SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número95Los islamismos de la arquitectura chilena decimonónica y otras referencias orientales.Pabellón del nogal. Talagante, Chile, 2016 índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


ARQ (Santiago)

versão On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.95 Santiago abr. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962017000100074 

Obras y proyectos

Casa de Ladrillos. Rosario, Argentina

Diego Arraigada 1   *  

1Profesor, Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina. diego@diegoarraigada.com

Resumen:

Aunque la casa cubo tiene una amplia genealogía a nivel global, este proyecto parte de referencias locales específicas difíciles de adivinar en las imágenes: la tradición constructiva del ladrillo de la cuenca del Paraná (en Argentina y Paraguay), las lógicas de compresión propias de la mampostería y, principalmente, la obra de Jorge Scrimaglio en Rosario sobre la que este proyecto no sólo avanza, sino también homenajea.

Palabras clave: cubo; compresión; mampostería; Rosario; Argentina

(c) Gustavo Frittegotto

Figura 1. 

(c) Gustavo Frittegotto

Figura 2. 

Un requisito reglamentario de la ciudad de Rosario exige la utilización de muros medianeros de mampostería portante de ladrillos hasta los doce metros de altura. Ese es el punto de partida de una investigación sobre la mampostería portante y el ladrillo común como unidad constructiva básica.

La decisión de trabajar con la mampostería a la vista responde a una continuidad contextual con las construcciones de la ciudad, al aprovechamiento de la maestría lograda por la mano de obra local en la técnica de ladrillo y al buen mantenimiento de sus superficies en el tiempo.

La investigación proyectual encuentra su referente más inmediato en la obra rosarina de Jorge Scrimaglio en las décadas del 60 y 70, quien a su vez se ha empapado tanto de innumerables ejemplos anónimos de arquitectura ladrillera local como de la tradición más orgánica de la arquitectura moderna. Particularmente, la casa Alorda es un claro ejemplo del uso del tradicional muro de ladrillos portante entendido como un sistema modular y trabajado únicamente a la compresión.

N/A

Figura 3 Rosario 

Jorge Scrimaglio, obras y proyectos. (041), Rosario, Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe, 1997

Figura 4 Jorge Scrimaglio. Casa del actor Norberto Alorda. Rosario, Argentina, 1973 

Jorge Scrimaglio, obras y proyectos. (041), Rosario, Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe, 1997.

Figura 5 Jorge Scrimaglio. Casa del actor Norberto Alorda. Rosario, Argentina, 1973 

(c) Creative Commons

Figura 6 Konstantin Melnikov. Casa Melnikov. Arbat, Moscú, Unión Soviética, 1927 

Esta vivienda urbana en tres plantas prioriza una huella compacta que deja la mayor cantidad de terreno libre, mientras se adapta a un sector urbano con alturas en aumento. Tres muros perpendiculares a la calle son los elementos estructurales que definen dos crujías de distinto ancho, en las que se alojan los espacios de uso. Una escalera paralela a la fachada conecta los tres niveles. Muros de mampostería vista perforados cierran también el frente y contrafrente de la vivienda.

Todos los muros son monolíticos de 45 cm o 30 cm de espesor, sin aislación térmica o hidrófuga interior o exterior, logrando las condiciones de confort necesarias gracias a la masa del muro y una junta de cemento impermeable. Los recintos húmedos se realizan con los mismos ladrillos esmaltados y los cielorrasos quedan con la losa de hormigón a la vista. En la casa no hay ninguna superficie revocada o pintada.

(c) Gustavo Frittegotto

Figura 7 Vivienda en construcción 

(c) Gustavo Frittegotto

Figura 8 Vivienda en construcción 

Una serie de estudios de los diferentes tipos de aparejos de ladrillo y sus posibilidades de perforación en relación a su lógica estructural determinan la adopción de la traba inglesa cruzada para todos los muros medianeros y de fachada. La fachada norte se construye con la mínima cantidad de material con la que el muro sigue manteniendo su estabilidad portante y permite relacionar mejor el interior con el exterior. Con este aparejo, las cargas se transmiten en una diagonal de aproximadamente 45 grados y su posibilidad de perforación máxima es la de mayor proporción (35% transparente, 65% opaco). El aparejo - entendido como un sistema lógico - es traducido en un algoritmo modelado digitalmente que recrea las leyes del sistema y permite modificar los parámetros externos variables (tales como las dimensiones reales de sitio, de los ladrillos y la junta entre ellos) para realizar el ajuste final entre el diagrama abstracto y su sitio concreto.

Figura 9 Axonométrica detalle esquina. Escala publicada 1: 400 

Figura 10 Detalle mampostería armada sobre vanos.Sobre las juntas verticales de los vanos más grandes se agregan armaduras de hierro de 6 mm de diámetro. Las cargas estructurales que bajan en diagonal son derivadas en zigzag sobre el vano, hasta encontrar una ruta continua hasta el suelo. Escala publicada 1: 100. 

No hay muros ni ventanas, sino una unidad constructiva mínima que se repite en diferentes configuraciones y se regula de acuerdo a su necesidad de estabilidad estructural y paso de luz. El material es estructura, cerramiento, aperturas, terminación y decoración inherente, todo al mismo tiempo.

(c) Gustavo Frittegotto

Figura 11. 

(c) Gustavo Frittegotto

Figura 12 

Casa de ladrillos

Arquitecto: Diego Arraigada, Diego Arraigada Arquitectos

Colaboradores: Pablo Gamba (director de proyecto), Lucia Landucci, María José Tasada, Delfina Castagnino, Agustina Méndez, María Emilia Bertero, Agustín Negri

Ubicación: San Luis 3454, Rosario, Argentina

Cliente: María Sabina Cachero

Cálculo estructura: Consultora PI, Ing. Santiago Landucci, Ing. Francisco Landucci

Construcción: MECSA; Ing. Gustavo Micheletti

Estudio de suelos: Ing. Juan Carlos Bessone

Paisajismo: Estudio Loess

Materiales: Ladrillo monolítico portante

Terminaciones: Losas de hormigón visto, pisos de hormigón llaneado, carpinterías de aluminio anodizado negro

Presupuesto: US$ 800 / m2

Superficie construida: 250 m2

Superficie de terreno: 525 m2

Año de proyecto: 2011 - 2012

Año de construcción: 2013 - 2015

Fotografía: Gustavo Frittegotto

Visualizaciones y maquetas: Diego Arraigada Arquitectos

Figura 13 Planta de emplazamiento . Escala publicada 1: 2.000 

Figura 14 Planta primer piso. Escala publicada 1: 200 

Figura 15 Planta segundo y tercer nivel (hiladas 79 y 95). Escala publicada 1: 200 

Figura 16 Planta cuarto y quinto nivel (hiladas 123 y 139). Escala publicada 1: 200 

Figura 17 Elevación norte. Escala publicada 1: 200 

Figura 18 Elevación sur. Escala publicada 1: 200 

Figura 19. Elevación norte, refuerzos de hierro. Escala publicada 1: 200. Leyenda: 1. Fe Ø 6 mm, c/ 5 hiladas; 2. Fe Ø 6 mm, refuerzo en encuentros de muros; 3. Fe Ø 6 mm, refuerzo en esquinas; 4. Fe Ø 6 mm, distribución de cargas sobre grandes aperturas. 

Figura 20 Corte. Escala 1: 200. 

Resistencia y liberación

Lucía Galaretto. Arquitecto, UNR, Argentina. Magíster en Arquitectura, UC, Chile

Frente al deterioro de los estilos de vida tradicionales, a medida que se optimizan las nuevas tecnologías y las edificaciones se miden bajo denominadores como moda, eficiencia o rendimiento, las técnicas y los modelos de construcción regionales se desvanecen. En este contexto, este proyecto vuelve sobre la práctica y el imaginario de la producción ladrillera de Rosario, retomando la ya clásica dialéctica entre lo global y lo local por medio del cruce entre fabricación digital y técnica artesanal.

La operación de sustracción que el arquitecto rosarino Jorge Scrimaglio realizara en la casa Alorda, proyectada y construida entre 1968 y 1973, es su referente directo: un bloque compacto y macizo de ladrillos que, socavado, evidencia el trabajo a compresión de la mampostería. Una generación más tarde, Arraigada empuja el argumento inicial de la casa Alorda al preguntarse por la cantidad mínima de material necesario para construir una envolvente, manteniendo la capacidad de los muros de ladrillo de soportar cargas, pero optimizando a la vez sus posibilidades de transparencia.

Con esta restricción como punto de partida, el proyecto delinea una investigación que, mediante la introducción de herramientas paramétricas y modelos digitales, lleva la estructura al límite de sus posibilidades. Pero al mismo tiempo, la modesta escala de la casa admite formas de construcción artesanales, dando cuenta de una cultura de producción local que mantiene la capacidad de proveer resultados de calidad en términos diferentes a los de la mera rentabilidad económica.

El resultado es un volumen simple con una envolvente compleja, que acepta el rol potencialmente liberador de las nuevas tecnologías mientras se resiste a ser completamente absorbido por modelos contemporáneos de producción y consumo, si bien solo en cuanto a su dimensión constructiva.

* Diego Arraigada Arquitecto, Universidad Nacional de Rosario, 1999. Master of Architecture, University of California, Los Ángeles (UCLA), 2003. Graduado con Medalla de Plata de la Universidad Nacional de Rosario y graduado con distinciones de UCLA. Obtuvo el Premio Arquitectónica para Jóvenes Arquitectos (Rosario, 2000) y la Beca Fulbright (Buenos Aires, 2002). En el año 2005 forma su estudio profesional en Rosario. Ha sido nominado al MCHAP for Emerging Architecture en 2014 y 2016. Actualmente es Profesor en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Torcuato di Tella de Buenos Aires y la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Rosario.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons