SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.73 número141er Congreso Chileno de Pediatría 2001Premio Dr. Alfredo Commentz Löffler 2001 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.73 n.1 Santiago ene. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062002000100020 

Premio Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2001

Como es tradicional, durante el 41º Congreso Chileno de Pediatría, realizado en Pucón, IX Región, desde el 28 de noviembre al 1 de diciembre de 2001, se hizo entrega del Premio "Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2001", otorgado al Dr. Guido Girardi Brieri. La presentación del galardonado estuvo a cargo del Dr. Gustavo Solar Varela, quien señaló:

Es muy grato y emocionante para mí cumplir con la honrosa misión de efectuar la presentación del Premio Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2001 y que este año le ha sido otorgado al Dr. Guido Girardi Briere.

Este premio fue instituido por la Sociedad en 1981, como homenaje a ese distinguido pediatra, en mérito a su destacada labor profesional consagrada noblemente al servicio de sus semejantes y a su vasto y fructífero aporte a la Sociedad Chilena de Pediatría.

El Dr. Guido Girardi Briere, desde el inicio de su carrera profesional se ha dedicado a la atención infantil especialmente en las enfermedades respiratorias.

Al regresar de una beca en el Hospital Saint Vincent de Paul de París, crea y dirige el Departamento de Enfermedades Respiratorias del Area de Salud Occidente y posteriormente su similar en el Hospital de Niños Dr. Exequiel González Cortés, desempeñando una importante labor tanto desde el punto de vista asistencial como docente, alcanzando el grado de Profesor Asociado de Pediatría y desempeñándose como Director del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil Sur de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Además de ser miembro de varias sociedades científicas nacionales y extranjeras, es socio activo de la Sociedad Chilena de Pediatría y participa regularmente de las actividades de la Rama de Broncopulmonar, especialmente en las reuniones mensuales, donde entrega su experiencia en el análisis de los casos clínicos.

Uno de los mayores logros ha sido la creación y dirección, junto al equipo de especialistas del Hospital de Niños Dr. Exequiel González Cortés, del Programa de Infecciones Respiratorias Agudas del Ministerio de Salud, que ha permitido disminuir en forma significativa la mortalidad infantil por bronconeumonía y optimizar el manejo de patologías asociadas como el síndrome bronquial obstructivo.

El elevado número de lactantes menores de un año fallecidos en domicilio en el Servicio de Salud Metropolitano Sur llevó al Dr. Girardi y su grupo a profundizar los estudios destinados a precisar la causa de muerte, lográndose en autopsias efectuadas por experimentados patólogos infantiles demostrar que un 80% de estos niños fallecían por neumonía y no de otras causas, como se señalaba frecuentemente. A su vez este 80% constituía el 60% de los fallecidos por neumonía en nuestra área.

Además, se precisó que un 92% eran menores de 6 meses y un 60% menores de 3 meses y que solo 1/3 había consultado oportunamente, otro 1/3 lo había hecho cinco días antes y no había vuelto a consultar y el 1/3 restante no lo hizo nunca.

La mayor parte de los fallecidos en domicilio presentaban factores biosociales muy relacionados con la pobreza.

Estos hallazgos, asociados a la acentuada interrelación de las neumonías con el síndrome bronquial obstructivo, otro hecho postulado por Girardi y su grupo, en conjunto con la elevada morbimortalidad por causas respiratorias sirvieron como bases para diseñar un programa adaptado a la realidad nacional que en sus evaluaciones ha sido de un gran impacto en el control y manejo de estas patologías.

El diario El Mercurio del 1 de junio de 1998 dedica su editorial, escrita por el Dr. Jorge Jiménez de la Jara, a los logros en el manejo de las infecciones respiratorias, y señala: "una intervención activa y efectiva en contra de las IRA es otra más de aquellas hermosas e interesantes conjunciones de esfuerzos, inteligencia, dedicación y, sobre todo, amor por los niños y por su salud". Y especifica: "Así, en uno de los hospitales infantiles más pobres pero más creativos de los nuestros, el equipo de especialistas en enfermedades bronquiales del Hospital Exequiel González Cortés, encabezado por un notable pediatra, pudo ordenar el algoritmo de prevención y de acción sobre las infecciones respiratorias agudas infantiles".

En el año 2000 se le otorgó el Premio a la Excelencia en Salud por parte del Ministerio de Salud como reconocimiento a su prolongada labor a favor de la salud y atención infantil.

Debido al éxito alcanzado en nuestro país, es llamado a asesorar la implementación del modelo chileno del Programa de IRA en Perú, Argentina y Uruguay.

En el aspecto docente ha sido Director de cinco cursos internacionales de Enfermedades Respiratorias del Niño, realizados en Chile. Dirige la formación de médicos becados chilenos y extranjeros de la especialidad de enfermedades respiratorias infantiles y actualmente está coordinando un programa de capacitación e integración del Hospital de Niños Dr. Exequiel González Cortés y los Consultorios de Atención Primaria del Servicio de Salud Metropolitano Sur.

Colabora también en el aspecto gremial al ser nominado representante por Arica, en el Consejo General del Colegio Médico de Chile.

Además de su labor docente y gremial son destacables sus actividades artísticas manifestadas en la creación y dirección del Departamento de Arte y Cultura del Colegio Médico de Chile y en la obtención de Medalla de Oro en el concurso de pintura del Colegio Médico de Chile y el Primer Premio en el V Salón Nacional de Acuarela de la Sociedad de Bellas Artes.

Quienes hemos tenido la oportunidad de trabajar junto al Dr. Girardi y conocer su larga y eficiente labor en la atención de los niños, podemos dar fe de su permanente trato afectuoso hacia los pequeños y una siempre atenta relación humanitaria con los padres o familiares, como también podemos destacar su afable relación con sus subalternos y superiores, pero por sobre todo por haber contribuido al desarrollo o participado activamente en grupos humanos que tengan directa relación con la atención de los niños en hospitales o consultorios, y demostrando esfuerzos concretos por el perfeccionamiento científico personal.

El Dr. Guido Girardi Brieri agradeció la distinción con estas palabras:

Sr. Presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, Dr. Fernando Pinto; Sr. Presidente Filial Malleco-Cautín, Dr. Guillermo Soza,
Sres. Directores, Sres. Profesores invitados, señores y señoras, queridos colegas:

Recibo con sorpresa y mucha emoción este premio que nos compromete, y que tiene además para mí un profundo sentido humano por haber sido el Profesor Julio Schwarzenberg Löbeck mi maestro y haber trabajado junto a él en sus últimos años de actividad como pediatra en el consultorio periférico Roosvelt de Cerro Navia.

Don Julio fue un hombre sabio, generoso y bondadoso. Aprendí de él muchos cosas, quiero destacar algunas: de cómo era capaz de establecer de manera sin igual una relación médico paciente, con una aproximación al niño plagada de respeto, alegría y amor. Que el enfermo más interesante no es aquel que se hospitaliza, sino aquel que concurre a un Consultorio de Atención Primaria, que nunca se hospitalice y ojalá nunca enferme.

Este será el lema que guiará todo nuestro quehacer, y llegado el momento de nuestra madurez como especialista nos lleve un día a preguntarnos cómo entregar en forma más eficiente nuestros conocimientos, ideas y experiencias para así ayudar más y mejor a los niños de nuestro país, y es así como nace el Programa Nacional de Infecciones Respiratorias Agudas.

Quiero compartir este momento solemne, con mis padres que me enseñaron a estar siempre junto a los más necesitados, junto a los más débiles; con Rosita, mi compañera, quien siempre me estimula a trabajar en este sentido, y con mis hijos que siguen el ejemplo.

Comparto esta alegría con todos los que fueran mis maestros y con todos mis compañeros de trabajo, a quienes tanto debo.

Por último agradecer a todos aquellos que pensaron que era merecedor de la más bella distinción que puede recibir un pediatra en Chile. Gracias, gracias, Dr. Gustavo Solar por sus elogiosas palabras. Muchas gracias a todos.