SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 número1Breve Reseña de la Enfermería Domiciliaria: Una Perspectiva de la Atención PrivadaTRABAJO ACADEMICO EN RED EN TORNO A LA TOMA DE DECISIONES EN SALUD índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Ciencia y enfermería

versión On-line ISSN 0717-9553

Cienc. enferm. v.11 n.1 Concepción jun. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-95532005000100003 

 

CIENCIA Y ENFERMERÍA XI(1): 17-24, 2005

ARTÍCULOS

 

PARADIGMAS DE INVESTIGACIÓN EN ENFERMERÍA

 PARADIGMS OF NURSING RESEARCH

 

ZAIDER TRIVIÑO V.*  y OLIVIA SANHUEZA A.**

*Alumna, Doctorado, Departamento de Enfermería, Facultad de Medicina, Universidad de Concepción, Concepción, Chile. E-mail: ztrivino@udec.cl

**Profesor Titular, Dr. en Enfermería, Departamento de Enfermería, Facultad de Medicina, Universidad de Concepción, Concepción, Chile. E-mail: sanhue@udec.cl


RESUMEN

Se analiza crítica y reflexivamente los paradigmas en investigación desde la polémica cualitativa y cuantitativa y su relación con la evolución de la investigación en enfermería. De esta manera se presentan las diferencias entre los enfoques, se identifican los problemas de investigación en enfermería en el marco de los paradigmas; finalmente se plantean alternativas y reflexiones para potenciar la investigación en enfermeria. El supuesto que subyace a través del artículo es que el paradigma cualitativo no presenta mayor frecuencia de uso en investigaciones en enfermería, debido a la deficiencia en el conocimiento de dicho enfoque y la inadecuada inclusión de ambos enfoques en el proceso enseñanza/aprendizaje desde el diseño curricular; sin embargo, se categoriza en la importancia de ambos paradigmas dependiendo del objeto de investigación y la visión del investigador.

Palabras claves: Investigación, enfermería, paradigmas, triangulación.

ABSTRACT

Paradigms in research are critically and reflexively analyzed since a qualitative and quantitative polemic point of view, and their relationship with the evolution of the nursing research, likely the differences are presented, among the focuses, the investigation problems are identified in Nursing in the framework of the paradigms; finally alternatives and reflections regarding nursing research are presented. The supposition that underlies through the article is that the qualitative paradigm does not present bigger use frequency in nursing investigations, due to the deficiency in the knowledge of this focus and the inadequate inclusion of both focuses in the process teaching/learning from the curricular design; however, it is categorized in the importance of both paradigms depending on the investigation object and the investigator’s vision.

Keywords: Research, nursing, paradigms, triangulation.


INTRODUCCIÓN

El propósito en este trabajo es realizar análisis crítico y reflexivo de los paradigmas y su relación con la investigación en enfermería. Inicialmente se aborda conceptos y generalidades sobre paradigmas y antecedentes históricos de éstos. Luego se presentan las especificidades y diferencias de los enfoques positivista cuantitativo y del sustantivista cualitativo. Se continúa con la evolución histórica de la investigación en enfermería, los paradigmas y los problemas encontrados en la investigación de enfermería, en el marco de los paradigmas, alternativas y reflexiones para potenciar la investigación en enfermería. Finalmente se presentan las conclusiones.

CONCEPTO Y GENERALIDADES SOBRE PARADIGMAS

Es necesario retomar la conceptualización sobre los paradigmas, los cuales han representado un dilema filosófico, epistemológico, ideológico y metodológico, a través de la historia en la investigación, incluida enfermería. Desde luego, este artículo se centra en la parte metodológica, para desde allí generar análisis en relación con el proceso evolutivo de la investigación en enfermería, y de esta forma identificar problemáticas actuales de la investigación en la disciplina (Glaser y Strauss, in Strauss y Corbin, 2002). Epistemológicamente, parece existir consenso que un paradigma es un conjunto de normas que definen un estilo, un método, una cosmovisión o visión desde una macroestructura que es utilizada por los subsistemas y sistemas humanos. Se define paradigma como un marco teórico-metodológico que utiliza el investigador para interpretar los fenómenos sociales en el contexto de una determinada sociedad (De Galdino, in Pinus, 2004). Polit y Hungler (2000) definen paradigma como una visión del mundo, una perspectiva general de las complejidades del mundo real, en que los paradigmas en la investigación humana a menudo van en función de la manera en que se responden a interrogantes filosóficos básicos, encontrándose entre ellos el interrogante metodológico. Pinus (2002) dice que para Khum los paradigmas son realizaciones universalmente conocidas que durante cierto tiempo proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica. Así, podemos colegir que los paradigmas ofrecen un camino para la construcción de conocimientos, con ellos se dan herramientas útiles para el abordaje de los diferentes fenómenos y su contribución al desarrollo de la ciencia. Diferenciándose por su concepción del mundo y, desde una perspectiva científica, por la relación entre la relación sujeto (investigador) y objeto (fenómeno de estudio). Son dos los principales paradigmas aceptados universalmente, el paradigma cuantitativo, lógico positivista o empírico analítico y el paradigma cualitativo, simbólico, sustantivista, interpretativo, histórico y dialéctico.

Se podría situar en la Grecia clásica el inicio de una polémica entre lo cuantitativo y lo cualitativo y a Platón y Aristóteles, desde sus visiones formalista/sustantivista, respectivamente. Aristóteles defiende una concepción precualitativa y Platón defiende una aproximación más cuantitativa (Conde, 1995, in Delgado y Gutiérrez, 1995). Ambos autores/concepciones fundaron las bases filosóficas en las que se enmarcan las perspectivas cualitativas y cuantitativas, es decir, la dualidad entre cuantitativo/formalista y cualitativo sustantivista (Conde, 1995, in Delgado y Gutiérrez, 1995). Entre los siglos XII y XIV en el occidente europeo se desarrolla un conjunto de transformaciones, socioeconómicas, ideológicas, culturales, que crean las condiciones para el nacimiento de la ciencia moderna y el paradigma científico –positivo– dominante. Aparecen las estructuras triangulares como uno de los cambios culturales, ideológicos esenciales, es decir, clases de tercer orden. El proceso de lo dual a lo triangular se da íntimamente ligado a lo social y al desarrollo (Dubby, y Le Goff, in Delgado y Gutiérrez, 1995).

Murray (in Delgado y Gutiérrez, 1995) plantea que el proceso de matematización del mundo y de la naturaleza se desarrolló, paralela al crecimiento de la burguesía y del comercio, como conjunto de condiciones sociales, lo que posibilita la transformación de las tradicionales relaciones entre lo cualitativo, de este modo lo cuantitativo matematizable pasa a ser la naturaleza primera y se percibe lo subjetivo como la naturaleza segunda. La Iglesia fue explicación para la aceptación de lo cualitativo y con la aceptación del vacío (cero) posibilitó la formalización de la matematización. La perspectiva cualitativa va a ser progresivamente inscrita, a la luz de este paradigma científico, formalizable, matematizable, dominante, como una perspectiva no científica, no rigurosa y subjetiva mientras que, por el contrario, la perspectiva cuantitativa va a ser progresivamente proclamada como la única científica (Conde, 1995, in Delgado y Gutiérrez, 1995).

Ya la modernidad, siglo XIX, Newton, que en sus orígenes había encontrado un mundo cualitativo, llegaba a la posteridad con un mundo puramente cuantitativo y matemático que sustituía la concreción del mundo físico por fórmulas matemáticas (Kline, 1985).

El positivismo es una manera de concebir la ciencia, el cual se identifica con la verdad demostrada a través de hechos empíricamente verificables. Los hechos eran objeto de ciencia, los valores considerados como expresiones culturales, no podían constituirse en un conocimiento científico. Triviños (1991) plantea que, basados en las características de los criterios de verdad de esta corriente, no se puede desconocer que el positivismo, a través de sus diferentes momentos, ha alcanzado avances significativos en el desarrollo del conocimiento, por lo que el siglo XX presenció dos grandes principios, el de la incertidumbre, asociado a Heisemberg, y el de la relatividad, asociado a Einstein, que transformaron las bases del paradigma clásico desde el punto de vista de las relaciones sujeto/objeto y de la existencia de una única perspectiva dominante. A mediados de los años ’60, en plena crisis de las ciencias sociales positivistas, el enfoque cualitativo aparece como teoría fundamentada, construida originalmente por dos sociólogos Barney Glaser y Anselm Strauss (Strauss y Corbin 2002). Explican que este método se desarrolló pensando en las necesidades de descubrir lo que sucede en la realidad y la especificidad de establecer comparaciones de datos para identificar, construir y relacionar conceptos.

Las relaciones cualitativo/cuantitativo son homologables al debate experimentado en la física contemporánea acerca del principio de la complementariedad onda /corpúsculo, principio de complementariedad desarrollado por Planck, Bhor, donde Einstein defiende la dualidad y complementariedad de ambos (In Ibáñez, 1988).

Dado que la luz es ambas cosas, de esta forma si la relación onda/corpúsculo es homóloga a la relación cualitativa-cuantitativa, quizás el citado principio de complementariedad obligue a realizar una reflexión más profunda a las ciencias, científicos e investigadores sociales sobre cómo se han entendido y abordado hasta el momento las relaciones de complementariedad cuali/cuantitativo en las ciencias sociales. El criterio de comunicabilidad, metodológicamente, se diluye, hay matemáticas sin número y los números están supeditados a las palabras, pues el lenguaje matemático es parte del lenguaje común. La posición cualitativista no se desmarca de la cuantitativista, en tanto que ambos suponen un reduccionismo, se podría mirar desde un campo dialéctico como continium uno del otro. Se trata de la complementariedad por deficiencia de los enfoques cualitativo-cuantitativo, siendo oportuno entender claro-oscuro, pues la sombra acompaña la claridad; cada luz conlleva su sombra asociada (Serres, 1992, in Delgado y Gutiérrez, 1995).

Si las necesidades humanas y sociales responden al surgimiento y desarrollo histórico-social de las disciplinas y ciencias, se considera que la ciencia no debe dejar afuera cualquier dimensión y abordaje que permita aproximarse a responder dichas necesidades, se posibilita entonces, en este artículo, la perspectiva, de trascender de la complementariedad planteada arriba por Ibáñez hacia el concepto de triangulación, de Bericat (1998), concepto que supera la suma de las partes, donde desde diferentes visiones se pueda encontrar la esencia de un fenómeno, teniendo presente la naturaleza del sujeto/objeto investigado en enfermería. La disciplina muestra fenómenos que se pueden expresar en lenguaje común, pero también susceptibles de ser llevados a números.

ESPECIFICIDADES Y DIFERENCIAS ENTRE LOS ENFOQUES CUALI/CUANTITATIVO

Positivismo cuantitativo. Su objeto científico es el comportamiento, predomina el contexto de la verificación, utiliza técnicas de recolección de datos, como test de objetivo estándar, entrevista estructurada; el fin del conocimiento es búsqueda del mismo, normas y leyes; el conocimiento tiene carácter explicativo y predictivo; el conocedor y el conocido son independientes. Es posible hacer generalizaciones no ligadas al tiempo ni al espacio; busca los hechos y las causas de los fenómenos sociales prestando escasa atención a los estados subjetivos de las personas; la investigación es valórica; el investigador controla el estudio, impone las condiciones de control para minimizar sesgos y maximizar la precisión y validez; es deductivo (Delgado y Gutiérrez, 1995; Polit y Hunter, 2000; Strauss y Corbin, 2002; Barriga y Henríquez, 2004).

Sustantivista cualitativo. Su objeto científico es el mundo subjetivo; predomina el contexto del descubrimiento, utiliza técnicas de recolección de datos como la entrevista no estructurada, observación participante e historia de vida; el fin del conocimiento es interpretar lo singular, el sentido y significado que los actores dan a la acción social; el conocimiento busca explicar y comprender situaciones específicas de la vida cotidiana; se entiende la realidad en un momento histórico y circunstancia única; el conocedor y conocido son interactivos; las hipótesis son ligadas al tiempo y al espacio; se interesa en comprender la conducta humana desde el propio referente de quien actúa; está ligada a los valores y a los procesos; integra pruebas para desarrollar teoría o marco de referencia que le permita explicar los procesos de observación; es inductiva (Delgado y Gutiérrez, 1995; Polit y Hunter, 2000; Strauss y Corbin, 2002; Barriga y Henríquez, 2004).

INTEGRACIÓN DE MÉTODOS O ENFOQUE MULTIMÉTODO

La triangulación es un término originariamente usado en la navegación por tomar múltiples puntos de referencia para localizar una posición desconocida. Campell y Fiske (1989, in Arias, 2000) fueron los primeros en aplicar la triangulación en investigación. Hay cuatro tipos básicos de triangulación: a) triangulación de datos con tres subtipos tiempo, espacio y persona; b) triangulación del investigador; c) triangulación teórica, que consiste en el uso de múltiples perspectivas; y d) triangulación metodológica, que puede implicar triangulación dentro de métodos y triangulaciones entre métodos (Denzin, 1989, in Arias, 2000).

Para efectos de este artículo, donde se enfatiza lo metodológico, se refiere a optar por una combinación, complementación y una triangulación o convergencia metodológica.

En la combinación de métodos se trata de integrar subsidiariamente uno de ellos, sea el cualitativo o el cuantitativo, en el otro método, con el objeto de fortalecer la validez de este último compensando sus propias debilidades mediante la incorporación de informaciones que proceden de la aplicación del otro método, conforme a sus fortalezas metodológicas Bericat (1998). La combinación no se basa en la independencia de métodos y resultados. La complementación es cuando, en el marco de un mismo estudio, se obtienen dos imágenes, una procedente de métodos de orientación cualitativa y otra de métodos cuantitativos, obteniéndose una doble y diferenciada visión. En la complementación el grado de integración metodológica es mínimo y su legitimidad se soporta sobre la creencia de que cada orientación es capaz de revelar diferentes e interesantes zonas de la realidad social (Bericat, 1998). En la triangulación o estrategia de convergencia, no se trata de complementar nuestra visión de la realidad con dos miradas, sino de utilizar ambas orientaciones para el reconocimiento de un mismo e idéntico aspecto de la realidad social. En esta estrategia, por tanto, se pretende la convergencia de los resultados. Los métodos son independientes, pero se enfocan hacia una misma parcela de la realidad, que quiere ser observada y medida con dos instrumentos diferentes (Bericat, 1998).

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA INVESTIGACIÓN EN ENFERMERÍA Y LOS PARADIGMAS

Si la ciencia utiliza la investigación para la producción de nuevos conocimientos, teorías, a su vez la investigación es precedida por enfoques paradigmáticos,  es decir, se aplica igual en la disciplina de enfermería que, desde sus fundamentos teóricos y de su práctica, necesita continuar en el camino de construcción de investigación desde cualquiera de las visiones o paradigmas. En la evolución histórica de investigación en enfermería, Polit y Hunter (2000) registran su aparición en 1859 con los apuntes de enfermería de Florence Nightingale, quien colectó y analizó datos sobre factores ambientales que favorecen el medio físico y emocional. Desde este hecho se puede observar cómo, a través de los datos de Nightingale –que tenía formación estadística–, se configuraba aspectos cuantitativos a partir de sustantivos o cualitativos, como el ambiente y el bienestar. Y aquí se puede mencionar aproximaciones de complementariedad más allá del dilema de los paradigmas.

Entre 1900-1923 el Comité de Estudios para la Educación en Enfermería en Estados Unidos facilita el informe Golmark (in Polit y Hunter, 2000), esto es una evidencia histórica de observación y evaluación, por lo tanto, de investigación en enfermería. Brown (1940, In Polit y Hunter, 2000) hacia 1940 evaluó la formación de enfermeras, observando numerosas deficiencias en la formación de ellas, lo que estimuló a la realización de investigaciones. En ese decenio de 1900 se impulsa la investigación en enfermería con el Centro de Investigaciones en Enfermería en el Walter Reed Army Institute of Researh, aparece el American Journal y en 1952 aparece la Nursing Research.

Polit y Hunter (2000) señalan que la investigación en enfermería tomó durante este lapso un giro que no experimentó la investigación en otras disciplinas, cuando menos no en esa magnitud. Las enfermeras investigaron sobre sí mismas, quién es la enfermera, qué hace, por qué determinadas personas deciden estudiar enfermería, cuáles son las características de la enfermera ideal y cómo perciben otros grupos a la enfermera. Liderman 1970 (in Pólit, Hunter 2000) registró el cambio de orientación en la investigación; se crea conciencia de generar base científica para la práctica. En esta década enfermería parece no ser ajena al paradigma cuantitativo, pues las investigaciones responden más al método científico preestablecido; por otra parte se tiene el convencimiento que desde la teoría se genera bases científicas para la práctica, mas hoy existe el convencimiento que desde la práctica también se sientan bases para el conocimiento y transformación de la misma. Según el objeto de investigación los temas que investigaba la enfermera podían ser abordados desde ambas perspectivas. Entre los ’80 y los ’90 ya se encuentran profesionales con maestrías y doctorados, se establecen prioridades para la investigación en enfermería. Se continúa con el desafío de reforzar la base de conocimientos para la práctica de la disciplina; simultáneamente se desarrollaba conocimientos para su transformación. Se considera que aquí se revela la evidencia práctica para formar conocimientos en la disciplina.

Desde cualquiera de los paradigmas se debe abordar el interrogante metodológico, es decir, cómo va a obtener el conocimiento el investigador, ya que, aunque la metodología no es suficiente para el éxito de la investigación, es sin duda una condición necesaria (Vera, 1973, in Saporiti, 1989).

Enfermería no ha sido ajena a los momentos histórico-sociales y culturales por los cuales se han generado los paradigmas cualitativo/cuantitativo; sin embargo, de acuerdo a los temas investigados por enfermeras, podrían ser abordados desde cualquiera de los paradigmas, intentándose el sustento metodológico de triangulación o convergencia.

En enfermería, su objeto disciplinar es el cuidado, el cual se realiza en seres humanos quienes, como tales son dinámicos, cambiantes y únicos, por lo tanto no están sujetos necesariamente a un proceso ordenado por etapas, más sí, a través de procesos sistematizados, que le permitan en primer término comprender, interpretar y explicar un fenómeno. El objetivo de la investigación en enfermería debe estar por encima del dilema de los paradigmas, es comprender los fenómenos que existen, que están allí, que influyen en las interacciones del cuidado, para apoyar intervenciones favorables a la vida misma. El enfoque de la investigación en enfermería debe salir de las necesidades y desde la concepción del saber de la disciplina, siempre orientados por el objeto de investigación y la visión del investigador. Frente al empirismo en cualquier método, ambos paradigmas utilizan, reúnen y analizan pruebas externas extraídas de la realidad. Bunge (1974) dice que es necesario destacar que enfermería se basa en el conocimiento de las ciencias factuales, dividas en naturales, como la física, química, y otras, y las ciencias sociales, como la antropología, psicología, entre otras, que estudian hechos, experiencias, percepciones, a diferencia de las ciencias formales, que estudian ideas, como las matemáticas y la lógica. Barriga y Henríquez (2004) plantean que la ciencia avanza en la medida que sus panoramas y puntos de vista son plurales, más que excluyentes y que cualquier exclusión de conocimientos se debe hacer en función de la calidad del aporte a nuestra comprensión de un fenómeno, y no de una postura ideológica a priori. Al respecto, Mendoza (2004) encontró en ese contexto mayor frecuencia de estudios con enfoque cuantitativo en enfermeria y también Alarcón, Astudillo y Rivas (2000) señalan que la disciplina de enfermería ha utilizado mayoritariamente el enfoque positivista, con métodos cuantitativos de la ciencia fáctica y últimamente la filosofía humanística. Desde el enfoque cualitativo, Marriner (2003) expresa que los modelos de interacción simbólica han sido utilizados moderadamente en los estudios de maestría y doctorado. L. Muñoz (1995) considera que es necesario iniciar en el currículo de enfermería el estudio y las bases de la investigación cualitativa desde pregrado. Este enfoque permitiría comprender los fenómenos que vivencian los usuarios de enfermería. En las perspectivas de investigación en Chile se ha señalado la importancia de aprender y explorar la investigación cualitativa (Figueroa, 1990, in en Muñoz, 1995). Torres (2004), en resultados iniciales de un estudio exploratorio en proceso, observa en 13 mallas curriculares de universidades chilenas que la asignatura metodología de la investigación se realiza de manera independiente y desarticulada de las demás asignaturas.

Enfermería tiene el desafío de generar sus propios conocimientos a través de la investigación y construir su realidad desde su propia perspectiva, es decir, su práctica y objeto disciplinar, que es el cuidado. Los fundamentos de enfermería como profesión sustentan conocimientos filosóficos, éticos y biosicosociales como soporte al desarrollo de la misma. Las actividades de docencia, asistencia e investigación en enfermería representan los escenarios para la construcción de conocimiento, siguiendo caminos que le faciliten dicha construcción; para esto hará uso de aquella macro visión que le permita acercarse de manera más efectiva a la comprensión y, por que no, también a la explicación de los sujetos/objetos de su interés. De acuerdo a esta premisa, enfermería no por moda utilizará los paradigmas estudiados aquí, sino con la convicción que puede desarrollar su producción científica desde el espectro que brindan los paradigmas mencionados. La superación a este dilema de los paradigmas puede tener respuesta dando énfasis y centralidad al objeto de investigación y teniendo en cuenta los fundamentos teóricos, epistemológicos, filosóficos y metodológicos que sustentan dicho objeto de investigación. Se es conciente que no siempre se tienen claros dichos fundamentos y, frente a esto, se puede intentar en enfermería la estrategia de triangulación en el desarrollo de investigación. Otro elemento importante en enfermería es la formación del recurso humano, desde el pregrado se debe trabajar metodología de investigación incorporando las dos visiones; además en este artículo se tiene la certeza que los estudiantes, viendo metodología de la investigación como asignatura per se, no aprenden a investigar; la idea entonces es buscar estrategias, como por ejemplo, la investigación como eje transversal que integre las diferentes asignaturas o ramos de la malla curricular a través del cuestionamiento del estudiante, capacidad de preguntar y hacerse preguntas, de aproximarse a respuestas, observar, tener docentes facilitadores, tutorías y tener espacios de tiempo independiente.

PROBLEMAS EN ENFERMERÍA EN EL MARCO DE LOS PARADIGMAS Y ALTERNATIVAS

Del análisis surgen algunas problemáticas al respecto:

 a) Desmotivación por el desarrollo de la investigación, la cual dificulta procesos de estudio y comprensión de los paradigmas en investigación; b) Formación con limitados conocimientos filosóficos epistemológicos y metodológicos para la investigación del objeto disciplinar (el cuidado como prioridad); c) Las limitaciones arriba mencionadas no permiten analizar críticamente los diferentes paradigmas; d) Insuficiente abordaje desde el diseño curricular en el proceso enseñanza/aprendizaje de las diferentes visiones metodológicas para la comprensión de fenómenos como objeto de estudio; e) La investigación en enfermería como asignatura independiente, desarticulada con las demás asignaturas básicas, de apoyo y profesional; f) Debilidad en número y conformación de grupos y núcleos de investigación desde la academia y la asistencia (espacio de reflexión, análisis y producción).

Reflexiones para potenciar la investigación en enfermería

Desde la formación de pregrado trabajar la investigación como un eje transversal,  integrador y por niveles, que permee toda la malla curricular, hasta el postgrado, pudiendo ser estratégico trabajar las asignaturas con enfoque problemático.

Es muy importante permitir al estudiante plantearse sus propios interrogantes, darse aproximaciones de respuestas, asignación de tiempo independiente, desde cualquiera de las asignaturas tanto básicas de apoyo y profesional; abordar los enfoques metodológicos desde ambos paradigmas cuali/cuantitativo; persistir desde la academia en la elaboración de proyectos de investigación al interior de los departamentos y de la asistencia en enfermería (punto de inicio para apoyar la conformación de grupos y núcleos de investigación).

Se plantea para el desarrollo de la ciencia y para los investigadores, la propuesta de triangulación, transcendiendo el dilema de los paradigmas, el cual permite utilizar ambas orientaciones para el reconocimiento de un mismo aspecto de la realidad social medida desde instrumentos diferentes.

CONCLUSIONES

Los paradigmas presentan visiones desde sus componentes filosóficos, epistemológicos e ideológicos y por la relación sujeto/objeto. Los paradigmas en investigación no deben presentar un obstáculo en el desarrollo de la ciencia. Enfermería no ha sido ajena al desarrollo histórico social de los paradigmas; muestra de ello es la producción, tipo y enfoque de las investigaciones realizadas en sus diferentes momentos. Un paradigma no es mejor ni peor entre sí, uno prevalece ante otro en la medida en que brinde mejores y mayores posibilidades (prisma) de conocer y comprender el objeto de investigación en estudio. La investigación en enfermería debe contemplar en su malla curricular el abordaje de ambos paradigmas (cuali-cuantitativo) y a su vez la investigación debe plantearse como un eje integrador tanto en el área básica como profesionalizante. La triangulación es una estrategia que puede ser utilizada en enfermería, pues permite la convergencia de resultados de un mismo objeto estudiado, sin perder la orientación del método.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Arias, M. (2000). La triangulación metodológica: Sus principios, alcances y limitaciones. Rev. Investigación y Educación en Enfermería. Medellín, XVIII (1).        [ Links ]

Alarcón, María; Astudillo, Paula; Rivas, Edith (2000). Metodología de la investigación en enfermería. Manual. Proyecto de Desarrollo Docente Nº 1620-499. Chile.        [ Links ]

Barriga, O. y Henríquez, G. (2004). Repensando el conocimiento y la ciencia para la investigación social del siglo XXI: Algunas reflexiones preliminares. Cuadernos de Servicio social Nº 1 Universidad de San Sebastián. Concepción Chile.        [ Links ]

Bericat, E. (1998). La integración de los métodos cuantitativo y cualitativo en la investigación social: Significado y Medida. 1ª edición, Editorial Ariel. Barcelona.        [ Links ]

Bunge, M. (1974). La ciencia, su método y su filosofía. Buenos Aires, Siglo XX.        [ Links ]

Delgado, J. M. y Gutiérrez, J. (1995). Métodos y técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales. Editorial Síntesis S.A. 1ª reimpresión. España.        [ Links ]

Ibáñez, J. (1988). Cuantitativo/cualitativo. Terminología científico-social, aproximación crítica. Reyes, R. editores. Barcelona. Anthropos.        [ Links ]

Kline, M. (1985). La pérdida de la certidumbre. Siglo XXI, Madrid.        [ Links ]

Marriner, A., Rayle, M. (2003). Modelos y teorías en enfermería. 4ª edición. Editorial Servier Sciencie.        [ Links ]

Mendoza, S. (2004). Estudio de revisión de revistas con publicaciones de enfermería. Mesas de trabajo Doctorado en Enfermería. Universidad Concepción, Chile.        [ Links ]

Muñoz. L. A. (1995a). Ciencia y enfermería, el desafío de investigar en enfermería (1) 17-21.        [ Links ]

Muñoz, L. A. (1995). Antecedentes sobre la investigación cualitativa en enfermería. Horizonte de Enfermería 6:2/ 18-23.        [ Links ]

Pinus, R. (2002). Paradigmas en Investigación. www//A:/ParadigmasdeInvestigaciónenSalud-Monografias_com. (on line). Accesado el 30.04.2004        [ Links ]

Polit y Hunter (2000). Investigación científica en ciencias de la salud. 6ª ed. Mc Graw Hill Interamericana.        [ Links ]

Saporiti, E. (1989). Correntes metodologicas na Investigacao. R. Gaucha Enferm., Porto Alegre, 10(1): 13-15, Jan.        [ Links ]

Straus, A. y Corbin, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa. Técnicas y procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada. 1ª edición. Editorial Universidad de Antioquia, Facultad de Enfermería.        [ Links ]

Triviños, A. N. (1991). Abordagens teóricos e filosófico da pesquisa. Río de Janeiro.        [ Links ]

Torres, A. (2004). Revisión 13 mallas curriculares, exposición mesas de trabajo Doctorado en Enfermería. Universidad de Concepción, Chile.        [ Links ]

 

Recepción: 14.07.2004.  Aceptación: 02.05.2005.