SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.36 suppl.espect2CURSO SUPERIOR DEL RÍO ACONCAGUA: UN ÁREA DE INTERDIGITACIÓN CULTURAL PERÍODOS INTERMEDIO TARDÍO Y TARDÍOAVANCES EN EL ESTUDIO DE LA LÍTICA DE SOCIEDADES TARDÍAS DE CHILE CENTRAL índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Chungará (Arica)

versión On-line ISSN 0717-7356

Chungará (Arica) v.36  supl.espect2 Arica sep. 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562004000400019 

 

Volumen Especial, 2004. Páginas 767-781
Chungara, Revista de Antropología Chilena

 

PATRONES DECORATIVOS Y ESPACIO: EL ARTE VISUAL DIAGUITA Y SU DISTRIBUCIÓN EN LA CUENCA DEL RÍO ILLAPEL1

 

Paola González C.*

* Sociedad Chilena de Arqueología, Emilia Téllez 5277, Ñuñoa, Santiago. paoglez@123click.cl


El presente estudio describe las estructuras de diseño de la cerámica decorada diaguita y su distribución a lo largo del río Illapel. La distribución selectiva de los patrones decorativos diaguitas, a través de los distintos asentamientos habitacionales de la cuenca, nos aporta información sobre su vida cotidiana, sobre procesos identitarios grupales y étnicos, así como la ocurrencia de cambios sociales, tales como la llegada del inca a la zona, en los cuales el arte visual diaguita jugó un importante rol.

Palabras claves: Cultura Diaguita, río Illapel, arte visual, estrategias de autoidentificación, cultura Inca.


In this paper we detail the design structure of Diaguita ceramic and its distribution along Illapel river. The discretional distribution of this decorative patterns in different dwelling settlement of the valley inform us about processes related to group identity, ethnic membership and daily life, at the same time, we note social changes like the arrival of the Incas. In this events the Diaguita visual art plays an important role.

Key words: Diaguita culture, Illapel river, visual art, self-identification strategies, Inca culture.


 

La presente investigación explora nuevos enfoques en el estudio del arte gráfico diaguita, aportando a la reconstrucción del universo representacional de esta cultura en el río Illapel. Resultó evidente en el desarrollo de esta investigación la fuerte vocación estética de esta cultura, y los altos niveles de maestría alcanzados en el proceso de creación de estas expresiones de arte visual. De especial interés es el alto grado de variabilidad estilística registrado, pese a tratarse de un área geográfica pequeña. Por otra parte, también se observa el manejo de un bagaje representacional compartido por todos los artesanos a lo largo del valle,

Por primera vez hemos podido concentrarnos en la producción de artistas corresidenciales, es decir, artistas que viven dentro de una misma comunidad y compararlo de manera sistemática con otros grupos diaguitas a lo largo del río Illapel. La visión conjunta de los patrones decorativos y su distribución espacial en un área acotada es muy importante, porque pudo señalar identidades a nivel de comunidades locales y también étnicas. El establecimiento exhaustivo de los patrones decorativos diaguitas presentes en el río Illapel nos habilitó para emprender una serie de comparaciones que han de resultar muy esclarecedoras en términos de la caracterización de la cultura Diaguita en esta zona y que revelan aspectos cotidianos de su quehacer.

Material y Método

Se realizó una tipología y cuantificación de los patrones decorativos diaguitas existentes en el área en estudio, presentes tanto en piezas completas (20 en total), como en el material cerámico fragmentado. En este último caso, se procedió a reconstruir la banda de diseño, cuando ello fue posible, siguiendo la metodología propuesta por Washburn (1988) relativa a la determinación de los principios simétricos que gobiernan la composición, y también comparando el fragmento con patrones de diseño previamente identificados, siendo de gran utilidad los trabajos de Cornejo (1989), Cornely (1962) y González (1995). Este proceso de reconstrucción de la banda de diseño se vio facilitado por la naturaleza altamente estandarizada y repetitiva del arte gráfico diaguita.

En cuanto al material cerámico partido, la muestra se compone de 418 fragmentos policromos que poseían patrones decorativos diaguitas identificables; estos fragmentos provienen de diferentes sitios arqueológicos y localidades de la cuenca alta, media y baja del río Illapel.

La metodología empleada para definir los patrones decorativos diaguita del valle de Illapel, tanto de las piezas completas como de los fragmentos recobrados contempló un análisis de simetría (Washburn, 1988). Este tipo de análisis se centra en la estructura del diseño, en su lógica composicional. Comprende dos operaciones básicas: "disección", que permite identificar las unidades mínimas del diseño, y "articulación", operación que descubre ciertas reglas de asociación de estas unidades, manifestadas en operaciones simétricas (rotación, reflexión, reflexión desplazada y traslación). El análisis de simetría clasifica las estructuras subyacentes de las formas decoradas señalando la manera en que las partes (unidades mínimas del diseño) son ordenadas en el diseño completo por medio de los principios simétricos que las repiten.

Los patrones de ordenamiento simétrico son culturalmente significativos, pues ellos encarnan la manera en que la cultura percibe, categoriza y organiza un segmento particular de su mundo. El análisis de simetría también nos habilita para explicar las relaciones entre el sistema gráfico y el orden social más amplio. Sólo un número limitado de simetrías es considerado apropiado por una cultura dada y la adherencia a estas estructuras es necesaria para su aceptación y uso. De este modo, el análisis de simetría permite establecer comparaciones entre culturas diversas y entre grupos insertos dentro de una misma cultura, siendo esta última dimensión la que será abordada en la presente investigación. Debemos recordar que la simetría es un atributo sensible a problemas relacionados con la identidad del grupo y también con los procesos de intercambio e interacción.

Patrones Decorativos Diaguitas en el Valle de Illapel

A continuación se describirán las estructuras de diseño identificadas a partir de piezas completas y también de fragmentos cerámicos decorados; estas estructuras de diseño se clasifican en patrones (11 en total), dentro de cada patrón, cuando la muestra así lo demanda y atendiendo a su unidad mínima, se han distinguido variantes identificadas alfabéticamente. Del mismo modo, en algunos casos, al interior de las variantes se han reconocido subvariantes, identificadas por un número situado a la derecha del signo alfabético (por ejemplo, A1, A2, etc.). Este método clasificatorio nos ha permitido sistematizar un total de 53 estructuras de diseño diaguita, con sus respectivas frecuencias de representación. Los patrones Zigzag, Doble Zigzag, Ondas y Cadenas fueron definidos por Cornejo (1989), los restantes patrones así como todas las variantes y subvariantes fueron definidos por la presente investigación. Los resultados se reseñan a continuación (ver Figuras 1 a 5).

Figura 1. Estructuras de diseño diaguita en el valle de Illapel. I. Patrón zigzag a1, a2, b1, b2, b3, c, d, e, f1, f2, g, h.

Figura 2. Estructuras de diseño diaguita en el valle de Illapel. I. Patrón zigzag: i, j, k, l; II. Patrón doble zigzag: a1, a2, b, c, d, e1, e2.

Figura 3. Estructuras de diseño diaguita en el valle de Illapel. III. Patrón ondas: a1, a2, a3, a4, b, c1, c2, d, e, f1, f2, f3.

Figura 4. Estructuras de diseño diaguita en el valle de Illapel. IV. Patrón cadenas: a1, a2, b1, b2, c, d, e.; V. Patrón ajedrezado; VI. Patrón rombos en hilera a, b, c.

Figura 5. Estructuras de diseño diaguita en el valle de Illapel. VII. Patrón laberinto: a, b; VIII. Patrón cuatripartito: a, b; IX. Patrón reticulado: X. Patrón escalerados en reflexión horizontal y traslación.

Patrón Zigzag

Este es definido por Cornejo como:

Diseño unidireccional en que se reproduce un elemento por medio de una cantidad de movimientos de reflexión lateral en 45 grados. Entre ellos, y siguiendo los planos de reflexión, se encuentra una línea a veces doble o triple y con agregados en forma de puntos (Cornejo, 1989:66).

Las unidades reflejadas se repiten siguiendo el principio de traslación hasta completar la banda. Se registraron 123 fragmentos con decoración de patrón Zigzag que equivalen al 29,42% del total de la muestra y siete piezas cerámicas completas con este patrón, lo que equivale al 35% de las piezas completas registradas. Hemos definido 12 variantes dentro de este patrón, y en algunos casos se han definido también subvariantes; éstas son:

Patrón Zigzag A. La unidad mínima es una greca horizontal escalerada en sus sectores izquierdo, derecho y superior. Se registraron 44 fragmentos decorados, que representan un 10,52% del total de la muestra. Se cuenta con dos piezas cerámicas completas con decoración de patrón Zigzag A.

Patrón Zigzag B. La unidad mínima se compone de un triángulo negro con líneas paralelas sobre fondo blanco. Se registraron 21 fragmentos decorados que representan al 5,02% del total de fragmentos. Además se cuenta con dos piezas completas que registran este patrón (10% del total de piezas completas).

Se distinguen tres variantes.

Patrón Zigzag B1. En esta modalidad se ha dibujado una línea roja zigzag horizontal en el centro de la banda que separa los triángulos ya descritos. Se registró un fragmento del patrón Zigzag B, correspondiente a un 0,24% del total de la muestra. Una pieza completa registra este motivo.

Patrón Zigzag B2. En esta subvariante la unidad mínima es un triángulo en cuyo interior se dibujó una serie de líneas paralelas oblicuas coincidentes con uno de sus bordes laterales. Se registraron 20 fragmentos con esta decoración, que representa un 4,78% del total de la muestra.

Patrón Zigzag B3. En esta variante los triángulos que actúan como unidad mínima presentan un achurado interior y son separados por una línea zigzag roja horizontal. Este diseño únicamente fue registrado en una taza Diaguita II de procedencia desconocida perteneciente a la Colección Serey.

Patrón Zigzag C. La unidad mínima es una greca vertical escalerada. Se registraron 46 fragmentos decorados con el patrón Zigzag C que representan el 11% del total de fragmentos. Además se cuenta con dos piezas completas que registran este patrón (10% del total de piezas completas).

Patrón Zigzag D. La unidad mínima es una greca sobre fondo negro, sin escalerado. Este diseño se registró en dos fragmentos cerámicos, que equivalen al 0,48% del total de la muestra. También está presente en una escudilla Diaguita II registrada en una sepultura del sitio Estadio Illapel.

Patrón Zigzag E. La unidad mínima es un escalerado sin greca. Este diseño fue registrado en una escudilla Diaguita I de procedencia desconocida perteneciente a la Colección Serey.

Patrón Zigzag F. La unidad mínima es un triángulo negro cuya base coincide con el borde de la banda, en su interior se observa un rectángulo. Fue registrado en dos fragmentos equivalentes al 0,48% del total de la muestra. Se distinguen dos subvariantes:

Patrón Zigzag F1. La unidad mínima es un triángulo negro cuya base coincide con el borde de la banda, en su interior se observa un rectángulo con un trazo vertical que lo divide en dos. Registrado en un fragmento.

Patrón Zigzag F2. La unidad mínima es un triángulo negro cuya base coincide con el borde de la banda, en su interior se observa un rectángulo con un trazo horizontal en su interior. Registrado en un fragmento.

Patrón Zigzag G. Este diseño es similar en forma al patrón Zigzag C, pero los colores han sido invertidos como en un diseño en negativo y la orientación es horizontal. La greca negra es blanca y el fondo blanco pasa a negro. Fue registrado en dos fragmentos equivalentes al 0,48% del total de la muestra.

Patrón Zigzag H. Este diseño es idéntico al patrón Zigzag D, pero alterna los colores de éste; en un desplazamiento encontramos la greca blanca sobre fondo negro y en el siguiente la greca es negra sobre fondo blanco. Se registró en un fragmento equivalente al 0,24% del total de la muestra.

Patrón Zigzag I. En este caso la unidad mínima es una greca muy esquematizada, se reduce a dos trazos quebrados, esta unidad es blanca y se desplaza sobre un fondo negro. Se registró en un fragmento equivalente al 0,24% del total de la muestra.

Patrón Zigzag J. En este caso la greca escalerada se refleja verticalmente para luego sufrir, como un todo, una reflexión desplazada y traslación hasta cubrir la banda. Una línea zigzag horizontal separa las unidades mínimas. Se registró en un fragmento equivalente al 0,24% del total de la muestra.

Patrón Zigzag K. Este diseño es idéntico al patrón Zigzag A, pero sus colores han sido invertidos, la greca negra es blanca y el fondo blanco es negro. Se registró en un fragmento equivalente al 0,24% del total de la muestra.

Patrón Zigzag L. En esta variante la unidad mínima es un triángulo antropomorfizado que presenta dos ojos representados por círculos concéntricos y una boca representada por un rectángulo blanco con trazos verticales. Fue registrado en dos fragmentos equivalentes al 0,48% del total de la muestra.

Patrón Doble Zigzag

En su definición Cornejo indica que:

Cumple todas las características del patrón zig-zag visto, pero se complejiza al presentar un plano de reflexión horizontal que permite identificar dos líneas de traslación diferentes, conformando así un patrón bidireccional" (Cornejo,1989:66).

Este patrón fue registrado en 23 fragmentos cerámicos que equivalen al 5,5% del total de la muestra. Además aparece en siete piezas completas, lo que representa un 35% del total de piezas registradas. Hemos identificado cinco variantes dentro de este patrón:

Patrón Doble Zigzag A. La unidad mínima es una línea vertical engrosada en su inicio que se refleja desplazadamente con la línea opuesta y se traslada en sentido horizontal y vertical. Una línea roja escalerada describe horizontalmente las configuraciones. Se registraron 17 fragmentos con este patrón, lo que equivale a un 4,06% del total de la muestra. Ocho fragmentos son del tipo Doble Zigzag A indeterminado. En la muestra restante se distinguen dos subvariantes:

Patrón Doble Zigzag A1. En este caso las unidades mínimas centrales se unen por un trazo negro horizontal. Fue registrado en siete fragmentos que equivalen a un 1,67% del total de la muestra. Se registraron además tres piezas completas con este diseño, todas ellas corresponden a escudillas Diaguita II.

Patrón Doble Zigzag A2. En esta subvariante las unidades mínimas centrales se unen por una línea negra horizontal que cubre toda la banda. Fue registrado en dos fragmentos que equivalen a un 0,48% del total de la muestra. Además fue registrado en una escudilla Diaguita II.

Patrón Doble Zigzag B. En esta variante la unidad mínima es un rectángulo negro que se traslada verticalmente desplazándose hasta quedar unido por un vértice, para luego reflejarse desplazadamente en los bordes superior e inferior de la banda. Este diseño fue registrado en una escudilla Diaguita II.

Patrón Doble Zigzag C. La unidad mínima es idéntica a la del patrón Zigzag A; en el sector medio de la banda la greca escalerada sufre una reflexión desplazada con la greca inferior, cambiando su color de negro a rojo. En los sectores superior e inferior de la banda la greca se refleja desplazadamente. Esta configuración se repite hasta completar la banda. Este diseño se registró en una de las bandas laterales de una escudilla zoomorfa Diaguita II proveniente de Peralillo (río Choapa).

Patrón Doble Zigzag D. La unidad mínima es una greca escalerada. que se refleja desplazadamente en el sector medio de la banda y vuelve a reflejarse desplazadamente en el sector superior e inferior de la misma. Este diseño se registró en una de las bandas laterales de una escudilla zoomorfa Diaguita II proveniente de Peralillo (río Choapa).

Patrón Doble Zigzag E. En este caso la unidad mínima es una greca escalerada que se refleja horizontalmente cambiando su color (rojo o negro), a su vez estas grecas se reflejan desplazadamente en el borde superior e inferior de la banda. Este diseño fue registrado en cuatro fragmentos cerámicos, equivalentes al 0,95% del total de la muestra. Se distinguen dos subvariantes.

Patrón Doble Zigzag E1. En este caso la reflexión desplazada de las grecas se separa por una doble línea negra oblicua. Se registraron dos fragmentos equivalentes al 0,48% del total de la muestra.

Patrón Doble Zigzag E2. En esta subvariante la reflexión desplazada de las grecas no presenta la doble línea oblicua separándolas. Se registraron dos fragmentos equivalentes al 0,48% del total de la muestra.

Patrón Ondas

Definido por Cornejo como:

Patrón unidireccional que se caracteriza porque los elementos que reproduce son en general dibujos lineales que cubren la banda de izquierda a derecha, reflejándose a la vez en sentido lateral, dando así la impresión de tratarse de ondas (Cornejo, 1989:67).

Este patrón fue registrado en 50 fragmentos cerámicos que equivalen al 11,96% del total de la muestra. Además aparece en cinco piezas completas, lo que representa un 25% del total de piezas registradas. Distinguimos seis variantes al interior de este patrón.

Patrón Ondas A. La unidad mínima se compone de dos trazos paralelos oblicuos unidos por otro trazo semivertical, los trazos paralelos tienen apéndices que se entrelazan con las líneas aledañas. Se registraron 25 fragmentos con este patrón, lo que equivale a un 5,98% del total de la muestra. Ocho fragmentos son del tipo Ondas A indeterminado. En la muestra restante se distinguen cuatro subvariantes:

Patrón Ondas A1. En este caso la unidad mínima descrita se desplaza horizontal y verticalmente hasta cubrir el campo del diseño. Se registraron 12 fragmentos de esta subvariante, que representan un 2,87% del total de la muestra. Además se registró en una escudilla Diaguita II, de la Casa de la Cultura de Illapel.

Patrón Ondas A2. En esta subvariante la unidad mínima se orienta verticalmente y se desplaza horizontal y verticalmente, cambiando de color de negro a rojo. Se registró un fragmento de esta subvariante, que representan un 0,24% del total de la muestra.

Patrón Ondas A3. En este caso se presentan dos unidades mínimas diferentes, una compuesta por dos trazos paralelos oblicuos unidos por otro trazo semivertical, ya descrito, y otra constituida por una superficie semitriangular de color negro que termina en una greca. Cada una de las unidades mínimas descrita se desplaza horizontalmente hasta unir los bordes laterales del campo del diseño y se intercalan como un todo en sentido vertical, varias veces, hasta completar la banda. Se registró un diseño de esta subvariante, presente en una de las bandas de una escudilla Diaguita II, proveniente de San Agustín (río Chalinga).

Patrón Ondas A4. Esta subvariante se caracteriza porque la unidad mínima compuesta por los dos trazos paralelos oblicuos unidos por otro trazo semivertical, se ha dividido en dos sectores: uno superior y otro inferior, cambiando su color de negro a rojo. Sigue luego los mismos desplazamientos simétricos descritos en la subvariante A1. Este diseño fue registrado en cuatro fragmentos que representan un 0,95% del total de la muestra.

Patrón Ondas B. La unidad mínima es una línea zigzag horizontal que se desplaza verticalmente dando la impresión de ondas. Este diseño fue registrado en una escudilla Diaguita I proveniente del sitio Calle Uruguay, en la ciudad de Illapel.

Patrón Ondas C. En este caso la unidad mínima es un diseño aproximadamente triangular y alargado que termina en una greca, que cubre la banda de izquierda a derecha, reflejándose a la vez en sentido lateral. Luego se complejiza al ubicarse "entre dos líneas una tercera, que no corresponde a una reflexión de las anteriores, sino a un reflejo invertido de otra línea similar que se encuentra intercalada más arriba o más abajo" (Cornejo, 1989:67). Este patrón fue registrado en un fragmento y en una pieza completa. Se distinguen dos subvariantes:

Patrón Ondas C1. En esta subvariante las unidades mínimas que se reflejan lateralmente y se trasladan hasta unir los bordes laterales de la banda se comportan luego como un todo que sufre una reflexión desplazada y traslación, cambiando de color. Presente en una de las bandas de una escudilla Diaguita II, proveniente de San Agustín.

Patrón Ondas C 2. En este caso las operaciones simétricas sufridas por la unidad mínima son idénticas, pero no existe el intercambio de color. Esta subvariante se registró en un fragmento que equivale al 0,24% del total de la muestra de fragmentos decorados.

Patrón Ondas D. Este Patrón Ondas se caracteriza porque la unidad mínima es un trazo oblicuo del que surgen cuatro apéndices verticales, esta unidad se traslada horizontalmente hasta unir los bordes laterales de la banda, luego se refleja desplazadamente como un todo y cambia de color. Esta nueva figura se traslada verticalmente tres veces hasta completar la banda. Este diseño fue registrado en dos fragmentos, lo que equivale a un 0,48% del total de la muestra.

Patrón Ondas E. En esta variante la unidad mínima es una línea horizontal de color blanco que se interrumpe por un trazo vertical y luego retoma su trayectoria horizontal; esta unidad se traslada verticalmente tres veces, luego se refleja desplazadamente y se traslada tres veces más hasta completar la banda. Esta variante se registró en un fragmento que equivale al 0,24% del total de la muestra de fragmentos decorados.

Patrón Ondas F. La unidad mínima se compone de un punto unido a una línea horizontal oblicua, esta unidad se traslada en sentido horizontal y vertical. En su desplazamiento vertical sufre un leve desplazamiento que alínea los puntos en sentido oblicuo. Esta variante se registró en 21 fragmentos que equivalen a un 5,02 % del total de la muestra. Distinguimos dos subvariantes:

Patrón Ondas F1. La unidad mínima se compone de un círculo unido a una línea horizontal oblicua. Se registraron 20 fragmentos de esta subvariante que equivalen a un 4,78% del total de la muestra.

Patrón Ondas F2. La unidad mínima se compone de un cuadrado unido a una línea horizontal oblicua. Esta subvariante se registró en un fragmento que equivale al 0,24% del total de la muestra de fragmentos decorados.

Patrón Ondas F3: La unidad mínima se compone de un cuadrado unido a una línea vertical. Esta subvariante se registró en una taza Diaguita II de procedencia desconocida que forma parte de la colección de la Casa de la Cultura en la ciudad de Illapel.

Patrón Cadenas

Definido por Cornejo como:

Patrón bidireccional en que sólo un elemento se reproduce cubriendo toda la superficie interior de la banda, por medio de dos líneas de rotación, las que a su vez se reflejan en sentido vertical" (Cornejo, 1989:67).

Este patrón fue registrado en 23 fragmentos cerámicos que equivalen al 5,5% del total de la muestra. Además aparece en una pieza completa, lo que representa un 5% del total de piezas registradas. Hemos definido cinco variantes:

Patrón Cadenas A. La unidad mínima se compone de un rectángulo del cual se desprende un apéndice lineal horizontal que termina en un gancho. Se registraron siete fragmentos con este patrón, lo que equivale a un 1,67% del total de la muestra y a un 30,43% del patrón cadenas. Se distinguen dos subvariantes:

Patrón Cadenas A1. En este caso la unidad mínima es un rectángulo negro que se une por los vértices alineándose de manera oblicua. Fue registrado en cuatro fragmentos, que equivalen a un 0,95% del total de fragmentos. Además se registró este diseño en una de las bandas de una escudilla Diaguita II registrada en una sepultura del sitio Estadio Illapel.

Patrón Cadenas A2. La unidad mínima es un rectángulo negro que alterna su color a rojo. Fue registrado en tres fragmentos, que equivalen a un 0,71% del total de fragmentos.

Patrón Cadenas B. La unidad mínima se compone de un triángulo rectángulo del cual se desprende un apéndice lineal horizontal que termina en un gancho. Esta unidad sufre una rotación y luego se refleja oblicuamente trasladándose en sentido horizontal y vertical hasta completar la banda. Se registraron seis fragmentos con este patrón, lo que equivale a un 1,43% del total de la muestra y a un 26,08% del patrón cadenas. Se distinguen dos subvariantes:

Patrón Cadenas B1. La unidad mínima se compone de un triángulo rectángulo negro. Fue registrado en cinco fragmentos, que equivalen a un 1,19% del total de fragmentos.

Patrón Cadenas B2. Esta subvariante es idéntica a la anterior, salvo porque el triángulo rectángulo descrito alterna su color de rojo a negro, alineándose los colores idénticos en sentido oblicuo. Fue registrado en un fragmento, que equivale a un 0,24% del total de fragmentos.

Patrón Cadenas C. La unidad mínima se compone de un escalerado del cual se desprende un apéndice lineal horizontal que termina en un gancho. Fue registrado en cinco fragmentos, que equivalen a un 1,19% del total de fragmentos.

Patrón Cadenas D. La unidad mínima se compone de escalerado del cual se desprende un apéndice lineal horizontal que termina en un gancho. Fue registrado en un fragmento, que equivale a un 0,24% del total de fragmentos.

Patrón Cadenas E. La unidad mínima se compone de dos trazos horizontales desplazados y unidos por un trazo vertical, presenta un engrosamiento en el trazo horizontal inferior. Fue registrado en cuatro fragmentos, que equivalen a un 0,95% del total de fragmentos.

Patrón Ajedrezado

Diseño bidireccional de origen cuzqueño, la unidad mínima es un cuadrado negro que alterna su color a blanco y se mueve horizontal y verticalmente siguiendo el principio de traslación. Los cuadrados blancos presentan un círculo rojo en su interior. Fue registrado en un fragmento.

Patrón Rombos en Hilera

Diseño de origen cuzqueño, la unidad mínima es un rombo que se traslada vertical u horizontalmente al interior de una banda rectangular siguiendo el principio simétrico de traslación. Se registraron tres fragmentos de este patrón, lo que equivale a un 0,72% del total de diseños. Distinguimos tres variantes atendiendo a la decoración de la unidad mínima. Ellas son:

Patrón Rombos en Hilera A. La unidad mínima es un rombo negro que alterna su color a blanco. Fue registrado en un fragmento, que equivale a un 0,24% del total de fragmentos analizados.

Patrón Rombos en Hilera B. Diseño bidireccional. La unidad mínima es un rombo negro, con una X inserta en su interior que genera cuatro rombos más pequeños, sobre fondo blanco. Fue registrado en un fragmento.

Patrón Rombos en Hilera C. Diseño unidireccional la unidad mínima es un rombo blanco sobre fondo negro y que presenta en su interior otro rombo de color negro, delimita esta figura una línea roja sobre fondo blanco. Fue registrado en un fragmento.

Patrón Laberinto

Diseño unidireccional. La unidad mínima es una greca cuadrangular de múltiples giros que sigue el principio de reflexión vertical y se traslada hasta completar la banda. Fue registrado en un fragmento y en una pieza completa. Distinguimos dos variantes:

Patrón Laberinto A. Diseño unidireccional basado en la reflexión vertical sobrepuesta de dos grecas cuadrangulares de múltiples giros. Fue registrado en una escudilla Diaguita II.

Patrón Laberinto B. Diseño finito basado en la reflexión vertical de dos grecas cuadrangulares de múltiples giros. Fue registrado en un fragmento.

Patrón Cuatripartito

Diseño bidireccional. La unidad mínima es un diseño escalerado que sufre una doble reflexión especular en el sector central de la banda horizontal y está delimitada por un rombo escalerado. La figura como un todo se traslada horizontalmente hasta completar la banda. En los bordes inferior y superior del campo del diseño la unidad mínima se refleja verticalmente, cambiando su color y se traslada horizontalmente como un todo. Fue registrado en un fragmento y en una pieza completa. Distinguimos dos variantes:

Patrón Cuatripartito A. La unidad mínima es una greca escalerada. Fue registrado en una de las bandas de una escudilla zoomorfa Diaguita II.

Patrón Cuatripartito B. La unidad mínima es un diseño escalerado. Fue registrado en un fragmento, que equivale a un 0,24% del total de fragmentos analizados.

Patrón Reticulado

Diseño bidireccional compuesto por una línea oblicua que se traslada verticalmente en un sentido y luego rota en 90° trasladándose verticalmente y sobreimponiéndose a la anterior, generando un diseño en forma de red. Fue registrado en cinco fragmentos, que equivalen a un 1,19% del total de fragmentos analizados.

Patrón Escalerados en reflexión horizontal y traslación

Diseño bidireccional, la unidad mínima es un diseño escalerado de tres niveles y que termina en un trazo vertical; esta unidad se refleja horizontalmente y luego se traslada vertical y horizontalmente hasta completar el campo del diseño. Fue registrado en cuatro fragmentos, que equivalen a un 0,95% del total de fragmentos analizados.

Patrón Cuarto Estilo

Este patrón de diseño no ha podido aún ser definido en cuanto a su estructura simétrica. No obstante, hemos observado que sus unidades mínimas consideran diseños lineales de color negro delimitados por líneas blancas. Este patrón decorativo fue registrado en 44,02% del total de fragmentos analizados.

Distribución Espacial de los Patrones Decorativos Diaguita a lo largo de la Cuenca del Río Illapel

A continuación se detallarán los resultados obtenidos en la caracterización de los patrones decorativos diaguitas en el Valle de Illapel y su expresión en los distintos asentamientos a lo largo del valle. Contamos con información proveniente de 24 sitios arqueológicos excavados por Valdivieso (1985), González (1996), por los proyectos Fondecyt 1950012 y 1980248, distribuidos en los sectores inferior, medio y superior del río Illapel.

El curso inferior presenta los sitios Calle Uruguay, Calle Independencia, Estadio Illapel, Sucesión Ramírez, Eduardo Ramírez, Guillermo Barrera, Familia Carvajal, Cárcamo 4 y Cárcamo 6.

El curso medio tiene a Huintil 4, Huintil 5, Huintil 6, Huintil I, Huintil III, Huintil IV, Huintil V, La Capilla.

El curso superior Alejandro Manque, Las Burras 2, Las Burras 5, Las Burras 7, Las Burras Estero, Césped 1 y Césped 2.

A estos antecedentes debemos añadir la información aportada por fragmentos cerámicos descritos en Castillo (1994) provenientes de la Hacienda Illapel (curso medio) y de cuatro piezas cerámicas completas provenientes de la ciudad de Illapel (colecciones Serey y Villarroel) y de los sectores de Las Burras y Césped (colección Villarroel).

Con esta información se logró la identificación de 53 diseños diferentes los que se clasificaron en 11 patrones de diseño con sus respectivas variantes y subvariantes. A continuación, se detallará la distribución espacial de estos patrones decorativos a lo largo de la cuenca del río Illapel, con el objeto de establecer relaciones y diferencias en cuanto la decoración del material cerámico proveniente de esta área.

Patrones Decorativos Comunes a la Cuenca Alta, Media y Baja del Río Illapel

En primer término, nos referiremos a los patrones decorativos comunes a toda la cuenca del río Illapel. Estos patrones se registraron en la cuenca alta, media y baja, señalando una fuerte unidad interna en el manejo del bagaje estilístico diaguita. En conjunto los sectores inferior, medio y superior del río Illapel comparten cinco patrones decorativos: tres variantes del patrón Zigzag (A, B2 y C); dos variantes del patrón Ondas (A1 y F1); una variante del patrón Cadenas (C); el patrón Doble Zigzag A sin determinación de subvariante; y el patrón Cuarto Estilo. Vemos que aunque estos patrones decorativos están presentes en los tres sectores del valle las frecuencias de representación varían bastante. Por ejemplo, en el curso superior se cuenta con el doble de fragmentos del patrón Cuarto Estilo. A la inversa, el patrón Zigzag C, Ondas A1 y F1 cuenta con una marcada predominancia en el curso inferior en desmedro del curso medio y superior.

En conjunto, los patrones comunes alcanzan al 81,10% del total de la muestra (339 fragmentos). Esto señala la gran unidad que manifiesta el universo representacional diaguita a lo largo del valle. Sin duda, las nociones de pertenencia a un grupo mayor (la cultura Diaguita) son determinantes al tiempo de elaborar los diseños. Sin embargo, no por ello dejan de manifestarse diferencias a nivel espacial, tal como veremos a continuación.

Patrones decorativos diaguita de la cuenca alta del río Illapel

Del total de 187 fragmentos registrados en la cuenca alta, con patrón diaguita reconocible, un 81,81% corresponde a patrones comunes a toda la cuenca del río Illapel. A nivel estilístico, en la cuenca alta se distinguen tres sectores claramente diferenciados, los sitios de la Quebrada Las Burras y Alejandro Manque, claramente preincaicos, se caracterizan por un manejo discreto de patrones decorativos diaguitas, manejando unos tres patrones decorativos diferentes por sitio, la mayoría comunes a toda la cuenca. El sector de Césped, en tanto, de filiación Diaguita-Inca (Troncoso et al. 2000), se caracteriza por un gran enriquecimiento del universo representacional, alcanzando a 15 diseños diferentes en Césped 1 y a 19 diseños diferentes en Césped 3. Estos sitios concentran también patrones decorativos exclusivos de la Cuenca Alta; por ejemplo, en Césped 3 se registran ocho patrones exclusivos de ese sitio. Los patrones decorativos exclusivos de la cuenca alta incluyen los siguientes: Zigzag F 1, Zigzag F 2, Zigzag H, Zigzag I, Zigzag J, Zigzag K, Zigzag L, Doble Zigzag E 2, Ondas C 2, Ondas F 2 y Cadenas D. Cuatro de ellos fueron registrados en Césped 1 (Zigzag H, Zigzag I, Zigzag L, Ondas F 2), correspondiendo todos los restantes al sitio Césped 3.

Otro aspecto importante desde el punto de vista de los patrones decorativos es que el 90% de los fragmentos Cuarto Estilo registrados en la cuenca alta provienen de Césped 3. Destacamos que los patrones Zigzag F1 y F2 son de origen cuzqueño. Luego examinaremos las vinculaciones de estos sitios (Césped 1 y 3) con otros sitios diaguita-incaicos, situados en la Cuenca Baja.

Patrones decorativos diaguitas de la cuenca media del río Illapel

Los sitios de la cuenca media se caracterizan por ser de ocupación poco densa, tal como lo manifiesta el escaso material cultural recobrado de todos ellos. Del total de 48 fragmentos con patrón Diaguita reconocible, un 87,5% corresponden a patrones comunes a toda la cuenca del río Illapel. No se registraron patrones exclusivos de la cuenca media, sino únicamente algunos patrones compartidos, ya sea con la cuenca alta o baja.

Patrones decorativos diaguitas de la cuenca inferior del río Illapel

Los sitios de la cuenca baja se caracterizan por ser de ocupación diferencial, los sitios habitacionales diaguita-inca del sector de La Colonia y Cárcamo tienden a ser de ocupación más densa y presentan un notable aumento en el número de diseños diferentes, en tanto los sitios habitacionales preincaicos registrados en la ciudad de Illapel, donde existe un predominio de cementerios, no superan el manejo de cinco diseños diferentes por sitio. Del total de 183 fragmentos con patrón Diaguita reconocible registrados en la cuenca baja, un 78,68% corresponden a patrones comunes a toda la cuenca del río Illapel.

Los patrones decorativos exclusivos de la Cuenca Baja, es decir, aquellos que no se han registrado en ningún otro sector del valle, alcanzan al 7,10% sobre el total de patrones registrados en esta área. Ellos incluyen al patrón Doble Zigzag B, Ondas A2, Ondas B, Ondas E, Cadenas B2, Cadenas E, Ajedrezado, Laberinto A, Laberinto B, Cuatripartito A, Cuatripartito B, Rombos en Hilera A, B y C. El análisis de la procedencia de estos patrones decorativos exclusivos de la cuenca baja nos señala la existencia de una interesante oposición entre ciertos sectores de la cuenca inferior, cuyos patrones decorativos resultan ser mutuamente excluyentes. Estos sectores son la ciudad de Illapel (sitios Calle Uruguay, Calle Independencia, Estadio Illapel y piezas completas de las colecciones Serey y Villarroel), por una parte, y el sector de La Colonia-Cárcamo situado aproximadamente a 10 km al este de la ciudad de Illapel (sitios Sucesión Ramírez, Eduardo Ramírez, Guillermo Barrera, Familia Carvajal, Cárcamo 6). Los sitios del sector de La Colonia y Cárcamo se encuentran a escasa distancia, aproximadamente 2 a 5 km.

Los patrones decorativos exclusivos de la cuenca baja registrados en la ciudad de Illapel incluyen a los patrones Doble Zigzag B, Cuatripartito A, Laberinto A, Ondas A2 y Ondas E. En cambio, los patrones decorativos exclusivos de la cuenca baja registrados en el sector de La Colonia y Cárcamo incluyen a los patrones Cuatripartito B, Laberinto B, Ajedrezado, Rombos en Hilera, Cadenas E y Cadenas B2. El patrón Cadenas E es compartido por tres sitios del sector de La Colonia y uno de Cárcamo. En nuestra opinión, para comprender esta segmentación entre ambos sectores es importante considerar nuevamente la variable cronológica. En efecto, al examinar los patrones exclusivos de la cuenca baja presentes en la ciudad de Illapel, vemos que estos corresponden a piezas cerámicas y fragmentos cerámicos decorados de las fases I y II; no existe evidencia alguna que señale que estos materiales pertenezcan al período incaico.

Al parecer, en la ciudad de Illapel se encontraba el centro de producción de mayor envergadura durante el período preincaico, reflejándose aquello en el desarrollo de una mayor cantidad de patrones decorativos durante este período; sin embargo, existe un grupo de patrones preincaicos que son compartidos por todos los sectores del río Illapel.

Una situación bastante diferente se aprecia en el sector de La Colonia-Cárcamo; en efecto, al menos dos sitios de este sector poseen algunos patrones decorativos típicamente incaicos. Nos referimos al patrón Ajedrezado presente en el sitio Sucesión Ramírez y al patrón Rombos en Hilera A, B y C presente en el sitio Cárcamo 6. Cada uno de estos sitios exhibe una decena de diseños diferentes. Además desde el punto de vista de la manufactura cerámica se observan en los sitios mencionados, y en otros del área de La Colonia, fragmentos más delgados y con un mejor acabado de la pintura.

Los sitios Sucesión Ramírez, Eduardo Ramírez, Familia Carvajal y Cárcamo 6 presentan un buen número de patrones decorativos exclusivos del curso inferior de río Illapel y comparten entre sí una gran cantidad de patrones decorativos que no se perciben en la ciudad de Illapel, ni en la cuenca media del río. Las vinculaciones más claras desde el punto de vista estilístico se producen con los sitios de la localidad de Césped, especialmente con Césped 3, presentando en común una decena de patrones (González, 2001).

Otro aspecto interesante de destacar en los patrones decorativos del área La Colonia-Cárcamo es la gran cantidad de variantes creadas del patrón Cadenas. En efecto, en esta restringida área registramos seis variantes del patrón Cadenas: A1, A2, B1, B2, C y E, situación que no se vuelve a repetir en ningún otro sector del valle. El sitio Familia Carvajal concentra por sí solo a cuatro de estas variantes. Esto refleja una especificidad espacial, caracterizada por la elección consciente de determinados patrones de diseño. Tal situación tiene alcances identitarios y refleja el modo como los artesanos diaguitas manejaron su universo representacional asignándole importancia a la variable espacial, aún dentro de un territorio diaguita mayor (el río Illapel). No hemos observado en los sitios preincaicos del valle semejante especialización espacial en determinados patrones de diseño. En nuestra opinión, puede tratarse de microcomunidades dentro del territorio diaguita del río Illapel en las cuales el impacto de la presencia incaica se refleja en un condicionamiento externo que tiende al logro de cierta especialización iconográfica en determinados sectores del valle, optando por una determinada estructura simétrica en particular (patrón Cadenas). Es curioso también que el interés en dicho patrón simétrico no nos remita a estructuras iconográficas cuatripartitas, tan difundidas en tiempos diaguita-incaicos en el área diaguita nuclear (ríos Elqui y Limarí).

Desde el punto de vista de la cotidianeidad, no deja de ser notable el hecho que las comunidades diaguitas del sector La Colonia-Cárcamo se especialicen en la realización de una estructura de diseño específica (patrón Cadenas), orientando de este modo sus esfuerzos a potenciar un ámbito particular de su bagaje estilístico.

Conclusiones Preliminares

Los resultados recién reseñados señalan la eficacia de la metodología empleada en términos de permitirnos iniciar la reconstrucción del universo representacional Diaguita en el río Illapel. Observamos, por ejemplo, que existen patrones con una clara predominancia como el patrón Cuarto Estilo (44,02%) del total de la muestra y el patrón Zigzag (29,42%). Sin embargo, no deja de ser relevante el gran número de diseños diferentes registrados (53 en total), que hemos agrupado en patrones, variantes y subvariantes, los que señalan la fuerte vocación estética de esta cultura.

Ya no estamos restringidos por la información aportada únicamente por piezas cerámicas provenientes de colecciones particulares y cementerios, iniciamos ahora una nueva aproximación al arte gráfico diaguita que confiamos nos acerque a su cotidianeidad y a las particulares concepciones sobre manejo del espacio. Nuestro objetivo, en último término, es situar este arte en el contexto completo revelado por la cultura material.

Nota

1 Proyectos Fondecyt 1950012 y 1980248.

Referencias Citadas

Castillo, G. 1994 Diaguitas en el Choapa: alcances meridionales de un dominio territorial. Manuscrito en posesión del autor.         [ Links ]

Cornejo, L. 1989 El plato zoomorfo diaguita. Su variabilidad y especificidad. Boletín Museo Chileno de Arte Precolombino 5:47-80.         [ Links ]

Cornely, F. 1962 El Arte Decorativo Preincaico de los Indios de Coquimbo y Atacama. Diaguitas Chilenos. Editorial del Pacífico, Santiago.         [ Links ]

González, P. 1995 Diseños Cerámicos Diaguita-Inka: Estructura, Simbolismo, Color y Relaciones Culturales. Memoria para optar al Título de Arqueóloga. Departamento de Antropología, Universidad de Chile, Santiago.         [ Links ]

1996 Prácticas mortuorias de la fase Diaguita I (1000-1200 d.C). Rescate arqueológico en la ciudad de Illapel. Boletín del Museo Arqueológico de La Serena 19:123-144.         [ Links ]

2001 Estrategias inkas de interacción diferencial: Inkas y Diaguitas en el Valle del Choapa. Ponencia presentada en el XIV Congreso Nacional de Arqueología Argentina, Rosario.         [ Links ]

2000 Césped 3, asentamiento del período Diaguita-Incaico sin cerámica Diaguita fase III en el curso superior del río Illapel, IV Región, Chile. Actas del XV Congreso Nacional de Arqueología Chilena, Chungara Revista de Antropología Chilena, Volumen Especial:893-906.         [ Links ]

Valdivieso, G. 1985 Prospección arqueológica del curso medio y superior del valle del río Illapel. Práctica Profesional. Departamento de Antropología, Universidad de Chile, Santiago. Manuscrito en posesión del autor.         [ Links ]

Washburn, D. y D. Crowe 1988 Symmetries of Culture. Theory and Practice of Plain Pattern Analysis. University of Washington Press, Seattle.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons