SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.72 número2Dolores óseos: los desafíos en el diagnóstico diferencialAdolescente varón: iniciación sexual y anticoncepción (Argentina) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.72 n.2 Santiago mar. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062001000200014 

INFORMATICA

Cómo elegir un computador

Eduardo Cosoi P.1

1. Médico. Hospital Luis Calvo Mackenna, Unidad de Lactantes y Nutrición, ecosoi@manquehue.net

Los avances tecnológicos en computación y software son constantes. Esto hace que frecuentemente exista la duda de cuándo renovar el computador, especialmente debido a la presión existente en los medios de comunicación y aparición de nuevos equipos y programas. La decisión generalmente se toma basada en elementos de carácter subjetivo, por lo que es importante realizar una evaluación de una manera apropiada.

Los elementos a considerar en un nuevo computador son:

– la velocidad del procesador
– la memoria RAM
– la capacidad del disco duro
– el tamaño y tipo del monitor
– los sistemas de multimedia
– la posibilidad de incorporar una grabadora de CD
– la memoria de video.

Estos son algunos de los elementos que contribuyen, de acuerdo a sus características, a permitir un adecuado y eficaz funcionamiento.

Se debe definir si el actual computador no cumple con sus funciones apropiadamente. Uno de tipo Pentium o AMD, cualquiera sea su velocidad (desde 100 mhz hacia arriba) con una memoria de 32 hasta 64 megabytes de RAM es capaz de permitir el funcionamiento de diferentes programas de uso habitual, tales como Microsoft Office 97 y 2000, incluyendo Word, Excel y Powerpoint, asimismo como una apropiada conexión a Internet.

Los archivos de texto generados por estos programas son extremadamente pequeños y basta con una memoria de hasta 4 gigabytes del disco duro para almacenar todo lo requerido para un uso habitual.

La conexión a Internet no varía demasiado aumentando la velocidad del procesador ni la memoria RAM, por lo que si funciona apropiadamente, no constituye una razón para cambiarlo.

El factor que más incide en la velocidad de un computador es la memoria RAM. El incrementarla de 32 a 64 megabytes puede mejorar mucho todas sus funciones, incluso una conexión a Internet puede ver aumentada su velocidad. Es por ello que debe ser el primer paso antes de decidir cambiarlo. El costo de la memoria es bajo y puede ser fácilmente instalada en la mayoría de los computadores, incluso por personas sin experiencia. Idealmente, se debería llegar hasta los 128 megabytes de RAM, pero muchos computadores antiguos no tienen esa capacidad. Existe un sitio web que ofrece la memoria exacta para cada computador remitida en un plazo de 3 días a un costo adecuado, www.crucial.com.

La mayoría de los juegos funcionan apropiadamente con procesadores tipo Pentium 100.

Otro elemento que mejora ostensiblemente el funcionamiento es la instalación de Windows 2000. No todos los computadores tienen la capacidad de poder aceptarlo, ya que no incluye muchos de los programas necesarios para manejar todos los periféricos. Además, se requiere una memoria mínima de 64 megabytes de RAM. La ventaja de este programa radica en su estabilidad y confiabilidad. La desventaja es que muchos juegos no funcionarán, por lo que está más bien orientado a personas que lo utilizan para programas de procesador de texto, presentaciones, dibujo, etc.

La decisión de adquirir un nuevo computador debe también tomar en cuenta algunos de los factores antes mencionados. Debido a que las exigencias de la mayoría de los programas (excepto los de edición de video o de diseño gráfico) son cumplidos de sobra con procesadores Pentium 300 a 600 mhz, no es necesario adquirir los de última generación (Pentium 1,2 ghz, etc.). Se podrán obtener mejores precios y permitirá su utilización durante varios años. Hay que considerar que el computador de última generación, inevitablemente, quedará obsoleto en 2 a 4 años, por lo que no tiene sentido invertir demasiado dinero.

Algunas de las características más apropiadas y que cumplen con los requisitos antes mencionados son:

– procesador AMD Celeron (es más económico que uno de tipo Pentium y su funcionalidad es similar) de 300 a 600 mhz,
– memoria RAM de 128 megabytes
– disco duro entre 10 y 12 gigabytes de memoria
– memoria de video de 8 megabytes
– monitor de 17 pulgadas.
– Conexión a Red
– Modem 56 kbs.

Quizás una de los gastos más significativos después del computador, lo constituye el monitor, sin embargo, la diferencia en visibilidad y comodidad, justifican de sobra el adquirir uno de mayor tamaño.

El componente de multimedia no requiere de parlantes muy sofisticados, ya que habitualmente el sonido no es de alta fidelidad.

Es conveniente incluir, pero no indispensable, un grabador de CD. Estos equipos permiten respaldar con extrema facilidad información, programas, música o video contenida en el disco duro. No se justifica comprar el más reciente ni rápido ya que son caros y los más antiguos cumplen su función de igual manera (ejemplo: CDR 4x). Tampoco es indispensable un lector de DVD. Prácticamente no existen programas que utilicen este tipo de discos y solo permitirá ver películas DVD en el computador lo que no es cómodo y finalmente no se utiliza.

Existe una amplia gama de empresas que arman los computadores. Hay que indicar que aunque en general se utilizan piezas del mismo tipo que los de marca, la calidad de los componentes no es siempre uniforme, y ello se traduce habitualmente en fallas o congelamientos del computador. Es recomendable armar un computador cuando se conozcan antecedentes de la empresa y asegurarse de que las piezas (tarjeta madre, disco duro, memoria RAM, etc.) a utilizar sean de primera calidad. De otra manera, es conveniente elegir un computador de marca. Aunque menos versátiles en su capacidad de actualizarlos y en permitir utilizar partes de otros que no sean los originales, estos equipos ofrecen una mayor confiabilidad en su uso que los equipos armados. El precio de ellos puede llegar a ser desde un 30 a 50% más caro.

En resumen, existe permanentemente una presión por parte de los fabricantes de computadores y los productores de software para que se reemplacen los equipos para ir adecuándose a nuevos programas. Ello, sin embargo, no es indispensable ya que la mayoría funciona apropiadamente con computadores más antiguos y de menos memoria. La necesidad del cambio debe estar influenciada por la determinación de que los programas de uso habitual no funcionan apropiadamente o la memoria del disco duro resulta insuficiente. En muchas de estas ocasiones basta con realizar una actualización del computador, agregándole más memoria RAM y/o cambiándole el disco duro por uno de mayor capacidad. Para elegir un computador nuevo, no es necesario adquirir el de mayor velocidad y capacidad, ya que las mediciones objetivas realizadas con ellos han determinado que no existe una diferencia muy importante con los más lentos, especialmente si se van a utilizar programas tales como procesadores de texto o para presentaciones.