SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.33 número1PRESENCIA DE LA HOJA DE COCA EN EL AJUAR FUNERARIO DE TRES CEMENTERIOS DEL PERIODO TIWANAKU: AZ-140, AZ-6 y PLM-3DETERMINACIÓN TAXONÓMICA DE FRAGMENTOS DE MADERA DE CONTEXTO FUNERARIO DE LA CULTURA CHINCHORRO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Chungará (Arica)

versión On-line ISSN 0717-7356

Chungará (Arica) v.33 n.1 Arica ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562001000100023 

CESTERIA Y CORDELERÍA PARA LOS MUERTOS

Cecilia Pérez de Micou*

*Avenida Cabildo 2l9 50 B, 1426 Buenos Aires, Argentina. E-mail: ccperez@ba.net.
Recibido: mayo 1999. Aceptado: diciembre 2000.

Este trabajo está basado en el estudio de la Colección Doncellas del Museo Etnográfico de la Universidad de Buenos Aires. Está formada por los materiales exhumados en enterratorios de distinto tipo y consta de una gran variedad de artefactos textiles, cerámicos, líticos, de madera y vegetales flexibles. Estos últimos son los que dan origen a este trabajo.

Se analizan las técnicas involucradas en la confección y la formas recurrentes que se presentan así como también las condiciones de su ingreso al contexto arqueológico. Se analizan las materias primas utilizadas en su elaboración para bosquejar las zonas de obtención de las mismas con el objetivo de determinar si fueron confeccionadas in situ o si son materiales transportados desde otras zonas de aprovisionamiento. El análisis desde estas perspectivas permite presentar conclusiones con respecto a la función de estos materiales cesteros en las actividades relacionadas con la funebria de las ocupaciones tardías de la Puna argentina.

Palabras claves: Bioarqueología, iconografía, cestería.

In the Ethnographic Museum of the University of Buenos Aires is deposited, since the 1940's, the Doncellas Collection, which originated in the locality of the same name in the Department Cochinoca of the province of Jujuy. It is made up of exhumed materials from different types of burials and consists of a great variety of textiles, ceramics, lithics, wood and flexible plant artifacts. The later (baskets and cordage) give rise to this paper. The techniques involved in the confection of and the recurrent forms they present, are analyzed as well as trade the routes for materials are suggested. The analyses of these perspectives allow conclusions to be presented about the function of basketry and cordage in the activities related to the mortuary practices of the late precolumbian populations of the Argentine Puna.

Key words: Bioarchaeology, iconography, basketry.

En el Museo Etnográfico (Buenos Aires) y en el Museo del Pucará (Tilcara) pertenecientes a la Universidad de Buenos Aires está depositada desde la década del cuarenta, la Colección "Doncellas", proveniente de la localidad del mismo nombre en el Departamento de Cochinoca, provincia de Jujuy (Argentina). Está formada por alrededor de 2000 artefactos textiles, cerámicos, líticos, de madera y vegetales flexibles. Estos últimos, compuestos por especímenes cesteros y de cordelería, son los que originan este trabajo.

La Colección toma su nombre del yacimiento ubicado en el paraje Doncellas en la puna de Jujuy cuya vegetación predominante corresponde a una estepa arbustiva con presencia de pastizales y vegas. En el paraje Doncellas (Figura 1) hay una amplia disponibilidad de materias primas para la manufactura cestera y la cordelería representada por Gramíneas de los géneros Poa, Festuca y Stipa cuyo sistema radical y foliar se encuentra muy desarrollado, adaptado a las condiciones de sequedad del ambiente puneño, lo que permite su utilización en estas manufacturas.


Figura 1. Ubicación del yacimiento Doncellas. El yacimiento desde el río Rachaite.

El yacimiento ha sido definido en la bibliografía especializada (Ottonello de García Reynoso 1973; Alfaro de Lanzone 1988) como un poblado prehispánico con un cementerio formado por cientos de enterratorios adosados a los farallones que marcan el límite del poblado. Los fechados realizados indican un lapso de ocupación del poblado que comienza hace 750 años A.P y se extiende hasta la ocupación hispana en el siglo XVI. Actualmente el espacio ocupado antiguamente por los enterratorios (de los que quedan abundantes vestigios) es utilizado por los pobladores del lugar para realizar ritos relacionados con la Pachamama el primero de agosto de cada año.

El colector de la muestra fue Eduardo Casanova (1943) quien, con su equipo de colaboradores, registró los hallazgos (manufacturas) de cada entierro, separando el material óseo humano al que inventarió correlativamente. Este material óseo consta exclusivamente de cráneos ya que el resto de las partes esqueletales no fueron recogidas. Este hecho marca hasta hoy la dirección de los estudios que pueden emprenderse a partir de esta Colección.

Los Artefactos sobre
Materias Vegetales Flexibles

Estos materiales se clasifican en tres conjuntos: cestas, vinchas y bozales y sogas. Los dos primeros conjuntos de artefactos se agrupan tecnológicamente bajo el rubro Cestería y los demás bajo Cordelería. La síntesis del análisis tecnológico de ambos indicó una característica de la colección: su escasa variabilidad.

Cestería: En el 87.50 % de los casos se utilizó en cestería la técnica espiral (coiled) y sólo el 6.25% acordelado (twined). Otras técnicas llegan en suma al 6.30%. De las cestas en espiral todas presentan como urdimbre un haz de pastos (boundle foundation) y como trama una puntada simple (simple stich) con variedades que no alcanzan a cambiar el aspecto general de la técnica de confección de las paredes. Esta persistencia se observa también en el tipo de comienzos (centros), terminaciones (bordes) y en el ancho de las puntadas o la separación entre urdimbres (100%=0) y la escasez de decoraciones (Figura 2a).

Las formas de las cestas enteras varían desde platos pequeños levemente cóncavos a recipientes cilíndricos. Su conservación es buena a muy buena. Todas tienen desgaste en la superficie externa. Sólo dos casos parecen haber sido depositadas en el entierro sin uso previo: son discos de pastos brillantes, sin rastros de uso, que presentan la terminación intencional abrupta del borde, de la que no se tenía registro en la manufactura cestera del área (Figuras 2c-2d).


Figura 2. Cestas de la Colección. A-b: Museo del Pucará 1652; c-d: Museo del Pucará 1658; (la flecha señala el final abrupto); e-f: Museo del Pucará 1670.

Una variedad algo más marcada se da entre las denominadas "vinchas" (Figura 3), artefactos circulares manufacturados con técnicas de torsión o twisted (25%), espiral o coiled (13.60%) y llana o plaited (61.40%).


Figura 3. Vinchas. A: Vincha trenzada (in situ); B, C, D, E: bosquejos de distintas variedades de vinchas; F: Museo del Pucará 1641; G: Museo del Pucará 1449.

Bozales y sogas: La variabilidad se acentúa en la confección de los bozales y las sogas donde la torsión y la retorsión son las mismas (Z/S) en la totalidad de los casos. Son similares los tamaños, las formas y los tipos de unión (Figura 4).


Figura 4. Bozales. A: Bozal y soga tal como se conservan en la actualidad. B: Ejemplar extendido; C: Detalles de confección y refuerzo de cuero.

Las materias primas utilizadas son gramíneas locales que crecen en las proximidades del yacimiento, tanto en las orillas de los ríos y arroyos como en los pastizales. Se ha comprobado el uso de sólo tres especies: Cortaderia sp; Poa sp y Festuca sp. Esta recurrencia se ve reforzada por la elección por parte del artesano, de partes determinadas de las plantas.

Hojas y culms - Urdimbres (Foundation)
Nervio Medio - Puntadas (Stichs)
Raíces - Sogas y Bozales

Esta recurrencia en la elección de materias primas, formas y técnicas de confección podrían atribuirse a condicionamientos naturales (por ejemplo: determinadas materias primas condicionan las técnicas elegidas y, en consecuencia, el resultado final) pero ejemplos actuales muestran que, a partir de una misma materia prima, se obtiene infinidad de artefactos diferentes. De modo que, la explicación debería pasar por términos humanos . "Intencional o no, consciente o no, los objetos fueron confeccionados para parecerse entre sí por personas que pueden poseer las mismas ideas acerca de ellos" (Dunnell 1971 en Binford 1989:68). Además esta recurrencia se da en otros elementos observables en el yacimiento: las estructuras arquitectónicas denominadas "casas-tumba" son semejantes entre sí en tamaño, forma, orientación y manufactura; los tejidos, analizados por Rolandi de Perrot (1979) muestran recurrencia de formas (bolsas de tipo costal), decoración y tamaño y la misma recurrencia parece evidenciarse al hacer una revisión visual de los demás especímenes de la colección (cerámica, calabazas, palas de piedra, tabletas de rapé).

Manufactura y Funebria

Esta recurrencia podría interpretarse como la existencia de una manufactura fuertemente pautada, de confección repetida por parte de una comunidad que logra así la satisfacción de necesidades cotidianas. Esta explicación, excesivamente funcionalista, debe revisarse teniendo en cuenta al propio origen de la Colección que le imprime su sesgo más importante. La recurrencia evidenciada por los artefactos debe tomarse como la expresión de costumbres asociadas con la funebria más que como una imagen de la tecnología cotidiana de la sociedad.

En efecto, la cestería analizada por nosotros en el Museum fur Volkerkunde (Berlin 1986) recuperada por Max Uhle (1889) en cementerios de la región de Casabindo (Jujuy) guarda similitud con la estudiada en el Museo Etnográfico. Son "vinchas" y "cestas" confeccionadas con las mismas técnicas que hemos descripto para Doncellas, sólo un artefacto de los once analizados tiene una decoración diferente realizada con el cambio de técnica de espiral cerrado simple a espiral cerrado abierto.

En cambio, el análisis del escaso material sobre materias primas vegetales flexibles que recuperara Alfaro de Lanzone en las excavaciones realizadas en la Cueva Tajuera del mismo yacimiento, donde la autora no registró ningún enterratorio, arrojó especímenes totalmente diferentes en comparación con los analizados por nosotros en la colección de Casanova: el fragmento cestero es acordelado simple abierto y las sogas e hilos tienen una torsión y retorsión diferentes de las definidas para la muestra que nos ocupa (Pérez de Micou 1988 en Alfaro de Lanzone 1988).

Sin embargo, la misma autora recupera artefactos sobre materia prima vegetal en un enterratorio múltiple construido con piedras grandes no canteadas, de paredes semicirculares apoyadas contra la pared de los farallones, próximo, a nuestro entender, a la serie de enterratorios en los que Casanova trabajara. De esos materiales nosotros hemos analizado los que están depositados en el Museo del Hombre (Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano [INA].

La denominada "estera" (INA 1517), realizada con técnica acordelado abierto simple (open twined) con manojos de pasto para las urdimbres y cordeles S/ZZ para la trama, uno de los cestos (INA 1588), está realizado con técnica espiral cerrado de puntada simple (close coiled) donde la base es un haz de pasto (Bundle Foundation) y la trama un cordel S/ZZ. Esta cesta guarda similitud en su forma general (paralelepípedo con tapa), en el tamaño y en la presencia de una tapa confeccionada al tiempo con el contenedor, con las cestas de los enterratorios incas de mujeres dedicadas a la textilería (Cf. Mason 1902); pero no hay ninguna similar en la Colección Doncellas.

Aparecen también unas trenzas y manojo de paja que fue enviado como muestra para la medición de su edad radiocarbónica arrojando una fecha de 360 50 años AP (Alfaro de Lanzone 1988).

Si bien la cantidad de cestería observada para esta comparación es inferior a la estudiada en la Colección, llama la atención que no guarden correspondencia con ella en ningún caso. Hipotéticamente podemos afirmar que esta diferenciación tan marcada obedece, en un caso, a un contexto depositacional diferente ya que no se trata de artefactos asociados a enterratorios (Cueva Tajuera), y en otro, a una cronología diferente, posiblemente contemporánea con la ocupación española, según lo evidencia el fechado. Afirmamos que el conjunto estudiado por nosotros caracteriza una cestería y cordelería asociadas a la funebria en contextos puneños preincas y de contacto con el Imperio inca primero y el español después.

La pregunta que se abre es si este conjunto fue confeccionado para los ritos fúnebres, si pertenece a la vida cotidiana y acompaña al muerto o si conjuga ambos aspectos. Recordemos con Carr (1995) que los factores filosófico-religiosos influyen más en las prácticas mortuorias que los factores circunstanciales o físicos. Aún si se depositan elementos naturales en un enterratorio (flores, ocre) estos elementos tienen significado cultural.

Con respecto al primer grupo (confección ex profeso) se destaca un ejemplar (42.1387) sin rastros de uso ni desgaste, con una superficie brillante y suave que presenta lo que denominamos "final abrupto" (Figura 2 c-d -flecha-), producido al cortar la urdimbre perpendicularmente a la urdimbre anterior. La cuidada confección del espécimen descarta la posibilidad de que se haya procedido por impericia. Tampoco parece una cesta en vías de confección pues este corte impide la prosecución del trabajo; con este fin se hubieran dejado las urdimbre desparejas tal como quedan durante el proceso de manufactura para permitir la yuxtaposición de los elementos de la urdimbre como se evidencia en el resto de los artefactos. Este ejemplar se encuentra en el "Yacimiento VII" asociado a bozales y a una bolsa (42.1401) analizada por Rolandi de Perrot (1979) quien la destaca de entre el resto de su muestra porque sus laterales forman la boca de la bolsa mientras el comienzo y el final han sido cosidos como laterales. Esto produce que la decoración listada quede horizontal en lugar de vertical. En este enterratorio aparece un lote de diez bozales entre los que se encuentra uno de tan reducidas dimensiones que se podría pensar en una muestra o un juguete ya que sería imposible emplearlos en cualquier especie de camélido.

Otro ejemplar cestero similar (42.1952) se diferencia de éste por su ejecución descuidada (las tramas dejan ver las urdimbres y son desparejas) pero el resultado es un ejemplar fuerte y estable como el anterior con un final abrupto. Se halla en el "Yacimiento XLVII" asociado a otros cuatro elementos solamente: un par de ojotas pequeñas, un disco de plata, un collar y un peine de espinas.

La asociación de este artefacto con otros muy repetidos en la Colección como lo son los bozales y las ojotas, pero de pequeñas dimensiones nos posibilita plantear una hipótesis acerca de la posibilidad de que se trate de entierros de niños. Mason (1902) describe cestas similares (discos de cestería espiral con un final abrupto) enterrados con niñas Hopi como símbolo de la interrupción inesperada de la vida. No podemos afirmar este significado pero resulta evidente que se han elaborado ex profeso estas cestas que no podrán ser terminadas y los objetos miniatura: bozales pequeños que no tienen utilidad aparente, diademas pequeñas (42.2474) asociadas a arcos diminutos (Yacimiento K). Por otra parte, aún hoy en la Puna hay una relación directa entre los artículos pequeños y ciertas ceremonias: se ofrecen ropas, billetes, cántaros en miniatura en las Fiestas de Santa Ana o en actos propiciatorios como la inauguración de una casa. Se confeccionan para la ocasión y con el fin de ofrendarlos.

El caso de los artefactos usados en vida y colocados posteriormente como ofrendas (ciclaje lateral) se evidencia en el conjunto de bozales analizados. Refuerzan esta idea tanto el desgaste y las roturas de los bozales como sus remiendos: Los bozales aparecen desgastados y/o rotos en los sectores A, B y E (Figura 4) y es en esos mismos puntos que aparecen los refuerzos o remiendos. Por otra parte, entre los bozales fragmentados suele estar ausente el sector E. Este punto podría ser el tiro del bozal pues las sogas aparecen enhebradas en él. Su ausencia lo tornaría inútil. Sea intencional o fragmentado en el uso, su inclusión en el enterratorio obedece a que son bozales inútiles (o inutilizados). Esta idea está presente en el análisis que hace Rolandi para el tejido de la Colección: algunas bolsas tenían la boca cosida "de esta manera sería hecha para ser enterrada con el muerto, ya que no podía ser usada dado que la abertura estaba clausurada" (Rolandi de Perrot 1979:27).

Consideraciones Finales

La manufactura cestera pudo ser local: las materias primas determinadas crecen en el sitio y para ser utilizadas deben conservar su flexibilidad, cualidad que pierden al secarse. Hay artefactos como las "vinchas" que aparecen colocada en el cráneo y que requieren escaso tiempo para su confección (trenzas de tres ramales a partir de un manojo de pastos atado en un extremo).

Las sogas y los bozales, en cambio, requieren una cuidadosa confección y son las manufacturas que presentan mayor índice de desgaste y reparaciones. Las cestas propiamente dichas sugieren un uso cotidiano por presentar desgaste en la cara externa.

Podríamos plantear que las cestas y los bozales se incluyeron en el entierro como prendas usadas en vida (por el muerto o por su gente) mientras que las vinchas parecen representar una manufactura ad hoc. Otro caso de materiales confeccionados ex profeso parecen ser aquéllos de reducidas dimensiones o los discos de cestería con un final abrupto.

Las tumbas están hechas por los vivos para ocuparse de los muertos con el fin de demostrar algo a los demás vivos (Kroeber 1927, Childe 1973) o bien para facilitar su paso al más allá y mantener una buena relación con ellos (Parker Parsons 1982). Pero, más allá de estas razones, lo cierto es que el estudio de los ajuares fúnebres muestra regularidades: "intencional o no, consciente o no, los objetos fueron confeccionados para parecerse entre sí por personas que pueden tener las mismas ideas sobre ellos" (Dunnell 1971:72 en Binford 1989). Se abre aquí una interesante línea de análisis que debiera explicar el significado de la estabilidad y el cambio de estos hábitos fúnebres. Desde esta perspectiva podemos decir que la cestería y la cordelería son técnicas que permiten transformar elementos perecederos -como las plantas- en elementos inalterados que acompañen a los muertos. Desde el punto de vista arqueológico son indicadores de primera mano en lo relativo a cronología (permiten fechar al propio artefacto), aprovechamiento de la flora (determinación de la materia prima), evaluación del tiempo transcurrido entre la obtención del vegetal y su entretejido, y el esfuerzo insumido en su confección.

Notas

Este trabajo fue sostenido en distintos momentos de su ejecución por la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Facultad de Ciencias Sociales) y el Instituto Nacional de Antropología. Fue financiado en parte por el Proyecto UBACYT FI 119 (Universidad de Buenos Aires) y el PICT 0470 (Agencia Nacional de Promoción Científica).

Referencias Citadas

Adovasio, J.M.
1977 Basketry Technology. A Guide to Identification and Analysis. Aldine Manuals on Archaeology. Aldine publishing Co. Chicago

Alfaro de L.
1988 Investigaciones en la Cuenca del Río Doncellas, Dto. de Cochinoca-Pcia. de Jujuy. Reconstrucción de una Cultura Olvidada en la Puna Jujeña. Gobierno de la Provincia de Jujuy, Jujuy.

Binford, L.
1971 Mortuary Practices: their Study and their Potencial. In An Archaeological Perspective, editado por L. Binford, pp. 206-243.
_____1989 On Science Bashing: a Bashfull Archaeologist Speaks out. Unpublished Paper.         [ Links ]

Carr, C.
1995 Mortuary Practices: their Social, Philosophical-Religious Circumstancial, and Physical Determinants. Journal of Archaeological Method and Theory 2/2:105-200.

Casanova, E.
1943 Comunicación Acerca del Yacimiento Doncellas. Boletín de la Sociedad Argentina de Antropología 5-6:80-81.

Childe, Gordon V.
1973 Progreso y Arqueología. La Pléyade, Buenos Aires

Kroeber, A.L.
1927 Disposal of the Death. American Anthropology 29:308-315.
_____1902 (1984) Aboriginal American Indian Basketry. Studies in aTextile Arte Without Machinery. Report of the U.S. National Museum. New Material, the Río Grande Press, Glorieta, Nuevo México.         [ Links ]

Ottonello de García Reynoso, M.
Instalación, Economía y Cambio Cultural en el Sitio Tardío de Agua Caliente de Rachaite. Publicaciones 1:23-68.

Parker Parsons, M.
1982 Mortuary Practices, Society and Ideology: an Ethnoarchaeological Study. In Symbolic and Structural Archaeology, edited by I. Hodder, pp. 99-113. Cambridge University Press.

Pérez de Micou, C.
1987 Los Artefactos sobre Materias Vegetales Flexibles de la Colección Doncellas, Museo Etnográfico (Buenos Aires) y Museo del Pucará (Tilcara). Tesis para optar al grado de Doctor de la Universidad de Buenos Aires.

Rolandi de Perrot, D.
1979 Los Tejidos del Río Doncellas, Provincia de Jujuy. Antiquitas. Actas de las Jornadas de Arqueología del Noroeste Argentino: 22-73. Buenos Aires, 9 al 12 de septiembre de 1979. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad del Salvador, Buenos Aires.

Ulhe, M.
1889 Stubel, Reiss, Koppel, Kultur und Industrie Sudamericanischer Volker. Berlin.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons