SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número95Una pequeña parte de la arquitectura. Highgate Cemetery, Londres, Inglaterra, 2016Búsquedas impacientes índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


ARQ (Santiago)

versão On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.95 Santiago abr. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962017000100046 

Readings

Chicago Tribune. Proyecto, Chicago, EE.UU, 1972

Adolf Loos *  

Resumen:

Al entender la arquitectura de la primera modernidad como aquella que si aspiraba a seguir el espíritu de la época debía descartar las referencias del pasado, la propuesta de Adolf Loos para el concurso del Chicago Tribune resulta difícil de descifrar. Pero si miramos este proyecto y su uso explícito de referencias antiguas desde otra perspectiva, quizás empecemos a dudar de aquellas categorías historiográficas que han encasillado (y simplificado) el complejo ecosistema de ideas que conformó lo que hoy conocemos como arquitectura moderna.

Palabras clave: arquitectura moderna; referentes; torre; dórico; columna

A pesar de ser uno de los arquitectos más reconocidos de la modernidad y a la vez uno de los más referenciados por la arquitectura reciente, Adolf Loos es sumamente difícil de clasificar. Las interpretaciones contemporáneas de sus proyectos, como las de Ines Weizman y Sam Jacob (presentadas en las páginas anteriores), demuestran este interés actual.

Antes de ser famoso por sus proyectos, Loos se hizo conocido como agitador cultural y activista de la modernidad, por medio de columnas de opinión que escribía en periódicos y en la revista Das Andere. Desde esa posición logró conectarse con los personajes más importantes de las vanguardias europeas, asegurando su sitial en ellas. No por casualidad, Loos tuvo contactos reales y comprobados con el movimiento dadaísta, acaso la vertiente más radical de las vanguardias modernas de los años veinte. A partir de estos antecedentes, la historiografía ha presentado a Loos como uno de los padres de la modernidad y uno de sus principales defensores; sin embargo, su propuesta para el concurso del Chicago Tribune en 1922 parece no calzar con esta descripción.

(c) Albertina, Viena.

Figura 1 Adolf Loos. The Chicago Tribune Column. Vista. Chicago, 1922 

A dicho concurso se presentaron 263 propuestas provenientes de 23 países, siendo ganado por los arquitectos estadounidenses Raymond Hood y John Mead Howells. La propuesta de Loos (la número 196) fue enviada desde la ciudad de Niza, poco tiempo después de que el arquitecto vienés se instalara en Francia tras su dimisión como responsable de vivienda en el Gobierno austríaco. Sin recibir premio alguno, el proyecto de Loos se haría conocido tanto por su radicalidad como por su aparente inconsecuencia respecto a sus escritos y obra previa, al punto que varios historiadores lo han dejado deliberadamente fuera de sus recuentos de la modernidad. Por ejemplo Frampton (1980) no señala este proyecto, aunque sí menciona en dos ocasiones la propuesta - tampoco premiada - de Gropius y Meyer para el mismo concurso. Más recientemente, Jean-Louis Cohen (2012) tampoco dedica una sola línea al proyecto de Loos, aunque sí escribe sobre el concurso, además de publicar fotografías del edificio de Hood y Meads (ganador y finalmente construido), junto a una imagen del proyecto de Eliel Saarinen (el padre de Eero Saarinen), que obtuvo el segundo lugar.

Aquí presentamos tres dibujos hechos por Loos para ese concurso. El primero y más conocido muestra una perspectiva del proyecto a la altura del ojo, donde se observa un basamento - probablemente una cita al mausoleo diseñado por el propio Loos para el historiador del arte austro-checo Max Dvořák - sobre el cual se ubica una columna dórica que remata en un ábaco cuadrado; es decir, una imagen armada a partir de la combinación de dos referencias sumamente claras: la tumba y la columna. En este sentido, no debe ser casualidad que la leyenda no diga "la torre del Chicago Tribune" sino "la columna del Chicago Tribune". El segundo dibujo muestra dos de las plantas del edificio: una presenta el nivel de acceso y la otra un piso tipo sobre el cual se superpone una estructura circular, que asumimos se trata del fuste de la columna; en ambos dibujos se puede ver una estructura regular de pilares cuadrados de 60 × 60 cm ubicada justo al centro (donde caería el peso del fuste), aunque es difícil suponer cómo sería la estructura y la planta interior de ese fuste a partir de estos dibujos. Finalmente el tercer dibujo - el más intrigante - presenta cuatro esquemas bosquejados a mano: un dibujo de una torre como cuadrado extruido; un dibujo de una torre hecha en base a volúmenes y planos desplazados (muy parecida al proyecto que Gropius y Meyer presentaron a ese concurso); una torre de planta cuadrada con un podio muy similar al de su mausoleo para Max Dvořák y que se coronaba en un capitel cuadrado; por último, aparece el dibujo de una columna dórica, desde la mitad del fuste hasta la coronación, que remataba en un capitel dórico redondo bajo un ábaco cuadrado; la combinación de estos dos últimos esquemas sería la que Loos finalmente presentaría al concurso.

(c) Albertina, Viena.

Figura 2 Adolf Loos. The Chicago Tribune Column. Plantas acceso y nivel. Chicago, 1922 

Este proyecto - aparentemente la primera vez que un arquitecto moderno hace uso explícito de una referencia declaradamente no moderna - desarma cualquier discurso sobre la época, incluso el de su propio autor. No calza con la figura esquemática que se ha construido de Loos - como principal enemigo del ornamento - ni tampoco con la normatividad de las lecturas posteriores sobre la arquitectura moderna (lo que podría explicar por qué algunos historiadores han pasado por alto este proyecto). Tal como la casa Baker que vimos en las páginas anteriores - pintada con bandas oscuras y claras, es decir, ornamentada - el proyecto de Loos para el Chicago Tribune es el ensamblaje entre una columna dórica y un zigurat, dos referencias de la antigüedad. Así, esta propuesta pone en duda no sólo la relación entre tecnología y expresión arquitectónica, sino a la propia tecnología como referencia formal para la arquitectura. Las referencias a la antigüedad están más cerca de la ironía dadaísta que de la seriedad de otras vanguardias de la época. Sin embargo, el que Loos no haya escrito sobre este proyecto abre un terreno de ambigüedad bien observado por Tafuri:

Lo que reúne a todo el Movimiento Moderno es, sin embargo, la idea de arquitectura como objeto ambiguo. La columna dórica planeada por Loos para el concurso Chicago Tribune, como un primer y violento experimento sobre la extracción de un elemento lingüístico de su contexto y su transferencia a un segundo contexto de tamaño anormal, es la anticipación de una arquitectura pop cáustica y ambigua. Aparentemente atado a un código preestablecido, pero en realidad disponible al máximo grado, ofrece al observador, o, más bien, al usuario distraído de la ciudad, una lectura casi excesivamente abierta (Tafuri, 1980:84).

(c) Albertina, Viena

Figura 3 Adolf Loos. The Chicago Tribune Column. Esquemas. Chicago, 1922 

Esta forma de usar la referencia - extraer un objeto de su contexto e implantarlo en otro lugar, desescalándolo - es una de las operaciones más interesantes hechas por Loos y que aún puede ser productiva tanto a nivel teórico como proyectual. Así, y tal como indicara Massimo Cacciari (2002:5), este arquitecto austríaco "no enseña en vano... continúa enseñando".

Referentes

CACCIARI, Massimo. Adolf Loos e il suo angelo Milán: Electa, 2002. [ Links ]

COHEN, Jean-Louis. The Future of Architecture. Since 1889 New York: Phaidon Press, 2012. [ Links ]

FRAMPTON, Kenneth. Modern Architecture: A Critical History New York and Toronto: Oxford University Press, 1980. [ Links ]

TAFURI, Manfredo. Theories and History of Architecture New York: Harper & Row Publishers, 1980. [ Links ]

* Adolf Loos Arquitecto austríaco nacido en 1870 en Brno (actual República Checa, en ese entonces parte del Imperio austro-húngaro). Tras un viaje a EE.UU. se instala en Viena en 1896, donde inicia su carrera como arquitecto. Se hace conocido en los circuitos intelectuales de la ciudad a partir de sus debates con la Secesión Vienesa. Sus escritos más famosos son "Ornamento y Delito" y "Arquitectura", ambos de 1910. Sus proyectos más reconocidos son la tienda Goldman & Salatsch (Viena, 1910), la Casa Tzara (París, 1925), la Villa Möller (Viena, 1926), y la Villa Müller (Praga, 1928). En 1922 se muda a Francia para luego retornar a Austria en 1929, donde reside hasta su muerte en 1933.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons