SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número71Alberto Mozó: BIP Computers índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.71 Santiago abr. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962009000100001 

ARQ, n. 71 Los Andes, Santiago, abril 2009, p. 09.

Notes English

 

Editorial

Montserrat Palmer T. *

* Directora Ediciones ARQ, Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos, Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile


 

Los habitantes de las diferentes zonas de la tierra responden —se supone— a las características geográficas en las que viven: en el caso de Chile, si uno piensa que de Arica a Punta Arenas hay 4.300 km, con un ancho promedio de 180 km, es extraño. Si además analizamos que al oriente están los Andes, con cumbres variables de por ejemplo 2.500 o 7.000 m de altura y que al poniente está el océano más grande del planeta, no se sabe ya qué pensar.
Le Corbusier, sin haber venido a Chile y en una charla que dio en Buenos Aires, hizo un corte de Sudamérica por un paralelo cualquiera: una sola línea que se rizaba al inicio —el mar— luego seguía horizontal —la pampa—, se elevaba verticalmente —los Andes—, bajaba y se perdía bajo el fondo del mar: Chile en horizontal no existía. Este hombre tan intuitivo hizo un corte transversal perfecto de Sudamérica.
Sin sacar conclusiones, decidimos dedicar este número de ARQ a los Andes, para apreciar cómo los arquitectos veían estos hechos y cómo construían sus obras al borde de la cordillera. Además de Chile presentamos también proyectos en Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia. Creo que tanto en las obras como los ensayos, más genérico el de Fernández —acerca de la cordillera en el continente americano— y acotado el de Seisdedos —sobre el ferrocarril trasandino entre la ciudad de los Andes y Juncal—, quedan claras muestras dificultades y nuestras posibilidades. Las nueve obras presentadas lo muestran
y creo que lo resuelven bien.
La edición 71 de ARQ incorpora tres nuevos elementos: una serie para las tres portadas de este año con reproducciones de tintas chinas que Nemesio Antúnez Zañartu realizó en 1942, cuando era estudiante de arquitectura, para el libro Chile o una loca Geografía de Benjamín Subercaseaux. Al mismo tiempo, se inician las entregas de los Cuadernos de la Técnica ARQ con obras de investigación realizadas en diferentes cursos de construcción de nuestra Escuela de Arquitectura, con la coordinación del profesor Claudio Vásquez. El primero se titula Luces. Los dos siguientes, con los números de julio y noviembre, se dedicarán a Cielos y Módulos respectivamente; los suscriptores
lo recibirán gratis con la revista. Finalmente, una nueva sección de ARQ presenta una obra destacada reciente y las posibles relaciones entre ella y la producción previa de su autor: con ello queremos entender cada proyecto como parte de una línea de trabajo o pesquisa más amplia, un contexto no evidente que, sin embargo, seguramente informa la obra.