SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.57 número199Música descubierta. Fabrizzio de Negri y Sebastián Errázuriz. CD. Intérpretes varios. Santiago: Ministerio de Educación, Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura (FONDART), 2002.Sergio Parra González (1930-2003) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.57 n.199 Santiago ene. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902003019900016 

Revista Musical Chilena, Año LVII, Enero-Junio, 2003, N° 199, pp. 112-119

 

IN MEMORIAM

Miguel Querol Gavaldá (1912-2002)

Poco después de cumplir noventa años Miguel Querol Gavaldá falleció el 26 de agosto de 2002 en la ciudad de la costa mediterránea de Vinaroz. Fue sepultado después de los honores de rigor en Ulldecona, Tarragona, su lugar de nacimiento, el 22 de abril de 1912. Su relación con el Instituto Español de Musicología (IEM) comenzó en 1946 cuando su director Higinio Anglés lo nombró como investigador y colaborador. En 1952 Anglés lo designó como director adjunto. Después de la muerte de Anglés en Roma, el 8 de diciembre de 1969, Querol sirvió durante doce años como director del Instituto, hasta su jubilación en 1982.

La ayuda de Querol le permitió a Anglés el mantener la dirección tanto del IEM, fundado por él en 1943, y la del Pontificio Istituto di Musica Sacra en Roma desde 1947 hasta su muerte. Querol supervisó y editó el Festschrift en dos volúmenes en honor a Anglés, publicado en Barcelona entre 1958-1961. Querol también completó y dirigió la impresión del todavía vigente Diccionario de la música Labor (1954). En todo momento, desde 1952 hasta la muerte de Anglés, Querol tuvo a su cargo las tareas diarias del IEM. Contribuyó con los volúmenes 8 -9 en 1949-50, 18 en 1956 y 32 (1970), 33 (1971), 35 (1973), 39 (1981), 41 (1982), 42 (1982), 43 (1982) y 47 (1988) de la serie Monumentos de la música española (MME). Estos volúmenes son ediciones de obras profanas. Para Portugaliae musica él editó en la série A, el volumen 21, con obras con texto en latín de Estêvão de Brito y en la série B, obras profanas de Manuel Machado.

Aunque se remontó al siglo XV para su edición del Cancionero musical de la Colombina (MME, 33) y al siglo XVI para el Cancionero musical de la Casa de Medinaceli (MME, 8-9), sus restantes ediciones corresponden a los siglos XVII XVIII. El Cancionero musical de Góngora (Barcelona, 1975), Cancionero musical de Lope de Vega (Barcelona, 1986, 1987 y 1991) se complementan con La música en las obras de Cervantes: romances, canciones y danzas tradicionales a tres y cuatro voces (Madrid, 1971) y Tesoro musical de Calderón (MME, 39).

Querol fue el primero en publicar en España la música de dieciocho villancicos compuestos en 1612 en Puebla, México, por Gaspar Fernandes -maestro de capilla de origen portugués- durante ese período. Al transcribir estas dieciocho obras con textos publicados en 1612 en la novela de Lope de Vega Pastores de Belén, Querol pudo probar que la poesía de Lope de Vega fue conocida y cantada en México, veintitrés años antes de su muerte. Con esto Querol hizo un justo tributo a Alicia Muñoz Hernández, su esposa (que lo sobrevive), nacida en México y musicóloga como él. Antes de su matrimonio ella enseñó análisis y armonía en el Conservatorio Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de México. Querol le confió a ella la edición de la Missa Pro defunctis de Cristóbal de Morales. Querol había documentalmente probado, a partir de una versión con la indicación del nombre de Morales en Málaga, que se trataba del Requiem anónimo de Valladolid. Este fue inicialmente identificado como obra de Morales en un artículo publicado en el Journal of the American Musicological Society, VI (1953), p. 38.

El Ergänzungsband, Personenteil L-Z, de Riemann, editado por Carl Dalhaus (1975), señaló ocho de sus artículos publicados en el Anuario Musical, de un total de veintidós. Aquellos publicados después de asumir la dirección del IEM en 1970 son "La chacona en la época de Cervantes" (XXV, 1970, pp. 49 -65, con la transcripción de la chacona de Arañes), "La producción musical de los hermanos Sebastián y Diego Durón. Catálogo de sus obras" (XXVIII -XXIX, 1973 y 1974, pp. 208-220), el que señala composiciones latinoamericanas anteriormente catalogadas en Renaissance and Baroque Musical Sources in the Americas, 1970), "Las ensaladas de Mateo Flecha el Viejo (ca. 1481-1555): Estudio histórico-técnico de este género musical" (vol. 43, 1988, pp. 67-79), "Notas bibliográficas" (XX, 1965, pp. 25-28), y "Breve historia del Instituto Español de Musicología" (vol. 49, 1994, pp. 265-72). El IEM, fundado en octubre de 1943 bajo la dirección de Anglés, fue reemplazado en diciembre de 1984, dos años después de la jubilación de Querol, por la Unidad Estructural de Investigaciones de Musicología de la Institución Milá y Fontanals, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

El volumen XXXVII, 1982 del Anuario Musical (Barcelona, 1986), dedicado a Miguel Querol Gavaldá, contiene once artículos, entre los cuales figura aquel de Samuel Claro Valdés, "La cueca chilena, un nuevo enfoque", y uno de Isabel Aretz, "El cuando en América". Querol publicó un artículo en la Revista Musical Chilena, "La polifonía española profana del Renacimiento", XXV/115-116 (julio-diciembre, 1971), pp. 30-38. De acuerdo a su entonces director Cirilo Vila este trabajo fue solicitado para ser publicado en Mendoza, Argentina, por Francisco Curt Lange, quien, sin embargo, no pudo hacerlo al carecer de los fondos necesarios.

La entrada sobre Querol, escrita por José López-Calo en The New Grove, segunda edición, 2001, XX, p. 672, le rinde un cálido tributo e incluye una sucinta lista de sus ediciones y escritos, pero concluye con la triste observación de que la gran mayoría de sus numerosas composiciones, en todas las categorías, desgraciadamente no han sido publicadas a la fecha.

Robert Stevenson