SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número196Otras Noticias: Celso Garrido-Lecca, Premio "Tomás Luis de Victoria"Irma Ruiz, Rubén Pérez Bugallo y Héctor Luis Goyena. Instrumentos musicales etnográficos y folklóricos de la Argentina índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.55 n.196 Santiago jul. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902001019600013 

Miguel Castillo Didier. Jorge Peña Hen (1928-1973). Músico, maestro y humanista mártir. Santiago: Edición del autor, 2001, 296 pp.

La música chilena tenía una deuda. Con la publicación del trabajo de Miguel Castillo Didier que aquí comentamos, se comienza a pagar. Esta deuda era con Jorge Peña, académico de la Universidad de Chile, director de orquesta, compositor e importante organizador de la vida musical de nuestro país, en particular del norte de Chile. En las 296 páginas de la biografía del músico escrita por Castillo Didier se recupera para nuestra historia la enorme labor que aquel realizó durante toda una vida dedicada al arte musical, vida y obra que fueron tronchadas en forma bárbara en octubre de 1973, en los inicios de la dictadura militar del general Pinochet. Pero aún quedan pendientes algunas deudas, tales como dar a conocer las composiciones de Jorge Peña, que desaparecieron de los escenarios, o como colocar una placa recordatoria en la Casa Central de la Universidad de Chile en la que su nombre aparezca junto a los otros 77 académicos, funcionarios y estudiantes mártires de la dictadura. Se trata de un deber ético elemental.

El libro Jorge Peña Hen (1928-1973) confirma que para escribir una biografía que suscite interés en el lector el autor debe abordar su tarea con objetividad, pasión y respeto por el biografiado y su obra. Esta es la actitud que se percibe en Castillo Didier en el transcurso de su trabajo. Otra peculiaridad que caracteriza al biógrafo es la búsqueda minuciosa de información, lo que le permite entregar un grupo importante de datos desconocidos u olvidados de la vida musical chilena. Esto, en el caso de un estudio sobre Jorge Peña es particularmente valioso, ya que como consecuencia de la situación que vivió Chile luego del golpe militar muchos de los aportes que el músico hizo se cubrieron con un manto de olvido y se pretendió tergiversar su importante labor en favor de la música nacional, especialmente en el ámbito del trabajo con los niños y jóvenes.

Castillo Didier organizó su libro en trece capítulos y un anexo documental, además de un pequeño grupo de fotos y un índice onomástico. En el primer capítulo, "La música en Chile en la década de 1940", hace un análisis somero de la realidad musical chilena del período. En el segundo, "Infancia y primeros estudios", pone al lector en contacto con un niño que muestra desde temprano su amor por la música. En los cinco capítulos siguientes ­III. "En el Conservatorio Nacional", IV. "La Sociedad Juan Sebastián Bach", V. "La Orquesta Sinfónica de Niños", VI. "Enseñar la pasión más hermosa" y VII. "Dirigiendo coros y orquestas"­ se perfila al promotor musical que luchará por dar a conocer a los compositores chilenos ­ya sea desde el atril de instrumentista o desde el podio del director de orquesta­ así como de obras capitales de la música universal. Se debe recordar que dirigió el estreno en Chile de la Pasión según San Mateo de J. S. Bach. Y tan importante como lo anterior, también en esos capítulos se ve surgir y madurar al líder organizador, que fue adalid de la descentralización de la vida musical chilena, tarea que se plasmó con el transcurrir del tiempo en la creación de la Sociedad Juan Sebastián Bach de La Serena en 1950, de la Orquesta de Cámara de dicha sociedad en 1952, del Coro Polifónico de esa misma institución en 1955, del Conservatorio Regional de Música de La Serena ­en un comienzo dependiente de la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile­ en 1956, de la Orquesta Filarmónica de La Serena en 1959, de la Orquesta de Cámara de Antofagasta en 1961, de la Escuela Experimental de Música de La Serena en 1964 ­de la cual ese mismo año nació la Orquesta Sinfónica de Niños, la primera en Iberoamérica, experiencia que se proyectó luego a Copiapó, Ovalle y Antofagasta­ y de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Chile de La Serena en 1966. Al año siguiente, en esa ciudad, nació una segunda orquesta sinfónica de niños y en 1968 surgió la tercera orquesta sinfónica infantil. El notable avance que se logró en la formación de jóvenes instrumentistas, que pasaron a integrar los diversos conjuntos juveniles e infantiles, se debió a la gran creatividad de Jorge Peña en el campo de la docencia musical, la que le llevó a proponer nuevos y revolucionarios cambios en la enseñanza de la música.

En el octavo capítulo, "El creador", Castillo Didier hace un recuento de las composiciones de Jorge Peña y comenta aquellas obras de mayor relevancia. El catálogo de Peña incluye composiciones para orquesta, para la escena, para conjuntos de cámara y solistas, así como obras corales y música incidental para el teatro y el cine. El capítulo siguiente, "La persona del artista", muestra un retrato de la significativa personalidad de Jorge Peña y en los capítulos X."La obra tronchada: en La Serena fue el crimen: en su ciudad", XI. "La vía crucis de la familia Peña-Camarda" y XII. "El acto final de la tragedia: los funerales de un Maestro", el lector se enfrenta al horrendo, incomprensible e injustificable asesinato de Jorge Peña Hen en manos de un grupo de militares. En el último capítulo se leen los reconocimientos y homenajes de que ha sido objeto el músico por su extraordinaria labor, de parte de las más diversas instituciones ­desde el Senado de la República hasta el organismo gremial de los académicos de la Universidad de Chile­ y personas ­del Rector de la Universidad de Chile a jóvenes estudiantes de música de La Serena­ expresiones que se complementan con documentos contenidos en el correspondiente anexo.

Jorge Peña Hen (1928-1973) de Miguel Castillo Didier es una biografía que debía ser leída no sólo por los lectores interesados en la música, sino por todos los chilenos. Tal vez eso ayudaría no sólo a conocer lo que pasó en Chile entre 1973 y 1989, sino, también, a evitar que ello se repita. Desafortunadamente, el limitado tiraje de esta edición ­50 ejemplares­ impide que lo dicho se pueda realizar. Esperemos, por tanto, que alguna editorial se interese en dar a conocer este excelente y conmovedor aporte de Castillo Didier a la musicología nacional.

Fernando García

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons