SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.73 número5Displasia broncopulmonar: Complicaciones y tratamiento durante los primeros años de vidaVentilação de alta freqüência por oscilação comparada a ventilação mecânica convencional associada a reposição de surfactante em coelhos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.73 n.5 Santiago sep. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062002000500014 

INFORMÁTICA

Rev. Chil. Pediatr. 73 (5); 516-517, 2002

Cómo elegir una cámara digital

Eduardo Cosoi P.1

Desde el punto de vista médico siempre es conveniente llevar un registro de los casos interesantes con fotografías y asociarlas a una base de datos para poder buscarlas con facilidad y conocer acerca de la patología del paciente. También si se requiere enviar fotografías a través del correo electrónico o publicarlas en una página Web, las cámaras digitales son ideales ya que permiten almacenarlas en el computador, enviarlas electrónicamente e incluso imprimirlas con una resolución que se acerca bastante a la de la fotografía en película.

Las cámaras digitales ofrecen diversas ventajas sobre las cámaras convencionales. No hay ningún costo asociado a película y no requiere de tiempo de revelado. En minutos, las imágenes están en la computadora, lo que permite utilizarlas para presentaciones o imprimirlas en una impresora de calidad de fotografía. La pantalla de LCD en color de la cámara digital, le permite verificar al instante si la imagen obtenida vale la pena o no, en cuyo caso simplemente se borra y se saca una nueva.

Con las cámaras de hoy en día, que tienen entre 2 y 6 megapíxeles, se puede obtener fotografías de alta calidad en cualquier circunstancia. Para tomar la decisión de qué cámara digital comprar, se debe realizar una evaluación objetiva. Normalmente las revistas especializadas realizan evaluaciones de acuerdo a ciertos parámetros. Uno de los más importantes es el número de píxeles. Por ejemplo: una cámara digital de 2 megapíxeles es capaz de capturar lo que ve como 2 millones de puntos de luz. La definición estricta de megapíxel es 1 millón de píxeles o elementos del cuadro por imagen. Más píxeles significan que las imágenes son más detalladas, lo que es particularmente notorio cuando se imprimen fotos en tamaños grandes, tales como 12 por 18 y 20 por 25 cm. Las cámaras de menor definición producen fotografías que se ven granulosas.

Figura 1. Cámara Digital Olympus D-370 de 1,3 megapíxeles, Valor referencial: U$ 200.
Figura 2. Cámara Digital Sony DSC-S75 Cyber-Shot de 3 megapíxeles, Valor referencial: U$ 600.

Aunque el número de píxeles y la calidad de la imagen obtenida están estrechamente ligados, ellas no son las únicas determinantes de la calidad de la imagen. La lente y el filtro que utilizan también contribuyen a la calidad y resolución de la imagen obtenida. Si el uso principal será para enviar imágenes a través del correo electrónico o páginas web, entonces una cámara de 2 megapíxeles probablemente es excesiva. Dado lo rápido del avance en este tema y la baja en los costos, las cámaras de 1 hasta 2 megapíxeles pueden lograr resultados apropiados y a un costo significativamente menor que las de mayor calidad. Hay que recordar que la mayoría de las impresoras sólo son capaces de imprimir con una resolución de hasta 600 dpi (dots per inch) lo que significa que si se utiliza una cámara de 2 o más megapíxeles no se logrará diferenciar de una de menor resolución. Ellos es diferente cuando se utilizan impresoras de 1 440 hasta 2 880 dpi, en que ahí verdaderamente es posible mejorar la definición de la impresión y sacarle provecho a una cámara de mayor calidad. También se debe elegir lentes con gran angular y zoom dadas las características en que funciona el sistema digital (25-40 mm.)

Figura 3. Cámara Digital Nikon D-100 de 6 megapíxeles, Valor referencial: U$ 2000
(sin lente).

Prácticamente todas las cámaras vienen con sistemas de autofoco, diafragma automático, conexión a computador (las más nuevas vienen con el sistema USB 2, que permite transferencias de alta velocidad al computador, o puerto firewire), conexión a la TV, tarjeta de memoria con capacidad hasta 1 gigabyte (habitualmente vienen con una de 32 megabytes, lo que permite sacar a lo menos 40-50 fotografías de buena calidad), pantalla LCD en color, flash incorporado, pilas recargables (dado lo intenso de su uso, es recomendable no elegir cámaras que no puedan utilizarlas, o el costo aumentará significativamente). La mayoría, además del zoom físico, poseen zoom electrónico que puede acercar muchas veces más (con pérdida de la resolución), objetivos con visión real, timer, conexión eléctrica, conexión a flash externos, etc.

El traspaso de las imágenes es relativamente sencillo. Utilizando los puertos USB o adaptadores especiales que reciben las tarjetas de memoria, son fácilmente reconocidos por los sistemas operativos como un disco duro externo y de ahí en unos cuantos segundos se traspasan.

Existen tarjetas de almacenamiento: Smartmedia (desde 8 megabytes hasta 1 o 2 gigabytes) y el MemoryStick de Sony. Una tarjeta de 64 megabytes permite almacenar 170 fotografías de baja definición (se puede seleccionar en la misma cámara la definción de la fotografía que se obtendrá: a mayor calidad, mayor tamaño) o 40 a 50 de una definición mejor.

Figura 4. MemoryStick de Sony Figura 5. Smartmedia

Aunque la fotografía en película continúa obteniendo imágenes de mayor definición, las posibilidades que ofrecen las digitales las hacen muy atractivas. Ello sin mencionar las posibilidades de edición en el PC, utilizando programas tales como Photoshop, que prácticamente permiten tener un estudio fotográfico profesional en la casa.


1. Unidad de Lactantes y Nutrición. Hospital Luis Calvo Mackenna.