SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 número2ESTUDIO MORFOLÓGICO DEL MÚSCULO MASETERO DEL GERBIL (Meriones unguiculatus)CONSIDERACIONES ANATÓMICAS SOBRE LA ANASTOMOSIS ARTERIAL RECTO-SIGMOÍDEA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de anatomía

versión impresa ISSN 0716-9868

Rev. chil. anat. v.18 n.2 Temuco  2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-98682000000200012 

EVIDENCIAS ANATÓMICAS DEL ÁREA DE COBERTURA DE ELECTRODOS 
ESPECIALES TEMPORALES EN ELECTROENCEFALOGRAFÍA CANINA

ANATOMICAL EVIDENCES OF THE COVERAGE AREA OF THE SPECIAL  TEMPORAL
ELECTRODES IN CANINE ELECTROENCEPHALOGRAPHY

Fernando Carlos Pellegrino


PELLEGRINO, F. C. Evidencias anatómicas del área de cobertura de electrodos especiales temporales en electroencefalografía canina. Rev. Chil. Anat., 18(2):287-295, 2000.

RESUMEN: Con el objetivo de obtener un patrón referencial de la actividad eléctrica cerebral normal de los caninos, para ser utilizado como parámetro en los estudios electroencefalográficos en Medicina Veterinaria, se desarrolló una técnica de registro que describe los sitios anatómicos de colocación de electrodos en los caninos. Se trabajó con 12 electrodos de registro, por inclusión de electrodos especiales temporales y frontopolares, para mejorar la detección y/o localización de enfermedades cerebrales, ampliando la cobertura cerebral al rinencéfalo y a la porción orbitofrontal del cerebro. La restricción de los animales se realizó con xylazina, en dosis de 1 mg/kg.

Para evaluar la utilidad de los electrodos especiales temporales se estudiaron animales con signos neurológicos (crisis cerebrales epilépticas idiopáticas o sintomáticas).

Los casos clínicos analizados demostraron la utilidad de los electrodos especiales temporales en la detección de eventos paroxísticos y alteraciones focales. En cuanto a la cobertura anatómica, han demostrado tener acceso a la actividad eléctrica anormal proveniente de diferentes partes del rinencéfalo como hipocampo, lóbulo piriforme y bulbo olfatorio.

PALABRAS CLAVE: 1. Anatomía veterinaria; 2. Cerebro; 3. Rinencéfalo; 4. Perro; 5. Electroencefalografía. INTRODUCCIÓN

En la actualidad, si bien existen propuestas al respecto (Herin et al., 1968), no existe una técnica de registro electroencefalográfico universalmente aceptada en Medicina Veterinaria, similar al Sistema Diez-Veinte de la Federación Internacional usado en Medicina Humana. En cuanto al número de electrodos a utilizar y su cobertura anatómica, la mayoría de los autores emplea cuatro (KERSTEN, 1993; MILIC et al., 1992; RUCKEBUSH, 1963; SENBA et al., 1984; TAKAHASHI et al., 1986; TOURAI et al., 1985) o, más comúnmente, cinco, según las recomendaciones de REDDING (1978 y 1990 y REDDING & KNECHT, 1984), cubriendo la corteza de las regiones frontal y occipital, y la zona central. Algunos investigadores han utilizado siete canales ampliando la cobertura a la región parietal (SUSUKI et al., 1985a; 1985b). Aunque algunos autores han opinado que la corteza temporal en los caninos es totalmente inaccesible a cualquier registro eléctrico, debido al espesor de los músculos que lo cubren (FOX, 1967), KLEMM et al. (1968), intentaron monitorear su actividad eléctrica con un equipo de ocho canales y electrodos de discos, aplicados sobre la piel del cráneo previamente rasurada y desengrasada con alcohol. Otros autores también lo intentaron (BREITSCHWERDT et al., 1979; DODMAN et al., 1996; HOLLIDAY & WILLIAMS, 1999), colocando electrodos de aguja en forma subcutánea bajo la piel del cráneo, a mitad de distancia entre el meato acústico externo y la rama de la mandíbula a un nivel ligeramente dorsal al arco cigomático.

No obstante estos intentos, en Medicina Veterinaria no se ha logrado un registro eléctrico preciso y confiable de la región temporal. Se reconoce actualmente que la utilidad del EEG con estos electrodos es limitada, porque en cualquiera de los casos no se puede acceder a la actividad eléctrica de las partes basal y órbitofrontal del cerebro (rinencéfalo y área prefrontal) (FORD, 1992; SORJONEN, 1992; VOIT, 1984, 1989).

Un registro adecuado de la actividad eléctrica de la corteza temporal permitiría documentar, en forma adecuada, los presuntos orígenes epilépticos de episodios caracterizados por comportamientos inapropiados o anormales, que incluyen gran variedad de signos clínicos (FORD) y que, en Medicina Humana, constituyen la epilepsia de lóbulo temporal (COMISION ILAE, 1989). La corteza temporal está estrechamente relacionada, desde el punto de vista topográfico, con el lóbulo piriforme (especialmente con los giros olfatorio lateral y parahipocampal) y con el hipocampo que, en el curso del desarrollo, se ha invaginado hacia el interior del neopalio silviano, quedando separados por el ventrículo lateral. El registro de la actividad eléctrica de esta región permite el monitoreo de dos funciones: auditiva y psicomotora (ETTINGER, 1989). En su parte más superficial se sitúa la representación cortical del sistema auditivo. El lóbulo piriforme y el hipocampo están crucialmente involucrados en el control del comportamiento y de las emociones por medio de la modulación de actividades autonómicas, endócrinas y somáticas. Una forma de supuesta actividad comicial sensorial se describe en perros que desarrollan breves episodios recurrentes que recuerdan el acto de capturar moscas imaginarias. Muchos de estos animales responden a las drogas anticonvulsivantes. No se sabe a ciencia cierta si es ésta una actividad anormal real y, en ese caso, si se debe a una lesión de la neocorteza occipital (crisis epiléptica sensorial) o de la arquicorteza que se proyecta sobre la región temporal (crisis epiléptica psicomotora). Muchos paroxismos breves, con alteración de la conciencia y de la conducta, asociados con una actividad motora estereotipada, sin propósito determinado e iteractiva (automatismos) son formas de actividad comicial psicomotora. Se manifiestan como episodios de furia o agresión, salivación excesiva, lamidos o masticación, ingesta voraz y repentina de alimento o agua, carrera incontrolada, vocalización o temblores (FORD). Incluso, se ha sugerido que algunas formas de trastornos gastrointestinales asociadas al electroencéfalograma (EEG), con alteraciones difusas, podrían deberse a crisis epilépticas rinencefálicas, también llamadas "límbicas" (BREITSCHWERDT). Por todo esto, cualquier método que permita un buen registro de la actividad eléctrica de la región temporal en los caninos se constituiría en una invalorable herramienta para los correctos diagnóstico y tratamiento de epilepsias rinencefálicas en esta especie, que tan fácilmente pueden ser confundidas con alteraciones del comportamiento.

MATERIAL Y MÉTODO

Equipamiento: Se utilizó el software médico de la firma Akonic S.A. para electroencefalografía computada y reconstrucción por mapeo color (AKONIC BIO-PC versión 7.0 - 1995 -), con registro simultáneo de 12 canales y posterior visualización en distintos montajes bipolares. El sistema permitió promediar y procesar múltiples muestras. El equipo de investigación estaba constituido por el cabezal de electroencefalografía de 12 canales, con interfase analógico-digital, y el sistema de computación (PC AT 486 de 66 Mhz, disco rígido de 1 Gigabyte, plaqueta Diamond Stealth 24, monitor TRL ultra VGA no interlaceado, 1280 x 1024, e impresora color Hewlett Packard HP DeskJet 660 C).

Electrodos: Se trabajó con electrodos de aguja de acero inoxidable de, aproximadamente, 15 mm de longitud, tanto para los de exploración como para los de referencia y los de tierra. Este tipo de electrodos atraviesa la piel con facilidad, sin contactar con los músculos subyacentes. Para abordar los loci temporales (T3 y T4), se emplearon electrodos especiales diseñados para tal fin, con agujas de electromio-grafía, monopolares, con cubierta aislante de teflón para eliminar ruidos provenientes de los músculos temporales, de 35 mm de longitud, que permiten atravesar la capa muscular y contactar con el hueso, evitando las interferencias. Los 12 electrodos empleados fueron colocados en sitios determinados (loci) de acuerdo a nuestros propios estudios y recomendaciones (PELLEGRINO & ETCHEPAREBORDA, 1997a) (Figura 1).


Fig. 1. Vista lateral izquierda de un cráneo canino mesocefálico mostrando la posición de los electrodos de registro. a) línea temporal; b) arco cigomático; c) proceso cigomático; d) proceso mastoideo; e) cresta temporal; Fp) electrodo frontopolar; F) electrodo frontal; P) electrodo parietal; O) electrodo occipital; T) electrodo temporal; Cz) electrodo central (vértex); Oz) electrodo occipital central.

Para la ubicación de los electrodos temporales se tomó como referencia el borde dorsal de la parte caudal del arco cigomático, justo en craneal del comienzo de la cresta temporal; la aguja se introdujo en dirección oblicua, hacia la cavidad orbitaria del lado opuesto hasta hacer tope en ventral de la fosa temporal.

Restricción de los animales: Se realizó por inyección subcutánea de xylazina, basándonos en los trabajos de TOURAI et al., y en nuestras propias observaciones (PELLEGRINO & ETCHEPAREBORDA, 1997a; PELLEGRINO, 2000). Se utilizaron dosis de 1 mg/kg.

Registro: El registro básico se efectuó por derivación monopolar, con electrodo de referencia nasal. El equipo utilizado permite la reconversión automática del EEG a las derivaciones bipolares convencionales, o las que uno desee programar, para facilitar al operador comparar el trazado entre los métodos monopolar y bipolar. Teniendo en cuenta la cantidad y la posición de los doce electrodos de registro, se utilizó, en ciertos casos, un montaje bipolar, de tipo circunferencial (PELLEGRINO, 2000), para establecer las topografía y polaridad de las alteraciones eléctricas. El tiempo de registro fue de 30 minutos.

Población: Se conformó un grupo (grupo C -Clínico-) integrado por 8 animales con signos neurológicos (crisis cerebrales epilépticas o crisis cerebrales de origen metabólico, parciales o generalizadas), para comprobar la utilidad y el área de cobertura de los electrodos temporales (T). En algunos casos, se pudo acceder al diagnóstico por imágenes (Tomografía Computarizada _TC-); y, en unos pocos, con neoplasia cerebral (primaria o metastásica), cuando estos animales murieron, se pudo determinar con exactitud la localización anatómica y tipo de tumor, por medio de necropsia e histopatología.

RESULTADOS

En el caso 1 (Fig. 2) en el EEG interictal de un canino macho, raza Labrador, de 3 años de edad se observan descargas focales de puntas en forma de salvas en el área temporal, en forma bilateral (electrodos temporales, T3-T4). Signos clínicos: agresividad paroxística, inmotivada e impredecible, de duración variable y elevada frecuencia de presentación. Los análisis de sangre no mostraron alteracio nes, excepto aumento significativo de testosterona. Teniendo en cuenta el riesgo que significaba convivir con el animal, los propietarios decidieron la eutanasia, y autorizaron la realización de necropsia, en la que se identificaron lesiones en el hipocampo izquierdo, en correspondencia con la localización de la alteración eléctrica. La histopatología identificó tal lesión como un área hemorrágica ubicada superficialmente a la sustancia blanca de la cara ventricular. El diagnóstico fue hemorragia focal de hipocampo.


Fig. 2. EEG interictal (montaje bipolar, circunferencial) de un canino macho, raza Labrador, de 3 años de edad. Se observan claramente descargas de puntas en el área bitemporal (T3-T4). Signos clínicos: agresividad paroxística, inmotivada e impredecible, de duración variable y de elevada frecuencia de presentación.

 

En el caso 2 (Fig. 3) el EEG interictal de un canino hembra, raza Ovejero Alemán, de 10 años de edad, se observa un enlentecimiento generalizado del trazado, mucho más conspicuo en el área temporal y, particularmente, del lado derecho (electrodo temporal T4) donde hay un claro predominio de actividad delta. A partir del trazado EEG se emitió un diagnóstico presuntivo de neoplasia cerebral, el que fue confirmado por medio de TC. Ésta misma mostró una imagen compatible a una masa tumoral a nivel del rinencéfalo derecho. Signos clínicos: crisis convulsivas generalizadas con fecuencia de presentación variable, sin otras alteraciones clínicas interictales, ni trastornos de conducta o comportamiento.


Fig. 3.EEG interictal (montaje monopolar) de un canino hembra, raza Ovejero alemán, de 10 años de edad. Sobre un enlentecimiento generalizado de la actividad de base se observa en el canal temporal derecho (T4) un predominio claro de actividad delta. La TC confirmó la presunción de una masa ocupante en la región.

En el caso 3 (Fig. 4) el EEG interictal de un canino hembra, raza Boxer, de 7 años de edad, muestra actividad lenta generalizada, pero mucho más notoria en el área temporal, particularmente del lado derecho (T4), donde existe un claro predominio de actividad delta, con presencia de puntas. El diagnóstico presuntivo de neoplasia cerebral se confirmó con una TC, que mostró una imagen compatible con un proceso tumoral a nivel de la parte basal del rinencéfalo derecho. Signos clínicos: crisis convulsivas generalizadas con frecuencia de presentación variable, alteraciones de conducta durante el período interictal (especialmente miedo a situaciones de rutina).


Fig. 4. EEG interictal (montaje monopolar) de un canino hembra, raza Boxer, de 7 años de edad. Se observa un enlentecimiento generalizado de la actividad de base, más notoria en el área temporal y, en particular, del lado derecho (T4) , donde predomina actividad delta con presencia de puntas. La TC confirmó la presunción de una masa ocupante en la región.

El caso 4 (Fig. 5) corresponde a un canino hembra, raza indefinida, de 8 años de edad. En el trazado puede observarse una actividad lenta generalizada, pero mucho más notoria en el área temporal, particularmente del lado derecho (electrodo temporal derecho, T4), donde existe un claro predominio de actividad delta. Signos clínicos: crisis convulsivas generalizadas con frecuencia de presentación variable, alteraciones neurológicas interictales, consistentes en trastornos de deambulación, con tetraparesia y marcha circular hacia la derecha, búsqueda de rincones con apoyo de la cabeza contra la pared (signo de aumento de presión intracraneana), perversiones del apetito y falta de atención al medio y a sus propietarios. A partir del trazado EEG se emitió un diagnóstico presuntivo de neoplasia cerebral, confirmado por medio de TC. La misma mostró una imagen compatible con un proceso tumoral a nivel de la parte basal del rinencéfalo derecho.


Fig. 5. EEG interictal (montaje monopolar) de un canino hembra, raza indefinida, de 8 años de edad. Sobre una actividad de base lenta generalizada se observa en el temporal derecho (T4) un claro predominio de actividad delta. La TC confirmó la presunción de una masa ocupante en la región.

El caso 5 (Fig. 6) corresponde a un canino macho, raza Boxer, de 1 1/2 año de edad. El trazado presenta actividad lenta generalizada debido a que el animal se encontraba dormido. De cualquier modo, a nivel de la región temporal izquierda (electrodo temporal izquierdo, T3) puede observarse un claro predominio de actividad delta, alternada con presencia de puntas. Signos clínicos: crisis convulsivas generalizadas que comenzaron a los 9 meses de edad, con frecuencia de presentación variable. La frecuencia se fue acortando con el tiempo, y se agregaron al cuadro clínico inicial ciertos trastornos de conducta en el período interictal, consistentes en desorientación, marcha circular intermitente, desatención a los propietarios, perversiones del apetito, acompañados por signos autonómicos como taquipnea, taquicardia e intensa congestión de mucosas. El animal murió durante un episodio de estado de mal (status epiléptico). La necropsia reveló una masa tumoral en la parte caudal del lóbulo piriforme izquierdo, que la histopatología identificó como un oligodendroglioma.


Fig. 6. EEG interictal (montaje monopolar) de un canino macho, raza Boxer, de 1 1/2 año de edad. El animal se hallaba dormido, por eso la actividad muy lenta generalizada. Pero sobre esa base se observa, sobre el temporal izquierdo (T3), predominio de actividad delta con presencia de puntas. El animal murió y la necropsia indicó un tumor en la parte caudal del lóbulo piriforme izquierdo, que la histopatología clasificó como oligo-dendroglioma.

En el caso 6 (Fig. 7) el EEG interictal de un canino macho, raza Basset Hound, de 8 años de edad, muestra ondas lentas permanentes de baja frecuencia y gran amplitud en el área temporal izquierda (electrodo temporal izquierdo, T3), con descargas de puntas superpuestas. Las puntas que se observan en el lado derecho (T4), se deben a la diseminación de la descarga eléctrica por fibras comisurales (foco "en espejo"). Signos clínicos: crisis generalizadas de alta frecuencia de presentación. El examen neurológico durante el período interictal reveló conductas anormales o inadecuadas permanentes, tales como desatención al medio y hacia los propietarios, deambulación, vocalización, marcha circular intermitente, búsqueda de rincones con apoyo de la cabeza contra la pared y apetito voraz. Los análisis de sangre, al momento de la primera consulta, no mostraron alteraciones significativas. Al cabo de 2 años el animal falleció en forma espontánea, a causa de una insuficiencia hepática aguda. Los propietarios accedieron a realizar la necropsia, la que evidenció una masa neoplásica en el hipocampo izquierdo, en correspondencia a la localización del foco delta observado en el EEG. El diagnóstico histopatológico identificó tal lesión como un hemangioma cavernoso.


Fig. 7. EEG interictal (montaje monopolar) de un canino macho, raza Basset Hound, de 8 años de edad, que muestra ondas lentas permanentes de baja frecuencia y gran amplitud en el área temporal izquierda (T3), con descargas de puntas superpuestas; en correspondencia al cuadro eléctrico, en el hipocampo de ese lado había una hemangioma cavernoso (confirmado por histopatología). Las descargas de puntas del lado derecho (T4) se deben a la diseminación de la descarga eléctriva por fibras comisurales (foco "en espejo").

El caso 7 (Fig. 8) corresponde a un canino macho, raza Caniche, de 9 años de edad. En el trazado se observa un enlentecimiento generalizado, particularmente notorio a nivel de los elctrodos temporales. Del lado izquierdo (T3) aparecen claramente ondas delta, con presencia de elementos agudos superpuestos. Signos clínicos: crisis convulsivas seriadas generalizadas, de frecuencia de presentación variable, con recuperación en 24 horas. Los análisis de sangre no mostraron alteraciones significativas, al momento de la primera consulta. Debido a la recurrencia del cuadro convulsivo, los propietarios decidieron la eutanasia. La necropsia reveló una masa tumoral en el hipocampo izquierdo, en correspondencia a la localización de las alteraciones eléctricas, que la histopatología identificó como tumor metastásico de células pancreáticas.

Fig. 8. EEG interictal (montaje monopolar) de un canino macho, raza Caniche, de 9 años de edad. Se observa un enlentecimiento generalizado, particularmente a nivel del área temporal. Del lado izquierdo (T3) aparecen ondas delta, con elementos agudos interpuestos. La necropsia mostró una masa neoplásica en el hipocampo izquierdo, que la histopatología clasificó como tumor metastásico de células pancreáticas.

El caso 8 (Fig. 9) muestra el EEG correspondiente a un canino macho, raza Ovejero alemán, de 7 años de edad. En el trazado se observa claramente un foco de actividad delta en el área de proyección de la corteza temporal derecha (T4), sobre una actividad de base enlentecida en general. Signos clínicos: crisis seriadas (10 a 15 convulsiones, en un período de 24 hs), con una frecuencia de presentación variable, pero siempre mayor de un mes, sin alteraciones interictales ni alteraciones del comportamiento. En base al trazado EEG se emitió un diagnóstico presuntivo de neoplasia cerebral, que se confirmó por medio de TC, que mostró una imagen compatible con una neoplasia a nivel de la zona craneal de la parte basal del rinencéfalo derecho, prácticamente en el bulbo olfatorio. Los propietarios decidieron la eutanasia, sin autorizar la realización de la necropsia.


 

Fig. 9. EEG interictal (montaje monopolar) de un canino macho, Ovejero Alemán, de 7 años de edad. Sobre una actividad de base enlentecida, se observa claramente, en el canal T4 ondas delta permanentes. La TC confirmó la presunción de una masa ocupante.

DISCUSIÓN

Los EEG obtenidos a partir de los casos clínicos presentados, demuestran que los electrodos temporales permiten comprobar y localizar alteraciones eléctricas que afecten la región temporal (neo, arqui o paleocorteza), tanto en la derivación monopolar como en la bipolar. Este hecho es particularmente importante, porque muchas de las alteraciones halladas pasan desapercibidas en el registro con 5 electrodos.

Los trazados obtenidos por otros autores, en casos sospechosos de epilepsia rinencefálica, muestran desórdenes eléctricos difusos y mal localizados en ambas derivaciones, a pesar de utilizar también electrodos temporales, pero de ubicación subcutánea (BREITSCHWERDT; DODMAN et al.; HOLLIDAY & WILLIAMS). Por esta causa, se han visto impedidos de documentar con precisión la actividad comicial en ese sitio. El inconveniente de esta técnica, para ambas derivaciones, es que las epilepsias de la región temporal (por sus características anatómicas) suelen caracterizarse por presencia de focos profundos que no se registran con los electrodos de superficie; la falta de expresividad del EEG intercrítico en estos casos es paliada a menudo, en Medicina Humana, mediante el uso de electrodos profundos, esfenoidales y nasofaríngeos (DELAMONICA, 1987; NIEDERMAYER, 1993b; NIETO BARRERA & PITA CALANDRE, 1993).

Las crisis epilépticas provenientes del área temporal han cautivado el interés de epileptólogos, electroence-falografistas, neurólogos, neurocirujanos, y aún psiquiatras, durante las últimas dos décadas. La multitud de funciones de las estructuras correspondientes al sistema límbico se reflejan en la enorme variedad de patrones críticos que puede presentar (FEJERMAN et al., 1996; NIEDERMAYER, 1993a, NIETO BARRERA & PITA CALANDRE). El sistema límbico interviene decisivamente en el control de acciones motoras somáticas y viscerales relacionadas con el comportamiento. La modulación de actividades autonómicas, endocrinas y somáticas produce complejas interacciones, reconocidas globalmente como conducta emocional (BREITSCHWERDT). En la región temporal se presentan focos epilépticos en forma mucho más frecuente que en otras regiones, en la experiencia de la medicina humana y, de acuerdo a nuestras investigaciones, también en los caninos (PELLEGRINO & ETCHEPAREBORDA, 1997b y 1998 y PELLEGRINO, 1998). Esta particularidad radica, probablemente, en las especiales características anátomofisiológicas del rinencéfalo, y en cierta vulnerabilidad de las regiones límbicas a ciertas formas de patología (NIEDERMAYER, 1993a). Se han realizado numerosos estudios en relación a los mecanismos epileptogénicos y excitotóxicos de esa región, a partir de diferentes modelos experimentales en animales. Se ha puesto especial énfasis en la identificación de "áreas de bajo umbral" y "áreas de umbral elevado", presentes en el cerebro (MUTANI et al., 1993). La mayoría de las características de las descargas interictales observadas en animales con un foco epiletógeno, pueden ser reproducidas en cortes laminares de hipocampo mantenidos in vitro, exponiéndolos a drogas convulsivantes u otros agentes que incrementen la excitabilidad neuronal. En estas preparaciones, las descargas interictales no comienzan en forma aleatoria, sino que se originan en un grupo particular de neuronas, cuyas propiedades de membrana les confieren la capacidad de generar descargas paroxísticas intrínsecas. En el hipocampo existen células piramidales en la regiones CA2-CA3 que sirven como marcapasos para eventos epileptiformes espontáneos. La suposición que las descargas epilépticas focales pueden ser iniciadas por neuronas con capacidad para generar paroxismos ("células marcapasos"), es sostenida por la demostración que la activación de una sola célula piramidal en la región CA3 del hipocampo puede liderar una descarga en una población de neuronas (PRINCE, 1993). Por otra parte, recientemente se ha demostrado la acción proconvulsivante de la sustancia negra (pars reticulata) con respecto a una región profunda localizada en la corteza piriforme, la cual, a causa de su sensibilidad a los agentes convulsivantes, ha sido denominada «área tempesta» (MUTANI). De acuerdo a esto, el hipocampo y el lóbulo piriforme son dos típicas "áreas de bajo umbral". Por este motivo, cualquier método mediante el cual pueda confirmarse actividad comicial proveniente de estas estructuras, se convierte en una herramienta fundamental para el diagnóstico neurológico.

Si bien los casos clínicos presentados tienen un claro correlato electro-clínico, aquellos en los que fue posible realizar necropsia e histopatología (Casos 1, 5, 6 y 7) son los que permiten establecer definitivamente la asociación entre las alteraciones eléctricas y su sustrato anatómico. En este sentido, se pudo comprobar que los electrodos temporales son capaces de registrar actividad comicial proveniente del rinencéfalo, aún de estructuras profundas como el hipocampo, o de la parte caudal del lóbulo piriforme. Este hecho adquiere fundamental importancia si se tiene en cuenta que muchos animales, en los que el principal signo clínico (y a veces único) es la agresividad, tienen un sustrato epiléptico que puede ser comprobado a partir de los electrodos temporales (PELLEGRINO & ETCHEPAREDORDA, 1997b y 1998 y PELLEGRINO, 1998).

El Caso 8 nos indicó que los electrodos temporales también son capaces de registrar actividad anormal proveniente de la parte más rostral de la parte basal del rinencéfalo. En ese animal, las alteraciones eléctricas originadas por un proceso neoplásico en el bulbo olfatorio, fueron detectados por los electrodos T. A pesar que, debido a las relaciones topográficas, esta estructura anatómica podría proyectarse también sobre el área de cobertura de los electrodos Fp. Sin embargo, como puede observarse en el EEG correspondiente al Caso Nº 8, la actividad de dicho electrodo no se ve influenciada significativamente por la alteración en el bulbo olfatorio.

Los casos presentados demostraron la capacidad de los electrodos especiales temporales de reflejar actividad comicial proveniente de la arquicorteza (hipocampo), de la paleocorteza (lóbulo piriforme) e, inclusive, de la parte rostral de la parte basal del rinencéfalo (bulbo olfatorio). La capacidad de estos electrodos de acceder a la actividad eléctrica de las estructuras más profundas y con mayor capacidad epileptogénica del encéfalo (rinencéfalo), posiciona al EEG como un método económico, práctico y de gran confiabilidad para la confirmación diagnóstica de patologías cerebrales. Este hecho es particularmente importante en determinadas patologías con un sustrato epiléptico, en las que el único signo clínico consiste en alteraciones de comportamiento, como agresividad.

SUMMARY: With the aim to obtaine a reference pattern of the electrical activity of the normal canine brain, to be used as a parameter in the EEG in veterinary medicine, we developed an EEG recording technique. We worked with 12 recording electrodes, by inclusion of the temporal special electrodes and frontopolar electrodes, to improve the detection and location of the brain diseases, increasing the brain coberture to the rinencephalon and the prorean gyrus of the brain. The restriction of the animals was made with xylazine, 1 mg/kg.

We studied animals with neurological signs (epileptic seizures or metabolic seizures), to evaluate the reliability of the special temporal electrodes.

The clinical cases show the reliability of the special temporal electrodes to the detection of paroxistic events and focal alterations. Espect to the anatomical coverage, the special temporal electrodes had been shown acces to the abnormal electrical activity proceed from the different areas of the rinencephalon, such the Ammon cornus, piriform lobe and the olfactory bulb.

KEY WORDS: 1. Veterinary anatomy; 2. Brain; 3. Rinencephalon; 4. Dog; 5. Electroencephalography. Área Anatomía, Depto. Fisiología y Ciencias Básicas, Facultad Ciencias Veterinarias, Universidad de Buenos Aires, Argentina

Dirección para correspondencia:
Prof. Dr. Fernando Carlos Pellegrino
Area Anatomía - Depto. Fisiología y Ciencias Básicas,
Facultad Ciencias Veterinarias - U.B.A.-
Chorroarín 280, (1427)
Buenos Aires - ARGENTINA

e-mail: fervet@elsitio.net

Recibido : 22-06-2000
Aceptado: 18-10-2000

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

BREITSCHWERDT, E. B.; BREAZILE, J. E. & BROADHURST, J. J. Clinical and electroence-phalographic findings associated with ten cases of suspected limbic epilepsy in the dog. J. Am. Anim. Hosp. Assoc., 15:37-50, 1979.         [ Links ]

COMISIÓN ILAE. Proposal for revised classification of epilepsies and epyleptic syndromes. Epilepsia, 30:389-99, 1989.         [ Links ]

DELAMÓNICA, E.A. Electroencefalografía. 2nd ed. Buenos Aires. El Ateneo. 33-86, 1987. Buenos Aires, Panamericana, 252-5, 1992.         [ Links ]

DODMAN, N. H.; KNOWLES, K. E.; SHUSTER, L.; MOON-FANELLI, A. A.; TIDWELL, A. S. & KEEN, C. L. Behavioral changes associated with suspected complex partial seizures in Bull Terriers. J. A. V. M. A., 208(5):688-91, 1996.         [ Links ]

ETTINGER, S. Tratado de medicina interna veterinaria. Buenos Aires, Intermédica, 1989. V. 1. pp 460-76         [ Links ]

FEJERMAN, N.; MEDINA, C. & CARABALLO, R. Propuesta de revisión de la clasificación de Epilepsias y Sindromes Epilépticos. Krysis, 1:27-31, 1996.         [ Links ]

FORD, R. B. Signos clínicos y diagnóstico en pequeños animales. Buenos Aires, Panamericana, 252-5, 1992.         [ Links ]

FOX, M. W. Postnatal development of the EEG in the dog. I. Introduction and EEG techniques. J. Small Anim. Pract., 8:71-6, 1967.         [ Links ]

HERIN, R. A.; PURINTON, P. T. & FLETCHER, T. F. Electroencephalography in the unanesthesized dog. Am. J. Vet. Res., 29:329-36, 1968.         [ Links ]

HOLLIDAY, T. A. & WILLIAMS, C. Clinical Electro-encephalography in Dogs. Website for Veterinary Neurology and Neurosurgery electronic journal, http://www.neurovet.org, 1999.         [ Links ]

KERSTEN, U. Applications of EEG in dogs. Monatshefte fur Veterinarmedizin, 48(9):451-5, 1993.         [ Links ]

KLEMM, W. R. & HALL, C. L. Subjective and quantitative analyses of the electroencephalogram of anestesized normal dogs: control data for clinical diagnosis. Am. J.V et. Res., 29:1267-2025, 1968.         [ Links ]

MILIC, M. & KECA, H. Electroencephalography in dogs. Veterinarski Glasnik., 46(2):129-33, 1992.         [ Links ]

MUTANI, R.; CANTELLO, R.; GIANELLI, M. & IVARDI, C. Animal models of epilepsy. In: Avanzini, G.; Fariello, R.; Heinemann, U. & Mutani R., ed. Epileptogenic and excitotoxic mechanisms. London, John Libbey, 1993. pp 5-14.         [ Links ]

NIEDERMAYER, E. Epileptic seizure disorders. In:Niedermayer, E.; Lopes da Silva, F. ed. Electroencephalography. 3rd. ed. London, William & Wilkins, 1993a. pp 461-564         [ Links ]

NIEDERMAYER, E. Historical Aspects. In: Niedermayer, E.; Lopes da Silva, F. ed. Electroencephalography. 3a. ed. London, William & Wilkins, 1993b. pp 1-14.         [ Links ]

NIETO-BARRERA, M. & PITA CALANDRE, ELENA. Epilepsias y síndromes epilépticos en el niño. Universidad de Granada, 1993, pp 19-36.         [ Links ]

PELLEGRINO, F. & ETCHEPAREBORDA, M. Anatomical sites for the placement of electroence-phalographic record electrodes in canines. Braz. J. Morphol. Sci. , 14(2):197-204, 1997a.         [ Links ]

PELLEGRINO, F. & ETCHEPAREBORDA, M. Registro electroencefalográfico en caninos con epilepsia rinencefálica. Selecciones Veterinarias, 5(3):230-9, 1997b.         [ Links ]

PELLEGRINO, F. Agresividad y Epilepsia Canina: Hallazgos Electroencefalográficos. Rev. Med.Vet. Vol. 79(2): 123-12, 1998.         [ Links ]

PELLEGRINO, F. & ETCHEPAREBORDA, M. Hallazgos eléctricos en trastornos de conducta de los caninos. Selecciones Veterinarias, 6(1):174-8, 1998.         [ Links ]

PELLEGRINO, F. Estandarización de los patrones electroencefalográficos de los caninos. Tesis de Doctorado. Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad de Buenos Aires, Argentina, 2000.         [ Links ]

PRINCE, D. A. Basic mechanisms of focal epileptogenesis. In: Avanzini, G.; Fariello, R.; Heinemann, U. & Mutani, R. ed. Epileptogenic and excitotoxic mechanisms. London, England. John Libbey, 1993. pp 17-26.         [ Links ]

REDDING, R.W. Canine electroencephalography. In: Hoerlein, B.F. ed. Canine neurology, 3rd. ed. Philadelphia, W.B. Saunders, 1978. pp 150-206         [ Links ]

REDDING, R. W. & KNECHT, C. E. Atlas of EEG in the dog and cat. New York, Praeger, 1984.         [ Links ]

REDDING, R. W. Principles of electrophisiological testing. Progress in Veterinary Neurology, 1(1):66-72, 1990.         [ Links ]

RUCKEBUSH, Y. L'electroencephalogramme normal du chien. Revue Med.Vet., 114:119-34, 1963.         [ Links ]

SENBA, H.; TOKURIKI, M.; SASAKI, N.; TAKEUCHI, A. & USUI, K. Developmental EEG of the Beagle dogs. Japanese Journal of Veterinary Science, 46(6) 771-781, 1984.         [ Links ]

SORJONEN, D.C. Psychomotor seizures in dog. In: Kirk-Bonagura ed. Current Veterinary Therapy, Small Animals Practice XI, 1992. pp 387-90.         [ Links ]

SUSUKI, M.; TOYOSAWA, K.; SITIZYO, K.; TATELAKI, R.; MATSUMOTO, H. & YOSHIDA, M. Fundamental studies on clinical EEG in dogs. I. EEG and ECG. Bulletin of the Faculty of Agriculture, Tohori University, 37:26-37, 1985a.         [ Links ]

SUSUKI, M.; TOYOSAWA, K.; SITIZYO, K.; TATELAKI, R.; MATSUMOTO, H.; YOSHIDA, M. & ISHIDA, T. Fundamental studies on clinical EEG in dogs. II. Unipolar lead and bipolar lead. Bulletin of the Faculty of Agriculture, Tohori University, 37:38-49, 1985b.         [ Links ]

TAKAHASHI, A. & INADA, S. Developmental electrencephalogram of the non-REM sleep in Beagle dogs. Japanese Journal of Veterinary Science, 48(6): 115-24, 1986.         [ Links ]

TOURAI K.; SENBA, H.; SASAKI N.; TOKURIKI M.; OHASHI, F.; TAKEUCHI, A. & USUI, K. Developmental EEG of the Beagle dog under xylazine sedation. Japanese Journal of Veterinary Science, 77 (3):459-63, 1985.         [ Links ]

VOIT, V. L . Problemas de comportamiento. In: Chandler, E. A.; Sutton, J. B. & Thompson, D. J. ed. Medicina y Terapéutica Caninas, 2a. ed. Zaragoza, Acribia, 1984. pp 522-62.         [ Links ]

VOIT, V. L. Alteraciones de la conducta. In: Ettinger, S. ed. Tratado de Medicina Interna Veterinaria. Tomo I Buenos Aires, Intermédica, 1989. pp 209-26.         [ Links ]