SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número61Casa de cobre Nº2: Talca, ChileCasa Martínez Letelier: La Reina, Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.61 Santiago dic. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962005006100009 

ARQ, n. 61 La Profesión / Practice, Santiago, diciembre, 2005, p. 38-39.

OBRAS Y PROYECTOS

Tour marginal
Santiago, Chile

 

Mario Carreño*, Jonathan Holmes, Osvaldo Spichiger.

*Profesor de Taller de proyectos, Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.


Resumen

La capacidad de interpretar un encargo (es decir, leer propositivamente y entre líneas) puede redefinir un proyecto, optimizando sus recursos y ampliando su repercusión. La arquitectura en este sentido puede ser precisa y eficaz, desencadenando ahorros de energía, orientando a sus habitantes, incentivando ciertas formas de ocupación y consolidando redes de pertenencia en la ciudad.

Palabras clave: Arquitectura - Chile, Carreño, sala de conciertos, estructuras metálicas, club social.


Abstract

The ability to interpret a commission (that is to say, to read purposefully and between the lines) can redefine a project, optimizing its resources and expanding its impact. In this respect, architecture can be precise and effective, giving rise to savings of energy, orientating its inhabitants, encouraging certain types of occupation and consolidating networks of belonging in the city.

Key words: Architecture – Chile, Carreño, concert hall, metal structures, social club.


 

Mario Carreño, arquitecto
Tour marginal es un sistema cultural. Tour, porque trabaja en distintos lugares de Santiago, organizando reuniones en las que grupos de música urbana se reúnen para tocar públicamente. Marginal, porque agrupa a jóvenes de escasos recursos, asociados a los márgenes de la ciudad y la sociedad. Inicialmente nómade, con su consolidación el grupo recibió el apoyo de la Intendencia de Santiago para comprar una casa y habilitarla como sede.
Una primera intervención, hecha por los miembros de la organización y un grupo de maestros, fue la construcción de una sala multiuso montada sobre la casa existente, que se reservó para oficinas.
En una segunda etapa, uno de nosotros fue contactado como asesor para postular a un Fondart, y así obtener financiamiento para comprar sillas y climatizar la sala incorporando equipos de inyección y extracción de aire. Se necesitaba modificar con dispositivos mecánicos un espacio que no tenía condiciones de habitabilidad aceptables. Nosotros lo entendimos como una oportunidad de proyecto de mitigación, pero desde la estructura y el espacio.
La sala abarca todo el segundo piso, pero era hermética. La intervención buscaba abrir la sala al exterior y eliminar la estanquedad del ambiente con una operación constructiva.
Asomaríamos la sala al exterior y de esta manera se establecería una relación física con el aire y la luz de la ciudad. Para eso se construyó una linterna a partir de una viga metálica compuesta que cruza –a la manera de un puente- de medianero a medianero. Ésta se ubica en el frente del edificio, construyendo una fachada y generando un espacio de soporte técnico para el interior.
Igualmente se demolió el acceso al segundo piso, cambiándose por un diseño que permitiera un flujo seguro de los espectadores y el paso de la luz hacia las oficinas.
Hoy en este salón se hacen clases de música durante el día y conciertos en la noche, todo para los jóvenes que forman parte de esta organización musical.

Raúl Abasolo, director Tour marginal
Tour marginal está compuesto por varios profesionales, principalmente sicólogos, que a través de la música buscan orientar a jóvenes de escasos recursos.
Inicialmente la casa no cumplía con las condiciones básicas para empezar a trabajar. Se encontraba en mal estado, los espacios eran pequeños y no contábamos con ningún recinto mayor.
Dada la precariedad económica –gran cantidad de nuestros recursos fueron destinados a la compra de la casa– conseguimos algunos maestros y obreros que en conjunto a los profesionales de Tour marginal y a sus jóvenes miembros, comenzaron los primeros trabajos.
La estructura existente no contemplaba espacios para reuniones, por ello se decidió botar algunos muros para lograr espacios de mayor superficie. Como sicólogos, asociábamos el trabajo de demolición con algún tipo de terapia.
Durante esta primera etapa aparecieron algunos problemas en el techo: además de lloverse se encontraba en gran parte podrido. Como segunda decisión obligada se desmanteló la techumbre para renovarla; al ver los muros descubiertos y el potencial que ellos planteaban en términos de expansión, decidimos crear un nuevo espacio en un segundo piso para reuniones de mayor envergadura.
Esta sala sería finalmente el lugar que convocaría a los jóvenes a agruparse en torno a la cultura en forma de espectáculos y música. El salón transformó nuestra sede, la Casa Tour, en un edificio público, abierto a la comunidad.
Sin embargo, el uso del salón a plena capacidad planteaba problemas de seguridad y de renovación de aire; además no tenía luz natural. Llamamos a los arquitectos para postular a fondos que permitieran mejorar el interior de la sala con butacas y aire acondicionado. Lo que nos sorprendió de su trabajo es que decidieron abrir el techo, resolviendo el tema de la ventilación y la luz natural de manera simple, pero mejorando mucho la imagen y el interior del edificio.

Stephanie Löbel, coordinadora general del proyecto
Ingresar al salón del segundo piso es como entrar en otra casa: su ambientación oscura y la alfombra roja le dan un toque distintivo que antes no existía en el lugar. Desde su remodelación, este recinto se ha convertido en una atracción para aquellos que lo descubren. Evidentemente, quienes quedan más admirados son las y los propios jóvenes que circulan por el interior de nuestra sede; sobre todo quienes habían tenido la oportunidad de conocer este espacio antes de la intervención. El asombro es mayor en el caso de aquellas personas que provienen del ámbito artístico; inmediatamente sienten la necesidad de pedirlo, de tener la oportunidad de realizar alguna presentación en él.
Con su nueva apariencia, el salón definitivamente ha captado la atención de mucha gente y, como consecuencia, se ha realizado en sus dependencias una mayor cantidad de espectáculos de distinta índole. Se ha convertido en un espacio de uso público, al alcance de grupos de jóvenes para quienes es difícil disponer de un escenario de estas características. Se constituyó en un estímulo, que invita a las y los jóvenes vinculados con nuestra institución a organizarse para producir algún evento, en un marco de responsabilidad y compromiso hacia el uso del espacio por parte de todos.
El rediseño del salón y sus espacios anexos –la escalera y el patio– le han dado un aire nuevo a la casa, con mayores espacios libres y despejados. La disposición actual permite albergar una mayor cantidad de gente en tanto espacio público, para la convivencia entre los asistentes antes, durante y después de algún evento. La conversación y el intercambio de experiencias tienen ahora un sitio donde desarrollarse.

 

Ficha técnica
Tour Marginal

Tour Marginal. Remodelación club social
Arquitectos: Mario Carreño, Jonathan Holmes, Osvaldo Spichiger
Ubicación: Rogelio Ugarte N°1585, Santiago, Chile
Cliente: Tour Marginal
Cálculo estructural: Mauricio Sarrazin
Construcción: Luis Landero
Materialidad: Estructura de acero, fibro-cemento, policarbonato alveolar, planchas de zinc-alum
Presupuesto: 2,7 UF/ m2 (US$ 79/ m2)
Superficie terreno: 174 m2
Superficie construida: 297 m2
Año proyecto: 2003
Año construcción: 2003
Fotografía: Carreño, Holmes, Spichiger