SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número196Reflexiones sobre el compromiso social de los compositoresCompositores chilenos en el país índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.55 n.196 Santiago jul. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902001019600009 

Creación musical chilena

Becerra-Schmidt 75

Nuestro gran compositor, musicólogo, profesor emérito de la Universidad de Chile, Gustavo Becerra-Schmidt cumplió 75 años. La reseña que sigue dará cuenta de la extraordinaria importancia y calidad de los homenajes recibidos por el maestro de parte de la Universidad de Oldenburgo, con la colaboración de colegas y alumnos de Becerra.

Los festejos consistieron en un importante ciclo de conciertos realizados en Alemania, precisamente en la ciudad de Oldenburgo, donde el maestro Becerra enseña y reside desde hace casi tres decenios. Junto con los conciertos se publicó un interesante folleto que contiene los programas de los mismos, además de comentarios de Becerra sobre las obras de su autoría presentadas en el ciclo. También contiene un currículo-catálogo que detalla la prolífica vida y la importante obra del compositor, más opiniones de ex alumnos alemanes sobre su maestro y una entrevista con Becerra sobre su trabajo con el conjunto chileno Quilapayún.

La portada del folleto lleva una fotografía del homenajeado con el título Becerra-Schmidt 75 y un resumen del contenido: programas, comentarios, textos, facsímiles de notas musicales, fotos, fechas. El texto del folleto comienza con las siguientes palabras: "Un cordial agradecimiento a Gustavo Becerra-Schmidt, quien ha escrito tanta música maravillosa".

El ciclo-homenaje constó de tres conciertos, el primero y el segundo realizados en el Aula de la Universidad de Oldenburgo, los días 20 y 21 de abril de 2000, y el tercero en la Sala de Música de Cámara de la misma universidad, el día siguiente. Este último fue un recital a cargo del cellista chileno Eduardo Valenzuela. El segundo concierto estuvo dividido a su vez en tres partes ­música de cámara, música coral y música espacial­, cada una de las cuales era un concierto completo. En estos tres, o si se quiere, cinco conciertos, se tocaron y cantaron 15 obras de Becerra, más varias dedicadas a él por diferentes autores. También se incluyeron obras de los compositores chilenos Roberto Falabella, Eduardo Valenzuela, Gabriel Brncic, Sergio Ortega y Melikof Karaian. Eduardo Valenzuela tocó sus propias Trois miniatures para cello solo, la Partita N 1 para cello solo y la Sonata N 4 para cello y piano de Becerra, Tonada larga a Recabarren para cello y piano de Brncic, Luna piena para cello solo de Karaian y Quiriván para cello solo de Ortega.

Del propio Becerra se interpretaron, aparte de las obras ya mencionadas, las siguientes: Ballet sobre un cuento de brujas, para dos pianos (Lyuba Markova y Werner Barho) y percusiones (Axel Fries), de 1953; Tasten (Teclas), para piano, de 2000 (estreno); Preludio y Balistocata, para piano y computador, de 1981; primer movimiento de la Sonata N° 3, para guitarra (Axel Weidenfeld), de 1973; tres canciones de cuna para canto (Gertraude Spier) y guitarra (Axel Weidenfeld): Sanft-mütigkeit (Mansedumbre), de 1972; Ocho perritos, de 1972, y Willkommen Sängling (Bienvenido lactante), de 1988; tres canciones para coro (Coro Bundschuh de Oldenburgo, dir. Robert Brüll): Singer wann (Cuando cantar), texto de Erich Fried, de 1988; Revolución, texto de Gustavo Becerra-Schmidt, de 1980, y Wie das politische Singen geschieht (Cómo sucede el canto político), texto de Rüdiger Härtlein-Erich Fried, de 2000 (estreno); Ist da jemand? (¿Hay alguien aquí?), para conjunto instrumental (oh-ton-Ensemble, de Oldenburg), de 2000; Spiel (Juego), para conjunto instrumental (Ensemble l´art pour l´art, de Hamburgo), de 2000 (estreno), y Holzfaller, wach auf! Que despierte el leñador!), para conjunto instrumental (Ensemble l´art pour l´art), de 1981.

Tres músicos alemanes expresan en el folleto su aprecio y admiración hacia Gustavo Becerra. La pedagoga y compositora Gertrud Meyer-Denkmann, el compositor Kai Leinweber y el compositor y musicólogo Roland Schmenner. De lo escrito por este último, reproducimos a continuación algunos conceptos referentes al maestro Becerra, que a nuestro juicio inciden de manera muy precisa y acertada en lo sustantivo de su quehacer. Roland Schmenner, al describir de manera muy crítica el panorama musical europeo, particularmente el alemán con su eurocentrismo y dentro de él las encarnizadas luchas entre los diferentes dueños de verdades composicionales absolutas, hace resaltar la manera inusualmente abierta que practica Becerra en sus clases, al enfocar tanto sus propias obras como las de sus alumnos y las de otros compositores. Predomina ­dice Schmenner­ una mirada benevolente, sin presuposiciones dogmáticas, pero sin que por eso pierda rigor el análisis. Así como se muestra abierto hacia el punto de partida de la concepción composicional, se comporta consecuentemente crítico en su examen de la estructura inmanente. Esta actitud nunca se agota en un acercamiento al material musical, siempre va más allá y recurre al cuestionamiento estético o filosófico de la obra comentada. Un signo particular de la manera de reflexionar de Becerra es su imperturbable, si bien a veces insondable, humor. Rara vez uno se encuentra con personas que no sólo unen intelectualidad y humor, sino que despiertan la sensación de que el humor es parte sine qua non, si no el motor, de un esfuerzo intelectual extremo. Eso no quiere decir que las obras de Becerra o las de sus alumnos sean obras "just for fun". Esto lo prohíbe en última instancia su procedencia y su destino políticos. El emparejamiento de humor e intelecto representan más bien una libertad de pensamiento, que hace que él, el compositor "marxista", defienda tanto obras formalistas, aleatorias, como las comprometidas. Porque para él la dignidad del individuo reside en su libertad de decisión exenta de dogmatismo.

Hanns Stein

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons