SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 número2Resistencia de Streptococcus pneumoniae a levofloxacinaMicrobiología Clínica. Katia Abarca V., Patricia García C. y Pablo Vial C., editores índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.19 n.2 Santiago  2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182002000200010 

REVISTA DE REVISTAS

Uso de caspofungina en candidiasis esofágica

Randomized, double-blind, multicenter study of caspofungin versus amphotericin B for treatment of oropharyngeal and esophageal candidiasis.
Arathoon E G, Gotuzzo E, Noriega L M et al. Antimicrob Agents Chemother 2002 Feb; 46(2): 451-7.
Diseño: Ensayo clínico aleatorio controlado
Lugar de realización: Estudio multicéntrico efectuado en Guatemala, Perú, Chile y E.U.A.

Este trabajo que originalmente había sido presentado de 1998 en el congreso de la Infectious Diseases Society of America -IDSA-, es un estudio de fase II que comparó caspofungina versus anfotericina B para el tratamiento de la candidiasis esofágica. El protocolo incluyó pacientes de 18 a 65 años con diagnóstico de candidiasis orofaríngea o candidiasis esofágica documentada. Entre los criterios de exclusión se consideró anemia severa, neutropenia < 1000/mm3, plaquetas < 75.000/mm3, clearance de creatinina < 50 ml/min, alteración de pruebas hepáticas, hipoprotrombinemia, fracaso a tratamiento con anfotericina y embarazo. El estudio consideró cuatro ramas con asignación aleatoria que consistían en: una con anfotericina B 0,5 mg/kg/día y las otras tres ramas con caspofungina a dosis de 35, 50 ó 70 mg/día. Todos lo pacientes recibían además placebo del otro grupo. La asignación se realizó considerando la extensión de la candidiasis. El tratamiento se prolongó durante 7 a 14 días. La eficacia se midió 3 a 4 días de finalizada el antifúngico según el número y tamaño de las placas, evaluándose dentro de 4 grados de enfermedad. Se consideró respuesta favorable el estar asintomático. La erradicación se midió por cultivo 3 a 4 días tras el término de la terapia. Análisis según intención de tratamiento y por paciente evaluable.

Resultados. Se incluyeron 140 pacientes (137 con infección por VIH). Las características de los grupos fueron similares. De los 126 en que se obtuvo microbiología, 79% correspondían a C.albicans solamente, el resto en su mayoría eran infecciones mixtas. La respuesta fue favorable en 63% del grupo con anfotericina B contra 74, 91 y 83% en los grupos con 35, 50 y 70mg de caspofungina respectivamente. En el caso de los pacientes con menos de 50 CD4 los resultados fueron 57, 65, 90 y 82% respectivamente. En los pacientes previamente tratados con fluconazol el éxito global fue de 35%. La incidencia de reacciones adversas fue significativamente menor en cada uno de los grupos de caspofungina (p < 0,01). Significativamente menos pacientes desarrollaron fiebre por fármacos, calofríos, náuseas y vómitos. Los pacientes que recibieron anfotericina B requirieron premedicación por efectos adversos, con una frecuencia de 69% contra menos de 1%. Dos pacientes en el grupo con caspofungina 35 mg/día discontinuaron y uno en el grupo con anfotericina B.

NOTA: Los datos de respuesta para el grupo total fueron extraídos del gráfico.

Comentario. Este trabajo viene a complementar un reporte previo1, dándonos así más datos respecto a la utilidad de caspofungina en cuadros de candidiasis. En este estudio que fue diseñado para estimar dosis y no para encontrar diferencias en efectividad, notamos una tendencia a una mejor respuesta con caspofungina, que se hacía más notoria en las dosis más altas aunque no alcanza a ser significativa, posiblemente por falta de poder estadístico. Podemos concluir de este trabajo que caspofungina es una alternativa segura para el tratamiento de la candidiasis orofaríngea y esofágica. Su gran ventaja en este contexto estaría relacionada a su mejor tolerancia. Notamos que el éxito en pacientes que han fracasado terapia con fluconazol es bajo en todos los grupos, lo que podría estar relacionado a la intensa inmunosupresión de los pacientes más que a falta de actividad del fármaco. Debemos aún esperar el resultado de los trabajos que están en marcha para conocer el posible impacto que represente el uso de caspofungina en candidiasis invasora.

Mario Calvo A.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Villanueva A, Arathoon EG, Gotuzzo E et al. A randomized double-blind study of caspofungin versus amphotericin B for the treatment of candidal esophagitis. Clin Infect Dis 2001 Nov 1; 33(9): 1529-35.         [ Links ]