SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.33 issue1HOW IS IT THAT CHINCHORRO HAS BECOME PART OF THE WESTERN SWEDISH CULTURAL HERITAGE?BENEFITS AND DISADVANTAGES OF SOME CONSERVATION TREATMENTS FOR EGYPTIAN MUMMIES author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Chungará (Arica)

On-line version ISSN 0717-7356

Chungará (Arica) vol.33 n.1 Arica Jan. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562001000100019 

UN PLANTEAMIENTO EXPERIMENTAL DE REPLICACIÓN: 
REGISTRO Y CONSERVACIÓN DE UNA MOMIA
CHNCHORRO TARDÍA

Bárbara Cases C.*, Ana María Rojas Z.*

* Museo Arqueológico de Santiago, J. V. Lastarria 307, Santiago, Chile. E-mail: barbara_cases@hotmail.com.
Recibido: marzo 1999. Aceptado: diciembre 2000.

En 1991, el Museo Arqueológico de Santiago preparó una exhibición cuyo objetivo era dar a conocer al público europeo los principales hitos de la prehistoria de nuestro actual territorio. En este contexto, uno de los temas tratados fue el de la momificación, tanto natural como artificial. Para ilustrarlo se utilizó una momia de infante de las fases más tardías del Complejo Chinchorro. En los diversos montajes y traslados , esta momia de niño, sufrió pérdidas y daños a nivel de su máscara de barro y cráneo, como también en sus extremidades, estera y tejidos, que forman parte de su ajuar. A partir de estos antecedentes, y de la necesidad puntual de exhibir esta misma momia, se tomó la decisión de crear una réplica, con el fin de evitar daño y los problemas éticos concernientes a la exhibición de restos humanos. Al realizar esta experiencia nuestro planteamiento fue enfrentar la réplica como una decisión que atañe, por una parte a la conservación preventiva, y por otra a una de las principales funciones de los museos, que es exhibir sus colecciones.

Palabras claves: Museología, replica de momia, Chinchorro.

In 1991, the Archaeological Museum of Santiago prepared an exhibition in order to present the main milestones in the prehistory of the present Chilean territory. In this context, one of the topics was mummification, both natural and artificial. To illustrate this, an infant mummy from one of the latest phases of the Chinchorro Complex was exhibited in Europe. In its different mountings and relocations, this mummy suffered losses and damage to its clay mask, skull, and extremities, as well as to the matting and textiles that formed part of its bundle. Based upon these facts, and the need to continue to display the same mummy, the decision was made to create a replica in order to avoid further damage and the ethical problems concerning the display of human remains. Upon realizing our goal, we considered the replica to be a decision that successfully incorporated both preventive conservation and another main function of museums, exhibition and education.

Key words: Museology, mummy replica, Chinchorro.

Aunque existe acuerdo en que conservar es una actividad principal de un Museo, desde nuestro punto de vista, ésta deja de tener sentido si lo que se conserva no es puesto en conocimiento del público a través de la difusión, la que se concreta, principalmente, por medio de sus exhibiciones permanentes y temporales. Sin duda, la exhibición es el método de trabajo del Museo, y expresa todo el trabajo de las áreas de conservación, investigación, y educación, volcadas hacia el público. Al planificar una exhibición itinerante, para montarla en Museos que presentan distintas condiciones, la pieza es la principal protagonista de la muestra, además de la información a nivel de textos y fotografías que se entrega. Es así como, parte del impacto que causan las momias en general y las Chinchorro en particular, además de la fuerza visual que tienen en cuanto restos humanos, se relaciona con este tipo de información; con el hecho de que esta tradición de momificación artificial sea tan antigua, y que el concepto de preservar artificialmente un cuerpo, haya estado presente en sociedades precerámicas, preagrarias y premetalúrgicas, con una cultura material "simple", cuya subsistencia se basaba principalmente en la pesca y caza-recolección de recursos marinos (Arriaza 1994, 1995).

Fue a raíz del interés de público que causó esta momia, que al constatar el daño que sufrió el original durante la gira europea, y en la coyuntura de una nueva muestra itinerante, se decidió realizar la réplica. Este hecho, sumado a una reflexión y toma de conciencia en relación a sacar la momia y exhibirla fuera del país, en su calidad de resto humano, nos condujo a resolver de esta manera el problema de exhibir restos humanos v/s conservar.

Descripción de la Momia

Esta momia corresponde a un infante de 6 meses a un año. Su cara presenta una máscara de barro color café, su cabeza parcialmente envuelta por fibra vegetal sobre la cual se encuentra un pequeño turbante con cuentas de malaquita y concha, que tiene como accesorio, una especie de "cola" de piel del mismo color del turbante y listas rojas. Su tronco y brazos están completamente cubiertos, a modo de vendaje, por fajas tejidas a telar. Éstas envuelven a los brazos por separado del cuerpo. Aunque posiblemente todo el cuerpo estuvo cubierto por estos "vendajes", sus manos se encuentran expuestas, mientras que sus pies han desaparecido. Sus piernas, en cambio están cubiertas por cables o cordones, también a modo de vendaje. Cabe señalar que entre las fajas y cordones se puede entrever un "enfardado" o recubrimiento de fibras vegetales, en todo el cuerpo, que según informes técnicos corresponden a gramíneas altamente tratadas1. La fibra del turbante, fajas y cordones, son de origen animal, todos ellos de material similar.

Aunque no se han realizado estudios bioantropológicos que puedan informarnos de posibles suturas, embarrilamiento, o refuerzo de articulaciones, por lo que podemos apreciar de las extremidades y de la piel expuesta, correspondiente principalmente a las manos, aparentemente no tuvo mayores tratamientos que el posible secado o ahumado del cuerpo, lo que habría producido la coloración gris marengo. En el sector de los tobillos, incluso se puede apreciar masa muscular (Aspillaga comunicación personal 1998), lo que confirmaría nuestra suposición de que el cuerpo no habría tenido mayor tratamiento.

Presenta palos que refuerzan o sustentan el cuerpo, los que se sitúan inmediatamente bajo la piel, en contacto con la fibra vegetal. Son tres los palos longitudinales que podemos reconocer: dos laterales, que tienen una trayectoria que va desde el cráneo hasta los tobillos, y uno central que sustentaría el cráneo y la columna. El cráneo, que está bastante fragmentado, aparentemente no recibió mayor tratamiento, conservándose aún restos de masa encefálica (Aspillaga comunicación personal 1998).

Este infante ingresó al Museo con un ajuar compuesto por dos esteras: una fragmentada de fibra vegetal y una de fibra animal. Cabe señalar que siendo un conjunto que no provino de una excavación arqueológica sistemática, lo hemos asumido como un ajuar, porque ingresaron juntos y debido a la extrema similitud de color, grosor, torsión, estado de conservación y materia prima de los hilados de las fajas que envuelven el cuerpo y de la estera de fibra animal, y a su vez, por las similitudes técnicas entre ésta y las de fibra vegetal. La adscripción cultural de esta momia al momento de su ingreso a la colección fue fijada como perteneciente a la tradición o cultura Chinchorro. No obstante, debido a la presencia de las piezas tejidas a telar asociadas directamente sobre el infante, es decir, turbante, cordones y fajas, condujeron a estimarlo como perteneciente a las etapas más tardías de esta cultura. Dentro de la variedad de tipos de momias Chinchorro, nos parece que nuestro infante correspondería, "formalmente" o visualmente, al tipo de momias artificiales de preparación complicada con vendaje (Arriaza Op. Cit.; Allison et al. 1984). En nuestro caso, se han reemplazado las tiras de piel correspondientes a tejido humano, por las fajas tejidas de fibra animal, existiendo una diferencia de estructuras textiles entre las fajas del cuerpo y brazos y los cordones en las piernas.
 

Análisis de las Estructuras Textiles
del Ajuar
 
Todo el cuerpo, con excepción de las manos y la cara, presenta un embarrilado en fibra vegetal, que incluye también al cráneo, siendo las mismas partes en las que presenta prendas textiles de fibra animal.

a) Turbante: La cabeza presenta un turbante, realizado con un cordón de 4 cables torcidos. Tiene 10 vueltas, en las que lleva alternadas 8 cuentas de malaquita y 12 chaquiras de conchitas. Termina con un nudo que amarra los dos cabos del cordón-turbante, más un cordón agregado, con el que forma un lazo. Como accesorio, lleva sujeta entre algunas vueltas del turbante, una "cola" que no ha sido estudiada. Materia Prima: Fibra Animal (camélido?)

b) Fragmentos textiles: Tiene adheridos en su máscara dos pequeños trozos de textil. Uno de ellos corresponde a un resto de tejido en torzal, que podría ser parte de su estera de fibra animal. El otro fragmento está realizado en técnica de anillado cruzado, sin referente en el resto del ajuar. Sin confirmación de materia prima

c) Fajas: Tiene su cuerpo y brazos envuelto en fajas realizadas en faz de urdimbre de 11 hilos, tejidos con un flote suelto, cada medio centímetro, aproximadamente. Los hilos presentan una gran densidad en su disposición, lo que hace una faja de 1.5 a 2 cm de ancho. Las fajas envuelven al cuerpo separado de los brazos; éstas terminan en un cordón semitorcido formado por las urdimbres sueltas.

d) Cordón: Ambas piernas van envueltas, por separado, hasta el tobillo, con un cordón de torsión suelta de 6 cabos. Comienza o termina la envoltura con un nudo en el bajo vientre. Materia Prima: Fibra Animal (camélido?)

e) Estera de fibra animal: Forma parte de su ajuar una pieza en la que presumiblemente estaría envuelto a juzgar por el resto que quedó en su máscara de arcilla o barro. La pieza tiene 38.5 cm de ancho por 70 cm de largo, dividida en 8 bandas de color beige claro intercaladas por 7 franjas delgadas, de 6 urdimbres cada una, de color rojizo terracota. Bajo los hilos de montaje, lleva una cadeneta doble trabajada con un hilo de dos cabos, uno color crudo y otro violeta, detalle que decora y ordena los hilos de la urdimbre. Su orilla está formada por urdimbres dobles. La pieza está tejida en su totalidad en técnica de torzal que alterna su forma de cruce en cada hilera, para mantener un ritmo visual parejo. Tiene flecos torcidos formados por la urdimbre, que terminan en pequeños nudos. Materia Prima: Fibra Animal (camélido?)

f) Estera de fibra vegetal: El cuerpo está depositado sobre una estera que actualmente consta de dos fragmentos. Se trataría al parecer de una sola pieza que se ha partido a juzgar por sus bordes laterales. Está realizada en técnica de torzal exactamente igual que la estera de fibra animal. A una cierta altura, envolviendo las urdimbres que forman el borde de uno de estos fragmentos, tiene 5 espacios entre torzales embarrilados con un hilado color azul oscuro y el otro borde tiene embarrilado en colores rosa y beige oscuro. Lleva entretejido una pasada en fibra animal color concho de vino, que podría ser reparación o decoración. Mat. Prima: Fibra vegetal sin identificar.

La Reproducción

Debido a que una fotografía del original se había dado a conocer a las instituciones receptoras de la muestra, fue necesaria la recreación visual, más que material, de la momia (Figura 1). La confección de la réplica consideró básicamente dos etapas, relacionadas con reproducir el cuerpo en sí y los textiles.


Figura 1. Fotografía del original.

a) Cuerpo: La primera de ellas fue la confección en arcilla de un "bulto" que reemplazara al cuerpo del infante2. La dificultad que presentaba realizar este cuerpo, era que las partes expuestas reprodujeran el efecto visual del original (Figura 2). Con efecto visual, no aludimos solamente a la apariencia de las partes del cuerpo expuestas -máscara, manos y tobillos- sino a generar un volumen que sería cubierto por los textiles, que diera el efecto "liviano" del original. Para ello, además del trabajo de modelado, se trabajó con óxidos y pigmentos con el fin de dar la apariencia de la máscara y piel y huesos.


Figura 2. Detalle de la mano de la réplica.

b) Textiles3: Paralelamente, se realizaron las fajas en faz de urdimbre y cordones para cubrir el cuerpo del niño (Figura 3). Esto contempló la prueba de materiales y de teñidos del mismo. También en este sentido y como ya hemos mencionado, más que la reproducción material de nuestro infante, se buscó replicar el efecto visual. Para ello se decidió realizar los tejidos en algodón, ya que estos daban mejor el efecto envejecido de los hilados, mientras que las pruebas realizadas en lana de alpaca o vicuña no producían el efecto de desgaste existente en el original.


Figura 3. Detalle de fajas y cordones de la réplica. .

En relación al ajuar, se reprodujo sólo la estera de fibra animal (Figura 4). Se decidió no hacer lo propio con la estera de fibra vegetal, tanto por el tiempo disponible, como por la dificultad de identificar y hallar una fibra vegetal similar4. Por las mismas razones no se reprodujo el accesorio del turbante; éste se montó en el turbante de la réplica, siguiendo el patrón señalado por la fotografía y de acuerdo a las marcas del accesorio.


Figura 4. Réplica de la estera de fibra animal antes del tratamiento de envejecimiento.

Para las cuentas del turbante, se buscó un material que reprodujera el color y textura de las originales. En el caso de las cuentas de malaquita se reemplazaron por otras de amazonita y, para las de concha se buscó que tuvieran vetas de concheperla (Figura 5).


Figura 5: Réplica de los cordones para el turbante.

La fibra vegetal original dispuesta entre el cuerpo y los textiles, para el embarrilado del cuerpo, fue reemplazada por una rafia natural teñida y envejecida.

Una vez que se realizaron todos los componentes del ajuar, se armó la réplica siguiendo el patrón visual de enfardamiento, primero situando los palos entre el cuerpo y la fibra vegetal y luego con las fajas y cordones. Luego se montó el turbante. Finalmente, para dar el aspecto del original, se le dio un tratamiento pictórico, con una pátina de envejecimiento general: pigmentos, tierras de color, cerámica molida, etc. (Figura 6).


Figura 6. Montaje de la réplica.

Evaluación

La momia-réplica, en esta itinerancia será mostrada en la región Asia Pacífico, que corresponde a un público muy poco familiarizado con el tema general de prehistoria chilena y más aún en torno a algo tan específico como es el tema de la momificación artificial en Chile. La réplica ha sido exhibida ya en China y Corea, donde ha despertado el mismo interés que despertó el original en Europa. Esto básicamente porque entre la réplica y un original, el efecto sobre el observador es el mismo, y en este caso consideramos haber logrado, al menos parcialmente, la fuerza visual del original. Por otra parte consideramos que es una buena alternativa para exhibiciones en que será necesario sacar o trasladar mucho este tipo de objetos, como también mostrarlos cuando no existen condiciones apropiadas en los museos. Así esta momia podrá seguir itinerando sin temor a daño y pérdidas irreparables, y en este sentido nos parece que es una muy buena instancia de conservación preventiva.

Notas

1 Los análisis de las muestras de fibras provenientes del turbante, cordón, fajas, esteras y fibra vegetal que envuelven al infante, los realizó Elizabeth Barrera de la Sección Botánica, del Museo Nacional de Historia Natural.

2 Esta etapa fue realizada por Mariela Santos del Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, quien ya había realizado la réplica de una momia Chinchorro perteneciente a la colección de dicha institución.

3 La reproducción de la totalidad de los textiles y el montaje final fue realizado por Ana María Rojas.

4 Para los montajes de la réplica, se ha invertido la posición en que se dispusieron las esteras en la fotografía que acompaña a la información de la exhibición. Esto con el fin de que la mayor parte del peso del cuerpo de la réplica descanse sobre la réplica de la estera, y no sobre el original.

Referencias Citadas

Allison, M., G. Focacci, B. Arriaza, V. Standen, M. Rivera, J. Lowenstein.
1984 Chinchorro, Momias de Preparación Complicada: Métodos de Momificación. Chungara 13: 155-173.

Arriaza, B.T.
1984 Tipología de las Momias Chinchorro y Evolución de las Prácticas de Momificación. Chungara 26: 11-24.
____ 1985 Chinchorro Bioarchaeology: Chronology and mummy seriation. Latin American Antiquity 6: 35-55.         [ Links ]