SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 número1ESTUDIO COMPARATIVO DE LAS FIBRAS MUSCULARES EN MUSCULOS FLEXORES Y EXTENSORES DEL CERDO (sus scrofa)ESTUDIO HISTOQUIMICO DE LA RED TESTICULAR DEL CONEJILLO DE INDIAS Cavia porcellus índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de anatomía

versión impresa ISSN 0716-9868

Rev. chil. anat. v.17 n.1 Temuco  1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-98681999000100009 

VARIACIONES MORFOLOGICAS ESTACIONALES DE LAS GLANDULAS
BULBOURETRALES DE LA CHINCHILLA (Chinchilla laniger, GREY),
EN CAUTIVERIO

SEASONAL MORPHOLOGICAL VARIATIONS OF BULBOURETHRAL GLANDS
OF Chinchilla laniger (GREY) IN CAPTIVITY

Raquel Cepeda
Luis Adaro
Paola Peñailillo
César Oróstegui
RESUMEN: Se describió la morfología de las glándulas bulbouretrales de la Chinchilla laniger (GREY) en cautiverio. El estudio fue realizado en animales adultos (2 a 3 años de edad), a través de un año, con el objeto de detectar posibles variaciones estacionales. Se cuantificaron las siguientes variables en este roedor nativo de Sudamérica: peso corporal y glandular, índice órgano-somático (IOS), grosor de la pared, diámetro de la mucosa glandular y altura del epitelio. Los valores máximos se encontraron entre mayo y julio y los mínimos, entre noviembre y febrero los cuales presentaron diferencias estacionales significativas (p< 0,05), con excepción del peso corporal, que no mostró variaciones durante el año (p> 0,05). Además, se hizo el análisis histoquímico para la detección de algunos carbohidratos con las técnicas de PAS, diastasa-PAS, Azul de Alcian pH1 y pH 2,5, lo que demostró la presencia de glicoproteínas neutras con reacción PAS intensa (+++) entre octubre y abril y leve a moderada (+ / ++) entre mayo y septiembre y ausencia de glicógeno. Las glicoproteínas sulfatadas y ácidas no mostraron cambios durante el periodo estudiado y la intensidad de reacción fue de leve a moderada (+ / ++). Se podría concluir, que las glándulas bulbouretrales de la Chinchilla laniger en cautiverio, presentan la mayor actividad secretora durante el período otoño-invierno (estaciones caracterizadas por periodos cortos de luz). Los resultados obtenidos entre mayo y julio son coincidentes con la máxima actividad reproductiva descrita para la especie.

PALABRAS CLAVE: 1. Glándulas bulbouretrales; 2. Ciclo reproductivo; 3. Chinchilla laniger; 4. Morfometría.

INTRODUCCION

La chinchilla es un roedor autóctono de la Cordillera de Los Andes del Perú, Chile, Bolivia y Argentina. Al estado silvestre, se reproduce sólo en los meses de invierno y en la mitad del verano (WEIR, 1972;NEIRA, 1987; RODRÍGUEZ, 1988; GARCÍA et al. , 1989; NEIRA et al., 1989; MARINOVIC, 1990). Se ha determinado, que la estacionalidad reproductiva, estudiada en diversas especies, está asociada con cambios endocrinos, estructurales y funcionales de los órganos reproductivos y se ha demostrado que la función de las glándulas anexas, es andrógeno-dependiente (CARBALLADA et al., 1995).

Se ha informado que la chinchilla macho, en cautiverio, presenta un período de actividad reproductiva en los meses de invierno y de reposo gonadal en verano (CEPEDA et al., 1996; ORÓSTEGUI et al., 1996 y CEPEDA et al., 1998). Resultados similares, obtenidos en Octodon degus, demuestran que, tanto las gónadas, como las glándulas sexuales accesorias, experimentan regresión durante el período de reposo sexual (CONTRERAS & BUSTOS-OBREGÓN, 1977). ADARO et al., (1999) encontraron que los índices órgano-somático de las glándulas bulbouretrales de la chinchilla, en cautiverio, estaban altamente correlacionados con los índices correspondientes a testículo, epidídimo y vesículas seminales. No se ha descrito si los cambios estacionales, señalados anteriormente, influirían en las características histológicas de las glándulas bulbouretrales en la Chinchilla laniger, en cautiverio, por lo que el objetivo de este trabajo, fue estudiar las posibles variaciones morfológicas de estas glándulas, a lo largo de un año.

MATERIAL Y METODO

Se utilizaron 50 macho en edad reproductiva (2 a 3 años de edad), clínicamente sanos y mantenidos en cautiverio bajo similares condiciones de manejo: temperatura ambiente, luz natural, alimentación sobre la base de pellets y heno de alfalfa ad libitum. Se sacrificó un promedio de 4 animales al mes, con sobredosis de tiopental sódico al 2,5% administrado por vía intraperitoneal. Se registró el peso corporal en gramos (g) de cada animal y el de ambas glándulas bulbouretrales (g). Se determinó el índice órgano-somático (IOS) de acuerdo a la siguiente fórmula: IOS (%) = Peso órgano (g) / Peso corporal X 100.

Se obtuvieron muestras de las glándulas de todos los animales, las que fueron fijadas durante 24 horas, en Bouin-Holland y procesadas de acuerdo a las técnicas convencionales para inclusión en parafina. Se hicieron cortes transversales semiseriados de 5 µm de grosor y se tiñeron con Hematoxilina & Eosina(H y E) para observar la disposición general del tejido, para diferenciar el tejido muscular del colágeno I se usó tricrómico de Van Gieson (VG), en la identificación de mucosustancias neutras se aplicó la reacción del Acido Peryódico Schiff (PAS) y para las mucosustancias sulfatadas y ácidas se utilizaron las técnicas de Azul de Alcian (AA) a pH1 y pH 2,5, respectivamente (LÓPEZ et al., 1982). En la reacción de PAS se usaron controles por digestión enzimática, para lo cual los cortes se incubaron, con diastasa, por 60 minutos a 37C y en cámara húmeda, previo a la tinción con PAS. Las reacciones con PAS y AA se calificaron como: negativas (-) o positivas, cuya intensidad de la coloración se clasificó como: leve (+), moderada (++) e intensa (+++). Los cortes histológicos fueron observados y fotografiados en un microscopio Nikon modelo AFX - 11 con cámara fotográfica incluida. Los diámetros, perpendiculares entre sí, de cada glándula, se midieron mediante un microscopio de proyección Reichert modelo Visopan con reglilla incluida. Entre los bordes internos de la capa muscular y sobre los mismos ejes perpendiculares, se obtuvieron los diámetros de la mucosa. El espesor de la pared se midió en cuatro puntos coincidentes con los anteriores. Para cada variable se utilizó un total de 10 cortes por animal y todas las mediciones se hicieron con un aumento de 10x. Se obtuvo el promedio de cada una de las variables por animal y el promedio mensual de todos los animales analizados. También se determinó la altura del epitelio secretor de la glándula, en las mismas zonas, pero usando un aumento de 100x.

Análisis estadístico. Las variables cuantitativas fueron descritas a través de la media aritmética y la desviación típica. La significancia estadística de los resultados se obtuvo mediante un análisis de varianza anidado, empleando el paquete estadístico SAS, y se calcularon coeficientes de correlación de Pearson (r) para ver la relación existente entre aquellas variables consideradas como más relevantes. Los resultados fueron tabulados.

RESULTADOS

Registros morfométricos macroscópicos:

Peso corporal: Como se puede ver en la Tabla I, el peso corporal promedio de los animales presentó leves variaciones a lo largo del año, las cuales no fueron significativas. El valor más alto correspondió a septiembre (570,6 ± 23,28), mientras que el más bajo se registró en junio (456,1 ± 47,79).

Peso de las glándulas bulbouretrales: El peso promedio mensual de las glándulas tuvo un período de valores máximos entre los meses de abril y septiembre, excepto en junio, donde éste, experimentó un descenso significativo. Los pesos promedio mínimos se concentraron en los meses de noviembre, enero y febrero (Tabla I). Los valores extremos se registraron en mayo y noviembre (0,37 ± 0,06 y 0,11 ± 0,05 respectivamente), los que fueron significativos (p < 0,05). El coeficiente de correlación entre peso corporal y peso de las glándulas bulbouretrales (r = 0,652), tuvo un valor significativo para un p < 0,02 ( Tabla III).

Indice órgano-somático (IOS): Al analizar la Tabla I, se observa que el IOS presentó los valores más bajos durante noviembre, enero y febrero y los más altos en mayo, julio y agosto, cuyas diferencias fueron significativas (p< 0,05). Los valores extremos se registraron en mayo y noviembre (0,07 ± 0,01% y 0,02 ± 0,01%, respectivamente). El IOS y el peso glandular (Tabla III) tuvieron un coeficiente de correlación altamente significativo (r = 0,983, p < 0,0000).

Registros morfométricos microscópicos:

Diámetro glandular: Los valores superiores del diámetro promedio de las glándulas se observaron en los meses de otoño - invierno, y los más bajos en primavera - verano (Tabla II). El promedio mensual máximo correspondió a junio (6338,70 ± 158,50 µm), en cambio, los más bajos se presentaron en los meses de febrero ( 3246,10 ± 517,23 µm) y octubre ( 3287,90 ± 451,84 µm). Las diferencias encontradas entre los períodos extremos fueron significativas (p < 0,05).

Grosor de la pared: En la Tabla II se puede ver que el promedio mensual más alto se registró en el mes de septiembre (294,53 ± 70,30 µm), en tanto que el más bajo, fue en marzo (192,50 ± 51,76 µm). La diferencia entre los valores extremos fue estadísticamente significativa (p < 0,05).


TABLA I. PESO CORPORAL (g), PESO DE LAS GLANDULAS BULBOURETRALES (g), INDICE ORGANO SOMATICO (%) MEDIA Y DESVIACIONES TIPICAS MENSUALES(DT), DE LA Chinchilla laniger, EN CAUTIVERIO. 

MES
PC MEDIA 
DT 
PG MEDIA 
DT 
IOS % MEDIA
DT 
ENERO 520,4 ±42,25 a (*) 0,14 ± 0,03 b,c (*) 0,03 ± 0,00 b (*)
FEBRERO 497,4 ± 74,65 a 0,14 ± 0,02 b,c  0,03 ± 0,00 b
MARZO 561,0 ± 57,87 a 0,23 ± 0,08 a,b,c 0,04 ± 0,02 a,b
ABRIL 550,3 ± 65,04 a 0,30 ± 0,02 a,b 0,06 ± 0,01 a,b
MAYO 556,3 ± 50,34 a 0,37 ± 0,06 a 0,07 ± 0,01 a
JUNIO 456,2 ± 47,79 a 0,16 ± 0,03 b,c 0,04 ± 0,01 a, b
JULIO 524,6 ± 40,54 a 0,35 ± 0,15 a 0,07 ± 0,02 a
AGOSTO 489,5 ± 37,57 a 0,30 ± 0,09 a,b 0,06 ± 0,02 a
SEPTIEMBRE 570,3 ± 23,28 a 0,30 ± 0,11 a,b 0,05 ± 0,02 a,b
OCTUBRE 503,8 ± 74,69 a 0,22 ± 0,06 a,b,c 0,05 ± 0,02 a,b
NOVIEMBRE 470,3 ± 14,29 a 0,11 ± 0,05 c 0,02 ± 0,01 b
DICIEMBRE 477,2 ± 49,11 a 0,18 ± 0,09 b,c 0,04 ± 0,02 a,b
             
Peso Corporal (PC; Peso glandular (PG); 
(*) Letras distintas indican diferencias significativas entre los promedios registrados (p<0,05)

Diámetro de la mucosa: Esta variable presentó una evolución muy similar a la descrita para el diámetro glandular (Tabla II). Los promedios mensuales fluctuaron entre 2677,80 ± 734,64 µm y 5904,70 ± 1024,20 µm, valores que corresponden a los meses de febrero y junio, respectivamente. Los promedios más altos se presentaron entre junio y septiembre, mientras que los mínimos fueron entre octubre y marzo (p< 0,05). El coeficiente de correlación (Tabla III) entre el diámetro glandular y el diámetro de la mucosa fue de 0,985 (p< 0,0000).

Altura del epitelio secretor: La Tabla II, muestra que a partir del mes de marzo comienza un aumento gradual de la altura promedio mensual del epitelio, para alcanzar el valor máximo en julio (18,86 ± 0,23 µm), posteriormente se produce un descenso paulatino hasta febrero, donde se registra el valor más bajo (7,55 ± 0,02 µm). Las diferencias entre todos los meses del período estudiado, resultaron estadísticamente significativas (p < 0,05). El coeficiente de correlación (Tabla III) entre el diámetro de la mucosa y la altura del epitelio dio un valor de r = 0,813 (p < 0,001), y entre el diámetro glandular y la altura del epitelio entregó un valor de r = 0,7644 (p < 0,003). Sin embargo, no hubo correlación entre altura del epitelio y grosor de la pared (r = 0,089, p>0,05).

Características morfológicas microscópicas e histoquímicas:

Con las técnicas de H-E y VG, se pudo observar que la glándula se encuentra rodeada por una cápsula compuesta de tejido conectivo denso y tejido muscular estriado esquelético, cuyas fibras se disponen en tres direcciones: transversal - longitudinal - transversal. Tabiques de tejido conectivo denso de haces entrecruzados con vasos sanguíneos y linfáticos y tejido muscular liso, dividen al parénquima glandular en lobulillos (Figs.1 y 2). Entre los meses de noviembre y abril, el estroma se caracterizó por ser grueso y con vasos sanguíneos pequeños en escasa cantidad y vasos linfáticos poco destacados (Fig. 2), en tanto, que en el período mayo-octubre, estos tabiques se observaron más delgados con abundantes vasos sanguíneos, dilatados e hiperhémicos y gran cantidad de capilares linfáticos dilatados (Fig.1).


Fig. 1. Corte histológico de glándula bulbouretral correspondiente al invierno. 1. Fibras musculares estriadas esqueléticas de la cápsula que envuelve a la glándula; 2. Lobulillo glandular; 3. Tabiques interlobulillares; 4. Vasos sanguíneos hiperémicos; 5. Linfáticos dilatados; 6. Epitelio glandular. Tinción: H-E. 150x.

El parénquima glandular está formado, por un epite lio secretor con células de tipo prismático simple, con núcleos de ubicación basal y citoplasma granular. Sin embargo, estas características presentaron variaciones a lo largo del año, (Tabla II). Así, a partir del mes de marzo, se incrementó paulatinamente la altura de las células epiteliales hasta alcanzar en julio el máximo valor (18,86 ± 0,23 µm). Los núcleos, durante este período, ocuparon aproximadamente una cuarta parte del citoplasma y presentaron gránulos de cromatina alrededor de la membrana nuclear, característica, que junto a la presencia de 1 o 2 nucleolos grandes, se mantuvo hasta el mes de octubre (Fig. 1). A partir de agosto se observó el inicio de un descenso gradual de la altura celular, para alcanzar el menor registro en febrero (7,55 ± 0,02 µm). Los núcleos, conteniendo numerosos gránulos de cromatina distribuidos uniformemente, ocuparon la mitad a un tercio del citoplasma durante el periodo (Fig.2). Las variaciones de altura de las células epiteliales, fueron significativas para todos los meses del período estudiado (p< 0,05).

Fig. 2. Corte histológico de glándula bulbouretral correspondiente al verano. 1. Fibras musculares estriadas esqueléticas de la cápsula que envuelve a la glándula; 2. Lobulillo glandular; 3. Tabiques interlobulillares con tejido conectivo denso y fibras musculares lisas; 4. Vasos sanguíneos; 5. Linfáticos; 6. Epitelio glandular. Tinción: H-E. 150x.

En los meses de invierno, de preferencia entre mayo y julio, el citoplasma adquirió un aspecto espumoso por la presencia de grandes vacuolas citoplasmáticas y el resto del año, fue finamente granular. Además, se observaron otras células de aspecto pálido, con núcleo grande y poco cromatínico, las cuales se volvieron más globosas entre mayo y julio.

La intensidad de la reacción de AA pH1 y pH2 en la secreción, se clasificó como levemente positiva (+). El epitelio tuvo una intensidad moderada (++), con una tendencia a ser más intensa en la zona supranuclear, salvo en el borde apical de las células epiteliales, donde siempre presentó vacuolas negativas (-). La intensidad de las reacciones fue similar, para ambos pH, en todos los meses del período estudiado. El epitelio secretor presentó una reacción PAS intensa (+++) entre octubre y abril, y leve a moderada (+ / ++) entre mayo y septiembre. En el lumen del adenómero, la secreción acumulada tuvo una reacción intensa (+++) para todos los meses, excepto entre junio y septiembre, donde fue moderada (++). Todos los controles dieron reacción PAS positiva.

TABLA II. VARIACIONES MORFOMETRICAS ANUALES DEL DIAMETRO GLANDULAR, GROSOR DE LAPARED, DIAMETRO DE LA MUCOSA Y ALTURA DE LAS CÉLULAS EPITELIALES ( µ m) DE LAS GLANDULAS BULBOURETRALES DE LA Chinchilla laniger, EN CAUTIVERIO. (MEDIA ± DESVIACION TIPICA).


Mes
Diámetro glandular 
(µm) 
Grosor de la pared 
(µm) 
Diámetro de la mucosa 
(µm) 
Altura de la cécula epitelial 
(µm) 
ENERO 3.706,5 ± 990,92 e (*) 247,00 ± 61,95 d (*) 3.250,4 ± 895,37 f (*) 7,99 ± 0,23 k (*)
FEBRERO 3.246,1 ± 517,23 g 253,58 ± 54,89 c,d 2,677,8 ± 734,64 i 7,55 ± 0,02 1i
MARZO 3.55,2 ± 848,73 f 192,50 ± 51,76 f 3.169,2 ± 832,26 f 8,45 ± 0,29 j
ABRIL 4305,3 ± 161,20 d 267,73 ± 57,18 b,c 3.816,3 ± 360,43 e 9,72 ± 0,08 h
MAYO 5034,6 ± 577,37 c 249,26 ± 21,19 c,d 4.027,0 ± 1323,40 d 10,68 ± 0,10 f
JUNIO 6338,7 ± 158,50 a 252,50 ±  26,02 c,d 5.904,7 ± 1024,20 a 17,12 ± 0,30 b
JULIO 5383,2 ± 722,87 b 210,05 ± 33,64 e 5.033,6 ± 848,67 b 18,86 ± 0,23 a
AGOSTO 5.025,3 ± 487,66 c 258,15 ± 19,73 c,d 4.515,0 ± 508,13 d 16,19 ± 0,07 c
SEPTIEMBRE 5.44,8 ± 411,76 b 294,53 ± 70,30 a 4,851,2 ± 544,58 c 13,91 ± 0,11 d
OCTUBRE 3.287,9 ± 451,84 g 207,20 ± 41,72 e 2.882,7 ± 364,68 h 12,93 ± 0,03 e
NOVIEMBRE 3.582,0 ± 966,12 f 276,00 ± 35,95 b 3.032,2 ± 982,46 g 0,99 ± 0,33 g
DICIEMBRE 4259,5 ± 395,81 d 260,36 ±  41,80 c,d 3.715,2 ± 406,13 e 8,66 ± 0,12 i
(*) Letras distintas indican diferencias significativas entre los promedios registrados (p<0,05)
 
TABLA III. COEFICIENTES DE CORRELACION DE PEARSON ( r) Y NIVELES DE
SIGNIFICANCIA ( p) ENTRE VARIABLES, DE LAS GLANDULAS BULBOURETRALES
DE LA Chinchilla laniger, EN CAUTIVERIO. 

VARIABLES r p
PESO CORPORAL - PESO GLANDULA 0,652 <0,02
IOS - PESO GLANDULA 0,983 <0,0000
DIAMETRO GLANDULA - DIAMETRO MUCOSA 0,985 <0,0000
DIAMETRO GLANDULA - ALTURA CELULA EPITELIAL 0,764 <0,003
DIAMETRO MUCOSA - ALTURA CELULA EPITELIAL 0,813 <0,001

DISCUSION

La edad de los animales fue adecuada para describir las variables planteadas pues correspondieron a individuos sexualmente maduros de acuerdo a WEIR, ALQUATI (1986); NEIRA, RODRÍGUEZ y MARINOVIC. La ausencia de variaciones significativas, en el peso corporal, se podría explicar porque los machos siempre tuvieron alimentación ad libitum y además, al no estar en contacto directo con hembras, se evitaron las peleas y estímulos que podrían desviar la atención del consumo del alimento, como ocurre con las especies en estado silvestre (ONSTAD, 1967; ZUNINO, 1987 y BRANCH, 1993).

Los valores más altos del peso glandular registrados durante los meses de otoño-invierno, sería consecuencia de la hipertrofia del parénquima glandular observada en esta época, así como también, a un incremento del flujo sanguíneo y linfático, necesarios para aumentar la producción de la secreción glandular. Esta situación es coincidente con el período de actividad reproductiva de la chinchilla, (CEPEDA et al., 1996; ADARO et al.). El descenso brusco de este peso en el mes de junio, es concordante con el período refractario de la testosterona, reportado como consecuencia de un «feed back» negativo ejercido sobre el eje hipotálamo?hipófisis, debido al elevado nivel circulante de la hormona, en los meses precedentes (OROSTEGUI et al.). Por otra parte, el significativo aumento del peso de la glándula, consignado en el mes de julio, sería una respuesta a la rápida liberación de testosterona por parte de las células de Leydig, que se encontrarían ya completamente maduras, en esta etapa del ciclo reproductivo (CEPEDA et al., 1996).

La alta y significativa correlación entre el IOS y el peso glandular, indicaría que este índice estaría determina do sólo por el peso glandular, ya que el peso corporal, por sí solo, no constituyó un indicador adecuado para demostrar variaciones estacionales de este órgano. Esta situación, es similar a la encontrada al correlacionar el peso testicular con el índice gonadosomático (IGS) reportada por CEPEDA et al. (1996 ) y ADARO et al. Además, como se ha informado en la chinchilla (OROSTEGUI et al.) y en otros animales (CONTRERAS & BUSTOS-OBREGON; MORALES & LEYTON; 1977; ZUNINO; FUENTES et al., 1991 y FUENTES et al., 1993) la concentración de testosterona sérica está correlacionada con el IGS, lo que permite inferir, que también habría una correlación entre el IOS y los niveles de la hormona. Nuestros resultados no son compatibles con las observaciones de HOLTZ & FOOTE (1978) en conejos adultos, quienes no encontraron correlación entre las variables estudiadas.

Las características histológicas generales observadas, son semejantes a las señaladas por DELLMANN & BROWN, (1980); DELHON & LAWZEWITSCH (1985), LEESON et al., (1989) Sin embargo, los cambios histológicos estacionales descritos en este trabajo, no han sido informados en la chinchilla.

El aumento del diámetro glandular, reportado entre los meses de abril y julio, se debería a un incremento de la capa mucosa y en especial, al aumento de altura celular; esto estaría indicando, una mayor actividad secretora durante el período otoño-invierno, lo que sería compatible con lo planteado por otros autores, (ORGAD et al., 1984 y MURAKOSHI et al., 1992).

Los resultados obtenidos, durante el período primavera-verano, concuerdan con trabajos realizados en otros roedores que han demostrado que la deprivación de andrógenos produce una disminución de actividad secretora de las glándulas sexuales, la que se manifiesta como atrofia de los acinos secretores, disminución de la altura de las células del epitelio, del volumen nuclear y nucleolar, del tamaño y número de gránulos secretorios intracelulares (MURAKOSHI et al., 1993; CARBALLADA et al. y MATA, 1995). Estas variables podrían ser gatilladas por estímulos relacionados con un fotoperíodo favorable (días cortos), para la especie, aumentando la concentración de receptores de andrógenos en las células epiteliales de las glándulas accesorias, como lo demuestran los trabajos de BILINSKA et al., (1996) y SAUNDERS et al., (1996).

En las glándulas bulbouretrales, existirían dos poblaciones de células epiteliales que podrían reflejar un patrón secretorio distinto, lo que es semejante a lo encontrado por MORÉ (1991) en glándulas bulbouretrales de terneros. Los componentes de la secreción glandular, detectados en nuestro trabajo, indicarían la presencia de glicoproteínas neutras, ácidas y sulfatadas ( PEARSE, 1985), coincidiendo con lo reportado por DELLMANN & BROWN, quienes describen la presencia de sustancias mucosas, con DELHON y LAWZEWITSCH, que encontraron sialomucoproteínas y con MORÉ sobre la presencia de glicoproteínas en la secreción de las glándulas bulbouretrales del cobayo, conejo, hamster, rata y ratón.

La menor intensidad de reacción de PAS, en las células epiteliales y en la secreción de los lúmenes de los adenómeros, durante el invierno, podría deberse a una evacuación más acelerada de la secreción, durante el período de actividad reproductiva, impidiendo la acumulación de los productos secretados. Esto es compatible con lo propuesto por PEARSE, que dice que la cantidad de color desarrollada por la reacción, depende de la concentración de sustrato presente en el tejido.

Los resultados obtenidos, en esta investigación, permitieron establecer, que las glándulas bulbouretrales presentaron variaciones de los indicadores analizados, a lo largo del año y que la mayor actividad funcional es coincidente con el periodo de máxima actividad reproductiva de la especie, consignada en otros trabajos.

Las glándulas bulbouretrales mostraron diferencias, a lo largo del año, en todas las variables analizadas, con excepción del peso corporal, que por sí solo no constituyó un buen indicador de cambios estacionales. El comportamiento de esta glándula accesoria, es similar a lo reportado en trabajos sobre estacionalidad reproductiva realizados, tanto en gónadas, como en determinación de niveles séricos de testosterona, en la misma especie. Se puede concluir, que la mayor actividad funcional de las glándulas bulbouretrales de la Chinchilla laniger en cautiverio, se observó en la época otoño-invierno (días cortos). Este resultado es consistente con el periodo de máxima actividad reproductiva consignada para la especie, por lo que también, se podría inferir, que al igual que en otros animales, estas glándulas son andrógeno-dependientes.

AGRADECIMIENTOS

Expresamos nuestros agradecimientos a los Socios del Instituto de la Chinchilla A.G. y en particular al Sr. Gonzalo Lara por las facilidades otorgadas para la obtención de los animales y la valiosa información técnica aportada para la realización de esta investigación.

SUMMARY: The morphology of bulbourethral glands was described in Chinchilla laniger (GREY) under conditions of captivity. The experiments were performed in adults subjects along a period of one year (two to three years old) in order to determine possible seasonal variations. The following parameters were investigated in this South American native roedor: corporal and glandular weight, organo-somatic index (IOS), wall thickness, mucous membrane diameter and epithelial tissue high. Highest values were found between May and July and lowest values between November and February, except corporal weight that displayed no variations along the year (p> 0.05). The histochemical analysis of glandular secretion revealed the presence of neutral glycoproteins and the absence of glycogen (as determined by PAS and Diastase ? PAS, respectively). Neutral glycoproteins showed an intense PAS reaction (+++) between October-April and light-moderate (+ / ++) between May-September. Besides, sulphated and acids glycoproteins showed no changes (+ / ++) through the period studied (as determined by Alcian Blue pH 1 and pH 2,5 respectively). In conclusion, the bulbourethral glands of the Chinchilla laniger in captivity showed the highest secretory activity in the Fall-Winter seasons (a time characterized by short periods of light). The present results obtained from May to July are consistent with the fact that it corresponds with the highest reproductive activity for the specie.

KEY WORDS: 1. Bulbourethral glands; 2. Reproductive cycle; 3. Chinchilla laniger; 4. Morphology.

Depto. Cs. Biológicas Animales; Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias; Universidad de Chile.
Trabajo financiado por Proyecto A-3514 del Depto. Técnico de Investigación (DTI); Universidad de Chile.
 
Dirección para correspondencia:
Prof. Raquel Cepeda C.
Depto. de Ciencias Biológicas Animales
Universidad de Chile
Casilla 2, Correo 15, La Granja.
Santiago-CHILE.

Recibido : 02-06-1999
Aceptado: 01-07-1999

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ADARO, L.; OROSTEGUI, C.; OLIVARES, R. & VILLANUEVA, S. Variaciones morfométricas del sistema reproductor de la Chinchilla lanigera GREY, en cautiverio a través de un año". Avance en Producción Animal, 24: (en prensa), 1999.         [ Links ]

ALQUATI, I. Así se cría la chinchilla. Chile Agrícola, 11 (114):161-3, 1986.         [ Links ]

BILINSKA, B.; SLOMCZYNSKA, M. & KMICIKIEWICZ, I. Immunocytochemical demonstration of androgen receptors in Leydig cells of the bank vole (Clethrionomys glareolus, Schrober ): An in vitro study. Acta Histochemica. 98:157-64, 1996.         [ Links ]

BRANCH, L. Seasonal patterns of activity and body mass in the plains vizcacha, Lagostomus maximus (familia Chinchillidae). Canadian Journal of Zoology, 71:1041-5, 1993.         [ Links ]

CARBALLADA, R.; BUSTOS-OBREGÓN, E. & ESPONDA, P. Photoperiod-induced changes in the proteins secreted by the male genital tract of the rodent Octodon degus. The Journal of Experimental Zoology. 272:384-94, 1995.         [ Links ]

CEPEDA, R.; ORÓSTEGUI, C. & CIFUENTES, A. Determinación de la estacionalidad reproductiva de la Chichilla lanigera macho en cautiverio. Rev. Chil. Anat., 14(2):223, 1996.         [ Links ]

CEPEDA, R.; PEÑAILILLO, P.; URQUIETA, B. & ORÓSTEGUI, C. Variaciones estacionales de las glándulas bulbouretrales de la Chinchilla lanigera en cautiverio. Aspectos morfológicos y endocrinos. En: X Congreso Nacional de Medicina Veterinaria. Valdivia 1-4 abril, 1998. pp113-4.         [ Links ]

CONTRERAS, L. & BUSTOS-OBREGÓN, E. Ciclo reproductivo anual en Octodon degus (Molina) macho. Medio Ambiente, 3(1):83-90, 1977.         [ Links ]

DELLMANN, H. D. & BROWN, E. M. Histología veterinaria. Editorial Acribia, Zaragoza, 1980. pp 331-2         [ Links ]

DELHON, G. & LAWZEWITSCH, I. Lecciones de histología veterinaria: Aparato reproductor masculino comparado. Hemisferio Sur, Buenos Aires, 1985. pp 46-51         [ Links ]

FUENTES, L.; CARAVACA, N.; PELZER, L.; SCARDAPANE, L.; PIEZZI, R. & GUZMÁN, J. Seasonal variations in the testis and epididymis of vizcacha (Lagostomus maximus maximus). Biology of Reproduction, 45:493-7, 1991.         [ Links ]

FUENTES, L.; CALVO, J.; CHARREAU, E. & GUZMÁN, J. Seasonal variations in testicular LH, FSH, and PRL receptors; in vitro testosterone production; and serum testosterone concentration in adult male vizcacha (Lagostomus maximus maximus)". General and Comparative Endocrinology, 90:133-41, 1993.         [ Links ]

GARCÍA, X.; NEIRA, R. & SCHEU, R. Variación ambiental en características reproductivas en chinchillas (Chinchilla laniger Grey) en confinamiento. Avances en Producción Animal, 14(1-2):121-7, 1989.         [ Links ]

HOLTZ, W. & FOOTE, H. The anatomy of the reproductive system in male dutch rabbits (Oryctolagus cuniculus) with special emphasis on the accessory sex glands". Journal of Morphology, 156:1-12. 1978.         [ Links ]

LEESON, T.; LEESON, C. & PAPARO, A. Texto /Atlas de histología. Interamericana Mc Graw-Hill, México, 1989. pp 658-62         [ Links ]

LÓPEZ, M.; LEYTON, C. & GRAF, M. Técnicas de histología y citología. 2 edición, Dpto. de Biología Celular y Genética, Facultad de Medicina. Universidad de Chile. p: 242, 1982.         [ Links ]

MARINOVIC, S. Como criar chinchillas. Nociones básicas. Chile Agrícola, 15(156):150-1. 1990.         [ Links ]

MATA, L. Dynamics of the seminal vesicle epithelium. International Review of Cytology, 160:267-302, 1995.         [ Links ]

MORALES, B. & LEYTON, V. Desarrollo pre y post natal del testículo de Octodon degus (Molina). Medio Ambiente, 3 (1):91-9, 1977.         [ Links ]

MORÉ, J. Lectin histochemistry of mucus-secreting cells in the calf bulbourethral gland. Acta Anatomica, 142:147-51, 1991.         [ Links ]

MURAKOSHI, M.; TAGAWA, M.; INADA, R. & SUZUKI, M. "Effects of testosterone, and testosterone plus estrogen, in the castrated rat ventral prostate - Histopathological and Immunocytochemical studies". Tokai Journal of Experimental and Clinical Medicine, 17 (3,4):133-7, 1992.         [ Links ]

MURAKOSHI, M.; TAGAWA, M.; INADA, R.; MIZOKAMI, A.; SUZUKI, M. & WATANABE, K. "Immunolocalization of glutathione-peroxidase and androgen receptors in the rat dorsolateral prostate". Tokai Journal of Experimental and Clinical Medicine, 18 (3, 4, 5, 6 ):87-94, 1993.         [ Links ]

NEIRA, R. Chinchilla: explotación y perspectivas de desarrollo en Chile. Próxima Década, 59:4-6, 1987.         [ Links ]

NEIRA, R.; GARCÍA, X. & SCHEU, R. Análisis descriptivo del comportamiento reproductivo y de crecimiento de chinchillas (Chinchilla lanigera Grey) en confinamiento. Avances en Producción Animal, 14 (1 -2): 109-19, 1989.         [ Links ]

ONSTAD, O. Studies on postnatal testicular changes, semen quality, and anomalies of reproductive organs in the mink. A clinical, histological and histochemical study. Acta Endocrinológica, 54:7-119, 1967.         [ Links ]

ORGAD, U.; ALROY, J.; UCCI, A. & MERK, F. Histochemical studies of epithelial cell glycoconjugates in atrophic, metaplastic, hyperplastic, and neoplastic canine prostate. Laboratory Investigation, 50 (3):294-302. 1984.         [ Links ]

ORÓSTEGUI, C.; CEPEDA, R.; URQUIETA, B. & PARRAGUEZ, V. Ciclo reproductivo de la Chinchilla lanigera macho en cautiverio: Estudio morfo-endocrino. Rev. Chil. Anat., 14(2):225, 1996.         [ Links ]

PEARSE, A. Histochemistry theoretical and applied. 4 ed. Editorial J. & A. Churchill Livingstone, Londres, 1985. pp 675-86         [ Links ]

RODRÍGUEZ, J. Crianza de chinchillas. El Campesino, 26-40, 1988.         [ Links ]

SAUNDERS, P.; MILLAR, M.; MAJDIC, G.; BREMNER, W.; McLAREN, T.; GRIGOR, K. & SHARPE, R. Testicular androgen receptor protein: Distribution and control of expression. In Serono Symposia Norwell, Massachusetts, USA, 1996. pp 213-229         [ Links ]

WEIR, B. The chinchilla. The UFAW handbook on the care and management of laboratory animals. 4 edición, 1972. pp 269-77         [ Links ]

ZUNINO, S. Ciclo reproductor de los conejos en Chile Central. II Etapas y duración. Anales del Museo de Historia Natural de Valparaíso. 18:143-51, 1987.         [ Links ]

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons