SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.33 número2EL SENTIDO DE LA MUERTE EN LA COSMOVISIÓN ANDINA: EL CASO DE LOS VALLES ANDINOS DE COCHABAMBAINVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS DE ALTA MONTAÑA EN EL SUR DEL PERÚ índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Chungará (Arica)

versión On-line ISSN 0717-7356

Chungará (Arica) v.33 n.2 Arica jul. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562001000200013 

LA CAPACOCHA DEL NEVADO DE CHAÑI
UNA APROXIMACION PRELIMINAR DESDE LA ARQUEOLOGIA

María Constanza Ceruti*

*Universidad de Buenos Aires, Instituto Interdisciplinario Tilcara, Belgrano 445 (4624), Tilcara,Provincia de Jujuy, Argentina. E-mail: constanzaceruti@hotmail.com.

El Nevado de Chañi (5.896 m.s.n.m.) se encuentra situado en la Cordillera Oriental andina, entre las provincias de Salta y Jujuy, al Norte del actual territorio argentino. En 1905, en el marco de una campaña militar, se recuperó de las alturas del Chañi una momia infantil con ajuar textil, que fuera ulteriormente entregada al Museo Etnográfico de Buenos Aires. Las campañas de prospección realizadas por la autora en el Nevado de Chañi en Octubre de 1996 y Diciembre de 1997 permitieron el relevamiento de la arquitectura del santuario de la cumbre, estaciones intermedias y campamento-base de dicho complejo ceremonial de altura; así como la recolección en superficie de materiales cerámicos y óseos, de abundantes fragmentos de madera de leña y cardón. Se ha procurado de este modo obtener datos que permitan inferir estrategias de utilización ritual y logística de la montaña, para comprender en mayor profundidad el contexto en el que fuera realizada la ceremonia incaica de ofrenda y sacrificio de la Capacocha.

Palabras claves: Santuario de altura, Capacocha, arquitectura ceremonial.

The Nevado de Chañi (5896 meters above sea level) is located in the eastern Andean Cordillera, between the Provinces of Salta and Jujuy, to the north of Argentine territory. In 1905, amidst a military campaign, an infant mummy with a textile wrapping was recovered from the heights of Nevado de Chañi and delivered to the Ethnographic Museum of Buenos Aires. The prospect campaigns, carried out by the author in the Nevado de Chañi in October of 1996 and December of 1997, permitted the discovery of the sanctuary architecture of the peak, intermediary stations and a base camp of said ceremonial complex as well as the surface collection of ceramic and bone materials, wood chip fragments and charcoal. Since, it has been attempted to obtain data that permit the inference of ritual use strategies and logistics of the mountains in times of Incan dominance in order to more fully understand the context in which the ceremony at Capacocha was performed.

Key words:Highland shrines, Capacocha, ceremonial architecture.

Materiales y Métodos

El objetivo de esta presentación es incorporar el aporte de la arqueología - desde un enfoque que privilegia el análisis de la evidencia arquitectónica - para la interpretación del contexto en el que fuera realizada una ceremonia incaica de Capacocha. Se abordará el caso del Nevado de Chañi (5896 msnm), en el Norte de Argentina, montaña que presenta un complejo ceremonial de altura incaico que fuera el escenario del sacrificio ritual de un niño. Las ofrendas y sacrificios humanos realizados hace cinco siglos en distintas cumbres andinas dentro del territorio conquistado por el imperio incaico, constituían una parte fundamental de la vida ceremonial andina, así como uno de los mecanismos más valiosos para la legitimación de la dominación ejercida por el Incanato sobre las etnías locales dominadas.

Los trabajos de gabinete realizados sobre los materiales extraídos del Nevado de Chañi en las colecciones del Museo Etnográfico de Buenos Aires, se limitaron a la documentación fotográfica de la momia y su ajuar y a la consulta bibliográfica para su descripción y caracterización.

Los trabajos de campo incluyeron una primera campaña de prospección y relevamiento arquitectónico de los diferentes sitios que conforman el complejo ceremonial de altura (en Octubre de 1996) y una segunda ascensión destinada a la recolección de materiales en superficie (en Diciembre de 1997). Se efectuó el levantamiento planimétrico de las construcciones, mediante brújula y cinta métrica; la documentación fotográfica de la arquitectura y el paisaje circundante; y se realizaron numerosas lecturas de latitud, longitud y altitud con G.P.S. (posicionador satelital). Los materiales recuperados se encuentran aún en etapa de análisis por parte de especialistas en cerámica, arqueofauna y recursos vegetales, por lo que los resultados no están disponibles para su publicación.

La momia del Chañi y su ajuar

"El infante llevaba puesta como vestidura una túnica o uncu, y una vincha de hilos torcidos ceñían su frente. Integraban el ajuar, además: un peine de caña, dos ponchos (uno rojo y otro arena), dos fajas de colores, una bolsa tejida y recubierta con plumas que contenía hojas de coca, dos pares de sandalias u ojotas correspondientes al pie del niño, un estuche de caña pirograbado y un disco de barro cocido que en su centro tiene una prominencia con perforación, para ser sostenido.

Las técnicas textiles empleadas son: faz de urdimbre, doble faz, falsa doble faz, tapicería por recubrimiento con plumas y obtenido por costura. En los colores se destacan el uso de los tonos naturales tostados. La decoración es franjeada y de damero. En las costuras y terminación de los bordes se observa la decidida intención de convertir un elemento imprescindible en factor de embellecimiento de la tela. Las prendas del ajuar corresponden a las que se hallaban en uso en el Período de los Incas" (Millán de Palavecino 1966: 82-83).

"Se trata de una momia de un infante de unos cinco años de edad, aproximadamente, cuyo sexo no se puede determinar. Su posición in situ debió ser vertical. Tiene la cabeza fuertemente inclinada sobre el pecho y la columna de la zona dorsal y cervical con una marcada incurvación hacia adelante. El brazo izquierdo flexionado con la mano tocando la cara y el derecho con el antebrazo formando un ángulo recto y con los dedos apretados sobre la palma. Las piernas flexionadas, formando un ángulo con el tórax. El pie izquierdo toca casi la región glutea. De la pierna derecha sólo se conserva el muslo. El cráneo, casi desprovisto de músculos, conserva únicamente la cara. Quedan restos de cabello, que es de color castaño bastante claro, posiblemente decolorado.

La momia se halla totalmente ennegrecida" (Patti de Martínez Soler 1966:85).

El Nevado de Chañi

El Nevado de Chañi, de 5896 msnm, se encuentra situado al sudoeste de la Quebrada de Humahuaca, en el límite entre los departamentos General Belgrano (Provincia de Jujuy) y Rosario de Lerma (Provincia de Salta), siendo la máxima elevación de la región.

Está formado por tres encadenamientos sucesivos, que se extienden en dirección Norte-Sur, separados entre sí por abras: al Norte, el denominado Chañi Chico; en el centro, el Chañi Grande, y al Sur, el Chañi Sur. El Chañi Grande es el conjunto de cumbres de mayor altura y visibilidad de todo el macizo, siendo la cumbre ubicada hacia el Oeste, la denominada "General Belgrano", la principal por su altitud (5896 msnm), y la única que puede ser alcanzada sin equipamiento especial para escalada en roca (Ceruti 1997b).

Resultados de las Campañas Arqueológicas de Prospeccion

A lo largo de la ruta de ascensión que recorre el filo occidental del Nevado de Chañi, se han identificado numerosas localizaciones arqueológicas. Se acompaña la descripción de las mismas con una tentativa adscripción funcional.

Santuario

En la cumbre principal y el filo cumbrero que a ella conduce, a partir de los 5800 msnm, gran parte del espacio ha sido artificialmente aterrazado, mediante la construcción de terrazas y plataformas con muros de contención. Las mismas facilitan la ascensión y la permanencia en una topografía sumamente abrupta, como es la de las cumbres de este nevado. Dichas construcciones, cuyo número supera la decena, no cumplen funciones logísticas (no sirven para brindar protección contra agentes atmosféricos). Su vinculación con actividades rituales está dada por su funcionalidad escenográfica y por su asociación con tiestos cerámicos, fragmentos óseos, trozos de madera de queñoa y de cardón. El material aparece en densidades considerables, disperso sobre las superficies de las plataformas, indicando así eventos de remoción antrópica; o debajo de los muros de contención, como consecuencia de procesos de arrastre y rodamiento. También se observaron localizaciones aisladas de material óseo y de fragmentos de leña.

Se describirán en detalle las dos plataformas ubicadas a mayor altura, por considerarse factible que las mismas hayan sido el contexto original del enterratorio excavado en 1905. Se encuentran ubicadas sobre la vertiente meridional del filo, a 14,7 m de distancia y a 80 m del promontorio cumbrero, a una altitud de 6000 msnm, según lectura de G.P.S. El espacio plano en el que se disponen las estructuras mide aproximadamente 20 m por 25 m. La plataforma inferior se ubica a 6,8 m de distancia y a 350 m de la plataforma superior, encontrándose en un desnivel de unos 3 m por debajo de aquella.

La terraza superior o plataforma con muro de contención, de planta sub-rectangular, se encuentra situada a pocos metros de la cumbre principal del Chañi. El muro de contención, orientado en dirección Norte-Sur, a 160 grados de desviación con respecto al Norte, tiene una longitud total de unos 5 m aproximadamente, curvándose 1,8 m hacia el Oeste en su extremo Norte. En su parte central se encuentra semi-derrumbado, quedando dividido en dos tramos de 2,6 y 2,4 m cada uno. Su extremo nororiental forma un ángulo recto con un muro de 3 m, que la separa de la terraza inferior, ubicada algunos metros más abajo. El muro de contención alcanza una altura externa de 1,15 m, siendo la interna de 0,9 m, y el ancho de 0,7 m aproximadamente. La estructura se encuentra rellenada con sedimento arenoso, aparentemente de considerable potencial estratigráfico, y exhibe en superficie material cerámico, óseo y vegetal (leña, cardón).

La terraza inferior es también una plataforma con muro de contención situada a pocos metros de la cumbre principal del Chañi, debajo de la plataforma o terraza superior. El muro de contención, orientado a 270 grados de desviación con respecto al Norte, tiene una longitud total de unos 4 m aproximadamente, curvándose su planta ligeramente hacia afuera. Está formado por bloques de regular tamaño, que cabe inferir seleccionados en la misma cumbre. Alcanza una altura externa de 0,8 m, y se encuentra rellenada con sedimento arenoso y cascajo hasta el tope de la altura del muro. En la superficie de dicha estructura cumbrera se observó dispersión de tiestos, material óseo, leña, y hasta pelo de camélido torzado (Ceruti 1997b).

Mirador

Se halla situado en la base del filo cumbrero, a 5790 msnm, en una pequeña abra donde se produce un angostamiento que lo separa del angosto filo que asciende hacia la precumbre divisoria de anfiteatros. Consta de un recinto de planta semicircular, de 3,4 m de apertura y 2 m de diámetro, detrás del cual existe un pequeño muro que delimita el espacio plano de la parte superior del filo. La altura del muro, que oscila entre 0,5 y 1 m, indica que la construcción pudo estar orientada a la protección contra el viento. Su emplazamiento, justo en la base del filo cumbrero, a partir de donde comienzan a detectarse las construcciones ceremoniales, sugiere que podría tratarse de una estación para descansar antes de penetrar al área sacralizada de la montaña. También podría haber cumplido algún tipo de función durante las ceremonias.

Estación o refugio del abra

Se halla situado sobre la suave pendiente de la vertiente occidental del filo, a 5448 msnm. Consta de dos estructuras contiguas de planta semi-rectangular, en las que se observa leña, tiestos y carbón en baja densidad.

Uno de los recintos, de planta rectangular, mide 6,2 m de lado mayor, y 5,6 m de base, encontrándose abierto hacia el Este y cerrado en su extremo Sur por un muro de 4,3 m que se curva hacia el interior. Sus muros dobles, de 0,7 m de ancho, alcanzan una altura de 1,1 m, si se mide desde el exterior, y de 0,9 m, contemplada desde el interior del recinto. La estructura contigua tiene una apariencia semejante a la de la descrita.

Campamento Base

Se encuentra a 4910 msnm, en el fondo de la pequeña quebrada que divide al filo occidental del nevado, y que conduce al abra. Se trata del tambo de "Jefatura de los Diablos", descrito por Jorge Fernández (1975) y referido por Beorchia Nigris (1987).

Está formado por numerosas estructuras arquitectónicas, la mayoría parcialmente reconstruídas, por haber sido empleadas como campamento minero, décadas atrás; y recientemente, como refugio para montañistas. Si bién no existe agua en las inmediaciones, ésta puede conseguirse a menos de una hora de camino; en cambio el emplazamiento ofrece bastante protección contra el viento, y demás agentes atmosféricos. Lo más destacable del sitio es la existencia, en las cercanías del refugio actual, de algunos tiestos cerámicos de estilos tardíos quebradeños, incaicos y puneños.

Camino de ascenso

La ruta de ascensión seguida, desde la base del cerro, por la vertiente Norte del filo occidental hasta el abra, y desde allí a la precumbre divisoria de anfiteatros, para luego ascender por el filo cumbrero hasta la máxima altura, se encuentra recorrida por una senda despejada y por tramos amojonada con piedras blancas o puntiagudas, junto a la cual se disponen todos los sitios anteriormente mencionados.

Discusión y Conclusiones

El Nevado de Chañi constituye uno de los santuarios de altura de mayor potencial para el desarrollo de ulteriores investigaciones en arqueología de alta montaña en el Noroeste argentino.

Los hallazgos revelan que las actividades rituales realizadas en este complejo ceremonial de altura habrían consistido en el sacrificio de llamas, la depositación de cerámica en calidad de ofrendas, la quema de algunos de los ítems depositados, y la ejecución de al menos un sacrificio humano. La víctima habría sido un niño de unos seis años de edad (Inés Baffi, comunicación personal). Los análisis de ADN efectuados sobre las muestras extraídas por Thomas Bessom no habrían permitido la determinación de sexo del individuo (Thomas Besom, comunicación personal).

Las evidencias arquitectónicas (plataformas aterrazadas con muros de contención), cerámicas y textiles convergen a señalar la filiación incaica del complejo ceremonial de alta montaña al cual nos referimos (Ceruti 1997a). Las características del individuo seleccionado como ofrenda sacrificial, así como las del ajuar acompañante, y la de las restantes evidencias artefactuales y ecofactuales son indicadores inequívocos de la realización de, al menos una ceremonia de Capacocha, en las alturas de este nevado.

Es posible que el público asistiera a las ceremonias realizadas por el selecto grupo de oficiantes, en las plataformas y terrazas, que constituirían espacios desnivelados y sacralizados, destinados a la acción del ritual. En relación a la cantidad de asistentes, el número de recintos en el campamento base sugiere que la concurrencia habría sido numerosa. Siendo la abrupta conformación de la cumbre poco apta para dar cabida a tanta gente, es posible que el aterrazamiento artificial de filo cumbrero fuese una solución a la necesidad de contar con espacios llanos.

La densidad del material hallado y la red relevada de sitios de funcionalidad logística (estaciones intermedias, campamento base), sumados al trazado de una senda que conduce a la cumbre, sugieren que el complejo ceremonial de altura habría sido objeto de reutilización periódica. Todo parece indicar que, durante la ocupación incaica, el Chañi funcionó como un centro de peregrinaje, al que confluían reiteradamente, en fechas predeterminadas, peregrinos procedentes de zonas cercanas y alejadas. De ahí la posibilidad de que algunas de las numerosas plataformas del santuario conserven todavía otros enterratorios, resultantes también de ceremonias de Capacocha como la que aquí se documenta.

Los datos que en este trabajo se han presentado son sólo preliminares. La dinámica de utilización ritual del Nevado de Chañi, sólo será comprendida en la medida en que futuras investigaciones en esta montaña permitan contrastar algunas de las formulaciones planteadas en base a esta exploración inicial, y que por el momento constituyen solamente hipótesis. Excavaciones sistemáticas, fechados radiocarbónicos, análisis arqueofaunísticos del material óseo, estudios de laboratorio sobre los fragmentos de cerámica encontrados, nuevos estudios sobre la momia, serán algunas de las vías para poder reconstruir más acertadamente la naturaleza de las actividades desarrolladas en tiempos pasados en el Chañi. Asimismo, será necesario ampliar el área de prospecciones hacia las restantes cumbres y filos accesibles de este extenso nevado, para descartar la posible existencia de otras instalaciones rituales o logísticas.

Recibido: noviembre 1999. Aceptado: diciembre 2000.

Referencias Citadas

Beorchia Nigris, A. 1987 El Enigma de los Santuarios Indígenas de Alta Montaña. U.N.S.J. San Juan.         [ Links ]

Ceruti, M.C. 1997a Arqueología de Alta Montaña. Salta.         [ Links ]

1997b La Sagrada Cumbre del Chañi: Los Incas y el Culto en las Alturas Vistos desde la Arqueología. Instituto Interdisciplinario Tilcara. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.         [ Links ]

Fernández, J. 1975 Arqueología del Nevado Chañi. Revista del CIADAM 2: 8-13.         [ Links ]

Millan de Palavecino, M.D. 1966 Descripción de Material Arqueológico Proveniente de Yacimientos de Alta Montaña en el Area de la Puna. Anales de Arqueología y Etnología 21: 81 - 99.         [ Links ]

Patti de Martinez Soler, J. 1966 Descripción Sumaria del Niño Naturalmente Momificado del Cerro Chañi. Anales de Arqueología y Etnología 21: 85.        [ Links ]