SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.66 número1HERPETOFAUNA DEL PARQUE NACIONAL LLANOS DE CHALLE (III REGION, CHILE)DESCRIPCION DE LAS ESTRUCTURAS GENITALES Y ESTADOS INMADUROS DE PSEUDOCERURA THORACICA BUTLER, 1882 (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE: CUCULLIINAE) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Gayana (Concepción)

versión On-line ISSN 0717-6538

Gayana (Concepc.) v.66 n.1 Concepción  2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-65382002000100003 

Gayana 66(1): 11-21, 2002

 

ACALODEGMA VIDALI, NUEVA ESPECIE ALTOANDINA DE
PRIONINAE (COLEOPTERA: CERAMBYCIDAE) DE CHILE

ACALODEGMA VIDALI, NEW HIGH ANDEAN PRIONINAE SPECIES
(COLEOPTERA: CERAMBYCIDAE) FROM CHILE

Mario Elgueta1 & Miguel Cerda

RESUMEN

Se describe una nueva especie de Macrodontini de Chile: Acalodegma vidali n. sp. Se ubica en el género Acalodegma, decisión que involucra un sentido ampliado a aquel conjunto de caracteres establecidos originalmente para el género. La nueva entidad específica tiene hasta el momento una distribución exclusiva en la Cordillera de los Andes alrededor de los 27º 36' S y 69º 20' O, área que corresponde a un ambiente de tipo prepuneño; dada esta distribución es altamente probable que se presente en similares ambientes del noroeste de Argentina. A fin de entender esta repartición en un contexto biogeográfico, se entregan antecedentes biológicos generales y de distribución geográfica para las especies de Prioninae reportadas para Chile.
Palabras claves: Prioninae, Macrodontini, Acalodegma, distribución, hábitat, Chile, Argentina.

ABSTRACT

Acalodegma vidali n. sp., a new Macrodontini from Chile, is described. It is included within the genus Acalodegma, enlarging the generic concept of the original characterization for this genus. This new species has an endemic distribution in the Andean range of Mountains of 27º 36' South and 69º 20' West, inhabiting the Prepuna environment at about 4000 meters above sea level. General biological data and geographic distribution are given for all known Chilean Prioninae species.
Keywords: Prioninae, Macrodontini, Acalodegma, distribution, habitat, Chile, Argentina.

INTRODUCCION

La fauna de Prioninae del hemisferio occidental se caracteriza por la existencia de un gran número de géneros monoespecíficos; en efecto, cerca del 40 % de ellos sólo tienen una especie incluida (Monné 1995; Monné y Giesbert 1995). Esta situación obstaculiza grandemente el establecimiento de relaciones entre los taxa, ya que es difícil de manejar, desde una perspectiva global, la gran cantidad de información dispersa atingente a cada uno de ellos; por otra parte, constituye además un escollo, cuando se trata de efectuar una asignación genérica correcta en el caso de hallazgos de nuevos elementos.

Para el caso de Chile, los representantes conocidos de Prioninae corresponden a sólo siete especies, las cuales en su distribución abarcan desde ambientes esteparios hasta bosques densos; ellas corresponden a: Chiasmetes limae (Guérin-Méneville 1830), Macrotomini; Acanthinodera cumingii (Hope 1833) y Acalodegma servillei (Blanchard 1851), ambas pertenecientes a la tribu Macrodontini; Micropsalis heterogama Burmeister 1861 ubicada en la tribu Prionini; Microplophorus calverti Philippi 1897, M. magellanicum Blanchard 1851 y M. penai Galileo 1987, de la tribu Meroscelisini. Tanto Chiasmetes como Acanthinodera, Acalodegma y Micropsalis forman parte del grupo de géneros que hasta este momento incluyen sólo una especie.

En este aporte se describe una nueva especie de Prioninae, basada en ejemplares recolectados en la Región de Atacama, en el área andina correspondiente al borde sur de la zona de influencia altiplánica, en altitudes de 3.500 a más de 4.000 msm y en estrecha asociación a suelo.

MATERIAL Y METODO

Se dispone de un conjunto de especímenes pertenecientes a las siguientes colecciones privadas y de instituciones nacionales (en paréntesis abreviatura utilizada en texto), en las cuales queda depositado el material estudiado:

- Sección Entomología, Museo Nacional de Historia Natural, Santiago (MNHN).

- Colección particular del Ing. Agr. Alfredo Ugarte P., Santiago (AUP).

- Colección particular del Dr. Pedro Vidal G.- H., Santiago (PVGH).

La descripción de esta nueva entidad se efectúa analizando caracteres morfológicos externos utilizados en los estudios de componentes del grupo y agregando detalles de otras estructuras, especialmente del aparato reproductor, piezas asociadas y venación de ala, que se considera aportan caracteres de interés, sobre todo en vista a posteriores análisis.

Para la descripción de estructuras morfológicas externas e internas se sigue en general a Galileo 1987, Galileo y Martins 1992 y Napp 1994; en la nomenclatura de venación de ala se sigue a Kukalová-Peck y Lawrence 1993. El análisis morfológico se realiza utilizando lupa binocular; la longitud se entiende medida dorsalmente en la línea media, desde la frente entre los tubérculos antenales hasta el ápice elitral.

RESULTADOS
Acalodegma vidali n. sp.
(Figuras 2 - 8)

Diagnosis: Longitud total: 17,8 a 24,7 (promedio = P = 21,66, desviación estándar = D = 1,60) mm en machos (N= 13); 23,4 a 28,2 (P = 25,27, D = 1,32) mm en hembras (N=12), con una longitud adicional correspondiente a la porción expuesta del último tergito abdominal visible, de 3,6 a 6,1 mm. Ancho (dorsalmente): 8,4 a 11,7 (P = 10,52, D = 0,93) mm, a nivel humeral, en machos; 11,2 a 15,0 (P = 13,21, D = 1,12) mm, nivel humeral, y 14,4 a 18,5 (P = 15,97, D = 1,21) mm de mayor anchura elitral en hembras; una hembras grávida puede llegar a alcanzar una longitud de 42,9 mm, medida desde la depresión entre los tubérculos antenales hasta el ápice del 7º tergito abdominal. De color general negro brillante, rojiza en ejemplares recién emergidos y especialmente en sus apéndices, algo más opaco en el macho debido a presencia de mayor densidad de puntuación en élitros; pilosidad pardo rojiza, mucho más larga y densa en el macho que en la hembra, siendo en esta última muy poco evidente, localizada especialmente en cabeza y faz ventral; forma general algo aplanada dorsoventralmente, más notoria en la hembra; pronoto presenta en su borde lateral tres espinas, la medial es la de mayor tamaño y la más pequeña es la situada en el ángulo posterior; en vista dorsal con élitros cubriendo totalmente los tergitos abdominales en el macho y dejando claramente expuesto gran parte del último tergito en la hembra; ala metatorácica bien desarrollada en el macho y muy reducida en la hembra; uñas y último segmento de tarsos de coloración pardo rojiza. Especie exclusiva de ambientes esteparios (Fig. 1) en la Cordillera de los Andes y en alturas de 3.500 a 4.200 metros.

Figura 1: Quebrada Monardes, vista general del ambiente en que se encuentra Acalodegma vidali n. sp.
Figure 1: Quebrada Monardes, general view of Acalodegma vidali n. sp. habitat.

Hembra (Fig. 2): Cabeza densa e irregularmente puntuada, de aspecto rugoso, con depresión entre la base de tubérculos antenales y presentando un leve surco longitudinal que va desde la sutura clipeal hasta el nivel de la zona postocular; con notoria protuberancia lateral ubicada inmediatamente detrás del ojo, redondeada, de aspecto granuloso, con pilosidad más densa que en el resto de la cabeza; área posterior al dorso del ojo con una tenue depresión transversal; clípeo subanguloso en la base y ampliamente escotado medialmente en su margen anterior, con algunos pelos de coloración rojiza; labro pequeño y muy poco visible, debido a que está casi cubierto por el clípeo; mandíbula en posición de 45º respecto del eje longitudinal, algo aplanada dorsoventralmente y puntuada en su mitad externa, encorvada en el ápice en forma de gancho, presentando en su borde interno un grueso diente, el cual en la mandíbula izquierda se presenta en posición mas anterior y otro mucho más pequeño de ubicación más basal; palpo maxilar con segmentos de longitud proporcional aproximada como 1: 1,5: 2,5: 2: 2,5, segmentos 1, 3 y 4 de similar grosor máximo, segundo algo recurvado en la parte basal y tan grueso como la base del tercero, último de forma subrectangular y truncado en el ápice; palpo labial con segmentos incrementando consecutivamente en grosor en su parte apical, su longitud en relación aproximada como 1: 1,5: 1,75; mentón cerca de cuatro veces más ancho que largo; ojo fuertemente granuloso, en vista lateral con longitud del eje vertical levemente mayor a 4 veces su mayor ancho; ojos ampliamente separados, separación ventral respecto a la dorsal como 6: 5, dorsalmente tan separados como la apical entre los tubérculos antenales. Antena filiforme, al estar estirada hacia atrás su ápice alcanza aproximadamente la mitad de la longitud del élitro, superficie de aspecto glabra, con el primer segmento en forma de maza, su ancho distal aproximadamente igual a 0,5 veces su longitud y presentando escasos puntos y algunas cerdas erectas en su cara ventral; tercer segmento antenal 4,5 veces más largo que el segundo y poco más de 1,3 veces la longitud del cuarto, desde éste al décimo decreciendo paulatinamente en longitud, segmento 11 deprimido, 1,3 veces más largo que el anterior y cerca de 2,5 veces más largo que ancho, de ápice redondeado.

Figura 2: Acalodegma vidali n. sp., hembra, aspecto general.
Figure 2: Acalodegma vidali n. sp., female general view.

Pronoto grueso, profundo e irregularmente puntuado; poco más de dos veces más ancho que largo, a nivel de espinas posteriores e incluyéndolas; disco realzado y presentando en su centro unas pequeñas áreas irregulares desprovistas de puntuación; con reborde tanto en su margen anterior como posterior; borde lateral con 3 espinas, una en el ángulo anterior, otra de mayor tamaño en el medio y la más pequeña, en el ángulo posterior; espina medial dirigida oblicuamente hacia atrás.

Escutelo en forma de semicírculo, rugoso en la base y su restante superficie lisa, con borde posterior medialmente hendido. Elitro poco más de dos veces más largo que ancho; borde externo en arco, de forma tal que su mayor anchura se encuentra en la mitad de su longitud; ápice redondeado y con el ángulo apical marcado por la proyección angulosa del borde interno (sutural), que diverge externamente en el quinto distal de su extensión; dorsalmente de aspecto algo aplanado y con área dorsal con puntuación fina, la que se hace más densa, gruesa y profunda tanto lateral como posteriormente, además presenta en su base pequeñas depresiones que esbozan líneas longitudinales; ángulo humeral prominente, redondeado y suavemente carenado. Ala metatorácica (Fig. 3) muy reducida, relación largo a ancho como 5: 4, su longitud poco mayor a la del pronoto en la línea media; a pesar de su reducción, son claramente visibles, bien formadas y siguiendo el patrón que se da en la del macho, las venas RP, rp-mp2, MP1+2, CuA, CuP y base de AP3+4 (en ala metatorácica de hembra de A. servillei, la cual es aún mucho más reducida, éstas son muy gruesas y rudimentarias, no observándose por ejemplo RP ni la transversa rp-mp2).

Prosterno con su proceso medial angosto, fuertemente convexo longitudinalmente y proyectado sobre el mesoesterno, presentando reborde lateral; mesosterno de forma subtriangular, proyectado sobre el metaesterno y profundamente escotado medialmente en su borde posterior, también con reborde lateral en esta proyección; metaesterno en su línea media de similar longitud que la del mesoesterno, de longitud medial a ancho posterior como 3: 8, presentando depresión transversa en área precoxal, con puntuación más fina y menos densa, de aspecto más brillante que el resto de la zona ventral del tórax y similar al de esternitos abdominales. Abdomen glabro, de aspecto brillante; esternitos abdominales 1 al 5 con longitud en su línea media como 4: 2: 2: 2: 3; quinto esternito de forma subtrapezoidal, casi el doble de ancho en su base que su longitud y con borde posterior ligeramente escotado en el medio. Patas de tamaño mediano, delgadas, algo arqueadas y comprimidas lateralmente, la posterior más larga y la anterior es la más corta; longitud profémur a mesofémur y a metafémur como 5: 6: 7, todos inermes; longitud de protibia a mesotibia y a metatibia como 5: 6: 9; longitud de tarso anterior a medio y a posterior como 3: 3,5: 4; separación interna de procoxas a mesocoxas y a metacoxas aproximadamente igual como 2: 5: 10.

Ovopositor (Fig. 4) más de 8 veces más largo que ancho, arqueado hacia el dorso en su porción apical, de ápice espatuliforme y aplastado dorsoventralmente, muy esclerosado ventralmente y áreas membranosas longitudinales, especialmente en el dorso; estilo inserto preapicalmente en área lateral bien definida, excavada y con notoria pilosidad tanto o más larga que el estilo. Octavo uroesternito (Fig. 5) con apodema ventral delgado, abruptamente engrosado en la base y con longitud aproximadamente igual a 1,5 veces la mayor longitud de la lámina distal, la cual es de forma subrectangular, más larga que ancha y con porciones laterales fuertemente esclerosadas, negras y brillantes, con la zona medial entre ellas membranosa y de color pardo rojizo. Espermateca (Fig. 6) en forma de asa, curvaturas interna y externa continuas, inserción de glándula espermatecal en la mitad de la curvatura externa y con conducto inserto en su base.

Macho (Fig. 7): Cabeza, respecto a la hembra, con puntuación más densa e irregular, la depresión entre los tubérculos antenales más profunda, con pilosidad larga más densa y relativamente uniforme en toda su superficie; antena al estar estirada hacia atrás sobrepasa claramente con el 10º segmento, al menos con su porción apical, el extremo distal del élitro; tercer segmento antenal con longitud cercana a 6 veces el largo del segundo, tercero al octavo decreciendo paulatinamente en longitud, octavo al décimo subiguales, último segmento aproximadamente 1,4 veces más largo que el anterior, mas delgado en la base que en su tercio apical, cerca de 6 veces más largo que su mayor grosor y con su ápice aguzado.

Pronoto con pilosidad larga, más densa y notoria en áreas lateral, anterior y posterior, siendo casi inexistente en el disco.

Elitro con ápice sutural espiniforme, de borde externo sinuoso en tercio basal, de forma tal que el ancho humeral es similar al ancho medial, siendo menor entre estas áreas; desde la mitad de su extensión hasta el ápice disminuyendo en ancho; ápice de aspecto truncado; superficie con puntuación densa e irregular, algo más gruesa en área basal y presentando una suave depresión interna al callo humeral. Ala metatorácica (Fig. 8) bien desarrollada y con venación tal como se describe más abajo, como característica de Acalodegma; como caracteres especiales se tiene: superficie entre venas prácticamente incolora (coloreada de pardo amarillento en A. servillei); RP1, RP2, MP3, CuA1+2, CuA3+4; AA1+2 y AA3+4 menos expresadas que en su especie hermana, pero visibles en toda su extensión; celda definida por ramas CuA más de 3 veces más larga que ancha (en A. servillei esa proporción es menor a tres).

Figuras 3 _ 8: Acalodegma vidali n. sp. 3: ala metatorácica, hembra; 4: vista dorsal ovopositor; 5: octavo uroesternito, hembra; 6: espermateca; 7: macho, vista general; 8: ala metatorácica, macho (Escalas: 3, 4, 5, 7 y 8 = 5 mm; 6 = 0,5 mm).
Figures 3 _ 8: Acalodegma vidali n. sp. 3: hind wing, female; 4: dorsal view, ovipositor; 5: eighth urosternite, female; 6: espermateca; 7: male, general view; 8: hind wing, male (Scales: 3, 4, 5, 7 and 8 = 5 mm; 6 = 0,5 mm).

Esternitos abdominales 1 al 5 con longitud proporcional como 4: 2,5: 2: 2: 1,5; quinto esternito casi 3,5 veces más ancho en su base que su mayor longitud, de borde posterior ampliamente escotado en forma de arco y presentando en el extremo de su término, de cada lado, dos proyecciones romas, de las cuales la interna es la de mayor tamaño. Longitud de profémur, a la del mesofémur y a la del metafémur en proporción aproximada como 5: 5,5: 6,5; largo de protibia es al de mesotibia y al de metatibia como 3: 3,5: 4; longitud de tarsos en proporción similar como en hembra; separación interna de procoxas es a la de mesocoxas y a la de metacoxas como 2: 4: 5.

Edeago, en vista lateral, con lóbulo dorsal presentando microescultura y sobrepasando un poco en longitud al ventral, la longitud de apodema laterobasal cerca de 1,5 veces la de los lóbulos; longitud de tegmen a la del lóbulo mediano como 4: 4,5, con proyecciones dorsales alargadas, negras y de superficie brillante, apenas unidas basalmente y con largas cerdas en su cuarto apical.

Material examinado: Todos los ejemplares de Chile, provincia de Copiapó. Una hembra (Paratipo, MNHN) de 10 km S Laguna del Negro Francisco, 4100 msm, 3/6 _ enero _1991, leg. J. C. Torres (MNHN), ejemplar encontrado muerto y con apéndices rotos montados en tarjetas de cartulina, al igual que piezas del aparato genital y accesorias; una hembra (Paratipo, AUP), un macho y una hembra (MNHN), estos dos últimos encontrados muertos y con apéndices rotos, de La Guardia, 3500 msm, 13/17- enero _ 1996, leg. A. Ugarte P.; dos machos (Paratipos, 1 AUP y 1 MNHN), uno sin parte de una tibia, y una hembra (MNHN), encontrada muerta y con apéndices rotos, de La Guardia, 3.500 msm, 18 _ enero _ 1998, leg. A. Ugarte P.; dos machos con parte faltante de algún apéndice (Paratipos, 1 PVGH y 1 MNHN), una hembra (Paratipo MNHN) y dos machos encontrados muertos en mal estado (MNHN), de Cerca Mina La Pepa, 4.000 _ 4.200 msm, 27º 15' 06" S y 69º 22' 04" O, 20 _ enero _ 1998, leg. P. Vidal; una hembra (Paratipo PVGH) de La Guardia, 3.500 msm, enero _ 2000, ejemplar comprado a lugareños y fotografiado vivo; 6 machos (Holotipo de longitud 24, 7 mm, en MNHN; 4 paratipos, de los cuales en dos falta parte de un apéndice, 2 en PVGH y 2 en MNHN, y un ejemplar incompleto, en MNHN) y 6 hembras (5 paratipos, 2 en PVGH y 3 en MNHN, y una hembra grávida, en MNHN), de Quebrada Monardes, 3.700 msm, 27º 11' 48" S y 69' 20' 19" O, 6 _ febrero _ 2002, leg. P. Vidal.

Etimología: denominación específica dedicada a Pedro Vidal García-Huidobro, gran amigo y compañero de terreno en los inicios de la afición entomológica del primer autor.

DISCUSION Y CONCLUSIONES

Aspectos taxonómicos

La nueva especie se adscribe al género Acalodegma dado que comparte con A. servillei, especie tipo del género, los siguientes caracteres:

1) cabeza y faz ventral con pilosidad larga y densa en el macho y mucho más reducida en la hembra;

2) mandíbulas en relación al plano dorsal dirigidas hacia delante y abajo en ángulo aproximado a 45º;

3) palpos de menor longitud que protarso, con último segmento no modificado;

4) antena del macho, al estar dirigida hacia atrás, con ápice sobrepasando el extremo del cuerpo, no alcanzando el ápice de éste en la hembra;

5) segmento antenal 11 a lo menos 2,5 veces mas largo que ancho en la hembra y más de cinco veces en el macho;

6) pronoto con borde lateral con espina en ángulo anterior, una de mayor tamaño en posición medial y una muy pequeña en ángulo posterior (muy reducida o ausente en A. servillei);

7) élitro bien desarrollado en el macho, de aspecto algo aplanado en la mitad distal, de borde externo subrecto y con ángulo apical del borde sutural espiniforme, en la hembra élitro reducido, convexo longitudinal y transversalmente, de borde externo curvado y, en la zona apical, con borde sutural divergente del eje longitudinal, de forma tal que los élitros se presentan separados distalmente;

8) Ala metatorácica desarrollada en el macho y con venación notoria (C, Sc y RA reconocibles; RP visible sólo distalmente, unida a MP1+2 por vena transversa rp-mp2, RP1 y RP2 expresadas tenuemente sin alcanzar el borde del ala; MP1+2 notoria bien marcada en toda su extensión, alcanzando el borde del ala distalmente a la unión de la transversa; MP3 derivando de MP1+2 en ángulo aproximadamente recto, casi tocando CuA y desde ahí, también formando un ángulo de más o menos 90º, dirigida en arco hasta el borde del ala; CuA separándose en sus componentes CuA1+2 y CuA3+4 inmediatamente distal al contacto de MP3, abriéndose y luego cerrándose, formando una celda ovalada, alcanzando después hasta el borde del ala; CuP+AA separándose en AA1+2 (¿+CuP?), la cual se une a CuA3+4 en la mitad de la celda antes descrita, y AA3+4 que diverge de la anterior en ángulo aproximado a 45º proyectándose hasta el borde del ala; AP3+4 de forma algo sigmoidea y desapareciendo antes del borde del ala) y muy reducida en la hembra, con las venas principales esbozadas aunque pueden llegar a estarlo muy rudimentaria y groseramente;

9) área intercoxal del mesoesterno más ancha que larga, de aspecto subtriangular y con borde posterior profundamente emarginado medialmente;

10) en hembra, separación entre coxas posteriores mucho mayor que la existente entre coxas medias y la de estas últimas, mayor que la que se presenta entre coxas anteriores, en macho separación entre coxas anteriores menor a la existente entre coxas medias, estas últimas a su vez tan separadas como las posteriores, separación entre estas últimas mucho menor a la observada en hembra;

11) pro y mesotarso no modificados;

12) hembra con ovopositor muy largo y angosto, muy esclerosado, curvado distalmente hacia el dorso, de ápice aplanado dorsoventralmente, presentando zonas longitudinales membranosas y en mayor proporción en el dorso, estilo inserto preapicalmente en un área lateral excavada, la cual es pilosa y de forma lanceolada;

13) espermateca en forma de asa, glándula espermatecal inserta en la región medial de su curvatura externa y conducto espermatecal de inserción basal.

14) porción dorsal del lóbulo mediano del edeago con microescultura en la región apical y de mayor longitud que la porción ventral, de tal manera que la sobrepasa distalmente.

Los caracteres citados previamente se considera que definen adecuadamente al género Acalodegma, otorgándosele de paso un sentido nuevo. Diferencias entre Acalodegma vidali y A. servillei se detallan en Tabla I.

Tabla I. Caracteres diferenciales de las especies de Acalodegma.
Table I. Differential characters in Acalodegma species.

Caracteres

Acalodegma servillei

Acalodegma vidali


Coloración

Pardo rojiza

Negruzca

longitud de metaesterno/ longitud de mesoesterno

Mayor que 1

Similar a 1

Pilosidad en segmentos antenales 1 al 6

Abundante

Escasa

Protuberancia postocular

Ausente

Presente

Diente ántero-lateral del protórax

Mas angosto en su base que el diente medio

Mas ancho en su base que el diente medio

Espina del ángulo posterior del protórax

Inaparente

Notoria

Pilosidad elitral

Notoria (10X)

Ausente (30X) (1)

Ápice borde sutural, élitro hembra

Levemente espiniforme

Redondeado

Estilo del ovopositor

Mas largo que su grosor

Tan largo como su
grosor


(1) A excepción de unos pocos pelos localizados basalmente.

Antecedentes generales de biología y distribución de las especies de Prioninae en Chile

En cuanto a su hábitat, Chiasmetes limae posee desarrollo total al interior de tejido vegetal leñoso; es un constituyente característico de la zona de tendencia mediterránea de Chile, área que en un sentido biogeográfico corresponde a la Subregión Chilena Central, específicamente de las provincias de Coquimbo y de Santiago (Morrone 2001); adultos de esta especie pueden ocupar las mismas galerías de emergencia para guarecerse. Para el caso de esta especie se estima necesario su estudio, considerando la enorme distribución que presenta, que de acuerdo a los antecedentes publicados abarcaría más de 35º de latitud en la costa occidental de América del Sur, desde Ecuador a la zona sur de Chile (Monné 1995; Cerda 1975), además de la importante discontinuidad geográfica que exhibe, ya que está ausente en un área de una extensión norte - sur de a lo menos 10º de longitud (18º a 28º S, desconociéndose si esta misma especie se encuentra en el sur de Perú). Esta enorme distribución que se le asigna involucra tan diversos ambientes, tanto en constituyentes vegetales como en historia de sus patrones de distribución, que es difícil aceptar de que se trate de una misma especie.

Acanthinodera cumingii se distribuye exclusivamente en Chile, desde la parte sur de la provincia biogeográfica de Coquimbo, abarcando toda la de Santiago y alcanzando por el sur hasta la Región de la Araucanía, siendo relativamente equivalente a la especie anterior en cuanto a requerimientos de hábitat, considerando diversidad de hospederos (entre los que se incluyen especies vegetales introducidas; Barriga et al. 1993), desarrollo completo al interior de tejido vegetal y presencia en ambientes áridos y semiáridos; en este último aspecto, en A. cumingii se da una mayor penetración en ambientes más húmedos, tales como áreas marginales de bosques de Nothofagus (Nothofagaceae).

En las especies de Microplophorus, del mismo modo que en las citadas previamente, el desarrollo es completo al interior de tejido leñoso; sus plantas hospederas corresponden a diversas especies de Nothofagaceae, pero además se tiene registros de asociación a coníferas y a una especie de Proteaceae. Sus especies se distribuyen en ambientes boscosos de Chile y Argentina, desde los 36º S hasta el extremo austral de Sudamérica; la presencia de una de sus especies en Islas Malvinas, registro basado en larvas (Duffy 1960), no ha sido confirmada (Galileo 1987) y también requeriría de estudio. Desde una perspectiva biogeográfica, la distribución de Microplophorus corresponde a la Subregión Subantártica (Morrone, op. cit.), incluyendo las provincias del Maule, del Bosque Valdiviano, del Bosque Magallánico y zona marginal de la del Páramo Magallánico, en la cual se presentan ejemplares de Nothofagus.

El caso de Acalodegma servillei, A. vidali y de Micropsalis heterogama es muy interesante, ya que estas especies presentan en su desarrollo hábitos subterráneos; en efecto, sus larvas se encuentran asociadas a raíces de diversos tamaños, de las cuales se pueden alimentar tanto externa como internamente; esta conducta muy probablemente les permita trasladarse bajo el suelo en busca de su fuente nutritiva una vez que la han agotado o al menos emigrar para pupar, así se han encontrado larvas libres y pupas bajo el suelo desprovisto de vegetación. Esta conducta es conocida también para otras especies de Cerambycidae propias de regiones áridas, incluyendo integrantes de Prioninae, tal como se ha descrito para Plocaederus caroli Leprieur y Polyarthron pectinicornis (Fabricius) en la zona occidental norte del Sahara (Mateu 1964 y 1966), o como se ha inferido para Dorysthenes montanus Guérin-Méneville en mesetas montañosas de India (Lacordaire 1869).

Acalodegma vidali presenta hasta este momento una distribución geográfica restringida a Chile (Región de Atacama) en alturas de 3.500 a 4.200 metros en la Cordillera de los Andes, entre 27º 10' a 27º 40' S y 69º 15' a 69º 30' O, encontrándose en laderas con formaciones arbustivas (Fig. 1); se presume su presencia en Argentina, considerando la existencia de similares ambientes en la zona andina aledaña de ese país. Su distribución podría ser concordante con la reportada para una especie de Phasmatodea, Agathemera maculafulgens Camousseight (1995), y para un conjunto de especies de reptiles del género Liolaemus adscritas (Cei 1986) al grupo "ruibali"; estos antecedentes apoyarían la existencia de un patrón distribucional característico para este ambiente que, en la medida de que se complemente la información, bien podría también conformar la provincia de la Prepuna, en el sentido de Morrone (2001). En su desarrollo subterráneo, A. vidali se asocia a raíces de Adesmia, efectuando el proceso de pupación en el suelo (A. Ugarte, comunicación personal); muy posiblemente esté asociada a A. hystrix Philippi, A. horrida Gillies ex Hooker et Arnott y/o de A. aegiceras Philippi, especies de reconocida distribución altoandina (Burkart 1967; Ulibarri 1986). Aun cuando no han sido tomadas muestras de las plantas a las que se asocia la larva, lugareños indican una estrecha relación especialmente con una planta a la que denominan "varilla", incluyendo penetración y ascenso por el tallo leñoso (P. Vidal, comunicación personal); con este nombre común se conocen localmente algunas especies de Adesmia, tales como A. pinifolia Gillies ex Hooker et Arnott, aun cuando de distribución más sureña, y A. hystrix de distribución más nortina y presente en el área de la alta cordillera de Copiapó (Muñoz 1966; Ulibarri 1986).

Acalodegma servillei se distribuye en ambientes esteparios andinos de Argentina y Chile, en este último país entre los 30º y 34º S, en la línea de los 70º O y en alturas desde 1.300 hasta 3.800 msm, siendo que los registros a alturas inferiores a 1.800 msm corresponden a capturas de machos atraídos a focos de luz; en el área norte de su distribución (Región de Coquimbo) se encuentra por sobre los 2.500 metros y no supera dicha altitud en el sector sur (regiones de Valparaíso y Metropolitana, incluyendo algunas cimas altas de la Cordillera de la Costa). En la zona central de Chile se han encontrado (M. Béeche, comunicación personal) larvas de A. servillei consumiendo externamente raíces de Nardophyllum y también han sido citadas (Peña y Vidal 1976) asociadas a Acaena. Otros aspectos biológicos conocidos (G. Castillo, comunicación personal) para A. servillei indican que como adultos se encuentran desde diciembre a marzo, en mayor número machos que hembras, en laderas arenosas levemente inclinadas y próximas a cuerpos de agua u otros lugares muy húmedos tales como vegas; su abundancia depende aparentemente de la temperatura, además de condiciones de humedad alta. La hembra muestra actividad durante todo el día y el macho sólo es activo de noche, refugiándose durante el día entre el follaje de arbustos tales como Adesmia o Baccharis, más raramente ocultándose bajo objetos o bien enterrándose en el suelo arenoso; principalmente son predados por reptiles (Liolaemus) y las heces fecales que contienen restos de adultos de Acalodegma, corresponden a aquellos que habitan más próximos a la humedad.

Micropsalis heterogama se le encuentra fundamentalmente en ambientes de estepa patagónica, mayoritariamente en Argentina entre los 33º a 47º S y ha sido citada para Chile (Cerda 1975; Porter 1933) como presente en una pequeña área, en torno a los 39º S en la región del Alto Bíobío, que presenta intromisión de este tipo de ambiente; su presencia en el país necesita ser confirmada. La postura de huevos se ha constatado, en la región patagónica argentina, que se efectúa en el suelo en torno a ejemplares de Atriplex lampa Mok. (D. Dietr.) y los adultos se pueden encontrar entre las ramas de esta misma planta (D. Rojas Lanus, comunicación personal), conducta esta última similar a la señalada para machos de Acalodegma y que bien podría representar un patrón para Prioninae propios de ambientes de tipo estepario.

En cuanto a M. heterogama, ya en su descripción original Burmeister (1861: 314) había establecido su estrecha asociación al suelo, citando: "Ambos sexos no son alados, por lo que viven en el suelo, bajo la maleza de los arbustos y entre los palitos y taladrando las raíces"; a pesar de lo breve de la descripción, ampliada con posterioridad (Burmeister 1865), su autor entrega los caracteres necesarios para el adecuado reconocimiento de ella, incluyendo aspectos biológicos relevantes y aquél relativo a la extraordinaria modificación del segmento terminal de palpos en el macho; este antecedente es el que justifica la acción de Monné (1995) al establecer la prioridad del nombre dado por Burmeister (1861), sobre la nominación posterior de Fairmaire (1864, Apterocaulus germaini) para la misma especie y que fuera utilizada sin cuestionamiento por todos los autores posteriores. Respecto a Micropsalis, es necesario estudiar si los nombres M. heterogama y M. durnfordii Burmeister 1879 corresponden a una misma entidad específica, responden a variaciones geográficas o bien representan especies distintas; ambos nombres son considerados actualmente como sinónimos (Monné 1995; Monné y Giesbert 1995).

Otro interesante aspecto que es importante precisar es el relativo a la capacidad de vuelo, considerando el desarrollo del ala metatorácica. Un análisis de este carácter en el conjunto de especies de Prioninae presentes en Chile muestra que ambos sexos de las especies de Microplophorus, al igual que los de Chiasmetes limae y Acanthinodera cumingii, presentan ala metatorácica desarrollada.

Para la hembra de esta última especie, Duffy (1960) erróneamente indica que es áptera, posiblemente siguiendo a Lacordaire (1869), siendo que sólo ha perdido la capacidad de vuelo debido a su gran volumen corporal, el que se incrementa notablemente a medida que maduran sus huevos. En las especies de Acalodegma los machos presentan ala metatorácica bien desarrollada, con una condición de braquipterismo en las hembras que es acompañada además de una reducción de la longitud del élitro, lo cual deja visible la porción distal del abdomen, carácter este último que también se observa en la hembra de A. cumingii; en Micropsalis la reducción del ala metatorácica es extrema (condición micróptera), a lo cual se une una reducción elitral tanto en el macho como en la hembra. Un carácter morfológico que podría revestir alguna importancia es el hecho de que en el ala de A. cumingii se presenta vena MP4, no expresada en su base, tal como se observa en Psalidognathus friendii Gray, siendo que en Acalodegma esta vena no se presenta; tanto Acalodegma como Acanthinodera se consideran (Monné 1995; Monné y Giesbert 1995) como integrantes de Macrodontini y Psalidognathus en cambio se ubica en la tribu Prionini.

La actividad de adultos, considerando el conjunto de especies de Prioninae registradas para Chile, es fundamentalmente crepuscular o nocturna.

AGRADECIMIENTOS

A Juan C. Torres (Museo Nacional de Historia Natural), por su colaboración constante en la recolecta de insectos en áreas alejadas de Chile, incluyendo el hallazgo del primer ejemplar conocido de la especie que aquí se describe; a Alfredo Ugarte P. (Santiago, Chile) y Pedro Vidal G.-H. (Santiago, Chile), por el préstamo y donación de ejemplares que fundamentan esta contribución, además del aporte de antecedentes respecto de condiciones ambientales de los lugares en que se efectuaron las recolectas; a Guido Castillo I. (Vicuña, Chile), Daniel Rojas Lanús (Trelew, Argentina) y Marcos Béeche C. (Santiago, Chile), por la valiosa información compartida en relación a hábitat de otras especies de Prioninae; a Martín Ramírez (Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia", Buenos Aires), por su ayuda en obtención de literatura. A mis compañeros Fresia Rojas A. y Ariel Camousseight M., por la lectura crítica del manuscrito y valiosas sugerencias, del mismo modo que a Juan J. Morrone (UNAM, México), Gustavo Flores (IADIZA, Mendoza) y Juan C. Moroni (SAG, Santiago). A Oscar León V. (MNHN, Santiago), por la serie de fotografías en blanco y negro, a Pedro Vidal, por aquella del ambiente y a Marcelo Guerrero (Santiago), por la toma digital de la hembra viva.

BIBLIOGRAFIA

Barriga T., J. E.; Curkovic S., T.; Fichet L., T.; Henríquez S., J. L. y J. Macaya B. 1993. Nuevos antecedentes de coleópteros xilófagos y plantas hospederas en Chile, con una recopilación de citas previas. Rev. Chil. de Ent., 20:65-91.         [ Links ]

Blanchard, C. E. 1851. Tercera Division. Tetramerés. En: C. Gay (ed.), Historia Física y Política de Chile, Zoología, 5:285-558. Imprenta de Maulde et Renou, Paris.         [ Links ]

Burkart, A. 1967. Sinopsis del género sudamericano de leguminosas Adesmia DC. Darwiniana, 14(2-3):463-568.         [ Links ]

Burmeister, G. 1861. Reisse durch die La Plata-Staaten mit besonderer Rüdficht auf die physische Beschaffenheit und den Culturzustand der Argentinischen Republik. Auzgeführt in den Jahren 1857, 1858, 1859 und 1860, vol. 1, 504 pp. H. W. Schmidt, Halle.         [ Links ]

Burmeister, G. 1865. Longicornia argentina. Systematische Uebersicht der Bockkäfer der La Plata-Staaten. Stettiner Entomologische Zeitung, 26:156-181.         [ Links ]

Burmeister, G. 1879. Briefliche Mittheilungen. Stettiner Entomologische Zeitung, 40:194-209.         [ Links ]

Camousseight, A. 1995. Revisión taxonómica del género Agathemera (Phasmatodea: Pseudophasmatidae) en Chile. Rev. Chil. de Ent., 22:35-53.         [ Links ]

Cei, J. M. 1986. Reptiles del centro, centro-oeste y sur de la Argentina. Herpetofauna de las zonas áridas y semiáridas. Monografie Museo Regionale di Scienze Naturali Torino, 4:1-527.         [ Links ]

Cerda G., M. 1975. Revisión de los Prioninae de Chile (Coleoptera: Cerambycidae). Rev. Chil. de Ent. 8:41-46 (1974).         [ Links ]

Duffy, E. A. J. 1960. A monograph of the inmature stages of Neotropical timber beetles (Cerambycidae). British Museum (Natural History), London.         [ Links ]

Fairmaire, L. 1864. Note sur quelques Coléoptères recueillis par M. Ph. Germain a Mendoza, dans les cordilières. An. de la Soc. Ent. de France, 4:261-274.         [ Links ]

Galileo, M. H. M. 1987. Sistemática das tribos Meroscelisini e Anacolini (Coleoptera, Cerambycidae, Prioninae) nas Américas. I. Meroscelisini. Rev. Bras. de Ent., 31(2):141-367.         [ Links ]

Galileo, M. H. M. y U. Martins. 1992. Revisao da tribo Mallaspini Thomson, 1860 (Coleoptera, Cerambycidae, Prioninae). Rev. Bras. de Ent., 36(2):293-422.         [ Links ]

Guérin-Méneville, F. E. 1830. Crustacées, arachnides et insectes. En: L. I. Duperrey (ed.), Voyage autuor du monde, exécuté par Ordre du Roi, sur la corvette de Sa Majesté, La Coquille, pendant les années 1822, 1823, 1824 et 1825, sous le Ministère et conformément aux instructions de S. E. M. le Marquis de Clermont-Tonnerre, Ministre de la Marine. Zoologie 2(2):i-xii, 1-319. Bertrand, Paris.         [ Links ] [no visto]

Kukalová-Peck, J. y J. F. Lawrence. 1993. Evolution of the hind wing in Coleoptera. The Canadian Entomologist, 125(2):181-258.         [ Links ]

Hope, F. W. 1833. Characters and descriptions of several new genera and species of coleopterous insects. Transactions of the Zoological Society of London, 1:91-112, pls. 13-16.         [ Links ] [no visto]

Lacordaire, T. 1869. Histoire naturelle des insectes. Genera des coléoptères ou exposé méthodique et critique de tous les genres proposés jusqu'ici dans cet Ordre d'insectes, 8:1-552. Librairie Encyclopédique de Roret, Paris.         [ Links ]

Mateu, J. 1964. Nostes sur la biologie de Plocaederus caroli Leprieur (Col. Cerambycidae). Vie et Milieu, Supplément 17:393-400, 1 pl.         [ Links ]

Mateu, J. 1966. Notes sur la biologie de Polyarthron pectinicornis (F.) (Coléoptère Prionidae). Bulletin Biologique de la France et de la Belgique, 100(4):554-566.         [ Links ]

Monné, M. A. 1995. Catalogue of the Cerambycidae (Coleoptera) of the Western Hemisphere. Part XXII Subfamily Prioninae. Sociedade Brasileira de Entomologia, Sao Paulo.         [ Links ]

Monné, M. A. y E. F. Giesbert. 1995. Checklist of the Cerambycidae and Disteniidae (Coleoptera) of the Western Hemisphere. Wolfsgarden Books, Burbank.         [ Links ]

Morrone, J. J. 2001. Biogeografía de América Latina y el Caribe. MT Manuales & Tesis SEA, 3:1-148. Sociedad Entomológica Aragonesa, Zaragoza.         [ Links ]

Muñoz P., C. 1966. Sinopsis de la flora chilena. Universidad de Chile, Santiago.         [ Links ]

Napp, D. S. 1994. Phylogenetic relationships among the subfamilies of Cerambycidae (Coleoptera _ Chrysomeloidea). Rev. Bras. de Ent., 38(2):265-419.         [ Links ]

Peña G., L. E. y P. Vidal G. H. 1976. Algunas observaciones sobre especies poco conocidas de Cerambycidae, (Coleoptera), [sic!] III Acalodegma servillei (Bl.). Revista Chilena de Entomología, 9:45-47 (1975).         [ Links ]

Philippi, F. 1897. [Descripción de M. calverti, pp. 451-452] En: Germain, P. 1897. Apuntes entomolójicos. Los lonjicornios chilenos. Anales de la Universidad de Chile, 97:423-459, lám. I.         [ Links ]

Porter, C. E. 1933. Los Prioninae chilenos. Revista Chilena de Historia Natural, 37:200-209, 1 lám.         [ Links ]

Ulibarri, E. A. 1986. Las especies de Adesmia de la serie microphyllae (Leguminosae _ Papilionoideae). Darwiniana, 27(1-4):315-388.         [ Links ]

1Sección Entomología, Museo Nacional de Historia Natural, Casilla 787, Santiago, Chile. E-mail: melgueta@mnhn.cl

Fecha de recepción: 20.04.02
Fecha de aceptación: 30.05.02