SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.59 número203Luis Advis (1935-2004): Luis Advis nos hará mucha faltaLuis Advis (1935-2004): Escuchemos la música de Luis Advis para recuperarla índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.59 n.203 Santiago jun. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902005020300026 

 

Revista Musical Chilena, Año LIX, Enero-Junio, 2005, N° 203, pp. 127-127

IN MEMORIAM

 

Gracias, maestro Advis

 

Luis Advis fue una persona extraordinaria. Él es parte de ese pequeñísimo grupo de grandes genios de la creación artística de este país. De Luis Advis yo aprendí una enormidad. Cuando tuve el honor y la alegría de trabajar con él, me decía en el comienzo, en aquellos años de Julio comienza en julio: "No, no. Música para la película tuya, no. Vamos a hablar de tus personajes, no de la película, de tus personajes". Y teníamos largas charlas de cómo era don Julio, por dentro, cómo era Julito, por dentro. Pasó lo mismo con La luna en el espejo, con Coronación. Luego me decía: "Yo te llamo". Pasaban lo días, pocos días, dos días, tres días… y la llamada. Me decía: "Bueno, escucha la música de Julito, escucha la música de don Julio, escucha la música de Andresito…". Era notable. Y aprendí mucho de él, porque yo podía comprender de verdad quién era Andresito, quiénes eran mis personajes, y los actores también. Durante el rodaje yo usaba la música de Luis Advis para que Julio Jung, por ejemplo, se compenetrara mucho más de Andresito.

Tengo que decir que no solamente para mí, creo que para todos los cineastas de este país, la partida de Luis Advis es una pena gigantesca, una enorme pena, porque creo que para el cine chileno él partió demasiado pronto. Justo ahora nuestro cine comienza realmente a consolidarse y justo ahora es cuando podríamos haber aprendido mucho más de lo que aprendimos con él, de él.

Gracias, maestro Advis, por habernos enseñado tanto.

Silvio Caiozzi
Sociedad Nacional de Autores de Teatro, Cine y Audiovisuales (ATN), Chile