SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 número1POTENCIALIDADES Y LIMITACIONES DEL USO DE RECURSOS MULTIMEDIALES EN LA ENSEÑANZA DE ANATOMÍA VETERINARIACAMBIOS HISTOLÓGICOS Y MORFOMÉTRICOS DE LAS VESÍCULAS SEMINALES, INDUCIDOS POR VARIACIONES ESTACIONALES, EN LA Chinchilla laniger (GREY) EN CAUTIVERIO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de anatomía

versión impresa ISSN 0716-9868

Rev. chil. anat. v.18 n.1 Temuco  2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-98682000000100011 

ARTERIA ULNAR SUPERFICIAL. IMPORTANCIA ANATOMO-CLÍNICA

SUPERFICIAL ULNAR ARTERY. ANATOMOCLINICAL IMPORTANCY

* del Sol, M.
* Olave, E.
* Hettich, M. E.
* Bustos, K.

* Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.
Proyecto Nº 99/29 financiado por la Dirección de Investigación de la Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.

RESUMEN: La arteria ulnar se origina normalmente de la arteria braquial a nivel de la fosa cubital. Algunas veces tiene un origen más alto pero su trayecto y relaciones a nivel del antebrazo son normales. En otras ocasiones, un origen alto de la arteria ulnar va acompañado de un trayecto distinto, anterior a la musculatura antebraquial, pasando a denominarse arteria ulnar superficial. Sin embargo, raramente ha sido descrita superficial a la fascia profunda,de tal modo que su trayecto es próximo a la superficie pero subfascial.

Describimos un caso de arteria ulnar superficial, unilateral, encontrada en la disección de un cadáver de un individuo adulto de sexo masculino, en la Disciplina de Anatomía Humana, Facultad de Medicina de la Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.

La arteria ulnar superficial se originaba de la arteria braquial en la parte distal del brazo. Acompañada de sus dos venas satélites era cruzada anteriormente por la vena intermedia basílica. Descendía anteriormente a los músculos pronador redondo, flexor radial del carpo y palmar largo, colocándose en el tercio medio del antebrazo, anteromedialmente al músculo flexor ulnar del carpo, aproximándose a la vena basílica del antebrazo.

Las variaciones anatómicas arteriales adquieren importancia en los procedimientos de rutina que se efectúan tanto a nivel de la fosa cubital como de la región antebraquial anterior, en especial para los cirujanos plásticos y vasculares, radiólogos y otros profesionales que deben intervenir las venas superficiales de la región.

PALABRAS CLAVE: 1. Anatomía; 2. Variación anatómica; 3. Arteria ulnar.

INTRODUCCIÓN

La arteria ulnar es la mayor rama terminal de la arteria braquial y se origina en la fosa cubital, generalmente distal al pliegue cubital. De trayecto profundo, alcanza la parte medial del antebrazo disponiéndose verticalmente en la parte media del mismo. Generalmente, en la mitad proximal del antebrazo transcurre posterior a los músculos pronador redondo, flexor radial del carpo, palmar largo y flexor superficial de los dedos. En el tercio medio, la arteria ulnar está cubierta por el músculo flexor ulnar del carpo. Inicialmente, el nervio mediano es medial a la arteria y después la cruza, pero separado por la cabeza ulnar del músculo pronador redondo. Este es el trayecto y las relaciones normales que tiene la arteria ulnar, sin embargo, divisiones altas de la arteria braquial y/o un trayecto distinto de la arteria ulnar no son raros. Una de las variaciones que puede presentar es un trayecto superficial el cual ha sido descrito con variantes e implicancias clínicas y quirúrgicas.

Según WILLIAMS et al. (1995) la arteria ulnar puede originarse proximal al codo, más frecuentemente en la arteria braquial que en la arteria axilar siendo entonces superficial a los músculos flexores del antebrazo, comúnmente bajo la fascia profunda y raramente subcutánea; la arteria braquial entonces otorga la arteria interósea común y ésta a su vez la arteria recurrente ulnar.

Autores como DEVANSH (1996) han señalado que la presencia de una arteria ulnar superficial constituye una anomalía y ella fue encontrada en el 9,38% de miembros superiores de cadáveres con una incidencia similar a la observada en la práctica clínica (9,12%). Otros autores como THOMA & YOUNG (1992) señalaron que el caso presentado por ellos constituye el segundo publicado en su país.

Varios trabajos sobre la presencia de la arteria ulnar superficial y su importancia anátomo-quirúrgica han sido reportados en la literatura reciente (FATAH et al., 1985; THOMA & YOUNG; ANIL et al., 1996; FADEL & AMONOO-KUOFI, 1996; DEVANSH; NAKATANI et al., 1998; SANUDO et al., 1998; YUKSEL et al., 1999; YAZAR et al., 1999 y YILDIRIM et al., 1999), analizándose también sus aspectos embriológicos y su significancia clínica en la microcirugía reconstructiva (YUKSEL et al.)

Considerando la importancia de estas arterias superficiales y con el propósito de enfatizar su disposición, presentamos un caso de arteria ulnar superficial, de la cual describimos su posición, trayecto y relaciones.

DESCRIPCIÓN

La variación de la arteria ulnar superficial fue encontrada durante una disección realizada dentro de un proyecto para ver los puntos de penetración motora y vascular de los músculos del antebrazo, en el pabellón de Anatomía de la Facultad de Medicina, de la Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.

La arteria braquial se dividía en la parte distal del tercio inferior del brazo, en el lado izquierdo, en las arterias ulnar superficial y radial.

La arteria radial seguía un trayecto inferolateral cruzando profundo a la expansión bicipital.

La arteria ulnar superficial, de trayecto más vertical que la arteria radial, se encontraba acompañada de sus dos venas satélites. A 2 cm de su origen era cruzada anteriormente por la vena intermedia basílica (formación venosa Tipo I). Pasando luego a un punto equidistante entre el origen de los músculos en el epicóndilo medial y la expansión bicipital. Su trayecto lo efectuaba anteriormente a los músculos pronador redondo, flexor radial del carpo y palmar largo a quienes cruzaba, para colocarse, en el tercio medio del antebrazo, anteromedialmente al músculo flexor ulnar del carpo y aproximarse a la vena basílica del antebrazo alcanzando la región radiocarpiana.

Fig. Vista de la región anterior del antebrazo, previa retirada de la fascia profunda. 1. Arteria braquial; 2. Arteria ulnar superficial; 3. Arteria radial; 4. Expansión bicipital; 5. Vena mediana basílica; 6. Vena basílica del antebrazo; 7. Vena basílica del brazo; 8. Vena cefálica del brazo; 9. Tendón del músculo flexor radial del carpo.

Al inicio de su trayecto la arteria ulnar superficial se encontraba en una estrecha relación con pequeños ramos del nervio cutáneo medial del antebrazo, quienes cruzaban a la arteria y a sus venas ventral y dorsalmente.

DISCUSIÓN

La presencia de una arteria ulnar superficial puede ser diagnosticada preoperatoriamente como lo señala DEVANSH, por una cuidadosa palpación y su curso puede ser confirmado por Doppler vascular. Sin embargo, esto es aplicable hasta en las mínimas intervenciones en la fosa cubital cuando se requiere acceder al sistema venoso superficial. Es por todos conocido que el mayor número de procedimientos en la red venosa superficial se realiza a nivel de la fosa cubital, ya sea para la extracción de sangre o la colocación de elementos terapéuticos. Aquí es donde adquiere importancia un conocimiento de la región, hecho ya señalado por DEL SOL et al., 1988, 1990, 1995 y DEL SOL & OLAVE, 1991; NAKATANI et al. y YUKSEL et al.

No hemos observado un porcentaje tan alto de arteria ulnar superficial como lo señala DEVANSH, pero hay que tener cuidado ante su existencia, por el trayecto tan paralelo con la vena basílica y el ramo anterior del nervio cutáneo medial del antebrazo. Esta cercanía con la vena basílica o mediana del codo debe tenerse en cuenta, sobre todo en las formaciones venosas Tipo II y I, respectivamente (DEL SOL et al., 1988 y 1990 y DEL SOL & OLAVE). En las formaciones Tipo I y II las venas alcanzan a la vena basílica, proximal al pliegue cubital y por lo tanto la vena basílica permanece más vertical y paralela al antebrazo y al codo.

Se ha señalado también que la presencia de una arteria ulnar superficial puede traer riesgos serios durante el levantamiento de una capa del antebrazo (flap) o incluso de la arteria radial (FATAH et al., 1985).

Aunque en nuestro caso se trataba de una arteria ulnar superficial unilateral, se ha descrito también su presencia bilateral (YAZAR et al.), originándose desde la arteria axilar en un lado y de la arteria braquial en el otro.

En cuanto a la incidencia de una arteria ulnar superficial existen divergencias notables, relatándose un 9% (DEVANSH) y un 3,1% en la literatura según THOMA & YOUNG. Esta variación sólo fue encontrada en 1 de 72 casos (1,4%) por FADEL & AMONOO-KUOFI, (1996).

El origen de la arteria ulnar superficial, en nuestro caso, es similar a los ya relatados por NAKATANI et al. (1998); pero se ha informado de un origen más alto, específicamente, en la arteria axilar (ANIL et al.; YAZAR et al.; NAKATANI et al., 1996 y YILDIRIM).

Aunque la arteria ulnar puede originarse en el brazo, a la altura del ángulo inferior de la escápula (TOHNO et al., 1995) o a nivel de las arterias circunflejas humerales anterior y posterior (GORMU et al. 1998) esta disposición no significa que, necesariamente, va a seguir un trayecto superficial en la fosa cubital o en el antebrazo, es decir podría tratarse de una variación de origen con un trayecto normal a nivel del antebrazo, situación que contrasta drásticamente con un trayecto superficial, siendo en este último caso de mayor interés anátomo-clínico. Puede tener también un origen alto sólo con aproximación a la superficie y cambio de sus relaciones con el nervio mediano, a nivel de la fosa cubital, siguiendo posteriormente un trayecto normal en el antebrazo como puede ser observado en el trabajo de AHARINEJAD, et al., (1997).

El origen alto y un trayecto superficial de la arteria ulnar, puede considerarse una anomalía más que una variación. Por tanto, debe ser de interés para los clínicos y para los profesionales que efectúan intervenciones de rutina en la región antebraquial anterior y en la fosa cubital. En particular, para los cirujanos plásticos y vasculares como también para los radiólogos.

SUMMARY: The ulnar artery originates normally from the branchial artery at the level of the cubital fossa. Sometimes it has a higher origen but its traject and its connections at the level of the forearm are normal. In other occasions a high origen of the ulnar artery is accompanied by a different traject, before the antibrachial musculature, thus denominated superficial ulnar artery. Newertheless, the deep fascia has never been described as superficial, so that its traject is superficial but subfascial.

We describe a case of superficial ulnar artery, unilateral, found in the dissection of a corpse of an adult male, in the Human Anatomy Discipline, Faculty of Medecine, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile.

The superficial ulnar artery originates from the branchial artery in the distal part of the arm. Accompanied by its two satelite veins it was crossed before by the median basilic vein. It descended before to the pronator teres muscle, flexor carpi radialis muscle and thepalmaris longus muscle. Locating itself in the third middle of the forearm, anteriormedially to the ulnar flexor of the carpo muscle, approximately to the forearm basilica vein.

The arterial anatomic variations acquire importance in the routine proceedures which are effected in the cubital fossa level as in the previous antibrachial region, especially for the plastic and vascular surgeons, radiologist and other professionals who have to intervene the superficial veins of the regions.

KEY WORDS: 1. Anatomy; 2. Anatomical variations; 3. Ulnar artery.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AHARINEJAD, S.; NOURANI, F. & HOLLENSTEINER, H. Rare case of high origin of the ulnar artery from the brachial artery. Clin. Anat., 10(4):253-8, 1997.         [ Links ]

ANIL, A.; TURGUT, H. B. & PEKER, T. V. A variant of superficial ulnar artery. Surg. Radiol. Anat., 18(3):237-40, 1996.         [ Links ]

DEL SOL, M.; DE ANGELIS, M. A. & BOLINI, P. A. D. Formações venosas na fossa cubital da criança. Pediatria moderna, 23(4):225-31, 1988.         [ Links ]

DEL SOL, M.; WUSTNER, A. & FRITZ, I. Tipos de formaciones venosas en la fosa cubital en jóvenes chilenos. Rev. Chil. Tecnol. Méd., 13(2):646-9, 1990.         [ Links ]

DEL SOL, M. & OLAVE, E. Venas de la fosa cubital en el hombre. Sitios de punción. Rev. Chil. Cs. Méd. Biol., 1(1):49-53, 1991.         [ Links ]

DEL SOL, M.; AGUILAR, M. A.; COLLIPAL, E.; MANDIOLA, E. & OLAVE, E. Arteria radial superficial en la fosa cubital. Importancia anátomo-clínica. Rev. Chil. Cs. Méd. Biol., 5(1):27-33, 1995.         [ Links ]

DEVANSH, R. Superficial ulnar artery flap. Plast. Reconstru. Surg., 97(2):420-6, 1996.         [ Links ]

FADEL, R. A. & AMONOO-KUOFI, H. S. The superficial ulnar artery:development and surgical significance. Clin. Anat., 9(2):128-32, 1996.         [ Links ]

FATAH, M. F.; NANCARROW, J. D. & MURRAY, D. S. Raising the radial artery forearm flap: the superficial ulnar artery. Br. J. Plast. Surg., 38(3):394-5, 1985.         [ Links ]

GORMU, G.; OZCELIK, M.; HAMDI, C. H. & CEKIRGE, S. Variant origin of the ulnar artery. Clin. Anat., 11(1):62-4, 1998.         [ Links ]

NAKATANI, T.; TANAKA, S.; MIZUKAMI, S.; SHIRAISHI, Y. & NAKAMURA, T. The superficial ulnar artery originating from the axillary artery. Anat. Anz., 178(3):277-9, 1996.         [ Links ]

NAKATANI, T.; TANAKA, S. & MIZUKAMI, S. Superficial ulnar artery originating from the brachial artery and its clinical importance. Surg. Radiol. Anat., 20(5):383-5, 1998.         [ Links ]

OZAN, H.; SIM SEK, C.; ONDERO GLU, S.; KIRICI, Y. & BA SAR, R. High division of the axillary artery. A rare case of superficial ulnar artery. Acta Anat., 151(1):68-70, 1994.         [ Links ]

SANUDO, J. R.; MIRAPEIX, R. M.; GARCIA, R.; RODRIGUEZ-NIDENFUNR, M. A superficial ulnar artery anastomosing with a larger anterior interosseous artery to supply the wrist and hand. J. Anat., 192(3):439-41, 1998.         [ Links ]

THOMA, A. & YOUNG, J. E. The superficial ulnar artery trap and the free forearm flap. Ann. Plast. Surg., 28(4):370-2, 1992.         [ Links ]

TOHNO, S.; TOHNO, Y.; YAMAOKA, J.; YAMAGUCHI, S.; YAMAGUCHI, T. & YAMANE, T. Anomaly of the ulnar artery arising from the brachial artery. Kaibogaku Zasshi, 70(1):31-4, 1995.         [ Links ]

WILLIAMS, P. L.; WARWICK, R.; DYSON, M. & BANNISTER, L. H. Gray Anatomia. 37. ed. Rio de Janeiro, Guanabara Koogan, 1995. V. 1.         [ Links ]

YAZAR, F.; KIRICI, Y.; OZAN, H. & ALDUR, M. M. An unusual variation of the superficial ulnar artery. Surg. Radiol. Anat., 21(2):155-7, 1999.         [ Links ]

YILDIRIM, M.; KOPUZ, C. & YILDIZ, Z. Report of a rare human variation: the superficial ulnar artery arising from the axillary artery. Okajimas Folia Anat., 76(4):187-91, 1999.         [ Links ]

YUKSEL, M.; YUKSEL, E.; WEINFELD, A. B. & SHENAQ, S. M. Superficial ulnar artery: embryology, case report, and clinical significance in reconstructive microsurgery. J. Reconstr. Microsurg., 15(6):415-20, 1999.         [ Links ]

Dirección para correspondencia:
Prof. Dr. Mariano del Sol C.
Facultad de Medicina
Universidad de La Frontera
Casilla 54-D
Temuco - CHILE

Email: mdelsol@ufro.cl

Recibido: 11-04-2000
Aceptado 14-05-2000