SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.64 número214Alejandro Jiménez Escobar. La música de Fernando García, Arte, ciencia, compromisoMiguel Patrón Marchand índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.64 n.214 Santiago dic. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902010000200012 

Revista Musical Chilena, Año LXIV, Julio-Diciembre, 2010, N° 214, pp. 82-83

RESEÑA DE FONOGRAMAS

 

Travesía latina. CD. Saxofones: Miguel Villafruela, piano: Leonora Letelier. Santiago de Chile: Universidad de Chile, Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo; Facultad de Artes, Departamento de Música y Sonología, 2009.


 

La aparición de un fonograma del saxofonista cubano Miguel Villafruela, radicado en Chile desde 1993, es siempre bienvenida. Su calidad como músico, reconocida internacionalmente, indujo a las autoridades de la Facultad de Artes a invitarlo para que formara la cátedra de saxofón, siendo en la actualidad Profesor Titular de la Universidad de Chile. Tan exitoso ha sido su desempeño, que el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile le encomendó igual tarea. Pero Villafruela no sólo ha realizado una brillante labor en nuestro país como maestro formador de numerosos intérpretes. También ha efectuado una notable labor como difusor de su instrumento, ofreciendo incontables conciertos a lo largo de Chile. Además, ha estrenado numerosísimas obras de compositores nacionales para saxofón, muchas de ellas encargadas a éstos por el músico, tanto para saxofón solo o con acompañamiento, así como para el Cuarteto de Saxofones Villafruela que formó con tres de sus alumnos. Esta activa participación suya en la vida musical chilena ha determinado, por su calidad y cantidad, el interés con que el público recibe un nuevo disco de este instrumentista, según se señalaba arriba.

Desde hace ya algún tiempo, Villafruela trabaja con la pianista Leonora Letelier, experimentada acompañante que sigue rigurosamente las indicaciones del saxofonista, de manera tal, que el auditor percibe entre ambos una profunda unidad en el tratamiento musical con que han sido abordadas las piezas que se incluyen en el CD. El programa que éste contempla está configurado sólo por compositores de América Latina. Ellos son los siguientes: Fernando Lerman, Alejandro Manzoni y Astor Piazzolla, de Argentina; Alfredo de Rocha Viannajr. o Pixiguinha, de Brasil; Diego Aburto y Pablo Garrido, de Chile; León Cardona y Oriol Rangel Rozo, de Colombia, además de Paquito D'Rivera, Jorge Luis Sosa, José María Vitier y José White, de Cuba. La mayoría de las obras de estos creadores se caracteriza por encontrar su material primigenio básicamente en las prácticas musicales de tradición oral, surgidas en el continente americano durante el proceso de mestizaje vivido desde hace siglos.

La primera pieza que incluye el CD Travesía latina se titula De ahora en más, escrita por Alejandro Manzoni. Fue compuesta en 1989 para un trío de piano, contrabajo y batería. En 2007 fue adaptada para saxofón tenor y acompañamiento de piano. La obra está basada en un "aire de chaya" de la zona de Catamarca. La pieza siguiente es Miradas furtivas, de José María Vitier. Muestra variadas influencias, pero tal vez la más evidente es la práctica improvisatoria propia del jazz, que engarza a los dos instrumentos. La tercera creación incluida en el disco es Zamacueca, de José White, violinista afroamericano con una importante carrera musical desarrollada durante el siglo XIX en Europa y América, quien visitó Chile a fines de la década de 1870, época en la que compone la referida zamacueca. Originalmente White escribió la pieza para violin y piano. Miguel Villafruela interpreta en el CD una versión propia para saxofón soprano y piano, notable arreglo que conserva todas las peculiares del original para violin de White, sin perder, incluso, el sentido del humor. La cuarta pieza del programa de Villafruela y Letelier es Gloria Beatriz, bambuco de León Cardona. Esta obra data de 1993. La versión para saxofón alto y piano es de 2007, arreglo que se debe ajonny Pasos, joven compositor colombiano.

Uno de los dos compositores que representan a Chile en el CD es Diego Aburto, joven y talentoso creador. De éste se incluye Transición, para saxofón alto y piano, compuesta en el año 2000 y dedicada a Miguel Villafruela. Esta obra, estructuralmente tripartita, es la más alejada de la tradición oral de las contenidas en el disco. Paquito D'Rivera con dos piezas arregladas para saxofón tenor y piano, ambas compuestas entre los años 1990 y 1991, es el siguiente autor incluido en el programa, con su Contradanza y Vals venezolano. La primera obra está dedicada a Ernesto Lecuona y la segunda a Antonio Lauro. El chileno Pablo Garrido está presente en la selección hecha por Villafruela con una fantasía para saxofón alto y piano, titulada/azz Window, de 1930. Ella muestra las influencias del jazz sobre su autor, gran impulsor de esta expresión musical en Chile.

Oriol Rangel Rozo es incluido en el programa con Riete Gabriel, jocoso pasillo escrito hacia 1955 y adaptado para saxofón alto y piano en 1980 por Fernando León Rengifo. La siguiente pieza es Chacareroso, de Fernando Lerman. Ésta corresponde al primer movimiento de su Sonata para saxofón alto y piano, de 1997, inspirada en variaciones rítmicas de la chacarera. Um a zero de Alfredo de Rocha Vianna Jr. es la obra que sigue en el disco. Este choro, escrito en 1919, fue arreglado para saxofón soprano y piano por Diego Aburto en 2008, a solicitud del maestro Villafruela, para poder así incorporarlo al CD. El penúltimo autor que figura en el fonograma esjorge Luis Sosa, de quien se presenta La zacapaneca, para saxofón alto y piano, de 2005. El título se debe a que el compositor dedicó la obra a su esposa, oriunda de Zacapa, Guatemala. Culmina la selección con Astor Piazzolla, de quien se incluye su conocida y aplaudida suite La historia del tango (1. Bordel 1900, 2. Café 1930, 3. Night Club 1960, 4. Concert d'aujourd'hui) para saxofón soprano y piano.

La interpretación de las obras de esta antología de música latinoamericana es de la más alta calidad. Miguel Villafruela vuelve a mostrar las razones de su prestigio como saxofonista y como músico. Ello motiva a que una vez más se celebre el contar con su compromiso en el proceso del necesario desarrollo de la vida musical del país. Por otra parte, la magnífica labor realizada por la pianista Leonora Letelier como acompañante es digna de los mayores elogios.

Para concluir, se debe recordar que Miguel Villafruela se doctoró en la Universidad de las Artes de Cuba con la tesis El saxofón en la música docta de América Latina Es, sin duda alguna, el más gran conocedor de la presencia y uso de su instrumento en nuestro continente. Por lo dicho, el público tiene derecho a esperar de este notable músico, en fechas no muy distantes, otras "Travesías latinas".

Fernando García
Compositor, Chile.