SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número61Una mirada externa índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.61 Santiago dic. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962005006100001 

ARQ, n. 61 La Profesión / Practice, Santiago, diciembre, 2005, p. 9.

Notes English

 

Editorial

 

Montserrat Palmer T.

Directora Ediciones ARQ, Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos, Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.


 

Las escuelas de arquitectura, las revistas de arquitectura, los gremios de arquitectos, todos se muestran inquietos: ¿qué pasa hoy con el ejercicio de la profesión?
Mientras tanto, algunos pocos arquitectos, unos famosos y otros no, continúan trabajando insistentemente. Entonces uno se pregunta si, como mayoría desasosegada, estamos en la misma situación de lo que se llamaba la Academia a fines del siglo XIX y principios del XX. Y los otros arquitectos (los pocos) son los que inventan, ensayan con muchos o pocos encargos, y también les alcanza fuerza para lanzarse dardos entre sí.
Los tiempos eran (y son) difíciles: la Primera Guerra Mundial, luego el preludio de la Segunda con la Guerra Civil en España, finalmente la Segunda, Vietnam y Medio Oriente.
Eran –son- tiempos difíciles, acelerados e imprevisibles.

En este número hemos reunido opiniones sobre el estado de nuestra profesión, mañana y hoy: de directores y decanos de cuatro escuelas de arquitectura chilenas, de un grupo de arquitectos de diferentes generaciones -quienes nos respondieron tres preguntas, cruciales a nuestro parecer-, y también opiniones desde otras disciplinas: matemáticas, economía, construcción e ingeniería.
De las obras presentadas, abre la lista el hotel Antumalal de Jorge Elton; hecho a pulso, demostrando con su presencia lo que se puede con ganas, voluntad y el talento de un arquitecto en un Chile de crisis, pos Segunda Guerra Mundial. Una obra que sigue, cincuenta años después de su construcción, siendo un hito de nuestra profesión. Las demás obras han sido elegidas, aparte de su calidad, por la variedad de sus tamaños, ubicaciones y presupuestos.
Y respecto a nuestros actuales desasosiegos nacionales e internacionales: ¿no será que nos falta carácter y valentía para ejercer una profesión que siempre los ha necesitado y en grandes cantidades?.