SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.74 número5RESEÑA DE LIBRO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.74 n.5 Santiago sep. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062003000500018 

 


OBITUARIO ISABEL TERESA YOUNG ANZE

El 9 de octupe, desde su casa y rodeada por su admirable familia, partió Teresa. En el viejo San Juan de Dios fue conocida como Teresa; en otros lugares como “Isa”; y en los sitios en que estuvo dejó una huella de serenidad, responsabilidad, eficiencia y -como tan bien lo demostró-, de valentía y resiliencia.

Con raíces en el norte de Chile, se formó como Pediatra -con mayúscula- en la Escuela del Hospital San Juan de Dios, donde después, desde la jefatura del sector de Lactantes ayudó a tantos sin estridencia. Nunca se le vio rehuir el trabajo; pero si se la observó asumir niños cuya atención causaba temor, por miedo a un resultado adverso o a una familia enojada.

Docente interesada y eficiente, quienes trabajamos con ella aprendimos de su saber y, sope todo, de su ejemplo. Llegaba temprano, trabajaba intenso y sólo se marchaba si cada cosa estaba en orden; hecho debidamente comprobado en la visita correspondiente. La Universidad de Chile se benefició con su producción, responsabilidad y capacidad profesional.

La Nutrición Infantil, área de su predilección, la vio luchar en muchos frentes: desde la Sociedad Chilena de Pediatría, en la Rama de Nutrición; desde el hospital, desarrollando las alimentaciones enterales y parenterales y luchando por la lactancia natural.

El Servicio de Pediatría la vio, además, esforzarse para que el Hospital fuese reconocido como “Amigo de los Niños”; sin mencionar el orden que promovía en el lugar que se encontraba.

Su familia, centro de sus amores, evidenció su huella: grupo humano sereno y solidario; mostró su entereza cuando la despedimos. Su esposo Hernán, siempre a su lado; sus hijas, enteras. De tal palo, tal astilla.

Teresa: tuviste un hermoso pasar por la vida y ya estás ayudando y apoyando desde un nivel superior. Damos gracias por haberte conocido y haber hecho juntos parte del camino.

Nelson A. Vargas Catalán
Quinta Normal, Santiago de Chile.
Octubre 2003.