SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.73 número2Diálisis peritoneal crónica pediátrica en Chile: Estudio multicéntricoCurva de crecimiento intrauterino para prematuros entre 23 a 36 semanas de edad gestacional índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.73 n.2 Santiago mar. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062002000200004 

Rev. Chil. Pediatr. 73 (2); 127-134, 2002

Tendencia de la lactancia materna en el
Servicio de Salud Metropolitano Sur

Juan Ilabaca M.1, Eduardo Atalah S.2

Resumen

Antecedentes: en la última década diversos programas han promovido la lactancia materna y se han propuesto distintas modalidades para evaluar los resultados. Objetivo: evaluar la prevalencia de lactancia materna y su evolución entre 1993 y 1999 en menores de 12 meses controlados en consultorios urbanos del Servicio de Salud Metropolitano Sur. Material y método: encuesta de prevalencia en 519 niños menores de 12 meses controlados en 8 consultorios del SSMS y comparación con encuestas previas (1993 y 1996). Análisis de la información alimentaria de los registros regulares (RMC) entre 1994 y 1999. Resultados: por encuesta el 47% de los niños estaba en lactancia materna exclusiva (LME), el 10% con lactancia predominante y el 9,2% con lactancia complementada. Más del 80% mantuvo algún tipo de lactancia el primer semestre y el 50% LME al sexto mes. Según el RMC la LME al sexto mes mostró un incremento sostenido entre 1994 y 1997 para después estabilizarse. Según las encuestas de prevalencia se observa un aumento al primer y sexto mes de vida y una disminución al segundo mes. Conclusiones: la tendencia positiva de la lactancia materna se habría estabilizado en años recientes. Existe la necesidad de reforzar las acciones de capacitación al equipo de salud. Las encuestas de prevalencia representan una buena alternativa para evaluar tendencias.
(Palabras clave: lactancia materna exclusiva, encuesta, prevalencia, tendencia, lactante.)

Breastfeeding at the Southern Metropolitan Health Service

Background: In the last decade, several programs have promoted breastfeeding and different approaches have been proposed to evaluate results. Objective: To evaluate the prevalence of breastfeeding and its evolution between 1993 and 1999 in infants under 12 months who attended to the urban health care services of the Southern Metropolitan Health Service (SMHS). Material and Methods: Prevalence Survey in 519 infants under 12 months and under control in 8 health care services of the SMHS and comparison with previous surveys (1993 and 1996). Analysis of food data from regular registries (RMC) between 1994 and 1999. Results: According to the survey, 47% of infants had exclusive breastfeeding (EB), 10% had predominant breastfeeding and 9,2% had supplemented breastfeeding. More than 80% had some kind of breastfeeding in the first semester and 50% of the EB to the six month. According to RMC, EB to the six month showed an steady increase between 1994 and 1995 but afterwards it declined slightly. According to surveys, tendency was similar but in the first month an increase was observed in 1999. Conclusions: The positive tendency of breastfeeding would have stabilized in recent years. Actions on training need to be reinforced for health staff. The prevalence surveys represent a good alternative to evaluate tendencies.
(Key words: exclusive breastfeeding, survey, prevalence, tendency, infant.)

INTRODUCCIÓN

La lactancia materna brinda un medio incomparable para otorgar un alimento ideal para el crecimiento y desarrollo del recién nacido. La OMS recomienda que la lactancia sea exclusiva durante los primeros seis meses de vida y que constituya parte importante de la alimentación durante el resto del primer año1-4.

El entrenamiento del personal de salud es uno de los elementos de mayor influencia en las prácticas de amamantamiento, por lo que las iniciativas de fomento han tenido un fuerte componente de capacitación a ese personal4-11. En Chile a fines de la década del 70 el porcentaje de niños con lactancia exclusiva al sexto mes de vida no superaba el 5%, lo que mejoró significativamente con una campaña impulsada por el Ministerio de Salud (MINSAL) entre 1979 y 1982.

La iniciativa internacional "Hospital amigo del niño y de la madre" y otras actividades de fomento impulsadas por el MINSAL y UNICEF a partir de 1992, permitieron mejorar considerablemente la prevalencia de la lactancia materna en Chile, demostrando el efecto positivo de los programas regulares de fomento de la practica de amamantamiento11-13.

Como parte de los esfuerzos de medición de la prevalencia de la lactancia materna se han realizado dos encuestas nacionales los años 1993 y 19969,13. Paralelamente el sistema regular de información del MINSAL ha recogido datos que no han sido analizados ni difundidos en forma sistemática.

La encuesta de 1993 mostró una prevalencia de lactancia materna exclusiva de 86, 59 y 25% al primer, tercer y sexto mes de edad respectivamente. Asimismo, el 24% de la muestra mantenía algún grado de lactancia a los 12 meses13. La encuesta repetida el año 1996 arrojó como resultado 87, 72 y 45% de lactancia materna exclusiva en el 1º, 3º y 6º mes respectivamente10, tendencia que fue similar en el Servicio de Salud Metropolitano Sur (SSMS).

No se conoce la situación de la lactancia materna después del año 1996. El propósito de este estudio es hacer un análisis de la misma en una muestra representativa de menores de un año controlados en los consultorios urbanos de atención primaria del Servicio de Salud Metropolitano Sur y describir la evolución de este indicador entre 1993 y 1999, a través de dos fuentes alternativas de información.

METODOLOGÍA

Se utilizó un diseño no experimental de tipo observacional, retrospectivo y analítico para describir la prevalencia de lactancia materna medida por una encuesta específica y por medio de los registros estadísticos que se llevan en atención primaria: resúmenes mensuales consolidados (RMC).

El universo de la encuesta estuvo constituido por 10 307 menores de 12 meses controlados en los 23 consultorios urbanos de atención primaria del SSMS en diciembre de 1999. Para determinar el tamaño de la muestra, se estimó una prevalencia de 50% de lactancia exclusiva al sexto mes, nivel de confianza 95% y error de estimación 5%. En forma arbitraria se estimó un efecto de diseño de 1,4. Se definió de esta forma un tamaño muestral de 519 niños14-16.

La muestra incluyó a niños menores de un año pertenecientes a 8 consultorios del sector urbano del Servicio de Salud Metropolitano Sur, seleccionados aleatoriamente. Durante las tres últimas semanas de diciembre de 1999 y la primera semana de enero del 2000 se aplicó una encuesta a los menores de 12 meses asistentes a control de salud, consulta de riesgo, desnutrición o vacunación, hasta completar el tamaño muestral definido. Se excluyó a los niños asistentes a consulta de morbilidad, por lo que no todos los niños del universo tuvieron la misma posibilidad de integrar la encuesta.

Para evaluar la práctica de amamantamiento se usó los criterios y el instrumento de encuesta validado por la Comisión Nacional de Lactancia en los años 1993 y 199610,13. La encuesta fue aplicada por personal profesional responsable de los controles de salud o morbilidad de los mismos Consultorios. Previo a la aplicación de la encuesta se elaboró un instructivo con la definición de cada variable y se hizo una reunión en cada consultorio para capacitar y orientar acerca de su correcta aplicación.

La información alimentaria se obtuvo directamente de la madre o cuidadora del niño y se preguntó por el consumo el día anterior de los siguientes alimentos: leche materna, fórmulas lácteas, agua, jugos, otros líquidos, papillas y alimentos sólidos. La encuesta recogió además los antecedentes antropométricos del niño e información sobre trabajo de la madre.

Las categorías de alimentación se definieron de la siguiente manera: lactancia materna total o exclusiva (el niño no recibe ningún otro líquido o sólido fuera de la leche materna, sólo permite agregar vitaminas y/o minerales en gotas o jarabes), lactancia materna predominante (leche materna como alimentación predominante, más cualquier otro líquido como jugos o agua), lactancia complementada (leche materna más alimentos no lácteos, sólidos o semisólidos), lactancia materna más fórmula, lactancia más fórmula más sólidos, fórmula, fórmula más sólidos y destete3,10. Para categorizar por edad se consideraron los meses cumplidos, según el siguiente criterio: 1 a 29 días = 0 mes; 30 a 59 días = 1 meses; 60 a 89 días = 2 meses, etc.
Se calculó la prevalencia de lactancia materna según los RMC de cada consultorio, desde 1994 a 1999. Paralelamente se dispuso de las bases de datos de las encuestas nacionales de lactancia de los años 1993 y 1996 correspondientes al Servicio Sur. A partir de estos datos se calculó la prevalencia de lactancia en los niños menores de seis meses para cada período estudiado y se realizaron las siguientes comparaciones para el SSMS: a) las encuestas de 1993 y 1996 con la realizada en 1999; b) prevalencia de lactancia materna exclusiva según RMC en el período 1994-1999.

Los datos fueron procesados en planilla electrónica Excel y EpiInfo en donde se calcularon los estadígrafos. Se utilizó distribución de frecuencia, X2 Y X2 de tendencia para analizar los cambios de prevalencia a través del tiempo. Se aceptaron diferencias significativas a un valor de p < 0,0514-16.

RESULTADOS

La encuesta fue aplicada a 519 niños y se obtuvieron datos completos en 490, cifra de niños que representa el 94,4% de la meta propuesta. El peso promedio de nacimiento de los niños encuestados fue 3 410 ± 477 g y la edad 4,3 ± 3,2 meses al momento de la encuesta. El 65,3% de la muestra se concentró en los menores de 6 meses y sólo el 23,7 y 11% en el tercer y cuarto trimestre de vida, respectivamente, lo que debe considerarse en la interpretación de los resultados. La distribución por sexo mostró igual proporción de hombres que mujeres y un 16,5% de las madres informó que trabajaba fuera del hogar, debiendo dejar su hijo al cuidado de otra persona.

El promedio y desviación estándar de los indicadores antropométricos se encuentra en el rango de la normalidad; destaca sin embargo, una desviación del peso hacia la derecha de la distribución normal, concordante con lo observado en todos los estudios recientes (peso/edad 0,63 ± 1,34, talla/edad -0,02 ± 1,26, peso/talla 0,64 ± 0,92).

En la encuesta de alimentación del día anterior se encontró que el 47% de los niños estaba en lactancia materna exclusiva, el 10% lactancia materna predominante y el 9,2% con lactancia complementada. En el total de la muestra 84,9% consumía leche materna en algún grado.

La prevalencia de algún tipo de lactancia materna por mes de edad se presenta en la figura 1. Una proporción superior al 80% mantuvo la lactancia durante los primeros 7 meses de vida y 40% de los niños encuestados consumía leche materna al año de edad.


Figura 1. Prevalencia de lactancia materna según edad. Servicio de Salud Metropolitano Sur, 1999.

La proporción de LME durante los primeros 6 meses de vida se presenta en la (figura 2). El 92,3% de los niños de 0 a 29 días recibía LME, disminuyendo progresivamente a medida que aumenta la edad, para llegar al 50% al sexto mes.


Figura 2. Prevalencia de lactancia materna exclusiva en menores de 6 meses, Servicio de Salud Metropolitano Sur.

En la tabla 1 se presenta la distribución según tipo de alimentación por categoría de edad, destacando la alta frecuencia de consumo de leche materna en todas las edades, llegando al 25% de lactancia complementada en el grupo de 9 a 11 meses. La lactancia materna exclusiva y predominante fue de 84,1 y al 75,7% en el grupo de 0 a 2 meses y 3 a 5 meses respectivamente. Como un hecho negativo se puede mencionar que el 14,7% de la muestra de 6 a 8 meses, mantenía lactancia exclusiva a pesar que la norma indica la introducción de alimentos complementarios al sexto mes. A esa edad sólo el 25% cumple con las pautas de alimentación del Ministerio de Salud.


La tendencia de la lactancia materna exclusiva según la encuesta de prevalencia se presenta en la tabla 2. La LME aumentó significativamente en los niños de 0 a 29 días y de 5 meses a 5 meses 29 días (p < 0,05) y disminuyó en el segundo mes de vida (p < 0,001).



La figura 3 muestra la evolución de la lactancia materna exclusiva al sexto mes en el Servicio de Salud Metropolitano Sur de acuerdo a la medición del formulario resumen mensual consolidado (RMC). En función a esta medición hubo un incremento de la LME entre 1994 y 1997 para después declinar levemente (p < 0,005). La prevalencia observada en los años 1996 y 1999 fue 8,5 y 10 puntos mayor que la obtenida a través de las encuestas, respectivamente.


Figura 3. Prevalencia de lactancia materna exclusiva en niños de 5 meses a 5 meses 29 días según RMC, SSMS, 1994-1999.

DISCUSIÓN

Las encuestas de prevalencia han sido ampliamente usadas en la última década para la medición de la lactancia por ser relativamente fácil de aplicar y analizar. La encuesta actual permite describir un alto consumo de leche materna en los menores de 12 meses, siendo exclusiva en el 50% de los niños al sexto mes de vida. El porcentaje a esta edad ha crecido en forma significativa si se comparan las encuestas de los años 1993, 1996 y 1999 que fueron realizadas con los mismos criterios de aplicación que el actual. Se debe tener presente que al excluir de la encuesta a los niños que presentaron morbilidad, se puede haber dejado afuera a un número de casos que por estar enfermos concentra a niños menos frecuentemente alimentados exclusivamente al pecho. Sin embargo, se utilizó la misma metodología de las encuestas anteriores, por lo cual los resultados son comparables.

Cabe mencionar que a nivel nacional, el indicador de lactancia al sexto mes, medido por encuesta aumentó de 25 a 45,3% entre 1993 y 1996 respectivamente8-10. La prevalencia encontrada se compara favorablemente con otros países. En un estudio hecho por Donath en Australia, se encontró que el 81,8% de los niños consumían lactancia materna durante el primer mes y sólo el 18,6% lo hacía al sexto mes de vida17. Otro estudio de Barriuso y colaboradores en la región centro norte de España, sobre una muestra de 1 175 niños, encontró que el 79,9% de los recién nacidos era alimentado con lactancia exclusiva y sólo el 3,9% mantenía este tipo de alimentación al sexto mes18. Por último en Italia en el año 1995, en una muestra de 1 601 binomios madre-hijo, el 85,3% de las madres iniciaba la lactancia llegando a una prevalencia de 19,4% al sexto mes19.

La mejoría constatada en la prevalencia entre los años 1993 y 1996 podría atribuirse al programa de fomento de la lactancia materna que se ha llevado a cabo en el Servicio de Salud Metropolitano Sur11. En forma importante se puede atribuir a las prácticas hospitalarias propias de la iniciativa del "Hospital Amigo del Niño y de la Madre" en la que participan todas las maternidades del Servicio. En ellas se pone especial énfasis en la entrega precoz de los recién nacidos a sus madres y el amamantamiento antes de la primera hora de vida. Esta práctica influiría en que haya aumentado la lactancia en el grupo de edad más pequeño, hecho que está ampliamente documentado en la literatura7,20. Existen variadas experiencias de intervención sistemática que corroboran que las acciones de capacitación del personal y educación de las madres mejoran considerablemente el indicador de amamantamiento11,12, 20-30.

No obstante, la encuesta de 1999 demuestra un cambio en la tendencia positiva observada en el trienio anterior. Estos resultados deben llevar a tomar decisiones de política de promoción de lactancia materna, reforzando las acciones tanto normativas como de supervisión de los consultorios de atención primaria y maternidades del SSMS que permitan revertir la situación. Sería interesante por ejemplo proponer una reevaluación de las maternidades que fueron acreditadas como "Amigas del niño y de la madre" en la primera mitad de la década de los noventa.

La caída de la prevalencia de LME en 1999 al segundo mes de vida refuerza la necesidad de mantener la educación en lactancia en todos los controles de salud. La observación de niños de 6 a 8 meses que aún mantienen la lactancia materna exclusiva es otra nota de alerta sobre la necesidad de reforzar la capacitación del personal en las normas de alimentación infantil30. El consumo de leche materna complementada al final del primer año superó lo observado en la encuesta anterior, pero aún está lejos de la meta propuesta de llegar al 40%30.

De acuerdo a la experiencia nacional y los resultados de este estudio, el uso de la encuesta de lactancia materna es un buen método para hacer una vigilancia del indicador a través del tiempo. Se puede aplicar en forma estandarizada asegurando la calidad del dato, la obtención, procesamiento y análisis de la información es de bajo costo y simple y permite tener resultados oportunos para la toma de decisiones programáticas.

Lo anterior permite proponer la aplicación de encuestas de recordatorio de la alimentación del día anterior cada 3 años en muestras representativas de la población, para vigilar la evolución del indicador de lactancia materna en los niños controlados en los consultorios de atención primaria, como se ha hecho en el país en los años 1993, 1996 y 1999. La medición a través del registro en la ficha clínica, desde donde se obtiene el dato para el RMC, parece más difícil de aplicar ya que se requiere la estandarización de todo el personal del SNSS en una gran variedad de establecimientos de atención primaria, lo que hace más insegura la calidad de los datos.

REFERENCIAS

1. Declaración conjunta OMS/UNICEF. Protección, Promoción y Apoyo de la lactancia natural. Función especial de los servicios de maternidad. OMS Ginebra, 1989.        [ Links ]

2. Puggin E: Lactancia Materna. En Meneghello J, Fanta E, Grau A, Blanco O Eds. Pediatría práctica en diálogos. Editorial Médica Panamericana, Buenos Aires, 2001; 187-91.        [ Links ]

3. República de Chile. Ministerio de Salud. Lactancia Materna: Contenidos Técnicos para profesionales de la salud. Editorial Printer, 1995 Santiago, Chile.         [ Links ]

4. Alvarado R, Atalah E, Díaz S, Rivero S, Labbé M y Escudero Y: Evaluation of breast feeding supporting program with health promoters participation. Food and Nutrition Bulletin 1996; 17: 49-53.        [ Links ]

5. República de Chile. Ministerio de Salud, UNICEF, Comisión Nacional de Lactancia Materna, Informe de actividades 1992 - 1995, Santiago, Chile.        [ Links ]

6. Lutter Chessa: Breastfeeding Promotion. Is Its effectiveness Supported by scientific evidence and global changes in breastfeeding behaviors?. In Short and Long Term Effects of Breast Feeding on Child Health. 2000; 355-67.        [ Links ]

7. 4th. Report on the World Nutrition Situation. United Nations Administrative Committee on Coordination. Sub Comittee on Nutrition (ACC/SCN) January 2000; 33-41.         [ Links ]

8. Castillo C, Atalah E, Riumalló J, Castro R: Breast-feeding and nutritional status of nursing children in Chile. Bulletin of PAHO 1996; 67: 22-8.        [ Links ]

9. Mardones SF: Marco Histórico para el análisis de las causas del descenso de la lactancia materna. Rev Chil Pediatr 1982; 56: 607-14.        [ Links ]

10. Ministerio de Salud, Comisión Nacional de Lactancia Materna. Encuesta Nacional de Lactancia 1996. Ord. 4C/ 315 Enero de 1998. Subsecretaría de Salud, Santiago 1998.         [ Links ]

11. Ossandón M, Ilabaca J, Gajardo C, Castillo N, Namur L: Fomento de lactancia materna, programa Iniciativa, Hospital amigo del Niño y de la Madre, en el Hospital Barros Luco Trudeau. Rev Chil Pediatr 2000; 71: 98-106.         [ Links ]

12. Atalah E, Alvarado R, Díaz S, Rivero S: Lactancia absoluta, crecimiento y morbilidad en lactantes de bajo nivel socioeconómico. Rev Chil Pediatr 1994; 65: 331-7.        [ Links ]

13. Atalah E, Castillo C: Crecimiento del menor de un año con lactancia exclusiva en relación a la referencia OMS 1994. Arch Latinoam Nutr 1997; 47: 29-33        [ Links ]

14. Kish and Leslie, Survey Sampling, Jhon Wiley and Sons, NY, 1965.        [ Links ]

15. Fleiss. Statistical Methods for Rates and Proportions, 2nd Ed. John Wiley and Sons, NY, 1981.         [ Links ]

16. Taucher E: Bioestadística. Editorial Universitaria, 1998 Santiago.         [ Links ]

17. Donath S, Amir L: Rates of breastfeeding in Australia by State and socio-economic status: evidence from the 1995 National Health Survey. J. Paediatr Child Health 2000; 36: 164-8.         [ Links ]

18. Barriuso Lapresa LM, Sánchez - Valverde Visus F, Romero Ibarra C, Vitoria Comerzana JC: Epidemiology of breast feeding in north - central Spain. An Esp Pediatr 1999; 50: 237-43.         [ Links ]

19. Giovanni M, Banderali G, Agostini C, Silano M, Radaelli G, Riva E: Epidemiology of breastfeeding in Italy. Acta Pediatr Suppl 1999; 88: 19-22.         [ Links ]

20. Lutter Chessa: The effectiveness of a based program to promote exclusive breast-feeding among low-income women in Brazil. Am J Public Health 1997; 87: 659-63.         [ Links ]

21. Milligan R A, Pugh LC, Bronner YL, Spatz Dl, Brown LP: Breastfeeding duration among low income women. J Midwife Womens Health 2000; 45: 246-52.        [ Links ]

22. McInnes RJ, Love Jg, Stone DH: Evaluation of a community - based intervention to increase breastfeeding prevalence. J.Public Health Med 2000; 22: 138-45.         [ Links ]

23. Vásquez X, Olave A, López I, Sepúlveda H: Duración de la lactancia materna exclusiva y factores asociados. Pediatría 1993; 36: 74-7.        [ Links ]

24. OPS/OMS Salud y Desarrollo del Niño. Pruebas científicas de los Diez Pasos hacia una Feliz Lactancia Natural. WHO/CHD/98.9 Ginebra, 1998         [ Links ]

25. López I, Sepúlveda H, Vargas P: Duración de la lactancia natural después de 5 años de aplicar un programa de fomento de la lactancia materna. Servicio de Salud Metropolitano Norte. Pediatría 1990; 33: 8-14.         [ Links ]

26. Ojofeitimi EO, Eisami OA, Owolabi OO, Oluwabusi, Olaobaju OF, Olanuga TO: Breast feeding practices in urban and rural health centres: impact of baby friendly hospital initiative in ILE-IFE, Nigeria. Nutr Health 2000; 14: 119-25.         [ Links ]

27. Dodgson JE, Allard-Hale CJ, Bramscher A, Brown F, Duckett L: Adherence to the ten steps of the Baby - Friendly Hospital Initiative in Minessota hospitals. Birth 1999; 26: 239-47.        [ Links ]

28. Wrigth A, Rice S,Wells S: Changing hospital practices to increase the duraction of brestfeeding. Pediatrics; 1996; 97: 669-75.         [ Links ]

29. Pugin E, Valdés V, Labbok MH, Pérez A, Aravena R: Does prenatal breastfeeding skills group education increase the effectiveness of a comprehensive breastfeeding promotion program?. J Human Lact. 1996; 12: 15-9.         [ Links ]

30. República de Chile Ministerio de Salud. Norma de alimentación en el menor de dos años. Santiago, 2000.        [ Links ]

1. Nutricionista Msc. Servicio de Salud Metropolitano Sur.
2. Médico-Cirujano. Departamento de Nutrición, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.Email: jilabaca@chile.com

Trabajo recibido el 9 de julio de 2001, devuelto para corregir el 14 de enero de 2002, segunda versión el 6 de enero de 2002, aceptado para publicación el 6 de marzo de 2002.