SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número68Complejo Deportivo Municipal Can Ricart: Barcelona, EspañaGaudí y Jujol en Mallorca: vaya par índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.68 Santiago abr. 2008

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962008000100010 

ARQ, n. 68 Intervenciones / Interventions, Santiago, abril, 2008, p. 66-69


OBRAS Y PROYECTOS

Restaurante Ópera y bar Catedral
Santiago, Chile

José Cruz Ovalle*
José Domingo Peñafiel
**
Ana Turell*

* Socio estudio José Cruz Ovalle, Santiago, Chile
** Profesor Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile


Resumen

Una decidida intervención a nivel estructural, que pasa por el vaciado de los espacios interiores, no sólo permite que un nuevo programa se instale en una antigua construcción del centro de Santiago; también la consolida, incorporando las carpinterías de las ventanas como refuerzos que estabilizan la fachada para convertirla en un elemento portante principal.

Palabras clave: Arquitectura-Chile, restaurante, arquitectura interior, restauración..


Abstract

A bold intervention on a structural level passing through the excavated interior spaces not only permits the installation of new program in an older construction in downtown Santiago, but also consolidates it through the incorporation of the carpentry of the windows as reinforcement stabilizing the perimeter and converting it into a load bearing façade.

Key words: Architecture-Chile, restaurant, interior architecture, restoration.


 

La obra consistió primeramente en consolidar este edificio de cien años, cuya estructura híbrida de albañilería de ladrillo y adobe, con vigas y pilares de acero y entablado de madera, carecía de la trabazón necesaria para seguir en pie y soportar un uso público.
Una vez despejado el espacio de su tabiquería y demás enredos habituales, los muros de fachada se reforzaron con hormigón proyectado sobre malla de acero –rehaciéndose los estucos exteriores– incluyendo contrafuertes verticales con cadenas horizontales de hormigón armado por el interior; se utilizaron los entablados existentes de madera como encofrado perdido para formar sobre ellas delgadas losas de hormigón armado que, en conjunto con un recercado metálico de los vanos de ventana –que los hace indeformables–, permitieron una consolidación estructural completa.
Tal como la estructura resistente de este
edificio es híbrida, su arquitectura también lo es, como la de tantas copias que se construyeron en América en esos años y que levantan –con mayor o menor fortuna– el aire de un eclecticismo, pero que nuestros ojos ciudadanos miran hoy desde un largo consentimiento.
Por cierto, el eclecticismo no es sino la ausencia de la primera mano y como tal se trata de una mano incierta. En tal sentido, la obra supuso una disputa entre esa mano incierta y nuestra mano de la determinación. Lo que significó no devolver simplemente la obra a su estado original –pues tratándose de una copia no hay tal origen–, sino en advertir aquellos atributos inciertos que pudiesen llevarse hacia la determinación de un orden espacial.
Es el caso de la nueva azotea, cuya terraza, propuesta como la proyección espacial de la balaustrada de coronación –que fue terminada–, supuso la eliminación de la cubierta 
inclinada pero se encontró con la petición municipal de conservar el torreón de esquina –sobrepuesto a la cubierta inicial–, que impide la unidad de ese espacio y hace titubear la horizontal en el ochavo. Pero no titubean las aristas de las ventanas, canteadas mediante el recercado metálico –que es también otra proposición por llevar a un ritmo en el espacio a ese incierto orden advertido en los dispersos elementos metálicos de la estructura inicial–, y que acentúan el recorte de la luz en un interior cuyas opacas superficies de atenuada oscuridad extienden dicho recortarse a un vacío interno que tampoco titubea para llegar hasta sus límites. Es la luz de una penumbra gravitacional que deja a los muebles y a los cuerpos asentados con peso sobre el suelo, lo que junto a la insonorización, entrega a estos espacios aquella atmósfera que hace posible ese abandonarse que nos sumerge algunos sentidos para despertarnos otros.

 

Ficha Técnica
RESTAURANTE ÓPERA Y BAR CATEDRAL
Arquitectos José Cruz Ovalle, José Domingo Peñafiel, Ana Turell
Arquitecta colaboradora Constanza Echeverría (mobiliario)
Ubicación Merced 395, Santiago, Chile
Cliente Juan Carlos Salhi
Cálculo estructural B.Y.B. Ingeniería Estructural Ltda. - Pedro Bartolomé
Construcción Fj y La Cruz Ltda. - Francisco Jiménez
Materialidad albañilería de ladrillo y adobe, estructura de acero, losas de hormigón
Presupuesto reservado
Superficie terreno 252 m2
Superficie construida 560 m2
Año proyecto 2004 – 2005
Año construcción 2005 – 2006
Fotografía Juan Purcell