SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.58 número202Mi camino de la vocación al hallazgoCreación musical chilena índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.58 n.202 Santiago jul. 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902004020200007 

  Revista Musical Chilena, Año LVIII, Julio-Diciembre, 2004, N° 202, pp. 75-83

CRÓNICA

Creación musical chilena

Según informaciones llegadas a la RMCh desde el 1 de abril al 30 de septiembre de 2004, se han interpretado en el país y en el extranjero las obras de los compositores chilenos que se mencionan a continuación.

Compositores chilenos en el país

En Santiago

Biblioteca Nacional

En la Sala América de la Biblioteca Nacional, el 17 de agosto, se presentó la soprano Luz María De Petris, acompañada por la pianista Clara Luz Cárdenas. En el programa ofrecido se contempló, entre otras obras, La plaza tiene una torre de Federico Heinlein con textos de Antonio Machado.

El 21 de septiembre, en el mismo lugar, actuó la soprano Patricia Vásquez con la pianista Isolée Cruz. En el programa incluyeron: de Lord Byron, de Luis Stéfano Giarda, Aria de Carolina, del 1er acto; de Mauricio, de Carlos Melo Cruz, Notte inefabile. O dolce svegliar, Aria de Mina; de Voces de Gesta, de Acario Cotapos, Solo de Ginebra, de la 1ª escena; de Lautaro, de Eleodoro Ortiz de Zárate, Gloria a España, final del 1er acto; de Ardid de amor, de Roberto Puelma, Yo soy como el agua clara y Mi abuela tenía ojos de gacela, arias de Mariquita; de La sugestión, de Pablo Garrido, Racconto de Matilde; de El retablo del rey pobre, Voz de la autora y de Viudas, Voz de Gracia, ambas obras de Juan Orrego-Salas; de Joaquín Murieta, de Sergio Ortega, La barcarola y Pero ¡Ay!, solos de soprano; y de Murales extremeños, de Luis Advis, La estrella en el cielo, solo de soprano. En su recital del 28 de septiembre, el pianista Patricio Valenzuela contempló en su programa Otoñal de Alfonso Leng.

Centro Cultural Matucana 100

El 28 de abril de 2004, en el Teatro Matucana 100, se presentó la Orquesta Moderna de Chile que dirige Luis José Recart. En el programa se incluyó la obra de Sebastián Errázuriz, Siete proposiciones sensibles pero sensatas. El 30 de junio la misma agrupación, dirigida por Sebastián Errázuriz, ofreció un concierto en el que estrenó Música para cuerdas, percusión y viola eléctrica obligada de Luis José Recart, quien actuó como solista. El 25 de agosto la Orquesta Moderna, bajo la batuta de su titular L.J. Recart, interpretó Sendas y Del final (estreno) de Guillermo Rifo, Sine Nomine (estreno) y Rincones sordos de Fernando García, y Croma de Alejandro Guarello. Y el 29 de septiembre la Orquesta Moderna de Chile, dirigida por su titular, estrenó Canciones para cuerdas de Rolando Cori, y Dromo de Alejandro Guarello; además interpretó Rezagos de Javier Farías, quien actuó como solista en guitarra.

Instituto Goethe

El 5 de junio, en el mismo lugar, se dio a conocer el CD "Música de cámara 2003" del compositor Aliocha Solovera. En la ocasión se interpretaron las siguientes obras de dicho compositor: Mimesis para cuarteto de flautas (Ensamble Antaras) y Resonantes para diez flautas (Ensamble Antara); Reversible para flauta, clarinete, viola y piano (Ensamble Contemporáneo) y además se escuchó del CD de Solovera In verso, para voz y catorce instrumentistas.

Parte de las actividades del Primer Encuentro Internacional de Compositores, junio 2004, organizado por el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile, se desarrolló en el Instituto Goethe, colaborador del evento. Así, el 2 de junio se realizó un concierto en la sede de dicho Instituto y en el programa del mismo se interpretó Doo…pit, para violines (Cecilia Carrère, Isidro Rodríguez), flautas (Karina Fischer, Guillermo Lavados), percusiones (Ricardo Vivanco, Laura Medina), clarinete (Francisco Gouet) y cello (Celso López), de Alejandro Guarello. La obra fue dirigida por Juan Carlos Tolosa. En ese mismo concierto se presentó Masped, de Pablo Aranda, composición para violín (Cecilia Carrère), cello (Celso López) y piano (Fernanda Ortega), dirigidos por el autor de la obra. El 4 de junio se efectuó otro concierto en el marco del Primer Encuentro Internacional de Compositores, en el que se presentó, entre otras obras Táctrio de Francisco Silva. Interpretaron dicha composición Cecilia Carrère (violín), Fernanda Ortega (piano) y Luis Orlandini (guitarra), actuando como director Pablo Aranda.

El 20 de julio, en el auditorio del señalado Instituto, se escucho El libro de las horas, para flautas dulces (Carmen Troncoso), guitarra (Luis Castro) y dos narradores (Edmundo Benítez y Janny Escobar) y soprano (Pamela Flores), bajo la dirección del autor, de Rafael Díaz. El 21 de septiembre se realizó la presentación del libro de poesía Parábola reversa de Miguel Vicuña Navarro, en la sede del Instituto Goethe. En el acto participaron el escritor Ricardo Loebell y los poetas Armando Uribe, Manuel Silva Acevedo y Gonzalo Millán, que presentaron a Vicuña. Además actuó el pianista Luis Velasco, quien interpretó Siete enjuagues para teclado (para el texto "esfinges" de Parábola reversa) de Selim Kartal (Ariel Vicuña).

Entre el 27 de septiembre y el 2 de octubre se desarrolló en el auditorio del Instituto Goethe el V Festival Internacional de Guitarra "Entre Cuerdas". Durante este V Festival se interpretaron las siguientes obras de los autores que se indican: el 27 de septiembre Canción y ostinato, de Alejandro Peralta; el 28 de septiembre Nocturno, de Javier Contreras, interpretado por su autor en guitarra; Rezagos, para guitarra (Javier Farías) y orquesta (Orquesta Moderna de Chile, director: Luis José Recart) de Javier Farías, y el 2 de octubre, el guitarrista Marcelo de la Puebla interpretó Sonata N° 2 de Gustavo Becerra y Dos pequeños comentarios de Fernando García. También actuó el guitarrista Emilio García, quien, junto a Miguel Pérez (bajo) y Felipe Candia (batería), interpretaron las siguientes piezas de Emilio García: Playa del Carmen, Tsunami, Coros y El Partido.

Escuela Moderna de Música

El 1 de julio, en la misma sala, se presentó la Orquesta Moderna de Chile bajo la dirección de Sebastián Errázuriz. En la ocasión se presentó Música para cuerdas, percusión y viola eléctrica obligada de Luis José Recart, quien actuó como solista. El 22 del mismo mes, en el Teatro Escuela Moderna, actuaron el flautista Hernán Jara y la pianista Liza Cheng, quienes interpretaron Chinchorro de Guillermo Rifo. El 25 de agosto se presentó la Orquesta Moderna, dirigida por Luis José Recart, con un programa de autores nacionales que contempló Sendas y Del final de Guillermo Rifo, Sine Nomine y Rincones sordos de Fernando García y Croma de Alejandro Guarello. El 22 de septiembre, en la Escuela Moderna de Música, actuó el charanguista Horacio Durán junto a José Seves, Elizabeth Morris y la Orquesta Moderna de Chile, dirigida por Luis José Recart, interpretando Danzas populares andinas de Celso Garrido-Lecca. El 1 de octubre la Orquesta Moderna, bajo la batuta de su titular, L. J. Recart, interpretó Canciones para cuerdas de Rolando Cori, Dromo de Alejandro Guarello y Rezagos del compositor y guitarrista Javier Farías, que actuó como solista.

Museo de Bellas Artes

En la Sala Matta del Museo de Bellas Artes se realizó el 12 de septiembre pasado un homenaje público al notable compositor Luis Advis, quien fuera, desde 1993 hasta su muerte, el jueves 9 del señalado mes, presidente de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD). En esa oportunidad se escucharon varias obras de Advis interpretadas por el Grupo Barroco Andino (Un hombre desterrado, de la Sinfonía Los tres tiempos de América); la cantante Gloria Simonetti acompañada al piano por Horacio Saavedra (Nuestro tiempo); un conjunto formado por intérpretes de la Orquesta Sinfónica de Chile (Interludio de la Suite Latinoamericana); la cantante Carmen Prieto, el flautista Eduardo Iribarra y el pianista Roberto Bravo (Bolero de la película "Coronación"); el mismo pianista (selección de Preludios para piano), e Isabel Parra y Horacio Salinas (La muerte de Canto para una semilla). En esta despedida al músico, varios amigos y representantes de distintas expresiones de la vida artística nacional usaron de la palabra. Estos discursos serán publicados en el próximo número de la RMCh.

Universidad Católica. Centro de Extensión

El 1 de junio de 2004, en el marco del Primer Encuentro Internacional de Compositores, junio 2004, se realizó un concierto de música contemporánea en el Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), donde se estrenó De sueños y evanescencias de Cirilo Vila, la obra, en cinco partes (1. Sisifo, 2. Acción de gracias, 3. Copla, 4. Canción de amor, 5. Parábola), posee textos del poeta Pedro Lastra. Los intérpretes fueron: Claudia Godoy (mezzosoprano), Nicolás Faunes (flauta), Celso López (cello), Fernanda Ortega (piano), dirigidos por Pablo Aranda. El 20 de junio, en el Centro de Extensión, dentro del ciclo de conciertos titulado Contrastes, se interpretó la obra Golpes para flauta en sol (Alejandro Lavanderos) de Jorge Springinsfeld. El 24 del mismo mes, en el mismo local, se estrenó el Cuarteto N°12, Vals, y el Cuarteto N°15 Arriba la cueca, de Javier Farías. La obra fue interpretada por el Cuarteto de Guitarras UC.

Universidad de Chile. Sala Isidora Zegers

El 30 de abril de 2004, en la Sala I. Zegers el bajo David Gaez, acompañado por el pianista Alfredo Saavedra, cantó Cuatro recitativos, con textos de Omar Lara, de Fernando García. El 10 de mayo, en la Sala I. Zegers, el clarinetista David Barrientos ofreció un recital acompañado por la pianista Lila Solís Flores, incluyendo en su programa Estudio en tres de Jaime González. En el concierto efectuado el 31 de mayo se presentó el estreno de Pequeña pieza para oboe solo (Francisco Naranjo) de Alejandra Labbé y la obra Detif para dos oboes (José Luis Urquieta, Francisco Naranjo) de Rodrigo Herrera. El 8 de junio, en la presentación del Curso de Cámara de Percusión, se interpretó Estudio N°36 de Ramón Hurtado. El 9 de junio la arpista Gabriela Gumucio interpretó Preludio de María Luisa Sepúlveda y la también arpista Fabiola Rodríguez, Azucena de Con Con de Chilote Campos. El 17 de junio el Coro El Cantar de Las Condes, dirigido por Victoria Barceló, interpretó No sé si verdes o azules de Adolfo Allende y el Coro de la Empresa Cemento Melón de La Calera, dirigido por Laura Núñez, cantó La malheña de Gastón Soublette. El 24 de junio la Cantoría Artes realizó un concierto de música religiosa de compositores chilenos. El programa estaba constituido con obras de Luis Merino: Misa Rex Magnum (Edwin Torres, tenor solista); Pablo Délano; Padre nuestro y Ave María; Jorge Rojas Zegers: Himno Eucarístico; Juan Amenábar: Misa Litúrgica; Juan Lémann: Aleluya y Misa Veni Domine (Jaime Carter, órgano; Juan Dupré, barítono solista); Darwin Vargas: Tres coros sacros, y el estreno de Alfonso Letelier Antífonas (Carmen Luisa Letelier, Carolina Muñoz, Edwin Torres y Franco Tempini, solista; Miguel Letelier, órgano). La Cantoría Artes y el conjunto instrumental que se agregó en las obras de Amenábar y Vargas, fueron dirigidas por Silvia Sandoval. Antes de iniciarse el concierto, el Dr. Luis Merino comentó las composiciones que se presentaron. El 30 de junio se escucharon el Estudio N°4 para guitarra (Francisco Olivares) y el Estudio N°2 para guitarra (Felipe Vera) de Pablo Délano.

El 9 de julio, en un recital de homenaje a Pablo Neruda en el centenario de su nacimiento, se presentó el siguiente programa: Recuerdo el mar (texto: P. Neruda) de Cirilo Vila y Cuatro canciones (1. A dos razones; 2. Engalanada; 3. Los dos soldados; 4. Trío) de Sergio Ortega, sobre poemas de Efraín Barquero, cantadas por el tenor Daniel Farías; Sabellíades para ruiseñor rojo (textos: Andrés Sabella) de Fernando García, Luchín y Te recuerdo Amanda de Víctor Jara, interpretadas por la soprano Gabriela Lehmann; Plegaria a un labrador de Víctor Jara, Por la justicia y la paz (textos: Paul Eluard) de Eduardo Maturana, Poema de amor (texto: P. Neruda) de Carmen Mackenna de Cuevas, Tiranía (texto: P. Neruda) de Juan Pablo González y No me lo pidan (texto: P. Neruda) de Gustavo Becerra, presentadas por el tenor Daniel Farías. Acompañó la pianista Leonora Letelier. El 12 de julio el clarinetista Luis Yáñez Cornejo ofreció un recital y en su programa contempló el estreno de In Memoriam Sergio Ortega (1. Rápido; 2. Lento) de Fernando García. El 10 de agosto Francisco Quiroga interpretó Raimundín y Tonada de despedida de Juan Antonio Sánchez, y Pablo González presentó Auzzielle de Edmundo Vásquez, en un recital de guitarra compartido con Quiroga . El 31 de agosto, en su recital, la soprano Cecilia Barrientos, acompañada por el pianista Alfredo Saavedra, incluyó en su programa No sólo el fuego y La noche en la isla de Sergio Ortega. El 2 de septiembre ofreció un concierto el guitarrista Carlos Pérez y en su repertorio contempló Hechizos de Mauricio Arenas. El 7 de septiembre, en el concierto de canto ofrecido ese día, se incluyó el dúo para sopranos El encuentro (tonada) de Pedro Humberto Allende, que fue interpretado por Patricia González y Sonia Vásquez. Ese mismo día, en un concierto didáctico, se escuchó Tonada de despedida para guitarra (Pedro Tironi) de Juan A. Sánchez, Preludio para arpa (Gabriela Gumucio) de María L. Sepúlveda, La jardinera para arpa de Violeta Parra y Mi banderita chilena, para arpa de Donato Román Heitmann, ambas interpretadas por Fabiola Rodríguez. El 8 de septiembre, en un concierto de arpa compartido, Gabriela Gumucio interpretó Preludio de María L. Sepúlveda y Fabiola Rodríguez tocó ¡Ay, ay, ay! de Osmán Pérez Freire, Mi banderita chilena de Donato Román Heitmann y La jardinera de Violeta Parra. El 9 de septiembre el guitarrista Mauricio Valdebenito dio un concierto en el que tocó Cristalino de Horacio Salinas y Barcarola de Rafael Díaz.

Universidad de Chile, Sala Máster, Radio Universidad de Chile

El 23 de mayo se presentó un recital del clarinetista David Barrientos, acompañado al piano por Nella Camarda. En el programa ofrecido figuró Estudio en tres de Jaime González. El 13 de junio se realizó un concierto de música religiosa de compositores chilenos, interpretada por la Cantoría Artes, dirigida por Silvia Sandoval. Interpretaron las siguientes obras: Padre nuestro de Pablo Délano,Misa Rex Magnum de Luis Merino, Himno eucarístico de Jorge Rojas Zegers, Tres coros sacros de Darwin Vargas y Misa litúrgica de Juan Amenábar. El 27 de junio el Quinteto Carpe Diem (David Navarro, clarinete; Javier Reyes y Nadia Salinas, violines; Polyana Castro, viola; Sebastián Escobar, violoncello) incluyó en su programa La palomita (tonada), de Jorge Peña. El 11 de julio se ofreció un concierto en homenaje a Pablo Neruda y se presentaron las siguientes obras: Recuerdo al mar (texto: P. Neruda) de Cirilo Vila y Cuatro canciones (1. A dos razones; 2. Engalanada; 3. Los dos soldados; 4. Trío), con textos de Efraín Barquero, de Sergio Ortega, ambas obras cantadas por el tenor Daniel Farías; Sabelliades para ruiseñor rojo (textos: Andrés Sabella) de Fernando García y Tres canciones sueltas (1. Luchín; 2. Te recuerdo Amanda, 3. Plegaria del labrador) de Víctor Jara y arreglo de Cirilo Vila. Las canciones de García y las dos primeras de Víctor Jara las cantó la soprano Gabriela Lehmann, y la tercera el tenor Daniel Farías. El programa continuó con el ciclo Por la justicia y la paz (1. Justicia; 2. Una cuenta que saldar), con textos de Paul Eluard, de Eduardo Maturana, y el recital concluyó con cinco canciones sobre poemas de Neruda: Fragancia de lilas de Pedro Núñez Navarrete, Tiranía de Juan Pablo González, Poema de amor de Carmela Mackenna de Cuevas y No me lo pidan de Gustavo Becerra. Toda la última parte del programa fue cantada por Daniel Farías, y la pianista acompañante del concierto fue Leonora Letelier. El 25 de julio, en un recital de arpa, Gabriela Gumucio interpretó Preludio de María Luisa Sepúlveda y Fabiola Rodríguez incluyó en su programa ¡Ay, ay, ay! de Osmán Pérez Freire, y Si vas para Chile de Chito Faró. El 12 de septiembre el grupo vocal formado por Camila Barrientos (soprano), Moisés Mendoza (contratenor), Iván Rodríguez (tenor), Daniel Farías (tenor) y Javier Arrey (barítono), dirigido por Hanns Stein, interpretaron Insectario (1. Preludio; 2. Apis mellifica [abeja]; 3. Aedes aegypti [mosquito]; 4. Bombix mori [gusano de seda]) de Fernando García, con textos de Dulce María Loynaz. El acompañamiento estuvo a cargo de la pianista Leonora Letelier.

Universidad de Chile. Teatro de la Universidad de Chile

Del 26 de marzo al 24 de abril se realizó el IV Festival Internacional 2004, dedicado al centenario del nacimiento de Pablo Neruda. Este Festival consistió en 4 programas, que se repitieron en días sucesivos, interpretados por la Orquesta Sinfónica de Chile y se realizó en el Teatro de la Universidad de Chile. El primer programa, "Neruda y el mar", se presentó los días 26 y 27 de marzo, bajo la dirección de David del Pino Klinge, y contempló entre otras obras Las preguntas para barítono (Patricio Sabaté) y orquesta, sobre textos de Neruda, de Eduardo Cáceres y el estreno de Cuatro canciones del Mar para soprano (Patricia Herrera), barítono (Patricio Sabaté) y orquesta, con poemas de Neruda. Esta obra está conformada por cuatro partes, de autores diferentes: El gran océano de Edgardo Cantón, La otra orilla de Rafael Díaz, Se llama a una puerta de Aliocha Solovera, y Todos/Aquí de Gabriel Matthey. El segundo programa "Neruda y el amor" se realizó los días 2 y 3 de abril y también fue conducido por David del Pino Klinge. En éste se incluyó Poema XX para barítono (Igor Concha) y orquesta, de Hernán Ramírez (con texto de Neruda), y Canciones del capitán de Sergio Ortega. Esta obra, basada en poemas de Pablo Neruda, que originalmente es para soprano y piano, se estrenó orquestada e interpretada por la soprano Patricia Cifuentes. Las orquestaciones de las distintas canciones las realizaron Jorge Springinsfeld (La noche en la isla), Gabriel Brncic (El viento es un caballo), Carlos Zamora (No solo el fuego/El monte y el río) y Guillermo Rifo (Bella). En el programa siguiente, "Neruda y México", presentado los días 16 y 17 de abril, y dirigido por Rodolfo Fischer, se estrenó en Chile Yo vengo a hablar, para narrador (Mario Lorca) y orquesta, de León Schidlowsky sobre fragmentos de Alturas de Macchu Picchu del poeta homenajeado. El cuarto y último programa, "Neruda y su tierra", del festival nerudiano, se interpretó los días 23 y 24 de abril, bajo la dirección de David del Pino Klinge. En éste se incluyeron América, no en vano invocamos tu nombre, para soprano (Miryam Singer), barítono (Leonardo Aguilar), coro masculino (Coro Sinfónico de la Universidad de Chile, director: Hugo Villarroel) y orquesta, con palabras de Neruda, de Juan Orrego-Salas, y Se unen la tierra y el hombre, para orquesta sinfónica y cinta magnetofónica con la voz de Pablo Neruda diciendo su poema, de Fernando García.

Durante la Temporada del Descubrimiento de la Orquesta Sinfónica de Chile, realizada entre el 21 de mayo y el 12 de junio, se efectuaron los estrenos de las seis obras de compositores nacionales seleccionadas para la VII Audición de Nuevas Obras Chilenas. El 20 de mayo se presentaron Sinfonietta quasi una fantasía de Hernán Ramírez y El viento del oeste de Juan Pablo Ábalo. La Orquesta Sinfónica fue dirigida en esa ocasión por Julio Doggenweiler. El 28 de mayo, bajo la dirección de Juan Rodríguez, la Orquesta Sinfónica de Chile estrenó Michelangelo, piccolo concerto per pianoforte de Sebastián Jatz, actuando como solista el pianista Miguel Ángel Jiménez, y A la espera del Sereno para dos zampoñas (Carolina La Rivera, Carlos Rojas) de Christian Pérez. El 4 de junio se estrenó La víctima es un espejo de Álvaro Cabrera, estando en esta ocasión la orquesta dirigida por David del Pino Klinge. El 11 de junio la Orquesta Sinfónica de Chile, siempre dirigida por David del Pino, dio a conocer El despertar de la especie de Juan Sebastián Vergara.

En la Temporada Internacional de la Orquesta Sinfónica de Chile, que se desarrolló entre el 9 de junio y el 4 de septiembre, se interpretaron las siguientes obras de compositores chilenos: el Concierto para guitarra (Luis Orlandini) y orquesta de Alfonso Letelier, y el estreno de Corda para violín (David Núñez) y orquesta de Alejandro Guarello, ambas obras incluidas en el programa presentado el 6 y 7 de agosto por el director Rodolfo Fischer; y el estreno en Chile del Concierto para piano (Ena Bronstein) y orquesta de Alfonso Montecino, dirigido por Laurent Petitgirard, que se presentó el 13 y 14 de agosto.

Universidad de Chile. Teatro Oriente

El 7 de septiembre, en el Teatro Oriente, en la sexta versión del Encuentro Interfacultades de la Universidad de Chile, se presentó Rosa Escobar interpretando su impromptu Nakouzi, para piano. También actuó la Orquesta Moderna de Chile, dirigida por Luis José Recart, interpretando Sendas de Guillermo Rifo. El 9 del mismo mes, en la misma sala, actuó la Camerata Vocal del Centro de Extensión Artístico y Cultural Domingo Santa Cruz de la Universidad de Chile, dirigida por Juan Pablo Villarroel, ofreciendo un programa que contemplaba, entre otras obras, Gracias a la vida de Violeta Parra y Te recuerdo Amanda y El aparecido de Víctor Jara.

Universidad Pérez Rosales

Entre el 24 y el 28 de mayo la Universidad Pérez Rosales realizó el II Festival de Música Contemporánea, que estuvo dedicado al compositor Fernando García. En este II Festival se interpretaron, el 24 de mayo, las siguientes obras de autor chileno: Fragmento sobre El castillo de Kafka, para piano (Edgardo Campos), de Miguel Aguilar; Mientras caminaré lejos… por otra orilla, para flauta dulce (Paola Muñoz) y electrónica , de Cristián Morales-Ossio; Masped, para violín (Cecilia Carrère), cello (Celso López), piano (Fernanda Ortega), bajo la dirección de su autor, Pablo Aranda; Tactrio, para violín (Cecilia Carrère), guitarra (Luis Orlandini), piano (Fernanda Ortega), dirigida también por Pablo Aranda, de Francisco Silva, y De sueños y evanescencias, para voz (Nancy Gómez), flauta (Nicolás Faunes), cello (Celso López), piano (Fernanda Ortega), conducida por Pablo Aranda, de Cirilo Vila. El 26 de mayo se presentaron las siguientes obras de compositores chilenos: Hectáreas para clarinete y didjiridú, de José Baudrand; Dos piezas para cuarteto de flautas, de Fernando García, y Tarkeada antártica para clarinete, tarkas, zampoñas y didjiridú, de Boris Alvarado. Todas estas obras fueron interpretadas por el "Ensamble Antara" de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC) formado por Andrea Murgones, Carlos Rojas, Wilson Padilla, Carolina La Rivera, Cristián Guerrero y Carmen Troncoso, dirigido por el flautista Alejandro Lavanderos. La segunda parte del concierto estuvo a cargo del Ensamble XXI de la PUC (Alejandro Lavandero, flauta; José Luis Urquieta, oboe; Francisco Gouet, clarinete; Jorge Espinoza, fagot, y Jaime Ibáñez, corno). Esta agrupación interpretó las siguientes obras de autores nacionales: Cuatro micropiezas para quinteto de vientos, de Fernando García; Golpe de hilo para oboe, de Anselmo Ugarte, y Suite latinoamericana de Carlos Zamora. Los dos conciertos señalados se realizaron en el Auditorio de la Universidad Pérez Rosales y el de clausura, efectuado el 28 de mayo, se realizó en el Aula Magna del Liceo Manuel de Salas. En este último concierto se tocaron las obras de autores chilenos que se indican: Rincones sordos para orquesta de cuerdas, de Fernando García, y Siete proposiciones sensibles pero sensatas para orquesta de cuerdas, de Sebastián Errázuriz, ambas obras interpretadas por la Orquesta Moderna de Chile, dirigida por Luis José Recart. En la segunda parte del concierto se interpretaron Chilenita N°1 de Gabriel Matthey, Cuarteto antiguo de Eduardo Cáceres, Desde Joan Miro de Fernando García y el Reencuentro de Guillermo Rifo; todas obras para percusiones que fueron interpretadas por el Grupo de Percusión UC de la PUC, formado Marcelo Espíndola, Cristián Hirth, Sergio Menares, Gonzalo Muga y Carlos Vera, director.

Otras salas y recintos

El 13 de abril de 2004, en la Iglesia de San Francisco, se presentó la Orquesta de Cámara de Chile dirigida por Fernando Rosas, interpretando Crónicas americanas, con textos de Pablo Neruda que narró Pedro Sánchez, de Fernando García.

El 1 de julio, en el Monasterio Benedictino de Las Condes, la Cantoría Artes, dirigida por Silvia Sandoval, presentó el concierto de música religiosa de autores chilenos ofrecido el 24 de junio en la Sala Isidora Zegers. Se interpretaron las siguientes obras: Misa Rex Magnum de Luis Merino, Padre nuestro y Ave María de Pablo Délano, Himno eucarístico de Jorge Rojas Zegers, Misa litúrgica de Juan Amenábar, Aleluya y Misa Veni Domini de Juan Lémann, Tres coros sacros de Darwin Vargas y Antífonas de Alfonso Letelier.

El 11 de julio, en la Estación Mapocho, dentro de los homenajes a Pablo Neruda por su centenario, la Orquesta de Cámara de Chile dirigida por Fernando Rosas, actuando como narrador Pedro Sánchez, interpretaron Crónicas americanas de Fernando García.

El 12 de julio, en el Estadio Cerrado Polivalente de la Municipalidad de Pudahuel, se rindió un homenaje a Pablo Neruda. En la ocasión el tenor Daniel Farías cantó Recuerdo al mar de Cirilo Vila, con texto de P. Neruda; Cuatro canciones, sobre poemas de Efraín Barquero, de Sergio Ortega; la soprano Gabriela Lehmann cantó Sabellíades para ruiseñor rojo, con textos de Andrés Sabella, de Fernando García; dos de Tres canciones sueltas de Víctor Jara, en arreglo de Cirilo Vila; la tercera la interpretó Daniel Farías, quien, además, cantó Por la justicia y la paz de Eduardo Maturana, con textos Paul Eluard, Fragancias de lilas de Pedro Núñez Navarrete, sobre letra de Neruda, Tiranía, con textos de Neruda, de Juan Pablo González, y Poema de amor, sobre un poema de P. Neruda, de Carmela Mackenna. El acompañamiento de los cantantes estuvo a cargo de la pianista Leonora Letelier.

El 15 de julio, en El Galpón de la Fundación Víctor Jara, se celebraron los 100 años del nacimiento de Neruda. El programa estuvo a cargo de la soprano Gabriela Lehmann y del tenor Daniel Farías, acompañados por la pianista Leonora Letelier. La primera parte estuvo a cargo de Daniel Farías, quien interpretó Recuerdo al mar (texto: P. Neruda) de Cirilo Vila y Cuatro canciones (textos: E. Barquero) de Sergio Ortega. La segunda parte fue de responsabilidad de Gabriela Lehmann, la que cantó Sabellíades para ruiseñor rojo (textos: A. Sabella) de Fernando García, Luchín y Te recuerdo Amanda de Víctor Jara. En la tercera parte figuraron las siguientes obras interpretadas por Daniel Farías: Plegaria a un labrador de Víctor Jara, Por la justicia y la paz (texto: P. Eluard) de Eduardo Maturana, Fragancias de lilas (texto: P. Neruda) de Pedro Núñez Navarrete, Tiranía (texto: P. Neruda) de Juan Pablo González, Poemas de amor (texto: P. Neruda) de Carmen Mackenna de Cuevas y No me lo pidan (texto: P. Neruda) de Gustavo Becerra.

El 28 de de julio, en la Sala Claudio Arrau del Teatro Municipal, se presentaron los jóvenes pianistas Sebastián Verdugo y Alazne Arana. En el programa se incluyó Melankocidad de Rodrigo Marín.

El 11 de agosto, en la Iglesia San Ignacio, el organista Luis González ofreció un concierto de órgano. Entre las obras interpretadas figuró Pater Noster del propio Luis González.

El 29 de septiembre, en el Aula Magna de la Universidad de Santiago (USACH), se presentaron el Coro y la Orquesta Clásica de la Universidad, bajo la dirección del maestro Vicente Bianchi. El concierto ofrecido fue en homenaje a los 100 años del nacimiento de Pablo Neruda y el programa estuvo formado por poemas de Neruda musicalizados por Vicente Bianchi.

En las regiones

Primer Festival de Música Contemporánea "Profesor Darwin Vargas W." de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV)

La composición musical cultivada al interior de talleres surge en nuestro Instituto de Música desde el momento de su creación en el año 1971, actividad que ha sido siempre compartida con la pedagogía musical y la interpretación musical. Luego, la composición, inicialmente colectiva en su sentido de taller compartido, ha hecho posible no sólo una aguda calidad de la observación, sino, también, un desarrollo cada vez más intenso de la capacidad creativa de aquellos alumnos que se han sentido inclinados por esta práctica artesanal. En la necesidad de encontrarnos los compositores, los intérpretes, los pedagogos y los musicólogos, todos bajo una misma expresión de este quehacer, y manifestar nuestra presencia desde la provincia de Valparaíso, es que se levantó finalmente nuestro tan esperado Festival de Música Contemporánea, que nos permitió compartir cinco días de agosto de intensa labor a través de cada una de las actividades que nos reunieron. La colaboración prestada por la Asociación Nacional de Compositores (ANC), así como las instancias universitaria centrales y las del propio Instituto de Música y toda la comunidad, hizo posible que tuviésemos incluso la colaboración del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica (PUC), como también de la Universidad de Chile a través de intérpretes formados en esa casa de estudios quienes, junto a los nuestros, compartieron obras y tiempo de convivencia.

El Festival Darwin Vargas W. es una iniciativa bienal que se origina al interior del Departamento de Composición del Instituto de Música de la PUCV, que alberga a 9 académicos y 3 ayudantes. La finalidad de este encuentro era lograr generar un espacio colectivo al interior del Instituto para escuchar, dialogar y habitar la contemporaneidad como un lugar propio del trabajo académico. Las vertientes generadas hacia él provenían desde diversos y variados espacios transversales. Una de ellas se gestó entre los meses de mayo y agosto y correspondió al primer Concurso de Composición para alumnos "Profesor Darwin Vargas W.", quien fuera uno de los primeros profesores de composición en los talleres de contrapunto en los años 70 y comienzos de los 80 en nuestra Universidad. En su primera edición este concurso se abrió a la creación de obras para guitarra o violoncello solo, como parte de nuestras propias necesidades de contar con obras chilenas compuestas para diferentes niveles de estudio instrumental, tarea que también beneficia a la vida musical nacional.

Dos obras seleccionadas y competencia abierta con jurado en sala, así como la voluntad de hacer votar al público, se manifestaron finalmente como la conclusión de este concurso. El jurado estuvo integrado por cuatro académicos de diversos ámbitos, de nuestro Instituto, Pablo Alvarado, Mihael Landau, Antonio Araya y Enrique Reyes, y, como presidente, se invitó a Hernán Ramírez. La decisión unánime de ellos permitió otorgar un premio único de $100.000 al alumno Bryan Holmes _de cuarto año de la Carrera de Licenciatura en Ciencias y Artes Musicales y de los Talleres de Composición que dicta Eduardo Cáceres_ por su obra Zona ámbula para guitarra. Esta obra se estrenó en el concierto de profesores que se llevó a cabo el 25 de agosto, donde se estrenaron, además, las obras Cantos ceremoniales para aprendiz de machi (2004), para coro femenino, con textos de Elicura Chihuailaf, de Eduardo Cáceres, interpretados por el Coro Femenino de Cámara de la PUCV; la obra electrónica Jara 5000 (2004) de Enrique Reyes; la pieza para violín solo Vila (2004) de Boris Alvarado, interpretada por la venezolana Joanna Bello; la pieza para cuatro guitarras ReCuerdas de Cristián Galarce, a cargo del cuarteto de guitarras del Conservatorio PUCV; la obra Finare (2004), para guitarra y cuarteto de cuerdas, de Félix Cárdenas, en que actuó el guitarrista Rodrigo Moyano, y la obra electroacústica Retrospectiva I de Daniel Díaz, realizada durante sus estudios en Suiza. También se tocó la pieza ya estrenada de Silvia Herrera, Notas, para flauta sola, interpretada por Cristián Guerrero, alumno de flauta de Alejandro Lavanderos en la PUC.

En el mismo concierto, se recordó a Darwin Vargas a través de una semblanza preparada por la musicóloga Silvia Herrera y leída por quien fuera uno de sus amigos en Valparaíso y actual Director del Instituto, profesor Luis O. Saavedra. Luego se tocaron cuatro de sus obras, destacando la Canción de Natacha, canon a dos voces, interpretada por el Coro del Liceo de Niñas A-36 de Viña del Mar, dirigido por Ernesto Cárcamo. Junto a ellas, Pequeña canción para piano (Catalina Jiménez), Pequeño dúo para violín (Armando Riquelme) y violoncello (Rocío Hevia) y sus Preludios N°1 y N°2 para guitarra (Pablo Palacios). Este concierto, realizado en el Club de Viña del Mar, contó con un público aproximado a las 300 personas.

El concierto siguiente fue el jueves 26 en la sede del Instituto de Música de la PUCV, y recibimos en ella al pianista chileno radicado en Polonia, Horacio Tardito, quien ofreció un recital con obras de Ligeti, Webern, Pärt y Prokofiev. Además, estrenó la obra Lubally de Boris Alvarado, obra gestada en Cracovia, Polonia, durante la estadía de ambos en la Academia Estatal de esa ciudad. El recital fue presenciado por alrededor de 100 personas en una sala cuya capacidad es 80.

El viernes 27, en el mismo local, se realizó el concierto dedicado a los alumnos del Instituto que practican la composición a través de dos vías. La primera de ellas es el trabajo que se lleva a cabo extracurricularmente en los talleres de composición, que dirige el compositor Eduardo Cáceres los días viernes por la tarde. La otra vía son todos aquellos alumnos que, desde sus tesis de grado para Licenciatura en Ciencias y Artes Musicales, la realizan proyectos en el espacio de la composición. Se estrenó una importante cantidad de obras para diversas y variadas agrupaciones, entre ellas el ensamble de percusión Xilos, dirigido por Félix Carbone, de Valparaíso, que interpretó obras de Jaime Frez (La máquina de coser en los tiempos de la adversidad), y Cristián Retamal (Móviles urbanos). Se tocó también El quinto sueño de Bryan Holmes, para conjunto instrumental, bajo su dirección. Todas estas composiciones nacieron en los Talleres de Composición de Cáceres. Además, se incluyeron Verta, dos piezas de Rubén Soto para clarinete y piano y, de Valeria Valle, la primera de nueve piezas para tres sopranos y ensamble instrumental titulada Altrove. Ambos autores son tesistas del compositor Boris Alvarado. Este concierto tuvo la colaboración de destacados músicos chilenos tales como Hanny Briceño, Hernán Madriaza, José Díaz, Nicolás Fáunez, Mircea Ticu, entre otros.

El concierto del día 28 de octubre también se realizó en la sede del Instituto, bajo la denominación de "Música para la casa". Éste reunió una importante muestra de obras electroacústicas y electrónicas realizadas en diversos laboratorios de experimentación sonora, por distintos compositores. Del Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, Cuba, obras de Mónica O´Reilly y Carlos Fariñas; del Gema-Chile, obras de Rolando Cori (Bailecito con la novia), Edgardo Cantón (Memorial de los Andes) y Jorge Martínez (Tinku); del AMFC de Varsovia, Polonia, obras de Wierzbicki y Lukaszewski; del FCE de España, obras de Julio Sanz y José Manuel Berenguer, y del Laboratorio de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, obras de Yamil Burguener, Gabriela Gregorat y Gonzalo Bifarella. En el contexto de este concierto, el profesor del Instituto de Música de la PUCV Enrique Reyes, expuso a los presentes su obra Jara 5000 dedicada a la memoria de Víctor Jara y estrenada el primer día del Festival. El concierto se extendió por cerca de dos horas con una asistencia de público que copó la sala de nuestra sede.

Finalmente, el domingo 29 de agosto, y cerrando el Festival Darwin Vargas W., se realizó el concierto del Coro Femenino de Cámara y de la Orquesta de Cámara, ambos de la PUCV, dirigidos en esta oportunidad por Boris Alvarado. La importancia de este concierto radicaba en la necesidad de vincular las creaciones religiosas de Darwin Vargas, con el estreno de obras de actualidad con igual temática. Por ello, en este concierto se estrenaron dos obras, la primera de ellas, Salvete flores martyrum, cuyos textos pertenecen a la Liturgia horarum (Aurelius Prudencjus 348-413), obra comisionada por el Coro Femenino de Cámara de la PUCV al compositor polaco Pawel Lukaszewski, para doble coro femenino, dos pianos y 6 percusionistas, que fue dirigida por Jessica Quezada; y Te Deum para solistas, tres coros, piano preparado, orquesta de cuerdas e Ison, dirigida por Boris Alvarado, del compositor Arvo Pärt, de Estonia. Entre las solistas figuraron Catalina Bertucci, Jessica Quezada, Paula Elgueta y Loreto Pizarro. El lugar escogido para el concierto fue el Teatro Municipal de Viña del Mar, al que llegaron más de 600 personas, para presenciar el cierre del Festival.

Boris Alvarado
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile

V Región

El 22 de septiembre el Coro Femenino de Cámara de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, dirigido por Boris Alvarado, ofreció un concierto de música de compositores chilenos, en memoria de Luis Advis, Sergio Ortega y Pablo Neruda. El concierto se efectuó en el Club de Viña del Mar y el programa fue el siguiente: Primera parte: Cueca (texto de Jaime Silva), solista: Marcela Salas; Polonesa de la enamorada, solista: Loreto Pizarro, Rin, solista: Catherine Cartes, y Yo no puedo olvidar Valparaíso (texto de Cristina Miranda), en arreglo de Boris Alvarado, solista: Loreto Pizarro; todas canciones de Luis Advis. Segunda parte: Los leñeros (texto de Cristina Miranda), de Margot Loyola en arreglo de Boris Alvarado, solista: Alejandra Solís; El viento en la isla (texto de Pablo Neruda) de Eduardo Cáceres, solista: Marcela Salas; El derecho de vivir en paz de Víctor Jara, solista: Sonia Gálvez, y La pajita (texto de Gabriela Mistral) de Horacio Salinas en arreglo de Boris Alvarado, solista: Marcela Silva. La tercera parte estuvo constituida por canciones de Sergio Ortega con textos de Pablo Neruda. Ellas fueron las siguientes: Presidente Allende, solista, Jessica Quezada; Ya parte el galgo terrible, solista: Carolina Matus; No sólo el fuego, solista Hanny Briceño; Pequeña rosa, solista: Jessica Quezada y La noche en la isla, solista: Loreto Pizarro.

X Región

El 18 de septiembre, en las Termas de Puyehue, el dúo formado por Valene Georges y Felipe Browne, clarinetista y pianista, respectivamente, del Ensamble Bartók, ofrecieron un concierto en el que incluyeron las siguientes obras de compositores chilenos: Cueca de Luis Advis; Añoranzas de Carlos Riesco, y De los sueños (con clarinete piccolo) de Fernando García.