SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.78 número4La muerte cerebral y su significado índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.78 n.4 Santiago ago. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062007000400001 

 

Rev Chil Pediatr 2007; 78 (4): 353-354

EDITORIAL

Sociedad Chilena de Cirugía Pediátrica


PATRICIO VARELA B.


Presidente Sociedad Chilena de Cirugía Pediátrica.

Correspondencia a :


 

“Dame fuerza, tiempo y oportunidad para aumentar mis conocimientos y abjurar de mis errores, porque la ciencia es inmensa y el espíritu del hombre puede enriquecerse siempre con nuevas enseñanzas.”

 

Pediatras y Cirujanos Pediatras hemos tenido desde antaño una magnífica interrelación, hemos afrontado los mismos desafíos, somos artífices de los mismos logros, nuestros sueños e ideales son compartidos. Da testimonio de esta excelente relación el honor que se me ha concedido por parte del Directorio de la Revista Chilena de Pediatría de ocupar esta tribuna.

Nuestros maestros, hicieron tanto con tan poco, nos sorprendemos hoy de sus diagnósticos basados fundamentalmente en la historia clínica y en la observación, el arte de sanar niños, compartido por ambas especialidades queda sellado desde el nacimiento de la Sociedad Chilena de Pediatría, cuando en su primera convocatoria sólo se analizaron temas quirúrgicos.

Ayer muchos señalaban que era impropio anestesiar un recién nacido, hoy más y más prematuros viven como consecuencia de la pertinaz preocupación y desvelos de neonatólogos, que no trepidan en llamar al cirujano para precozmente intervenir sus malformaciones o complicaciones.

Los adelantos de la tecnología han aportado ciencia a este arte de sanar niños, alcanzando mayores sobrevidas. Pacientes portadores de patologías crónicas complejas y pacientes gravemente accidentados hacen del trabajo conjunto del pediatra intensivista y del cirujano ya casi una constante.

Los avances de la cirugía minimamente invasiva, nos han permitido llegar a lugares ayer inaccesibles, navegar por cavidades, extraer parénquimas, reparar anomalías y todo a través de mínimos orificios que han reemplazado a las grandes incisiones y laboriosas intervenciones, en beneficio de nuestros pequeños pacientes.
Somos los cirujanos para los pediatras y subespecialistas un aporte para sus diagnósticos y tratamientos.
La pediatría en general y la cirugía pediátrica en particular han logrado mantener el sitial en que nuestros visionarios maestros la situaron a nivel internacional, nuestras salas y pabellones quirúrgicos son habitualmente testigos de la formación de colegas de diferentes latitudes.

La complejidad de nuestros pequeños nos demanda mayor integración de nuestras especialidades y subespecialidades. Es difícil concebir un adecuado diagnóstico y tratamiento sin un equipo médico cohesionado y multidisciplinario. El diagnóstico oportuno en la atención primaria debe ser parte de nuestro quehacer, la capacitación permanente en todos los niveles es tarea de ambas Sociedades.

El nivel alcanzado por la tecnología nos permite interrelacionarnos a través del ciberespacio, la robótica irrumpe con fuerza con la posibilidad de realizar cirugías a distancia con gran precisión. Dar a conocer e informarnos a través de la “web”, de nuevos descubrimientos, nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento, son ya una constante.

Sin menospreciar todos los avances sorprendentes, la semiología, el estar al lado del paciente, el trabajo en equipo, el saber escuchar un sabio consejo, la capacitación permanente, la integración de las disciplinas, los congresos interactivos siguen siendo pilares fundamentales de nuestra labor, y por ende del éxito en nuestro arte de sanar.

Nuestra sociedad fue fundada en el mes de Noviembre de 1968 con la misión de potenciar el progreso de la especialidad, fomentando la investigación, el estudio y el desarrollo médico-quirúrgico de todo lo referente y relacionado a la Cirugía Pediátrica.

Se propuso propender al perfeccionamiento científico de sus miembros y la divulgación de los conocimientos alcanzados en la especialidad, asesorar a los organismos gubernamentales o privados en los aspectos quirúrgicos pediátricos que le sean solicitados o de su incumbencia, fomentar el intercambio de conocimientos o de cirujanos pediatras en el país o extranjero mediante becas, invitaciones, cursos, jornadas, congresos, y otros.

Otras tareas planteadas originalmente fueron el tratar de mantener la armonía y buenas relaciones entre todos sus miembros y con las otras entidades científicas del país y extranjero, y propender a que la Cirugía Pediátrica sea ejercida exclusivamente por quienes tengan una sólida formación y acreditación de las instituciones legalmente establecidas para esto.

Nuestro norte debe ser siempre el bienestar del niño, actuando con la ética que nos legaron nuestros formadores, entregando toda nuestra inteligencia y sabiduría con dedicación y cariño.


Correspondencia a: Dr. Patricio Varela B.
E-mail: varelachile@hotmail.com