SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número55Reglas de deseos, de libertades y de juegosEdificio Consorcio La Florida índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.55 Santiago dic. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962003005500016 

ARQ, n. 55 Juegos / Playing, Santiago, diciembre, 2003, pp 60 - 65

ENSAYOS Y DOCUMENTOS

Lectura de Lina Bo: Pompéia

Philippe Blanc

Resumen
Las precariedad de los medios y el predominio de las técnicas artesanales de construcción hacen que, en mucha de la arquitectura sudamericana, sea inevitable la presencia de huellas de herramientas confundidas con huellas de la mano. Visto así, un edificio no es muy distinto a un castillo de arena o una torta de barro.
Los espacios de Pompéia en Sao Paulo, pensados para que los ciudadanos jueguen y se encuentren, están llenos de esas huellas; en este caso, dejadas por obradores cargados de ambición y generosidad.
Palabras clave: Arquitectura – Brasil, Lina Bo Bardi, centros de ocio, centro cultural, construcción en hormigón.

Abstract
Scant means and the prevailing amateur building techniques mean that inevitably much of South American architecture shows tool marks mixed up with hand marks. Seen like this, a building differs little from a sandcastle or a mud pie.
The spaces planned for play and meeting in Pompéia in San Paulo are full of these marks, but left in this case by workmen filled with ambition and generosity .
Key words: Architecture – Brazil, Lina Bo Bardi, leisure centers, cultural center, building in concrete.


Presentación

Estas notas, que presentan una obra de Lina Bo Bardi, están hechas más de inquietudes que de certezas. No hay conclusiones; más bien se esbozan algunos temas o preguntas personales con respecto al proyecto.

Aquilina Bo nació en Roma en 1914 y murió en São Paulo en 1992. Egresa como arquitecta en 1939 de la Escuela Superior de Arquitectura de Roma. En 1940 se traslada a Milán donde se asocia con el arquitecto Carlo Pagani, con quien realiza proyectos para el estudio de Gio Ponti. En 1944 asumen la subdirección de la revista Domus y en 1945 fundan y dirigen Quaderni di Domus y crean con el apoyo de Bruno Zevi el semanario A. En 1946 se casa con el reconocido periodista y curador de arte Pietro Bardi, con quien emigra a Brasil.
La obra de Lina Bo Bardi constituye una de las experiencias más interesantes y originales en la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX. Se podría decir que la figura de Lina Bo Bardi en América Latina es similar a la de Eileen Gray en Europa.

Una de las primeras cosas que llaman la atención al ver el trabajo de Lina Bo es su enorme capacidad creativa: colaboraciones en películas, escenografías de ópera y teatro, escritura y periodismo, pintura, activismo cultural, diseño de mobiliario, moda, joyería y arquitectura.
Todas estas obras cobran un nuevo sentido al verlas como conjunto. Es con este criterio que se comenta el proyecto del centro de ocio SESC Fábrica Pompéia (1977-1986) en São Paulo, una antigua fábrica que es reutilizada como centro de ocio.
Este proyecto reúne una condición de madurez y síntesis dentro de la obra de Lina Bo, donde aparecen claramente los intereses y preocupaciones de la arquitecta. Se trata de una obra tardía en su carrera; parte de lo que podríamos llamar un retorno a la arquitectura.
El SESC, como centro de ocio, se compone por la asociación de un bloque de canchas y una piscina distribuidos en cinco pisos, un área de talleres, una biblioteca, salas de estar y de exposición, un auditorio, un restaurant y una larga terraza solarium. Podríamos decir que el modo de entender el programa arquitectónico en Pompéia tiene que ver con una manera de estar en la ciudad y de ocupar los espacios públicos o colectivos: casi un ejercicio de “micro-urbanismo”.
El proyecto se plantea como agregación; el contexto se entiende como ruina sobre la cual se interviene. Es lo se llamaría una “operación de arquitectura” al hacer de un proyecto otro. Dicho de otro modo, se trata de una construcción que se sitúa entre la intervención y la invención.

Naturaleza
“...no podemos mirar a la naturaleza con otros ojos que los de personas educadas artísticamente. Recuérdese, por ejemplo, cómo se describen los Alpes todavía en los relatos de viajes del siglo XVIII: montañas terroríficas, cuyo horrible aspecto y cuya espantosa ferocidad eran sentidos como una expulsión de la belleza, de la humanidad, de la tranquilidad de la existencia. Hoy en día, en cambio, todo el mundo está convencido que las grandes formaciones de nuestras cordilleras representan no sólo la sublimidad de la naturaleza, sino también su belleza más propia” (1).

Está claro que miramos a la naturaleza con ojos educados por el arte. Dicho de otro modo, del mundo vemos lo que sabemos.
Dejando a un lado consideraciones banales con respecto a la “naturaleza” o a lo artificial v/s lo natural, llama la atención el particular modo de Lina Bo Bardi de ver la naturaleza en el SESC: una naturaleza que participa del proyecto como un material más. Los reflejos en el agua, la brisa, el ruido del viento en las hojas de los árboles, las vistas del cielo y el movimiento de las nubes desde las perforaciones de los muros, son elementos con los cuales componer.

Construcción
El proyecto del SESC pone de manifiesto una condición material que podríamos denominar como “austeridad expresiva”. Por un lado la brevedad en cuanto a los medios, una austeridad material y formal; por otra parte una fuerte expresión plástica, no como un problema formal sino más bien como un asunto de intensidad.

Uno de los elementos de esta intensa expresión plástica es el cuidadoso y variado uso del hormigón: en el encofrado de la torre de agua, en el cual se controla la rebaba del colado, similar al mortero de los tabiques de pandereta al interior; en los muros de las torres, con moldajes de tablas horizontales y verticales, o en sus perforaciones primitivas.
En los muros de hormigón visto del volumen que alberga las canchas del SESC se pueden leer no sólo las marcas del moldaje de tablas horizontales, sino además las llegadas de las vigas de las losas interiores, así como las perforaciones de los andamiajes: expresiones visibles de esa condición que tiene la arquitectura de ser huella de su propia construcción.

“Si en la casa japonesa el alero del tejado sobresale tanto es debido al clima, a los materiales de construcción y a diferentes factores sin duda. A falta, por ejemplo, de ladrillos, cristal y cemento para proteger las paredes contra las ráfagas laterales de lluvia, ha habido que proyectar el tejado hacia delante de manera que el japonés, que también hubiera preferido una vivienda clara a una vivienda oscura, se ha visto obligado a hacer de la necesidad una virtud. Pero eso que generalmente a lo que se llama bello no es más que una sublimación de las realidades de la vida, y así fue como nuestros antepasados, obligados a residir, lo quisieran o no, en viviendas oscuras, descubrieron un día lo bello en el seno de la sombra...”(2).

Parafraseando a Tanizaki: en esta obra de Lina Bo se nos presenta la construcción como virtud de la arquitectura y no como mera necesidad.

El último punto de detención: reconocer lo bien terminada que está la obra. No en el sentido de las “terminaciones”, sino más bien en el reconocimiento por parte del autor de la llegada del proyecto a un estado de término. ¿Cómo saber cuándo algo está terminado? Es una de las preguntas más difíciles; basta ver los diferentes tipos de término en Le Corbusier y en Frank Lloyd Wright.
Pompéia muestra justo esa capacidad de terminar algo.

Agradecimientos a Mariana Falqueiro y Yannick Bourguignon, del Instituto Lina Bo e P. M. Bardi, por su colaboración en la recopilación de parte del material gráfico que presentamos.


Notas:

1. Hans-Georg Gadamer, ver bibliografía recomendada.
2. Junichiro Tanizaki, ver bibliografía recomendada.

Bibliografía
Gadamer, Hans-Georg; La actualidad de lo bello. Ediciones Paidos, Barcelona, 1991.         [ Links ]
Tanizaki, Junichiro; El elogio de la sombra. Ediciones Siruela, Madrid, 1999.        [ Links ]


Philippe Blanc
Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1999. Ha trabajado en las oficinas Baixas - Del Río y de Teodoro Fernández. Desde el 2000 combina su trabajo en forma independiente con su actividad como profesor instructor en la Escuela de Arquitectura de la P.U.C.