SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 número1EL GÉNERO DEYEUXIA (POACEAE, AGROSTIDEAE) EN SITIOS ARQUEOLÓGICOS DE LA PUNA MERIDIONAL ARGENTINA, PROVINCIA DE CATAMARCAPRODUCTOS Y ORGANIZACIÓN TÉCNICA DEL TRABAJO EN AZAPA DURANTE EL SIGLO XVIII: PONIENDO CHACRA DE AJÍ, COGIENDO ACEITUNAS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Chungará (Arica)

versión On-line ISSN 0717-7356

Chungará (Arica) v.35 n.1 Arica ene. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562003000100005 

Volumen 35, N 1, 2003. Páginas 73-124
Chungara, Revista de Antropología Chilena

ETNOBOTÁNICA DEL SUR DE LOS ANDES DE LA PRIMERA
REGIÓN DE CHILE: UN ENLACE ENTRE LAS
CULTURAS ALTIPLÁNICAS Y LAS DE QUEBRADAS
ALTAS DEL LOA SUPERIOR

ETHNOBOTANY OF THE SOUTHERN ANDES WITHIN THE FIRST REGION
OF CHILE: A CONNECTION BETWEEN ALTIPLANO CULTURES
AND THE HIGH CANYONS OF THE SUPERIOR LOA

Carolina Villagrán*, Marcela Romo** y Victoria Castro***

Se presenta un estudio etnobotánico en el territorio andino limítrofe entre la I Región y II Región de Chile, área que, históricamente, ha funcionado como un enlace entre diversas culturas andinas. Para la flora consultada (146 taxa), se registraron 384 vernáculos, correspondiendo el mayor porcentaje a las lenguas aymara-quechua (70% de los nombres). El 90% tenía utilización, registrándose un total de 228 usos, distribuidos en forrajes (36%), medicinas (31%) y comestibles (10%).

Se registra: (a) Predominio de vernáculos aymara-quechua y etnocategorías, preferentemente, de acuerdo a la nomenclatura de la I Región; (b) Etnoclasificaciones con hasta tres niveles jerárquicos; (c) Frecuente uso del principio de opuestos complementarios, tanto en los criterios de distinción de especies como en los procedimientos terapéuticos de la flora; (d) Especies ceremoniales similares a las usadas en el extremo norte de Chile, Bolivia y Loa Superior; (e) Heterogeneidad dentro del territorio estudiado, entre las comunidades del área de Ollagüe y las residentes en el Oasis de Pica, tanto en las especies ceremoniales como en los nombres vernaculares. Estos rasgos destacan al área de estudio como transicional, entre las culturas del altiplano de la Región de Tarapacá y las de quebradas altas, de la Región de Antofagasta.

Palabras claves: Etnobotánica andina, norte de Chile, transición cultural.

Historically, the Andean territorial boundary between Regions I and II of Chile has functioned as a link between diverse Andean cultures. Here, we present an ethnobotanical study from this region which indicates that for the consulted flora (146 taxa) we registered 384 common names, with the majority of these being of Aymara-Quechua origin (70%). A total of 228 uses of the flora were recorded (90%), distributed among fodder (36%), medicine (31%) and food (10%).

Our results indicate: (a) A predominance of Aymara-Quechua common names and ethnocategories closer to the nomenclature of Region I (Tarapacá); (b) Ethnoclassifications with up to three nested levels; (c) Frequent use of opposed complementary terms, in both species distinction criteria and therapeutical procedures; (d) Ceremonial uses of species similar to northernmost Chile and Bolivia as well as in the Upper Loa; (e) Site heterogeneity, between the communities of the Ollagüe area and the residents of Pica, regarding ceremonial uses as well as common names. These features characterize the area as transitional between the Altiplano cultures of the Tarapacá Region (I) and those from the high altitude canyons, of the Antofagasta Region (II).

Key words: Andean ethnobotany, northern Chile, cultural transition.

El territorio andino del área de Collahuasi-Ollagüe (20°30'-21°30'S) corresponde a un área geográfica marcada por la presencia de extensos salares de altura (Figura 1), expresión de los antiguos lagos que ocuparon el altiplano de Chile y Bolivia durante los períodos más húmedos del tardiglacial y Holoceno (Grosjean 1994; Grosjean y Núñez 1994). Actualmente, el paisaje es extremadamente inhóspito y la vegetación es paupérrima. Una excepción la constituyen las zonas de bofedales y vegas, alrededor de los cursos de agua de los salares y quebradas, las cuales exhiben una gran riqueza de especies y concentran las actividades pastoriles de los pobladores.

El borde sur de la región de Tarapacá es sin duda parte integrante del área circumpuneña, de acuerdo a la investigación arqueológica y etnohistórica, aunque se presentan dudas con respecto a su filiación étnica ya que el altiplano meridional estaba ocupado por etnias de agropastores Pacajes, Karanga y Lipez. Por otra parte, en tiempos prehispánicos habría existido un desarrollo cultural propio de la zona ("Cultura Pica"), que abarcaría la población del oasis de Pica y de la Quebrada de Tarapacá (Camiña, Tarapacá, Guatacondo). Este habría sido un grupo con una economía agrícola de oasis, principalmente cultivos de ají, zapallos, algodón, maíz; silvicultura aprovechando la Pampa del Tamarugal, así como también los recursos pesqueros de la costa. Se han encontrado pocos vestigios de esta población en el área del altiplano; sin embargo, es evidente que mantuvieron activos intercambios con los pueblos de este territorio, mediante caravanas de llamas, actividad que perduró hasta tiempos recientes (Lynch y Núñez 1994; Sanhueza 1992). Como vestigio de las fluidas conexiones entre los territorios de Tarapacá y el Loa, así como de las relaciones con el altiplano, Pica y la costa, se encuentran los vestigios de una serie de rutas, asociados a caminos, petroglifos, apachetas y tambos preincaicos e incaicos. Destacan también en la zona las explotaciones mineras de cobre y oro, durante el período Inca. La importancia de la presencia Inca se refleja en una abundante toponimia quechua, en una extensión donde coexisten las lenguas aymara y quechua (Lynch y Núñez 1994; Romo 1998).

Las comunidades actuales residentes en el área son numéricamente muy pequeñas y aisladas, básicamente núcleos familiares dedicados a actividades pastoriles, en torno a los cursos de agua de los salares, y caracterizadas por una alta movilidad, a través de grandes espacios, incluyendo el territorio boliviano limítrofe. Si bien en la actualidad no hay información acerca de actividades de pastoreo de animales en Bolivia, ésta fue habitual hasta hace un par de décadas, sobre todo en el sector sur del área de estudio, entre Puquios y Cosca, y en el salar de Laguani. Esta práctica se ha visto obstaculizada en los últimos años por las restricciones fitosanitarias, lo que ha terminado con parte de los circuitos de pastoreo tradicionales; sin embargo, se visualiza que esta actividad aún persiste en forma esporádica y reducida. El núcleo más poblado, con cerca de 150 habitantes, corresponde a Ollagüe, centro administrativo y de enlace con Bolivia y la costa Pacífica, por su posición de estación terminal del Ferrocarril Antofagasta-Bolivia y del Paso Internacional de la ruta Antofagasta-Salar de Uyuni. En el presente, todo el territorio está marcado por un fuerte proceso de despoblamiento, con significativas migraciones hacia Calama, Iquique y los oasis desérticos, principalmente Pica y Matilla.

Este singular territorio limítrofe entre la I y II Región de Chile, y su posición permanente de corredor interregional, reviste especial interés etnográfico-histórico, por su eventual carácter de enlace entre las culturas andinas del norte del país. Para los Andes del norte de Chile se ha documentado la presencia de varias tradiciones culturales interdigitadas, reseñadas sobre la base de investigaciones tanto arqueológicas e históricas como etnográficas. Así, para los Andes de la I Región, principalmente sobre la base de estudios antropológicos acerca de la cosmovisión aymara del área de Colchane-Isluga (Cereceda 1978; Gavilán 1996; González y Gavilán 1990; Martínez 1975; Van Kessel 1996), sistemas económicos, procesos de migración poblacional (González y Gundermann 1991; González et al. 1993; Gundermann 1984, 1986; Provoste 1976), sistemas de etnoclasificación y nomenclatura botánica (Castro et al. 1982; Villagrán et al. 1999), se han documentado los rasgos distintivos actuales de la así llamada "Tradición Altiplánica" (Castro y Martínez 1996), una sociedad de habla principalmente aymara y con fuertes vinculaciones con el altiplano de Bolivia. Por otro lado, para las comunidades que pueblan los oasis en torno al Salar de Atacama se han distinguido una serie de singularidades, asociadas a las llamadas "Culturas Atacameñas", cuyos rasgos quedan de manifiesto tanto en los hallazgos de la arqueología (Núñez y Dillehay 1978) como en los documentos etnográficos actuales (Martínez 1998; Morales 1997; Mostny 1954; Munizaga y Gunckel 1958; Serracino et al. 1974; Villagrán et al. 2001a). Para la región intermedia, principalmente las "Quebradas Altas del Loa Superior" y sus afluentes, numerosas investigaciones arqueológicas, antropológicas y etnobiológicas (Aldunate et al. 1981; Castro et al. 1984; Délano 1982; Romo 1998; Romo et al. 1999; Villagrán y Castro 1997; Villagrán et al. 2001b; Villaseca 1998) documentan rasgos distintivos y propios de culturas ganaderas y de agricultura de terrazas, con elementos de influencia aymara-quechua, atacameña e hispánica.

El propósito de este estudio es contribuir a documentar la eventual interdigitación de las dis tintas tradiciones culturales de los Andes de Chile, sobre la base de una investigación etnobotánica, en una región históricamente caracterizada como una ruta de enlace y relaciones entre extensos territorios geográficos y tradiciones culturales.

1.Áreas de Estudio y Metodologías

1.1. Flora y vegetación

La primera etapa del trabajo de campo consistió en una recolección exhaustiva de la flora en un transecto altitudinal que asciende desde Pozo Almonte hasta los Altos de Pica (4150 msm), a la latitud del Salar de Huasco, y desde allí desciende suavemente hacia el Salar de Coposa, hasta la Compañía minera Doña Inés de Collahuasi, situada a 3800 m de altitud (Figura 1). La actividad fue realizada a finales de enero del año 2000. Todos los taxa fueron herborizados en triplicado y numerados, de acuerdo con las metodologías convencionales en la elaboración de colecciones sistemáticas. Los ejemplares quedan depositados en el Herbario de Carolina Villagrán, en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, con duplicados en el Herbario de la Universidad de Concepción. Todos los taxa herborizados se listan en el Anexo I adjunto, como asimismo los números de herbario correspondientes. La siguiente etapa consistió en una síntesis de los resultados etnobotánicos obtenidos por la segunda autora de este estudio, durante su trabajo de tesis de Antropología, que consideró una estadía de alrededor de dos meses en el territorio altoandino de Ollagüe (Romo 1998). Los taxa documentados para esta tesis se listan en el Anexo II.



Figura 1: Área de estudio abarcando el transecto Pozo Almonte-Collahuasi, territorio altoandino de Ollagüe y lugares donde se realizaron las entrevistas etnobotánicas.
Study area showing the Pozo Almonte-Collahuasi transect, the Ollagüe Andean territory and the localities where ethnobotanical interviews were done.

En la Figura 1 se representa el área abarcada por el estudio etnobotánico, coordenadas geográficas, los grandes sectores geomorfológicos, salares y los itinerarios de los dos sectores donde se coleccionaron las plantas consultadas. El primer transecto, correspondiente al itinerario Pozo Almonte - Altos de Pica - Collahuasi (1000-4150 msm), se sitúa entre las coordenadas 6948'W y 2016'S y 6844'W y 2059'S. El segundo territorio estudiado comprende el sector altoandino entre las coordenadas 6845' - 68W y 2045'- 22S, incluyendo las localidades de Ollagüe, Chela, Amincha, Puquios, Cosca, Salar de Carcote, nacientes del río Loa y las Quebradas de Chaigüire y de las Costumbres. Asimismo, en la Figura 1, se muestran las localidades en las cuales se realizaron las entrevistas etnobotánicas: el oasis de Pica, y las comunidades de Ollagüe, Amincha y Chela, en el altiplano.

Vegetación Zonal

Para el transecto Pozo Almonte - Altos de Pica - Salar de Coposa - Mina Collahuasi (1000-4150 msm) se observó la siguiente zonación de la flora y de la vegetación:

Jaral desértico (1000-2500 msm): En el desierto de los alrededores de Pozo Almonte crecen, exclusivamente, los grandes montículos de Atriplex madariagae, el kachiyuyo, y Caesalpinia aphylla, la retama.

Piso prepuneño (2500-3200 msm): El límite inferior de la vegetación andina se sitúa a los 2500 m, con crecimiento muy espaciado de herbáceas asociadas a las lluvias de verano ("pastos de lluvia o de temporal") como, por ejemplo, Nolana tarapacana, especies de Cistanthe, Tiquilia atacamensis, Sisymbrium lanatum, Cristaria dissecta, Tarasa operculata, Cryptantha parvifolia y Tetragonia microcarpa. Recién a los 2900 msm aparece Atriplex sp. (piyaya), el arbusto característico del piso prepuneño en otras regiones andinas. Piso puneño (3200-3800 msm): La especie dominante del piso puneño o tolar, Fabiana ramulosa (kipa), aparece, esporádicamente, a los 3200 msm. Su crecimiento se hace a partir de 3300 msm, con coberturas que no sobrepasan el 25% del suelo. La kipa se asocia a muy pocas otras especies arbustivas, entre las cuales destacan Adesmia spinosissima, la añawa, y una cactácea en cojín, Opuntia camachoi. El tapiz herbáceo es dominado por anuales, tales como Tagetes multiflora, el soiko, y varias especies de Descurainia, los kashawe. A partir de 3650 msm aumenta gradualmente la riqueza de arbustos con crecimiento de Baccharis boliviensis (monte paloma), B. tola y B. santelices (ñakas) y Parastrephia quadrangularis (siput'ula). Las tolas son más abundantes y variadas en el tramo entre el Salar de Coposa y la Mina Collahuasi (3700-3800 msm). Este tramo exhibe una transición gradual entre la flora del tolar y la del pajonal, con crecimiento de diversas tolas, en paños o parches homogéneos, con altas coberturas (alrededor de un 40%). Destacan las poblaciones de Fabiana squamata (orqokipa u orqo kipat'ula) y F. denudata (khachukipa), Baccharis tola (ñaka), Parastrephia lepidophylla (chijarwalla), Lampaya medicinalis (lampaya) y Chuquiraga atacamensis (chaklampa); en menor proporción, la paja k'isi, Anatherostipa venusta.

Piso altoandino (3800-4050 msm): A los 3800 msm aparecen las primeras pajas, marcando así la transición entre las formaciones de tolar y pajonal. Las especies de gramíneas más frecuentemente representadas son: Festuca chrysophylla, la paja brava, Anatherostipa venusta y Stipa chrysophylla, las pajas k'isi, y las pequeñas champas de Nassella nardoides, el khachu. Entre los arbustos asociados a las pajas destacan Parastrephia quadrangularis (siput'ula), P. lucida (umat'ula) y Adesmia spinosissima (añawa). A partir de 4000 msm predominan, netamente, las pajas, con coberturas bajas, de alrededor de 10%. En sustratos arenosos es frecuente el subarbusto Senecio aff. puchii, la chachakoma de burro. En los hábitats rocosos abundan los cojines de yareta, Azorella compacta, yaretilla (Pycnophyllum bryoides), ayro (P. molle), khachujanki (Junellia tridactyla) y, escasamente, pampa añawaya (Adesmia aff. subterranea). En los arenales son frecuentes las hierbas en roseta, tales como Astragalus cryptanthus (garbanzo), Moschopsis monocephala (tanitani) y Phacelia setigera (wariñuño). Bajo las peñas, crece Calceolaria stellariifolia. También en estos ambientes rocosos es común el arbusto Fabiana squamata, orqokipa u orqo kipat'ula.

Piso subnival (sobre 4050 msm): Las pampas de Altos de Pica constituyen las alturas máximas del transecto, a la latitud del Salar de Huasco, y presentan fisionomía de vegetación subnival. La cobertura vegetal es muy baja y discontinua, generalmente pampas homogéneas de Nassella nardoides (khachu) o, definitivamente, ausente.

Vegetación azonal de bofedales

Este tipo de vegetación fue observado en las riberas de los riachuelos del Salar de Coposa, alrededor de los 3700 msm. En los sectores más distantes del agua crecen extensos cojines de Distichlis (chicha) y Frankenia triandra (anki). En las orillas del agua son muy abundantes los wayllares, praderas dominadas por la paja waylla (Deyeuxia eminens). Las champas ribereñas están conformadas, básicamente, por: Lobelia oligophylla, Lilaeopsis macloviana (llach'u o istru) y Mimulus glabratus (oqororo o berro). Cubren el agua una serie de especies acuáticas, entre las que destacan las algas verdes filamentosas (lak'o o lama), angiospermas de hojas flotantes, llamadas colectivamente limas o loromas (especies de Ruppia, Myriophyllum, Potamogeton, Zannichellia, etc.) y las diminutas plantitas errantes de Lemna y Azolla. En el territorio altoandino de Ollagüe la flora de humedales es muchísimo más rica y variada, con presencia del cojín característico del hoqo o bofedal, Oxychloe andina, el pako. En estos grandes cojines son frecuentes las pequeñas hierbas en roseta, tales como los psike (Plantago tubulosa y Hypochaeris taraxacoides), katare (especies de Werneria) y diversas Gramíneas palustres, llamadas colectivamente awa.

la Tabla 1 se indican las equivalencias entre los pisos altitudinales de vegetación y las etnocategorías de paisajes.



1.2. Las comunidades

La escasa población residente en el área de estudio se dedica, preferentemente, a actividades pastoriles y agropastoriles. La población residente en el territorio de Ollagüe es, en su mayoría, bilingüe (aymara-español o quechua-español hablantes). Las entrevistas etnobotánicas de esta área se realizaron en Chela, Ollagüe y Amincha. Los entrevistados en el Oasis de Pica hablan, principalmente, el aymara y el español. A continuación se describen brevemente los dos territorios donde se realizaron las entrevistas etnobotánicas.

Oasis de Pica. Es un pueblito situado a 20°30' S, 69°21'W, a 1325 m de altitud, a corta distancia del oasis de Matilla y en el borde este de la Pampa del Tamarugal. Cuenta con oficinas administrativas de servicio público e infraestructura turística y está dedicado, preferentemente, a la agricultura de huertos, de los que se obtienen cítricos y frutas tropicales (Risopatrón 1924). Las poblaciones nuevas que circunscriben el poblado están habitadas por personas provenientes del interior, principalmente de los Salares de Huasco y Coposa, Lirima y de Bolivia. El Oasis de Pica se interconecta con los Altos de Collahuasi a través de serranías, conocidas como los Altos de Pica, de dirección norte-sur y que se levantan a unos 4000 msm, en forma de altiplanicies. Durante el período colonial, los españoles que allí se radicaron realizaron diversas obras, como complejos sistemas de regadío que traían agua desde el altiplano. Fueron plantados viñedos para la producción de vinos, que abastecieron tanto la demanda local como de las zonas limítrofes. Actualmente la comuna de Pica tiene 1.500 habitantes, concentrándose en el poblado del mismo nombre. Es famosa por sus aguas termales, por la producción de limón de Pica, por su abundante producción de frutas tropicales, como mangos y guayabas, naranjas y pomelos. En cuanto a la ganadería, está bastante mermada en los tiempos actuales, persistiendo áreas de pastoreo en Copaquire, Guatacondo, salar de Coposa, Alconcha y en las quebradas de Yabricoyita y Huinquitispa (Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi 1995). A partir de 1994, la minería de la zona ha tenido un nuevo proceso de expansión, entrando en funcionamiento los proyectos cupríferos de Cerro Colorado, Quebrada Blanca y Doña Inés de Collahuasi. Ello ha significado diversos impactos positivos en el empleo y la economía regional, así como adelantos en la infraestructura vial; e impactos negativos en el ambiente y en la actividad pastoril tradicional, derivados tanto de la misma actividad minera como de la explotación del agua de los salares circundantes. Esto se ejemplifica claramente en la siguiente observación, realizada por una pastora: "Sacan agua de la vega que está en la primera región, para la mina. Michincha se está agotando porque no llueve, no nieva, entonces el agua no reproduce. La vega se ha estado secando desde el momento en que empezaron a sacar agua en grande, se está secando. Antes había allí vicuñitas..." (Romo 1998).

Area de Ollagüe. El caserío de Ollagüe se sitúa a 21°13'S, 68°16'W, a 3696 m de altitud, muy cerca del límite con Bolivia, en la parte SW del salar del mismo nombre y a 188 km al NE de la ciudad de Calama. Las condiciones climáticas son drásticas, con promedios anuales de 6,9°C de temperatura y 33,2 mm de precipitaciones. La comuna de Ollagüe tiene una población de 377 habitantes. Los pueblos y caseríos que conforman la comuna de Ollagüe, de una extensión de 2.884,75 km2 son: Ollagüe, Amincha, Cebollar y Ascotán. Se presume que el poblado de Ollagüe, capital comunal, habría nacido entre los años 1886 a 1889, período en el que la Compañía Inglesa del Ferrocarril Antofagasta a Bolivia terminó su construcción y, por necesidad empresarial, debió construir al mismo tiempo instalaciones y viviendas para empleados y trabajadores que atenderían el ferrocarril. El agua del caserío de Ollagüe proviene de la Quebrada de Amincha, situada a 10 km de distancia, con desarrollo de vegas, donde se ha construido una represa para captar el agua. A 37 km al NW de Ollagüe, en el ramal a Collahuasi, se encuentra la estación de ferrocarril de Puquios, a 4164 msm. El cerro Chela se levanta a 5660 msm, en el cordón que se extiende entre el salar de Carcote y el curso superior del río Loa. En la falda NW de este cerro nace el arroyo de Chela que corre hacia el NW, en un cajón en que abundan el pasto y la leña, se encorva hacia el W y SW y se vacía en la ribera este del curso superior del río Loa. La Quebrada de Cosca, con desarrollo de vegas, nace en la falda este del cerro Cosca, y en sus márgenes está el caserío de Cosca, a 22 km al NW de Ollagüe. El camino que une Ollagüe con Cosca corre paralelo a una quebrada seca, llamada localmente de las Costumbres. La Quebrada de Chaigüire surge en las faldas del Cerro Aucanquilcha, en las nacientes del río Loa, hacia el NW del salar de Carcote (Risopatrón 1924). Cabe señalar que en este sector se encuentran yacimientos de azufre y boratos, situados entre los 5000 y 6200 msm. Por lo tanto, las labores extractivas del mineral solamente las realizaban, y realizan hoy día, casi exclusivamente trabajadores bolivianos de los poblados limítrofes, poblaciones resistentes al frío y a la puna (Fundación Región y Desarrollo 1999; Romo 1998).

El área de estudio se encuentra situada en las rigurosas condiciones ambientales de la Puna Salada. De acuerdo al mapa ecológico de Troll, la Puna Seca se extiende en nuestro país desde la frontera con Perú, hasta los 20 de L.S. (en las inmediaciones de Lirima); a partir de aquí hasta el Salar de Atacama las condiciones de temperatura y sequedad se vuelven drásticas, que se ha denominado Puna Salada o Desértica. La Puna Seca se caracteriza por la carencia de lagunas y la escasez de cursos de agua, con un rico ambiente forrajero de bofedales apto para el ganado camélido, en contraste con la abundancia de salares en la "Puna Salada" y el dominio de las vegas con menor valor nutritivo para los animales (Romo 1998).

Esta zona del altiplano se ha caracterizado, desde tiempos remotos, por constituir un corredor por el que han transitado las poblaciones de Tarapacá, Atacama y el sur de Bolivia, en sus relaciones de intercambio económico y de parentesco. El área ha estado siempre escasamente poblada, a excepción de ciertos eventos relacionados con la actividad metalúrgica, como, por ejemplo, la ocupación preincaica del Tambo de Collahuasi, el auge de las azufreras en Ollagüe, a principios del siglo XX, y la ocupación actual del mineral de Collahuasi. El aislamiento y la falta de recursos han llevado a una forma de poblamiento eminentemente temporal, supeditada a la existencia de explotaciones mineras en el lugar, por lo que puede denominarse ésta como un área de poblamiento coyuntural. En este contexto, los pastores, si bien existen en escaso número, constituyen la población más estable dentro de la zona, y se han insertado estratégicamente en la economía del lugar, de acuerdo a las condiciones históricas reinantes (Berenguer et al. 1973; Romo 1998). Actualmente, los pastores del territorio de Ollagüe se dedican, preferentemente, a la crianza de llamas, aunque también poseen caprinos, ovinos, burros y alpacas, en menor cantidad. Ellos habitan en asentamientos aislados y distantes unos de otros, con unidades domésticas de tipo unifamiliar, y en un claro proceso de sedentarización y asalariamiento (González y Gundermann 1991). La crianza de llamos, como actividad productiva, se encuentra actualmente muy disminuida, con respecto a unos 50 años atrás cuando las condiciones para la crianza eran distintas, con una mayor cantidad de pastos de lluvia y de mano de obra familiar, y cuando existía una demanda mayor de estos animales como medio de transporte de carga o como carne para la actividad minera. Esto requería de un patrón de vida semisedentario, como el que aún conservan los pastores con un alto número de llamas.

1.3. Las entrevistas etnobotánicas

Con duplicados del herbario procedente del transecto Pozo Almonte - Altos de Pica - Collahuasi se confeccionó un muestrario de referencia, conteniendo 70 taxa correspondientes a los pisos Puneño, Prepuneño, Altoandino y Subnival, además de la flora azonal de Vega y Bofedal o Hoqo, coleccionada en los alrededores del salar de Coposa. La información etnobotánica obtenida se presenta en el Anexo I. Los 92 taxa que constituyen la flora del territorio de Ollagüe fueron colectados en las localidades de Ollagüe, Chela, Amincha, Puquios, Cosca, Carcote, Loa y las Quebradas de Chaigüire, y de las Costumbres. Los resultados etnobotánicos se muestran en el Anexo II.

Los nombres y usos correspondientes a los 70 taxa del transecto Pozo Almonte - Collahuasi fueron obtenidos sobre la base de diez entrevistas etnobotánicas, sostenidas con diez personas y/o grupos de personas de ambos sexos, residentes actualmente en el Oasis de Pica, pero procedentes de los salares de Coposa y Huasco, de la comunidad de Lirima, Cancosa, Colchane y Bolivia. Los 107 taxa del territorio de Ollagüe fueron consultados a siete pastores residentes en Ollagüe, Amincha y Chela.

Las entrevistas en el Oasis de Pica fueron realizadas a finales de enero del 2000, y las entrevistas del territorio de Ollagüe entre agosto y diciembre de 1997 (Romo 1998). Las respuestas fueron grabadas en cintas magnetofónicas, en poder de las autoras del estudio. Sobre la base de la transcripción textual de todas las cintas magnetofónicas, se confrontaron las respuestas sobre nombres y usos de las plantas. En los anexos I y II se sintetiza la información etnobotánica obtenida para los dos territorios estudiados. En el Anexo III se listan, alfabéticamente, todos los nombres vernaculares registrados y las lenguas de los mismos.

2. Resultados

2.1. Etnoclasificación

2.1. 1. Nomenclatura botánica

Para el total de 146 taxa consultados en los dos territorios estudiados, se registraron 384 nombres vernaculares de plantas. En lo que respecta a las lenguas (Anexo III, Figura 2), el mayor porcentaje de nombres corresponde a las lenguas aymara y quechua, involucradas en alrededor del 70% de los nombres recopilados. Este porcentaje integra 58 nombres aymaras (15%), 45 quechuas (12%), 91 con significados en estas dos lenguas (24%) y 98 que, además de estas dos lenguas, incluyen algún término en los idiomas español o kunza (25%). La proporción de nombres españoles de plantas corresponde a un 21% del total (81 nombres). Un pequeño porcentaje de nombres (3%) corresponde a otras lenguas indígenas, como el mapuche, kunza u otros idiomas americanos.



Figura 2: Lenguas de los nombres de plantas de la flora de Collahuasi-Ollagüe (N = 384). <
Plant name languages for Collahuasi-Ollagüe flora (N = 384).

Analizando por separado los vernáculos recogidos para Collahuasi (175 nombres) y Ollagüe (206 nombres), encontramos que en Collahuasi se observa un mayor predominio de los vernáculos en las lenguas indígenas de la zona un 62% frente a un 47% en Ollagüe. Correspondientemente los vernáculos con etimologías españolas son más importantes en Ollagüe con un 50% frente a un 35% en Pica (Figura 3).



Figura 3: Distribución de las etimologías vernaculares desde Iquique a Atacama.
Distribution of native etimologies from Iquique to Atacama.


Algunos nombres vernaculares recopilados no habían sido registrados en la literatura etnobotánica de los Andes chilenos, como, por ejemplo, los nombres aymara-quechuas de tik'illa, chiki y tolle para Frankenia triandra; charina, para especies de Pycnophyllum; kolchi o kolski, para Lilaeopsis macloviana; tola qiro, qiroqiro o tola jiro para Parastrephia lepidophylla; yoyo, para Cianobacterias del género Nostoc, y chambi, para Musgos.

Es interesante destacar una cierta diferenciación lingüística entre los nombres vernaculares recopilados en el Oasis de Pica y el territorio altoandino de Ollagüe. Así, por ejemplo, Baccharis tola es llamado con los nombres aymara-quechua de ñakat'ula, ñakat'ola o ñaka en Pica, nombres usados en los Andes de la I Región para esta especie. En contraste, en el territorio de Ollagüe, la misma especie, además del nombre ñaka y ñaka hembra, lleva los nombres españoles de tola lejía, lejía o leña lejía, vernáculos registrados en el Loa Superior, en la II Región. Otros ejemplos los constituyen ciertas especies de Fabiana, las cuales en Pica reciben el nombre quechua de kipa, usuales en la I Región, mientras que en Ollagüe los de tara macho o taratara, usados en la II Región y con significados en los idiomas kunza, aymara y quechua. En forma similar, las especies de Parastrephia llevan en Pica los nombres aymara-quechua de chijarwaya, sipu y kulkut'ula o kulkutea, usados en la I Región, y, en Ollagüe, los nombres quechuas de pulika, provenientes del Loa Superior, y qiro, singular de la región estudiada. También la apetecida "fruta" de las tolas, Ombrophyton subterraneum, recibe en Ollagüe el nombre quechua de sicha, vernáculo con que se conoce a la especie en toda la II Región, y el aymara de amkañoko en Pica, nombre usado en Bolivia y en el extremo norte de Chile para esta especie comestible. Comparaciones de éstas y otras especies se listan en la Tabla 2.


Tabla 2. Comparación de vernáculos por localidades.

2.1.2. Etnocategorías

De manera similar a otras regiones andinas, los taxa son agrupados en etnocategorías, construidas sobre la base de alguna característica común, ya sea la forma de vida o la morfología. En la Tabla 3 se reseñan las etnocategorías correspondientes a formas de vida registradas para los territorios estudiados, considerando separadamente las correspondientes a la flora azonal de humedales de las de la vegetación zonal del gradiente altitudinal estudiado. Todas estas categorías ya han sido descritas para otras regiones andinas de Chile. Las agrupaciones construidas sobre la base del parentesco morfológico entre taxa (etnocategorías genéricas) se muestran en la Tabla 4.







2.1.3. Niveles jerárquicos

Además de numerosos ejemplos de nombres vernaculares binomiales, en nuestro estudio también hemos registrado tres ejemplos de nombres vernaculares trinomiales, muy escasos en la literatura etnobotánica andina de Chile y, solamente, descritos para el territorio de Colchane, al interior de Iquique (Villagrán et al. 1999). El primer ejemplo corresponde a dos especies de Fabiana, orqo kipat'ula (F. squamata) y khachu kipat'ula (F. denudata). La segunda y tercera palabra de estos nombres trinomiales corresponden a etnocategorías genéricas (kipa) y de formas de vida (t'ula), respectivamente, mientras que la primera es un modificador específico, otorgado a partir de una oposición sexual de las dos especies: la especie más grácil del género, la hembra o khachu (Fabiana denudata), por contraste con la especie más robusta, la macho u orqo (Fabiana squamata). Los otros dos ejemplos son los nombres trinomiales kulkut'ula macho y wilaparpa macho, asignados a Parastrephia teretiuscula y Senecio dryophyllus, respectivamente, y construidos con la misma lógica del primer caso citado. Estos son los únicos ejemplos del uso de tres niveles jerárquicos ("forma de vida, genérico y específico") que hemos registrado en la etnobotánica del territorio estudiado.

2.1.4. Criterios de distinción de especies

El contraste más recurrentemente usado para la distinción de especies corresponde a la dualidad sexual, macho y hembra (khachu, orqo). A continuación se citan varios ejemplos del empleo de este concepto para contrastar especies muy parecidas dentro de una etnocategoría, ya sea genérica o de forma de vida.

anki, janki, Frankenia triandra, Sarcocornia pulvinata; khachujanki, Junellia tridactyla

añawaya, Adesmia spinosissima; añawaya hembra, A. subterranea

chachakoma hembra, Senecio nutans; chachakoma macho, Senecio puchii, S. papii

chujchu, chujchu macho, Pellaea ternifolia; chujchu hembra, Notholaena nivea

khachu k'isi, k'isi hembra, Anatherostipa venusta; k'isi macho, Stipa chrysophylla

khachu kipat'ula, kipat'ula hembra, kipa hembra, tara hembra, china tara Fabiana denudata; orqo kipat'ula, orqokipa, kipat'ula macho, kipa macho, tara macho, Fabiana squamata

koya hembra Diplostephium cinereum; koya macho, Plazia daphnoides

kulkut'ula macho, Parastrephia teretiuscula

lima, Myriophyllum; lima hembra, Ruppia o Zannichellia; Musgos spp.

maransela hembra Valeriana urbanii; maransel macho, Valeriana nivalis

ñaka hembra y macho, Baccharis tola

orégano hembra, Cryptantha parvifolia

orqo katari, katari macho, Lilaeopsis macloviana

orqo vichu, Festuca chrysophylla

piyaya, Atriplex madariagae, A. imbricata; piyaya hembra, Chenopodium petiolare

yareta, Azorella compacta; yaretilla, yareta hembra, Pycnophyllum bryoides

Otro contraste recurrente para la distinción de especies considera el color de la planta, siendo los colores más usados el blanco, plomo (oqe) y el rojo (wila, sangre; color de la granada, etc.). A continuación, se citan ejemplos del uso de colores para definir especies.

añawiya blanca, Adesmia erinacea

chachakoma blanca, Senecio nutans

chachakoma rosada, Senecio puchii

granada, granadilla, Ephedra breana

oqetola, monte plomo, Chersodoma jodopappa

paja blanca, Anatherostipa venusta, Gramineae sp.

pastito plomo, Trichocline deserticola

piskayo blanco, piskayo amarillo, Opuntia camachoi

salvia blanca, Artemisia copa

sobaco negro, Phacelia setigera

tola verde, Parastrephia lepidophylla

waylla blanca,

Deyeuxia eminens

wilaparpa, Senecio dryophyllus

Otros atributos considerados para distinguir especies se refieren al hábitat y a interacciones con animales. Las relaciones con el hábitat consideran, en primer término, el ambiente de humedales, ya sea el agua o uma, o la vega o hoqo. Otros ambientes, también frecuentemente incorporados al nombre específico, son la pampa, el campo y el cerro. Algunos ejemplos se citan a continuación.

chachakoma de la precordillera, Senecio puchii

flor de agua, Azolla filiculoides

flor de la peña, kalachunka, Líquenes

flor de la puna, Chaetanthera sphaeroidalis

grama de la vega, Gramíneas

k'isipampa, paja de pampa, Stipa chrysophylla

lomasqhora, Cryptantha parviflora

maransela del cerro, Valeriana urbanii

aja de agua, Deyeuxia eminens

pampa añawaya, Adesmia subterranea

qoñahoqo, vega qoña, vega suave, ciénega, grama chica de la vega, veguitas, Scirpus deserticola

quinoa de agua, umajajayre, flor de agua, Lemna

rosa del campo, Junellia seriphioides

umatola, umalawa, leña de agua, umat'ula, Parastrephia lucida

yaretilla del agua, Frankenia triandra

yaretilla de la vega, Sarcocornia pulvinata

Las relaciones con animales silvestres más comunes son con la vicuña o wari, aludiendo tanto al hábitat altoandino en que vive este animal como a la importancia forrajera de la planta para la fauna silvestre. Entre las aves, los nombres mencionan al puku, kibu (perdiz) y a la paloma. Entre los animales domésticos, además de la importancia de la planta como alimento del animal, a veces los nombres también podrían aludir a la inutilidad de las mismas para las personas, como es el caso del anojarpsike o psike del perro, no comestible en ensaladas, y la chachakoma del burro, menos efectiva como medicina que la chachakoma blanca. Algunos ejemplos:

anojarpsike, Plantago tubulosa

burrochachakoma, chachakoma de burro Senecio puchii

cuchara de sapito, Ranunculus spp.

espina de burro, Adesmia erinacea

hierba de la zorra,

Tessaria absinthioides

kibutola, Junellia digitata

monte de paloma, peskotola, Baccharis boliviensis

ñawada de burro, Gramíneas

paja burro, paja conejera, pajita vizcachilla, Gramíneas

pukut'ola, Parastrephia teretiuscula

té de burro, Cryptantha parviflora

wariñuño, Phacelia setigera

warijanki,

Junellia tridactyla

warillach'u, Werneria glaberrima

wariparpa, Senecio rosmarinus?

Algunos caracteres morfológicos particulares, o el uso de la planta, están integrados en ciertos nombres vernaculares, pero estos atributos son poco frecuentes en el territorio de estudio. En mayor grado, la morfología y la fisionomía de las plantas son consideradas en la distinción de las categorías etnogenéricas. Algunos casos de estructuras especiales consideradas en los nombres específicos se refieren a la presencia de espinas o estructuras punzantes, por ejemplo en los nombres chukikaylla (Mulinum crassifolium), kaylla (Junellia seriphioides) y lengua de gallo, este último un símil de las hojas espinosas de Chuquiraga atacamensis. El carácter punzante de las hojas de Festuca chrysophylla, la paja brava, o el borde cortante de las hojas de la cortadera, Cortaderia atacamensis; el fuerte olor de Phacelia setigera se expresa en los vernáculos tuska (hediondo) o sobaco negro; el vernáculo tuskatuska también se aplica a Nicotiana longibracteata, por su aroma fétido. Un ejemplo de consideración del uso son las tolas limón (Baccharis boliviensis, B. tola y Senecio sp.), nombre que consigna el color que proporcionan estas especies tintóreas.

2.2. Utilización de la flora

Para el total de los 146 taxa consultados, 132 especies tienen uno o varios usos (90%). Solamente 14 taxa no tenían usos reconocidos. Para los 132 taxa útiles se registró un total de 228 usos, distribuidos en los siguientes rubros principales (Figura4): Forrajero, 83 especies (36%); medicinal, 70 (31%); alimenticio, 22 (10%); combustibles, 10 (4%); construcción y artesanías, 12 (5%); ceremonial, 4 (2%); tintóreo, 6 (3%); otros usos variados (v. gr. adorno, usos veterinarios, etc.), 14 (6%); perjudiciales para el ganado, 7 (3%). Comentaremos, a continuación, los rubros de utilización más destacados.



Figura 4. Rubros de uso de la flora de Collahuasi-Ollagüe (N=223).
Uses of the Collahuasi-Ollagüe flora (N= 223).

2.2.1. Forrajes y pastoreo

En la actividad de pastoreo son utilizadas grandes extensiones de territorio, existiendo lugares con forraje permanentes, a orillas de los cursos de agua (vegas), tolares y pajonales. Forrajes ocasionales son los pastos estacionales ("pastos de temporada o de temporal"), que aparecen después de las lluvias estivales. Hay algunas especies que son significativamente valoradas por sus cualidades nutritivas, como la piyaya y el unquillo. También existen cuatro especies consideradas tóxicas, ya que enferman al ganado e incluso pueden causarle la muerte: la paja sekuya, el garbanzo (Astragalus cryptanthus), el chujcho (Cheilanthes myriophylla) y la ch'arina o yaretilla (Pycnophyllum bryoides).

Para el territorio de Ollagüe (Romo 1998), la lógica del aprovechamiento de los recursos del ecosistema se manifiesta en su uso diversificado, integral y múltiple, reflejado en las siguientes características: la utilización de más de un piso ecológico (tolar, pajonal, panizo y vegas), la utilización de varias especies por comunidad vegetal, la localización preferente de los territorios de producción en áreas de ecotono, la diversificación de las actividades de los miembros de unidades de producción (caza, recolección, pastoreo, comercio, artesanía). Los animales, especialmente las llamas, recorren grandes extensiones de terreno, por lo que un pastor puede ocupar un área significativamente amplia de territorio. Si bien las vegas no tienen propiedad se llegan a establecer límites explícitos o tácitos entre los pastores con respecto al sector que le corresponde a cada uno, o la época del año en que serán utilizados. Los animales se fijan a ciertos circuitos y comen y abrevan en los mismos lugares, aunque sean dejados libres, por lo que sus dueños saben en qué sector buscarlos. Existen, al menos, tres modalidades de pastoreo en el área de Ollagüe: (a) Trasladar el ganado hacia zonas de mayor altitud, en verano, y más abajo en invierno.

Dentro de estas zonas, los propios animales reproducen microcircuitos de pastoreo. La labor del pastor es mantener un sistema de vigilancia o control periódico, concentrando la tropa cuando la dispersión traspasa los límites de la territorialidad definida. Esta es la situación observada en la zona de Amincha y Puquios y, probablemente, la más practicada en todo el territorio. En general, se trata de grupos de no más de 50 cabezas y pueden pasar incluso un par de meses sin que vayan a verlos. (b) Pastorear los animales en microcircuitos que implican una movilidad en espacios más extensos (en este caso desde el salar de Carcote por el este hasta el Río Loa por el oeste, y desde los faldeos del cerro Chela por el sur hasta los faldeos del volcán Miño por el norte); acá, el pastor guía los animales entre diferentes lugares de forrajeo de acuerdo a ciclos estacionales. En este caso como el anterior, durante el día el animal queda libre para seleccionar los pastos de acuerdo a sus hábitos alimenticios. (c) En un caso extremo, aquellas familias que poseen un número muy reducido de animales, pueden alimentarlos con alfalfa y pastos de vegas cercanos al lugar de residencia.

En cuanto al manejo que se hace de los recursos, los pastores tienen conciencia clara del daño que produce su sobreexplotación. Frescos están los recuerdos de los años de la explotación de la yareta y la keñoa, que terminaron prácticamente con estas especies en el sector. Con el fin de preservar la flora, los pastores mueven a su ganado para que puedan renovarse los sectores explotados. Existe, a escala muy reducida, el riego de vegas, y también su quema, esta última práctica para su renovación y mejoramiento de la visibilidad, por ejemplo en áreas en que la waylla ha crecido demasiado. Actualmente, en el territorio de Collahuasi se han llevado a cabo, con éxito, proyectos de restauración de bofedales destruidos, utilizando técnicas tradicionales de trasplante de champas (Anabalón, comunicación personal, 2000).

2.2.2.Medicinas y procedimientos terapéuticos

Además de la abundancia de especies silvestres observadas como excelentes forrajes para alimentar al ganado, característica común a todos los territorios andinos estudiados en Chile, resulta particularmente destacable para el área de estudio la riqueza de especies medicinales. Se registraron una serie de características generales de las plantas que orientan a las personas acerca de sus potencialidades medicinales. Así, por ejemplo, el empleo de las especies resinosas como ingredientes en la confección de parches, emplastos o cataplasmas, usados para curar las fracturas de huesos de personas y animales y, en general, aliviar dolores. Así, se destacaron para este fin la molienda de diversos arbustos glutinoso-resinosos, mezclados con kupala (minerales con resina vegetal), incienso, orines, caca de waycho, etc. Por ejemplo, la resina de la yareta (Azorella compacta), especies de kipat'ula (Fabiana denudata, F. squamata), la umat'ula (Parastrephia lucida), la kulkut'ula o monte de paloma (Baccharis boliviensis), y las ñakas (Baccharis tola y B. santelices). También los arbustos resinosos son preferidos como leña. Por ejemplo, de las kipas (Fabiana squamata, F. denudata) se dijo que "debido a la presencia de resina, son un buen combustible, porque no se mojan y arden, aunque estén mojadas. Tienen mucha caloría y por eso calientan mejor los hornos de barro". Otra característica observada para predecir la calidad de una medicina es el color de las flores. Así, Calceolaria stellariifolia, por sus flores amarillas, sería una planta cálida, en contraste con las plantas con flores blancas, azul y celeste, consideradas frescas, como el garbanzo, Astragalus cryptobotrys y la lampaya, Lampaya medicinalis. La procedencia geográfica es otra característica usada como predictora de la potencialidad medicinal, combinándose, además de los distintos colores de flores, las plantas procedentes de la precordillera (cálidas) con las de la cordillera (frías).

Una forma usual de preparar medicinas es la de mezclar compuestos de plantas. Por ejemplo, con Chuquiraga atacamensis (chaklamba, chaklampa, chajlampa, lengua de gallo, chana) se preparan fuertes infusiones medicinales para el resfrío, fiebres interiores y enfriamientos, incluyendo seis o doce clases de montes y otros materiales, tales como la chijarwalla o tola (Parastrephia lepidophylla), paja brava (Festuca chrysophylla), kipat'ula hembra (Fabiana denudata), toronja (cítrico), cáscara de naranja, limón. Otro compuesto medicinal casero, usado para adelgazar y para el resfrío, incluye siput'ula, chijarwaya, tola (Parastrephia lepidophylla), pupusa (Xenophyllum poposum) y maransel (Werneria glaberrima); des pués se van agregando otras plantas como granada (probablemente Punica granatum, cultivado en Pica), pingopingo (Ephedra breana), chachakoma blanca (Senecio nutans) y chukikaylla (Mulinum crassifolium).

3.Discusión

La publicación de la etnobotánica de Toconce en 1980 marcó el inicio de una línea de trabajo interdisciplinario entre dos de las autoras, que nos permitió mantener ese interés y establecer una amistad desde esa época. Casi dos décadas después presentamos el proyecto Fondecyt 1970908, que desarrolló sus investigaciones en terreno entre 1997 y el año 2000. Durante esta fase se incorporaron jóvenes investigadores, algunos de los cuales han sido coautores, como es el caso de Marcela Romo. Sin duda la experiencia lograda ha sido magnífica y nos sentimos gratificadas por el aporte metodológico que hemos entregado, porque en el conjunto de estudios etnobotánicos latinoamericanos es novedoso y puede ser de gran utilidad para lograr niveles de comparación a nivel continental. La mayoría de los estudios etnobotánicos en Latinoamérica están orientados por la confección de catálogos de uso de las especies, con orientaciones botánicas, médicas o antropológicas, pero el aspecto taxonómico a menudo está ausente (Acosta-Solís 1993; Brendebeken 1998). Otros escritos están hechos por botánicos que recogen los nombres vernáculos tradicionales con el fin de contribuir a la comprensión de los pisos altoandinos, integrando plantas, ser humano y medio ambiente (Pestalozzi y Torres 1998). Diferente es la situación de México, donde existe una tradición de trabajos en etnobotánica que tienen un estatus similar a los estudios desarrollados por nosotros (Caballero et al. 2001).

Dada la singular posición geográfica del territorio estudiado, y su rol permanente de corredor interregional, nos interesaba documentar, etnobotánicamente, su eventual carácter de enlace entre las distintas culturas andinas descritas para el norte del país, sobre la base de la investigación arqueológica, histórica, antropológica y etnográfica publicada. En conexión con la "tradición cultural altiplánica" (Castro y Martínez 1996) de los Andes del norte de Chile, el conocimiento etnobotánico registrado exhibe varios rasgos que son propios de la cultura aymara, y que han sido documentados recientemente por Villagrán y colaboradores (1999), a saber: (a) Predominio de nombres vernaculares de plantas en lenguas aymara-quechua. (b) Etnocategorías de formas de vida equivalentes a las documentadas para los Andes de la región de Tarapacá. (c) Etnoclasificaciones complejas, con predominio de nombres binomiales y registro de algunos nombres trinomiales, denotando estos últimos la existencia de sistemas con hasta tres "niveles jerárquicos" ("forma de vida, genérico y específico"). (d) Frecuentes expresiones del principio dualista de "opuestos complementarios" (Platt 1976), tanto en los criterios de distinción de especies como en las inferencias acerca del potencial medicinal de la flora. (e) Por otro lado, ciertos usos lingüísticos, especialmente provenientes de la región de Ollagüe, evidencian además relaciones con las quebradas altas de la Región de Antofagasta.

A continuación se discuten estos hallazgos con más detalles.
Primeramente, el análisis de las lenguas de los vernáculos muestra que alrededor del 70% de los nombres de plantas corresponden a la lengua aymara-quechua o incluyen algún término de ellas. La preponderancia de estas lenguas es coherente con los registros en otras áreas andinas de la I Región de Chile (Castro et al. 1982; Villagrán et al. 1999) y contrasta con el predominio de nombres españoles, imperante en la II Región de Chile (Aldunate et al. 1981; Romo et al. 1999; Villagrán y Castro 1997; Villagrán et al. 2001a, b).

En lo que respecta a la etnoclasificación, algunas de las etnocategorías genéricas ("formas de vida" y "etnogéneros") en los territorios estudiados tienen una amplia validez regional en los Andes del norte de Chile (v. gr. etnogéneros tales como chachakoma, chinchirkoma, añawaya; formas de vida tales como t'ola o t'ula, paja o ichu, yaretas, yaretillas, etc.) y se han dado a conocer altamente en trabajos anteriores de los Andes de la Primera y Segunda Región. Sin embargo, gran parte de las etnocategorías genéricas registradas son de uso exclusivo en los Andes de la Primera Región, como por ejemplo la clasificación de las formas de vida en: qhoras (hierbas anuales); psikes (rosetas del bofedal, generalmente comestibles); plantas acuáticas flotantes o limas (aunque también se usan los términos loroma o aguasana para esta forma de vida, concepto procedente del Loa Superior, Villagrán y Castro 1997); algas verdes filamentosas o laqho; plantas palustres, llach'u, awa. Para las etnocategorías genéricas, equivalente a las taxonómicas de la Botánica ("etnogéneros"), resalta la heterogeneidad nomenclatural de las agrupaciones de arbustos dominantes. En efecto, hemos registrado diferenciación lingüística entre los nombres vernaculares recopilados en el Oasis de Pica y el territorio altoandino de Ollagüe. Así, por ejemplo, las especies de Baccharis son agrupadas con los nombres aymara-quechuas de ñakat'ula, ñakat'ola o ñaka en Pica, nombres usados en los Andes de la I Región para esta especie. En contraste, en el territorio de Ollagüe el mismo taxon lleva los nombres españoles de tola lejía, lejía o leña lejía, vernáculos registrados en el Loa Superior, en la II Región. Otros ejemplos los constituyen ciertas especies de Fabiana, las cuales en Pica reciben el nombre quechua de kipa (usado en la I Región), mientras que en Ollagüe los de tara macho o taratara, usados en la II Región y con significados en los idiomas kunza, aymara y quechua. En forma similar, las especies de Parastrephia llevan en Pica los nombres aymara-quechua de chijarwaya, sipu y kulkut'ula, usados en la I Región, y, en Ollagüe, los nombres quechuas de pulika, provenientes del Loa Superior, y qiro, singular de la región estudiada. También los nombres específicos difieren en ambos territorios, por ejemplo, la apetecida "fruta" de las tolas, Ombrophyton subterraneum, recibe en Ollagüe el nombre quechua de sicha, vernáculo con que se conoce a la especie en toda la II Región, y el aymara de amkañoko en Pica, nombre usado en Bolivia (Cárdenas 1989) y en el extremo norte de Chile para esta especie comestible (Aldunate et al. 1981; Romo et al. 1999; Villagrán y Castro 1997; Villagrán et al. 2001a, b).

Merece destacarse el registro de nomenclatura trinomial en el territorio estudiado, un tipo de clasificación solamente documentado para el área de Colchane, al interior de Iquique, en la literatura etnobotánica andina de Chile (Villagrán et al. 1999). En los resultados se discuten los casos de uso de tres "niveles jerárquicos" ("forma de vida, genérico y específico") en el nombre de plantas pertenecientes a los géneros Fabiana, Parastrephia y Senecio. Los nombres trinomiales de orqo kipat'ula y khachu kipat'ula, para especies de Fabiana, ya habían sido documentados para los Andes de Iquique (Villagrán et al. 1999). Los dos ejemplos nuevos registrados en este estudio son: kulkut'ula macho (Parastrephia teretiuscula) y wilaparpa macho (Senecio dryophyllus).

Generalmente, la distinción de especies dentro de una etnocategoría se realiza de acuerdo al principio dualista de "opuestos complementarios", característica muy común de la clasificación del altiplano de la I Región de Chile. Expresiones de este dualismo son, por ejemplo, las siguientes citas textuales de un entrevistado: "Todas las hierbas son par, así como los animales, los pájaros..."; "en el mundo andino se respeta mucho la dualidad...". El contraste más recurrentemente usado para la distinción de especies corresponde a la dualidad sexual, macho y hembra, y en los resultados y anexos se citan varios ejemplos. Si bien, en la mayoría de los casos presentados, este contraste considera el vigor o tamaño de la especie, otras veces exhibe una connotación más bien simbólica, siendo la hembra la especie más benéfica como, por ejemplo, en los casos de la valorada medicina llamada chachakoma hembra (Senecio nutans) o de la importantísima planta ceremonial llamada koya hembra (Diplostephium cinereum). También el contraste entre "arriba y abajo" se expresa en la distinción entre especies, por ejemplo, los tipos de Descurainia, kashawes, reconocidos como "de costa" y "de cordillera." Además, la concepción dualista se expresa en los procedimientos usados para preparar plantas medicinales. Por ejemplo, la infusión de ñakat'ula (Baccharis tola), usada como antiflatulenta, para "sacar el frío", empachos, reumatismo y para disolver los cálculos, se prepara mezclando "la mitad de la planta cruda (al natural) y la otra mitad tostada". Los compuestos medicinales incluyen "seis o doce clases de montes". La analogía sexual para separar especies es muy común en los Andes del extremo norte de Chile, Perú y Bolivia (ver Aldunate et al. 1981; Soukup 1970; Villagrán et al. 1999), como también lo son los contrastes de hábitats (seco versus húmedo), de colores (negro versus blanco) y de uso (gente versus animales) (Villagrán et al.1999). Se trataría, entonces, de una expresión de la concepción de opuestos complementarios, bajo el concepto de "yanantín" o "simetría en espejo", desarrollado por Platt (1976), que contiene la idea y la práctica de que ambas partes constituyen una totalidad indisoluble. Esta concepción ha sido documentada en detalle en la descripción de la cosmovisión aymara, realizada por varios autores para el área de Isluga, en los Andes de Iquique (Cereceda 1978; Gavilán 1996; González y Gavilán 1990; Martínez 1975; Van Kessel 1996).

Otro rasgo observado durante este estudio, para predecir la calidad de una medicina, es el color de las flores. En este sentido, las flores amarillas serían remedios cálidos, en contraste con las plantas con flores blancas, azul y celeste, consideradas frescas. De las flores lila-azuladas de la lampaya, Lampaya medicinalis, se nos indicó que "se comen cuando se va de camino para refrescarse". Generalmente, para cualquier medicina, se combinan los distintos tipos de flores, como asimismo plantas procedentes de la precordillera (cálida) con las de la cordillera (fría).

Una mención aparte merece Diplostephium cinereum, la koya, koya hembra, koba hembra, koa, la planta ceremonial más importante de los Andes de la I Región de Chile (Castro et al. 1982) y en Bolivia (Cárdenas 1989). Esta es también la planta usada por los entrevistados en el Oasis de Pica en sus ceremonias, y la guardan en sus casas con este fin. Se utiliza para los sahumerios a la Pachamama (la madre tierra), junto con kupala (un mineral mezclado con resinas vegetales, traído de Bolivia), dulce o pastillita y un pedazo de grasa de animal (unto). También se usa para sahumar el ganado en las fiestas del ciclo anual, para ceremonias de techamientos de casas e, incluso, para "limpiarse uno"; en este último caso, en forma de baños de vapor. En contraste, en el territorio altoandino de Ollagüe, las especies con función ritual más importantes son Fabiana squamata, denominada koba, Santiago koba, tara macho y también utilizada en los sahumerios ceremoniales de Caspana (Villagrán et al. 2001b) y Río Grande (Romo et al. 1999), y Parastrephia teretiuscula llamada kobatola, tarakoba, koba, Santiago koya, pulika, especie utilizada en Bolivia (Cárdenas 1989).

En conclusión, los rasgos etnobotánicos discutidos avalan la inclusión del territorio estudiado dentro de la "Tradición cultural Altiplánica" (Castro y Martínez 1996), con influencias de las culturas de "Quebradas Altas Circumpuneñas" (Romo et al. 1999). Este carácter de enlace entre distintas culturas andinas se aprecia en la diferenciación lingüística de los nombres vernaculares de plantas dentro del territorio estudiado, con fuerte influencia del Loa Superior en las comunidades altoandinas, y una impronta más altiplánica en las comunidades residentes en el Oasis desértico de Pica, procedentes de Cancosa, Lirima y Bolivia.


Anexo I
Catálogo de las especies vegetales colectadas en el transecto Pozo Almonte-Salar de
Coposa-Collahuasi, I Región, Chile.

Las especies han sido agrupadas en dos grandes grupos taxonómicos: Plantas sin flores (Criptógamas y Gimnospermas) y Plantas con flores o Angiospermas (Dicotiledóneas y Monocotiledóneas). Dentro de cada uno de estos grupos, las Familias, Géneros y Especies se ordenaron alfabéticamente. Todas las especies consultadas son silvestres, autóctonas. La información de cada especie se ha organizado de la siguiente manera:

1. Número de orden de la especie en este Anexo I. Sigue el nombre científico, autor y familia. A continuación se proporcionan los números de colección correspondientes al Herbario de C. Villagrán (depositado en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, con duplicados en el Herbario de la Universidad de Concepción; las especies consultadas pero no herborizadas se destacan con la letra "s"). Entre paréntesis se cita el número de referencia del muestrario de plantas del transecto en estudio, utilizado durante las entrevistas y grabado en las cintas magnetofónicas.

2. Nombres vernaculares, en negritas, con que se conoce a la especie o sin nombre reconocido. Cuando se registró más de un nombre, éstos se presentan ordenados comenzando por el nombre que ha sido mencionado por un mayor número de entrevistados.

3. Usos asignados a la flora del territorio estudiado: alimenticio, forrajero, medicinal, combustible, construcción, artesanía, ritual, perjudicial, ornamental, tintóreo, veterinario, otros usos variados y sin uso reconocido.

4. Comentario en relación a los usos de la planta, de acuerdo a las entrevistas realizadas en este estudio, y/o una breve mención al hábitat de la especie.

Plantas sin Flores

1) Especies de Algas verdes filamentosas, CHLORO 3739 (50) lak'o, lakopsa, lak'opsa, lakapsu, lakokso, lama, llach'u otros usos

Abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 m de altitud. Con los hilos de la planta los niños juegan. La comen poco los animales. Se nos dijo que hace poco se había descubierto que estas algas adelgazaban a las personas y tenían vitaminas (parece que se trata de la cianobacteria Spirulina que, probablemente, crece en el agua estancada donde abundan los filamentos del lak'o).

2) Especies de Musgos, BRYOPH 3737 (48) musgo, lima hembra forrajero

Abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 m de altitud. La comen los animales y producen bastante leche. Le dicen a veces hierba de las piedras, porque crece en rocas, junto a las vertientes de agua.

3) Especies de Líquenes, LIQUEN s (63) flor de la peña, kalachunka medicinal

No coleccionamos especies de Líquenes, aunque son muy abundantes en el transecto estudiado. Los entrevistados los mencionaron como un remedio que crecería en la región. Hay varios tipos de líquenes conocidos como flor de la peña. Tienen hasta doce colores distintos. Son medicinales y se ingieren molidos, sirven para limpiar todo el cuerpo.

4) Ephedra breana Phil., EPHEDR s (60) pingopingo medicinal

Esta especie no fue coleccionada por nosotros en esta área de estudio, pero los entrevistados la mencionaron como un remedio que crecería en la región. Un compuesto medicinal casero incluye esta planta con la pupusa (Xenophyllum poposum) y el maransel (Werneria glaberrima) y después se van agregando otras plantas: granada (?), pingopingo (Ephedra breana), chachakoma blanca (Senecio nutans), chukikaylla (Mulinum crassifolium).

5) Ephedra breana Phil., aff., EPHEDR s (59) granada, granadilla medicinal

Esta especie no fue coleccionada por nosotros, pero los entrevistados la mencionaron como un remedio que crecería en la región. En otros territorios andinos de la I Región se llama granada o granadilla a los individuos hembra de Ephedra breana, por el color de los pseudofrutos. Es también posible que el vernáculo granada se refiera a Punica granatum, cultivado en el Oasis de Pica. Un compuesto medicinal casero incluye esta planta con la pupusa (Xenophyllum poposum) y el maransel (Werneria glaberrima) y después se van agregando otras plantas: granada (¿?), pingopingo (Ephedra breana), chachakoma blanca (Senecio nutans), chukikaylla (Mulinum crassifolium).

Angiospermas (Plantas con Flores)

6) Tetragonia microcarpa Phil., AIZOAC 9697 (6) sin nombre reconocido sin uso reconocido

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 m.

7) Azorella compacta Phil., APIACE 3722 (32) yareta medicinal y combustible

Cojín altoandino que crece en hábitats rocosos, por sobre 4000 msm. Las distintas partes de la planta son valoradas como excelentes medicinas para una serie de enfermedades como la diabetes, colesterol, dolores en general (ejemplo muelas) y para purificar la sangre. Se nos dijo textualmente: "la persona que toma yareta no tiene ninguna clase de enfermedades, porque es amarga, purifica...es lo mismo que si usted toma una taza o un plato sucio, lo pone en cloro y sale blanquito, ...así es para el cuerpo humano la yareta limpia todo, purifica la sangre...". Corrige la sangre y hace revivir a aquellas personas que están enfermas, que no mueren pero tampoco se mejoran. Sería mejor que la afamada uña de gato del Perú. La resina (miel) se usa para parches contra quebraduras y dolores de huesos, como emplastos, mezclada con otras hierbas, kupala, caca de waycho. El uso es similar al del "parche León", usando un género grueso, tipo mezclilla, sobre el cual se coloca la mezcla de plantas. La infusión de la flor, la resina, y de toda la planta, es medicina para la diabetes, para disolver los cálculos, para bajar el colesterol, reumatismo. La raíz es buena para los ovarios, enfermedades de las mujeres. También mejora el mal aliento y, en general, corrige las enfermedades del sistema gastrointestinal. Se puede preparar una bebida con la infusión para ingerir gradualmente, si se desea con azúcar. También la resina se usa para sanar las quebraduras de los animales. Además, es un excelente combustible. En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, la resina de yareta se comercializa para el colesterol, úlcera, diabetes, reumatismo y enfermedades internas.

8) Lilaeopsis macloviana A.W. Hill, APIACE 735 (46)

llach'u, llach'o, isru, istru, istro (rizoma), kolchi (¿kolski?), katari, orqokatari, katari macho, irso, bistro, erso alimenticio, forrajero y medicinal

Abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 m de altitud. El rizoma, llamado isru, es blanco, dulce y comestible. También lo comen bastante los animales, por ejemplo la alpaca, las llamas, como asimismo el avestruz o suri. Remedio para las úlceras. El vernáculo kolchi de probable etimología aymara consignaría el hábitat de humedal de la especie.

9) Mulinum crassifolium Phil., APIACE s (61) chukikaylla medicinal

Esta especie arbustiva, altoandina, no fue coleccionada por nosotros en esta área de estudio, pero los entrevistados la mencionaron como un remedio que crecería en la región. Mate medicinal para la tos. Un compuesto medicinal casero incluye esta planta con la pupusa (Xenophyllum poposum) y el maransel (Werneria glaberrima) y después se van agregando otras plantas: granada (¿Punica granatum?), pingopingo (Ephedra breana), chachakoma blanca (Senecio nutans), chukikaylla (Mulinum crassifolium)

10) Ombrophyton subterraneum (Aspl.) B. Hansen, BALANO s (65) piña, amkañoko alimenticio

Esta especie, parásita de las tolas, no fue coleccionada por nosotros en esta área de estudio, pero los entrevistados la mencionaron como un alimento que crecería en la región. Es comestible, como fruta.

11) Cryptantha parvifolia (Phil.) Reiche, BORAGI 9695 (5) té de burro, orégano hembra, malvaloma, lomasqhora medicinal y forrajero

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm. Se usa en baños. Es agradable como té. Lo consume el burro.

12) Tiquilia atacamensis (Phil.) A.T. Richardson, BORAGI 9691 (3) ¿naya? sin uso reconocido

Planta abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm. La planta es muy poco conocida y considerada solamente como "pastito de temporada" o "pastito de temporal", abundante durante los tiempos de lluvia de verano. Corresponde a la etnocategoría "pasto de lluvia". Se nos dijo que era parecida a la naya.

13) Caesalpinia aphylla Phil., CAESAL 9689 (1) retama construcción

Arbusto característico del Desierto de Atacama, abundante a la salida de Pozo Almonte, alrededor de 1000 msm. El nombre retama es dado por su similitud con otras especies de Leguminosas denominadas así. Se usa en construcción, mezclada con barro, para las paredes de las casas. También para techos de sombras de las ramadas, por ejemplo, en la fiesta de La Tirana.

14) Mochopsis monocephala (Phil.) Reiche, CALYCE 3721 (31) tanitani ¿medicinal?, perjudicial y ¿forrajero?

Roseta altoandina, escasa, que crece en hábitats rocosos, por sobre 4000 msm, en arenales entre rocas. Venenosa para el ganado, aunque algunas personas pensaron que podría ser forraje. Algunas personas insistieron que la planta correspondía a la flor de puna en estado inmaduro. En los Andes de Chile, la flor de puna corresponde a Chaetanthera sphaeroidalis, medicinal contra la enfermedad de altura.

15) Lobelia oligophylla (Wedd.) Lammers, CAMPAN 3732 (43) llach'o forrajero

Abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 msm.

16) Pycnophyllum bryoides (Phil.) Rohrb., CARYOP 3714 (25 A) yaretilla, yaretilla chica, taksataksa, ch'arina
otros usos

Cojín altoandino que crece en hábitats rocosos y pampas altoandinas, por sobre 4000 msm. Para los lugareños yaretilla sería la clase hembra, mientras que la yareta (Azorella compacta), la macho. Una decocción de la raíz de la planta es usada para lavarse el cabello, como champú. El pelo crecería brillante y vigoroso.

Esta es la planta ceremonial más importante de los Andes de la I Región de Chile y en Bolivia. Se usa para los sahumerios a la Pachamama (la madre tierra), mezclada con kupala (un mineral mezclado con resinas vegetales, traído de Bolivia), dulce o pastillita y un pedazo de grasa de animal (unto). También se usa para sahumar el ganado en las fiestas del ciclo anual y para ceremonias de casa, "techamientos de casa" e, incluso, para curarse uno mismo porque a veces está mal, "existe la mal, malas lenguas, a veces se deposita un aire malo". En síntesis, para limpiar casas y limpiarse uno, en este último caso, en forma de baños. Para el sahumerio, se corta la planta, se pica y se seca y después se va quemando y expele un olor muy rico. Se usa en todas las ceremonias andinas. La kupala sola también se usa, medicinalmente, para "aire en el estómago".

17) Pycnophyllum molle J. Remy, CARYOP 3715 (25 B) ayro, ch'arina perjudicial

Cojín altoandino que crece en hábitats rocosos, por sobre 4000 msm. Las flores son veneno para los animales, durante el mes de Agosto, cuando la planta florea.

18) Atriplex sp., CHENOP 9698 (7) piyaya construcción, forrajero y alimenticio

Arbusto abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm. Habría dos tipos de piyaya. Se usa para confeccionar cercos o rejas. Forraje, especialmente para corderos y burros. También las hojas son comestibles, en ensaladas.

19) Chenopodium petiolare Kunth, CHENOP 9703 (14) illankuma, kañawa, piyaya hembra, quinua de gentiles, quinoa silvestre, quinuilla, quinuita forrajero y otros usos

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm. Alimento para los animales. También se usa la planta, y/o las semillas, para preparar la llipta1.

20) Baccharis boliviensis (Wedd.) Cabrera, COMPOS 9707 (18) monte de paloma, kulkut'ula medicinal y otros usos

Arbustito característico de los tolares, entre 3200 y 3800 msm. El nombre alude al hecho de que las palomitas hacen su nido bajo la planta, debido a su hábito bajo y follaje frondoso. Se usa para tostar la quinoa. Como la planta es pegajosa, se dijo que la molienda de la planta podría servir para parches contra quebraduras del ganado, tal como es usual con varias especies resinosas como la yareta (Azorella compacta), especies de kipa (Fabiana), la umat'ula (Parastrephia lucida). El nombre aymara sería kulkut'ula.

21) Baccharis santelices Phil., COMPOS 9709 (20) ñaka, ñakat'ula medicinal, alimenticio y forrajero

Arbustito resinoso, característico de la transición entre los tolares y pajonales. Se reconocieron dos tipos de ñaka, Baccharis santelices y B. tola, cuyas propiedades medicinales se sobreponen. Probablemente, la planta medicinal más efectiva sea B. tola, la que se comercializa en Pica y se guarda seca en las casas. Medicinalmente, se usa como purgante, para la vesícula y dolor de estómago. Es comercializada con este fin. También para "sacar el frío", reumatismos y empachos. Para ello se usa en infusión. Porque es pegajosa sirve, además, como emplasto o parche. En invierno bota una miel dulce al paladar. La comen los burros y también los corderos, estos últimos cuando están enfermos.

22) Baccharis tola Phil. subsp. tola, COMPOS 3713 (24) ñakat'ula, ñakat'ola, ñaka medicinal, forrajero y alimenticio

Arbustito resinoso, característico de la transición entre los tolares y pajonales. Medicinalmente, se usa para "sacar el frío", empacho, reumatismo y para disolver los cálculos. Además, es antiflatulenta. Para ello se usa en infusión, mezclando la mitad de la planta cruda (al natural) y la otra mitad tostada. También se usa como emplasto o parche. La planta, hervida, se usa para baños de vapor contra enfermedades del sistema esquelético. "En el mes de mayo la planta llora, tira el misti2, bota una resina transparente y dulce, como miel". Los niños juntan esta miel en tarritos, para comer. También la comen los burros cuando se empachan.

23) Chaetanthera sphaeroidalis (Reiche) Hicken, COMPOS s (57) flor de la puna medicinal

Esta diminuta especie no fue coleccionada por nosotros en esta área de estudio pero los entrevistados la mencionaron como un remedio, contra el mal de altura, que crecería en la región, en el piso subnival.

24) Chuquiraga atacamensis Kuntze, COMPOS 3723 (33) chaklamba, chaklampa, chajlampa, lengua de gallo, chana forrajero y medicinal

Arbustito característico de los tolares hacia Collahuasi, entre 3600 y 3800 msm. El nombre lengua de gallo alude a la forma de la hoja. Alimento para los corderos y burros. La planta es abortiva. También se usa para enfermedades de los ovarios, de la matriz, para botar todo lo malo. Se preparan compuestos medicinales para el resfrío, fiebres interiores y enfriamientos, incluyendo seis o doce clases de montes y otros materiales, como por ejemplo, la chijarwaya o tola (Parastrephia lepidophylla), paja brava (Festuca chrysophylla), kipat'ula hembra (Fabiana denudata), toronja (cítrico), cáscara de naranja, limón. Esta infusión es muy fuerte y hace transpirar.

25) Diplostephium cinereum Cuatrec., COMPOS s (41 B) koya, koya hembra, koba hembra, koa ritual y medicinal

26) Gnaphalium spp., COMPOS s (64) viravira medicinal

Las especies de Gnaphalium no fueron coleccionadas por nosotros pero los entrevistados las mencionaron como un remedio que crecería en la región. Se nos dijo que estas plantas dan "una vida más larga, rejuvenecen a las personas".

27) Parastrephia lepidophylla (Wedd.) Cabrera, (=P. quadrangularis (Meyen) Cabrera), COMPOS s (54) siput'ula, chijarwaya, tola medicinal

Esta especie no fue coleccionada por nosotros pero sí observada. Los entrevistados nos proporcionaron la muestra que fue consultada. Se usa para adelgazar y para el resfrío. Un compuesto medicinal casero incluye esta planta, mezclada con la pupusa (Xenophyllum poposum ) y el maransel (Werneria glaberrima); después se van agregando otras plantas: granada (¿Punica granatum?), pingopingo (Ephedra breana), chachakoma blanca (Senecio nutans) y chukikaylla (Mulinum crassifolium).

28) Parastrephia lucida (Meyen) Cabrera, COMPOS 3710 (21) umat'ula, ¿machicha? medicinal y combustible

Arbustito resinoso, característico de la transición entre los tolares y pajonales, en hábitats rocosos y/o húmedos. Se destacó que el nombre proviene del crecimiento de la planta, cercana a los ríos, y significaría monte de agua, de ríos. También se mencionó su parecido con la koya (Diplostephium cinereum). Por lo resinosa, se usa molido para fiebres y para curar fracturas de huesos y machucones, como parche, cataplasma o emplasto, mezclada con yareta (Azorella compacta), kupala (mineral mezclado con resina vegetal), incienso y orines. Leña.

29) Parastrephia teretiuscula (Kuntze) Cabrera, COMPOS 9708 (19) kulkut'ula, kulkut'ula macho, pukut'ola medicinal y forrajero

Arbustito escaso, de los tolares, entre 3200 y 3800 msm. Se reconocieron los tipos macho y hembra. El nombre pukut'ola aludiría al hecho de que el ave llamada puku (el gallo del Inca) anidaría en la planta. Medicinalmente, se usa para hacer parches o emplastos. También forraje.

30) Plazia daphnoides Wedd., COMPOS 3679 (41 A) chinchirkuma, koya macho, koya, koba forraje

La especie mostrada no fue coleccionada en la zona de estudio, sino en la Cuesta de Chapiquiña, al interior de Arica, entre 3500 y 4000 msm. Se trata de un bello arbusto con flores blancas, de hasta 2 m de altura. Se nos dijo que esta especie se parece al monte con que se hacen ceremonias, llamado koya (Diplostephium cinereum), pero no tiene su fuerte aroma ni tampoco el color pálido de sus hojas tomentosas. La comen los llamos.

31) Senecio nutans Sch. Bip., COMPOS s (55) chachakoma, chachakoma hembra, chachakoma blanca, ¿chachakoma negra? medicinal y alimenticio

Esta especie no fue coleccionada por nosotros pero los entrevistados nos proporcionaron la muestra que fue consultada. Remedio. La especie se distingue de la chachakoma macho o del burro por su olor más suave y agradable. Es muy frecuentemente usada como un agradable mate. También como condimento. Un compuesto medicinal casero incluye esta planta con la pupusa (Xenophyllum poposum) y el maransel (Werneria glaberrima) y después se van agregando otras plantas: granada (¿Punica granatum?), pingopingo (Ephedra breana), chachakoma blanca (Senecio nutans), chukikaylla (Mulinum crassifolium). En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, la chachakoma negra, probablemente S. nutans, se comercializa para la presión y dolores estomacales.

32) Senecio olivaceobracteatus Ricardi et Martic., COMPOS s (58) diablo koya medicinal

Esta especie no fue coleccionada por nosotros pero los entrevistados la mencionaron como un remedio que crecería en la región. Crecería en Laguna del Huasco la planta denominada diablo koya, vernáculo que no hemos escuchado mencionar en el territorio andino en oportunidades anteriores. Sería muy parecida a la verdadera koya (Diplostephium cinereum), pero más ploma. Probablemente se trate de Senecio olivaceobracteatus, especie conocida como koya blanca en otras regiones.

33) Senecio puchii Phil., aff., COMPOS 9712 (23) chachakoma de burro, burrochachakoma, chachakoma macho, chachakoma de la precordillera, chachakoma rosada medicinal y forraje

Cojín altoandino que crece en hábitats arenosos, por sobre 4000 msm. Los entrevistados distinguen esta especie de la verdadera chachakoma (Senecio nutans), la cual es muy valorada como medicina. Sin embargo, también la especie mostrada es medicina, para el dolor de estómago y la presión. La especie presentada sería entonces la chachakoma del burro, chachakoma macho o chachakoma rosada, en contraste con su pareja, la chachakoma blanca o hembra, la más valorada y comercializada. Forraje para los burros.

34) Tagetes multiflora Kunth, COMPOS 9701 (12) sayko, suyko, watakai, té de burro alimenticio y medicinal

Pasto anual, del tolar, que sale cuando llueve. Las hojitas aromáticas se usan para "aromar" la comida, como aliño o condimento (por ejemplo, para darle sabor al pebre), similar al cilantro. También se usa como mate medicinal, para el dolor de estómago, hinchazón, otras dolencias o, simplemente, como bebida.

35) Tessaria absinthioides (Hook. et Arn.) DC., COMPOS s (62) sorona, hierba de la zorra medicinal y artesanía

Esta especie, de quebradas, oasis y salares, no fue coleccionada por nosotros pero los entrevistados la mencionaron como un remedio que crecería en la región. En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, la sorona se comercializa para el cáncer, próstata y reumatismo. De acuerdo a Plath (1968) la sorona es usada en Pica para armazones utilizados en la confección de recipientes cerámicos.

36) Trichocline caulescens Phil., COMPOS 9699 (10) wanti, bailabaila, wailawaila, bailabuena, garra de león medicinal y forraje

Pasto de lluvia o de temporal, abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm. Forraje. La especie es poco reconocida por los entrevistados. Su nombre propio pareciera ser wanti. Los vernáculos derivados de la palabra bailahuén parecieran aludir a la especie andina Haplopappus rigidus, reconocida ampliamente en los Andes con este nombre. La flor de la especie mostrada se parece mucho. Tomada como mate, es remedio cálido para enfriamientos, el dolor de estómago. A la infusión se le agrega azúcar.

37) Werneria glaberrima Phil., COMPOS s (53) maransel, maransela, warillach'u medicinal

Esta especie, altoandina, no fue coleccionada por nosotros pero los entrevistados nos proporcionaron la muestra que fue consultada. Remedio para la matriz. En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, el maransel se comercializa para la matriz, vejiga y enfriamientos.

38) Xenophyllum poposum (Phil.) V.A. Funk, COMPOS s (52) pupusa medicinal y alimenticio

Esta especie, altoandina, no fue coleccionada por nosotros, pero los entrevistados nos proporcionaron la muestra que fue consultada. Infusión para el dolor de estómago. También se toma como té o mate. En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, la pupusa se comercializa para bajar la hinchazón del estómago y como antiflatulenta.

39) Descurainia sp. 1, CRUCIF 9704 (15) kasabe, kasabi, kashawe, kasabe hembra forrajero

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm, durante las temporadas de lluvia. Forraje, principalmente para las ovejas, corderos, llamas, alpacas.

40) Descurainia sp. 2, CRUCIF 9705 (16) kasabe, kasabi, kashawe, kasabe macho forrajero

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm, durante las temporadas de lluvia. Se le consideró la clase macho porque es más gruesa que la anterior. Se dijo textualmente: "todas las hierbas son par, así como los animales, los pájaros...". Forraje, principalmente para las ovejas, llamos y corderos.

41) Descurainia sp. 3, CRUCIF 3711 (22) kasabe, kashawe forrajero

Se reconocieron varios tipos de kasabe, de acuerdo al tamaño ("macho y hembra") y el hábitat ("de costa" y "de cordillera"). Esta especie corresponde a la altoandina, de hábito postrado, "de cordillera". Pasto que crece durante el tiempo de lluvia. Es forraje.

42) Sisymbrium lanatum (Walp.) O.E. Schulz (S. philippianum Johnst.), aff., CRUCIF 9693 (9) sin nombre reconocido forrajero

Pastito de temporal o de lluvia, abundante en el jaral de-sértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200msm.

43) Adesmia subterranea Clos, aff., FABACE 3718 (28) pampa añawaya, qoña añawaya, chukikaylla, añawaya hembra, añawaya macho forrajero y medicinal

Especie muy rara. Observada una sola vez, en alturas por sobre 4000 msm. El nombre aludiría al hábito arrastrado de la planta, adherido a la pampa. La comen los animales. Sería mate medicinal contra la tos, si es que no se tratara de una confusión con Mulinum crassifolium (chuquikandia).

44) Adesmia spinosissima Meyen, FABACE 9702 (13) añawaya, kaylla forrajero

Arbustito característico de los tolares y pajonales, entre 3200 y 4000 msm. La come bastante el ganado, especialmente la flor, principalmente las ovejas, los burros y los llamos.

45) Astragalus cryptanthus Wedd., FABACE 9717 (27) garbanzo, garbanza, garbancillo, garbancilla perjudicial

Roseta que crece en arenales altoandinos, por sobre 4000 msm. Es perjudicial para el ganado porque los hincha, emborracha y mata. También torna amarilla la grasa del animal. Por sus flores azules, la especie sería fresca, en contraste con las flores amarillas de las plantas cálidas.

46) Frankenia triandra J. Remy, FRANKE 3733 (44) anki, janki, ankipampa, tik'illa, chiki forrajero

Cojín abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 msm. La flor es forraje para los animales, cuando no hay otros pastos, principalmente corderos.

47) Anatherostipa venusta (Phil.) Peñail., GRAMIN 3729 (39) k'isi, khachuk'isi, k'isi hembra, k'isi macho, sikuya, paja blanca, paja medicinal, construcción, forrajero y otros usos

Una de las pajas más abundantes del piso altoandino, entre 3800 y 4150 msm. Se usa para la tos. Molida y mezclada con barro se usa para hacer la takta o "torta" (cielo de las casas). También para forraje de animales. Se usan los tallos para cocer la mukuna (pan de quinoa) de la siguiente forma: hay que poner la cañita en la olla, para que la mukuna se cueza al vapor, a modo de baño María.

48) Deyeuxia eminens J. Presl, GRAMIN 3740 (51) waylla, weylla, parwalla, pachalla, pacholla (espiga) forrajero, construcción, artesanía y otros usos

Abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 msm. La comen los animales, principalmente las llamas. También se usa para techumbres y para confeccionar artesanías, como canastos y sombreros. Los palitos más gruesos se usan para tostar la quinoa. También para confeccionar los "canastillos" (moldes) para colocar el queso. Los patos ponen sus huevos en los wayllares, asociaciones de la planta.

49) Distichlis sp., GRAMIN 3731 (42) chicha, chichi, chiki, ch'ita, kulchau forrajero

Césped abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 msm. Forraje, principalmente corderos.

50) Festuca chrysophylla Phil., GRAMIN 3727 (37) iru wichu, orqovichu, wicho, vicho, paja brava, parwalla (espiga)onstrucción, forrajero y medicinal

Una de las pajas más abundantes del piso altoandino, entre 3800 y 4150 msm. Se usa para techar casas. También forraje para los animales que principalmente comen la espiga (parwalla), como la vicuña, el guanaco y la llama. Algunas pajas se utilizan medicinalmente para el estreñimiento y cistitis. Se usan en compuestos, mezcladas con la puntita de la añawaya (Adesmia spinosissima) y espinas de un cacto tipo ayrampu (Opuntia soherensii).

51) Nassella nardoides (Phil.) Barkworth, GRAMIN 3730 (40) khachu forrajero

Una de las pajas más abundantes del piso altoandino, entre 3800 y 4150 msm. La especie es valorada como un excelente forraje para los animales, especialmente llamos.

52) Phragmites australis (Cav.) Trin. ex Steud., GRAMIN sin número de herbario caña construcción y artesanía

De acuerdo a Plath (1968) la caña se usa en Pica para murallas, techos y toldos o ramadas. También se confeccionan cestos de caña con varillas de granado (Punica granatum). Como artefactos del telar, la quecha3 es fabricada de rama de granado y la aija4 de un trozo de caña de un metro que sujeta la trama.

53) Stipa chrysophylla E. Desv., GRAMIN 3728 (38) k'isi, k'isi pampa, k'isi hembra, k'isi macho, sikuya, paja de pampa medicinal, construcción, forrajero y otros usos

Una de las pajas más abundantes del piso altoandino, entre 3800 y 4150 msm. Se usa para la tos. Es medicina contra la caca de las hormigas, del ratón (¿raticida?). Molida y mezclada con barro, se usa para hacer la takta o "torta" (cielo de las casas). También la comen los animales, como llamos y alpacos, principalmente las espigas.

54) Phacelia setigera Phil. var. setigera, aff., HYDROP 3716 (26) wariñuño, tuska, tuskatuska medicinal y forrajero

En idioma aymara, el nombre tuska significaría hediondo. El nombre wariñuño significaría "teta de vicuña", por la forma de la inflorescencia. Es muy común en las chacras, en los sembrados de quinoa, y también en las pampas altoandinas. La planta se machuca y se usa como parche, contra lastimaduras, golpes, heridas internas. También forraje para corderos.

55) Lemna spp., LEMNAC 3738 (49) umajajayre, jupujupu, flor de agua forrajero

Abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 msm. Se nos dijo que uma significaría agua y jajayre, flor. La comen los animales. A veces se le considera la semilla de las plantas palustres o llach'os.

56) Cristaria dissecta Hook et Arn., aff., MALVAC 9692 (4) malva sin uso reconocido Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm.

57) Tarasa operculata (Cav.) Krapov., MALVAC 9696 (8) sin nombre reconocido sin uso reconocido

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm.

58) Prosopis tamarugo Phil., MIMOS tamarugo construcción

Especie no colectada. De acuerdo a Plath (1968), en Pica, los troncos de tamarugos se usan para estacas, horquetas y horcones, en construcción.

59) Nolana tarapacana (Phil.) I. M. Johnst., NOLANA 9690 (2) deditos sin uso reconocido

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm.La planta es muy poco conocida y considerada solamente como "pastito de temporada", "pasto temporero", o "pastito de temporal", que crece durante los tiempos de lluvia de verano. El nombre citado fue obtenido en la localidad de Chusmiza y alude a las hojitas alargadas y crasas, como dedos.

60) Chorizanthe commisuralis J. Remy, POLYGO 9706 (17) sin nombre reconocido alimenticio

Pasto de lluvia abundante en el jaral desértico y piso prepuneño, entre 2500 y 3200 msm. Sin nombre reconocido en esta área de estudio. Considerado como "pasto de temporada". Se usa como té.

61) Ruppia filifolia (Phil.) Skottsb. (o Zannichellia palustris L.), RUPPIA 3736 (47) lima, lima hembra forrajero

Acuática abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 msm. Habría dos tipos de lima, la consultada sería la hembra, probablemente por sus hojas simples. En otros sectores andinos llaman limas machos a las especies acuáticas con hojas compuestas. La consume el ganado, especialmente el llamo y la alpaca.

62) Calceolaria stellariifolia Phil., SCROPH 3726 (36) sin nombre reconocido forrajero

Especie altoandina que crece en hábitats rocosos, altoandinos, bajo peñas. Sin nombre. Forraje. Sería una planta cálida por sus flores amarillas, en contraste con el blanco, el azul y el celeste que son frescos. Generalmente, para cualquier medicina, se combinan los distintos tipos de flores, como así mismo, plantas procedentes de la precordillera con las de cordillera. La visitan las abejas.

63) Mimulus glabratus Kunth, SCROPH 3734 (45) oqororo, berro medicinal, alimenticio y forrajero

Abundante en los bofedales de las inmediaciones del Salar de Coposa, alrededor de 3700 msm. Remedio para el hígado. Se consume como ensalada. Forraje.

64) Fabiana denudata Miers, SOLANA 3724 (34) khachu kipat'ula, kipat'ula hembra, kipat'ula, kipat'ola, kipa hembra, kipa medicinal y combustible

Arbustito característico de los tolares, entre 3200 y 3800 msm. Medicina para la tos convulsiva. También para emplastos contra quebraduras. Se compone el remedio tostando una mitad y usando fresca la otra mitad. Se nos dijo que "en el mundo andino se respeta mucho la dualidad". También se usa como leña y, por su resina, arde aunque esté mojada. En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, la kipat'ola se comercializa para la tos aguda, resfríos y catarros.

65) Fabiana ramulosa (Wedd.) Hunz. et Barboza, SOLANA 9700 (11) kipa medicinal

Arbustito característico de los tolares, entre 3200 y 3800 msm. Se usaba como remedio para la tos.

66) Fabiana squamata Phil., SOLANA 3720 (30) orqo kipat'ula, orqokipa, kipa, k'ipa, kipat'ula macho, kipa macho medicinal y combustible

Pequeño arbusto de los tolares cercanos a la transición con los pajonales altoandinos, alrededor de 3800 msm. Machucada, se usa como medicina para los pulmones, probablemente también para los nervios, quebraduras de los animales, a modo de emplasto o cataplasma. Debido a la presencia de resina, la planta es un buen combustible, porque no se moja. Se nos dijo que tiene mucha caloría y por eso es valorada como leña para calentar los hornos de barro.

67) Typha angustifolia L., TYPHAC sin número de herbario totora artesanía

De acuerdo a Plath (1968), en Pica se usa la totora en cestería, con varillas de tara (Caesalpinia spinosa).

68) Acantholippia deserticola (Phil. ex F. Phil) Moldenke, VERBEN s (66) rikarika medicinal

Esta especie de arbusto no fue coleccionada por nosotros en esta área de estudio pero los entrevistados la mencionaron como un remedio que crecería en la región. En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, se comercializa la rikarika para los catarros y resfríos.

69) Urbania pappigera Phil., VERBEN 9719 (29) khachujanke, warijanki, tikilla, kiskilla, yaretilla forrajero

Cojín abundante en el piso altoandino, por sobre 3800 msm. La comen bastante los corderos y la vicuña. El nombre significaría "que come la vicuña"; wari es el nombre aymara de la vicuña.

70) Lampaya medicinalis Phil., VERBEN 3725 (35) lampaya medicinal y forrajero

Arbusto característico de los tolares cercanos a la transición con los pajonales altoandinos, alrededor del Salar de Coposa, ca. 3700 msm. Se nos dijo que habría dos calidades de lampaya. Probablemente, la compañera de la planta mostrada corresponda a la escasísima Lampaya aff. hieronymi, la lampaya macho, una planta rara en los Andes y que solamente hemos visto cerca de Talabre, en el Salar de Atacama. La mostrada sería la hembra, una hierba muy valorada como medicina. Fresca o tostada, en infusión o como mate, es remedio para la vejiga, disentería, diarreas, dolores de hueso, de estómago. Es un estimulante para las personas que han sufrido fuertes enfriamientos o congelamiento en las montañas. Es un tipo de estimulante gradual, mejor que el café o el licor, que provocan reacciones muy fuertes y abruptas. Se usa también cuando los niños tienen heridas en la cara, como sarna. Es muy cálida y se usa en pocas cantidades. La rama y la hojita se tuestan en una lata hasta que se ponen negras, se muelen y se mezclan con limón. Se prepara así un café de lampaya con el cual "se entra en caloría", como por ejemplo durante el parto. También se usa para baños medicinales al vapor ("vaho de pisada"). En el negocio de plantas medicinales de Maximiliano Mamani, en Pica, la lampaya se comercializa para los dolores de hueso, riñones y próstata. La flor la comen los animales.


Anexo II

Catálogo de las especies vegetales colectadas en el territorio altoandino de Ollagüe
(Chela, Puquios, Amincha, Cosca, Inca, Loa, Carcote y quebradas Chaigüire y de las
Costumbres
), II Región, Chile.

Posee la misma estructura del Anexo 1. Dentro de cada uno de estos grupos, las Familias, Géneros y Especies se ordenaron alfabéticamente. Se marcan con asterisco las malezas o cultivadas.

Plantas sin Flores

1) Nostoc sp., CYANOP 48 chungullo, chungulle, yoyo, luche alimenticio

Cianobacteria acuática de bofedales, procedente de Chela. Se usa para la comida (caldo con papas chuño). Se indicó que "hay uno que se come, es especial. Se lava bien y se seca".

2) Algas Verdes, CHLORO 109 laqho, lama forrajero

Alga filamentosa verde, acuática y flotante en vegas y bofedales, procedente de Chela. "Es como lana, tapa el agua". Forrajera.

3) Hepáticas, BRYOPH 46, 47, 52 laqho, pelillo, aguasana, saposapitu, pulopulito, luche orrajero

Hepática foliosa, palustre, acuática y semiflotante en vegas y bofedales, procedente de Chela. Cada informante entregó uno de estos nombres. "Es de la vega, tapa el agua como lana". Forraje.

4) Musgo 1, BRYOPH 45 laqho, llapillapi sin uso reconocido

Musgo de color verde, palustre en vegas y bofedales, procedente de Chela. "Como verde".

5) Musgo 2, bryopH 51 chambi sin uso reconocido

En la vega de Chela. Crecen los musgos "debajo de las piedras, donde está húmedo toma, en los rincones de las vegas, pegaditos a las piedras, se sacan raspando". Crece donde hay humedad permanente. "No sirve, son de lujo no más", frase que denota que son hermosas al observarlas.

6) Azolla filiculoides, Lam. , PTERID 50 flor de agua, flor de sajraña, flor de vega, quinoa sin uso reconocido

Diminuto helechito acuático y flotante de vegas y bofedales, procedente del sector del Río Loa. Todos estos nombres fueron atribuidos por una persona. Esta planta no fue reconocida por el resto de los lugareños.

7) Notholaena nivea (Poir.) Desv., PTERID 39 chujchu hembra, chujchu perjudicial y medicinal

Procedente de Chela. Hace mal a la llama, cuando la come agarra tembladera. Remedio para el dolor de cabeza, se muele en una piedra y se hace un polvo, con este se hace estornudar.

8) Pellaea ternifolia (Cav.) Link, PTERID 15 chujchu, chujchu macho perjudicial

Helechos xerófilos que crecen bajo las peñas "al alto" [cerro], procedente de Chela, Amincha. Hay tres clases de chujchu. Hay chujchu macho y hembra (Notholaena nivea). "Igual que la doradilla (¿Cheilanthes pruinata?, ¿N. nivea?,), cuando lo comen los animales, las cabras empiezan a temblar y su guano se pone duro. Este es más fuerte. Animal come y como curado anda."

9) Ephedra breana Phil., Ephedr 013, 108 tumetume, pingopingo, granadilla medicinal, alimenticio y forrajero

Procedente de Chela, Puquios. En la Pampa, sale cuando llueve mucho bajo rocas. "Esta planta tiene fuerza, los llamos no la pueden arrancar... da frutos como tomatito verde rojos". "Remedio muy fuerte, demasiado fuerte la raíz". Remedio para los ovarios y los riñones, los palitos del pingopingo son buenos para el estómago y el enfriamiento, también es remedio para los huesos. Sus frutos se comen y son dulces. Comen mucho los animales.

10) Ephedra multiflora, Ephedr 49 tume, pingopingo, granadilla medicinal

Los palos se muerden para afirmar los dientes cuando están destemplados. También es remedio para el aire.

Angiospermas (Plantas con Flores)

11) Azorella compacta Phil., apiace 12 yareta medicinal y combustible

Procedente de Chaigüire. Crece en los campos, hay en lo alto. "Crece como una tortuga, verde, grande". La sacaban con barretas, y la dejaban que se secara durante medio año. Antes la ocupaban en la planta azufrera, en Buenaventura y en Amincha, hasta que comenzaron a usar petróleo. Es picante. La raíz sirve para el pulmón, remedio diabetes, tos pulmones. Se ocupa cuando se encuentra para combustible, cuando está grande, "tiene calda", por esto su combustión produce tanto calor. La yareta fue recogida para ser utilizada en establecimientos mineros, salitreros y aún en el ámbito doméstico. Bertrand describe a fines del siglo pasado que en la boratera del salar de Ascotán muchas personas con carretas traían yaretas desde el cerro Romaditas al establecimiento minero para secar el mineral. Hanson (1924) vio unas mil llamas cargadas con yareta en Polapi (Bittman 1988). Producto de la intensa explotación esta planta habría llegado al borde de la extinción.

12) Lilaeopsis macloviana A.W.Hill, apiace A1, A7, 74 istro, irso, bistro, erso, llach'u, veguita, cebadilla alimenticio, forrajero y medicinal

Hierba palustre, semiacuática de orillas de vegas, en Amincha, Chela. Sale en julio y agosto. La raíz es comestible, dulce y fresca, buena para la fiebre. "Es de la vega, crece grande". Forraje para llamos, corderos y conejos.

13) Mulinum crassifolium Phil., apiace 18 chukikandia, chukikaylla medicinal

Crece en los altos de Chela. Es remedio para la tos, el pecho y la diabetes.

14) Ombrophyton subterraneum (Aspl.) Hansen, BALANO sin número de herbario sicha alimenticio

Mencionada por los pobladores como una "especie de papa" que crece, preferentemente, en las tolas (también se afirma que la keñoa da sichas), en lugares con suelos arenosos y aflorando después de las lluvias de verano. Los informantes indican que la tierra en torno a las tolas comienza a "reventar" (levantarse), lo que es un indicador de que allí existen sichas. Las excavan y sacan para consumirlas; son especialmente apreciadas aquellas de sabor dulce, calificadas como una "fruta". Tienen múltiples usos: la papa serviría como remedio para la vesícula (se seca y se corta en rodajas preparándose una infusión, con canela); las pasas (frutos sésiles de la infructescencia) que están en torno a la sicha (en la periferia del gran espádice engrosado o sicha) no son comestibles. Se guardarían para remedio, aunque no se especificó para qué; el cuerpo de la sicha (espádice engrosado) es comestible y puede ser, por dentro, blanco o tajllo (moteado), dependiendo de la planta. La sicha es buena para la hinchazón, para la fiebre: se muelen, se hacen un polvo. Las plantas que dan sicha, según los informantes, serían 13: pulika o kulkotea (Parastrephia quadrangularis), tola lejía o ñaka (Baccharis tola), umatola (Parastrephia lucida), tola kiro o chijarwaya (Parastrephia lepidophylla), lampaya (Lampaya medicinalis), rikarika (Acantholippia deserticola), chachakoma (Senecio nutans), keñoa (Polylepis tarapacana), tarakoba (Parastrephia teretiuscula), kaylla o rosa (Junellia seriphioides), kopakopa (Artemisia copa) y tolaoqe (especies de Chersodoma o Senecio). Hemos documentado otras especies que producen sicha en el Loa Superior.

15) *Buddleja globosa Hope?, buddle sin número de herbario matiko medicinal
Especie no colectadas y mencionada por los entrevistados. Medicinal. En el centro y sur de Chile el matiko medicinal es Buddleja globosa, pero también puede tratarse de especies de Perú o Bolivia, también llamadas matiko.

16) Opuntia camachoi Espinosa, (sensu latu), CACTAC 78, 94, 119 puskayo, piskayo blanco, piskayo amarillo, piskayo, piskayo chuño, tunilla (fruto), tuna (fruto), espina de tunas, ayrampo alimenticio, medicinal y forrajero

Colectado en Chela, Florea y da unos frutos redondos, tunas o tunillas. Forraje. Forraje llamas, cabras y burros; les gusta porque es dulce, la escarban y la comen. Remedio para la vista.

17) Opuntia ignescens Vaupel, cactac A15, A27, A46 piskayo, ayrampu alimenticio, medicinal y ornamental

Procedente de Chela, El Chorro. Crece en el campo, cerro, pampa. El piskayo de flor naranja, y más grande, es del cerro; el de flor amarilla es más chico y crece en la pampa. Se planta de ornamento en la plaza de Ollagüe. Sus tunas son comestibles, ácidas y la pepa es dura, hay que botarla, son amarillas cuando están maduras. Es remedio para la escarlatina, con agua de anís para las guaguas.

18) Opuntia soherensii Britton et Rose, cactac 13 piskayo ayrampo, ayrampo, piskayo medicinal y alimenticio

Procedente de Quebrada Chaigüire, El Chorro. Tiene espinas grandes y es de color morado. No comen los animales. "Florece bien amarillito, igual que tuna y revienta. Cuando se revienta se separa de la mata con palitos". "Su fruto es bien bueno para remedio, para resfriado, para calor, la fiebre, refresca... Se hace un vino con los frutos, el agua es roja, hay que hacer pasar con flor de rosas. También sería remedio para la vista". Los frutos se comen, "pero hay que tener cuidado porque las espinas pueden clavar la garganta".

19) Hoffmannseggia doellii Phil., caesal 010 motokuro alimenticio

Procedente de Amincha, en la pampa, en terrenos arenosos. Sale cuando llueve, hace papas comestibles. Las come el quirquincho.

20) Lobelia oligophylla (Wedd.) Lammers., CAMPAN A48 vega suave, ciénaga forrajero Forraje de flor blanca.

21) Pycnophyllum bryoides (Phil.) Rohrb., caryop 25 yaretilla, ayro otros usos

Procedente de Chaigüire. Crece en los cerros. Esta sería la verdadera yaretilla. Solamente un informante dio, además, el nombre de ayro el que sería el "verdadero nombre" de la planta. Este nombre es más propio de P. molle en otras regiones andinas, especie tóxica igual que ch'arina. La raíz de la yaretilla sirve para lavarse el pelo, igual que quillay (Quillaja saponaria), se pone bonito el pelo, hace crecer el cabello.

22) Artemisia copa Phil., compos 8, 82 kopakopa, salvia blanca medicinal

En Chela, Amincha. En el cerro. Bonitas flores. Produce sichas dulces (Ombrophyton subterraneum). Se hace mate para el dolor de guata, para la bilis, limpia el estómago, vesícula (con bicarbonato). Se toma habitualmente en mates, no se debe remojar demasiado porque si no el sabor es muy fuerte. Hay que tomar poquito.

23) Baccharis boliviensis (Wedd.) Cabrera, compos a16, 80 peskotola, tola limón, manzanilla forrajero y tintóreo

Procedente de Amincha, Chela, Ollagüe. En el campo, pampa. Según una pastora pesko significaría pájaro en quechua, y su nombre se debería a que cuando florece se llenaría de pájaros que comen sus flores. La denominación tola limón se debe probablemente a que tiñe de colores verde y amarillo. El nombre de manzanilla sería por el parecido de su flor blanca como la manzanilla de huerta. Forraje.

24) Baccharis scandens (Ruiz et Pavón) Pers., COMPOS 68 qevalla, qavalla sin uso reconocido

Crece en el sector del río Loa, y solamente fue reconocida por los habitantes de Chela que frecuentan este lugar, el resto de las personas no la reconoció.

25) Baccharis tola Phil., compos 017, 021, 62, 67, 114, 118 tola lejía, lejía, leña lejía, ñaka, ñaka hembra, tola limón combustible, medicinal y alimenticio

Procedente de Amincha, Chela, Carcote. En el campo, pampa y cerro. Únicamente en Chela le dieron el nombre de ñaka, vernáculo usado en toda la I Región para las especies del complejo B. tola-santelices. Es una tola. Según los informantes de Chela habría ñaka hembra y macho, distinguiéndose por su grosor. Hace sichas dulces. Combustible. Esta tola es picante, es amarga y no la comen los animales. Remedio para el estómago y para la tos. Da como fruto unas bolitas blancas que se chupan, son dulces.

26) Chaetanthera sphaeroidalis (Reiche) Hicken, compos sin número de herbario flor de puna medicinal

Especie no colectada y mencionada por los entrevistados. Crece en el panizo. Remedio para la puna.

27) Chersodoma jodopappa (Sch. Bip. ex Wedd.) Cabrera, COMPOS 123, 5 oqetola, oqotola, poq'otula, tola oqe, monte plomo, leña algodón forrajero y medicinal

Procedente de Chela, Amincha. Del campo. El nombre oqetola significa tola gris, color que se le atribuye a sus hojas.

El nombre poq'otula es genérico para las especies de Chersodoma. "Hay en los rincones al alto". Hace sicha. Forraje. "Sirve para el animal y para gente remedio dolor de estómago". En mate es remedio para el dolor de muelas. La denominación leña algodón señala un pelillo blanco de sus hojas y tallo.

28) Chuquiraga atacamensis Kuntze, compos 75, 23 chaklampa, lengua de gallo medicinal, forrajero, combustible y tintóreo

Arbusto espinoso del campo (tolares), procedente de Chela, Amincha. El nombre lengua de gallo se refiere a la forma de sus hojas. Leña, baños, abortivo. Forrajero. Las flores (amarillas) se habrían usado para teñir de amarillo.

29) Chuquiraga spinosa Less., compos A24, 125 ch'ana, ch'aña, espina brava artesanía y forrajero

Tola espinosa del cerro (de allí el nombre espina brava), con flores amarillas, procedente de Chela. Se usa su delgado tronco como huso para "torcer" (hilar). Forraje.

30) Cotula mexicana (DC.) Cabrera, COMPOS 103 vega forrajero

31) Gnaphalium spp., compos 27, 71 viravira, wirawira, tulmatulma medicinal y forrajero

Procedente de Chaigüire. Crece en las quebradas. Sirve para la tos, remedio para la tos con azúcar quemada y limón. Forrajera. Para algunos lugareños no es forraje.

32) Haplopappus rigidus Phil., compos 19 bailahuén, bailavén, bailaveno medicinal y veterinario

Arbusto que crece en los cerros, "al alto", en Amincha, Chela. No es tan picante. Habría macho y hembra. Para la tos, resfrío, ovarios y "para hacer pipí". También sería remedio para los animales. No es forraje.

33) Mutisia hamata Reiche, compos A8 chunchurkoma, chinchirkoma, chinchirkoma de cerro forrajero

"Crece en lomas piedrosas, una parte en la quebrada". Procedente de Chela. Especificaron todos los informantes que habría dos clases, una con propiedades medicinales. El recolectado en la muestra no sería medicinal. Según uno de los informantes la chinchirkoma de quebrada es la medicinal, mientras que la chinchirkoma de cerro no lo es. Cuando llueve este sale mucho, sale se verdea. Florea amarillo. Tiene un saborcito. Una más gruesa es remedio. Es bueno para los animales, otra clase es buena para el riñón. La chinchirkoma que es remedio para la tos sale en las quebradas. Forraje para las cabras.

34) Mutisia ledifolia Decne. Ex Wedd., compOs 66, 105 tola negra, kaputula, oqetula, monte plomo, tola romero, chinchirkoma veterinario

Procedente de Amincha, Chela. En el campo. Es una tola. Remedio para animales.

35) Parastrephia lepidophylla (Wedd.) Cabrera, compos 6, A35, 122 tola qiro, qiroqiro, tola jiro, chijarwaya, tola verde, suka forrajero, tintóreo y medicinal

Procedente de Chela, Amincha. En el campo, la pampa. Es una tola de flor amarilla. "Es más finito que la tola lejía... en este tiempo (primavera) está con bastante flor". En el transecto Collahuasi, la chijarwaya es P. quadrangularis. Produce una sicha que es dulce. Los animales comen sólo la flor. Remedio dolor de estómago, y también se hacen friegas con la ceniza para los huesos. Para el mal de aire se hace un mate con pezuña de burro tostada, charqui de zorro y puntas de esta tola. La flor sirve para tintura.

36) Parastrephia lucida (Meyen) Cabrera, compos 9, 012, 64, 70 umatola, umatula, tola uma, umalawa, tola macho, leña de agua, tola combustible y medicinal

Arbusto con flor amarilla que crece en la vega, a orillas del río y procedente de Amincha, Chela. Según un lugareño, habría dos tipos de umatola, la umatola propiamente tal, que crece cerca del agua, y otra que es mayor y que crece en el cerro. Produce sichas (Ombrophyton subterraneum) y es picante. Es buena leña ya que tiene troncos gruesos; también es medicinal para la fiebre.

37) Parastrephia quadrangularis (Meyen) Cabrera, compos 022, 42, 86, 115 pulika, kulkotea, koba, Santiago koya combustible, forrajero, medicinal y tintóreo

Procedente de Chela, pampa de El Chorro y Amincha. Se encuentra en el campo, en la pampa. Solamente en Chela utilizaron el nombre kulkotea, el resto de los informantes la llamó pulika. Es una tola de flor amarilla, resinosa. Algunos lugareños discutían si era koba o no. En el transecto Collahuasi, la kulkut'ula es P. teretiuscula. Hace sicha. Sirve como leña, sobre todo cuando está media verde. Los animales comen las florcitas. Remedio para las quebraduras. También para las fracturas de animales. Es remedio para los machucones y sirve para parche. También se utiliza para curar las fracturas de animales: "se machuca seco, el algodón se raspa, con pichí, se hace parche con una tabla y se envuelve". Se utilizaba para el teñido de verde y amarillo.

38) Parastrephia teretiuscula (Kuntze) Cabrera, COMPOS A25, 34 kobatola, tarakoba, koba, Santiago koya, pulika medicinal, ritual y tintóreo

Especie colectada en los sectores de Amincha y Puquios. Una persona dijo que esta especie sería "parecida a la koba", siendo la verdadera koba Fabiana squamata. La informante la denominó pulika y dijo que sería remedio para las fracturas, molida con pichí, caca de waycho y carne de culebra, para hacer un emplasto. De acuerdo a los pastores de Ollagüe, con mayores influencias de la tradición de quebradas altas del Loa Superior, esta planta sería la tarakoba, por ser una acompañante del sahumerio de los animales, realizado con la koa (ver Fabiana squamata). Según una persona, procedente de Chela, de habla aymara, esta especie sería la verdadera koba, especie utilizada como incienso en los floreos, la koba hembra, existiendo también una koba macho (Fabiana squamata), que sería más gruesa. La flor se utilizaba para el teñido de verde y amarillo.

39) Perezia purpurata Wedd., COMPOS 31 maransela, waji medicinal

Remedio para machucones, hinchazón y lastimaduras.

40) Polyachyrus sphaerocephalus D. Don, COMPOS 104 sokasoka sin uso reconocido

Planta poco conocida por los lugareños.

41) Senecio adenophyllus Meyen et Walp., COMPOS 60, 81 tola limón, ajenjo silvestre, bailaweno, bailahuén macho medicinal y ¿tintóreo?

Colectado en Chela. La persona que la denominó tola limón dijo que serviría para teñir, y que tiene flores igual que las de la manzanilla. Mientras que el informante que le dio el nombre de ajenjo silvestre, dijo que era una especie medicinal para el dolor de estómago.

42) Senecio atacamensis Phil., compos 58 chachakoma, chachakoma del burro medicinal, forrajero y alimenticio

Subarbusto frecuente en pampa, chacra, campo, procedente de Chela. Habría chachakoma de burro, chachakoma blanca, chachakoma hembra y macho. Hay distintas, unas más delgadas, unas más gruesas que les dicen chachakoma de burro. Forman sicha (parásitas comestibles, Ombrophyton subterraneum). Flor amarilla. "En una hojita tiene cinco manitos (dedos, lóbulos de las hojas) por eso dicen que es muy santo remedio". Se hace humear para el dolor de cabeza. Remedio para el dolor de cabeza y el vómito, buena para la digestión. También es buena para bañarse, para dolor de estómago, remedio para la puna, dolor de cabeza, aire. No la come el ganado, sólo el burro. La chachakoma fina se come como verdura, se le pone al caldo como orégano.

43) Senecio dryophyllus Meyen et Walp., compos 90 wilaparpa, wilaparpa macho sin uso reconocido

Crece en el sector del río Loa, sólo reconocida por los pastores de Chela. En los Andes de Iquique, recibe este nombre S. dryophyllus, por sus tallos rojizos. La especie consultada también tiene sus tallos rojos, de ahí el nombre wilaparpa.

44) Senecio nutans Sch. Bip., COMPOS A23 chachakoma del burro forrajero y medicinal

Colectada en Chela. Flor amarilla. Con rikarika (Acantholippia deserticola) sería remedio para la digestión.

45) Senecio papii Ricardi et Martic., COMPOS A12, 20, 91 chachakoma blanca, chachakoma macho, tolita ploma, kopakopa forraje y medicinal

Colectada en la Quebrada de Chaigüire. Medicinal para el dolor de estómago. Forraje.

46) Senecio rosmarinus Phil., compos 88 wariparpa, monte plomo, romero forrajero

Especie colectada en Chela, también se mencionó que existiría en Amincha. Uso forrajero.

47) Trichocline deserticola Zardini, COMPOS 76, A28 pastito plomo, botón forrajero

Procedente de Amincha, Inca y Chela. En el campo, y en la pampa, es muy abundante. Esta planta no tuvo una denominación específica, aunque todas las personas la reconocieron. La mayoría de los entrevistados la denominó pasto plomo, aunque en Chela la llamaron botón. Es un pasto, con hojas grises, de unos 8 cm, sus flores tienen los pétalos blancos y el centro amarillo. "Come mucho la llama, les gusta mucho".

48) Urmenetea atacamensis Phil.?; Sonchus asper (L.) Hill?, compos sin número de herbario achicora de paja, kishka coca otros usos

Especie no colectada y mencionada por los entrevistados. Es una achicora (roseta) que crece al lado de la paja brava, se usa en vez de coca. En otros territorios andinos de Chile existen dos hierbas en roseta utilizadas como sustituto de la coca: Urmenetea atacamensis (kotaro) y Sonchus asper (kanacho). La primera crece en el jaral desértico y la segunda en las chacras. Ninguna de las dos se asocia a la paja brava.

49) Werneria pygmaea Gillies ex Hook. et Arn.,?, compos sin número de herbario katare forrajero

Especie no colectada y mencionada por los entrevistados. Crece en la vega a orilla de salar. Buen forraje. En Colchane se le llama katare a las diminutas especies de Werneria del bofedal pero en el transecto Collahuasi se le llamó así a Lilaeopsis macloviana, más comúnmente llamado llach'o o istru.

50) Xenophyllum spp., COMPOS sin número de herbario poposa medicinal

Especie mencionada por los entrevistados como medicina para la vesícula. En el territorio andino las poposa o pupusa son varias especies de Xenophyllum.

51) Descurainia myriophylla (Willd. ex DC.) R.E. Fries, crucif A30 kasabe forrajero

Hierba de flores amarillas, que crece en las pampas cuando llueve, también sale como maleza en las chakras. Es forraje. El jilguero y la paloma comen las semillas hierba.

52) Descurainia sp., crucif 53, 84 kasawe, kasabe, kasabe hembra forrajero y medicinal

Crece en las chacras y pampas cuando llueve. Procedente de Chela. Según un informante, habría un kasabe hembra que es más fino. "Antes sabía haber kasabe mucho, ahora no". Forraje para llamos y corderos; se come para producir leche, para tener leche para amamantar, bueno para la cintura, se toma en mate.

53) scirpus deserticola Phil., CYPERA 41, 79 qoñahoqo, potrero blando, vega qoña, vega suave, ciénega, grama chica de la vega, sauka, chambi, veguita forrajero

Crece en la vega de Chela, Amincha. En Chela le dieron el nombre qoñahoqo, que significaría "vega suave" en aymara. Tiene la raíz roja, es "chambi". Forraje.

54) Atriplex imbricata (Moq.) D.Dietr., chenop 83 piyaya, pilaya, piyawa forrajero

"Crece en lo salado, en Carcote hay mucho cuando llueve en las faldas hay mucho, en San Martín en la cuesta, en esos faldeos, para el otro lado de Cebollar no hay. En Polapi hay harto". "Florea amarillo". Alimento para los animales, llamas y ovejas. Según los informantes este forraje tiene la característica de "mantener mejor" a los animales y que su engorde rápidamente "los mantiene más rápido".

55) Chenopodium album L., CHENOP A41 ajara alimenticio y ritual

Maleza de chakras procedente de Amincha, Ollagüe. Es comestible, cuando no está maduro las hojas se hacen hervir como acelga. Forraje. Los abuelos hacían harina tostada, "se hace como quinoa, keilchi, para que coman los abuelos, los cerros y la Pachamama".

56) Chenopodium ambrosioides L., chenop A43 payko medicinal

Procedente de Ollagüe, en chacras. Sería de reciente introducción, por lo que no es muy conocido. Crece como maleza. Forraje. Uso medicinal para estómago y "es frío".

57) Chenopodium frigidum Phil., chenop A32 illankoma, illinkoma forrajero

Procedente de Chela. Maleza que crece en la chakra. Forraje.

58) Chenopodium hircinum Schrad., chenop 50, A2 illinkoma, ajara, quinoa de los abuelos, yuyo forrajero y alimenticio

Colectada en Ollagüe en un invernadero. Forraje. Planta comestible que crece en las chakras, "hace yuyo".

59) Sarcocornia pulvinata (R.E. Fries) A.J. Scott, CHENOP 116 jankijanki, jankijanki del agua, yaretilla de la vega, charina chica, champa forrajero, ¿otros usos?

Cojín en las orillas de vegas, salares y bofedales. Crecería "en lo salado" junto a las wayllas. El nombre de charina chica es una probable confusión con Pycnophyllum bryoides, un cojín llamado charina, con cualidades tóxicas para el ganado. Confirma esta confusión la propiedad asignada a la planta: "La raíz es buena como quillay" (corteza de Quillaja saponaria usada como champú en Chile central). Este uso pertenece a las yaretillas de seco, especies de Pycnophyllum, usadas para lavar en todo el territorio andino. La comen las llamas.

60) Adesmia erinacea Phil., FABACE 015, 120 añawiya blanca, espina de burro, añawiya, espina, añawaya blanca, añawiya de burro forrajero

Colectada en Amincha y Chela. Forraje, le gustaría especialmente al burro y las llamas. Recibe el nombre de añawiya blanca por su tomento sericeo.

61) Adesmia spinosissima Meyen, fabace 013, 100 añawiya, añawaya, espina forrajero y combustible

Arbusto espinoso que "florea amarillo y crece en la pampa, en los altos de Chela, Amincha, Puquios. "Hay añawaya corta y larga, una grasosa y una menos grasosa. Hay también añawaya ploma que es grasosa". Añawiya y añawaya son nombres genéricos para especies espinosas de Adesmia. Forraje de burros, llamas y cabras; leña.

62) Astragalus arequipensis Vogel o A. cryptanthus Wedd., fabace. A11, A14, 102 garbanzo, charina, sabinilla perjudicial, forrajero y medicinal

Generalmente, se denomina a esta planta garbanzo; un entrevistado entregó, además, el nombre ch'arina y otro sabinilla. Crece en Chela, en el campo. Tiene unas flores chiquititas. Perjudicial para el ganado: "borracho se pone, se enflaquece, muere, le hace mal a los llamos". "Se mueren cuando comen, cuando está floreando". Sería forraje de llamos. Medicinal, "sirve para hacer parche".

63) Frankenia triandra J. Remy, FRANKE 11, A38 tolle, jankijanki, chiki, yaretilla de agua, yaretilla forrajero

Esta no sería una "verdadera yaretilla" (Pycnophyllum bryoides, Junellia tridactyla), por esto las denominaciones más específicas serían tolle o chiki. Hay en la vega y en el salar, "en algunos lugares hay mucho muy tupido". Tiene flores blancas y es champita. La comen los animales especialmente la llama y los corderos.

64) Achnatherum speciosum Trin. et Rupr., GRAMIN A31 paja conejera, paja sekuya forrajero

Paja conejera, de Chela, Amincha, en pampa, forrajera, apetecida por conejos.

65) Bromus catharticus Vahl, gramin A29 cebadilla, grama forrajero

De la vega de Chela. Sale "como maleza en las chacras". Cuando llueve sale en el campo, a veces prende mucho. Es más chica que la grama. La mayoría de los informantes denominó a esta planta como cebadilla, en Chela la llamaron también grama. "Comen mucho los animales". El nombre cebadilla es colectivo para varias gramíneas anuales, pastos de lluvia, de pampas y chacras. Las gramas son, generalmente, especies de Distichlis.

66) Cortaderia atacamensis (Phil.) Pilger, gramin 21 cortadera medicinal y forrajero

Enorme Gramínea que crece en Chela, a orillas del río, en vega y en la quebrada. Se llama cortadera porque las hojas cortan las manos. Medicinal para la tos, se puede tostar la hoja, remedio para el resfrío (con limón y pisco); para la gripe (con limón y chukikandia (Mulinum crassifolium) tostada); la comen los animales cuando está bien verde en las orillas.

67) Deyeuxia eminens J. Presl., gramin 3 (¿116, 72?) waylla, paja de agua, chillawa forrajero y artesanía

Paja de la vega procedente de Chela, Cosca y Amincha. Algunos informantes realizaron distinciones dentro de éstas. Forrajera y artesanal. Los informantes distinguieron varios tipos de waylla: waylla blanca, más grande; waylla pach'aya, más suave; waylla guak'o, más dura y con la cual se hacen sombreros, cuando está grande: se prensa y se teje. Esta última distinción de waylla (guak'o versus pach'aya, o sea, dura versus suave) la realizaron personas de Chela; chillawa, waylla fina, usada para apretar el queso. Es interesante señalar la extensión del término waylla a toda una formación vegetal de humedales o sitios geográficos, como describe Flores Ochoa (1994) para el Perú: "Los pastos waylla o wayllar crecen en sitios de humedad más o menos permanente, lo que permite que se mantengan verdes durante varios meses. La denominación waylla, asimismo, sirve para denominar a lugares que tienen vegetación fresca y verde, aunque no sean necesariamente plantas apropiadas para el consumo de los animales. Guamán Poma dice que guaylla es "buen pasto".

68) Distichlis spp., gramin A4, 40 grama, brama, chicha forrajero

Es de la vega de Chela. Hay en Amincha pero chiquitita, en las orillas para el lado de la pampa. En Chela a esta planta se la denominó chicha, mientras el resto de los informantes la llamó grama. Pasto, "donde no las tocan los animales crece". A los conejos les gusta comer la raíz. Forraje.

69) Festuca chrysophylla Phil.; Stipa chrysophylla E. Desv., gramin 14, A39 iro ichu, paja brava, paja forrajero y construcción

Procedente de Quebrada Chaigüire, Amincha. Crece en el cerro. Verdea lindo. La comen los animales cuando "verdea bien". Construcción para techar.

70) Nassella nardoides (Phil.) Barkworth, GRAMIN A47 chukuchuku forraje

Procedente de Chela. Sale en la pampa cuando llueve. Sólo un informante entregó este nombre. Es buen forraje. En los Andes de Arica, los chuku son hierbas en roseta, generalmente de la familia compuestas.

71) Puccinellia frigida (Phil.) I. M. Johnst, GRAMIN A19 awa, cebadilla chica forraje

Crece en la vega de Chela. A esta planta se le dieron diversos nombres: en Chela se la denominó awa, mientras que los otros informantes la denominaron como una especie de grama o cebadilla.

72) Gramineae sp1., gramin 63 ñawada, ñawada de burro, paja blanca, paja conejera, paja forraje

Quebrada Chaigüire. Crece en la vega. Es una paja, forrajera. El nombre es colectivo para varias pajas del pajonal.

73) Gramineae sp.2, gramin 113 cebadilla, cebada , grama, chojlla, awa forraje

Crece en la vega, y lo comen mucho los animales.

74) Pajas, Gramíneas perennes del pajonal, gramin 65, 87, 77, 33, 73, 28, 89 paja, ichu forraje, medicinal y perjudicial

El nombre paja, y su homólogo aymara ichu o wichu, son genéricos para las Gramíneas perennes del pajonal. Se hicieron varias distinciones entre las pajas o ichu, sin embargo, no había unanimidad para nombrar una muestra en especial. Es probable que en esto influyera la forma en que se presentaron las plantas, fuera de su medio, ya que en este caso, el lugar donde crece la planta y probablemente la forma de la mata completa determina su denominación específica. Se distinguieron: Paja cebadilla, de Chela, del campo, usada como forraje para llamas y ovejas. Paja burro, paja amarilla, iro ichu de Chela, del campo y de la pampa. La comen las vizcachas y, medicinalmente, corta la orina. Paja blanca, hay mucho en los rincones de las peñas, en la pampa y es forraje para llamos. Paja sekuya, sekuva, en el campo. "Sale más al cerro (más alto)... sale con la humedad de la nevada, si no hay nevada se muere". "Hace mal a los animales" (tóxica). Esta paja tendría un olor especial, por el que se puede reconocer. Vizcachilla, paja chica, pajita vizcachilla, es una paja chica del cerro, forrajera, la comen las vizcachas.

75) Myriophyllum aquaticum (Vell) Verdc., halora 24 aguasana, lima, tuputupu, k'uchi forraje y medicinal

Hierba acuática de vegas y bofedales, procedente de Chela La comen los animales. Remedio. Forraje: "la comen los animales, meten todo el hocico en el agua pur, pur, pur".

76) Phacelia pinnatifida Griseb ex Wedd., hydrop A10 sobaco negro sin uso reconocido

Pasto con flores moradas, no se registró utilización. El nombre "sobaco negro", que hace alusión a su fuerte olor, también es aplicado a P. setigera en el Loa superior

77) Phacelia setigera Phil., hydrop 35, 55 wariñuño, ¿mugna? forraje

Procedente de Chela. Del campo. Un entrevistado la llamó mugna (probablemente una confusión con Satureja parviflora), el otro wariñuño, el resto de los lugareños no la reconocieron. El nombre wariñuño (teta de vicuña), según un informante significaría en aymara "sobaco negro", nombre con que se conoce a esta especie en el Loa superior, por su fuerte olor. Forraje.

78) Iridaceae sp., Iridac s jamachoka alimenticio

Especie no colectadas y mencionada por los entrevistados. Es un cebollín que crece con la lluvia en los altos. Se colecta para comerlo. Lo comen los chululos5.

79) Juncus arcticus Willd., junca 37 unquillo, yunquillo forraje

Pasto palustre de vegas procedente de Chela. Es un pasto delgado que crece cerca del agua. Habría dos tipos, uno de tallo redondo y otro tableado, es hueco en el centro. Lo comen los animales, muy apreciado como forraje para corderos.

80) Oxychloe andina Phil., junca 96 pakopako, pukotongo alimenticio y forraje

Cojín característico de los bofedales altoandinos, procedente de Chela. El nombre pukotongo significaría en aymara "maíz de puko" (en alusión a los frutos comestibles, como granos de maíz). Es una vega, espinuda "este chambi clava". Con los frutos, sésiles y enterrados entre las hojas, se haría una harina comestible, usada por los abuelos. "Muy alimento pero bien duro, lo comen los animales".

81) Triglochin sp. JUNCAG 32 loroma, llaqchi, hoja del agua, cebadilla, katare forraje

Hierba acuática y flotante en vegas y bofedales, recogida a orillas del Salar de Carcote. "Crece en el agua dulce, es pasto". El nombre loroma es genérico para varias especies de acuáticas flotantes. Forraje.

82) *Labiatae, labiat sin número de herbario salvia medicinal

Especie no colectada y mencionada por los entrevistados. Para hacer sahumerios

83) Lemna sp., lemnac 69 quinoa de agua, hojita de agua forraje

Diminuta hierba acuática de bofedales, procedente de Chela. Crece "en los ojos" (de agua). Es como una florcita, como quinoa (¿como la semillita de la quinoa?). Forrajera.

84) Caiophora carduifolia K. Presl, loasac 2 itapilla, itapalla forraje y medicinal

Procedente de Chela. Crece en el cerro. Tiene bonitas flores grandes y una espina finita (pelos urticantes) que hace arder. Habría macho y hembra, esta última tendría propiedades medicinales. El picaflor se come la miel de las flores. Forraje cabras y llamas. Medicinal.

85) Tarasa tenella (Cav.) Krapov., malvac A9, A42 malva medicinal y forrajero

Procedente de Ollagüe y Chela. Sale con las lluvias, es una maleza de las chacras. Flor morada. Forraje. Medicinal en mate para la fiebre. El nombre malva es genérico para especies de varios géneros de Malváceas.

86) *Plantago major, planta 44 llantén medicinal

Maleza de las chacras de Ollagüe. Aparece como maleza en los huertos, al parecer sería de reciente introducción y no se tienen claras sus propiedades. Remedio para la vesícula.

87) Plantago tubulosa, planta 61, 101 achicoria, psiki, chicora, psike de zorro, chicora pasto, anojarpsike ¿alimenticio?, forrajero y medicinal

Especie palustre en roseta, de vega y procedente de Chela, Puquios. Según los informantes psike significaría "poto". Hay de distintos tamaños, chicos y grandes. No es comestible, es de zorro, se la come el zorro. "Hay otra comible de la vega, en Puquios hay de esa. Recogían para hacer ensalada, igual que berro". Forraje. Es bueno para tomar, para el dolor de estómago, es fuerte.

88) Ranunculus cymbalaria Pursh.?; R. uniflorus Phil. ex Reiche fma. uniflorus?, ranunc sin número de herbario cucharilla, cuchara de sapito, topotopo medicinal y forrajero

Hierba palustre de bofedales procedente de Carcote. Remedio para la garganta. Forraje. Los nombres aluden al parecido de las hojas de dos especies de Ranunculus con una cucharita o topo, tupu (prendedor). Hierba de la vega, en el agua, con uso forrajero.

89) Ranunculus uniflorus Phil. ex Reiche fma. boliviana (Phil.) Lourteig, ranunc A6, 011, A21 vega tokare, topotopito, vega, vega chipichipi forraje

Crece en la vega de Amincha, Chela. Por sus flores amarillas, puede tratarse de una especie de Ranunculus. Forraje. Los nombres aluden al parecido de las hojas de las especies de Ranunculus con una cucharita o topo, tupu (prendedor).

90) Polylepis tarapacana Phil., rosace 16 keñoa medicinal, artesanía, construcción y combustible

"Hay algo de keñoa en Puquios, para el lado de Chela, de Chaigüire hay. Sale en los cerros en las quebradas. En los montes, donde yo vivía (Copacabana, Bolivia) había árboles grandes". Es un árbol, el único. Según un informante la keñoa hace unas sichas blancas y largas. "Las cascaritas (corteza) dicen que es bueno para la tos, hay que tostar un poco, una hojita cruda, con azúcar tostada y un poco de limón". Esta corteza es remedio para los pulmones. La raíz se toma como remedio para la tos y bronquios, con miel y limón. Utilizada en construcción y "sirve para hacer trabajos" (artesanías). Antiguamente se hacía carbón para comercializarlo. Buena para leña, "es muy fuerte" cuando se seca se vuelven blancos los troncos. Forrajero.

91) Ruppia filifolia (Phil.) Skottsb., ruppia 44 lima, lima hembra, lasana sekuya, forrajero y medicinal

Hierba acuática de bofedales procedente de Chela. Por su hábito parecido a un pelo y crecimiento bajo el agua, puede tratarse de R. filifolia o Zannichellia palustris, especies muy parecidas. Se hacen parches medicinales, con el barro de la raíz, buenos para los riñones. Forraje.

92) Calceolaria stellariifolia Phil., scroph 85 zapatilla medicinal

Procedente de Chela. Del cerro. Sólo en Chela se le dio este nombre por la forma de las flores, amarillas como zapatito. Para la cintura, para las lastimaduras.

93) Mimulus glabratus Kunth, scroph 26, 29 berro alimenticio, medicinal y forrajero

Hierba palustre de vegas y bofedales, procedente de Chela, Puquios. Se come en ensalada. Esta planta es "fresca" y sirve como remedio para el calor. Es forrajera.

94) Fabiana denudata Miers; (F. densa J.Remy?), solana 014, A18, 106,107 taratara, tara hembra, khachutara, chinatara, tarita, tolita, tola del campo combustible

De Chela, Amincha, Puquios. En el campo, pampa. Es una tola, de la familia de las taras, su flor es amarilla. De sexo femenino es más delgada que la tara macho (F. squamata). Taratara, tara, son nombres colectivos a cierto tipo de tolas, resinosas asociadas con rituales, del género Fabiana. Hace un tomatito que se come (¿? esta especie no da esa clase de frutos). Leña.

95) Fabiana squamata Phil., solana 4, 22, A26, A17 koba, Santiago koba, tara macho ritual, combustible y medicinal

Procedente de Amincha, Chela, Pampa de Chorro. En el campo y pampa. Arbusto de flor amarilla, de tallos gruesos y muy resinosos, de olor penetrante. Tiene sicha. Se usa para sahumerio en las ceremonias de floreo para quemar en los corrales. Se quema junto con tara koba (Parastrephia teretiuscula), porque se necesita en abundancia. Sirve para bañarse, es bueno chancado para la hinchazón, y también es remedio para los animales. No es forrajera. Sirve para leña, arde mucho aunque no esté seca. Para los pastores de Chela, esta planta no es koba sino una tola de la familia de las taras, la tara macho.

96) Nicotiana longibracteata Phil., SOLANA 59 tuskatuska forrajero

Colectada en Chela. Su nombre en aymara significaría hediondo-hediondo. Es forraje.

97) Solanum sp., solana sin número de herbario papa de los abuelos sin uso reconocido

Especie no colectada y mencionada por los entrevistados. Son las papas que sembraban los abuelos o "gentiles", salen solas en lugares piedrosos o terrenos muy duros y son difíciles de cavar. Esas papas no se cuecen, son demasiado duras.

98) Urtica trichantha (Wedd.) Acevedo ex L.E. Navas, URTICA 110 itapilla, atapilla, pajarito sin uso reconocido

Es como una enredadera.

99) Valeriana nivalis Wedd., VALERI 92 maransel, maransela, maransela macho, cursunera medicinal y forrajero

Los informantes distinguen dos tipos de maransel: macho (V. nivalis) y hembra (V. ubanii). Raíz gruesa "como una papa" usada como remedio para machucones o lastimaduras (como parche), hinchazón, dolor de pies. En infusión es usada como remedio para la matriz. Forraje. El vernáculo cursunera es probablemente deformación de escorzonera, un símil con otras especies cosmopolitas de raíces medicinales. En Bolivia, la escorzonera es Perezia multiflora (Cárdenas 1989).

100) Valeriana urbanii Phil., VALERI 57 waji, maransela hembra, maransela del cerro medicinal

Se dan dos denominaciones para esta planta: waji y maransel. Hay en la cordillera, en el panizo, "crece donde no crece nada". Su raíz es medicinal, siendo más gruesa que la del maransel.

101) Acantholippia deserticola (Phil. ex F. Phil) Moldenke, verben 17, 019 rikarika medicinal y combustible

Procedente de Amincha y Chela. Crece en el campo y la pampa. Es una tola, de flores moradas claras. Da sicha. Su olor es suave al igual que su sabor. Se utiliza en mate, para la digestión, con chachakoma (Senecio nutans), para el estómago, vómito, diarrea infantil, y para tener leche. También sirve como leña ya que "en algunas partes crece grueso".

102) Junellia digitata (Phil.) Moldenke, VERBEN A3 kibutola otros usos

Un cojín raro, con flores rosadas. Sólo un entrevistado reconoció esta planta, el nombre significaría en aymara tola de perdiz. Crece en la pampa, en Chela. Flor rosada. Forraje de perdices.

103) Junellia seriphioides (Gillies et Hook.) Moldenke, verben 7, 36, 38, A40, 111 rosa del campo, rosa, kaylla, azar, espina de rosas, rosa, kishkarosa, kishka, ornamental, forrajero y medicinal

Procedente de Chela, Amincha. En el campo y la pampa. En Amincha muy abundante. "Crece largo, hay mucho". Es una planta espinosa y sus flores son muy apreciadas por su perfume y colores (flor morada claro, rosada y blanco y lila) dicen "sus flores son como rosas, finitas y bonitas... florece un tiempo bien bonito, tiene un olor bien rico". Dos formas de la especie, bastante diferentes en tamaño y robustez fueron definidas como kaylla macho y kaylla hembra. El macho es más grueso que la hembra. También hace sicha. Forrajera, la comen los animales cuando está retoñando. Es buena en baños para la fiebre y el dolor de huesos, también se puede comer la flor para la fiebre.

104) Lampaya medicinalis Phil., verben 10, 018, 112 lampaya medicinal y forrajero

Procedente del salar Ollagüe. Hay mucho en la pampa. Es una tola, hay dos clases, una fina de palo blanco y amarga; y una más gruesa de palo morado y más sabrosa (y no es tan amarga). Arbusto, flores moradas. Hace sichas, que son tajllo (moteadas) por dentro y por fuera. Medicina para el estómago, para el frío (té), reumatismo (baños con kopakopa). "Las flores se comen cuando se va de camino para refrescarse". Sirve para el reumatismo y el dolor de estómago. Es buen forraje.

105) Viola sp., Violac A36 sin nombre vernacular forrajero

Diminuta roseta color plomo, rara, con flores rosadas con estrías púrpuras, colectada en Chela. Forraje. Borde de vega.

106) Zannichellia palustris L. Ruppia sp., aff., RUPPIA, ZANNIC 117 loroma, lima sajraña, aguasana, lima forrajero

Hierba acuática de vegas y bofedales, procedente de Río Loa, Cuchicha y Puquios. La comen los animales.

107) Indeterminada 49 llachi, llach'u, aguasana, chaña de la vega forrajero

Colectado a orillas del salar de Carcote. "Es pasto no más". Forrajero.


Anexo III

Índice alfabético de nombres vernaculares de plantas de los territorios de
Collahuasi y Ollagüe, II Región, Chile.

1. Se listan, alfabéticamente, los nombres vernaculares de plantas, los números romanos y árabes indican la posición del vernáculo en los Anexos I y II.

2. Se proporcionan las claves correspondientes a las lenguas involucradas (A=aymara; Q=quechua; M=mapuche; E=español; K=kunza; O=otras lenguas americanas).

3. A continuación se señala nuestra interpretación de la etimología del nombre y su relación con las propiedades de la planta, las que fueron extractadas del Diccionario etimológico de los nombres de las plantas andinas del norte de Chile (Villagrán, Castro y Romo 2003).

4. Se proporcionan las etimologías del nombre y, entre paréntesis se indican las claves y páginas de los diccionarios consultados: A= Albó (1988); An= Anónimo (1603); Ba= Ballón et al. (1992); B=Bertonio (1984 [1612]); Ca= Cárdenas (1989); JC=J. Corominas (1973); C=Cusihuamán (1976); DL= De Lucca (1987); DT= Manual trilingüe de Aymará Quechua y Español (1981); Gi =Girault (1987); GH=González Holguín (1952); LE=Lehnert (1994); L=Lenz (1910); Li =Lira (1945); M=Mösbach (1992); MA= Martín Alonso (1981); MLQ= Manual de la Lengua Quechua al Español (1981); Mu=Munizaga et al. (1958); Pe= Perroud (1970); DRAE= Diccionario Real Academia Española (eds. 1970 y 1992, vol I y II); R=Ricardo (1951); ST= Santo Tomás (1951); SO=Soukup (1970); Sch=Schuller (1908); V=Vaisse et al. (1896).

Achicora de paja (II 48) E. Ver achicoria.
Achicoria
(II 87) E. Este nombre es genérico para rosetas, generalmente comestibles (v. gr. Taraxacum officinale, Hypochaeris chondrilloides, Plantago barbata, etc.) Viene del español latín cichorium y es una analogía con la forma de vida en roseta y uso de la verdura llamada achicoria (Lactuca) (DRAE: 643)

Aguasana (II 3, 75, 106, 107) E. Nombre colectivo para designar especies acuáticas, de uso exclusivo en la II Región. De agua sana, de las mismas palabras en español (JC:365).

Ajara (II 55, 58) A. Nombre asignado a especies de Chenopodium, parecidas a Chenopodium quinoa. Aara, aymara, quinoa bastarda, silvestre. (B (2):4). Akhana, aymara, yerba silvestre amarga, buena para arrancar la tos y suelen mascarla con coca. (B (2):8). Aja, quechua, chicha de cualquier clase: molle, maní, jora (Pe (2):4).

Ajenjo silvestre (II 41) E. Símil con una planta introducida, también aromática y medicinal, el ajenjo (Artemisia absinthium). Derivado del castellano ajenjo y del latín absinthium. Planta perenne de la familia de las Compuestas de hojas blanquecinas; es medicinal, muy amarga y algo aromática. También se confeccionan con ella algunas bebidas alcohólicas (DRAE: 74).

Amk'añoko (I 10) A. Son tuberosidades radicales, que corresponden a la planta parásita Ombrophyton subterraneum, y son muy apetecidas como alimento, como fruta, y también tienen uso ceremonial. Estos frutos son llamados sichas o amk'añoka en el Salar de Atacama y en el Loa Superior, piñas en los Andes de Iquique y amañoko en los Andes de Arica. En aymara, amcca, papa, comida ordinaria de los indios (B (1): 345). Aymara, amcca, papa; choke, amka, testículo (Ca: 35). La planta Ombrophyton subterraneum es llamada con las palabras aymaras ñoke o amañoke, en Bolivia (Ca: 64).

Anki (I 46) A, Q. El nombre anke, anki, janke o janki, es asignado a distintas especies y pareciera aludir al color y/o al uso forrajero de esta especie en cojín y altoandinas. En aymara, hanquitha, roer (B (2): 119); hanchi, cuerpo de todos los animales (B (2): 118); ancco, blanco (DT: 14). En quechua, hanccu, cosa cruda (GH (1): 148); nervio o vena de animal (ST (2): 291).

Ankipampa (I 46) A, Q. El nombre significar anki de la pampa. Pampa, aymara, el campo o todo lo que está fuera del pueblo, sea cuesta o sea llano (B (2): 46). Quichua, pampa, plaza, suelo llano o llanada, pasto, llanura (JC: 436). Ver anki.

Anojarpsike (II 87) A, Q. El nombre significa chicoria, lechuga o yerba del perro, alude al parecido de varios taxa en roseta del Hoqo con las especies comestibles de psikes. En aymara, anocara, perro (B (2): 20), anokara, ídem. (DT: 47); hanokara, yerba o cizaña cora (B (1): 303) Chicoria del perro. En aymara, siki significa chicoria, comestible (B (2): 161) también yerba o cizaña (B (1): 303). En quechua, sikki, lechuga (Lactuca sativa) (Gi 863); ciqqui, lechuga silvestre que hay en la sierra (GH (1): 84); sikii, sikyi, sacar de raíz lo que está plantado (MLQ: 8).

Añawaya (I 44; II 61) A. Nombre genérico para especies espinosas del género Adesmia. Las distintas clases de añawa son distinguidas por el color, tamaño, etc. Añahuaya lahua, aymara, mata espinosa (B (2): 21). Anahuaa lahua, leña para quemar espinosa (B (2): 185). Wayu, aymara, racimo, conjunto de flores o frutos sostenidos por un eje común (DL: 172).

Añawaya blanca (II 60) A, E. Ver añawaya.
Añawaya hembra (I 43) A, E. Ver añawaya.
Añawaya macho (I 43) A, E. Ver añawaya.

Añawiya (II 60, 61) A, ¿E?. Variante del nombre añawaya, posiblemente diminutivo castellanizado.

Añawiya blanca (II 60) A, E. Ver añawiya.
Añawiya del burro (II 60) A, E. Ver añawiya.

Atapilla (II 98) A. El nombre atapilla o itapilla es etnogenérico para las especies de ortigas (v. gr. Caiophora, Urtica, Loasa). Del aymara, itapallo, ortiga (B (2): 183).

Awa (II 71,13) Q. Nombre genérico para una serie de especies palustres del Hoqo o Bofedal, generalmente Gramíneas, probablemente aludiendo al crecimiento asociado de las mismas. Awa, quechua, tejido, urdimbre a medio tejer (C: 30). Ahua, la urdimbre, o tela urdida (GH (1): 17).

Ayrampo (II 16, 18) Q. Ver ayrampu.
Ayrampu (II 17) Q. Nombre propio de una Cactácea altoandina, en cojín y con frutos rojos, Opuntia soehrensii, refiriendo a la materia colorante roja que produce. También se aplica este nombre a otras especies del mismo género. En quechua, ayrampu, un color colorado, o unas como uvillas de molle que dan este color (GH (1): 41). Ayrampu, grana (R: 19). En Perú, airampo, airampu es una Cactácea del género Opuntia (SO: 13). En Bolivia, el airampu del valle es Opuntia cochabambensis (Ca: 177). El ayrampu del Altiplano de Bolivia, usado para teñir, es Opuntia soehrensii (Ca: 225).

Ayro (I 17, II 21) Q. El nombre ayro es genérico para las especies de Pycnophyllum, en los Andes de Iquique, y alude a la manera como se desgajan estos blandos cojines cuando se les desentierra. Ayru, quechua, planta en general. Ayru, aymara, planta (DL: 262); esqueje, gajo que se planta para multiplicar un vegetal (DL : 33).

Azar (II 103) E. Deformación de azahar, la flor del limonero. Símil para un arbusto silvestre con hermosas y fragantes flores, Junellia seriphioides.

Bailabaila (I 36) M. Derivado de bailahuén.
Bailabuena (I 36) M. Derivado de bailahuén.
Bailahuén (II 32) M. Préstamo del mapuche para asignar a una especie de Haplopappus (H. rigidus) parecida al famoso arbusto medicinal Haplopappus bailahuen. Por extensión, otras Compuestas parecidas, como Grindelia tarapacana, Trichochline caulescens y especies de Senecio. Failahuén, baylahuén, vailahuén, nombre mapuche que significa fermento (Haplopappus baylahuen Remy), subarbusto de la zona marítima del norte. Contiene una resina medicinal, usada en aplicaciones externas para curación de heridas, e ingerida como estimulante, digestivo y sudorífico (M: 110).

Bailahuén macho (II 41) M, E. Ver bailahuén.
Bailavén (II 32) M. Derivado de bailahuén.
Bailaveno (II 32) M. Derivado de bailahuén.
Bailavín (II 32) M. Derivado de bailahuén.
Bailaweno (II 41) M. Derivado de bailahuén.
Berro (I 63; II 93) E. Nombre propio de una importante especie nativa comestible, Mimulus glabratus. Del español, Crucífera de lugares aguanosos que se come en ensaladas (JC: 94). Idem (DRAE: 285) Ibid. (M: 80).
Bistro (I 8; II 12) A. Variante de isru.

Botón (II 47) E. Símil del hábito de la planta, una roseta de hojas con inflorescencias sésiles, como botones, Moschopsis monocephala. Del castellano, yema de un vegetal. Flor cerrada y cubierta de hojas que unidas las defienden hasta que se abren y extienden (DRAE: 318).

Brama (II 68) E. Ver grama.

Burrochachakoma (I 33) Q, E. El nombre específico alude a la inutilidad medicinal y olor de una especie (Senecio puchii) de chachakuma, nombre genérico para especies suculentas, y con fuerte olor, del género Senecio. Ver chachakoma del burro.

Caña (I 52) E. Concepto genérico para Gramíneas altas, ribereñas, de tallos huecos. Del latín canna. Tallo de las plantas Gramíneas, por lo común hueco y nudoso (DRAE: 393).

Cebada (II 73) E. Ver cebadilla. Planta parecida al trigo con que se alimentan diversos animales (MA: 226). Del latín cibata, planta anual de la familia de las Gramíneas (DRAE: 447).

Cebadilla (II 12, 65, 73, 81) E. Cebadilla y cebada son nombres genéricos para especies anuales de Gramíneas, generalmente malezas de chacras. Del español. Identifica una especie de cebada que crece espontáneamente (DRAE: 383).

Cebadilla chica (II 71). Ver cebadilla.

Ciénega (II 20, 53) E. Nombre colectivo para especies de humedales. Ciénaga, español, lugar o paraje cenagoso (MA: 237).

Cortadera (II 66) E. El nombre alude al borde cortante de las hojas de las especies de Cortaderia y, por similud, a otras especies de pastos.

Cortadera, del español, de cortar. En Argentina, mata de Gramínea propia de terrenos llanos y húmedos de hojas angostas de color verde-azulado, y flores en panículas fusiformes, grisácea con reflejos plateados (DRAE: 369).

Cuchara de sapito (II 88) E. Símil de las hojitas de especies de Ranunculus con la forma de cuchara.

Cucharilla (II 88) E. Ver cuchara de sapito.

Cursunera (II 99) E. Nombre registrado en Ollagüe para Valeriana nivalis, posiblemente deformación de escorzonera. Símil con plantas cosmopolitas de raíces medicinales. Del español, escorzonera, planta herbácea Compuesta cuya raíz, carnosa, es medicinal (MA: 443). En Bolivia, la escorzonera es Perezia multiflora (CA: 280).

Chachakoma (I 31; II 42) Q. Nombre genérico para especies suculentas y con fuerte olor del género Senecio. Las clases de chachakoma son distinguidas como blanca o negra, hembra o macho, etc. según su bondad medicinal. Aymara, q'oma, neto, puro, limpio (DL: 255). Chachakuma, quechua, Chachacomo: árbol pequeño de altura. Arbusto medicinal (C: 34); Chachacuma, árbol de esta tierra (R (1): 33). Chachacoma, nombre vulgar de una planta de la alta cordillera de Coquimbo y Atacama (Senecio eriophyton) usada en la medicina casera, balsámica, excitante, estomacal, contra la puna, etc. Uso medicinal contra la puna (L: 237). Chachak'uma, quechua, nombre de un árbol de 20 a 30 pies de alto, de madera muy pesada y de color morado, que tiene muchos usos en la carpintería, y no puede ser la misma planta (L: 237). Chachacoma, en Chile, planta de la cordillera andina, de flores amarillas y de uso en la medicina casera (DRAE: 632). Chachacoma, voz quechua, según el Dr. Lenz, significa hombre pobre (Senecio eriophyton; S. hirtus), indicados para el estómago, el mal de puna y la presión alta de la sangre (M: 113). En Perú, los vernáculos chachacomo, chacha o chachas, chachacoma y chachacuma corresponden a especies arbóreas del género Escallonia (SO: 108). En Bolivia, chachacoma es el nombre de dos plantas muy distintas: Escallonia resinosa y Senecio graveolens (Ca: 279). Chhachha coma, un árbol que sirve de leña (GH (1): 90).

Chachakoma blanca (I 31; II 45) Q, E. Ver chachakoma. Se le denomina blanca por el tomento blanquecino que cubre el cuerpo de algunas especies de Chersodoma y Senecio.

Chachakoma de burro (I 33) Q, E. Ver chachakoma del burro.

Chachakoma de la precordillera (I 33) Q, E. Ver chachakoma.

Chachakoma del burro (II 42, 44) Q, E. El nombre específico alude a la inutilidad medicinal y olor de esta especie (Senecio adenophyllus) de chachakuma, nombre genérico para especies suculentas, y con fuerte olor, del género Senecio. Ver chachakoma.

Chachakoma hembra (I 31) Q, E. Como hembra se designa generalmente la especie benéfica, en este caso, la medicinal: Senecio nutans. Ver chachakoma.

Chachakoma macho (I 33; II 45) Q, E. El nombre específico consigna el mayor vigor de ciertas especies de chachakuma, con olor más penetrante y no comestibles. Ver chachakoma. Machu, quechua, viejo comúnmente o abuelo (R: 57). En el idioma castellano de la zona de estudio, alude al sexo masculino y se aplica a las plantas de la misma especie que son más robustas y/o no dan fruto.

Chachakoma negra (I 31) Q, E. Ver chachakoma.

Chachakoma rosada (I 33) Q, E. Ver chachakoma.

Chajlampa (I 24) Q. Ver chaklamba.

Chaklamba (I 24) Q. Nombre de la I Región para una especie común en los Andes, Chuquiraga atacamensis, llamada también ch'ana o lengua de gallo. Los significados quechuas que se citan a continuación concuerdan con el uso de la planta, además del ruido que hace al quemarse. Chaclla, quechua, varillas para cubrir el techo (GH (1): 90); junco, varillas largas que sirven de techo como carrizos, cañas, palos; chaqlalan, ruido desagradable producido por algo (Pe (2): 29).

Chaklampa (I 24; II 28) Q. Ver chaklamba.

Chambi (II 5, 53) A, Q. Por tratarse de un pasto de vega, probablemente este término es una variante de champa, nombre genérico para cojines de humedales. Champi, aymara, hongo grande (B (2): 69). En quechua, instrumento usado para el trabajo en piedras (Pe (2): 28).

Champa (II 59) Q, A. Nombre genérico para la forma de vida de cojín de humedal. Ch'ampa, quechua, pedazo de césped con la tierra que se pega entre las raíces; especies de plantas que tienen raíces largas, tupidas y ordenadas (L: 337). Terrón moldeado y seco que se usa como adobe (C: 42). Terrón, masa de tierra compacta de diversa dimensión; también trozo de césped, tierra adherida a la raíz de las plantas cuando se les extrae (Ba: 93).

Ch'ana (II 29) A. Nombre genérico para especies de Chuquiraga, con significado probablemente derivado del uso como combustible de estas plantas. En aymara, la palabra qhana, ccana, claridad, luz (B (2): 41) (DL: 18).

Chana (I 24), A. Ver ch'ana.

Ch'aña (II 29), A. Variante de ch'ana.

Chaña de la vega (II 107) A, E. Nombre de una plantita de Ollagüe, de humedal, no determinada. Chhaña, aymara, una temporada en que suele haber algo (B (2): 70). Cchaña, agallas, o cosa semejante como bultillos (B (2): 77). Chaña, ácido, áspero (DL (1):35).

Ch'arina (I 16, 17) A. Nombre especies en cojín altoandinas, Pycnophyllum. Ccharana, lodazal (B (2): 77).

Charina (II 62) A. Ver ch'arina.

Charina chica (II 59) A, E. Ver ch'arina.

Chicha (I 49, II 68) Q. Nombre genérico para especies palustres ribereñas de los ríos y quebradas (Scirpus, Cyperus, Distichlis). Los significados indígenas de la palabra no parecen tener ninguna vinculación con estas plantas. En quechua, chicha significa ojota o zapato de dos o tres suelas (GH (1): 107). Chicha, bebida fermentada de uva o de manzana (estas dos elaboradas industrialmente), pero también de maíz, pera, membrillo, maqui, molle, huingan, quinoa, murtilla, etc (L: 276)

Chichi (I 49) Q. Variante de chicha.

Chicora (II 87) E. Deformación de chicoria o achicoria. Ver achicoria.

Chicora pasto (II 87) E. Deformación de chicoria o achicoria. Ver achicoria.

Chijarwaya (I 27; II 35) Q, A. Oscuro nombre para las abundantes especies de Parastrephia, llamadas también siput'ulas. Si se tratara de una palabra compuesta, los términos quechua-aymaras, citados a continuación, tendrían relación con el hábitat altoandino de las Parastrephia, con abundante crecimiento de la paja waya. En quechua, chika (chija) significa mucho, tantos, demasiado (Pe (2): 32). Ver waya y waylla.

Chiki (I 46, 49, II 63) A, Q. Nombre de cojines de humedales, como Frankenia triandra y Distichlis. Cchikhi, aymara, yerba silvestre llamada así (B (2):85). En quechua, chiki, mal agüero, pronóstico funesto, mal presagio, desgracia (Pe (2): 33).

Chillawa (II 67) Q, A. Nombre de especies del género Deyeuxia. Cchillihua, aymara, hicho gordo y liso como la caña del trigo de que hacen petacas, y otras muchas cosas (B (2): 264).

Chinatara (II 94) Q, ¿A?, ¿K? Este nombre significa tara hembra. En quechua, china es hembra, cualquier animal (R: 37). En quechua, chihnanahuaya, florecita colorada (B (2): 81).

Chinchirkoma (II 33, 34) A, Q. Nombre genérico para las especies de Mutisia. Ver chinchirkuma.

Chinchirkoma de cerro (II 33, 34) A, Q, E. Ver chinchirkuma.

Chinchirkuma, A, Q. Nombre etnogenérico para las especies de Mutisia. Chinchirccuma, aymara, flor amarilla, o

anaranjada (B (2): 83). Chinchircuma, flor pequeña colorada (B (1): 243). En quechua, chinchircuma, una mata preciada de los indios (R: 37); una flor amarilla que es plumaje (GH (1): 111). En Perú, Mutisia acuminata se llama chinchilcuma, chinchircuma, chincumpa, tintilma; M. hastata, huayurcuma; M. hirsuta, chinchilcuma, chinchircuma (SO: 224).

Ch'ita (I 49) A, Q. Nombre asignado a los céspedes de Distichlis de borde de los bofedales, lugares donde llega el ganado a forrajear. Chita, aymara, dócil fácil de conducir; mascota, cría de animal doméstico totalmente acostumbrada a sus dueños (DL (1): 38). Chita, quechua, animalito que sigue a su dueño a cualquier parte. Se aplica generalmente a la oveja, cordero, cabrito, chanchito, vicuñita. Pasó a ser sinónimo de oveja (Pe (2): 36).

Chojlla (II 73) A, Q. Nombre genérico para Gramíneas herbáceas, generalmente anuales y, muchas veces, malezas de chacras. Chhokklla, aymara, yerba cebadilla (B (2): 88); acalla chokhlla, yerba o cizaña (B (1): 303); chhokhllo, aymara, mazorca del maíz (B (2): 88). chhoxlla, aymara, césped, hierba menuda (DL: 206). choqllo, quechua, choclo, mazorca de maíz tierno (C: 38); chocllo, mazorca de maíz verde (R: 38; GH: 116)

Chujchu (II 7, 8) A, Q. El nombre chujchu es genérico para varias especies de helechos xerófilos de los géneros Cheilanthes, Notholaena y Pellaea y alude a las tercianas que provocan en el ganado. Chhukhchu, aymara, temblor de todo el cuerpo, enfermedad que da en los yungas (B (2): 91). Chucchu, quechua, frío de calentura (R: 38). Chuhchu, quechua, tercianas, fiebres intermitentes, malaria (Li: 138).

Chujchu hembra (II 7) A, Q, E. Ver chujchu. El calificativo hembra denota a la especie Notholaena nivea, la cual no produce temblores al ganado.

Chujchu macho (II 8) A, Q, E. Ver chujchu. El calificativo macho alude al efecto perjudicial de Cheilanthes pruinata y Pellaea ternifolia en el ganado.

Chukikandia (II 13) Q. Nombre propio de un importante arbusto medicinal altoandino, con hojas espinosas, Mulinum crassifolium. Chukikanlla, quechua, planta sudorífica que ostenta espolines ganchudos en el tallo (Li: 138). En quechua, chuuqui, lanza (GH (1): 122). Kanlla, aymara, espina (Ca: 279). Chuki, quechua, sólido, que tiene consistencia (DL:38)..

Chukikaylla (I 9, 43; II 13) Q. Ver chukikandia.

Chukuchuku(II 70) A, ¿Q?, K. El vernáculo chuku es bastante enigmático ya que designa a especies muy disímiles y sin características en común, por ejemplo pequeñas pajitas globoides del pajonal y varios arbustitos rastreros y pulvinados de subarbustos de la familia Compuestas, generalmente del género Senecio. De los significados que se citan a continuación, el único que parece coherente con el hábitat altoandino de los chuku, donde silba el viento, es el término kunza. En kunza, ckuckuntur significa silbar (V: 15). Cchukhu, aymara, espinoso hablando de la leña (B (1) 228). Chucu, quechua, bonetes o sombreros antiguos (GH (2): 118; R: 38).

Chunchurkoma (II 33) A, Q. Ver chinchirkuma.

Chungulle (II 1) Q. Ver chungullo.

Chungullo (II 1) Q. Los significados que se citan a continuación parecerían indicar que el nombre de esta alga azul comestible (Nostoc) tiene relación con la sociabilidad de la especie. Chunculla, quechua, juntos apeñusgados (R: 39); chuncu chunculla, muchos en uno juntos en corrillos o manadas (GH (1): 121).

Deditos (I 59) E. Nombre registrado en Chusmiza, símil de la forma de las hojitas carnosas de Nolana tarapacana.

Diablo koya (I 32) A, Q, E. Nombre proporcionado en Pica para una especie parecida a la koya, probablemente Senecio olivaceobracteatus. Ver koya blanca.

Erso (I 8, II 12) A. Variante de isru.

Espina (II 60, 61) E. El nombre espina se usa en los Andes para distintas especies de Cactáceas (Opuntia), u otras plantas espinosas como las Adesmia, Oxychloe, Chuquiraga, etc. La palabra es española y consigna presencia de espinas en el cuerpo de la planta o de algún órgano de la misma, generalmente plantas de la familia Compuestas, como los cardos. Cardo borriquero (DRAE: 896), cardo de unos tres metros de altura, con hojas rizadas y espinosas; el tallo con dos bordes membranosos, y flores purpúreas en cabezuelas terminales (DRAE: 412).

Espina brava (II 29) E. Nombre asignado en Ollagüe a Chuquiraga spinosa, por sus potentes espinas. Ver espina.

Espina de burro (II 60) E. Ver espina.

Espina de rosas (II 103) E. Ver espina.

Espina de tunas (II 16) E, O. Ver espina y tuna.

Flor de agua (I 55; II 6) E. El término flor se usa, indistintamente, para señalar algún atributo o la belleza de las flores de las plantas, o en sentido figurado para consignar algo hermoso de la naturaleza, sea del agua, la tierra, la piedra, etc. (e.g., flor de agua, de piedra, de vega). Flor de agua es un nombre genérico usado para designar a diminutas especies acuáticas y flotantes.

Flor de la peña (I 3) E. Ver flor de agua.

Flor de la puna (I 23) E, Q. Ver flor de agua. El calificativo puna alude al hábitat subnival de esta diminuta especie medicinal y/o a su efecto contra el mal de altura o puna. Puna, voz quechua, tierra alta próxima a la cordillera de los Andes. También se aplica a una extensión de terreno grande, raso y yermo; y al mal de altura, soroche (DRAE: 1082). Puna, la sierra o tierra fría o páramo (GH (1): 293).

Flor de puna (II 26) Ver flor de la puna.

Flor de sajraña (II 6) E, A. Nombre propio de Azolla filiculoides, llamada también flor de agua. Ver flor de agua. Saraña, aymara, el camino (B (2): 310).

Flor de vega (II 6) E. Nombre genérico para diminutas especies acuáticas y flotantes. Alusión al hábitat acuático. Ver flor de agua.

Garbancilla (I 45) E. Ver garbanzo.

Garbancillo (I 45) E. Diminutivo de garbanzo. En Perú, garbancillo es Astragalus garbancillo, también llamado machamacha (SO: 31). Ver garbanzo. Garbanza (I 45) E. Ver garbanzo.

Garbanzo (I 45; II 62) E. En la región, el nombre garbanzo, y todas sus variantes, es colectivo para especies de Leguminosas, generalmente del género Astragalus y perjudiciales para el ganado, porque les hincha y enloquece. Garbanzo, palabra del español de origen incierto. Planta herbácea de la familia de las Papilionáceas, con tallo de cuarenta o cincuenta centímetros de altura, duro y ramoso; hojas compuestas de hojuelas elípticas y aserradas por el margen; flores blancas, axilares y pedunculadas, y fruto en vaina inflada, pilosa, con una o dos semillas amarillentas, de un centímetro aproximadamente de diámetro, gibosa, y con un ápice encorvado (DRAE: 1022). Ver garbanzo.

Garra de león (I 36) E. Nombre de Trichocline caulescens, una roseta de desierto con hojas sésiles y plomas, parecidas a la pata de un animal.

Grama (II 65, 68, 73) E. Nombre genérico para la forma de vida de Gramíneas cespitosas, generalmente especies de Distichlis. Grama, español, del latín gramen (DRAE: 674). En Perú, reciben el nombre de grama, Gramíneas de los géneros Agropyron, Cynodon, Setaria, Distichlis (SO: 144).

Grama chica de la vega (II 53). Ver grama.

Granada (I 5) E. El nombre es un símil con el fruto rojo de la granada, para los frutos de las plantas femeninas de Ephedra, planta llamada más comúnmente pingopingo. Del español, granada, el fruto comestible y rojo de Punica granatum. También reciben el nombre de granadilla las plantas y frutos carnosos y comestibles de las especies del género Passiflora, originarias de América Meridional (SO: 144).

Granadilla (I 5; II 9, 10) E. Variante de granada.

Hierba de la zorra (I 35) E. Nombre recopilado en Pica para Tessaria absinthioides.

Hoja del agua (II 81) E. Nombre asignado a una especie acuática del salar de Carcote.

Hojita de agua (II 81) E. Símil con una hojita para la diminuta plantita flotante de Lemna.

Ichu (II 74) A, Q. Nombre genérico para las pajas que dominan el piso altoandino de pajonal. En quechua, ichu paja (DT: 48); ichhu, paja del cerro (C: 59); ychhu, heno a modo de esparto (GH (1): 366). Ichhu-pampa, pajonal, lugar plano donde crece el ichu; al ser volteado el terreno, sirve de abono. Planicie. Meseta andina, espacio geográfico de relieve plano y horizontal (Ba: 101) En aymara, jichu paja (DT: 48); hichu, yerba como esparto (retama) cuyas especies es bien saberla que son éstas: orco sicuya, cachu sicuya, huaylla, cchillihua, phurqhue, iru (B (2): 130).

Illankoma (II 57) A, O. Ver illinkoma.

Illankumna (I 19) A, O. Ver illinkoma.

Illinkoma (II 57, 58) A, O. En Toconce, Pica y Ollagüe reciben el nombre de illinkoma las malezas de chacras pertenecientes al género Chenopodium. Aymara, hilli, todo lo que se echa en la olla para dar sabor, y aún la misma carne sin otra cosa (B (2): 133). Illa, aymara, talismán, objeto al que se le atribuyen propiedades mágicas (DL: 280). En el aymara actual, kuma kuma es la especie Salvia haenkei, planta silvestre que crece en los valles altos de Bolivia, a los 3600 msm (esta especie tiene otros nombres muy diferentes en quechua y kallawaya). Kuma también es el nombre de otras dos plantas de crecimiento espontáneo de valles altos; en Charasani (3600 msm) se trata de Salvia rhombifolia y en Achocalla (3500 msm) de Salvia revoluta. Esta última, mezclada con otra yerba, la usan las indias estériles para hacerse fecundas. Otra especie que se nombra, kuma, es Eupatorium percisiflolium, de crecimiento espontáneo, crece en los valles altos de Irpavi; sus hojas y tallos se usan para preparar la llipta, reactivo alcalino empleado para masticar la coca (Gi 375-376 y 437).

Iro ichu (II 69) A, Q. Iro o iru designa variedades de paja o ichu con hojas punzantes. Iru, aymara, cerda, pelo grueso y duro (DL: 206). Ver ichu.

Irso (I 8; II 12) A. Variante de isru.

Iru wichu (I 50) A, Q. Ver iro ichu.

Isru (I 8) A. Nombre propio para designar el rizoma blanquecino y comestible de una importante hierba alimenticia del bofedal, Lilaeopsis macloviana. En aymara hissru, raíz de comer (B (2): 399); hisru, raíz delgada (B (1): 399).

Istro (I 8; II 12) A. Variante de isru.

Istru (I 8) A. Variante de isru.

Itapalla (II 84) A.Variante de itapilla.

Itapilla (II 84, 98 ) A. El nombre atapilla o itapilla es genérico para las especies de ortigas, de los géneros Caiophora, Urtica y Loasa. Del aymara, itapallo, ortiga (B (2): 183. Mala yerba o cizaña, y cualquiera cosa que suele deshernarse (B (1): 303). Itapillo, ortiga; la que tiene flor llámale orco itapallo, y la que no echa flor, que también es blanda, y no escuece, se llama huahua itapallo (B (2): 183). En Perú, Loasa urens es itapallo, ortiga, ortiga brava (SO: 189).

Jamachoka (II 78) A. El nombre parece aludir al bulbo comestible de una especie silvestre de Amarilidácea, llamada también amachoka. En aymara, amcca, papa, comida ordinaria de los indios (B (1): 345); hama, estiércol, excremento de la comida; y también escoria de los metales y otras cosas (B (2): 114-115).

Janki (I 46) A, Q. El nombre anke, anki, janke o janki, es aplicado a varios cojines altoandinos y pareciera aludir al color y /o uso forrajero de estas especies. En aymara, hanquitha, roer (B (2): 119); hanchi, cuerpo de todos los animales (B (2): 118); ancco blanco (DT: 14). En quechua, hanccu, cosa cruda (GH (1): 148); nervio o vena de animal (ST (2): 291).

Jankijanki (II 59,63) A, Q. Ver janke.

Jankijanki del agua (II 59) A, Q, E. Nombre de Sarcocornia pulvinata en Ollagüe. Ver janki.

Jupujupu (I 55) A, Q. El nombre es un símil del diminuto tamaño de plantitas acuáticas, como las especies de Lemna, que se parecen a las pepitas o semillas de la manzana, uva y de la quinua. Hupa hupa, aymara, semilla o pepita de la manzana, uvas, etc. (B (1): 428). Jupha, quechua, quinua (DL: 79). En Bolivia, jupa es una variedad de quinoa, Chenopodium quinoa var. viridescens (Ca: 85).

Kalachunka (I 3) A. El nombre significa bigote de las piedras y es un símil para designar los líquenes crustosos que crecen sobre rocas. En aymara, sunkha, bigote (DL: 199); Sunkha, barba, pelo que nace en esta parte del rostro. Cala, piedra (B (2): 32).

Kañawa (I 19) A. El nombre kañawe, yuyo y juirajuira son frecuentes en la región para designar especies de Chenopodium, parecidas a la quinua (Chenopodium quinoa). En aymara, cañahua, quinua cenicienta (B (2): 35). Cañihua, Perú, especie de mijo que sirve de alimento a los indios, y con el cual, fermentado, se hace chicha (DRAE: 395). Kañahua, kañagua, kkaniwa, es Chenopodium pallidicaule, cultivado en Perú y Bolivia en la puna entre 3500 y 4000 msm (Ca: 87).

Kaputula (II 34) A, Q. Nombre asignado a Mutisia ledifolia en Ollagüe por razones oscuras. Ver tola. Caputha, aymara, hilar (B (2): 37). Capu, hilo; kapu kapu, sapo gritón; kapuratha, quebrar la punta de algo; kaputha, quebrar (B (2): 47).

Kasabe (I 39, 40, 41; II 51, 52) Q. Ver kashawe.

Kasabe hembra (I 39; II 52) Q, E. Ver kashawe.

Kasabe macho (I 40) Q, E. Ver kashawe.

Kasabi (I 39, 40) Q. Ver kashawe.

Kasawe (II 52) Q. Ver kashawe.

Kashawe (I 39, 40, 41) Q. Los nombres kashawe o kasabe y sus variantes son etnogenéricos para las especies de Descurainia y, al parecer, no tienen relación con los significados quechuas que se citan a continuación. En quechua, qasawi casahui, enfermedad que consiste en la aparición de manchas oscuras en forma redondeada en la parte aérea, especialmente en las hojas, de las plantas de papa y haba. Es causada por un hongo (Ba: 136).

Katare (II 49, 81) A. Ver katari.

Katari (I 8) A. Katare o katari son nombres generales asignados a diminutas plantitas que crecen entre los cojines del bofedal, por ejemplo, Lilaeopsis macloviana. ¿Será el nombre un símil de este crecimiento con la conducta de la víbora? Katari, aymara, víbora grande (B (1): 38).

Katari macho (I 8) A, E. Ver katari.

Kaylla (I 44; II 103) Q, A. El nombre kaylla parece ser genérico para arbustos espinosos. En el territorio estudiado es usado para Junellia seriphioides y Adesmia spinosissima, arbustos espinosos. En aymara, qhuealla espina (B (1): 228); quealla, una espina grande y gruesa que sirve de aguja, y de prender el manto en lugar de pichi (B (2): 185). En quechua, kaklla, espina (C: 234).

Keñoa (II 90) A, Q. Nombre de los importantes árboles altoandinos de Polylepis. Queñoa nombre vulgar de árboles de Rosáceas de la cordillera del norte, especies de Polylepis, que se usan para leña en Antofagasta y Calama (L: 657). En aymara, queñua un árbol tan grande casi como el que llaman quesuar o colli, muy bueno para leña y carbón (B (2): 291-292); queñua árbol de que hace carbón en esta tierra (B (1): 66). En quechua, queñua, árbol llamado así (R: 75); qquiñua, un árbol de puna bueno para leña y carbón (GH (1): 309B). En quechua, qewña quingual, árbol de altura con corteza escamosa y sedosa (C: 114).

Khachu (I 51) A, Q. Muchas plantas llevan el calificativo khachu, símil de las características de la planta con la hembra. En aymara, cachu, hembra de los animales (B (2): 32); k'achu, hembra (DT: 34); ccacchu, yerba para las bestias (B (1): 472). En quechua, cachhu, la yerba y comida de los animales (GH (1): 44); kachu, la yerba (GH (1): 129); cachu, hierbas, cachu cachu, hierba sal (R: 19)

Khachu kipat'ula (I 64) Q, A. Nombre trinomial que integra dos nombres colectivos, t'ula o forma de vida arbustiva, y kipa, nombre genérico para las especies del género Fabiana en la I Región, además de un calificativo, khachu, que indica que la especie es la especie más grácil del género, la hembra, Fabiana densa. Ver tola, kipa y khachu.

Khachujanke (I 69) A, Q. Ver khachu y janke.

Khachuk'isi (I 47, 53) A, Q. Ver khachu y k'isi.

Khachutara (II 94) ¿K?, Q, A. Significa tara hembra y nombra la especie más grácil de Fabiana, F. denudata. Ver tara.

Kibutola (II 102) A, Q. El nombre designa a una especie de Junellia, con flores rosadas, de Chela. Sólo un informante reconoció esta planta, el nombre significaría en aymara tola de perdiz. Sugerentemente, en aymara, quiuva, es un pájaro mayor que la perdiz, y algunas veces suele volar alrededor de alguna piedra, o hicho, hasta cansarse (B (2): 299).

K'ipa (I 66) Q. Ver kipa.

Kipa (I 64, 65, 66) Q. Kipa es el nombre genérico para las especies del género Fabiana, en la I Región, y parece referirse al hábito muy nudoso de estos arbustos, especialmente Fabiana densa. En quechua, quipu, nudo (R: 76); khipu, nudo, atadura (C: 75). En aymara, k'hipa, dícese de las papas producidas de las que en una cosecha anterior quedaron en el terreno (DL: 92). En aymara, kipa, la mata de las papas que llaman kea, y también la toman por la misma papa (B (2): 302).

Kipa hembra (I 64) Q, E. Ver khachu kipat'ula.

Kipa macho (I 66) Q, E. El calificativo macho alude a las especies más recias de Fabiana, F. densa y F. squamata. Ver kipa.

Kipat'ola (I 64) A, Q. Nombre binomial para designar a los arbustos (tola) del género Fabiana, llamadas colectivamente kipas en la I Región. Ver kipa.

Kipat'ula (I 64) A, Q. Ver kipat'ola.

Kipat'ula hembra (I 64) Q, A, E. Ver kipa y tola.

Kipat'ula macho (I 66) Q, A, E. Ver kipa y tola.

Kishka (II 103) Q. Los nombre kishka o kisko son aplicados a diversas especies espinosas, en este caso el nombre kishka es para Junellia seriphioides, en Ollagüe. Quisca, espinas grandes, espinas de las Cactácea; quisca, la espina (L: 675). Quisca, del quechua quichca, espina. Kichka, quechua, broza espinosa, quepo, espina; también cabello lacio y tieso (Ba: 124). Quisco, palabra quechua, derivada de quisca, cualquier cosa provista de espinas o púas; denomina en Chile numerosas especies de género Cereus (M: 94).

Kishkacoca (II 48) Q, A. Nombre asignado a una planta usada como sustituto de la coca, y que crecería entre las pajas. Conca es el nombre propio de la importante planta andina, Erythroxylon coca. Del aymara, hoja de un árbol así llamado que los indios mascan. Árbol cualquiera que sea (B (2): 49). Coca, cocacoca, cuca, cucacuca, pussachpan, nombres de Erythroxylon coca, derivados de kkoka, aymara, árbol por excelencia (SO: 127). Del aymará kkoka, arbusto del Perú, de la familia de las Eritroxiláceas, esta planta es cultivada y de ella se extrae la cocaína (DRAE: 494). Ver kishka.

Kishkarosa (II 103) Q, E. Nombre de Junellia seriphioides. Ver kishka y rosa.

K'isi (I 47, 53) Q. Nombre genérico de una serie de pajas altoandinas, probablemente aludiendo a las hojas punzantes. En quechua, kisa, ortiga (C: 66); kisu yuyu, ortiga (MLQ: 48); qquissa yuyu, ortigas (GH (1): 310); Kíssa kkóra, hierba ortiga (Li: 470).

K'isi hembra (I 48, 53) Q, E. Ver k'isi.

K'isi macho (I 48, 53) Q, E. Ver k'isi.

K'isi pampa (I 53) A, Q. Ver k'isi. Pampa, aymara, el campo o todo lo que está fuera del pueblo, sea cuesta o sea llano (B (2): 46). Quechua, pampa, plaza, suelo llano o llanada, pasto, llanura (JC: 436).

Kiskilla (I 69) Q, E. Ver kishka.

Koa (I 25) A, Q. Koa, koba o koya son nombres genéricos de algunas especies de arbustos aromáticos de las Familias Compuestas (Diplostephium, Parastrephia) y Solanáceas (Fabiana), usadas con fines exclusivamente ceremoniales. En los Andes de Tarapacá, Diplostephium cinereum (koa, koba o wirakoa); en los Andes de Antofagasta, Parastrephia quadrangularis (chachakoa), en el Salar de Atacama; Fabiana bryoides y F. squamata (koa Santiago) en el Loa Superior. Koa, orégano de acá de esta tierra (B (2): 56). Wira-q'uya, hierba silvestre, hierba para sahumar los cultivos, planta de manchas blancas en los tallos y las hojas que crece en las punas y se la utiliza en los ritos y ceremonias para proteger los cultivos (Ba: 179). En quechua, coya esparto de las indias (R: 26); koya, ichu largo, correoso como esparto (GH (1): 142); koya, reina (MLQ: 73). Qowa, es la trompa espiral de nube que se cuelga de la masa principal de la misma en la época de lluvias. Es atribuida por la gente de ser la cola de un gato gigante sobrenatural, emparentado con el granizo que en ciertas ocasiones baja a la tierra y suele estar en las orillas arenosas de los ríos, convertido en un pequeño gato (C: 116-117). En Bolivia, la koa más común es la huirakoa, una especie de Diplostephium, mientras que en el sur de este país la koa es Parastrephia teretiuscula (Ca: 230).

Koba (I 30, II 37, 38, 95) Q, A. Ver koa.

Koba hembra (I 25) Q, A, E. Nombre dado a Diplostephium cinereum en Pica. Ver koa.

Kobatola (II 38) Q, A. Nombre de Parastrephia teretiuscula en Ollagüe, una especie sustituta de la koba. Ver koa.

Kolchi (I 8) A. Este vernáculo se restringe a Pica y designa a Lilaeopsis macloviana. Parece consignar el hábitat de humedal de la especie. Qochi, aymara, terreno cercano al lago; cisterna para aguas lluvia; pozo, agua estancada (DL (1):140).

Kolski (I 8) A. Ver kolchi.

Kopakopa (II 22, 45) K, Q, A. Nombre propio de una apreciada especie medicinal y tintórea, Artemisia copa. Ckopa, kunza, puño, mango. Una planta arborescente de la cordillera, muy abundante es la primera que se encuentra al salir del llano de Atacama, después de Peine, vía Antofagasta de la Sierra (V: 19). K'opa una planta arborescente de la cordillera (Sch: 34), (Mu: 17). Copa, palabra quechua (Artemisia copa Phil.), arbusto aromático del Norte Grande, envuelto en un tomento blanquizco (M: 113); también en Lenz (L: 209).

Koya (I 25, 30) A, Q. Ver koya hembra.

Koya hembra (I 25) A, Q, E. Nombre dado a Diplostephium cinereum, la importante especie ceremonial. Ver koa.

Koya macho (I 30) A, Q, E. Nombre asignado a Plazia daphnoides aludiendo a su parecido a la koa, una importante planta ritual andina. Ver koya.

K'uchi (II 75) A. Nombre asignado en Chela a Myriophyllum aquaticum, con probable alusión al hábitat de humedales de la especie. Qhochi, terreno cercano al lago (DL (1): 140). Ccochi, aymara, vegetal que madura temprano y bien (B (2): 54).

Kulchau (I 49) ¿K? Nombre dado a Distichlis en Pica. Tchotchau, arbustito parecido al boj (V: 30).

Kulkotea (II 37) A, Q. En la I Región, las especies de Parastrephia, a veces, reciben este nombre por lo estrecho de sus tallos y hojas. Kollko, aymara, angostura de peñas, paredes; kollkochatha, hacer angosto (Be (2): 56). Kokko, quechua, tejido o trenzado fuerte de junco (Li: 415).

Kulkut'ula (I 20, 29) A, Q. Ver kulkutea y tola.

Kulkut'ula macho (I 29) A, Q, E. Ver kulkut'ula.

Lakapsu (I1) Q, A, K. Variante de lak'o.

Lak'o (I1) Q, A, K. Nombre genérico, principalmente de la I Región, que agrupa a las especies de Algas verdes y filamentosas que cubren la superficie de ríos y riachuelos. Lakho, quechua, correspondería a las algas verdes del género Cladophora (Gi 96). Laqhu, quechua, alga comestible que crece en los lagos (Ba: 168). En el Lago Titicaca, el repliegue del alga significa año con escasa lluvia. Es señal de sequía o lluvia (Ba: 267). Lako, aymara, ovas de la laguna, o yerba verde como estopa, o lana, y suelen comerla en locros (B (2): 187). Liki-liki, quechua, es señal de lluvia o sequía (Ba: 265). Lacko, kunza, una planta acuática en las lagunas y ríos de la cordillera (V: 24; LE: 40). Lakkho o lakko, quechua, alga de la Familia de las Conferváceas, de aspecto filamentoso que se desarrolla en aguas estancadas y en las corrientes. Es reconocida como fresco contra fiebres (Li: 548).

Lakokso (I1) Q, A, K. Variante de lak'o.

Lak'opsa (I1) Q, A, K. Variante de lak'o.

Lakopsa (I1) Q, A, K. Variante de lak'o.

Lama (I1; II 2) E. Nombre genérico, principalmente de la II Región, para forma de vida de algas filamentosas acuáticas y flotantes. Lama, mapuche moderno, tejido de lana, generalmente negro, cubierto de flecos largos en toda su extensión (L: 422). Del latín, lama. Cieno blando, suelto y pegajoso, de color oscuro, que se halla en algunos lugares del fondo del mar o de los ríos, y en el de los recipientes o lugares donde hay o ha habido agua por largo tiempo. Otra acepción es: alga u ova de los lamedales o charcales. En Colombia, Chile y Honduras, capa de plantas criptógamas que se cría en las aguas dulces. En Colombia, Chile, Honduras, México y Puerto Rico, musgo, planta Briófita. En Bolivia, Colombia y México, moho, cardenillo (DRAE: 1225).

Lampaya (I 70; II 104) Q, A. Nombre propio de una importante especie medicinal andina, Lampaya medicinalis. Lampaya, quechua, una Verbenácea medicinal (Li: 550). Lampayo: un arbustito medicinal de la cordillera de Atacama, Verbenácea, Lampaya medicinalis (L: 422). Lampaya, voz aymara (Lampaya medicinalis), arbusto bajo de gruesas hojas ovales, preconizado como antirreumático, sudorífico e indicado contra los resfriados. Crece en la cordillera de Tarapacá (M: 103). En Bolivia, la lampaya corresponde a Lampaya medicinalis (Ca:274).

Laqho (II 2, 3, 4) Q, A, K. Variante de lak'o.

Lasana secuya (II 91) Q, A. Enigmáico nombre para esta planta acuática, lasana podría ser una variante de aguasana, nombre colectivo para designar especies acuáticas. Ver sikuya.

Lejía (II 25) E. Nombre propio del complejo Baccharis tola - B. santelices en la II Región. Las cenizas de la planta se usan para pelar la quinoa y el maíz, de ahí el nombre de léjia o lejía. Lejía, del latín (aqua) lixiva, agua en que se han disuelto álcalis o sus carbonatos. La que se obtiene cociendo ceniza sirve para la colada (DRAE: 1241).

Lengua de gallo (I 24; II 28) E. El nombre pareciera referirse a la forma de las hojas de Chuquiraga atacamensis.

Leña algodón (II 27) E. Leña, nombre genérico para la forma de vida de leñosa, sea arbusto o árbol. Su equivalente aymara es lahua o lawa. El calificativo es aplicado a especies de Chersodoma cubiertas de lana blanquecina. Del latín ligna. Parte de los árboles y matas que, cortada y hecha trozos, se emplea como combustible (DRAE: 1244).

Leña de agua (II 36) E. Ver leña algodón y umatola.

Leña lejía (II 25) E. Ver leña algodón y lejía.

Lima (I 61; II 75, 91, 106) E, ¿Q? Lima es un concepto genérico, que integra las especies de plantas palustres, acuáticas y flotantes. Este concepto parece provenir del español, si es que tiene relación con la palabra lima, que designa una fruta cítrica (ácida). Alternativamente, la palabra podría ser una deformación del término indígena rima. El término español limaco, del latín limex (babosa), limazo, babosa, podría tener una conexión con el hábitat de plantas acuáticas (DRAE: 804). En Perú, se le llama limalima o rimarima a dos especies palustres, Ranunculus macropetalus y R. weberbaueri. Las especies de Ranunculus serían tóxicas y a los intoxicados se suministra, como remedio, agua acidulada con el jugo de limón o jugo de acederas (SO: 289). En quechua, rimarima, planta Ranunculácea aplicable contra el gálico. En infusión, para constipados (Li: 847).

Lima hembra (I 2; II 61, 91) E, ¿Q? Ver lima.

Lima sajraña (II 106). E, A, ¿Q? Ver lima y flor de sajraña.

Loroma (II 81, 106) ¿A? Nombre colectivo, en la II Región, para agrupar Algas verdes, filamentosas y flotantes. El vocablo loroma puede derivar de larama, aymara, que significa fino, azul (B (1): 242).

Luche (I 1, 3) M. Símil con un alga roja, marina y comestible (Porphyra columbina) para designar a un alga verde-azulada de agua dulce, también comestible (Nostoc). Luche, una alga comestible. Mapuche, de lluche, yerba del mar que se come (L: 439, 441). Luche, voz araucana, alga marina comestible (DRAE: 815). Luche, Porphyra columbina, alga roja marina y comestible (M: 51-52).

Llachi (II 107) ¿Q? ¿Deformación de llach'u?

Llach'o (I 8, 15; II 1, 8) Q. Ver llach'u.

Llach'u , (II 12, 107) Q Nombre genérico para las hierbas palustres del bofedal, probablemente aludiendo a su valor como alimento del ganado. En quechua, llach'uy, mascar yerbas (el ganado) (C: 79); llachuna, tamaño de la planta, altura que adquieren las plantas cultivadas cuando se encuentran aptas para el pastoreo (Ba: 113).

Llantén (II 86) E. Nombre genérico de las especies medicinales e introducidas de Plantago. Llantén, del latín, plantago -inis. Planta herbácea, de la familia Plantagináceas, muy común en los sitios húmedos, y el cocimiento de las hojas se usa en medicina (DRAE: 1280).

Llapillapi (II 4) A, Q. Nombre registrado para musgos, en Chela, de significado oscuro. Llaphi, aymara, tibio, caliente moderado; templado, ni frío, ni caliente (DL (1): 104). Llapiy, quechua, pesadilla. Llapini, apretar, quebrantar con los dedos, o estrujar, despachurrar o reventar algo jugoso (GH(1): 210).

Llaqchi (II 81) A. El nombre de una planta acuática, aludiendo a su aspecto sobre la superficie del agua. Llawch'i, desmadejado, laxo, flojo, no tirante (DL: 104). Llachu, aymara. Alga, planta acuática que se emplea como alimento del ganado (DL: 103).

Machicha (I 28) A. Nombre asignado a Parastrephia lucida, una planta de bordes de agua, y parece significar "una chicha", por comparación con las especies palustres de humedales llamadas chichas. Probablemente se trata de una palabra compuesta de , y chicha. , aymara, uno; apócope de uno ( DL (1):108). Ver chicha.

Malva (I 56; II 85) E. Nombre genérico para especies de la familia Malváceas. Del latín malva. Planta muy abundante, de la familia de las Malváceas con flores moradas, es usada en medicina por el mucílago que contiene las hojas y las flores (DRAE: 1300).

Malvaloma (I 11) E. Ver malva. Loma, del castellano, altura pequeña y prolongada (DRAE:1270).

Manzanilla (II 23) E. Nombre dado a Baccharis boliviensis por el parecido de sus flores con plantas medicinales cultivadas en huertas andinas llamadas manzanilla. Derivado del español manzana, hierba de la familia de las Compuestas, con flores olorosas, con centro amarillo y circunferencia blanca; también recibe este nombre la flor de esta planta y la infusión de esta flor, que se usa como estomacal, antiespasmódica y febrífuga (DRAE: 843).

Maransel (I 37; II 99) Q. El nombre maransel es usado para designar especies medicinales de la familia Compuestas, géneros Perezia, Werneria y Coniza. Sería un símil con otra planta, si derivara de maransera, planta lobelia de la familia de las Campanuláceas, que se usa a manera de especia (Li: 630). En quechua, maran (batán), piedra plana en forma circular, cuadrada o triangular, de aproximadamente un metro de diámetro, que se utiliza para pelar o triturar los granos (Ba: 83; C: 86).

Maransela (I 37; II 39, 99) Q. Ver maransel.

Maransela del cerro (II 100) Q, E. Ver maransel.

Maransela hembra (II 100) Q, E. Ver maransel.

Maransela macho (II 99) Q, E. Ver maransel.

Matiko (II 15) Q. Especie mencionada en Ollagüe, probablemente Buddleja globosa, el matico de Chile. Matico es un vocablo, probablemente quechua, que designa a una Piperácea peruana (L:484).

Monte de paloma (I 20) E. En la región, la palabra monte es genérica para designar la forma de vida de arbustos, equivalente a tolas o lawas en idiomas indígenas. Monte, del latín mons, montis, tierra inculta cubierta de árboles, arbustos o matas. Monte bajo, denominación dada tanto al monte poblado de arbustos, matas o hierbas como a estas matas o hierbas (DRAE: 1398). El nombre monte de paloma alude al hecho de que los pájaros anidan bajo este monte.

Monte plomo (II 27, 35, 46) E. Plomo es una especificación de una propiedad (color) de un monte.

Motokuro (II 19) A, Q. Nombre propio de Hoffmanseggia doellii, plantita silvestre que invade los cultivos. En aymara, mutu, arbolillo de alcaparras de esta tierra. Buñuelos o tortillas de quinoa a semejanza de un bonete de clérigo (B (2): 228). En quechua, mutu, desorejado (R: 63); mutu, orejas, o cuernos pequeños, o por no haber acabado de nacer o por estar cortados (GH (1): 253). Mutuy, sallihua, señal de buena cosecha, planta silvestre cuya abundancia de flores es interpretada como anuncio de buena producción de habas y cebada (Ba: 170-174). Qurur, quechua, ovillos (GH, I: 56). Qura, quechua, broza, mala hierba para los cultivos en general, pero puede ser útil como forraje para el ganado (Ba: 128-129).

Mugna (II 77) A, Q. Probablemente variante de muña, nombre propio de una aromática planta medicinal, Satureja parvifolia. Muña, poleo de la tierra (GH, 1: 249); también en Girault, para la especie que el denomina Satureja boliviana. Según en Bolivia, se designa genéricamente como muñas a las plantas impregnadas a olor a menta y que son arbustos propios de la cordillera andina (Ca: 295). En Perú, el nombre muña designa a especies de Satureja, S. boliviana, muña; S. brevicalyx, muña, orégano de los Incas (SO: 306). En quechua, moña, arbustito cuyas hojas entran a veces en la sopa. La llaman también muña o inkamuña (Pe (II): 110).

Musgo (I 2) E. Cada una de las plantas Criptógamas, pequeñas y apiñadas que crecen en lugares sombríos. (MA: 714).

Naya (I 12) Q. Nombre de oscuro significado, asignado en Pica a Tiquilia atacamensis, una planta de raíz comestible. Naya, quechua, ropa de difunto que le perteneció. Nayay, quechua, desear, tener ganas, apetencia de algo (Pe: 118).

Ñaka (I 21, 22, II 25) A, Q. Los nombres ñaka, ñakat'ola, ñakat'ula son genéricos para arbustos del género del complejo Baccharis tola - B. santelices, en los Andes de la I Región. Se nos dijo que en aymara ñaka significaría seco, concepto coherente con el hábitat de los arbustos mencionados. No vemos relación entre las plantas y las acepciones que se citan a continuación. En aymara, ñaka, mojado (B (2): 235). Ñaka, apenas (DL: 116); En quechua, ñacca, poco (GH (1): 254).

Ñaka hembra (II 25) A, Q, E. Nombre de Baccharis tola, la especie más grácil de ñaka, por oposición a B. santelices. Ver ñaka.

Ñakat'ola (I 22) A, Q. Ver ñaka. y tola.

Ñakat'ula (I 21, 22) A, Q. Ver ñaka. y tola.

Ñawada (II 72) ¿A?, ¿Q? Nombre colectivo para varias pajas perennes del pajonal, con significado oscuro.

Ñawada de burro (II 72) ¿A?, ¿Q? E. Ver ñawada.

Oqetola (II 27) A, Q. El nombre significa arbusto plomo, nombre asignado a los arbustos del tolar, de tallos y hojas, frecuentemente, plomizas, v. gr. Chersodoma jodopappa. Oqe, quechua, color plomo, plomizo, gris (C: 98; DT: 32); oque, color pardo o de sayal (R: 66). Oqque, aymara, de color pardo (B (2): 239). Ver tola.

Oqetula (II 34) A, Q. Ver oqetola.

Oqororo (I 63) A, Q. Nombre propio de una importante planta alimenticia del bofedal o hoqo, Mimulus glabratus, de lugares húmedos, en general. En quechua, oqo-ruru, berro (C: 98), oqororo ídem (R: 118), ocoruro, ídem. (DT: 13). En aymara, okkoruru, berro (DT: 13), hocco hocco, agua cenagosa (B (2): 140). En Perú, Mimulus glabratus recibe los nombres de berro, jakjoruro, jocko-ruru, ockoru, ocoruro y se consume en forma de ensalada y como remedio en las enfermedades del hígado (SO: 214).

Oqotola (II 27) A, Q. Ver oqetola.

Orégano hembra (I 11) E. Ver orégano. Nombre asignado a Cryptantha parvifolia en Pica, un símil con un importante cultivo de chakras, Origanum marjorana.

Orqo kipat'ula (I 66) A, Q. Nombre trinomial que integra dos nombres colectivos, t'ula o forma de vida arbustiva, y kipa, nombre genérico para las especies del género Fabiana, además de un calificativo que nombra a la especie más recia del género, la macho, Fabiana squamata. Para el significado del término genérico, ver kipa. En aymara, orco significa sexo masculino en todos los animales brutos, y pájaros (B (2): 239); orko, macho (DT: 42).

Orqokatari (I 8) A. Ver katari.

Orqokipa (I 66) A, Q. Ver orqo kipatula.

Orqovichu (I 50) A, Q. Designa a las especies más recias de pajas, llamadas también pajas bravas, como Festuca. chrysophylla y F. orthophylla. Ver ichu y orqo kipatula.

Pachalla (I 48) Q. Pachalla y awa parecen ser términos colectivos para denominar a los pastos del bofedal. En quechua, pacha, bajo, de poca altura (C: 99). Quechua, ppaccha, fuente, chorro de agua, canal, caño (GH (1): 268).

Pacholla (I 48) Q. ¿Deformación de parwaya o pachalla? Nombre de las espigas de la waya, Deyeuxia eminens, llamadas también pachalla o parwaya. Ver parwaya.

Paja (I 47; II 69, 72, 74) E. Nombre genérico para la forma de vida de las Gramíneas altoandinas perennes y en champas que proporcionan la fisionomía de Pajonal al Piso Altoandino. Paja, del latín, palea. Caña de trigo, cebada, centeno y otras Gramíneas, después de seca y separada del grano (DRAE: 1501).

Paja blanca (I 47; II 72) E. Ver paja.

Paja brava (I 50; II 69) E. Brava es una especificación de una propiedad de algunas pajas, muy dominantes y que pinchan mucho, Festuca orthopylla y F. chrysophylla. Hierba de la familia de las Gramíneas, que crece hasta tres o cuatro metros de altura. Es propia de las tierras de gran altitud en América Meridional. Es apreciada como pasto, y como combustible en los hornos de minerales (DRAE: 1501). Ver paja.

Paja conejera (II 64, 72) E. Nombre de la paja Achnatherum speciosum, en Ollagüe. Ver paja.

Paja de agua (II 67) E. Referencia al hábitat de la conocida waylla (Deyeuxia eminens).

Paja de pampa (I 53) E, A, Q. Nombre de Stipa chrysophylla, referente al hábitat. Ver paja.

Paja sekuya (II 64) E, Q, A. Varias especies reciben este nombre, Stipa leptostachya, S. rigidisecta, S. speciosa, Deyeuxia cabrerae, Achnatherum speciosum entre otras. En quechua, sikuwa es paja brava (Li: 910). Sikuya, en aymara, es una clase de hichu (B (2): 130).

Pajarito (II 98) E. Nombre referido a una especie de Caiophora, ¿quizás, por la belleza de la corola?

Pakopako (II 8O) Q, A. Nombre asignado al cojín dominante del bofedal, Oxychloe andina. En aymara, phukhu, manantial de agua; pukhu phukhu, tierra de muchos manantiales (B (2): 280. Paco, quechua, cosa bermeja, rubia; cierto género de carneros de la tierra lanudos llamados así, el hombre rojo, animal castaño (R: 118). Paco, las yerbas que se comen así crudas (B (2): 242). Pacoy, quechua, cualquier yerba de comer (R: 66). En Perú, pacopaco y pacupacu son los cojines pulvinados, altoandinos, del género de Gramínea, Aciachne (SO: 8).

Pampa añawaya (I 43) A, Q. Ver añawaya.

Papa de los abuelos (II 97) Q, E. En el área de estudio, el término "abuelo" es usado para designar a los antepasados prehispánicos. De ahí que deba comprenderse como papa de los antiguos.

Parwaya (I 48, 50) Q. Nombre, al parecer, genérico para las inflorescencias (espigas) de las enormes Gramíneas higrófilas del bofedal (Calamagrostis, Deyeuxia). En quechua, parwa parva, espiga del maíz (C: 101); parway florecer el maíz (MLQ: 40); parhuay, la flor de la caña del maíz (GH (1): 279).

Pastito plomo (II 47) E. Diminutivo de pasto, nombre genérico para la forma de vida herbácea. Del latín pastus. Hierba que el ganado pace en el mismo terreno donde se cría (DRAE: 1545).

Payko (II 56) Q. Nombre propio de la importante especie medicinal Chenopodium ambrosioides. Payco, quechua, hierba medicinal (R: 69). Paycco, quechua, yerba medicinal de comer (GH (1): 282). Paico, del quechua, payqu . En América Meridional, planta herbácea de la familia de las Chenopodiáceas, usada como antihelmíntico en la medicina popular (DRAE: 1500). Paico, quechua, comprende la sección Ambrina del género Chenopodium, planta muy aromática, su infusión es eficaz para afecciones estomacales y digestivas (M: 75). En Perú, el paico, paicco, payco, corresponde a Chenopodium ambrosioides (SO: 77). También en Bolivia (Ca: 278).

Pelillo (II 3) E. Nombre asignado a una Hepática foliosa, palustre, acuática y semiflotante en vegas y bofedales, por su aspecto. Derivado de pelo, del latín pilus, filamento cilíndrico, sutil, de naturaleza córnea, que nace y crece en los poros de la piel de casi todos los mamíferos y algunos otros animales de distinta clase. Cualquier hebra de lana, seda u otra cosa semejante (DRAE: 1562).

Peskotola (II 23) A, Q. El nombre tola de pájaro (Baccharis boliviensis) se refiere a que los pájaros anidan en este arbustito. En quechua, peskko, pájaro. Miembro viril (Li: 748).

Pilaya (II 54) A. Ver piyaya.

Pingopingo (I 4; II 9, 10) Q, A. En los Andes, nombre genérico para las especies de Ephedra, aunque en los Andes de Iquique éstas sean llamadas, más frecuentemente, granada y sus derivados. Pinco pinco (sano sano): aymara, yerba buena para desecar las flemas (B (2): 308). De acuerdo a Rosales: yerba de media vara de alto que ni echa flor, ni hojas ni semilla (L: 1097). Pingopingo, un arbusto sin hojas que crece en las cordilleras de todo el país. Especies de Ephedra (L: 600). Pingopingo, Chile, arbusto de la familia de las Efedráceas con flores pequeñas, y por fruto unas nuececitas que así como sus hojas son diuréticas y depurativas (DRAE: 1604-1605).

Piña (I 10) Q. El nombre de piña, para una apreciada planta alimenticia que crece subterránea (Ombrophyton subterraneum), como parásita de los arbustos, es un símil de la forma globoide de la especie, que asemeja las infructescencias llamadas piñas, ya sean producidas por el género tropical Ananá o Coníferas como el pino. Piña, quechua, una variedad de la ananá; piñas, cautivo, que sufre cautividad (Li: 754).

Piskayo (II 16, 17, 18) Q, A. Nombre colectivo para las Cactáceas altoandinas con frutos comestibles y que conforman grandes cojines (especies de Opuntia). Según un informante, significaría cacto en aymara. Puede ser deformación de sankayu, nombre de Cactáceas espinosas. En aymara, sankayo, la frutilla del hachacana, que es una mata espinosa, es agria y buena de comer (B (2): 308). En quechua, en la provincia de Puno, sank'ayu, espina (C: 234); çanka, el paladar y el gangoso (GH (1): 78).

Piskayo amarillo (II 16) Q, A, E. Ver piskayo.

Piskayo ayrampo (II 18) Q, A. Ver piskayo y ayrampu.

Piskayo blanco (II 16) Q, A, E. Ver piskayo.

Piskayo chuño (II 16) Q, A. Nombre de Opuntia camachoi, en Ollagüe, consignando el aspecto de papas chuño que tienen los artículos arrugados del cacto. En aymara, cchuñu, papas curadas al hielo, de noche, y de día al sol para que salga el agua que contienen (B (2): 97). Ver piskayu.

Piyawa (II 54) A. Variante de piyaya

Piyaya (I 18, II 54) A. Nombre genérico para las especies arbustivas del género Atriplex. Extraño nombre para una planta llamada también ojalar y ojála, aparentes derivados de la palabra española ojal. También el nombre aymara piyaya significaría ojal, orificio, agujero. Alternativamente, el nombre podría referirse a la forma de las inflorescencias (racimos compuestos), tan características del género. Piya, abertura, agujero (DL: 257). P'iya, cavidad, hueco (DL: 205). P'iyjaña, agujerear (DL: 185). P'iyjaña, calar, traspasar horadando (DL: 202). En aymara, pilla, desigual, que no llega a ser tan grande como otra cosa, como los dedos que están a los lados del medio; también lo que es mayor respecto del menor; la sobra de las comidas, que los indios llaman alsa (B (2): 265).

Piyaya hembra (I 19) A, E. Ver piyaya.

Poposa (II 50) Q. Ver pupusa.

Poq'ot'ula (II 27) A, Q. Poq'o parece ser nombre genérico para arbustos de color ceniciento, como las especies de Chersodoma y Tarasa. Phok'e, aymara, cenizas volcánicas empleadas para pulir (DL: 126). Poqo, quechua, maduro (C: 104). Pocconi, madurar frutas o sembrados; engordar o criarse con deleites y buena vida (GH (1): 291-292).

Potrero blando (II 53) E. Potrero, potrerito, vega, champeal, son términos generales usados para designar plantas de vegas y bofedales, ambientes ocupados para el pastoreo. Potrero, americanismo, finca rústica cercada y con árboles, destinada principalmente a la cría y sostenimiento de toda especie de ganado (DRAE: 1054)

Psike de zorro (II 87) A, Q, E. Ver psiki.

Psiki (II 87) A, Q. Psiki es nombre genérico para una serie de especies en roseta, que crecen entre los cojines del bofedal y, generalmente, se consumen como ensalada. Cuando crecen en hábitats secos, se alude al ambiente en el término específico. Cuando no son consumidas por la gente, llevan el nombre de algún animal como calificativo. Sería entonces, la chicoria o lechuga silvestre. La palabra equivalente en castellano sería lechuguilla. En quechua, sikki corresponde a la lechuga (Lactuca sativa) (Gi 863); ciqqui, lechuga silvestre que hay en la sierra (GH (1): 84). En aymara, siki significa chicoria, comestible (B (2): 161), también yerba o cizaña (B (1): 303); sikii, sikyi, sacar de raíz lo que está plantado (MLQ: 8).

Pukotongo (II 80) A, Q. Pokotongo, pukutongo y pototongo son los nombres que recibe el apreciado fruto comestible, rojo intenso, del cojín dominante del bofedal, el puku o pakopako, Oxychloe andina. El nombre del fruto sería maíz rojo, un símil con el apreciado grano de maíz. En aymara, tonqo, tonco, maíz (B (2): 358) (DL: 250); t'onko, choclo de maíz o mazorca (DT: 24); Puca tonco, maíz entreverado de blanco, negro o colorado (B (2): 275). Ver pakopako.

Pukut'ola (I 29) A, Q. Ver puku y t'ola. El nombre pukut'ola aludiría al hecho de que el ave llamada puku (el gallo del Inca) anidaría en la planta.

Pulika (II 37, 38) Q. Nombre genérico, de significado oscuro, para las especies de Parastrephia en el Loa Superior. En quechua, pulicani, andar, volver el rostro a otra parte. Pulicani, pulicanca, rodela o adarga u otra cosa defensiva (R (1): 72).

Pulopulito (II 3) A, Q, E. Nombre asignado en Ollagüe a hepáticas foliosas, quizás en referencia al hábito felposo de las colonias de plantas. Pulu, aymara, felposo, cubierto de pelos suaves. (DL (1): 127). Pullu pullu, quechua, pelos o cosa peluda, vello, plumas menudas, o pelo malo del pollo o ave (GH (1): 294).

Pupusa (I 38) Q. En el territorio estudiado, los nombres poposa y pupusa corresponden, generalmente, a especies de Xenophyllum, como X. poposum, X. ciliolatum y X. weddelli (ex-Werneria weddelli) y, probablemente, aluden a su uso medicinal en el parto. Sin embargo, otros cojines subnivales también han sido llamados pupusa, como Junellia minima. Pupusa, quechua, según Girault (Gi: 452), corresponde a Werneria poposa. De acuerdo Yacoleff y Herrera (1935), se trataría de W. digitata. En quechua, pupu, ombligo (GH (1): 293; R: 73; C: 105; DT: 44). En aymara, phuphu, vello, pelo suave (DL: 127). En aymara, p'usa inflado o hinchado (DT: 36 y 60). En Perú se le llama pupusa a Werneria digitata (SO: 370).

Puskayo (II 16) Q, A. Variante de piskayu.

Qavalla (II 24) ¿A? ¿Deformación de qevalla? Nombre de Baccharis scandens en Ollagüe. Ver qevalla.

Qevalla (II 24) A. Qevalla y qavalla son nombres provenientes de Ollagüe para Baccharis scandens, quizás por el uso artesanal de la especie para instrumentos del telar. Quewchaña, lanzadera, instrumento utilizado para pasar la trama (DL (1): 140). Qhepha y también qhepa, aymara, atrás, detrás, postrero, último, tardío (DL (1): 139).

Qiroqiro (II 35) A, ¿Q? Nombre registrado en Ollagüe para el arbusto Parastrephia lepidophylla, quizás una deformación de qeru, madera, leña. Qeru, aymara, leño, trozo de tronco, madera (DL (1): 134). Qiru, quechua, diente (Ri:76). Quiru, aymara, el mercader de coca que va muchas veces a las Yungas (B (2): 298).

Qoña añawaya (I 43) A. Ver añawaya y qoñahoqo.

Qoñahoqo (II 43) Q, A. Nombre asignado a los cojines de Scirpus deserticola de los bofedales, que no pinchan como el pakopako, Oxycloe andina. Tiene sentido el significado de "vega suave", aportado por los lugareños. Qoña, aymara, blando, suave, sin aspereza. Tierno, blando (DL (1): 136). Ccoña ccoña, vello blando (B (2): 54).

Quinoa (II 6) Q, A. Nombre propio del importante cultivo tradicional: Chenopodium quinoa, en este caso asignado a Azolla filiculoides ¿símil con la semilla de la quinoa para esta pequeña planta acuática? En quechua, quinua, quiuna: cierta legumbre llamada así (R: 76). En aymara, quinua semilla de esta tierra (B (1): 396). Quinoa, nombre vulgar de un cereal cultivado por los indios peruanos y los chilenos desde la época precolombina. La planta alcanza unos dos metros de altura y sus granos, usados como arroz o mijo, hoy se usan principalmente para las aves (L: 669).

Quinoa de agua (II 83) Q, A, E. Símil con la semillita de la quinoa para una diminuta acuática (Lemna). Ver quinoa.

Quinoa de los abuelos (II 58) Q, A, E. Ver quinoa y quinua de gentiles.

Quinoa silvestre (I 19) Q, A, E. Especies silvestres de Chenopodium son llamadas así por su parecido con la quinoa, Ch. quinoa. Ver quinoa.

Quinua de gentiles (I 19) Q, A, E. Especies silvestres de Chenopodium son llamadas así, por su parecido con la quinoa cultivada, Ch. quinoa. En el área de estudio, gentil, gentiles, gentilar, designa a los antepasados prehispánicos. De ahí que deba comprenderse como la quinoa de los abuelos o de los antiguos. Ver quinoa.

Quinuilla (I 19) Q, A, E. Diminutivo de quinoa.

Quinuita (I 19) Q, A, E. Diminutivo de quinoa.

Retama (I 13) E. Nombre asignado a Caesalpinia aphylla, en Pica, una Leguminosa-Caesalpiniácea, parecida a las retamas, nombre con que se conocen otras especies de Leguminosas. De retama y ésta del árabe ratama. En México, agracejo o limoncillo, arbusto Berberidáceo. La retama es descrita como una planta de la familia de las Papilionáceas. De dos a cuatro metros de altura, con muchas ramas verduscas o ramas delgadas, largas, flexibles, de color verde ceniciento y algo angulosas; hojas muy escasas, pequeñas, lanceoladas; flores amarillas en racimos laterales y fruto de vaina globosa con una sola semilla negruzca. Es común en España y apropiada para los hornos de pan (DRAE: 1787).

Rikarika (I 68; II 101) ¿Q?, ¿E? Nombre de las especies de Acantholippia en una amplia extensión andina, tal vez por el agradable sabor de la infusión de la misma. Ricarica, denominación quechua, de una planta Verbenácea del norte de Chile, Acantholippia deserticola (M: 103). Nombre vulgar de un arbustito del norte, Acantholippia deserticola (L: 685).

Romero (II 46) E. Nombre de un arbusto plantado en las huertas, Rosmarinus officinalis, y aplicado también a otras especies generalmente medicinales. Del latín, rosmaris, arbusto de la familia de las Labiadas, común en España, que se utiliza en medicina y perfumería (DRAE: 1808).

Rosa (II 103) E. Símil con la rosa para un arbusto de hermosas flores, Junellia seriphioides. Rosa, español (DRAE: 1813).

Rosa del campo (II 103) E. Ver rosa.

Sabinilla (II 62) E. Nombre asignado a Astragalus cryptanthus. Es oscura la conexión del taxon con una planta chilena muy diferente, conocida con este nombre (Margyricarpus pinnatus). En Chile, sabinilla, arbusto de las Rosáceas de fruto carnoso y comestible (MA: 910).

Salvia (II 82) E. Ver salvia blanca.

Salvia blanca (II 22) E. Nombre asignado a Artemisia copa, más comúnmente conocida como kopakopa. Para Peine, se ha citado una planta alimenticia con este nombre, probablemente una Labiada. Salvia es un nombre referente a las especies mediterráneas del género Salvia, medicinales o comestibles.

Santiago koba (II 95) A, Q, E. Ver koa.

Santiago koya (II 37) A, Q, E. Ver koa.

Saposapitu (II 3) E. Nombre asignado a hepáticas acuáticas en Ollagüe, en referencia al hábitat de estas plantas, donde viven los sapos.

Sauka (II 53) ¿A?, ¿Q?. Nombre asignado en Ollagüe a Scirpus deserticola, por motivaciones oscuras. Si fuese deformación de soca o socos, podría referirse al ambiente de humedales. Soca, pato negro de la laguna (Be (2): 322). Socos, quechua. Cañaheja y caña brava de monte. Socos socos, cañaveral, carrizal (GH (1): 329).

Sayko (I 34) A, ¿Q? Sayko, tayq'o, payq'o, suyko, seyko son variantes de soyko, el nombre de un abundante pasto de lluvia, Tagetes multiflora. Soico, siuica, aymara, yerba, cortadera (B (2): 321). Ver suyko.

Sicha (II 14) Q. Las sichas son tuberosidades radicales, que corresponden a la planta parásita Ombrophyton subterraneum, y son muy apetecidas como alimento, como fruta, y también tienen uso ceremonial. Estos frutos, sabrosos y dulces, son llamados sichas en el Salar de Atacama y en el Loa Superior, piñas en los Andes de Iquique y amañoko en los Andes de Arica. Las acepciones quechua, que se citan a continuación, parecen expresar la forma en como emerge sobre la tierra la piña florecida (inflorescencia) de esta planta subterránea. Quechua, ciça, flora, todo lleno de flores; ciçani ciçamuni, florecer, hechar flores; ciça ciça pampa, campo florido; ciça chantascca, ramillete (GH (1): 82). Aymara, sicha mayu, descuidado, andrajoso (B (2): 315). Ver amkañoko.

Sikuya (I 47, 53) Q, A. Varias especies reciben este nombre, Stipa leptostachya, S. rigidisecta, S. speciosa, Deyeuxia cabrerae, entre otras. En quechua, sikuwa es paja brava (Li: 910). Según Bertonio, sicuya, en aymara es una clase de hichu, yerba como esparto (retama), cuyas especies son: orco sicuya, cachu sicuya, etc. (B (2): 130); sucuya, hicho algo espinoso que ordinariamente cubren las casas (B (2): 323).

Siput'ula (I 27) Q, A. Siput'ola, siput'ula, son nombres binomiales que combinan la forma de vida arbustiva (t'ula) y la categoría etnogenérica sipu (especies de Parastrephia). En aymara, sopo lahua, leña que es muy buena, sopo ttola (B (2): 185).Ver también t'ola.

Sobaco negro, E. Alusión al fuerte olor (sobaco) de las especies de Phacelia.

Sokasoka, A. Nombre de una especie de Polyachirus. Las etimologías que siguen no guardan relación con la planta. Soq'a y también soq'o, aymara; hojas que envuelven la mazorca del maíz (DL (1): 150). Soca, pato negro de la laguna (Be (2): 322). Socos socos, cañaveral, carrizal (GH(1): 329).

Sorona (I 35) Q. Nombre propio de Tessaria absinthioides en una amplia extensión geográfica andina. Lenz opina que el término sorona de la planta, llamada también brea, debe ser quechua (Le: 1296). Suruy, caer cosa líquida (Pe (2): 164). Suruy, chorrearse, correrse (Li: 941). En Perú, Tessaria absinthioides también se llama sorona (SO: 339).

Suka (II 35) A. Nombre asignado en Ollagüe a Parastrephia lepidophylla. Ver sokasoka.

Suyko (I 34) A, ¿Q? Soyko y variantes como sayko, tayq'o, payq'o, seyko o suyko, es el nombre de un abundante pasto de lluvia, Tagetes multiflora.

Taksataksa (I 16) Q. Dos cojines, Pycnophyllum bryoides y Werneria aretioides, reciben este nombre. El nombre alude al uso de las especies para lavarse el pelo. En quechua, t'aqsay, lavar ropa, lana, cabellos (C: 150).

Tamarugo (I 58) ¿O? Nombre propio de la importante especie arbórea chilena, Prosopis tamarugo. Chile, árbol de la familia de las Papilionáceas, especie de algarrobo que crece en la pampa (DRAE: 1937).

Tanitani, Q, A. Tanitani, tej'etej'e, teqeteqe y tiqitiqi son los nombres de dos cojines plomos (Junellia tridactyla y Nototriche estipulata) que tienen en común el ser subnivales, bastante escasos y tener delgadas y largas raices pivotantes que, en otras regiones andinas, se consumen como medicina o alimento. En Bolivia, tanitani es el nombre de Gentiana tanitani, con raíces medicinales. Tanitani, en quechua o aymara, rojizo, y se aplica también a una variedad de maíz con granos amarillentos manchados de líneas anchas de un tinte rojo sangre (Ca: 271).

Tara hembra (II 94) ¿K?, ¿Q?, ¿A?, E. En los Andes de la II Región se les llama tara a las especies de Fabiana, llamadas kipa en la I Región. En Chile y países limítrofes, las llamadas tara son Leguminosas - Caesalpiniáceas, generalmente Caesalpinia spinosa. Las acepciones quechua-aymaras que se citan se referirían a estas últimas plantas. Conviene a las especies de Fabiana la acepción kunza, puesto que da cuenta de los terrenos calizos donde abundan estas especies. Ttarar, kunza, blanco, duro, firme; dícese de un terreno con eflorescencias salitrosas que a la vez que blanco, lo hacen firme y duro (V: 33). En aymara, tara, achatada, aplanada (Ca: 221). En aymara, tara, anchura, dimensión en sentido opuesto a la longitud. Tara apilla, occa chata; como la mano, no redonda; Tara suto, las hojas de esta manera de ocas o apillas (B (2): 338). Tara, Perú, arbusto con hojas pinadas, flores amarillas, y legumbres oblongas y esponjosas (DRAE: 1944). Tara, quechua, psispalla, ispata; formación no típica de dos yemas separadas que presentan los tubérculos de papas y ocas; se considera que es el espíritu de las plantas tuberosas (Ba: 178). Tara (Coulteria tinctoria H.B. Kth.), árbol del norte; usado en medicina por sus propiedades astringentes y en tintorería para teñir de negro. En Perú, tara corresponde a Caesalpinia spinosa (SO: 54). En Bolivia, la tara es Caesalpinia tara (sinónimos: Caesalpinia tinctoria y Coulteria tinctoria), usada para curtir cueros (Ca: 221). El nombre tara hembra corresponde a Fabiana denudata, la especie más grácil del género.

Tara macho (II 95) ¿K?, ¿Q?, ¿A?, E. Fabiana ramulosa, la especie más grande y abundante del género. Ver tara hembra.

Tarakoba (II 38) ¿K?, ¿Q?, ¿A? Ver tara hembra y koba.

Taratara (II 94) ¿K?, ¿Q?, ¿A? Ver tara hembra.

Tarita (II 94) ¿K?, ¿Q?, ¿A? E. Diminutivo castellanizado de tara para la especie más grácil de Fabiana, F. denudata, llamada también tara hembra.

de burro (I 11, 34) E. Símil con otra planta, el , por el color de la infusión que proporcionan varias plantas distintas.Té, del chino tscha, pronunciado en ciertas provincias te. Arbusto del Extremo Oriente de la familia de las Teáceas, la hoja de este arbusto, seca, arrollada se sirve en infusión como bebida estimulante, estomacal y alimenticia (DRAE: 1949).

Tik'illa (I 69) Q. Nombre asignado en Pica a un cojín altoandino, Urbania pappigera. Tikil Tikil, más propiamente, tikilltikill, quechua. Cierta planta usada por los herbolarios (Li: 973).

Tikilla (I 46) Q. Nombre asignado en Pica a un cojín altoandino, Frankenia triandra . Ver tik'illa.

Tola (I 27; II 36) Q, A. Nombre genérico para la forma de vida arbustos. Las clases son distinguidas por el tamaño, color, hábitat, usos y otros atributos. Ttola, planta sudamericana (JC: 571). Ttola, quechua, árboles que se llaman tola, que sirven de leña y todo el año está verde (Gi 484). Tola, América Meridional, nombre de diferentes especies de arbustos de la familia de las compuestas, que crecen en las laderas de la cordillera (DRAE: 1989). Ttola, planta sudamericana (JC: 571). Ttola, quechua, árboles que se llaman tola, que sirven de leña y todo el año está verde (Gi 484). Tola, voz quechua, se refiere según el Dr. Reiche (Geografía Botánica) al hábito, más que a caracteres sistemáticos, de un grupo de arbustos xerófilos del extremo norte (M: 105).

Tola del campo (II 94) Q, A, E. Ver tola.

Tola jiro (II 35) Q, A. Ver tola y qiroqiro.

Tola lejía (II 25) Q, A, E. Ver tola y lejía.

Tola limón (II 23, 25, 41) Q, A, E. Ver tola.

Tola macho (II 36) Q, A, E. Ver tola.

Tola negra (II 34) Q, A, E. Ver tola.

Tola oqe (II 27) A, Q. El nombre significa arbusto plomo, nombre asignado a los arbustos del tolar, de tallos y hojas, frecuentemente, plomizas.Ver oqet'ola.

Tola qiro (II 35) Q, A. Ver tola y qiroqiro.

Tola romero (II 34) Q, A, E. Ver tola y romero.

Tola uma (II 36) Q, A. Ver umatola.

Tola verde (II 35) Q, A, E. Ver tola.

Tolita (II 94) Q, A, E. Tolita, diminutivo castellano de tola.

Tolita ploma (II 45) Q, A, E. Ver tolita y oqet'ola.

Tolle (II 63) A, Q. Nombre propio de Frankenia triandra. Ttullu, aymara, la nuez de la garganta. Tullu, quechua, alude a lo delgado y, en segundo lugar, a sin fuerza (GH (1): 345-346).

Topotopito (II 89) A, E. Nombre asignado a Ranunculus uniflorus fma. boliviana en Ollagüe, por la forma de tupu (prendedor) de sus hojitas. En aymara, picchi, el topo chiquito con que prenden su manto por delante las mujeres (B (2): 268).

Topotopo (II 88) A. Ver topotopito.

Totora (I 67) Q, A. Nombre genérico asignado a distintas especies de Ciperáceas y palustres de familias afines. Tutura, quechua, corresponde a Scirpus californicus, S. riparius, Typha angustifolia (M: 65; Gi 125). T'otora, de tallo vacío (C: 296). Totora, aymara, junco; yerba que dan a las bestias (B (2): 359). Totora, del quechua tutura, especie de enea o espadaña que se cría en terrenos pantanosos o húmedos (DRAE: 2002). T'utura, maleza de los cultivos que sirve de alimento al ganado (Ba: 131).

Tulmatulma (II 31) Q. En Ollagüe, especies de Gnaphalium, plantas medicinales llamadas también viravira. Tullma, quechua, parásito de un árbol, de flores amarillas, sirve de remedio contra la irritación (Pe (2):174). Cierta planta usada en medicina casera (Li:981).

Tume (II 10) A, Q, K. Nombre propio de Ephedra breana en el Loa Superior y zonas aledañas, planta llamada pingopingo en otras regiones andinas. El nombre podría ser kunza y aludir a los frutos comestibles. K'ummi, kunza, tuna (Sch: 33). Tumi, aymara, cuchillo de los indios, al modo de aquel que usan los zapateros (B (2): 364). Tumi, quechua, cuchillo de cobre, podía servir de cuchillo ritual o para cortar el cuero en zapatería (Pe (2): 175).

Tumetume (II 9) A, Q, K. Ver tume.

Tuna (II 16) O. Tuna y tunilla son nombres para el fruto de varias Cactáceas. De tuna, palabra de origen taíno. Fruto del candelabro, planta Cactácea (DRAE: 2038). Voz caribe que designa en Chile a una Cactácea cultivada (Opuntia vulgaris Hill.), juntamente con su fruto comestible (M: 94). La palabra tuna debe ser de origen antillano, es la única con que se designa la especie Opuntia ficus-indica, en América del Sur. Su localidad tipo es América tropical. Cultivada en muchos países. El nombre, de origen haitiano, fue propagado por los conquistadores (Ca: 174).

Tunilla (II 16) E, O. Diminutivo castellanizado de tuna.

Tuputupu (II 75) A. Las pequeñas hojas redondas de las especies de Ranunculus son evocadas con el nombre topo. En aymara, picchi, el topo chiquito con que prenden su manto por delante las mujeres (B (2): 268).

Tuska (I 54) A. Ver tuskatuska.

Tuskatuska (I 54; II 96) A. El nombre parece aludir al olor de hierbas como Phacelia setigera y Nicotiana longibracteata. En aymara, thujsa, fétido, que huele mal, pestilencia (DL: 159).

Umajajayre (I 55) A, Q. El nombre significa jayre de agua y designa a un diminuto helecho acuático, Azolla filiculoides. En aymara, uma, agua (DL: 185); (B (2): 374). Para jayre, Probablemente, las acepciones quechua-aymaras citadas se refieren al diminuto tamaño de este helechito. Hayri, brevemente (GH (1): 158). Hari, aymara, dificultosamente (B (2): 122). Jayri, aymara, tiempo de conjunción de la luna, cuando no aparece la luna (B: (2): 127), (DL: 72).

Umalawa (II 36) A. El nombre significa leña de agua. En aymara, lawa es leña, nombre genérico para la forma de vida de leñosa. En aymara, lahua leña para quemar, casi todas son matas y no árboles grandes, y a todas llaman lahua, especificándolas por el nombre particular como mutu lahua, sopo lahua, aunque esto no es en todo rigor (B (2): 185). Para uma ver umat'ula.

Umatola (II 36) A, Q. Ver umat'ula.

Umat'ula (I 28) A, Q. El nombre significa tola de agua y es específico para el arbusto Parastrephia lucida, que crece siempre en lugares húmedos. En aymara, uma, agua (B (2): 374). T'ula variante de tola.

Umatula (II 36) A, Q. Ver umat'ula.

Unquillo (II 79) E. Derivado de junquillo, nombre etnogenérico para especies del género Juncus. Junquillo, derivado el castellano junco. Junquillo, español, nombre dado a varias especies del género Juncus (M: 67). Junquillo, español, de junco (del latín Juncus) (DRAE: 775).

Vega (II 30, 89) E. Concepto colectivo referido a plantas de humedales. Vega, del ibérico vaica. Parte de tierra, baja, llana y fértil. En Chile, terreno muy húmedo (DRAE: 2065).

Vega chipichipi (II 89) E, ¿Q?, ¿A? Nombre de Ranunculus uniflorus fma. boliviana en Ollagüe. Las acepciones que se citan no parecen guardar relación con la planta. Cchiphikh cchiphikhtatha, aymara, pestañear mucho (B (2): 87). Chhipic ñiñi, quechua, cerrar los ojos al tiro, o de golpe, o pestañear (GH (1): 112).Ver vega.

Vega qoña (II 53) E, A. Nombre de Scirpus deserticola, el cojín suave o blando de los bofedales, en contraste con el pako, Oxychloe andina, de hojas punzantes. Qhoña, aymara, vellosidad suave; vello, pelo suave y corto (DL (1): 141). Ver vega.

Vega suave (II 20, 53) E. Ver vega qoña.

Vega tokare (II 89) E, ¿Q?, ¿A? Nombre de Ranunculus uniflorus fma. boliviana en Ollagüe. Las acepciones que se citan no parecen guardar relación con la planta. En quechua, tokara, "como tokra". Tokra, árbol y ceniza del mismo que entra en la llipta. La descripción hace sinónimos los conceptos de llipta y tokra (Pe (2): 173). Ver vega.

Veguita (II 12, 53) E. Diminutivo de vega.

Vicho (I 50) A, Q. Variante de ichu.

Viravira (I 26; II 31) Q. Nombre genérico para especies de Compuestas cubiertas de tomento blanquecino, como Gnaphalium, Gamochaeta, Belloa, Coniza. En quechua, vira, manteca o cosa gorda (R (1): 87; GH: 353). Wira, quechua, sebo, grasa, gordura, manteca, sustancia sebácea (Li: 1159). Wira wira, quechua, terciopelina. Planta Compuesta, balsamina, de hojas delgadas, peludas y blanquizcas, con flores amarillas. Uso como materia médica doméstica (Li: 1160). Wira wira, remedio para el costado (Pe (2): 194). Vira vira, expresión peruana (Gnaphalium viravira Mol.), además llamado bálsamo del campo y yerba de la vida, planta envuelta enteramente en un vello blanquizco-lanudo. Tiene propiedades medicinales curativas de las heridas e interiormente en tisanas expectorantes, sudoríficas y febrífugas (M: 11). Viravira, nombre vulgar de una yerba lanuda, medicinal (Gnaphalium vira vira). Por ser famosa vulneraria y febrífuga se llama también yerba de la vida. Huira- huira, muy gordo; nombre de una planta de la sierra que forma una mata baja de hojas gruesas y cubierta de una pelusa blanca cuya infusión se emplea como remedio contra los catarros pulmonares (L: 769). En Perú, distintas especies de Gnaphalium reciben nombres como huira huayo, huira-huira, vira-vira (SO: 142).

Wailawaila (I 36) M. Ver bailahuén.

Waji (II 39, 100) A, Q. Nombre asiganado a varias especies pequeñas altoandinas medicinales de los géneros Perezia y Valeriana. Huakhi, aymara, yerba que trepa como hiedra, y la forma como romaza, y buena contra frialdades (B (2): 144). Wahi, quechua, cierta enredadera de las montañas, de uso medicinal (Li: 1074). Aunque las descripciones parecen corresponder a una especie de la vertiente oriental de los Andes, Lira agrega que también hay wahi de puna. Tiene su servicio (Li: 150).

Wanti (I 36) Q, A. Es muy oscuro el significado de este nombre para una roseta común de los desiertos andinos, Trichocline caulescens. ¿Será remedio contra la sífilis? Huanti, quechua, bubas (GH(1): 178). Wanthi, aymara. Sífilis, enfermedad infecciosa y contagiosa (DL (1):169).

Warijanki (I 69) A, Q. Nombre binomial que significa el anki de la vicuña. En aymara, huari, vicuña, animal salvaje (B (2):151). Para janki ver anki.

Warillach'u (I 37) A, Q. Nombre binomial que significa el llach'u (pasto) de la vicuña. Para wari, ver warijanki. Ver llach'u.

Wariñuño (I 54; II 77) A, Q. Nombre binomial que significa teta de la vicuña y se asigna a especies de Phacelia que crecen en el piso altoandino, donde habita la vicuña. Para wari ver warijanki. En aymara, ñuñu el pecho, y también la leche que de él sale (B (2): 237; DT: 45). En quechua, ñuñu, ubre, leche (R: 65); ñuñu, seno, teta, tetilla, ubre, leche que sale de la teta o ubre (C: 97); ñuño idem (DT:45).

Wariparpa (II 46) A. Parpa es el nombre asignado a algunas especies de Senecio de tallos rojizos, sería parpa de la vicuña. Ver warijanki y wilaparpa.

Watakai (I 34) Q. El nombre alude, probablemente, a su uso como condimento de las comidas de Tagetes multiflora. Watakai, quechua, hierba medicinal, se come en merienda y se prepara con calabaza y ají molido (Pe (2): 191). En Bolivia, el suico o wakatay es Tagetes graveolens, usado como condimento (Ca: 97).

Waylla (I 48; II 67) Q, A. Este es el nombre de la enorme paja de humedales, Deyeuxia eminens. Huaylla, aymara, hicho largo y blando con que cubren las casas (B (1): 156). Hicho aún mayor que el que llaman orco sucuya, con el que cubren las casas (B (2): 130). Huaylla, quechua, el prado verde no agostado, o el buen pasto (GH (1): 192). Waylla, quechua, pastizal, prado (C: 163).

Weylla (I 48) Q, A. Ver waylla.

Wicho (I 50) A, Q. Ver ichu.

Wilaparpa (II 43) Q, A. El nombre alude a los tallos rojo intenso de Senecio dryophylllus. En aymara, vila, la sangre (B (2): 385), también se refiere al color rojo (B (2): 239). En quechua, vila api, color anaranjado (GH (1): 351). Parpa, probablemente alude también al tono rojizo de los tallos. En aymara, pparppa, barro colorado que echan en los cimientos, o en el suelo de las casas (B (2): 261). Parpa, médula (DL: 252).

Wilaparpa macho (II 43) Q, A, E. Ver wilaparpa.

Wirawira (I 31) Q. Ver viravira.

Yareta (I 7; II 11) Q, A. Nombre propio del cojín más conspicuo de los Andes de Chile, Azorella compacta. Del quechua yarita, (Li: 1184). Yarita, yareta, quechua, vegetal punero, que es una hierba forrajera de primera clase para el ganado alpacunero. Se emplea como un excelente combustible en la cocina arequipeña. Es barbarismo decir llareta (Li: 1184). Yareta, yaretilla, voces americanas de procedencia discutida (M: 98). Yarita, aymara, resina de la puna (B(1): 412). Llareta, nombre vulgar de varias Umbelíferas de la cordillera en cojines (L: 447). Llareta, el estiércol de carneros de la tierra (llamas) que se usa para combustible. La yareta es un excelente combustible, el único que se usa en la puna de Atacama, lo que puede explicar la definición anterior (L: 880). Llareta, planta de Chile de la familia de las Umbelíferas, de hojas sencillas, enteras y oblongas: destila de su tallo una resina transparente de olor agradable, que se usa como estimulante estomacal, y también para curar heridas (DRAE: 1280).

Yaretilla (I 16, 69; II 21, 63). Q, A, E. Diminutivo de yareta y usado para designar cojines blandos y pequeños de distintos grupos taxonómicos (Pycnophyllum, Sarcocornia, Frankenia, etc.). Ver yareta.

Yaretilla chica (I 16) Q, A, E. Ver yaretilla.

Yaretilla de agua (II 63) Q, A, E. Hace alusión al hábitat de la especie. Ver yaretilla.

Yaretilla de la vega (II 59) Q, A, E. Hace alusión al hábitat de la especie. Ver yaretilla.

Yoyo (II 1) A. Nombre de la cianobacteria Nostoc, en Ollagüe, posiblemente aludiendo a su carácter comestible. Yoyo, aymara, planta acuática comestible (A: 607). Ver también yuyo.

Yunquillo (II 79) E. Del español junquillo, ver unquillo.

Yuyo (II 58) A, Q, K. En los Andes del norte de Chile, yuyo es un nombre genérico para hierbas ruderales del género Chenopodium. Yuyu, quechua y aymara, hojas y tallos verdes y tiernos del nabo (C: 169, B: 208). Yuyo, kunza, variedad de quinoa, llamada también sacksaholor (V: 29); dícese también de otra planta comestible parecida al bledo español (V: 36). Llullu, quechua, tierno, tubérculo no maduro (Ba: 113). Yuyu, quechua, bledo, hojas tiernas, comestibles, de la quinoa (Ba: 121). Yuyo, quechua, denominación dada a Brassica rapa L., maleza comestible (M: 80). En Argentina, Chile y Uruguay, yerbajo, hierba inútil. En Perú, hierbas tiernas comestibles (DRAE: 2118). En aymara, yuyu, hortaliza (B (1): 341). También yerbas de comer cocidas (B (1): 472).

Zapatilla (II 92) E. El nombre es genérico y alude a la forma de zapato de la corola de las especies de Calceolaria. Zapatilla, derivada de zapata. Zapato ligero y de suela muy delgada (DRAE: 2124). En Perú, diversas especies medicinales del género Calceolaria se llaman también sapatilla y variantes como, ayac-sapatilla, ñuttusapatilla, pampa sapatilla (SO: 56).

Agradecimientos: Se agradece la paciencia y valiosa información de las siguientes personas entrevistadas en el Oasis de Pica: Eleodora Moscoso, Agustín Vilca, Silvia Aguirre, Eduarda Castro, Simón Moscoso, Eriberto Lázaro, Ana Moscoso, Mario Moscoso, Marcelo Moscoso, Ricardo Moscoso, Alejandrina Moscoso, Raimunda Mamani, Néstor Moscoso, Narciso Mamani, Anastasia Mamani y Maximiliano Mamani. Para el territorio de Ollagüe, se agradece la gentil cooperación de: Marino Gabriel, Agustín Gabriel, Juana Moscoso, Carmela Urrelo, Felisa Yucra, Valentina Bello y Leocadio Nina. Se agradece también la colaboración, en el terreno y en la transcripción de las grabaciones, de las estudiantes de biología Srtas. Fernanda Salinas y Ana León. Un agradecimiento especial al arquitecto Fernando Maldonado por su apoyo logístico en terreno, fotografía y la confección del mapa. También se agradece la gentileza del geógrafo Alejandro Marín (CONAMA) que hizo posible el acceso al Estudio de Impacto Ambiental Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi SCM; y a los carabineros de Retén de Central Chapiquiña dotación enero del 2000, que nos apoyaron en la colecta de algunas especies. Por último agradecemos en forma muy destacada al Prof. Clodomiro Marticorena, de la Universidad de Concepción, por su ayuda y determinación taxonómica de varias importantes especies. Este trabajo fue financiado con el Proyecto Fondecyt 1970908 (Castro, Villagrán y Sánchez).

Referencias Citadas         [ Links ]

Albó, J. 1988 Raíces de América. El Mundo Aymara. Alianza Editorial. Madrid.         [ Links ]

Aldunate C., J.J. Armesto, V. Castro y C. Villagrán 1981 Estudio etnobotánico en una comunidad precordillerana de Antofagasta: Toconce. Boletín Museo Nacional de Historia Natural 38:183-223.         [ Links ]

Alonso, M. 1981 Diccionario del Español Moderno. Aguilar, Madrid.         [ Links ]

Ballón, E., R. Cerrón-Palomino y E. Chambi 1992 Vocabulario Razonado de la Actividad Agraria Andina. Centro Bartolomé de las Casas, Cuzco.         [ Links ]

Anónimo 1603 Gramática y Vocabulario en la Lengua General del Perú Llamada Quichua y en la Lengua Española. Clemente Hidalgo Imp., Sevilla.         [ Links ]

Berenguer, J., V. Castro, F. Plaza y L. Rodríguez 1973 Algunos problemas derivados del análisis de los censos generales de población (1907-1970). Departamento del Loa. Provincia de Antofagasta. Ponencia presentada en el I Congreso del Hombre Andino. Arica, Iquique, Antofagasta. Manuscrito en posesión de los autores.         [ Links ]

Bertonio, L. 1984 [1612] Vocabulario de la Lengua Aymara. Ediciones Ceres, Cochabamba.         [ Links ]

Bittmann, B. 1988 Recursos y supervivencia en el desierto de Atacama. En Recursos Naturales Andinos, editado por Shozo Masuda, pp. 153-208. Universidad de Tokio.         [ Links ]

Brendbekken, M. 1998 Hablando con la Mata. Instituto de Medicina Dominicana. Editora Búho, Santo Domingo.         [ Links ]

Caballero J., A. Casas, L. Cortés y C. Mapes 2001 Patrones de conocimiento, uso y manejo de plantas en pueblos indígenas de México. Estudios Atacameños 16: 197- 2002.         [ Links ]

Cárdenas, M. 1989 Manual de Plantas Económicas de Bolivia. Los Amigos del Libro, La Paz-Cochabamba.         [ Links ]

Castro M., C. Villagrán y M.T. Kalin Arroyo 1982 Estudio Etnobotánico en la Precordillera y Altiplano de los Andes del Norte de Chile (18-19°S). En El Hombre y los Ecosistemas de Montañas, II, editado por UNESCO, pp. 133-199 M. Rostlac, Montevideo, Uruguay.         [ Links ]

Castro, V. 1986 An approach to the Andean ethnozoology: Toconce. En Cultural Attitudes to Animals 2:1-17. Allen & Unwin, Londres.         [ Links ]

Castro, V., C. Aldunate y J. Berenguer 1984 Orígenes altiplánicos de la fase Toconce. Estudios Atacameños 7: 209-236.         [ Links ]

Castro, V. y J.L. Martínez 1996 Poblaciones indígenas de la Provincia de El Loa. En Culturas de Chile. Vol. II Etnografía, editado por J. Hidalgo, V. Schiappacasse, H. Niemeyer, C. Aldunate y P. Mege, pp. 69-109. Editorial Andrés Bello, Santiago.         [ Links ]

Cereceda, V. 1978 Sémiologie des tissus andins: les talegas d'Isluga. Annales Economies Societés et Civilisations 5-6: 1017-1035. París.         [ Links ]

Corominas, J. 1973 Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana. Ed. Gredos S.A., Madrid, España.         [ Links ]

Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi Scm. 1995 Estudio de Impacto Ambiental Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi SCM. Iquique. Manuscrito en posesión de CONAMA.         [ Links ]

Cusihuamán, A. 1976 Diccionario Quechua: Cuzco-Collao. Ministerio de Educación/Instituto de Estudios Peruanos, Lima.         [ Links ]

De Lucca, M. 1987 Diccionario Práctico Aymara-Español, Español-Aymara. Editorial Los Amigos del Libro, La Paz.         [ Links ]

Délano, P. 1982 Aspectos Socioeconómicos de una Comunidad del Norte Grande: Caspana. Tesis de Licenciatura, Departamento de Antropología Social, Universidad de Chile.         [ Links ]

Editorial Mercurio 1981 Manual Trilingüe de Aymará Quechua y Español. Lima, Perú.         [ Links ]

Editorial Mercurio 1981 Manual de la Lengua Quechua al Español. Lima.         [ Links ]

Flores Ochoa, J. 1994 Pastoreo andino contemporáneo. En Oro de los Andes: las Llamas, Alpacas, Vicuñas y Guanacos de Sudamérica. Editado por J. Blassi, pp. 101-129. Teknocrom, Barcelona.         [ Links ]

Gavilán, V. 1996 Mujeres y Hombres en Isluga y Cariquima. Una Aproximación desde las Relaciones del Género entre los Aymaras del Norte de Chile. Programa de Antropología, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Quito. Manuscrito en posesión de los autores.         [ Links ]

Girault, L. 1987 Kallawaya Curanderos Itinerantes de los Andes. Imprenta Quipus, La Paz.         [ Links ]

Gisbert, T., S. Arze y M. Cajías 1987 Arte Textil y Mundo Andino. Editores Gisbert y Cía. S.A, La Paz.         [ Links ]

González, H. y V. Gavilán 1990 Cultura e identidad étnica entre los aymaras chilenos. Chungara 24-25:145-158.         [ Links ]

González, H. y H. Gundermann 1991 Campesinos y aymaras en el Norte de Chile. Serie Documentos de Trabajo, Tercera edición. Taller de Estudios Aymara, Arica.         [ Links ]

González, H., H. Gundermann y R. Rojas 1993 Diagnóstico y estrategia de desarrollo campesino en la I Región de Tarapacá. Corporación Norte Grande. Taller de Estudios Aymara, Arica.         [ Links ]

González-Holguín, D. 1952 [1608] Vocabulario de la Lengua General de todo el Perú Llamada Lengua Quechua o del Inca. Libro Primero: quechua-español: 1-374. Libro Segundo: español-quechua: 375-695. Imprenta Santa María, Lima.         [ Links ]

Grosjean, M. 1994 Paleohydrology of the Laguna Lejia (north Chilean altiplano) and climatic implications for late-glacial times. Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology 109: 89-100.         [ Links ]

Grosjean, M. y L. Núñez 1994 Lateglacial, Early and Middle Holocene environments, human occupation, and resource use in the Atacama (Northern Chile). Geoarchaeology 9:271-286.         [ Links ]

Gundermann, H. 1984 Ganadería Aymara, ecología y forrajes: Evaluación regional de una actividad productiva andina. Chungara 12: 99-124.         [ Links ]

1986 Comunidades ganaderas, mercado y diferenciación interna en el altiplano chileno. Chungara 1617:233-250.         [ Links ]

Lehnert, R. 1994 Diccionario Toponimia Kunza. Norprint, Antofagasta.         [ Links ]

Lenz, R. 1910 Diccionario Etimológico de las Voces Chilenas Derivadas de Lenguas Indígenas Americanas, editado por M. Ferreccio. Imprenta Universitaria, Santiago.         [ Links ]

Lira, J. 1945 Diccionario Kechuwa-Español. Publicación 369, Instituto de Historia, Lingüística y Folklore, Universidad Nacional de Tucumán, Tucumán.         [ Links ]

Lynch, T. y L. Núñez 1994 Nuevas evidencias inkas entre Kollahuasi y Río frío (I y II Regiones de Chile). Estudios Atacameños 11:145-164.         [ Links ]

Martínez, G. 1975 Introducción a Isluga. Universidad de Chile, Iquique.         [ Links ]

Martínez, J. L. 1998 Pueblos del Chañar y el Algarrobo. Los Atacamas en el Siglo XVII. Ediciones de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Santiago.         [ Links ]

Morales, H. 1997 Pastores Trashumantes al Fin del Mundo. Un Enfoque Cultural de la Tecnología: en una Comunidad Andina de Pastores. Memoria de Titulo. Departamento de Antropología, Universidad de Chile.         [ Links ]

Mösbach, E.W. 1992 Botánica Indígena de Chile. Editado por C. Aldunate y C. Villagrán. Editorial Andrés Bello, Santiago.         [ Links ]

Mostny, G. 1954 Peine, un pueblo Atacameño. Publicación del Instituto de Geografía de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile 4:3-170.         [ Links ]

Munizaga, C. y H. Gunckel 1958 Notas Etnobotánicas del Pueblo Atacameño de Socaire. Publicaciones del Centro de Estudios Antropológicos 5:7-53.         [ Links ]

Núñez, L. 1984 Tráfico de Complementariedad de Recursos entre las Tierras Altas y el Pacífico en el área Centro Sur Andina. Tesis Doctoral. Departamento de Antropología, Universidad de Tokio.         [ Links ]

Núñez, L. y T. Dillehay 1978 Movilidad Giratoria, Armonía Social y Desarrollo en los Andes Meridionales: Patrones de Tráfico e Interacción Económica. Ediciones Universidad del Norte, Antofagasta.         [ Links ]

Pestalozzi H. y M.A. Torrez 1998 Flora Ilustrada Altoandina. Herbario Nacional de Bolivia- Herbario Forestal Nacional "Martín Cárdenas". M & C Editores, Cochabamba.         [ Links ]

Plath, O. 1968 Folklore y Arte Popular de Pica y Matilla. Imprenta Dpto. de Extensión Universitaria y Acción Social Universidad de Chile, Santiago.         [ Links ]

Platt, T. 1976 Espejos y Maíz: Temas de la Estructura Simbólica Andina. CIPCA, La Paz.         [ Links ]

Perroud, C. 1970 Diccionario Español Kechwa Español. Talleres Gráficos de Iberia, Lima.         [ Links ]

Provoste, P. 1976 Etnia y Comunidad. Antecedentes de la Estructura Socioeconómica de Isluga. Memoria de título, Departamento de Sociología, Universidad del Norte.         [ Links ]

Real Academia Española 1970 y 1992 Diccionario de la Lengua Española. Editorial Espasa-Calpe, Madrid.         [ Links ]

Ricardo, A. 1951 [1586] Vocabulario y Phrasis en la Lengua General de los Indios del Perú llamada quechua. Ediciones del Instituto de Historia, Lima.         [ Links ]

Risopatrón, L. 1924 Diccionario Jeográfico de Chile. Imprenta Universitaria, Santiago.         [ Links ]

Romo, M. 1998 Percepción y Representación del Ambiente en un Grupo de Pastores. Memoria de título, Departamento de Antropología, Universidad de Chile.         [ Links ]

Romo, M., V. Castro, C. Villagrán y C. Latorre 1999 La transición entre las tradiciones del desierto y las quebradas altas del Loa Superior: Etnobotánica del Valle del Río Grande, II Región, Chile. Chungara 31(2):319-360.         [ Links ]

Sanhueza, C. 1992 Tráfico caravanero y arriería colonial en el siglo XVI. Estudios Atacameños 10:168-182.         [ Links ]

Santo Tomás, Fr. D. 1951 [1560] Lexicon o Vocabulario de la Lengua General del Perú. Edición del Instituto de Historia, Imprenta Santa María. Lima.         [ Links ]

Serracino, G., R. Stehberg y G. Libermann 1974 Informe Etnobotánico de Guatin (San Pedro de Atacama). Antropología Nueva Época 1:55-65.         [ Links ]

Schuller, R. 1908 Vocabulario y Nuevos Materiales para el Estudio de la Lengua de los Indios Lican - antai (atacameños) - Calchaquí. Editado por F. Becerra. Tomo II. Imprenta Cervantes, Santiago.         [ Links ]

Soukup, J. 1970 Vocabulario de los Nombres Vulgares de la Flora Peruana y Catálogo de los Géneros. Editorial Salesiana, Lima, Perú.         [ Links ]

Vaïsse, E., F. Hoyos y A. Echeverría 1896 Glosario de la Lengua Atacameña. Imprenta Cervantes, Santiago.         [ Links ]

Van Kessel, J. 1996 Los aymaras contemporáneos de Chile. En Culturas de Chile. Vol. II Etnografía, editado por J. Hidalgo, V. Schiappacasse, H. Niemeyer, C. Aldunate y P. Mege, pp.47-67. Editorial Andrés Bello, Santiago.         [ Links ]

Villagrán, C. y V. Castro 1997 Etnobotánica y manejo ganadero de las vegas, bofedales y quebradas en el Loa superior, Andes de Antofagasta, Segunda Región, Chile. Chungara 29 (2):275-304.         [ Links ]

Villagrán, C., V. Castro, G. Sánchez, F. Hinojosa y C. Latorre 1999 La tradición altiplánica: estudio etnobotánico en los Andes de Iquique, Primera Región, Chile. Chungara 31(1): 81-186.         [ Links ]

Villagrán, C., V. Castro y G. Sánchez 2001aEtnobotánica y percepción del paisaje en Caspana (Provincia de El Loa, Región de Antofagasta, Chile): ¿Una cuña atacameña en el Loa Superior? Estudios Atacameños 16:107-179.         [ Links ]

Villagrán, C., V. Castro, G. Sánchez, M. Romo, C. Latorre y F. Hinojosa 2001bLa tradición surandina del desierto: Etnobotánica del área del Salar de Atacama (Provincia de El Loa, Región de Antofagasta, Chile). Estudios Atacameños 16:7-105.         [ Links ]

Villagrán C., V. Castro y M. Romo 2003 Diccionario etimológico de los nombres de las plantas andinas del norte de Chile. Manuscrito en posesión de los autores.         [ Links ]

Villaseca, M. 1998 Percepción y Desecación. Estudio Exploratorio en una Comunidad del Alto Loa. (Fondecyt 1970908). Informe de Práctica profesional. Departamento de Antropología, Universidad de Chile.         [ Links ]

Yacoleff E. y F. Herrera 1935 El mundo vegetal de los antiguos peruanos. Revista del Museo Nacional de Lima 3(3):243- 322, 4(1):31-102.         [ Links ]

Notas

1 Lliptta, quechua, panecillos de ceniza quero (un árbol) para comer coca (GH (1): 214). Llipta, quechua, panecillo de ceniza que sirve de excitante para mascar la coca; esta preparación consigue una mayor liberación de la cocaína por la cal que contiene. Se prepara la llipta con ceniza de kinwa, árbol y cal (Pe (2): 98).

2 Misti de misqui, quechua, miel o cosa sabrosa (Ricardo 1951).

3 Quecha de queuchaña, lanzadera con que se teje (Gisbert 1987).

4 Aija, trozo de caña de un metro que sujeta la trama (Plath 1968), seguramente de aajachaña, aymara, el palo que meten dentro de la urdimbre para que no se enmarañe (Gisbert 1987).

5 Chululo, roedor, de acuerdo a Rothman (Castro 1986) corresponde a Ctenomys robustus, el chululo de los tolares, y Ctenomys opimus la especie de los pajonales.


* Laboratorio de Palinología, Departamento de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad de Chile, Las Palmeras 3425, Casilla 653, Santiago, Chile. cvillagr@uchile.cl

** Departamento de Nutrición Pública, Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos, Universidad de Chile, José Pedro Alessandri 5540, Macul, Casilla 138-11, Santiago, Chile. mromo@uec.inta.uchile.cl

*** Departamento de Antropología, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile, Casilla 10115, Santiago, Chile. vcastro@uchile.cl

Recibido: julio 2001. Aceptado: abril 2003.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons