SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.76 número6X ENCUENTRO DE EDITORES DE LAS REVISTAS DE PEDIATRÍA DEL CONO SURPREMIO DR. JULIO SCHWARZENBERG LÖBECK 2005 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.76 n.6 Santiago dic. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062005000600011 

 

Rev Chil Pediatr 76 (6); 618-621, 2005

CRÓNICA/CHRONICALS


45º CONGRESO CHILENO DE PEDIATRÍA 2005


Entre los días 8 al 12 de noviembre de 2005 se realizó en la ciudad de La Serena, el 45º Congreso Chileno de Pediatría. La inauguración estuvo a cargo del Dr. Arnoldo Quezada Lagos, Presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, quien se expresó en los siguientes términos:

“Tengo de llegar al Valle
que su flor guarda el almendro
y cría los higuerales
que azulan higos extremos”

Con estas líneas iniciales que nuestra Gabriela Mistral dedica a esta tierra generosa, de cielos transparentes y gentes hermosas, trabajadoras y amables, la Sociedad Chilena de Pediatría les da la bienvenida a su Cuadragésimo Quinto Congreso Nacional.

Ya en 1545 el conquistador Pedro de Valdivia escribía al Rey Carlos V sobre las bondades de la zona: “Envié este verano a poblar una ciudad en el valle de Coquimbo, y púsele por nombre La Serena… Es muy buen puerto… esta tierra es tal que para vivir en ella y perpetuarse no la hay mejor en el mundo”.

Alonso de Ercilla registra en el poema épico La Araucana publicada en 1574 su llegada en barco a estas playas y una cabalgata hasta La Serena.

Por numerosas razones, somos la sociedad médica-científica más importante del país y queremos hacer de este nuestro evento anual, el encuentro más significativo de la Pediatría donde converjan ciencia, arte, convivencia y amistad.

Bajo estos cielos de transparencia sublime este año de 2005 se han alineado varios astros notables en una particular conjunción de manera tal que podríamos decir que la Cruz del Sur ha tenido un brillo especial.
Permítanme explicar esta aseveración.

Los invito a remontarnos 400 años en la historia y podremos imaginar en uno de sus ángulos, la publicación de la primera parte del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. ¿Por qué mencionar en un evento científico a la novela más difundida del mundo?.

El personaje- símbolo de esta magnífica aventura literaria abre sus ojos y su conciencia a ver y organizar el mundo como cree que debe ser y no como es, y somete a revisión temas como el idealismo, la justicia, la locura y la cordura. Verónica un personaje de Paulo Coehlo dice: ”Loco es quien vive en su mundo ... O sea, personas que son diferentes de las otras ...” Y pone como ejemplos de sus dichos a Einstein, mostrando que no había ni tiempo ni espacio, sino la unión de los dos, a Colón, insistiendo en que al otro lado del mar no había un abismo, sino un continente y a los Beatles, que hicieron una música diferente y se vistieron como personas totalmente fuera de su época. “Todas esas personas –y millares de otras-también vivían en su mundo.”

Don Quijote puede considerarse el libro de los sueños del hombre, donde el protagonista inventa la utopía y camina en la búsqueda de su materialización.

Para los pediatras, siempre preocupados por el cuidado y la defensa de los derechos de los niños y adolescentes resulta muy significativa que la primera salida del héroe y la primera obra de bien del recién armado caballero sea en defensa de un joven maltratado.

Según el relato de Cervantes, Don Quijote salió de la venta “tan contento, tan gallardo, tan alborozado por verse ya armado caballero, que el gozo le reventaba por las cinchas del caballo”.

No había andado mucho cuando escuchó que desde un bosque de encinas provenían voces de una persona que se quejaba y al acercarse pudo comprobar que un labrador castigaba con azotes a un joven amarrado a un árbol. Gracias a la intercesión y bajo las amenazas del héroe, el joven fue liberado y “quitó el látigo de la mano a aquel despiadado enemigo, que tan sin ocasión vapulaba a aquel delicado infante”.

Es probable que Cervantes a través de su padre que fue un cirujano barbero trashumante haya recibido elevados conocimientos de medicina ya que en su obra hay interesantes descripciones de numerosas enfermedades.
Solo destacaré dos ejemplos. En un artículo reciente de la Revista Médica de Chile el destacado hematólogo nacional Dr. Camilo Larraín revisa como Cervantes en el capítulo XXXII de la primera parte del Quijote describe claramente el síntoma “pica”. “…has de considerar que yo padezco una enfermedad que suelen tener algunas mujeres (y niños), que se les antoja comer tierra, yeso, carbón y otras cosas peores…” y la revista internacional Sleep Medicine destaca como los trastornos del sueño conducen a la alteración de la conciencia. En la primera página de El Quijote, Cervantes detalló con exactitud casi cuatro siglos antes de que lo hiciera la Medicina, un trastorno del sueño descrito en 1986: “Él se enfrascó tanto en su lectura que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el celebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo”.

El artículo de “Sleep Medicine” titulado Sueño y trastornos del sueño en Don Quijote analiza uno de los episodios más llamativos que configuran “la exacta descripción del trastorno de conducta durante el sueño REM”, Las personas que lo padecen presentan una disfunción en el tronco cerebral, lo que provoca que no queden paralizados durante la fase REM. Esto hace que, al soñar, sufran pesadillas de forma reiterada, griten, den puñetazos, profieran insultos y lleguen a caerse de la cama. Según los autores del artículo, Cervantes dio un claro ejemplo de esta patología en el capítulo en el que Don Quijote lucha con su espada contra unos cueros de vino, mientras sueña que tiene ante sí un gigante.

Si seguimos analizando los ángulos estelares, este año 2005 se celebran los 100 años del nacimiento de Hans Christian Andersen, uno de los más destacados escritores de cuentos infantiles entre los que se incluyen “El Patito Feo” y “La Sirenita”. La obra global de este eximio danés que no tuvo una infancia feliz por la muerte temprana de su padre y que debió abandonar su hogar a los 14 años, abarca casi 200 cuentos que se destacan por su creatividad, no busca ser moralizante aunque contenga mensajes velados e imprecisos, no incluye personajes maléficos y destaca la importancia de las mujeres dándoles un lugar preponderante.

¿Quién sería incapaz de comprender a la juvenil heroína del hermoso cuento “La Sirenita” que hipoteca su dulce voz, acepta el dolor físico y está dispuesta hasta morir a cambio de conocer otros mundos y encontrarse con el amor de su vida? El trágico final es mitigado por la transformación de la jovencita en rocío fertilizante que proviene de la espuma del mar gracias a la ayuda de las hadas del viento.

Ojalá muchos pudiéramos decir con Andersen: “Mi vida es un cuento maravilloso, marcado por la suerte y por el éxito” .

Y llegamos al tercer hito destacable, al año 1945 cuando nuestra patria y esta tierra se llenan de orgullo con el logro del Premio Nóbel por nuestra incomparable poetisa Gabriela Mistral. La Sociedad Chilena de Pediatría ha querido rendir un sencillo pero merecido homenaje a esta ilustre mujer, profesora, hija de esta región dedicándole la Conferencia cultural de este congreso a cargo de la Dra. Blanca Duque.

Su mensaje imperecedero en favor de los niños nos compromete claramente. Mientras existan niños y jóvenes que sufren, que pasan hambre, que son maltratados, que no tienen todas las oportunidades de desarrollo pleno, nuestra sociedad y cada uno de sus miembros no pueden descansar ni dejarán de luchar por erradicar estos problemas prioritarios dentro de la salud infanto-juvenil.

Como toda su obra que está sembrada de profundas y maternales enseñanzas, recordemos un trozo de su texto “El placer de servir”:

“Toda la naturaleza es un anhelo de servicio. Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú, donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú.

Sé el que apartó la piedra del camino, el odio de los corazones y las dificultades del problema.
Hay alegría de ser sano y de ser justo;
Pero hay sobre todo, la hermosa alegría de servir.
Que triste sería el mundo si todo en el estuviera hecho,
Si no hubiera un rosal que plantar, una hermosa sorpresa que aprender!…

Que estas palabras sirven de introducción para llegar al cuarto hito y extremo de nuestra Estrella que conmemoramos este año. Según se lee en la Historia de la Pediatría escrita por uno de los past presidentes de nuestra sociedad y destacado académico, escritor y pediatra el Dr. Nelson Vargas, el 2 de junio de 1955 se reunieron en el Hospital Regional para fundar la Sociedad de Pediatría de La Serena por invitación del Dr. Darwin Arriagada, en ese momento Director Zonal del Servicio Nacional de Salud de Coquimbo y Atacama, Heriberto Aguirre y René Nahmías A., con un grupo de 12 médicos más. Se dieron los pasos iniciales de organización y en agosto de ese año se aprobó la afiliación a la Sociedad de Pediatría. Desde sus inicios y hasta el presente los aportes de la Filial de la IV Región han sido numerosos tanto en el aspecto científico como en la organización de exitosos congresos, tal como ocurre en estos momentos. Reciban nuestras felicitaciones todos los socios fundadores y actuales por su trabajo, su espíritu de servicio y la acogida brindada.

Para este congreso número 45 de nuestra historia nacional se ha elaborado un programa científico del más alto nivel gracias al aporte de casi un centenar de docentes, se presentarán más de 200 trabajos de investigación en múltiples áreas del quehacer pediátrico que serán discutidos, analizados y recibirán las críticas constructivas para enriquecer el conocimiento de nuestra noble disciplina. Los mejores temas serán premiados por su originalidad, aporte y esfuerzo. Esperamos que esta instancia sea el preámbulo para la cristalización de estos trabajos científicos en una publicación que se difunda más allá de este encuentro.

También durante nuestro evento entregaremos en emotivas ceremonias, los dos más importantes premios de la pediatría nacional: el premio de Excelencia Académica al investigador y docente universitario el Dr. Fernando Cassorla, y el premio Julio Schwarzenberg Löbeck al pediatra que se destacó por su atención y preocupación por los pequeños enfermos, por su familia y su entorno el Dr. Patricio Romero.

Haremos un reconocimiento a nuestros socios que cumplieron 30 años en nuestra institución.
Este año ha correspondido a nuestro país recibir a los editores de revistas pediátricas del Cono Sur para su reunión anual que se realizará en forma paralela. A todos los extranjeros asistentes les damos nuestra cordial bienvenida.

Además de los temas oficiales y simposios, el programa contempla actividades culturales, recreativas y sociales que nos permitirán aumentar nuestro acervo humanista y nos brindará la oportunidad de compartir un encuentro, una conversación, una amistad, una nueva idea, un nuevo proyecto de colaboración, disfrutando de alegres momentos.

Es hora de agradecer a los organizadores a nivel nacional y local que han trabajado durante muchos meses para ofrecernos este magno evento, a nuestro personal que nos apoya en forma permanente y a este centro de eventos que hoy nos acoge. Esperamos la participación activa de todos los asistentes para obtener el máximo provecho de esta reunión y los saludamos con mucho afecto. Nuestra gratitud se extiende a las empresas que nos han colaborado y han facilitado la realización de este congreso.

Confío en que la Cruz del Sur será el faro que nos ilumine en nuestra misión de servicio a los niños de nuestro país, las suaves olas del mar y sus playas serán las manos que nos acaricien y nos entreguen su energía para continuar con nuestros planes en bien de la salud de los niños y adolescentes.

Agradezco vuestra presencia y doy por inaugurado el Cuadragésimo Quinto Congreso Nacional de Pediatría La Serena 2005.