SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.60 número206Bicentenario del piano chileno, Vol. 2Patricio Bunster (1923 - 2006) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.60 n.206 Santiago dic. 2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902006000200012 

 

Revista Musical Chilena, Año LX, Julio-Diciembre, 2006, N° 206, pp. 126-127

RESEÑAS DE FONOGRAMAS

Signos del tiempo y la memoria. Obras orquestales (1965-2000). CD. Intérpretes varios. Obras de Celso Garrido-Lecca. Garrido-Lecca Ediciones Musicales, 2006.


 

Siempre un disco conteniendo música del compositor Celso Garrido-Lecca se recibe con interés, ya que se tienen por seguro sus bondades. Signos del tiempo y la memoria confirman ese aserto; al escucharlo, se corrobora que, sin lugar a duda, Garrido-Lecca es uno de los más importantes compositores de América Latina, justificándose plenamente el que haya sido galardonado con el III Premio Iberoamericano de la Música "Tomás Luis de Victoria" 2000.

El disco que comentamos llega a nuestras manos en momentos en que se han estado festejando los 80 años de vida de Garrido-Lecca. Su aparición ha sido particularmente oportuna, pues tales celebraciones pueden y deben ser el marco adecuado para difundir masivamente este CD y así permitir que se conozca mejor la trascendental obra creativa de ese autor eminentemente latinoamericano.

El CD Signos del tiempo y la memoria puede ser considerado una breve antología de la música orquestal de Garrido-Lecca. El programa del disco está integrado por composiciones creadas entre 1965 y fines del siglo XX, es decir, durante un período de 35 años aproximadamente. Es necesario recalcar que, desde la primera obra creada por Garrido-Lecca, se percibe una rica imaginación y un hábil manejo del oficio composicional, características propias de este autor.

Las obras antologadas son: Eventos, Concierto para cello y orquesta, Elegía a Machu Picchu y Laudes II. Son interpretadas por diferentes agrupaciones sinfónicas de distintos países de nuestro continente, mostrándose así que no sólo la música de Garrido-Lecca tiene un fuerte tinte americano, sino también nos recuerda que el compositor está con frecuencia desplazándose y visitando los países de nuestra América, donde encuentra innúmeros amigos.

La primera obra que se incluye en el CD comentado es Eventos. Esta composición fue grabada por la Orquesta Filarmónica de EAFIT Colombia, dirigida por Alfredo Rugeles. Eventos fue comisionada al compositor, en 1994, por la Orquesta de Cámara de Chile que dirige Fernando Rosas. Esto determinó el formato orquestal de la partitura (una flauta, dos oboes, un clarinete, un fagot, dos cornos y cuerdas). La obra, que posee un solo movimiento, fue estrenada en 2000, en Xalapa, México, por la Orquesta Juvenil de esa ciudad, dirigida por Luis Herrera de la Fuente. Eventos es una obra que está estructurada sobre la base de acontecimientos contrastantes en el tiempo, la dinámica y la densidad, que dan a la pieza una particular solidez.

El programa de Signos del tiempo y la memoria continúa con Concierto, para cello y orquesta, escrito por Garrido-Lecca en 1989. La versión que se incluye en el disco es la del solista Edgar Fischer, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Chile bajo la batuta de Laurent Petitgirard. El origen de esta magnífica obra se encuentra en la Sonata fantasía, para cello y piano, la que, a petición del cellista mexicano Carlos Prieto, fue reelaborada por el compositor y transformada en la versión orquestal que se contiene en el CD. Aquí Garrido -Lecca nos muestra una vez más sus dotes de orquestador y su gran vigor rítmico.

Elegía de Machu-Picchu es la siguiente obra de Celso Garrido-Lecca que figura en el CD. La interpretación está a cargo de la Orquesta Sinfónica de São Paulo dirigida por Roberto Mincziuk. Esta pieza, compuesta en 1965, está dedicada al notable director de orquesta alemán Hermam Scherchen, quien la solicitó a su autor. Elegía a Machu-Picchu fue estrenada por la Orquesta Sinfónica de Chile, bajo la dirección de Juan Pablo Izquierdo, en 1965. Posteriormente, la obra se ha presentado numerosas veces en diferentes países. El autor ha declarado que su composición se inspira en un texto del poeta peruano Martín Adán sobre Machu-Picchu. Esta pieza pertenece a un momento en que su creador busca afanosamente y encuentra un discurso sonoro que lo acerque a las raíces culturales del hombre altiplánico. Es la primera de tres composiciones _las otras son Intihuatana (1967) y Antaras (1968)_ que pueden definir a Garrido-Lecca como un compositor andino y contemporáneo, ya que en su discurso se asimila el pasado americano y se incorporan los avances técnico-estéticos de la música finisecular.

La última obra que figura en el CD comentado es Laudes II, de 1994, siendo sus intérpretes la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas y el director Fernando Condon. En 1962, Garrido-Lecca compuso su Laudes I, basándose para ello es una frase de Lao-Tse: "El Tao que puede expresarse en palabras no es el eterno Tao: El nombre que puede ser pronunciado no es el Nombre eterno". El espíritu de estas palabras se proyectó a Laudes II, obra que está dedicada "a la Camerata de México", agrupación que la estrenó en Ciudad de México en 1996. En ésta, como en sus otras obras orquestales, el compositor evidencia su pulcro tratamiento del color y una cuidada búsqueda en la variedad del mismo, sin olvidar su compromiso ético con América.

El fonograma Signos del tiempo y la memoria aparece en una ocasión adecuada, cuando el compositor cumple 80 años, y en instantes en que se tiende a olvidar la historia. En relación con esto último, el disco nos obliga a recordar que si Celso Garrido-Lecca es uno de los más notables compositores americanos actuales, se debe a su consecuencia como artista creador. En su obra se observa una clara y permanente línea de desarrollo de su visión estética, acorde con los tiempos en que le toca vivir, así como un compromiso inclaudicable con su condición de músico americano, con todo lo que esto cultural e históricamente entraña.

Fernando García
Facultad de Artes, Universidad de Chile, Chile