SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número4"Un sicario" en un sanatorio de tuberculosis¿Qué fueron los Hospitales de Sangre? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. vol.29 no.4 Santiago ago. 2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182012000400013 

Rev Chilena Infectol 2012; 29 (4): 447

MICROSCOPIO DE LA CULTURA Y EL ARTE

 

La arquitectura moderna

Modern architecture

 

Acomienzos del siglo veinte, hubiese resultado inconcebible nuestra forma de vida actual; los edificios que habitamos, nuestros lugares de trabajo, nuestras ciudades, las grandes urbanizaciones e incluso los objetos de uso cotidiano, a menos que usted sea un coleccionista, son modernos o mejor dicho contemporáneos.

La arquitectura, el urbanismo, y el diseño, hasta el siglo diecinueve, estaban dominados por el academicismo, que consistía en la repetición, en versión remozada de las glorias del pasado, surgiendo los llamados "estilos", tales como el neoclásico francés, el neogótico, el neobizantino, el eclético, etc. Para esta tendencia, denominada "historicismo arquitectónico", lo importante eran los grandes edificios públicos, los palacios y los templos.

Los hechos que forzaron la aparición de lo moderno, fueron el derrumbe del sistema político y social europeo posterior a la Gran Guerra, las grandes migraciones urbanas debidas a la revolución industrial y específicamente para la arquitectura y el urbanismo, el desarrollo de nuevos materiales tales como el acero, el hormigón, el vidrio laminado y el aluminio.

Si bien el historicismo ya estaba en retirada en el período de pre guerra, debido a la renovación producida por el art noveau y el art decó, ambos tuvieron una influencia más bien efímera ya que el primero muere con la belle époque y el segundo, opulento y macizo, decae con la gran crisis de 1930.

Es en el período de entre guerras donde se gesta, cristaliza y se desarrolla todo lo que actualmente conocemos como moderno en términos urbanísticos y arquitectónicos.

Cinco grandes nombres son los que brillan en el panorama de la arquitectura contemporánea, por su trabajo y por la influencia que proyectaron hasta nuestros días. Todos, menos uno, desarrollaron sus ideas en Europa. Se conocieron, se amistaron y enemistaron, se influyeron y se criticaron.

En la Alemania de Weimar, un joven arquitecto llamado Walter Gropius, fundó la escuela de diseño y arquitectura conocida como Bauhaus y cuya traducción es "casa estatal de la construcción" donde se enseñaba a los estudiantes a utilizar materiales modernos e innovadores para crear edificios, muebles y objetos originales. A partir de 1926, Gropius se dedicó intensamente a los grandes bloques de viviendas, en los que veía la solución a los problemas urbanísticos y sociales. En 1933 la Bauhaus es cerrada por el régimen nazi y tanto Gropius como su gran colaborador Ludwig Mies van der Rohe migran a Estados Unidos.

En los años veinte, durante la tercera república en Francia surge el trabajo del arquitecto suizo Charles Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier quién se sintió atraído desde joven por las posibilidades del hormigón armado. Para Le Corbusier la arquitectura era "el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz". Fue fundador del Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (CIAM) que influyó en la toda la arquitectura del siglo veinte. Otro de los fundadores del CIAM fue el finlandés Alvar Aalto, entusiasta de los principios funcionalistas, la estética industrial y las superficies puras. El único no europeo del grupo fue el norteamericano Frank Lloyd Wright, conocido por las características orgánicas y funcionales de sus diseños.

Para los arquitectos vanguardistas, las formas debían ser simples y sin ornamentos, abandonando la composición académica clásica. Los nuevos materiales se debían usar desprovistos de texturas falsas y sus diseños se caracterizan por plantas y secciones ortogonales, generalmente asimétricas, ausencia de decoración en las fachadas y grandes ventanales horizontales conformados por perfiles de acero. Los espacios interiores son luminosos y diáfanos.

Sus premisas eran: "la forma sigue a la función" y "lo que funciona bien es bello".

A pesar de las críticas, su influencia en el diseño de nuestro entorno es notable, incluyendo probablemente la silla en que estamos sentados y la página y la revista que estamos leyendo.

 

Ernesto Payá
Hospital de Carabineros, Santiago.

 

Referencias bibliográficas

1.- Historia de la Arquitectura Moderna. Leonardo Benévolo. Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2010.         [ Links ]