SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 número4INDICADORES DE CALIDAD EN LA GESTION DEL PERSONALOBTENCION DE MAPAS CORTICALES DE AREAS MOTORA Y VISUAL, CON RESONANCIA MAGNETICA CEREBRAL FUNCIONAL índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de radiología

versión On-line ISSN 0717-9308

Rev. chil. radiol. v.12 n.4 Santiago  2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-93082006000400005 

Revista Chilena de Radiología. Vol. 12 Nº 4 , año 2006; 161-163

NEURORADIOLOGIA

 

ESTUDIO DE LAS DIFERENTES FORMAS DE LA SILLA TURCA POR MEDIO DE LA TOMOGRAFIA COMPUTADA

 

Drs. Cristiane Regina Ruíz(1), Nader Wafae(2).

1. Doctora en Ciencias morfológicas graduada en la Universidad Federal de Sao Paulo (UNIFESP), Profesora del curso de Tecnología en Radiología Médica del Centro Universitario Sao Camilo - SP, Brasil.
2. Doctor en Ciencias morfológicas graduado en la Universidad Federal de Sao Paulo (UNIFESP), Profesor del curso de Tecnología en Radiología Médica del Centro Universitario Sao Camilo - SP, Brasil.

Dirección para correspondencia


Abstract: Starting from the development of the imaging diagnosis technology, it has become more and more important to perform morphological research using images, in this case the sella turcica. For this study, a hundred skulls from the Museum of Bones at UNIFESP have been used; the same material, after being measured and classified, was submitted to tomography in sagittal plane. The results for the sella turcica radiological measures was correlated by groups, demonstrating that sella turcica is a constant anatomic structure, but with a variable shape.

Key words: Computed tomography, Morphology, Radiology, Sella turcica, Skull.


Resumen: El desarrollo de la tecnología en el diagnóstico por imagen hizo posible el análisis morfológico multiplanar de las estructuras intra-craneanas, como la silla turca. Para el presente estudio fueron utilizados cien cráneos del Depar-tamento de Anatomía Descriptiva y Topográfica de la Universidad Federal de Sao Paulo (UNIFESP), que después de clasificarlos, fueron sometidos a exámenes tomográficos en el plano sagital, donde los datos radiológicos que se obtuvieron pudieron ser correlacionados de acuerdo con el sexo de los individuos analizados, demostrando que la silla turca es una estructura anatómica constante, pero de forma variable.

Palabras clave: Cráneo, Morfología, Radiología, Silla turca, Tomografía computada.


Introducción

El estudio de la morfología de la silla turca y sus dimensiones tiene una singular importancia clínico-radiológica por la repercusión que puede tener en diversos procesos patológicos intracraneanos como la hidrocefalia y los tumores, además del aspecto peculiar que esta estructura ósea presenta en el enanismo hipofisiario y en la obesidad. Se debe considerar también sus estrechas relaciones anatómicas al tratarse de posibles lesiones de la región selar, particularmente en los adenomas de hipófisis(1,2,3).

Radiológicamente, tanto la hipófisis como el contenido de la silla turca y la región paraselar pueden ser bien examinados por la tomografía computada(4) y varios autores afirman que la literatura falla en la investigación sobre la estructura anatómica normal de la silla turca en imágenes(2), se vuelve cada vez más importante la realización de investigaciones que definan mejor la morfología de esa estructura para facilitar así tanto las actividades clínicas y quirúrgicas como la de los profesionales vinculados a la interpretación radiológica.

Objetivos

El presente trabajo intenta estudiar mor-fológicamente la silla turca, relacionando la forma en los cráneos por medio de imágenes tomográficas sagitales, con los datos obtenidos en los cráneos analizados de acuerdo con el sexo de los individuos.

Material y método

Para este trabajo fueron utilizados cien cráneos de humanos adultos, debidamente cata-logados, que pertenecen al Departamento de Anatomía Descriptiva y Topográfica de la UNIFESP-EPM, material de investigación que está totalmente aprobado de acuerdo con la Ley nº 8.501, del 30 de noviembre de 1992, misma que establece la utilización del cadáver que no ha sido reclamado para fines de estudios o investigaciones científicas, por lo que queda aprobada la investigación por parte del Comité de Etica en Investigación de la Universidad Federal de Sao Paulo. La muestra estuvo formada por 53 cráneos del sexo masculino, y 47 cráneos del sexo femenino. Después de clasificar los cráneos, fueron sometidos a una tomografía computada en cortes sagitales, por medio del equipo de tomografía Elscint (Picker), modelo Twin. Los cráneos fueron colocados en el soporte de cabeza del propio equipo y fijados con cinta de papel crepé lo que hizo posible que se mantuviera el cráneo estable durante todo el procedimiento, proporcionando de esta manera imágenes tomográficas en posiciones específicas. La planificación de los cortes siguió el siguiente patrón: la primera imagen fue realizada en el rincón interno de la órbita derecha, siguiendo hasta el rincón interno de la órbita izquierda, con 2 mm de grosor de corte, 2 mm de aumento y zoom de 1,71 en la imagen final, donde la imagen utilizada para el análisis fue la que más se aproximó al plano sagital mediano.

Resultados

La silla turca se presentó en la tomografía computada de la siguiente manera: en forma de U (48% de los casos) en forma de J (41% de los casos) y rasa (11% de los casos) (Gráfico 1).


Gráfico 1.

Con relación al sexo, el comportamiento de la silla turca fue el siguiente: en el sexo masculino la silla turca mostró la forma de la letra U en el 50.95% de los casos, la forma de la letra J en el 35,85% de los casos y la forma rasa en el 11,32% de los casos. En el sexo femenino la silla turca mostró la forma de la letra U en el 44,68% de los casos, la forma de la letra J en el 44,68% de los casos y la forma rasa en el 10,64% de los casos (Gráfico 2).


Gráfico 2.

En la investigación, de acuerdo a la edad la silla turca en U se presentó en el 57,11% de la población de 18 a 30 años, en el 28% de la población de 31 a 40 años, en el 64% de la población de 41 a 50 años y en el 41% de la población de 51 a 60 años. La silla turca en J se presentó en el 42,86% de la población de 18 a 30 años, en el 56% de la población de 31 a 40 años, en el 32% de la población de 41 a 50 años y en el 32% de la población de 51 a 60 años. Ya la silla turca rasa no estuvo presente en la población de 18 a 30 años, se presentó en el 16% de la población de 31 a 40 años, en el 4% de la población de 41 a 50 años y en el 27% de la población de 51 a 60 años (Gráfico 3).


Gráfico 3.

Discusión

Definimos tres formas de silla turca más evidentes: en J, cuando el tubérculo de la silla se muestra más bajo con relación al dorso de la silla dando a la misma el aspecto de la letra J (Figura 1), en U, cuando el dorso de la silla y el tubérculo de la silla se mantienen a alturas similares, alineados, dándole a ella el aspecto de una letra U (Figura 2) , y rasa cuando los puntos de referencia, los tubérculos de la silla y el dorso de la silla eran suficientemente bajos para que podamos identificar la concavidad de la silla como rasa.


Figura 1. Ejemplo de silla turca en forma de J

Figura 2. Ejemplo de silla turca en forma de U.


Figura 3. Ejemplo de silla turca rasa.

En lo que respecta a los datos analizados, estamos de acuerdo con Kier(5), en que la forma de la silla turca presenta variaciones anatómicas. Sin embargo, en lugar de ser considerada como una ilusión radiológica, podríamos pensar en una imagen radiológica patrón, creada por un determinado posicionamiento o corte, generando variaciones que pueden ser denominadas como formas diferenciadas de la silla (en J, en U, en ), o simplemente silla cóncava, plana y rasa como citan Bruneton et al.(6). A pesar de los razonamientos de Bruneton et al.(6), sus hallazgos se asemejan a los nuestros en lo que respecta a la cantidad de las sillas cóncavas (58%), considerando que para nosotros las sillas en J y en U son cóncavas (48%), a pesar de que esos números sean superiores a las sillas rasas o planas (32,5% de los hallazgos encontrados de Bruneton et al.(6) y el 11% encontrados en los nuestros). Para Ju-Kun et al.(3) (1986), los dos tipos de sillas más evidentes fueron clasificados como redondeadas y ovales para las cuales no tenemos parámetros de comparación con nuestros resultados, considerando que los criterios utilizados en ambas investigaciones difieren. Meschan(7) (1975), caracteriza las sillas en redondas (24%), ovales (58%) y planas (17,2%), este último dato se asemeja al encontrado en nuestro trabajo, al comparar las sillas clasificadas como rasas (11%). En nuestra muestra evidenciamos que la forma de silla turca encontrada con menor frecuencia es la silla rasa, sin importar la edad o el sexo. Ese tipo de silla turca posee valores bajos para altura, área y perímetro, confirmando su descripción como una silla de pequeñas dimensiones. Es importante explicar que en nuestro estudio preferimos adoptar la nomenclatura para las formas de la silla en J, en U y rasa por ser bordes de fácil visualización en cortes tomográficos sagitales y más didácticos para el lector.

Fueron tomados en consideración varios motivos para que no se realizaran pruebas estadísticas relacionando la silla turca con la edad: el criterio aleatorio empleado para la división de los intervalos de edad, no fijar el número de individuos por intervalo de edad y el hecho de que la muestra sea compuesta por individuos mayores de 18 años, donde probablemente el proceso de osificación de la silla turca ya esté consolidado, sin que exista una justificación para un aumento de sus dimensiones. La única alteración en las medidas de la silla turca con relación a la edad que podemos sugerir, es un desgaste natural de su estructura en edades más avanzadas, hecho que a pesar de no ser analizable estadísticamente es interesante, considerando que la forma rasa de la silla turca en los individuos de más de 50 años presentó resultados superiores (27%) al promedio de la forma rasa de la población en general (11%).

Conclusiones

Los resultados obtenidos a través de esta investigación morfológica de la silla turca utilizando la tomografía computada nos permiten concluir que es una estructura anatómica constante, cuya forma se asemeja predominantemente a las letras U y J.

 

Bibliografía

1. Blasio A, Prato C. Rilievi sulle dimensioni della silla turcica dei primi tre anni de vita. Minerva Pediátrica 1964;17:1219-20.         [ Links ]

2. Zecchi S, Orlandini GE, Gulisano M. Studio statistico sulle caratteristiche natomo-radiologiche del seno sfenoidale e della silla turcica. Bolletino Societá Italiana Biologia Sperimentale 1983;58:413-6.         [ Links ]

3. Ju-Kun C, Jun-Fan T, Luo-Shan D, Hui L. Radiologic analysis of 540 normal chinese silla turcica. Chinese Medical Journal 1986;99:479-84.         [ Links ]

4. Koch HA, Ribeiro ECO, Tonomura ET. Radiologia en la formación do médico geral. Rio de Janeiro: Revinter; 1997;178-9.         [ Links ]

5. Kier EL. J and Omega shape of silla turcica - anatomic clarification of radiologic misconception. Acta Radiologica 1969;9:91-3.         [ Links ]

6. Bruneton JN, Drouilliard JP, Sabatier JC et al. Normal variants of the silla turcica. Radiology 1979;131:99-104.         [ Links ]

7. Meschan I. An Atlas of Anatomy Basic to Radiology. Philadelphia: W.B.Saunders Company; 1975; 234-348.         [ Links ]

 

Ruíz C. Estudio de las diferentes formas de la silla turca por medio de la tomografía computada. Rev Chil Radiol 2006; 12: 161-163.

Correspondencia: Dra. Cristiane Ruíz.
Rua Roberto Koch, 34. Ipiranga, Sao Paulo.
crisruiz@scamilo.edu.br