SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número499ESCRITURA, IMAGEN Y POLÍTICA EN DOS POETAS ARGENTINAS: ALFONSINA STORNI Y ALICIA GENOVESEEL PARTIDO NACIONAL EN CHILE: SU ROL EN EL CONFLICTO POLÍTICO (1966-1973) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Atenea (Concepción)

versión On-line ISSN 0718-0462

Atenea (Concepc.)  n.499 Concepción  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-04622009000100009 

Atenea N° 499- I Sem. 2009: 149-156

 

ARTICULOS

 

TENTACIÓN, AGONÍA Y MUERTE EN “IDEALISMOS” DE CLEMENTE PALMA*


TEMPTATION, AGONY AND DEATH IN “IDEALISMOS” BY CLEMENTE PALMA

 

Gonzalo Cea Monsalves
Magíster en Literaturas Hispánicas, Universidad de Concepción, Concepción, Chile. Email:gcea@udec.cl


RESUMEN

Este artículo esboza una aproximación al amor tirano a propósito del cuento “Idealismos” de Clemente Palma. En él los personajes sufren la tentación y la agonía ante el deseo de someterse a los placeres sexuales. Debido a ello, deben suprimir sus conductas ante el temor de alcanzar el placer y perder el deseo y la pasión. Junto con esto se manifiesta una pugna entre la lujuria y la castidad como rasgos imposibles de fusionar. Luty es una joven casta que sucumbe ante la experiencia amatoria que su novio ejerce en ella. Sobre este sometimiento afectivo se avecina otro: uno carnal, ante lo cual el novio decide sacrificar la vida de su amada para no someterla al Mal transparentado en lujuria. De esta forma, se abre un espacio para el sadomasoquismo, la represión y el Mal.

Palabras clave: Amor, muerte, mal, tentación, agonía, lujuria, castidad, transgresión.


ABSTRACT

This article sketches an approximation to tyrannical love in relation to the story “Idealismos” by Clemente Palma. In this story, the characters suffer temptation and agony when faced with the desire to succumb to sexual pleasures. Due to this, they must suppress their conducts, fearful of reaching pleasure and losing desire and passion. Along with this dilemma, there is a struggle between lust and chastity as features impossible to fuse together. Luty is a young woman who succumbs to the amatory experience that her fiancé exercises on her person. With this affective submission comes another one: the carnal, before which the fiancé decides to sacrifice the life of his beloved so as not to submit her to the Evil that is apparent in lust. In this manner, a space is opened up for sadomasochism, repression and Evil.

Keywords: Love, death, evil, temptation, agony, lust, chastity, transgression.




“IDEALISMOS”1 es un cuento publicado en 1904 en el libro titulado Cuentos malévolos del escritor peruano Clemente Palma. En este corpus de relatos lo esencial es la presencia del Mal como centro conductor de las acciones de los personajes. De este modo es posible encontrar diversas exploraciones del Mal, ya sea a través de discursos heréticos, violencia corporal y/o sexual. En el texto “Idealismos” se manifiesta un proceso de destrucción y vejación corporal, través de un personaje que se deleita con el proceso de agonía y muerte de la amada:


Cuentos malévolos.
Portada primera edición,
Barcelona, 1904.

No hay temor de que mi Luty se salve. Se muere, se muere. Apenas tienen fuerzas sus grandes ojos azules para mirarme y absorber la matadora influencia de mi amor. Luty, con mis caricias apasionadas, con mis frases de amor tóxico, se estremece; y cada emoción de Luty es un salto que da la muerte hacia ella (Palma, 2006: 186).


El relato es iniciado por un narrador extradiegético que encuentra un diario de vida. En él se relata en su parte final un drama extraño a los ojos de este personaje:

Una noche encontré en un asiento de un coche de ferrocarril un cuadernillo de cuero de Rusia, que contenía un diario. En las páginas finales estaba consignado el extraño drama, que transcribo con toda fidelidad (Palma, 2006: 183).

Este narrador dice que transcribirá fielmente el drama hallado, ya que no quiere intervenir ni manifestar su subjetividad en torno al tema del drama. Esto inmediatamente anticipa la presencia de una historia, al menos, controvertida, de la que el narrador no quiere se partícipe, pero que desea, de todos modos, difundir. El drama transcrito inicia del siguiente modo:

Estoy contentísimo: mi buena Luty se muere. Luty que era hasta hace poco una muchacha rozagante, alegre y que ofrecía vivir mucho. ¡Quién la reconocería hoy en esta jovencita, delgada y nerviosa! ¡Cuán hermosos eran sus grandes ojos azules y su amplia cabellera de color champaña! Mi novia se muere y afirman los sabios que ello es debido a la doble acción de una aguda neurastenia2 y de una clorosis3 invencible (Palma, 2006: 183).

Lo insólito se destaca dentro de este fragmento del cuento que nos presenta a dos personajes. Primero Luty, de quien sabemos que está gravemente enferma, al borde de la muerte, y segundo, al protagonista que es el novio de la enferma. Tenemos a dos enamorados de los cuales uno desfallece irremediablemente; lo lógico sería que el otro sufriera por la agonía de la amada, sin embargo, el protagonista disfruta y se alegra con el sufrimiento de su novia, señalando estar contentísimo ante su enfermedad.


Cuentos malévolos.
Portada segunda edición,
París, 1912.

Durante el transcurso del relato, el protagonista nos mostrará, paulatinamente, las razones del deterioro de Luty y revelará que él es el artífice de su decadencia. Luego de presentarnos a su amada enferma, el protagonista expone que ella es conciente de que él es el causante de su muerte y que, pese a ello, la joven no le guarda rencor:

Me pareció comprender su pensamiento: “No olvides, amigo mío, de poner en mi ataúd pensamientos y gardenias, esas flores amadas que yo he colocado tantas veces en tu pecho; no olvides, amigo mío, mientras los que velen mi cadáver dormiten rendidos por el cansancio y el dolor, no olvides el darme un beso muy largo y apretado en los pálidos y rígidos labios”. ¡Pobre amada mía! Se moría sin guardarme rencor, y sin embargo, era yo quien la mataba; yo, que la adoraba (Palma, 2006: 183-184).

En este fragmento se puede observar que Luty desea el amor constante de su novio y que no le guarda rencor porque sólo piensa en el amor que los une. Luty ama a su novio y espera que éste la siga amando más allá de la muerte. En efecto, le pide que en su lecho de muerte la bese largamente. La causa de la enfermedad de Luty es desconocida para los lectores, sólo se nos revela que quien incrementa los suplicios es su novio. Sin embargo, en el fragmento se deja ver parcialmente que el amor tiene un rol importante en las dolencias de la joven. En el relato se nos detalla que Luty en su adolescencia conoce a su prometido del que se enamora perdidamente y, cual relación sadomasoquista, su novio ejerce un poder tremendo en la voluntad de la niña:

Cuando comenzaba Luty la adolescencia le hablé de amor. ¡Pobre nerviosa! El primer amor fue penetrando paulatinamente hasta lo más profundo de su ser. La gestación de su alma, el modelado de su corazón y de su cerebro se realizó conforme a mi deseo, formé su alma como quise, en su corazón no dejé que se desarrollaran sino sentimientos determinados, y su cerebro no tuvo sino las ideas que me plugo. ¡Oh!, ¡no sé qué prestigio tan diabólico, qué cohibimiento tan absoluto, qué influencia tan poderosa llegué a ejercer y ejerzo aún sobre Luty! (Palma, 2006: 184).


En el fragmento se destaca lo mencionado anteriormente en el sentido del sometimiento que tiene la adolescente frente a los deseos de su novio. Él, producto de la juventud de la niña enfrentada a la aparente experiencia amatoria del hombre, ha moldeado a su voluntad el carácter inocente de Luty, siendo su primer amor y el artífice de sus sentimientos. Estamos en presencia de una relación de poder ejercida por el novio que domina el carácter y los sentimientos de una niña. Se puede señalar, producto de los hechos, que la adolescente está sometida a la voluntad de otro. La sexología contemporánea, en su intento por definir y clasificar las distintas parafilias existentes, señala que existe una consistente en un voluntario sometimiento
al dolor para la obtención del placer sexual, conocida como masoquismo sexual, y otra vinculada a la obtención de placer a partir del sufrimiento y sometimiento ajeno, denominada sadismo sexual. En el relato existen dos personajes, uno de ellos domina al otro y se alegra de la decadencia física que aproxima a la muerte al otro; Luty no siente rencor y se entrega a la enfermedad, aceptando que su novio la domine:

Era tan grande la sugestión que obraba mi alma sobre la suya, que podía hacer llorar a Luty como a una chiquilla o enfurecerla, hacerla gozar las mayores delicias ideales o mortificarla con las más horribles torturas y casi sin necesitar hablarla (Palma, 2006: 184).

En primer término, podríamos señalar que, si ella acepta este sometimiento y él lo detenta, estamos en presencia de una relación sadomasoquista. Sin embargo, la alegría del personaje no se relaciona con un placer sexual presente o materializado, sino ante una posible liberación frente a una eventual perversión de la inocencia de Luty. En el transcurso del relato, el protagonista señala que es muy fuerte el dominio que ejerce sobre el alma inocente de su amada, entiende que es presa y esclava de su voluntad. Ante esto, el novio reconoce que podría hacer muchas otras cosas con la joven, incluso
someterla a otra prisión: a la de los placeres de la carne:

Una noche de insomnio, sentí ebullir en mi cerebro la tentación inicua, y como un escarabajo de erizadas antenas, el deseo de corromper la inocencia de mi Luty. ¡Ah maldito insomnio! Felizmente, vi con colores sombríos el derrumbe espantoso de la pureza moral de mi prometida, vi la explosión de fango salpicando la albura de incólume de su alma. Yo era el amo […], ¿para qué someterla a una nueva tiranía, ala tiranía innoble de la carne?, ¿para qué someterla a esa inicua autocracia, en la que el dogal acaba a la postre por estrangular el cuello del mismo tirano? […] Más de una vez sentí, en las agitaciones del insomnio, las impulsiones malvadas de mis instintos… (Palma, 2006: 185).

El hombre es conciente de que puede llevar a Luty a realizar todo lo que el quiera en términos de acciones sexuales, sabe que puede someterla ahora a lo carnal, corromper su inocencia, por lo que presume que terminaría destruyendo la integridad física y moral de la amada. Quizás se anticipa a una posible y concreta parafilia. El novio presiente que si se amanceba con Luty, por ser el primer amor, la llevaría a la destrucción total, en donde el sadomasoquismo sexual sería completo. Es más, el narrador resume su presión carnal por medio del excesivo uso de eufemismos para referirse a una posible cópula con Luty, de esta forma el mismo se reprime y reniega de una condición casi inevitable. El hombre entiende que es necesario que algo ocurra para que se produzca una distancia carnal entre ellos, antes de que ya no pueda evitar que los impulsos sexuales se materialicen en la relación. Junto con este temor, el protagonista teme que su amada deje de amarlo y que toda la ilusión de su puro y casto amor se vea menguado o, sencillamente, olvidado:

Mi deber era libertarla. ¿Cómo? Casarme con mi novia era sujetarla para siempre entre mis garras; y mi dignidad, en una violenta sublevación, rechazaba con honor ese anonadamiento del alma de Luty; esa absorción de su ser por el mío, ese nirvana de la voluntad y del pensamiento y del deseo revelados en esa sumisión incondicional, en esa fe reflexiva y confiada que había nacido entre las inocentes expansiones del amor puro y había de terminar en las ignominias carnales de la vida conyugal, en las que muere toda ilusión y todo encanto, para ceder el sitio a la amalgama de animalidad y respeto (Palma, 2006: 185-186).

El protagonista reconoce que debe liberar a su amada, pero ve en un posible enlace la concreción de otros temores: los del olvido del amor y el intercambio de esto por un simple respeto conyugal. De alguna forma el protagonista disfruta y se deleita en el deseo y en la diversidad de sensaciones
y excitaciones que la conducta sometida de Luty le infiere, pero sabe que, una vez enlazados, la tendencia de la norma conyugal es que las parejas pierdan el placer, el goce, la locura y las múltiples sensaciones involucradas en el amor pasional.

Es interesante señalar que, a pesar de que el protagonista haga constante referencia al amor puro y a la castidad de Luty, él siente el deseo de querer
vulnerar y corromper la inocencia de su prometida; es decir, frente al amor casto de Luty, el hombre representa un amor carnal, pasional y desenfrenado.

Clemente Palma nos muestra una relación en la que se cruzan dos mundos de vida imposibles o peligrosos de cruzar y fusionar: el de la castidad y el de la lujuria. Luty es toda inocencia y castidad, es una niña adolescente que conoce por primera vez el amor y sucumbe ante el hombre que es objeto de sus sentimientos. En cambio, el novio porta una sustancia peligrosa para la vida de la joven: la lascivia y la lujuria; e imagina constantemente una posible corrupción de Luty, suprime temporalmente esos deseos, pero vuelve a evocarlos, se imagina copulando con la niña y sometiéndola a perturbadoras experiencias sexuales. Sin embargo, él reconoce la transgresión y encuentra una salida, algo que puede liberarlo de la tortura sexual:

–Te amo –la decía mentalmente a mi Luty–, te amo y eres mi esclava. La mayor prueba de amor que te doy es la de romper la cadena que te une a mi ser, envileciéndote; muere, Luty mía, muere sin sufrir, muere de un modo paulatino, como por una recobración lenta e inconciente de tu dignidad moral (Palma, 2006: 186).

Luty debe morir. La muerte de la joven es la única salida y el único espacio de liberación. Además, ambos representan a dos polos que se seducen: el de la castidad y el de la lujuria; por lo que irremediablemente uno de los dos debe desaparecer, ya que la seducción implica la posesión, anulación y muerte de uno de los polos que participan en el proceso (Baudrillard, 1988: 51). De este modo la neurastenia que sufre Luty permite que los personajes se liberen a través de la muerte. Es por esto que el protagonista declara estar contento con la eventual muerte de Luty y coopera su decadencia y final:

No hay temor de que mi Luty se salve. Se muere, se muere. Apenas tienen fuerzas sus grandes ojos azules para mirarme y absorber la matadora influencia de mi amor. Luty, con mis caricias apasionadas, con mis frases de amor tóxico, se estremece; y cada emoción de Luty es un salto que da la muerte hacia ella. Bien, claro lo dijo el médico: “Evitadla emociones fuertes, que la son mortales…” (Palma, 2006:
186).

El médico ha recomendado que se suprima cualquier emoción grave porque ello aumenta el deterioro de la joven. Sin embargo, se cruzan dos razones importantes que potencian al protagonista en su afán por deteriorarla: la idea de liberarla a través de la muerte y el placer por someterla ante su voluntad. El hombre sabe que si ella se somete a los placeres de la carne morirá, mancillando su castidad. Foucault señala, en relación con esta idea y a propósito de los griegos y el acto sexual, que

los textos dan testimonio de una inquietud que alcanza a esa misma actividad, inquietud que gira alrededor de tres focos: la forma misma del acto, el costo que entraña y la muerte a la que está ligado […] la reflexión médica lo describe como un acto amenazador, por su violencia, ante el control y el dominio que conviene ejercer sobre uno mismo; como minante, por el agotamiento que provoca, de la fuerza que el individuo debe conservar y mantener, y como marca de la mortalidad del individuo…
(Foucault, 2005: 117).

Se afirma a través de Foucault que el acto sexual es un acto peligroso, es una amenaza, ya que existe un agotamiento doble: por un lado, el dolor que
persiste ante el control de los deseos y, por otro, ante la ejecución y materialización del coito. El hombre, por lo tanto, muere dos veces, tanto al censurarse y resistir como al sucumbir ante el deseo. En ese sentido el hombre quiere liberar a su novia de ese trance. Sufre ante el agotamiento por la resistencia. Por lo mismo, ve el padecimiento de su amada, pero no se interesa en mermar su sufrimiento, sino que lo incrementa a través de su amor, con el fin de liberarse del dolor y del agotamiento. De alguna forma el texto manifiesta una relación sádica entre el hombre y la joven, ya que éste –aun cuando se ampare en la idea de liberarla por amor– se mantiene incólume y feliz por el deterioro de la amada. Luty ha perdido el derecho a la vida porque su novio decide que tiene que liberarla de la corrupción sexual, a la que el mismo la someterá. El acto sexual está cristianamente marcado como una experiencia íntima, sagrada y prohibida. El hombre sabe esto y asume que debe decidir por la suerte de Luty. En “Idealismos” el protagonista impone
un destino fatal, ya que el personaje goza de una fuerza superior que le permite estar sobre su amante. Baudrillard plantea que

el “derecho a la vida” hace vibrar a todas las almas piadosas hasta que desemboca en el derecho a la muerte, donde estalla la absurdidad de todo eso. Ya que, a fin de cuentas, morir –o también vivir– es un destino, una fatalidad (feliz o desdichada), no es un derecho (Baudrillard, 1991:95).

En Luty no existe derecho a la vida ni a la muerte. El derecho sobre la muerte, en “Idealismos”, lo detenta quien detenta el poder de la seducción. Es una fatalidad para Luty (ella no elige morir), pero no lo es para su amante. Su amante detenta el poder fatal que repercute en la muerte de la joven. El
cuerpo de Luty es vulnerado y seguirá siéndolo si insiste en permanecer atada a la vida. Praz (2003) señala que existe en la literatura una recurrencia
en torno a la inseparabilidad del placer y el dolor, traducida en una belleza atormentada. Esta es la belleza de Luty, la belleza de quien sufre el dolor y el tormento frente a la dicha y del amor y las ansias de placer.

NOTAS

1 En 1913 aparece publicado en París bajo el título “Idealismo”.

2 La neurastenia, en psiquiatría, es la neurosis caracterizada por un cansancio inexplicable que aparece después de realizar un esfuerzo intelectual. También existe la queja de una sensación de debilidad y agotamiento corporal y físico tras esfuerzos mínimos. Puede cursar con tristeza, abatimiento, cansancio, temor, pérdida de memoria, insomnio, irritabilidad, dolor de cabeza, y otros.

3 La clorosis es una anemia ferropénica, llamada así por el color verdoso de la piel que afecta sobre todo a las jóvenes. Se caracteriza por alteraciones del apetito, trastornos digestivos, debilidad, amenorrea, dismenorrea, descenso pronunciado de la hemoglobina y microcitosis. Es producida por una dieta pobre en hierro.

REFERENCIAS

Baudrillard, Jean. 1988. La transparencia del mal. Barcelona: Anagrama.        [ Links ]

–––––––––. 1991. El otro por sí mismo. Barcelona: Anagrama.        [ Links ]

–––––––––. 2005. Historia de la sexualidad: 2. El uso de los placeres. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.        [ Links ]

Palma, Clemente. 2006. Narrativa completa. Vols. I y II. Lima: Fondo Educ. PUCP.        [ Links ]

Praz, Mario. 2003. La carne, la morte e il diavolo nella letteratura romantica. Milano: Sansoni.         [ Links ]


Recibido: 06.09.2007. Aprobado: 12.09.2008.

* Este artículo es una parte de la tesis para optar ala grado de Magíster en Literaturas Hispánicas, dirigida por el profesor Mario Rodríguez Fernández.