SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número79Portfolio Galería AFA: LuxuryObras en la ciudad: Ciudad y negocio | City business índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.79 Santiago dic. 2011

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962011000300005 

ARQ, n. 79 Ciudad y negocio, Santiago, diciembre 2011, p. 28-42.

LECTURAS

Capitalizando lugares auténticos
Artistas y emprendimientos en la regeneración urbana
(1)

 

Elke Schlack *, Neil Turnbull*

* Profesor, Universidad Andrés Bello, Santiago, Chile


Resumen

¿En qué medida los emprendimientos privados de regeneración urbana pueden multiplicar los recursos culturales y el patrimonio colectivo? Dos casos en Santiago sirven para plantear una discusión sobre la naturaleza de los ciclos sucesivos de degradación y auge en la ciudad.

Palabras clave: urbanismo – Chile, renovación urbana, gentrificación, Bellavista, barrio Italia.


En áreas centrales de muchas ciudades latinoamericanas se han implementado programas de regeneración urbana. Los estudios en áreas centrales de Santiago de Chile muestran que desde 1990, cuando fueron implementados los subsidios de renovación urbana e interés territorial, aumentaron más de cinco veces las unidades de vivienda vendibles(2). Asimismo, se ha comprobado un repoblamiento efectivo del área central de Santiago (Greene et ál., 2009).

Los emprendimientos inmobiliarios resultantes de los programas de renovación urbana se han caracterizado por la construcción de torres aisladas que superan los 14 pisos de altura, las que conviven, incluso colindantes, con edificaciones tradicionales de uno o dos pisos; este proceso ha provocado un deterioro visual, ha menoscabado las condiciones de asoleamiento y ha estropeado la calidad ambiental y la identidad en las zonas de renovación (Greene, 2007). En los casos más extremos, dichas operaciones inmobiliarias pueden llegar a producir edificios de más de 24 pisos de altura en terrenos de 3.000 m², en los que la densidad alcanza los 2.500 habitantes por hectárea (Froimovic, García, Lepori y Vergara, 2006), diez veces más que el promedio en las manzanas de esa zona del centro. En dichas áreas, se observa un comportamiento en el mercado del suelo similar al descrito por Ingram (2006) en los patrones de desarrollo metropolitano. Los terrenos centrales de alto precio exigen un alto rendimiento y en las áreas centrales de Santiago, esto implica que la construcción residencial sea de altísima densidad. Si no se optara por esta alternativa sería necesario implementar usos comerciales de suelo para hacer rentable un proyecto (Ingram, 2006), como ocurrió en uno de los casos que este artículo presenta, el llamado Patio Bellavista un proyecto con un programa turístico-cultural(3). Inicialmente, el gestor de este emprendimiento quería seguir el modelo predominante de construcción de viviendas en alta densidad (propio del patrón de regeneración urbana de Santiago), demoliendo edificaciones de fachada continua para construir una placa comercial y torres de 20 pisos. Sin embargo, decidió tomar un camino diferente.

Este caso expresa un fenómeno que caracteriza la evolución de diversos barrios en todo el mundo. En lo esencial, el emprendimiento tras Patio Bellavista es similar al de los proyectos Hackesche Höfe en Berlín (Bernt y Holm, 2002; Liebman, 2002) y Camden Lock Market en Londres. Ambos, ubicados en barrios bien conectados, vinculados a las industrias creativas y a la bohemia, reconvirtieron edificios patrimoniales para instalar un programa principalmente gastronómico, complementado con comercio de vestuario y objetos de diseño orientados al turista. Allí, como en el SoHo en Nueva York, Little Italy en Toronto y Hoxton en Londres (entre muchos otros casos que han sido extensamente estudiados), se verifica una fase de emprendimiento muy peculiar que ha sido descrita por expertos de diversas disciplinas (Freeman, 2006; Lees et ál., 2008; Solnit y Schwarzenberg, 2000). En la comuna de Providencia en Santiago pueden identificarse a lo menos dos áreas en que se verifica este proceso con toda claridad: una es la ya mencionada zona del barrio Bellavista (al norponiente) y otra es el área como barrio Italia, en el extremo sur poniente de la comuna.

La primera etapa del ciclo consiste en la construcción de un barrio acomodado el cual se caracteriza por la calidad arquitectónico-espacial de su espacio público y sus edificaciones. En la segunda etapa, el barrio recibe habitantes de un nivel socio-económico menor, acogiendo usos no residenciales, a veces actividades productivas e industriales. En la tercera etapa, el barrio es colonizado por artistas que valoran estas áreas depreciadas de la ciudad, no solo por las cualidades estéticas o por sus precios asequibles, sino también por la libertad de acción que permiten, condición fundamental para su particular forma de vida. Los artistas están dispuestos a transgredir las convenciones, eligiendo para vivir y trabajar lugares que el común de las personas consideraría no habitacionales, como sucedió con los predios industriales del SoHo de Nueva York o en viviendas abandonadas por la antigua élite.

En la cuarta etapa de este ciclo, los artistas valorizan estos barrios y juegan, junto a los demás habitantes, antiguas familias y operadores del comercio local, un rol clave en la construcción de la identidad cultural del barrio. Esta connotación de "lugares con estilo" atrae nuevas inversiones, nuevos visitantes y nuevos habitantes con mayor poder adquisitivo.

El barrio Italia está entrando rápidamente en la cuarta etapa, pero sus efectos aún no son notorios en su estructura predial. Con el propósito de anticipar lo que podría ocurrir allí en el futuro, se presenta también el análisis de una manzana en el barrio Bellavista en la misma comuna, que acusa el impacto de las dos últimas etapas del ciclo con una lógica inversa, esto es, con la fusión de predios. En el caso del barrio Italia, sector que se ha estudiado con más detalle, se han revisado las cuatro etapas, en una comparación entre un barrio que recién comienza a ser revalorizado y otro que muestra un mayor avance en esta materia.

ETAPA UNO: LA CLASE MEDIA-ALTA COLONIZA EL BARRIO ITALIA

Los espacios públicos y edificaciones actuales del barrio Italia(4) se originan en la urbanización llamada Población Juan García Ballesteros, del año 1896 (De Ramón 1985; Palmer, 1984). Su eje principal lo conforma la Avenida Italia, una calle local de poco tránsito que transcurre en sentido norte-sur; el espacio de la avenida está constituido por una vía de veredas anchas con arboledas, delimitado por edificaciones de fachada continua, originalmente casas quinta que contaban con predios de 36 m de frente y 60 m de profundidad, cercanos a los 2.000 m2 de superficie(5) (según información inmobiliaria aparecida en periódico El Heraldo en 1895 y corroborada en el Archivo de Catastro de la I. Municipalidad de Providencia). Las edificaciones de la Avenida Italia se construyeron todas alineadas en fachada continua y podemos suponer que, en su mayoría, consistían en edificaciones de dos patios con la entrada principal por Avenida Italia. Se ha tomado un lote típico para ejemplificar esta situación: en él, gran parte de la superficie libre del terreno, tanto en el área lateral a la casona como en el fondo del sitio, era destinada a plantaciones y huertos. El fondo de este sitio tenía salida a la calle Girardi, ubicada al norte de la Avenida Italia(6). Según historiadores que se refieren a esta urbanización, se trata de un lote residencial para la clase media-alta (Recabarren, 2008; De Ramón, 1984). Según hemos constatado, allí vivió originalmente una familia de ocho personas con tres empleados de servicio.

ETAPA DOS: EL DECLIVE DEL BARRIO ITALIA

De manera sucesiva, entre los años treinta y cincuenta, los lotes de la Avenida Italia comienza a subdividirse, primero en sitios más angostos, pero aún muchas veces conectando ambas calles, Italia y Girardi. Luego se sigue subdividiendo, ahora a lo largo, y se separan lotes que dan a Avenida Italia y otros que dan a Girardi según se registra en el Archivo de Catastro de la Municipalidad de Providencia; en 1950, el sitio de la casa quinta mencionado anteriormente se presenta subdividido en seis lotes.

Simultáneamente a la subdivisión predial, se produce un cambio determinante en la actividad del sector. Según los registros del Archivo de Catastro de la Ilustre Municipalidad de Providencia, desde 1950 algunas residencias comienzan a desaparecer dando lugar a instituciones de caridad, bodegaje industrial, fábricas, imprentas y talleres mecánicos. Estas actividades se localizan en el lugar debido a los bajos valores de las propiedades y su arriendo.(7)

ETAPA TRES: LOS BARRIOS ITALIA Y BELLAVISTA SON COLONIZADOS POR LOS ARTISTAS(8)

El entorno del barrio Italia es colonizado por artistas desde la década del ochenta. Entre los primeros que llegaron al sector de la calle Infante se cuentan Anton Birke y Francisco De la Puente. En los noventa y la presente década, la afluencia de artistas al barrio es sostenida: hoy viven o trabajan de manera estable en la zona al menos 50 artistas visuales y escénicos(9). Ellos se han instalado en antiguas edificaciones, antes destinadas a viviendas, imprentas, almacenes o bodegas. A diferencia del barrio Italia, la presencia de artistas en el barrio Bellavista se remonta a la década del cuarenta, época en que Camilo Mori, Pablo Neruda, Marta Colvin y Nemesio Antúnez eran habitantes de Bellavista (Klein, 2007). Todos ellos vivieron junto a la plaza ubicada en la esquina de Constitución y Dardignac que hoy lleva el nombre de Camilo Mori. Pablo Neruda residía en la casa llamada "La Chascona" que hoy funciona como museo. En 1985 Nemesio Antúnez refundaría el mítico Taller 99 en Bellavista 0182 (en el Centro Cultural Calle Larga) para luego trasladarlo, en 1990, a la calle Melchor Concha y Toro (Klein, 2007). Más allá de los artistas mencionados, un grupo amplio de creadores fueron habitantes de Bellavista desde los años setenta; según la Guía de Patrimonio y Cultura de La Chimba (2007) en 2007 se contabilizan cerca de 50 artistas establecidos en el barrio.

En los años ochenta la manzana en que hoy se ubica el Patio Bellavista se componía predominantemente de edificaciones de fachada continua de uno o dos pisos construidas entre 1910 y 1930. En el Archivo de Catastro de Aguas Andinas se puede constatar que estas edificaciones aún se encontraban ocupadas por residentes antiguos de los años cuarenta y cincuenta, pero también por nuevos habitantes, así como artistas, oficinistas, trabajadores de talleres de madera y metales. La subdivisión predial original aún no se veía transformada y los lotes seguían perteneciendo a propietarios individuales. La estructura espacial de las antiguas casas patio fue adaptada sin mayor modificación a los requerimientos de los nuevos habitantes y de las nuevas actividades productivas emergentes en la zona. Pero en esta época se puede observar una discreta transformación de la estructura predial en algunas manzanas del sector. Según datos encontrados en el Estudio de Títulos del Conservador de Bienes Raíces y en los Archivos de Patentes de la Municipalidad de Providencia, particularmente, la manzana del Patio Bellavista presenta un cambio en 1987, cuando se anexaron cuatro propiedades nuevas a las dos que poseía una imprenta, constituyéndose un terreno de prácticamente el tamaño de un cuarto de manzana. Esta gran superficie de actividad semi-industrial convivía con vecinos residentes, talleres de artistas y oficinas. La fusión de predios en la manzana, propicia para la actividad productiva de la imprenta, sería una condición espacial clave para el emprendimiento que se desarrollará después (ver Etapa cuatro).

Tanto en el barrio Italia como en el barrio Bellavista los lugares de encuentro entre los artistas marcaron la historia del lugar. En el barrio Italia el punto de reunión es el bar Rapa Nui, lugar que aún frecuentan mecánicos y artistas para compartir el almuerzo casero. En Bellavista, el encuentro que originalmente se daba en la plaza Camilo Mori, cuando Neruda y Mori se juntaban allí, se trasladó en los años ochenta y noventa a restaurantes de comida casera como Venecia y Galindo (Arriagada, 2003).

Las opiniones de muchos artistas coinciden: lo que los atrajo al lugar, en ambos casos, es la "vida de barrio", la tranquilidad, la existencia de vecinos de grupos muy diversos (talleres mecánicos, familias con niños, vecinos antiguos y nuevos), la presencia de más artistas en el lugar, la ubicación central y los precios asequibles de las propiedades y los arriendos. Ellos también mencionan que estos lugares les brindan un estilo de vida alternativo al que les correspondería por su nivel socio-económico o su calidad de profesionales creativos.(10)

La convivencia entre los vecinos residentes y las actividades industriales no siempre fue armónica. Sin embargo, como consta en los archivos de la Municipalidad de Providencia, los problemas con el horario de la ruidosa producción de los talleres mecánicos se resolvían a través de acuerdos mediados por la Junta de Vecinos y la Municipalidad. Hoy, la mayor preocupación para los artistas y vecinos de ambos barrios es el aumento de patentes de alcohol y el ruido que produce la actividad nocturna asociada(11) (Arriagada, 2003).

ETAPA CUATRO: EL BARRIO ITALIA Y BELLAVISTA ATRAEN NUEVAS INVERSIONES

Las transformaciones físicas y el cambio de habitantes del barrio Italia se hacen evidentes desde 2005. Entonces, se produce un aumento sustantivo del comercio en el sector: mientras que entre 1990 y 1995 se solicitaron solo ocho patentes (la mayoría de ellas para talleres mecánicos y bodegas), entre 2005 y 2009 se solicitaron 24 patentes nuevas. La Dirección de Patentes de la Municipalidad de Providencia registra que en el comercio emergente de la zona predominan restaurantes exclusivos, oficinas de diseño y talleres de muebles, artesanías y objetos de arte. Las transformaciones no son neutrales a la preexistencia en el lugar: los negocios recientemente instalados constituyen una oferta para gente de un nivel socio-económico más alto que el preexistente y los arriendos, así como precios de las propiedades, suben. Según el documento Plano de circuito barrio Italia 2011, elaborado por la Organización de los comerciantes del barrio Italia y las observaciones en terreno, cabe destacar que la oferta del comercio se dirige a público que compra objetos de diseño o ropa y que consume "ocio", en un recorrido que incluye galería de arte, cafés y restaurantes que ofrecen productos de gastronomía internacional.

Dado que la transformación del barrio Italia es aún incipiente, el aumento de comercio de ocio y diseño recién está mostrando señales de desplazar a las actividades tradicionales preexistentes en esta zona. La presencia de artistas propietarios de sus talleres-viviendas no parece haberse reducido. Los talleres mecánicos y bodegas del barrio parecen sostenerse; en los restaurantes que ofrecen colaciones todavía se observa diversidad social: oficinistas y mecánicos que han estado ahí hace décadas mezclados con nuevos habitantes. Es en Avenida Italia donde más habitantes originales han desaparecido: edificaciones residenciales han sido reemplazadas por tiendas y cafés.(12)

A diferencia de lo que ocurre en el barrio Italia, en Bellavista las transformaciones en la actividad del barrio suceden antes, a mediados de los años ochenta. En esa época la vida nocturna se hace más activa y se instalan centros culturales como el Café del Cerro (Arriagada, 2003). A fines de dicha década la vida callejera y nocturna de Bellavista se hace muy activa; en ese proceso fue muy relevante la voluntad política de los alcaldes correspondientes a esa zona en los años ochenta y comienzos de los noventa(13), quienes, a través de una política indiscriminada de entrega de patentes de alcoholes, promovieron explícitamente el desarrollo de la vida nocturna y la consolidación de los canales de televisión y algunos teatros ubicados en el sector (según Archivo de la Municipalidad de Providencia).

Consecuentemente, en los noventa, el entorno de la calle Pío Nono se había comenzado a poblar de bares y discotecas (Arriagada, 2003). El aumento de la vida nocturna en estos años trajo conflictos al barrio; predominaron locales nocturnos de público conflictivo (lugares de "mala muerte") en la misma cuadra en que se ubican residencias. Ruido hasta la madrugada, desmanes en la calle debido al alcohol y las peleas callejeras transformaron la "vida de barrio" preexistente. Esta transformación no solo se constituyó en un problema para los vecinos, sino también para aquellos negocios de carácter más elitista, como los restaurantes dedicados al turismo extranjero y locales de alto nivel. Los gobiernos local y regional implementan la "intervención de barrios críticos" para asegurar el orden y la seguridad en lugares con indicadores altos de criminalidad. El barrio Bellavista fue el primer lugar "comercial" en recibir un fuerte control policial, con participación de inspectores municipales, fiscalizadores de salud y personal del Servicio de Impuestos Internos.

En ese contexto, la más importante transformación en la estructura de la manzana de lo que sería Patio Bellavista se inicia en 2000 cuando el dueño de la imprenta, que ocupa casi un cuarto de la manzana, descarta la idea de levantar un proyecto inmobiliario de placa comercial y torres de vivienda (Ducci, 2011). A cambio, decide acoger la idea de los asesores de la organización Ciudad Viva, los arquitectos Tomás Carvajal y Sergio González, quienes elaboran la propuesta de un espacio para el flaneur y el ocio inspirado en la vida urbana europea, el antecedente más importante para aquello que los arquitectos del proyecto desarrollarían posteriormente (Jadue, 2007).

Como consta en el Estudio de Títulos del Conservador de Bienes Raíces de la Municipalidad de Providencia (2011), en 2004 y 2005 el impresor adquiere otros seis lotes adyacentes. En 2005 encarga el proyecto Patio Bellavista a los arquitectos Vergara, Durruty, Decarolis y Schliebener. Este proyecto reconvierte algunas edificaciones existentes de valor patrimonial (hotel y restaurante), agrega diversas construcciones menores nuevas y dispone en los perímetros quioscos y pabellones para la venta de artesanías y souvenirs. El partido general del proyecto es la apertura de la manzana para proveer un recorrido en sentido orienteponiente y la mantención de la mayoría de las fachadas de las edificaciones preexistentes en las calles Pío Nono y Constitución. El proyecto reutiliza parcialmente la edificación existente de valor patrimonial y construye volumetrías nuevas, manteniendo la línea de edificación continua que caracteriza el sector patrimonial, sin exceder los dos pisos de altura del entorno.

La construcción de la segunda etapa de Patio Bellavista se inicia el 2008. Esta fase, diseñada por Plan 3 Arquitectos, tiene una estrategia de reconversión diferente a la etapa anterior. Prácticamente se restauran solo las fachadas preexistentes y no los espacios de las edificaciones. El argumento para que predomine la demolición de lo preexistente en el sitio es el "mal estado y poca calidad arquitectónica" de los elementos edificatorios, en su mayoría de carácter semi-industrial; se trata de los galpones y bodegas de la antigua imprenta.(14)

Si bien gran parte de la actividad de Patio Bellavista se concentra en el interior de la manzana, las calles aledañas se han visto transformadas. La calle Constitución, que en su primera cuadra partió originalmente con 28 lotes destinados a vivienda, presenta hoy casi treinta patentes para restaurantes con expendio de alcohol, nueve locales con tiendas de artesanía, tres cafeterías, tres negocios de venta de música, cinco oficinas, una imprenta (que no corresponde a la original), una librería, una tienda de vestuario y un bazar de productos esotéricos. Algunos de los artistas residentes en 2007 en Bellavista arrendaban o eran propietarios de lotes ubicados en la manzana de Patio Bellavista, en la calle Constitución. En 2008, la última artista dejó su vivienda-taller en esta calle (según Archivo de la Ilustre Municipalidad de Providencia).

Otras calles de Bellavista, como la calle Melchor Concha y Toro o la calle Antonia Lope de Bello, han tenido otro destino. Tal como se menciona en la Guía de Patrimonio y Cultura de La Chimba (2007), estos lugares concentran hoy un gran número de artistas residentes junto a nuevas familias llegadas al barrio. Entre los artistas que trabajan hace más tiempo en este sector se encuentra María Inés Solimano, llegada en los ochenta, y también los miembros del refundado Taller 99, en su actual ubicación desde 1990. Todos ellos, junto a las nuevas familias residentes, han realizado una importante acción para preservar el carácter del barrio, acordando con la Municipalidad de Providencia la restricción de las patentes a restaurantes en la calle Melchor Concha y Toro. Según los documentos del Departamento de Patentes de la Municipalidad de Providencia (2010), actualmente, las edificaciones de dicha calle son ocupadas principalmente por oficinas, además de viviendas remodeladas.(15)

CAPITALIZANDO EL GENIUS LOCI Y EL MILIEU

Si bien en la renovación urbana del Gran Santiago los emprendimientos más notorios (aquellos sobre los que más se ha escrito) son los de vivienda en alta densidad –especialmente en el área poniente y sur de la comuna de Santiago– no se puede desconocer la presencia de importantes desarrollos de comercio vinculados a lugares con una identidad artística o bohemia. Se trata de avances espontáneos y de iniciativa predominantemente privada, que no han sido influenciados directamente por políticas gubernamentales de desarrollo urbano. En algunos casos, debido a que estos progresos se tienden a ubicar en zonas de valor patrimonial, ya hay organizaciones ciudadanas funcionando localmente, que cumplen un importante rol en fiscalizarlos y asesorarlos. Estos emprendimientos internalizan el valor agregado del barrio, constituido por el valor patrimonial de su arquitectura y por su identidad vinculada a la creación. Es decir, capitalizan el genius loci y el milieu(16). Por otro lado, negocios de este tipo también tienen externalidades: entre las positivas está el aumento de demanda y valores de suelo en el barrio, así como el hecho de que la nueva inversión en la zona se traduzca en una mayor inversión municipal en la infraestructura de barrio, empujando la renovación de la edificación antigua. Entre las externalidades negativas está la sobreexplotación espacial de una zona con usos difíciles de compatibilizar con la vida preexistente y el éxodo de los que arriendan y no pueden quedarse. Dadas estas condiciones del emprendimiento en zonas culturales, artísticas o bohemias, es necesario adelantarse y proveer de mecanismos que aseguren la renovación del barrio a largo plazo. Una sobreexplotación del lugar podría producir la pérdida de su factor atractivo. Hasta ahora, las externalidades de los desarrollos de este tipo no han sido tematizadas por los gobiernos locales. Pronto, esta manera de regeneración urbana se hará más común y tendremos que preguntarnos a quién corresponde hacerse cargo de sus beneficios y costos; esto significa abordar el tema desde diferentes escalas y dimensiones. Desde diferentes escalas porque deja de ser un problema que el arquitecto resuelve solo con su cliente. De diferentes dimensiones, porque es necesario entender que nuestro quehacer está inserto en fenómenos globales y culturales invisibles a primera vista. Realizar un emprendimiento inserto en el contexto de la creación artística y además aportar nuevos valores a la ciudad no es tarea simple. Dando cuenta de esa complejidad, queremos presentar tres visiones que abordan el tema desde distintas perspectivas: en primer lugar las culturas de la ciudad, en segundo lugar la elitización o gentrificación de la ciudad y finalmente la autenticidad de la ciudad. Dichos temas han sido recurrentes en el debate internacional sobre las oportunidades y limitaciones del desarrollo de barrios artístico-bohemios en la regeneración urbana.

LAS CULTURAS DE LA CIUDAD

Tras una década de experiencia con la regeneración de barrios en los centros urbanos de Europa y otras ciudades del mundo, hoy se está discutiendo acerca del rol que cumple la implementación de estrategias culturales en la renovación urbana (García y Degen, 2008; Martínez Rigol, 2010; Judd, 2003). Siguiendo las teorías de Zukin sobre la cultura de las ciudades (Zukin, 1995), Degen (2008) argumenta que en algunos procesos de regeneración urbana se impuso una cierta "cultura" sobre otra, por ejemplo, la cultura del ocio sobre la cultura industrial, y que esto se ve representado en los espacios de la ciudad. García y Degen argumentan que, en el caso de Barcelona, los códigos culturales implícitos en la regeneración fueron impuestos con el fin de posicionar la marca "Barcelona" a nivel global; sin embargo, en algunas oportunidades esto opacó la "cultura" que los habitantes de Barcelona querían hacer prevalecer (Degen, 2003). Diversos espacios regenerados en Barcelona han sido capitalizados para una cierta cultura y se han transformado en lo que algunos actores llaman la "estética de lo patrimonial hecho moda" (Degen, 2003). En otros espacios, sin embargo, la regeneración de esa ciudad ha sido un proceso compartido, se han consensuado las culturas a partir del uso diario de los espacios y la experiencia urbana de los habitantes.

El discurso acerca de la cultura de cada lugar es pertinente para los arquitectos, quienes manejamos códigos estéticos de manera muy consciente, manipulando la manera como se perciben los espacios con los sentidos. Así, las más mínimas decisiones tomadas en la construcción de un proyecto como Patio Bellavista o en la remodelación de un bar, pueden incluir o dejar fuera códigos culturales, construyendo o destruyendo ámbitos culturales muy determinados.

CONCIENCIA ACERCA DE LOS EFECTOS COLATERALES DE LA ELITIZACIÓN

En el discurso de la elitización (o gentrificación) hay consenso en que la renovación tiene dos caras: una es la renovación o modernización de los lugares; la otra, la expulsión de aquellos habitantes que se ven asediados por los precios mayores o por las nuevas condiciones en la calidad de vida de su barrio (Atkinson y Bridge, 2005; Altrock, 2003). La regeneración de un barrio trae nuevos habitantes y actividades a un lugar, que se superponen a lo ya existente. El éxito de procesos de renovación está relacionado con la capacidad de gestionar conjuntamente la buena calidad del lugar, evitando que los nuevos usos reemplacen completamente a los existentes.

Diversos actores en la ciudad son responsables de lograr esto o promover su desarrollo. Comenzando con los encargados del planeamiento urbano, existen cada vez más urbanistas especializados en elaborar mecanismos para minimizar la expulsión. Entre los mecanismos están las subvenciones a arrendatarios antiguos, las subvenciones al alza de precios, la provisión de fondos para organizar gremios barriales y el cobro diferenciado de un impuesto territorial y un impuesto al visitante (Altrock, 2003; Martinotti, 2008). En nuestro caso, esto permitiría promover un desarrollo equilibrado que permita, por ejemplo, que permanezcan los tradicionales restauradores de muebles del barrio Italia, promoviendo a su vez el desarrollo de nuevos emprendimientos relacionados con el diseño contemporáneo.

También los "afectados" se organizan a propósito de las transformaciones de los barrios. En algunos casos se agrupan para "defenderse" o, en el caso de los más proactivos, para proponer cambios en colaboración con los emprendedores del barrio (Solnit y Schwarzenberg, 2000). Este es el caso que hemos podido observar en Bellavista, tanto en la asesoría brindada por la organización ciudadana Ciudad Viva a Patio Bellavista como en diversas negociaciones que los vecinos han tenido con una clínica recién instalada en el sector con el fin de mantener la calidad de vida en el barrio.

Finalmente, en lugares en que ocurre gentrificación, existen también actores sensibles a los impactos que ellos mismos provocan en el lugar. Estos se organizan con el fin de preservar las características y autenticidad social de su barrio, evitar el éxodo de habitantes, reprimir la restricción del espacio a causa de las nuevas actividades e impedir que los vecinos pierdan su influencia sobre el destino del barrio. Esta actitud está motivada, en parte, por el deseo de legitimarse como buenos vecinos nuevos ante los ojos de los habitantes, en un contexto cultural en que los gentrificadores ya están muy estigmatizados por la sociedad (Brown-Saracino, 2009).

LA AUTENTICIDAD: VALOR EXPLORABLE, PROCESO DINÁMICO Y BIEN ESCASO

La idea de lo auténtico, lo que es real o verdadero, es mencionada por Zukin (2010) como un factor clave en el desarrollo de la ciudad. El concepto "autenticidad" se refiere a la característica que tienen, por ejemplo, los "boliches de esquina", de pequeña escala, de carácter muy local y ubicados en edificios antiguos desde hace mucho tiempo. El concepto también se define a partir de personajes característicos de un barrio, como el vendedor del quiosco de la esquina o el panadero. Según Zukin, todos estos elementos propios e irrepetibles de un barrio constituyen aquello que atrae a los artistas. Esta condición de autenticidad es también la que atrae a gentrificadores e inversionistas inmobiliarios en una fase posterior.

Zukin propone que hay dos riesgos en la capitalización de la autenticidad por emprendimientos inmobiliarios. En primer lugar, surge un problema cuando las gestiones inmobiliarias funcionan en la lógica de la gran escala, modalidad que entra en conflicto con la lógica de la pequeña escala, tan particular de los lugares con autenticidad. El peligro de esto es que las características originales se masifiquen y se estandaricen. En segundo lugar, en el momento que la autenticidad se pone al servicio de incrementar los valores de suelo de los inversionistas, se iniciaría un proceso de expulsión de los habitantes del lugar, proceso que puede alcanzar justamente aquellos que en gran medida han construido la autenticidad del lugar.

Diferente es la dinámica del barrio al que llegan nuevos habitantes, probablemente de condición socio-económica más acomodada que los residentes originales y que conviven con los habitantes originarios. En esta situación, es evidente que los recién llegados tienen la legítima necesidad de participar en la construcción de la identidad del barrio; en este caso, no debe considerarse que la autenticidad de un lugar esté en peligro, ya que la autenticidad no es un estado estático, sino que dependerá de la forma en que cada generación construye y actualiza las características de un barrio. La legitimidad es, entonces, siguiendo a Zukin, una estética mutable y cambiante, que permite que múltiples actores reclamen su autoridad y propiedad sobre la ciudad.

En relación al caso de Nueva York, Zukin describe que, si bien esta ciudad rinde tributos a su pasado a través de iniciativas de conservación y a su futuro a través de la búsqueda del desarrollo económico, no impulsa la protección de los residentes, los trabajadores, los negocios de pequeña escala, los habitantes pobres o de clase media para que puedan permanecer en su lugar. Esta diversidad social, y no solo la diversidad de los edificios y usos, constituye el alma de esta ciudad (Zukin, 2010). El autor plantea que lo auténtico de un lugar no es solo un valor a explotar, sino también una situación frágil, un recurso escaso cuya supervivencia dependerá de la preservación del derecho cultural de toda persona de poder permanecer en aquella ciudad que contribuyó a construir.

CONCLUSIONES

En la medida que practicamos el "capitalizar lugares auténticos", nos reencontramos con una antigua verdad: en la ciudad hay muchas oportunidades y recursos que deben ser manejados cuidadosamente para asegurar su permanencia a largo plazo. Los recursos de la ciudad son físicos (construidos a partir del tejido urbano y los espacios urbanos) y, al mismo tiempo, inmateriales, es decir, construidos a partir de las comunidades, sus redes sociales y su cultura. La renovación de espacios dentro de la ciudad debe considerar no solo la mera explotación de estos valores, sino también su mantención, e incluso, multiplicación para beneficio de la ciudad como un todo. En este sentido, nos dan una buena lección las iniciativas ciudadanas surgidas en sectores artístico-bohemios, las que promueven la renovación de la ciudad, resolviendo los conflictos que se generan en la convivencia de sus habitantes diversos. Hasta ahora se ha hecho poco por entender su importante rol a la hora de velar porque la explotación de los valores urbanos tenga beneficios para la ciudad y no solo para quienes los explotan. Los habitantes de la ciudad son los que la hacen auténtica y, por esa condición, tienen el derecho genuino de coexistir junto a emprendimientos inmobiliarios y otras modalidades de negocios en la ciudad.

Notas

1.     Se trata de un estándar originado en Suiza para edificios nuevos y remodelaciones, que supone la construcción de fachadas complejas de alto desempeño, combinadas con sistemas de renovación permanente de aire. El cumplimiento de este estándar permite a los constructores y arquitectos libertad total de diseño y elección de materiales, lo que en un contexto altamente regulado como el europeo constituye un atractivo incentivo (N. del Ed.).

2.     Las unidades de vivienda vendibles aumentaron 530% entre 1993 y 2007.

3.     Patio Bellavista está compuesto por un hotel, 15 restaurantes, 7 salones de té, un teatro, 23 locales de artesanía, 8 joyerías, 11 tiendas de moda, una librería, 3 tiendas de servicios, un local de turismo, 2 de productos naturales y un área de estacionamientos para 225 vehículos.

4.     La denominación "Barrio Italia", acuñada por artistas y estudiantes que organizaron la exposición "Cartel se Busca", fue recogida por organizaciones vecinales y comerciales asentadas en el sector aledaño a la Avenida Italia, tanto en el sector sur-poniente de la comuna de Providencia como en el nor-poniente de la comuna de Ñuñoa, entre las calles Santa Isabel y Sucre. Actualmente una organización de comerciantes del sector se ha hecho cargo de impulsar el Proyecto Barrio Italia para promover su calidad de bien patrimonial.

5.     La reconstrucción de las edificaciones originales de la población Ballesteros se basa en el análisis de la evolución del lote Avenida Italia No 1442, desde 1922 al 2010.

6.     Parte de estos datos fueron extraídos de una entrevista realizada a León Villalón Manzano, habitante del barrio entre 1922 y 1940; también del Archivo de Catastro de la Municipalidad de Providencia.

7.     Parte de esta información fue extraída de dos entrevistas realizadas en 2009 a Elodie Fulton, arquitecta responsable del proyecto del taller de Samy Benmayor, y a Carlos Villalón, empresario y dueño de taller mecánico desde 1979 en el barrio.

8.     Parte de estos datos fueron recopilados de diversas entrevistas realizadas a Carlos Maturana, alias Bororo, artista visual que tiene su taller en el barrio Italia desde 2005, Hugo Marín, María Inés Solimano, Juan Pablo Langlois, Lake Sagaris y Joan Morrison.

9.     Datos recopilados del documento sin publicar: "Catastro de artistas residentes en el barrio Santa Isabel" de la Unión de Artistas del barrio Santa Isabel, Santiago, 2009.

10.     María Inés Solimano refiriéndose a su vida en un barrio residencial de clase alta en Las Condes, y Carlos Maturana, Bororo, refiriéndose al sector de galerías de arte en calle Alonso de Córdova, en el distrito del lujo en Santiago.

11.     Datos recopilados del documento sin publicar: "Catastro de artistas residentes en el barrio Santa Isabel" de la Unión de Artistas del barrio Santa Isabel, Santiago, 2009.

12.     De entrevistas realizas a Fernanda Lizana en 2009 y 2011.

13.     El barrio pertenecía entonces a la comuna de Santiago; en la actualidad el área poniente está bajo la jurisdicción de la I. Municipalidad de Recoleta mientras su parte oriente pertenece a la comuna de Providencia.

14.     Según Giuliano Pastorelli en artículo "Patio Bellavista Segunda Etapa / Plan 3 Arquitectos". Plataforma Urbana, 2010. http://www.plataformaarquitectura.cl/2010/01/14/patio-bellavista-segunda-etapa-plan-3-arquitectos/

15.     Parte de estos datos fueron extraídos de entrevistas realizadas a María Inés Solimano y Lake Sagaris.

16.     La palabra milieu es entendida acá en el sentido que le confiere Hippolyte Taine en el estudio contextual del arte: grupo de personas vinculadas por intereses comunes o por actividades comunes.

 

Referentes

AA.VV. Archivo de Catastro, año 1990-2011. Aguas Andinas, Santiago 2011.         [ Links ]

AA.VV. Archivo de Catastro. Ilustre Municipalidad de Providencia, Dirección de Obras, Santiago, 2011.         [ Links ]

AA.VV. Archivo de Patentes de sector Italia vigentes hasta 2009 y de sector Bellavista vigentes hasta 2010. Ilustre Municipalidad de Providencia, Departamento de Patentes, Santiago, 2010.         [ Links ]

AA.VV. Diario El Heraldo, Santiago, 1895.         [ Links ]

AA.VV. Estudio de Títulos de las propiedades en la manzana del Patio Bellavista. Conservador de Bienes Raíces de Santiago, Santiago, 2011.         [ Links ]

AA.VV. Evaluación del impacto del Subsidio de Renovación Urbana en el Área Metropolitana del Gran Santiago 1991-2006, Ministerio de Vivienda y Urbanismo, División Técnica de Estudio y Fomento Habitacional (DITEC). Editorial Pehuén, Santiago, 2007.         [ Links ]

AA.VV. Guía de Patrimonio y Cultura de La Chimba. Ediciones Ciudad Viva, Santiago, 2007.         [ Links ]

AA.VV. Expediente Municipal de las propiedades subdivididas a partir del lote Avenida Italia 1442 y Plano oficial de catastro de la Comuna de Providencia, año 1945. Archivo de Catastro de la Ilustre Municipalidad de Providencia, Santiago, 2011.         [ Links ]

AA.VV. Plano de circuito barrio Italia 2011. Organización de los comerciantes del barrio Italia, Santiago, 2011.         [ Links ]

AA.VV. Archivo de Patentes de sector Italia vigentes hasta 2009 y de sector Bellavista vigentes hasta 2010. Ilustre Municipalidad de Providencia, Departamento de Patentes, Santiago, 2011.         [ Links ]

ATKINSON, Rowland y Gary BRIDGE. Gentrification in a global context. The new urban colonialism. Routledge, Nueva York, 2005.         [ Links ]

ALTROCK, Uwe. "Aufwertung und Verdrängung. Versuch einer planungsethischen Positionsbestimmung zu einem Dauerbrenner in der Planung". En: ALTROCK et ál.(eds). Jahrbuch
der Stadterneuerung
. TU Berlin, Berlín, 2003.

ARRIAGADA, María. El barrio Bellavista en los procesos de modernización. Memoria para optar al título de Socióloga. Departamento de Sociología, Universidad de Chile, Santiago, 2003.         [ Links ]

BERNT, Mathias y Andrej HOLM. "Gentrification in Ostdeuschland: der Fall Prenzlauer Berg", Deutsche Zeitschrift für Kommunalwissenschaften 41.2, pp. 125–50, 2002.         [ Links ]

BROWN-SARACINO, Japonica. A Neighborhood That Never Changes. The University of Chicago Press, Chicago, 2009.         [ Links ]

CRUZ, Bernardita. "Cargada de nostalgia. Casa de Joan Morrison". Vivienda y Decoración, El Mercurio, Santiago, sábado 14 de octubre de 2006.         [ Links ]

DEGEN, Mónica. "Fighting for the Global Catwalk: Formalizing Public Life in Castlefield (Manchester) and Diluting Public Life in El Raval (Barcelona)". International Journal of Urban and Regional Research Vol. 27.4. Foundation for Urban and Regional Studies, Oxford, diciembre de 2003, p. 867-880.         [ Links ]

DEGEN, Mónica. "Modelar una 'nueva Barcelona': el diseño de la vida pública". En: DEGEN, Mónica y Marisol GARCÍA (eds.). La metaciudad: Barcelona. Transformación de una metrópolis. Anthropos, Barcelona, 2008.         [ Links ]

DE RAMÓN, Armando. Estudio de una periferia urbana, Santiago de Chile 1850-1900. Ediciones del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, 1985.         [ Links ]

DUCCI, María Elena. "¿Plaza o patio?: la privatización del espacio público. Patio Bellavista: un espacio público con dueño". En Espacio de uso público. Campo de juego de interacciones públicoprivadas. Elke Schlack (ed.). Ediciones unab-coop, Santiago, 2011.         [ Links ]

FREEMAN, Lance. There goes the ´hood. Views of gentrification from the ground up. Temple University Press, Filadelfia, 2006.         [ Links ]

FROIMOVIC, Jocelyn; GARCÍA, Marisol; LEPORI, Gilberto y Javier VERGARA. Transformación de la comuna de Santiago a partir de la vivienda en densidad. Revisión de un proceso de renovación urbana. Tesis de Arquitectura presentada en la Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, 2006.         [ Links ]

FULTON, Elodie. "Taller Benmayor". ARQ N° 54 Vinos, bodegas, viñas. Ediciones ARQ, Santiago, julio de 2003, p. 62-63.         [ Links ]

GARCÍA, Marisol y Mónica DEGEN. "El Camino Barcelona: espacios, culturas y sociedades". En: La metaciudad: Barcelona. Transformación de una metrópolis. Anthropos, Barcelona, 2008.         [ Links ]

GREENE, Margarita. "Procesos de recuperación y repoblamiento de centros urbanos: ¿Para qué? ¿Para quién? ¿Cómo?" En: CASTILLO, María José y Rodrigo HIDALGO (eds.). 1906/2006 Cien años de política de vivienda en Chile. Ediciones UNAB, Santiago, 2007.         [ Links ]

GREENE, Margarita, MORA, Rodrigo y Emilio BERRÍOS. "Los instrumentos de repoblamiento del centro de Santiago: sru y sit entre 1999 y 2005". Boletín de Ciudades para un Futuro más Sostenible N° 42/43. Simposio Internacional Desarrollo, Ciudad y Sostenibilidad, La Serena, octubre de 2009. http://habitat.aq.upm.es/boletin/n42/ab-rmor.html         [ Links ]

INGRAM, Gregory . "Patrones del desarrollo metropolitano ¿qué hemos aprendido?" En: GALETOVIC, Alexander (ed.). Santiago. Dónde estamos y hacia dónde vamos. Ediciones Centro de Estudios Públicos, Santiago, 2006.         [ Links ]

JADUE, Patricio. "Patio Bellavista. Un proyecto inmobiliario emblemático". En: AA.VV. Guía de Patrimonio y Cultura La Chimba. Ediciones Ciudad Viva, Santiago, 2007.         [ Links ]

JUDD, Dennis. "El turismo urbano y la geografía de la ciudad". Eure Nº 87 (29). Instituto de Estudios Urbanos, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, 2003, p. 51-62.         [ Links ]

KLEIN, Joke. "Arte y Artistas". En: AA.VV. Ciudad Viva. Guía de Patrimonio y Cultura de La Chimba. Ediciones Ciudad Viva, Santiago, 2007.         [ Links ]

LEES, Loretta, SLATER, Tom y Elvin WYLY. Gentrification. Routledge, Nueva York, 2008.         [ Links ]

LIEBMANN, Irina. Stille Mitte von Berlin. Eine Recherche rund um den Hackeschen Markt. Berlin Verlag, Berlín, 2009.         [ Links ]

MARTINOTTI, Guido. "Lo que el viento se llevó. Espacios públicos en la metrópolis de tercera generación". En: DEGEN, Mónica y Marisol GARCÍA (eds.). La metaciudad: Barcelona. Transformación de una metrópolis. Anthropos, Barcelona, 2008.         [ Links ]

MARTÍNEZ RIGOLl, Sergi. Cuestión del Centro, el Centro en cuestión. Milenio, Lleida, 2010.         [ Links ]

PALMER, Montserrat. La comuna de Providencia y la ciudad jardín. Un estudio de los inicios del modelo de crecimiento actual de la ciudad de Santiago. Ediciones de la Facultad de Arquitectura y Bellas Artes de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, 1984.         [ Links ]

RECABARREN, Javier. "La migración de las elites hacia el oriente de Santiago: el caso de la comuna de Providencia 1895-1930". Encrucijada Americana N° 1 de 2008. Ediciones del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad Alberto Hurtado, Santiago, 2008.         [ Links ]

SCHLACK, Elke y Neil TURNBULL."La colonización de barrios céntricos por artistas". Revista 180 N° 24 Periferias interiores. Universidad Diego Portales, Santiago, 2009, p. 2-5.         [ Links ]

SOLNIT, Rebecca y Susan SCHWARTZENBERG. Hollow City. Haymarket Books, Londres-Nueva York, 2000.         [ Links ]

ZUKIN, Sharon. The Culture of Cities. Blackwell, Londres, 1995.         [ Links ]

ZUKIN, Sharon. Naked City. The Death and Life of Authentic Places. Oxford University Press, Nueva York, 2010.         [ Links ]