaguicidas es más lenta en el caso de una aplicación postcosecha que en los tratamientos de campo, puesto que no tienen influencia los principales elementos de eliminación que son los factores climáticos.

Los cítricos pueden sufrir daño por frío cuando son almacenados por debajo de 12 ºC (Paull,1990). Existen tratamientos de postcosecha y métodos de acondicionamiento para mejorar el efecto de las bajas temperaturas en el almacenamiento de cítricos (Wang, 1993). La reducción de pérdidas en frutas y hortalizas después de recolectadas es importante desde el punto de vista científico y económico. No sólo desde el punto de vista científico sino también económico, parece preferible esforzarse en mejorar la conservación después de la cosecha que en perseguir un incremento en la producción, porque así se consiguen mayores beneficios de los recursos disponibles (Hulse, 1981). Con el objetivo de preservar la calidad y valor nutritivo de las frutas, se continúa investigando sobre una mejor selección de los productos en cuanto a la variedad, estado fisiológico, condiciones sanitarias, sobre la acción de los retardadores de la senescencia, y muy intensamente sobre la mejora de las condiciones en las que se lleva a cabo el almacenamiento (Artés,1995).

Como para el consumidor europeo es muy importante el aspecto exterior de la fruta y la buena conservación de la misma, es que se vienen usando para el control de podredumbres tratamientos con funguicidas de contacto.Por las severas restricciones impuestas a los productos hortícolas, ya sea por procedimientos internacionales o por límites en los residuos químicos, hay una creciente demanda en la correcta aplicación de funguicidas (Sharples,1990).

A partir de los años 60 aparecen en el mercado los bencimidazoles, de ellos, los que más se utilizan en cítricos, son el Thiabendazol y el Benomilo. Ambos son sistémicos y actúan eficazmente contra las infecciones latentes. Tienen un buen control de Penicillium pero deben combinarse con otros para evitar la aparición de resistencias Tienen un efecto positivo adicional que es la protección contra los daños por frío . Posteriormente aparecen en el mercado los imidazoles. El más empleado de ellos es el Imazalil. A su alta actividad frente a Penicillium se suma cierta acción contra Botrytis, Alternaria y Geotrichum. Por su alta especificidad contra Helminthosporium, Fusarium y Septoria es recomendado para el tratamiento de semillas de cereales. El deterioro en almacenamiento de citrus, bananas y otras frutas puede ser controlado por spray o baño en emulsión de agua o cera.

En esta investigación se escogió al Imazalil por ser un funguicida muy usado en tratamientos postcosecha en frutos de pomelos.

El tiempo de carencia está exento de requisito (CASAFE,1999). En Argentina está reglamentado su uso con LMR en cítricos de 5ppm (SENASA, 2003).

Según el Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET, 1999), la Dosis Letal 50 (LD50 ) oral aguda en rata es de 227-343 mg/Kg. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo clasifica clase II, moderadamente peligroso. Posee actividad alergénica positiva en humanos y un límite de exposición de Ingesta Diaria Admisible (IDA) de 0,03 mg/Kg. Es soluble en agua, absorbido al suelo presenta una muy baja movilidad y es difícil de degradar. La toxicidad en peces es alta, con valores de Concentración Letal 50 (CL50 ) a las 96 hs, en trucha arco iris de 1,5 mg/lt.

PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL

Material

El nombre común Imazalil, corresponde al compuesto que según I.U.P:A.C., es 1-(b aliloxi-2-4 diclorofenil) imidazole (Figura 1). Según Chemical Abstracts (C.A.) su nombre es 1- [ 2-(2,4 - diclorofenil) – 2 - (2 - propeniloxi) etil ] -1H - imidazole. Fue introducido en 1972 por la Janssen Pharmaceutica como un funguicida sistémico experimental.


br>

Fig 1 : Estructura del Imazalil (Fórmula empírica C14 H14 Cl2 N2 O (M=297,2))

El imazalil es un aceite de coloración variable de amarillenta a parda; d(23º C) = 1,2429 g/ml; presión de vapor 7x10 -8 mm Hg a 20º C. Es ligeramente soluble en agua y muy soluble en solventes orgánicos. Es químicamente estable a temperatura ambiente y en ausencia de luz, térmicamente estable hasta 285º C (Worthing, 1979).

Metodología

La fruta es impregnada por inmersión en la solución con Imazalil a una concentración de 2000 ppm (sistema bin drencher). Esta solución se prepara a partir del producto comercial con 50 % de principio activo (p.a.) y luego se procede al empapado. En este experimento, el día de la aplicación (día cero de la curva) fueron separados del bin drencher, después de haber recibido el tratamiento postcosecha, aleatoriamente 100 frutos de pomelo que se conservaron en heladera a 9° C. Con estas muestras se procedió a realizar los análisis correspondientes a los cinco (5) puntos de la curva de degradación (día 2,7,13,20 y 34. En cada caso se tomaron 100 gramos de cáscaras de pomelos, se trituraron y se procedió al análisis por triplicado.

Previamente se determinaron las características de solubilidad, composición porcentual y porcentaje de recuperación del método, análisis realizados por triplicado. Establecidas las características del patrón secundario (producto comercial) se utilizó la técnica de determinación cuantitativa de residuos de Imazalil en muestras vegetales correspondiente a Tafuri (1980).

La detección de residuos tóxicos se realizó por cromatografía líquida de alta presión (HPLC), método de Tafuri, con detección de u.v. a 202 nm. Las condiciones de HPLC fueron: columna octadecil silano (ODS) (C18); solvente, Acetonitrilo: Agua (60:40); detector UV (Lóptimo = 202 nm). Los estandars de Imazalil fueron de 10 ppm y 1 ppm.

La recuperación del método, determinada experimentalmente por triplicado es del 85 % para la cuantificación. Los valores de residuos fueron corregidos según la recuperación del método y sometidos a análisis estadístico.

RESULTADOS

Los resultados se registran en la Tabla 1 (ppm determinadas experimentalmente) y en la Tabla 2 (ppm según el análisis estadístico)

En la figura 2 se observa la representación gráfica de la degradación del par Imazalil-pomelo (Timme y Frehse, 1980) en condiciones de refrigeración a 9ºC. En las condiciones del ensayo, se detectaron siempre niveles de residuos por debajo del límite máximo permitido en Argentina.


Tabla 1: Evaluación de residuos de Imazalil en cáscara de pomelo.

Día

ppm

ppm medio

2

3,80 - 4,20 - 4,60

4,20

7

2,00 - 2,30 - 2,65

2,32

13

1,10 - 1,31 - 1,49

1,30

20

1,47 - 1,63 - 1,69

1,60

34

0,90 - 0,95 - 1,01

0,95


Tabla 2: resultados según el análisis estadístico

Día

ppm
regresión

ppm
-desviac.

ppm
+desviac.

2

3,0733

1,1852

7,9691

7

2,5125

1,1710

5,3906

13

1,9729

1,05391

3,6933

20

1,4880

0,7617

2,9070

34

0,8464

0,2536

2,8248



Fig. 2: Curva de degradación del par Imazalil-pomelo

DISCUSIÓN Y CONCLUSIÓN

El beneficio del tratamiento postcosecha está demostrado ya que inhibe el daño que pueden provocar los hongos patógenos en los frutos. Por lo tanto, los pomelos así tratados mantienen excelentes condiciones fitosanitarias hasta el final de la curva de degradación que alcanza los treinta y cinco días.

El tratamiento postcosecha utilizado sirve para que la Argentina alcance los mercados internacionales habiendo reducido las infecciones latentes sobre la superficie de los frutos e inhibido la senescencia.

Esta investigación permite concluir que, la concentración de Imazalil decae alcanzando niveles inferiores a los límites máximos de residuos reglamentados. Futuras investigaciones deben ser conducidas a fin de optimizar los tratamientos postcosecha y ver la posibilidad de disminuir la dosis de los fungicidas utilizados.

REFERENCIAS

Artés F., Review: Innovaciones en los tratamientos físicos para preservar la calidad de los productos hortofrutícolas en la postrecolección. Revista Española de Ciencia y Tecnología de Alimentos pp 45-64 (1995).        [ Links ]

CASAFE. Guía de productos fitosanitarios para la Republica Argentina p 635 Novena edición (1999).        [ Links ]

Coscolla, R. Residuos de plaguicidas en alimentos vegetales pp 167-168 Ed. Mundi prensa (1993).        [ Links ]

Hulse, J. Investigación sobre los sistemas post-cosecha en los países en desarrollo. Re. Agro.. Tecnol. Aliment. 21, pp 311-321 (1981)        [ Links ]

IRET - Manual de Plaguicidas - Guía para América Central, 2a. Edición pag. 216. Ed. Euna (1999).        [ Links ]

Paull, R. Chilling injury of crops of tropical and subtropical origen. Inchilling. Injury of horticultural crops. pp 18-36 Ed. Wang, C. Boca Raton (1990).        [ Links ]

Sharples, R. Future directions for horticultural postharvest news inform Vol.3, pp 191-194 (1990).        [ Links ]

SENASA, Servicio nacional de sanidad y Calidad Agroalimentaria Res. Nº 256/03.        [ Links ]

Tafuri, F..; Determination of thiabendazole residues in fruits by high-performance liquid chomatography and their confirmation after p-Nitrobenzye dervative formation 28, 1150-1153 Journal Agricultural Food Chemical (1980).        [ Links ]

Timme, G.; Frehse, H. Statistical interpretation and graphic representation of the degradational behaviour of pesticide residues Pflanzenschutz-Nachrichten Bayer, 33, 47-60 (1980).        [ Links ]

Wang, C. Approaches to reduce chilling injury of fruits and vegetables Horticultural Rev. 15, 63-95 (1993).        [ Links ]

Worthing Charles R., The Pesticide Manual - A world Compendium - The British Crop. Protection Council, 6a th. Edition, pp. 302(1979)        [ Links ]