SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.39 número1Psiquiatría Clínica Editor: Andrés HeerleinA propósito de un reconocimiento índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versión On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.39 n.1 Santiago ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272001000100023 

 

Rev Chil Neuro-Psiquiat 2001; 39(1): 85-86

CARTAS AL EDITOR

 

Patología cervicouterina y síndrome premenstrual

Cervical Pathology and Premenstrual Syndrome

 

Instituto de Investigaciones Ginecológicas, Av. Tabancura 1091, of. 331, 332, 333. Vitacura., Teléfonos 2174291-3 E Mail j.lolas@spm.co.cl


Las causas del síndrome premenstrual (SPM) continúan siendo ignoradas, de acuerdo a recientes investigaciones del National Institute of Mental Health (Bethesda, USA), dirigidas por David Rubinow y Peter Schmidt y publicadas en New England Journal of Medicine (1). Estos autores concluyen que "no son los cambios hormonales los responsables de los trastornos anímicos y físicos del SPM, sino que hay mujeres que responden mal frente a los cambios hormonales fisiológicos. Sin embargo, el por qué de esta susceptibilidad es lo que continúa siendo un misterio".

De acuerdo a nuestra larga experiencia en el tema, los factores más relevantes y perfectamente abordables, sin dejar de reconocer la importancia del rol de los neurotransmisores, endorfinas, factores nutricionales o estilo de vida, etc., lo constituyen los frecuentes procesos infecciosos, inflamatorios, traumáticos y alteraciones glandulares que presentan un número mayoritario de mujeres a nivel del útero (2). Una vez tratada la patología uterina, la mejoría lograda perdura a través del tiempo y va mucho más allá que los efectos sintomáticos o paliativos temporales de los diversos fármacos o psicofármacos utilizados en la actualidad para abordar cada síntoma de esta compleja problemática multisistémica, ya que al no abordar la patología ginecológica desencadenante, ésta se va agravando con el tiempo, explicando el alto número de histerectomías y cirugías ginecológicas diversas por complicaciones con que suelen terminar estas pacientes. Por otro lado, hay que destacar que la mejoría perdura en la medida que nos preocupemos de mantener la "salud uterina", ya que si vuelve a infectarse o inflamarse el útero, reaparecen nuevamente los síntomas del SPM, demostrándose con ello la estrecha relación de causa a efecto existente.

En los últimos 25 años hemos estado dedicados intensivamente a investigar y tratar esta problemática femenina. Hemos estudiado más de 10.000 mujeres, de las cuales más de 2.000 aceptaron someterse a nuestra terapéutica, obteniéndose resultados altamente satisfactorios y cuyo seguimiento ha demostrado que la mejoría ha perdurado en el tiempo en la medida que ha existido una especial preocupación de mantener el útero sano.

Recientemente hemos presentado en el 10 Congreso Mundial de Patología Cervical y Colposcopía, celebrado en noviembre de 1999 en Buenos Aires, Argentina, los resultados de nuestro trabajo de casi tres décadas sobre el importante papel que juega la patología uterina crónica en el frecuente trastorno que afecta a un sinnúmero de mujeres y que es conocido mundialmente como Síndrome Premenstrual (SPM) (3).

El trabajo presentado en el señalado congreso se efectuó en 150 mujeres portadoras de SPM de grado severo que consultaron entre 1995 y 1997 y que llevaban varios años buscando infructuosamente una solución de fondo a su problemática. Todas tenían un factor común denominador: la presencia de patología uterina ya sea a nivel macro o microscópico, siendo esta última no detectada en los exámenes ginecológicos de rutina, pero sí, frecuentemente, en la colposcopía o los exámenes de Papanicolaou que revelan reiteradamente "reacción inflamatoria". En las pacientes estudiadas se determinó la intensidad de los síntomas físicos y psíquicos del síndrome premenstrual: depresión, irritabilidad, ansiedad, fatiga, cefalea, mastalgia, distensión abdominal, etc., antes y después del tratamiento ginecológico. Este último consistió en la administración de antibióticos y anti inflamatorios orales o locales, crioterapia exocervical y endocervical, electrocoagulación y escisión electro-quirúrgica (LEEP escisión). Después del tratamiento la mayoría de los síntomas desapareció y la duración promedio de los restantes se redujo desde 16,7 a 2,7 días (p = 0,0001). El seguimiento reveló que los síntomas no reaparecieron, a menos que se presentara una nueva infección y, en esos casos, un nuevo tratamiento con antibióticos produjo nuevamente una remisión. Se concluyó que la patología cervical y las infecciones uterinas parecen jugar un importante rol en la severidad y duración del síndrome premenstrual.

Creemos que es necesario darle una mayor difusión a nivel nacional a este nuevo enfoque del SPM, ya que es un tema que compete a diversas especialidades médicas, entre ellas la psiquiatría.

 

REFERENCIAS

1. Schmidt PJ, Nieman LK, Danaceau MAQ, Adams LF, Rubinow DR. Differential behavioral effects of gonadal steroids in women with and in those without premenstrual syndrome. New Engl J Med 1998; 338:209-16

2. Lolas J. Síndrome premenstrual: un ignorado problema de salud pública. Rev Méd Chile 1993; 121:560-6

3. Lolas J, Guerrero M, Abumohor N, Cavada G. Cervical pathology and premenstrual syndrome. Proceedings of the Tenth World Congress of Cervical Pathology & Colposcopy 1999; 297-301

JORGE LOLAS T.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons