SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número1-2]FREQUENCY EPIDERMAL LANGERHANS CELLS IN SITE OF INTRADERMAL INJECTION PROMASTIGOTES OF Leishmania braziliensis IN MICEANTI-TICK EFFECT OBSERVED IN MATURE PLANTS O TROPICAL LEGUMES Stylosanthes humilis and Stylosanthes hamata índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Parasitología al día

versión impresa ISSN 0716-0720

Parasitol. día v.23 n.1-2 Santiago ene. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-07201999000100002 

TRABAJO DE INVESTIGACION

TRICOMONOSIS EN ADOLESCENTES EMBARAZADAS
DE ANTOFAGASTA, CHILE

HERNAN SAGUA*, VANESSA CHIANG **, HECTOR VARELA***, IVAN NEIRA*, MARIA BUGUENO**, CAROLINA CONTRERAS**, CLAUDIA MEDINA**, MARIA MUÑOZ** y SOLANGE PIZARRO**.

* Unidad de Parasitología. Departamento Tecnología Médica.
** Departamento Obstetricia y Puericultura. Facultad Ciencias de la Salud, Universidad de Antofagasta. Casilla 170. Antofagasta-Chile. E-mail: hsagua@uantof.cl
*** Departamento Matemáticas. Facultad Ciencias Básicas, Universidad de Antofagasta

TRICHOMONOSIS IN PREGNANT ADOLESCENT FROM ANTOFAGASTA, CHILE

A large psychosocial load and a relatively lower impact in terms of morbidity and mortality characterize adolescence’s health problems. For adolescents, however, a decrease in the average for the first menstruation and an early start in sexual activity, are two risk factors for both pregnancy and sexually transmitted diseases. In this work, we have investigated Trichomonas vaginalis’ infection and its related epidemiological and obstetric factors, among 300 pregnant adolescents from Antofagasta in northern Chile, between the ages of 12 to 18. Most adolescents studied (87.7%) were in the range of 15-17 years old; 76.0% had the first menstruation at the range of 12-14 years old and 27.3 % started sexual activity before the age 15. A T. vaginalis’ infection rate of 5.7 % was obtained
Key words: Pregnant adolescents; Trichomonas vaginalis, Trichomonosis, Chile.

INTRODUCCION

La tricomonosis enfermedad de transmisión sexual (ETS) cuyo agente etiológico es Trichomonas vaginalis, es una de las más comunes infecciones adquiridas por este mecanismo, con una incidencia anual estimada en casi doscientos millones de mujeres en todo el mundo, con mayor frecuencia entre los veinte y cincuenta años de edad y alta prevalencia entre mujeres con múltiples parejas sexuales1,2.

Actualmente existe a nivel mundial un incremento importante y sostenido de las ETS, que afectan a todos los grupos sociales y étnicos, especialmente entre los 15 y 30 años, a lo cual se agregan como problemas de alta contingencia el embarazo entre las adolescentes y un elevado índice de madres solteras en este grupo etario 3-8.

En Chile se han realizado numerosos estudios para conocer aspectos clínicos,epidemiológicos y del diagnóstico de la tricomoniasis urogenital 9-15, estableciéndose una prevalencia de 12,0 % en mujeres entre 30 y 50 años16 y de 31, 4 % en mujeres controladas en policlínicodeVenéreas/Prostitución13. En tanto que entre adolescentes embarazadas de la ciudad de Valdivia se registó un 12,9 % de infección por T. vaginalis15 y en mujeres adolescentes que consultaron por leucorrea o por vulvovaginitis en Santiago se detectó un 10, 0 % de infección trichomoniásica17.

El propósito de este trabajo fue conocer la frecuencia de la infección por T. vaginalis entre adolescentes embarazadas de la ciudad de Antofagasta y algunos factores epidemiológicos y clínicos relevantes asociados a esta parasitosis de transmisión sexual entre ellas.

MATERIAL Y METODOS

Se estudiaron prospectivamente 300 adolescentes embarazadas con edades comprendidas entre 12 y 18 años, correspondiendo el 87,7 % de ellas al rango etario 15-17 años y que acudieron por leucorrea o por vulvovaginitis al Policlínico de la Adolescente del Hospital Regional de Antofagasta. De cada paciente se recogió muestra del fundus vaginal mediante pipeta aspirativa, irrigando previamente con 10 ml de solución fisiológica estéril. Las muestras depositadas en tubos estériles fueron procesadas en la Unidad de Parasitología de la Facultad Ciencias de la Salud de la Universidad de Antofagasta,13 practicando una lectura microscópica directo a fresco y otra con Trypan blue (tinción de exlusión), además de cultivo en medio de Diamond. De cada embarazada se registraron antecedentes epidemiológicos y obstétricos en ficha ad hoc.

RESULTADOS

El resultado de infección por T. vaginalis obtenido en las 300 adolescentes embarazadas se presenta en la Tabla 1. Los signos y síntomas observados en las adolescentes embarazadas con tricomonosis como en las no infectadas se presentan en la Tabla 2. En la Tabla 3 se resumen los datos sobre las características del cuello uterino y mucosa vaginal. Los datos sobre edad gestacional y la incidencia de infección se presentan en la Tabla 4 y los antecedentes sobre la actividad sexual se presentan en la Tabla 5. En la Tabla 6 se presentan los resultados sobre menarquía y las características de las adolescentes respecto a número de gestaciones y paridad.

Tabla 1.- Frecuencia de la infección por Trichomonas
vaginalis en 300 adolescentes embarazadas según
edad. Antofagasta, 1997.

Grupos de Edad
Nº Examinadas
INFECTADAS
(años)
 
n
%

12 - 14
  22
  4
1,3
15 - 17
263
13
4,3
18 - 19
  15
-
-

Totales
300
17
5,7

Tabla 2.- Frecuencia de signos y síntomas de vulvovaginitis en 300 adolescentes embarazadas con y sin infección por Trichomonas vaginalis. Antofagasta, 1997.

Signos y
Adolescentes Embarazadas
Síntomas
Examinadas
Infectadas
n = 17
No infectadas
n = 283
   
n
%
n
%

Leucorrea
254
14
82,4
240
84,8
Mal olor
  88
  8
47,1
  80
83,3
Prurito
  64
  4
23,4
  60
21,2
Disuria
  50
  4
23,4
  46
16,3
Dispareunia
  46
  4
23,4
  42
14,8

 

Tabla 3. Frecuencia de las características del cuello y mucosa vaginal en 300 adolescentes embarazadas con y sin infección por Trichomonas vaginalis. Antofagasta, 1997.


 
Adolescentes Embarazadas
Características
cuello mucosa
Infectadas
n = 17
No Infectadas
n = 283
vaginal
Examinadas
n
%
n
%

Sano
199
12
70,6
187
66,1
Enrojecido
101
  5
29,4
  96
33,9
Lesión en fresa
    5
  1
  5,9
    4
  1,4
Friable
    5
  1
  5,9
    4
  1,4
Granular
    2
  -
  -
    2
  0,7

Tabla 4.- Frecuencia de infección por Trichomonas vaginalis en 300 adolescentes embarazadas según edad gestacional. Antofagasta, 1997.

Edad
Infectadas
No infectadas
Gestacional
Examinadas
n
%
n
%
(Semanas)
         

  1-14
  43
  3
  17,7
  40
  14,1
15-27
132
  9
  52,9
123
  43,5
28-42
125
  5
  29,4
120
  42,5
Totales
300
17
100,0
283
100,0

Tabla 5.- Frecuencia de infección por Trichomonas vaginalis en 300 adolescentes embarazadas según edad de inicio de relaciones coitales y mantención de ellas durante el embarazo. Antofagasta, 1997.

 

Examinadas
Infectadas
n = 17
No Infectadas
N = 283
   
n
%
n
%

Edad inicio
(años)
         
  > 15
  82
8
47,1
  74
26,1
15 - 17
216
9
52,9
207
73,1
  < 17
    2
-
-
    2
  0,7
Relaciones
coitales
         
SI
148
9
52,9
139
49,1
NO
152
8
47,1
144
50,9

Tabla 6.- Frecuencia de infección por Trichomonas vaginalis en 300 adolescentes embarazadas según edad de la menarquia, número de gestaciones y paridad. Antofagasta, 1997.

 

Examinadas
Infectadas
n = 17
No Infectadas
n = 283
   
n
%
n
%

Edad Menarquia          
(años)          
    > 12
 57
  4
23,5
  53
18,7
12 - 14
228
13
76,5
215
76,0
   < 15
     15
  -
    -
    15
  5,3
Número
gestaciones
         
Primegesta
284
12
70,6
272
99,1
Secundigesta
  16
  5
29,4
  11
  3,9
Paridad          
Nulípara
296
16
94,1
280
98,9
Primípara
    4
  1
  5,9
    3
  1,0
Multípara
         -
  -
    -
    -
-

DISCUSION

Para la OMS, la adolescencia transcurre en la segunda década de la vida (10-19 años) y la juventud entre los 15 y 24 años, rangos etarios que no siempre coinciden con los cambios biológicos, sociales y psicológicos propios de esta etapa de la vida del hombre. Además de acuerdo con proyecciones demográficas el 25 % de la población de Latinoamérica la componen los adolescentes, cifra que se traduciría en aproximadamente 224,4 millones de jovenes en la macroregión para el próximo siglo18.

Las enfermedades de transmisión sexual, que suman hoy más de una veintena, provocan elevada morbilidad, además de secuelas graves, alteraciones psicológicas y de la sexualidad, alto costo, daño moral a la sociedad y sobre todo a nivel del binomio madre-hijo cobran una especial dimensión por la morbilidad fetal y las secuelas en la descendencia 3,4,19.

El segmento de los adolescentes está recibiendo cada vez mayor atención, especialmente para implementar programas orientados a satisfacer sus necesidades, sobretodo aquellas que emergen producto del desarrollo de su propio cuerpo y de los estímulos externos potenciados por el gran desarrollo de los medios de comunicación y el acceso a mejores niveles de formación 7, 20, 21.

Considerando que la infección por T.vaginalis es una de las ETS más benignas y de fácil diagnóstico, no deja de llamar la atención su hallazgo entre el 5,7 % de las adolescentes embarazadas de Antofagasta, ya que es reconocido el hecho de la ocurrencia simultánea de más de una enfermedad sexualmente transmitida, potenciándose el riesgo para otras de mayor relevancia como son infecciones por HIV, sífilis o gonorrea, esta última patología concomitante con tricomoniasis entre un 20 a 50 % 1.

Por otra parte entre adolescentes no embarazadas con vulvovaginitis de nuestro país ha sido registrado un 10, 0 % de infección17 y entre adolescentes embarazadas de Valdivia un 12, 3 % 15, ambos valores muy por encima del 5,7 % detectado por nosotros.

Respecto a la menor prevalencia encontrada en nuestro estudio, se podría atribuir a factores como ausencia de promiscuidad y la menor actividad sexual durante el embarazo, situación que sólo se observó en el 52,9 % de las infectadas y el 49, 1 % de las no infectadas por T. vaginalis (Tabla 5). Igualmente llaman la atención los hallazgos sobre las características del cuello y mucosa vaginal que tanto entre las infectadas (70,6 %) y las no infectadas (66,3%) estaban sanos, sólo se apreció en baja proporción en ambos grupos enrojecimiento de la mucosa (Tabla 3).

El comienzo precoz de la actividad sexual en la adolescente es un factor de riesgo en la aparición de tricomonosis urogenital, en nuestro estudio el 72,0 % de las jóvenes las inició entre los 15 y los 17 años, en tanto que entre las infectadas 8 ( 47,0 %) tuvieron relaciones coitales antes de los 15 años. Además se debe agregar como factor facilitador de la infección genital la mantención de relaciones coitales durante el embarazo que en esta muestra se observó entre el 52,9 % de las infectadas por T. vaginalis y en el 49,1 % de las no infectadas (Tabla 5). Esto debido a que la adolescente no asume responsablemente su sexualidad, influida tal vez, por su bajo nivel sociocultural, sumado a la inmadurez física, psicológica y social que generalmente caracteriza a este grupo 6,7.

Respecto a la aparición de capacidad reproductiva, el 76,0 % de las adolescente estudiadas tuvo su menarquia entre los 12-14 años (Tabla 6), registrándose que el 29,4 % de las con infección tricomoniasica fueron secundigesta, lo cual sólo se presentó en el 3,9 % de las no infectadas. Esta última observación permite visualizar una mayor actividad sexual entre las infectadas por su condición de secundigestas, lo cual también las expone a un mayor riesgo de infección del tipo ETS por sus compañeros sexuales que habitualmente también son adolescentes, además que el 93,8 % de estas adolescentes permanecieron sin pareja legalmente constituida, hecho que también se comprobó en otro estudio en donde se detectó que el 95, 0% de las embarazadas adolescentes eran solteras8. Por otra parte a pesar que las tasas de fecundidad de las mujeres menores de 20 años está disminuyendo, el número total de nacimientos en adolescentes está aumentado debido al incremento del número de personas de este grupo de edad 18.

Se sabe que la leucorrea o flujo vaginal no hemático es un transtorno frecuente en adolescentes, lo cual hace necesario investigar la existencia de lesiones inflamatorias locales por su probable etiología infecciosa17. Los resultados que aquí se presentan concuerdan con los comunicados por autores nacionales15 y extranjeros6, ya que la leucorrea estuvo presente en 14 (82, 4%) de las tricomoniásicas, acompañada en un 47, 1 % de mal olor, esto último sólo se observó en el 22,3 % de las no infectadas (Tabla 2). A pesar que las tasas de morbilidad total en ETS es más elevada en el sexo masculino, las complicaciones son mucho más severas en el femenino, en parte debido a la mayor prontitud con que los hombres recurren al diagnóstico y tratamiento4, lo anterior es concordante con el hecho de que en nuestro trabajo el mayor número de infectadas por T. vaginalis (52,9%) presentaba entre 15 y 27 semanas de gestación, seguidas con un 29,4% en las que la infección se les detectó entre las 28 y 42 semanas de gestación (Tabla 4).

Los adolescentes y jóvenes no acuden a los servicios de salud para problemas como los relacionados con el comportamiento sexual , y si consultan, cuando lo hacen ya es demasiado tarde, por lo mismo es de alta prioridad propiciar el acceso expedito de este grupo - orientado desde los colegios - a servicios de consulta externa, donde ellos puedan ser atendidos por equipos multiprofesionales que cubran oportunamente sus necesidades biológicas y psicosociales.

RESUMEN

Los problemas de salud de la adolescencia se caracterizan por una carga psicosocial elevada y un nivel de daño relativamente bajo en términos de morbilidad y mortalidad, sin embargo, la disminución de la edad promedio de la menarquia y el inicio precoz de actividad sexual coital son factores de riesgo para el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual (ETS) entre los adolescentes. En este trabajo se investigó la infección por Trichomonas vaginalis y los factores epidemiológicos y obstétricos relacionados entre 300 adolescentes embarazadas de la ciudad de Antofagasta, cuyas edades variaron entre 12 y 18 años, de las cuales el 87,7 % se concentró en el rango 15 y 17 años, en tanto que el 76,0 % tuvo su menarquia entre los 12 - 14 años y el 27,3 % inició su actividad sexual antes de los 15 años. Se determinó una tasa de infección por T. vaginalis de un 5,7 % .

REFERENCIAS

1.- REYES V. Tricomoniasis. En : Parasitología Clínica. Eds. A. Atías pp 367-373 Editorial Mediterráneo, Santiago. 618 pp.1992.        [ Links ]

2.- HEINE P, MC GREGOR J A. Trichomonas vaginalis : a reemerging pathogen . Clin. Obstet. Gynecol. 36 : 137 - 142. 1993.        [ Links ]

3.- BERNAL J. Las enfermedades de transmisión sexual en Chile. Rev. Chil ETS 1 : 4-5. 1986.        [ Links ]

4.- BERNAL J, MARTíNEZ M A, TRIANTAFILO V, et al. Diagnóstico de ETS en adolescentes embarazadas chilenas. Rev. Chil. Obst. y Ginec. 54 : 66 –70. 1989.        [ Links ]

5.- FERNáNDEZ M, LóPEZ I. Enfermedades de transmisión sexual, características epidemiológicas de los casos notificados en el Servicio de Salud de Viña del Mar - Quillota. Rev. Méd. Chile. 117 : 1213-1218. 1991.

6.- ARREDONDO J L, NARCIO M L, CASANOVA G, FIGUEROA R. Enfermedades transmitidas sexualmente (ETS) en un grupo de adolescentes que asisten a un Instituto de Atención Perinatal. Gac. Med. Mex. 129 : 75 - 79. 1993.        [ Links ]

7.- ROMERO M I. La salud del adolescente y del joven Bol. Esc. Med. P. Univ. Catol. Chil. 23 : 15 - 17. 1994.        [ Links ]

8.- REYES E, ARAYA P, LEAL M, RESTOVIC I. Patologías más frecuentes en madres adolescentes en el embarazo, parto y recién nacido inmediato. Rev.Col.Matronas. 1 : 4-9. 1996.        [ Links ]

9.- REYES H, LYNCH B, NOEMI I, et al., Estudio sobre Trichomonas vaginalis, hongos y bacterias en muestras de flujo vaginal. Rev. Méd. Chile. 102 : 279 - 282. 1974.        [ Links ]

10.- APT W, MILOS A, ASPEE I, et al., Estudio clínico y de laboratorio del flujo vaginal en 191 mujeres. Rev Méd. Chile. 103: 754 - 758. 1975.        [ Links ]

11.- MASSA M, ARIAS B, SUBIABRE V, et al. Ensayo quimioterapéutico de la infección por Trichomonas vaginalis en el hombre mediante una dosis única de tinidazol. Bol. Chil .Parasitol. 31 : 46 - 47. 1976.        [ Links ]

12.- SUBIABRE V, ARIAS B, ROJO M, MASSA M. Prevalencia de la infeccuión por Trichomonas vaginalis en hombres de la ciudad de Santiago (Chile), 1975). Bol. Chil .Parasitol. 31 : 44 - 45. 1976.        [ Links ]

13.- SAGUA H, FUENTES A, RABY M. Diagnóstico de la tricomoniasis : Evaluación de técnicas de recolección y transporte de las muestras. Rev.Méd. Chile. 111 : 909-912. 1983.        [ Links ]

14.- MERCADO R, BASALDUA J, MADARIAGA A. Frecuencia de infección por Trichomonas vaginalis en mujeres aparentemente sanas del área occidente de Santiago. Bol. Hosp. S.J. de Dios. 32 : 88-89. 1985.        [ Links ]

15.- FRANJOLA R, AñAZCO R, PUENTE, R, et al., Trichomonas vaginalis en adolescentes embarazadas y recién nacidos. Rev. Méd.Chile. 117 : 142 - 145. 1989.        [ Links ]

16.- PRADO R, OGUETA A, OJEDA B, et al., Frecuencia de infección por Trichomonas vaginalis en mujeres chilenas aparentemente sanas. Bol. Chil. Parasitol. 31 : 43- 44. 1976.        [ Links ]

17.- GOTTLIEB, B., KRAMAROSKY, C., REYES, H, et al., Vulvovaginitis infecciosa en adolescentes : Estudio parasitológico, bacteriológico y micológico. Parasitol. al Día. 11 : 4-7. 1987.        [ Links ]

18.- ORGANIZACIóN PANAMERICANA DE LA SALUD. Las Condiciones de Salud en las Américas. Edición de 1990. Publicación Científica N° 524, 856 pp. 1990.

19.- SOLIS F. Impacto demográfico de la embarazada adolescente. Diagnóstico 1991 Embarazo en adolescente. Santiago, Unicef-Sernam p. 13-25. 1992.        [ Links ]

20.- KRAMAROSKY C, IGLESIAS J. Estudio sobre aspectos psicosexuales de adolescentes chilenas. Rev. Chil Obst. y Ginec. 52 : 17 -23. 1987.        [ Links ]

21.- RANERE R, CONTRERAS G, POBLETE N, et al., Conducta anticonceptiva en la adolescente. Rev. Colegio Matronas. 3 : 3-8. 1993.