SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número61Escenografía y vestuario: Berlín, AlemaniaCasa Slice: Porto Alegre, Brasil índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.61 Santiago dic. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962005006100012 

ARQ, n. 61 La Profesión / Practice, Santiago, diciembre, 2005, p. 48-53.

OBRAS Y PROYECTOS

Cuatro casas
Rosario, Chile

 

Alejandro Beltramone*, Marcelo Ponzellini, Mariano Costa, Marisol Valenzuela

* Docente Universidad Nacional de Rosario, Rosario, Argentina.


Resumen

El oficio de la arquitectura requiere de una cuota importante de astucia y agudeza, necesarias para generar convicción entre clientes y revertir los embates de un contexto cultural no siempre favorable. Este ejercicio estratégico permitiría derivar –desde una normativa restrictiva– nuevas figuras tipológicas, que expandan la oferta de un mercado convencional y a ratos banalizado.

Palabras clave: Arquitectura - Argentina, Ponzellini, Rosario, vivienda colectiva, propiedad horizontal, condominio.


Abstract

The métier of architecture requires an important degree of astuteness and perception, necessary to convince clients and reverse the onslaught of a sometimes unfavorable cultural context. This strategic exercise would allow one to develop –in a restrictive context– new typological forms, which would expand the supply in a conventional and at times banal market.

Key words: : Arquitectura - Argentina, Ponzellini, Rosario collective housing, horizontal property, condominium.


 

Alejandro Beltramone, arquitecto
La condición de partida del proyecto fue la resolución de una obra de propiedad horizontal sin recurrir a la solución vertical de departamentos por pisos. La operación consistió en dividir el solar de esquina en cuatro parcelas mediante un módulo de 4,25 m.
El resultado es un conjunto de cuatro tríplex, entendidos cada uno como una casa individual, que se resuelven con plantas libres y tabiquerías móviles para la mayor flexibilidad de uso posible. Este criterio se empleó pensando en la diversidad de los modos de habitar de los futuros propietarios, ya que la obra es un emprendimiento inmobiliario.
De este modo, el tercer nivel –planta de dormitorios–, se puede organizar de tres modos diferentes: un dormitorio en suite más un espacio de estudio o estar íntimo, dos dormitorios, o bien un dormitorio principal y dos dormitorios pequeños.
En el segundo nivel, el estar-comedor, la cocina y la terraza forman un espacio continuo, que puede ser dividido por una mampara de vidrio esmerilado y marco de madera de guatambú.
En el primer nivel, en contacto directo con la calle, se dispuso el lavadero y una cochera con baño de recepción y asador, de tal modo que, además de alojar un vehículo, también puede habilitarse como espacio para reuniones informales.
A su vez, el pequeño patio de luz cenital que completa esta planta no sería posible si la obra no entrara bajo el régimen de propiedad horizontal; las normas no aceptarían sus dimensiones mínimas a menos que sea considerado como espacio común de uso exclusivo. Así, el proyecto respeta el código, pero sin resolver el programa de acuerdo a las prefiguraciones del lenguaje técnico de las normativas y sus convenciones tipológicas; el espacio colectivo es la vereda, y cada unidad posee su ingreso independiente desde la calle como si se tratase de una vivienda unifamiliar.
La imagen de conjunto se acentuó respetando la altura promedio del entorno, a fin de reforzar la escala del barrio. Además, el material de frente blanco definió la envolvente del proyecto, en sintonía con la imagen racionalista que caracteriza la arquitectura rosarina desde los tiempos en que las catedrales eran blancas.

Darío, Maela y Lara, propietarios
Si hubiese que definir esta casa en pocas palabras, diríamos que es funcional, luminosa y muy cómoda.
Tiene grandes ventajas, permite a cada integrante de la familia realizar diferentes actividades en los diversos ambientes sin interferir con los demás. Al tener las habitaciones en el tercer piso, una persona puede descansar mientras otra mira películas en el living del segundo piso y el resto disfruta de un asado en el quincho.
Otra cosa muy importante es el perfecto aprovechamiento de los espacios, algunos con doble función como el quincho que se utiliza como garaje o también los espacios bajo escaleras, que sirven como muebles vajilleros o armarios de utilización múltiple.
Pero lo más lindo de la casa es que se disfruta en diferentes ambientes a lo largo de todo el año, y siempre apreciando la naturaleza: a través de la vista del árbol o el jardincito, desde el deck de madera, el quincho, las ventanas del living o del dormitorio, haciendo que sea lindo estar en ella, aún cuando está en plena ciudad.
Nos adaptamos perfectamente a vivir en ella y estamos muy contentos de tenerla. Muchas gracias.



Ficha técnica
Cuatro casas

Arquitectos: Alejandro Beltramone, Marcelo Ponzellini, Mariano Costa, Marisol Valenzuela
Colaboradores: Mariano Leguizamón, Fabricio Yaqüinto, Mariana Tourn, Carolina Pizzolito
Ubicación: calle Ayacucho esq. Viamonte, Rosario, Argentina
Cliente: Autoencargo
Cálculo estructural: Sergio Faci
Construcción: estudio + s.r.l.
Materialidad: albañilería, losa de viguetas de hormigón, estucos, cielos suspendidos de yeso, carpinterías de aluminio y acero
Presupuesto: 12 UF/ m2 (US$ 350/ m2)
Superficie terreno: 200 m2
Superficie construida: 460 m2
Año proyecto: 2001
Año construcción: 2002 - 2004
Fotografía: Gustavo Sosa, Sebastián Martínez