SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número49Diseño patrimonial chilenoLa economía global de la imagen índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.49 Santiago dic. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962001004900017 

OBRAS Y PROYECTOS

Tres exposiciones:
el espacio del conocer en el Museo Chileno
del Arte Precolombino

 

José Pérez de Arce
Museógrafo en el Museo Chileno de Arte Precolombino desde 1985, con 24 exposiciones diseñadas y montadas allí y en otros museos de Chile y el extranjero. Además, realiza actividades como investigador musicólogo, especializado en el área indígena y prehispánica, con numerosas publicaciones. Integra el grupo musical "La Chimuchina", con quienes ha dado a conocer facetas inexploradas de nuestro acervo sonoro local a través de conciertos y ediciones del sello Chimuchina Records. Ha realizado dibujos e ilustraciones científicas para numerosas editoriales y exposiciones.

Tres exposiciones:
Espacios del conocer en el Museo Chileno de Arte Precolombino. Pág 24

El visitante que entra a un museo se enfrenta, antes que nada, a un modo de conocer. El Museo Chileno de Arte Precolombino es único en este sentido, pues plantea un conocimiento antropológico y arqueológico desde la perspectiva del arte. Este planteamiento supone una tensión entre dos tipos de conocer que difieren dramáticamente entre sí: uno desde el área sensible del arte, el otro desde el área erudita de la ciencia.

Bajo esta matriz Pérez de Arce revisa tres ejemplos de exposiciones que plantean soluciones interesantes a lo anterior, desde el punto de vista de la arquitectura efímera.

Three exhibitions: the space of knowledge in the Chilean Museum of Precolombian Art

The visitor that enters to a museum faces, before all, a way of learning. The Chilean Museum of Pre-Columbian Art is unique in this sense because it outlines an anthropological and archaeological knowledge from the perspective of the art. This supposes a tension between two types of knowledge: one from the sensitive scope of art, the other one from the erudite world of science.

Under this task Pérez de Arce revises three examples of exhibitions that outline interesting solutions from the point of view of the ephemeral architecture.

REFERENCIAS

1 Carlos Muñoz trabajó el plan de colores en base a la degradación de colores que identificaba a cada región y que se aplicaba a cielos, paneles y luces. Además intervino la escenografía con datos gráficos sacados del arte rupestre y realizó el montaje de textos sobre soportes transparentes que bajaban del cielo. Ramón López utilizó la iluminación al modo teatral, con manchas de color y Claudio Mercado hizo un guión sonoro con material etnográfico de nuestro archivo.

2 El montaje de objetos se adaptó a muchas situaciones diferentes. Andrés Rosales y Luis Solar realizaron montajes en acrílico y bronce. Utilizaron alambre y fierro para montar la capa de Isla de Pascua, la tumba El Vergel, el mastodonte de Tagua Tagua, la tumba del chamán Chacance, las piedras geométricas Huentelauquén, la microescultura de madera San Pedro, y los tembetá y pipas de piedra Molle. Andrea Muller hizo grandes montajes en armazones de fierro y malla metálica para las capas tehuelches y para la gran vitrina textil, logrando rescatar el carácter aéreo de estos materiales sin descuidar las estrictas restricciones de conservación que exigen.

3 Estos diez sistemas sonoros funcionando en paralelo generaban el núcleo de la experiencia psicoacústica por la simultaneidad de sonidos diferentes provenientes de lugares distintos, las que podían recorrerse, focalizando la atención en cada uno por separado al pararse frente a cada vitrina. La percepción sonora era siempre cambiante, ya que las diez casetes cumplen un loop cada 90 minutos y entre ellas sufrían un permanente desface.

Este diseño sonoro reproducía algunos de los valores musicales prehispánicos más refinados de los Andes Sur que han llegado hasta nuestro días, y cumplía aquí varios roles: expresar un valor cultural, organizar el material sonoro y espacial, y producir un clima propicio a la percepción estética, emocional e integrada del tema

Al interior de las vitrinas, sobre un fondo negro, los instrumentos estaban montados sobre módulos de 50 cm, realizado en fierro redondo, sobre el cual se sujetaban los soportes de bronce de los objetos. Tanto los soportes como el fondo de la vitrina están pintados de negro opaco, creando la ilusión de que los objetos flotan en el espacio. Esta ilusión es acentuada por la iluminación.

En la posición de los objetos se buscó reflejar el movimiento y la posición de tañerlos. Este montaje se realizó a partir de un croquis 3D hecho en computadora. Se puso un mínimo nivel de información (lugar geográfico y temporalidad) en troquelado autoadhesivo de PVC sobre malla metálica fina negra que permitía una lectura sin comprometer la transparencia del montaje.

Líneas de colores fluorescentes partían del interior de cada vitrina proyectándose por las paredes fuera de la vitrina. Su diseño, hecho por Fernando Maldonado C., era diferente para cada vitrina, enfatizando el carácter del sonido que sale de allí, invadiendo el espacio y fundiéndose con el entorno.

La sala estaba en un ambiente de penumbra, con la única fuente de iluminación que provenía del interior de cada vitrina. Paneles divisorios evitaban la entrada de luz desde el patio. La pintura de la sala era negro opaco, el suelo estaba alfombrado de negro y el cielo cubierto de módulos de tela prensada gris oscuro. Todo esto contribuía a un clima íntimo y propicio a la escucha.